Emperrados

Sobre el blog

El día en que un chiquitajo o un gigante peludo entra por la puerta cambia tu vida. Aunque nadie te hable en casa, tú ya tienes asegurados fiesta, perplejidad y cariño. Somos unos cuantos autores con ganas de contar su peculiar verdad sobre perros y gatos. Coordinados por Matilda, una schnauzer (superdotada, cómo no) adicta a los calcetines de Ana Alfageme

Sobre las autoras

Ana AlfagemeEn una de sus vidas, Ana Alfageme es periodista en EL PAÍS, donde durante 26 años ha saltado desde la información científica y social a los sucesos y la cultura. Hoy trabaja en proyectos especiales. Su aventura más nueva y apasionante es compartir techo con Matilda y sobrevivir para contarlo aquí.

¿Comentarios, propuestas, noticias?

Escríbenos a [email protected]

Adoptar

Alojamiento, salir y más

¿Es este el perro más feo del mundo?

Por: | 27 de junio de 2013

Wallie1
¿Pretenden los organizadores inventar una nueva terapia para el hipo crónico? ¿Desean acabar con la hipersomnia de algún adolescente vaguete? ¿Es un casting encubierto para películas de zombies? Treinta chuchos y perros de raza han competido este fin de semana por el título del ¡Perro Más Feo del Mundo! Animales con lenguas más largas que sus caras, mil leches desgarbados, perrillos despelurciados, bichos de ojos saltones, caras torcidas e irreconocibles representantes de la especie perruna se pasean por la pasarela anunciados por famosos y mil veces retratados ante una masa ingente de espectadores. Ocurre desde hace 25 años en Petaluma (lo digo en serio), California, en el valle de Sonoma, para más señas. Wikipedia da fé de que el concurso no es producto de una sobredosis de caldos de la zona.

Seguir leyendo »

Lucas, el perro que no es perro

Por: | 25 de junio de 2013

Fernando Delgado,Fara y Lucas 2 bn (2)

Dice el escritor Fernando Delgado: "Siempre tuve la necesidad de hablar solo. Y creaba un universo imaginario para defenderme de un mundo hostil. Era un niño pobre que quería ser rico. Cuando hablo con los perros pienso que me responden, es que creo que lo hacen" . Y ese es el germen de su libro Me llamo Lucas y no soy perro (Planeta), cuyas primeras páginas publicamos aquí.

Seguir leyendo »

Perretes02-1
Álex y José han visitado una recomendadísima residencia canina, porque no se pueden llevar a Cuba a su cachorra de bulldog francés, Agua. "Estaba todo muy bien, la gente muy amable, pero nos quedamos fríos ante los habitáculos, que no dejan de ser jaulas grandes, donde duermen los perros. No la veíamos allí", dice José. Y ahí andaban, dándlole vueltas, hasta que se decidieron, caña mediante, a aceptar el ofrecimiento de "San Manolo y Santa Merche", como les llama José. Agua se quedará haciendo diabluras con Caete y Llera, los pequeñajos de la pareja, también de profesionales, en un pueblo de León. "Además pensamos que les apetece mucho, de verdad, que no les hacemos ninguna faena", comenta uno de los dueños de la perrita, dos profesionales que viven en Madrid y que conocen a los "santos" de un grupo perruno de barrio tan heterogéneo como sus canes.  

En cuanto a mi, someter a Matilda a más de tres horas de vuelo y seis de coche con el calor que hace en Grecia no parece una buena solución para 10 días. ¿Qué hacemos si nuestro perro no se puede venir con nosotros de vacaciones?  

Seguir leyendo »

Un perro en la maleta

Por: | 17 de junio de 2013

No te asustes. No vamos a hablar aquí de un can asfixiado entre chancletas, bermudas y cremas solares. Te vas de vacaciones con tu perro. O no. En los próximos días abordaremos las mejores soluciones para enfrentarlas. Pero, empezando la casa por el tejado, tanto si vas solo como acompañado, aquí dejo unos cuántos libros para meter en un equipaje para el asueto. Con ellos, aunque tu colega se quede en la ciudad, siempre sentirás que está tumbadito a tu lado.

Seguir leyendo »

Un perro ata mucho, me advirtieron, debes sacarlo tres veces al día, no podrás volver a viajar con la libertad que lo hacías antes, vivirás estresada por la obligación de volver a casa (¡tantas horas solo!) y mil historias más de esclavitud. 

Cecilia Jan ha escrito en el gran blog De mamas and de papas los pequeños cambios que nadie te cuenta antes de tener hijos. A mi no me contaron que en la tarea diaria del paseo me toparía con otros perros, adosados a sus dueños por bandas anchas, cordones flexibles o lazos invisibles de apego. Primero conoces sus nombres, miras hacia abajo, a la infinita variedad de animales que sacuden la cola cuando te acercas o se dejan oler por la incansable Matilda. Después observas al hombre o la mujer que sujeta la correa. Unos, los menos, pasan de largo, incómodos ante el trance de intercambiar dos palabras. Igualmente, sus perros resultan esquivos o distantes. Qué coincidencia. Otros te sonríen tímidamente pero están dispuestos a revelar el apelativo del perro si preguntas. Aunque pronto cortan la comunicación con un "¡Vamos!", dirigido a su compañero. 

Seguir leyendo »

Lee esto antes del botellón de este finde

Por: | 07 de junio de 2013

por NOELIA CAMACHO

Miles de adolescentes hacen botellón cada fin de semana en los parques de toda España. Disfrutan de su ocio en un lugar público. Esto no es noticia. Los jóvenes llevan décadas haciéndolo. Lo que sí es una costumbre reciente y peligrosa es lo que hacen con esas botellas de vidrio que se beben: romperlas. Seguramente nunca les ha dado por pensar que con esos cristales rotos no luchan contra ningún orden establecido, ni ligan más, ni se convierten en las estrellas de su grupo de amigos. Sólo hieren a miles de perros que pasean al día siguiente por ese mismo parque.

Su segundo de incomprensible gloria destructiva causará enormes rajas en las patas de los perros. Estoy segura de que a la mayoría de los adolescentes les gustan los animales y no saben lo que acarrea su comportamiento. Esto es el día después, que ellos no ven, de su botellón. Coco ha estado este año a punto de quedarse cojo. Es un pastor alemán mestizo, de 6 años. Y lo que más le gusta es correr detrás de las pelotas de tenis, las suyas y las ajenas. Por poco no puede hacerlo más. Un cristal roto le causó una raja de siete centímetros muy cerca de un tendón. “Ha tenido suerte”, me dice la veterinaria después de darle ocho o nueve puntos. “Pues menos mal que esto es suerte”, pienso yo.

Seguir leyendo »

Una auténtica lista de música para 'perrear'

Por: | 03 de junio de 2013

Perros

¿Hay canciones pensadas para que las escuchen los perros? A la espera de que surja algún estudio que diga que sí las hay y cuáles son (tal vez lo haya, quien esto escribe lo desconoce), lo que sí que existen son canciones donde los caninos son los protagonistas. Canciones dedicadas a perros o donde las referencias a ellos son tan evidentes que se hace difícil no pensar que ese tema que suena a todo volumen en el reproductor puede entrar a formar parte de una supuesta lista de música perruna. Al igual que existen películas donde los perros chupan cámara, como Beethoven, Bingo, Superagente K9, 101 dálmatas o La dama y el vagabundo o incluso series como Lassie, en este blog se busca ahora esa música perruna para no parar de bailar o escuchar tranquilamente en el sofá de casa. Y qué mejor que empezar viajando a los orígenes del rock’n’roll.

Seguir leyendo »

Perros: ¿tener o no tener?

Por: | 01 de junio de 2013

Perro3

 
 Curiosamente cuando decidimos comprarnos una casa, un coche o algo tan simple como unas zapatillas para correr, hacemos una minuciosa investigación, estudiando pros y contras, la relación calidad-precio, costes futuros derivados de nuestra nueva adquisición, etcétera…
 
Sin embargo, a la hora de introducir en nuestra vida a un ser vivo, no un objeto material, nos lanzamos a la aventura sin pensar y, llevados por un gusto estético o por un puro capricho emocional, adquirimos ese adorable perrito, sin preocuparnos por conocer las necesidades de un perro, en general, y de algunas razas, en particular.
Por eso es fundamental que, antes de dar el paso, respondamos con sinceridad a algunas de estas preguntas.
¿Me he informado sobre la importancia del origen y crianza de mi futuro amigo canino?
¿Podré dedicar el tiempo que necesita un perro para su educación?
¿Puedo permitirme económicamente los gastos derivados de la tenencia de éste, como son veterinario, alimentación y cuidados, educación, estancias vacacionales?
¿Soportaré las incomodidades y destrozos provocados por esa bola de pelo enérgica e imparable?
¿Sacrificaré horas de sueño y ocio en favor de mi nuevo compañero de vida?

Seguir leyendo »

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal