Ellas Ganan

Sobre el blog

Los Juegos de Londres 2012 fueron los de las mujeres. Por primera vez prácticamente todas las delegaciones enviaron competidoras y las españolas brillaron más que nunca. 11 de las 17 medallas olímpicas de la selección tenían su sello, reflejo de una realidad imparable: el deporte femenino, aunque marginal en muchos casos, es una realidad.

Envía tus sugerencias a: ellasganan@elpais.es.

Sobre la autora

Amaya Iríbar

. Redactora de Deportes desde 2007, antes en Sociedad y Negocios. Escribo de pequeños deportes y del negocio del fútbol y estuve en el equipo de redactores en los Juegos de Londres.

TWITTER

Amaya Iríbar

Archivo

marzo 2014

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            

Las chicas también quieren su Mundial

Por: | 29 de noviembre de 2013

Entre unas cosas y otras, no hemos tenido oportunidad en el periódico de darle la atención que se merece a  la selección femenina de fútbol. Como las chicas van embaladas hacia el Mundial de Canadá 2015, que sería su primer Mundial, quise ver de cerca cómo vive el grupo este momento histórico. No tuve suerte, en gran parte porque, y este es un error muy típico de los periodistas, intenté cerrar una visita al entrenamiento y tres entrevistas un día antes del último partido, en el que España ganó a la República Checa (3-2) en Fuenlabrada (Madrid) el miércoles.

Bueno, fuera dramas, lo intentaré en febrero antes del último partido de clasificación que se juega en España (contra la débil Macedonia). Este  pequeño fracaso no me impide hablar de este equipo. Como no soy una experta en fútbol femenino, he hablado con Isabel Roldán, que sigue el tema en el diario As desde 2007, para intentar saber qué ha cambiado en este grupo para convertirse en una máquina de ganar.

Primero, los hechos. España no se ha clasificado nunca para un Mundial pero lleva cuatro victorias seguidas, lo que le convierte en líder del grupo en esta fase de clasificación: debutó ganando a Italia, el coco del grupo, (2-0) y luego ha superado a Estonia (6-0), y a las rocosas Rumanía (1-0) y República Checa (3-2), que dice mi colega que son de esos equipos difíciles porque se meten atrás. Le queda un partido en casa y cinco salidas para hacer historia.  

El seleccionador,  Ignacio Quereda, es el mismo desde 1988, así que no parece que sea él el artífice del cambio, aunque algo habrá puesto. “Gran parte del mérito es de las jugadoras”, explica Roldán. “Se ha juntado una generación muy buena, con jugadoras que han crecido mucho yéndose a jugar fuera de España. Además, la cantera está empezando a dar frutos”.

Vayamos, pues, por partes. Según los datos que me ha pasado mi colega, el primer partido oficial que jugó España fue un amistoso en 1983. En la página de la federación se puede ver que en España tienen licencia para jugar al fútbol 28.154 mujeres –solo el 4% del total-, de las que solo 25 son profesionales.  Aunque ya existe una asociación que defiende sus intereses, la mayoría  de las jugadoras son conscientes de que todavía es  difícil vivir en España del fútbol y tal vez por eso la mayoría de las de la selección tienen estudios superiores.   

España nunca se ha clasificado para un Mundial –se celebran desde 1991-  ni para los Juegos Olímpicos (desde Atlanta 1996), aunque ha disputado dos Europeos (1997 y 2013) y en el último, celebrado este mismo año, llegó a cuartos de final. En categorías inferiores las cosas han ido algo mejor: oros europeos sub-17 (2010 y 2011), plata en 2009 y bronce este año y campeonas de Europa sub-19 en 2004 y plata en 2000.

Mientras estos resultados se iban consiguiendo algunas jugadoras decidieron probar suerte fuera de España. La primera fue Laura del Río, que no juega en la selección desde que se enfrentó al seleccionador en 2009 y que un año antes se había ido a jugar a Estados Unidos. Del Río juega ahora en el Bristol, pero también ha disputado la Liga alemana, la más potente.

Hace ocho años era un caso extraño, pero ahora son muchas las jugadoras que juegan en equipos extranjeros. En Bristol, que ha sido el equipo revelación en Inglaterra y acabó segundo la última temporada, está también Natalia Pablos, campeona de Europa sub-19 en 2004 y que ha vuelto a la selección absoluta, tras unos años alejada. La capitana, Vero Boquete, juega en Suecia, como Jenni Hermoso.

La espina dorsal del equipo juega fuera o en el Barcelona (ocho jugadoras en la última convocatoria), que es el campeón de Liga y está en cuartos de la Champions. “Pasa un poco como con la selección masculina”, concluye Roldán, “se complementan muy bien, tienen ambición y se han empezado a creer que es posbile”. Hasta llegar a Canadá.

Diseño, moda y medicina

Por: | 26 de noviembre de 2013

Ona Carbonell, Melani Costa y Ale Quereda son tres caras del éxito del deporte femenino español  en este 2013. Tres mujeres muy distintas, pero con  más de un punto de conexión. Como  su amor por el deporte, cada una el suyo pero también otros, su capacidad de sacrificio –entre 6 y 10 horas de entrenamiento diarias en la piscina o en el tapiz-, la sonrisa que ha pintado en sus caras el saberse ganadoras y, más sorprendente, que todas encuentran tiempo para estudiar o desarrollar otras actividades.

Lo han contado el lunes en una mesa organizada por Europa Press en un hotel madrileño, de la que se ausentó a última hora Carolina Marín, incapaz de llegar a tiempo tras ganar el domingo el Abierto de Escocia. Relajadas y con una imagen muy distinta de la que ofrecen en la pista, vestidas de moda española y dando sorbitos a una copa de zumo de naranja, han escuchado los elogios del secretario de Estado para el Deporte, Miguel Cardenal, y, sobre todo, han dejado ver que son mucho más que esforzadas atletas y coleccionistas de medallas.

Meliniycia

Ona Carbonell, Melani Costa y Alejandra Quereda. DIARIO AS

Carbonell estudia tercero de diseño y de su cabeza salieron tres de los bañadores con los que ganó siete medallas en sincronizada en el último Mundial. Para los 23 años que tiene no parece que haya ido muy rápido. Pero si se piensa en que cada día se levanta a las 7 de la mañana y a las ocho ya está haciendo preparación física; a las 10.30 y hasta la hora de comer tiene la primera sesión de entrenamiento en el CAR de Sant Cugat y vuelve por la tarde hasta las 20.00 parece sobrehumano. "Los últimos tres años han sido muy exigentes, he pasado entre 8 y 10 horas diarias en el agua", ha explicado. "Cuando puedo voy a la Universidad", ha añadido.

Es lo mismo que le pasa a Quereda, que decidió seguir los pasos de su madre en el tapiz y los de su padre para convertirse en médico. "La medicina es una carrera que requiere mucho tiempo de estudio, pero era lo que yo quería hacer. Voy avanzando, estoy en segundo y me gusta. Espero acabar siendo médico", ha añadido esta alicantina de 21 años. 

Melani Costa, que pasó por la Universidad de Florida (EE UU) - "allí aprendí que si quería podía llegar lejos"-se ha apuntado a Fisioterapia y acaba de hacer sus pinitos en la moda con una colección de zapatos.

Todas ellas sacan horas de estudio para encajarlas en un apretado calendario de competición. Y se reivindican. Para que sus competiciones se hagan hueco en televisión y para que las marcas decidan invertir en ellas como lo hacen en otras estrellas del deporte, incluso en tiempos de crisis como estos, de los que no escapan. "La forma de ayudar es dándonos el valor que tenemos, que no somos inferiores y necesitamos el mismo respeto", ha dicho Melani Costa a un auditorio formado por dirigentes deportivos como Cardenal, la directora general Ana Muñoz y la subdirectora Rosa Ortega, y varios presidentes de federación, pero también deportistas o ex deportistas como Amaya Valdemoro y Elisa Aguilar. "Las marcas son las que tienen que apostar por nosotros. Creo que tienen que confiar en el deportista español porque nosotros se lo vamos a devolver. Estamos recibiendo mucho apoyo, pero  tenemos que seguir hablando y consiguiendo cosas juntos, sobre todo por la marca España'", ha concluido.

Por si no los conocéis aún, estos son los últimos éxitos de estas mujeres que no renuncian a nada.

El bronce en solo técnico de Ona (@onacarbonell)

 

La plata de Melani en Tokio (@Melani_Costa)

 

El oro mundial del conjunto de mazas de Ale Quereda (@alequereda)

 

Orden, mujeres y méritos

Por: | 05 de noviembre de 2013

La ceremonia de entrega de las medallas y placas al mérito deportivo se convirtió la semana pasada en un acto de exaltación del deporte femenino. Con la imagen de la piloto María de Villota, fallecida de forma repentina el pasado 11 de octubre, de fondo, los discursos se inflamaron: “Hoy estamos celebrando el éxito del deporte femenino español”, dijo, orgulloso, el ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert. “Aspirar es un privilegio de la mujer”, añadió (y ustedes pueden interpretarlo como quieran), “pero la mujer en el deporte español está en una fase mucho mayor que la de aspirar”, añadió.

También el secretario de Estado para el Deporte, Miguel Cardenal, se detuvo a glosar el avance de las deportistas españolas: “Los Mundiales de natación de Barcelona han sido el escaparate del brillo de las mujeres. Los hombres nos estamos viendo relegados. Las deportistas han respondido con unos resultados asombrosos”, afirmó.

Meritodeportivo
Mireia Belmonte y Ruth Beitia, entre los galardonados. JUAN CARLOS HIDALGO (EFE)

En este espacio ya hemos recordado las medallas de Mireia Belmonte y Melani Costa y de las chicas del baloncesto, pero este año ha habido mucho más: el oro mundial de waterpolo, las dos medallas del conjunto de rítmica en el Mundial, el bronce mundial de la haltera Lidia Valentín,  el título mundial de Laia Sanz en trial, el decimotercero de su cuenta particular…

Precisamente fue Laia Sanz, reconocida con la medalla de oro al mérito deportivo, la encargada de dar las gracias en nombre de todos los premiados en la ceremonia. Y se acordó, claro, de María de Villota, y de su empeño en triunfar en un mundo de hombres como es la fórmula 1, como es el trial, que es el suyo: “Me gustaría acordarme de una deportista que quiso cumplir un sueño en un mundo muy difícil. Cuesta mucho asumir su pérdida. María, no te olvidaremos”.

Laiasanz
Laia Sanz, habló en nombre de todos los premiados. EFE
Detrás de todas esas palabras bienintencionadas y sinceras hay números menos loables. Si no he hecho mal las cuentas, de los 189 galardonados (sin contar clubes, federaciones y otras entidades que también reciben su reconocimiento en forma de placa), solo 66 han sido mujeres. 66. El 34,9%.  

Como en muchas otros ámbitos, además, las mujeres reciben en el deporte el reconocimiento menor, que en este caso son las medallas de bronce. El 37,3% de los 102 de este año han sido mujeres: ahí están Jennifer Pareja, campeona del mundo de waterpolo, Margalida Crespí, cinco medallas mundiales en sincronizada el verano pasado en Barcelona y Marta Figueras-Dotti, una de las pioneras del golf femenino profesional en España y hoy seleccionadora. 

Si subimos un escalón, son 20 mujeres de plata, lo que supone un 36,6% del total. Y es en el oro, la mayor distinción, donde las cosas se desequilibran más. Solo 8 de los 32 distinguidos son mujeres (25%): la citada Laia Sanz, Marina Alabau (oro olímpico en windsurf), Michelle Alonso (oro paralímpico en natación), Andrea Fuentes (cuatro veces medallista olímpica en sicronizada), Tamara Echegoyen, Ángela Pumariega y  Sofía Toro (oro olímpico en vela) y Matilde García Duarte (abogada del Estado que estuvo en el equipo del CSD de Jaime Lissavetzky).

Entre los periodistas reconocidos solo hay una mujer: Olga Martín de la agencia Efe, pero esa es otra historia.

Teniendo en cuenta de dónde viene el deporte español, estos números tampoco son demoledores. Basta compararlos con los de hace un par de años. Entonces, y quedaba menos de un  año para que los Juegos Olímpicos de Londres certificaran el avance del deporte femenino en España las mujeres que entraron a formar parte de la Orden del Mérito Deportivo no llegaron al 17%.

Se puede ser, por tanto, optimista. Aunque solo sea un poco.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal