Si piensas que tu perro te entiende, has acertado

Por: | 18 de marzo de 2014

Perrin1

-Si es que mi perro Leo es listísimo, me entiende todo, todo.

-Pues no veas como es Agua, te juro que se entera perfectamente de si estoy mal o bien.

Antes de ser emperrada, oía conversaciones de este tipo y automáticamente clasificaba a ambos interlocutores de, como poco, algo perturbados. Personas que estaban humanizando a los animales que vivían con ellos. Como siempre, la ignorancia es muy atrevida. Y la ciencia está hallando pruebas de esa asombrosa capacidad de comunicación entre las especies humana y canina, alejadas evolutivamente millones de años.

Un estudio publicado hace unas semanas en Current Biology y realizado por investigadores de la universidad de Budapest demuestra por primera vez mediante imágenes que los cerebros de perros y personas tienen áreas similares sensibles a las voces y sonidos de comunicación y además, ambos distinguen el colorido emocional de lo que escuchan y por tanto, son capaces de reconocer e interpretar. Es decir, que ambos cerebros se entienden. Ya se había descrito estas zonas "de voz" en humanos, (2000) y se creía que eran exclusivas, al menos, de los primates. Pero no es así. No somos tan distintos a los perros, al menos en eso.

El investigador principal de este estudio, Attila Andics, explica por teléfono desde Budapest el gran hallazgo: "Perros y hombres procesan la información de manera similar y en las mismas regiones del cerebro". Andics es neurobiólogo y trabaja junto a otros nueve colegas en el Grupo de Investigación de Etología Comparada MTA-ELTE de la Universidad Eötvös Loránd. Se propuso utilizar el mismo método de recogida de datos en perros y hombres, muy diferentes como especie pero acostumbrados a milenios de convivencia, para ver como eran capaces de comunicarse. Y lo ha conseguido, además, como han saludado otros colegas, utilizando técnicas no invasivas. En este caso, la resonancia magnética funcional, que muestra los cambios que se producen en el cerebro cuando éste se somete a determinados estímulos. "Es la primera vez que comparamos la función cerebral de humanos y de otro animal que no es un primate", explica Andics en el video resumen de su artículo. 

El investigador reclutó, con la ayuda de "un gran grupo de dueños muy entusiastas", dice, a 11 perros que debían ser entrenados para estar muy quietos en el tubo de un aparato de resonancia magnética, que, como sabe cualquiera que haya sido sometido a esta prueba diagnóstica, produce un ruido infernal. Mediante golosinas y reconocimiento, los canes (entre ellos border-collies y golden retriever, como se ve en las fotos), conseguían estar tumbados sin moverse hasta seis minutos. Y otros, fuera del aparato, veían como su compañero era acariciado y premiado de forma continua. "Todos deseaban participar en el juego", dice Andics.

Perro2

A ver, ¿quién se ha escaqueado? Diez de los 11 perros protagonistas de la investigación. /BORBALA FERENCZY

Además de los perros, un grupo de personas (22, concretamente) escucharon, metidos en el tubo del aparato, 200 sonidos de tres clases, humanos, caninos y ambientales. Es decir, desde gemidos perrunos hasta risas, pasando por timbrazos o el rumor del tráfico en la calle. Un gran abanico que fluctuaba, según cuenta el investigador Andics, entre sonidos de gran alegría (carcajadas, ladridos de contento) y alta negatividad (gruñidos de ataque, llanto).  

 

El experimento demostró que el cerebro de los perros posee un área similar a la zona vocal humana localizada en el lóbulo temporal, situada, además, en un lugar parecido.También, que cada especie reaccionaba con mayor intensidad a los sonidos emitidos por los miembros de la propia estirpe: los perros a los ladridos y gruñidos y los humanos a los llantos o las risas. "Este hallazgo quiere decir que estas zonas pueden haber evolucionado hace 100 millones de años, cuando las especies humana y canina tuvieron un ancestro común", mantiene Attila Andics. 

Figura2

Figura3

 Las áreas de voz de los cerebros humanos y caninos, dibujadas en base a las imágenes captadas mediante resonancia magnética funcional./CURRENT BIOLOGY

Por el movimiento y la actividad observadas en la prueba, los investigadores encontraron además, que perros y personas procesaban la información recibida (el tipo de sonido y su tinte emocional) de una manera similar. "Es el primer paso para entender que es lo que hace que la comunicación entre ellos y nosotros sea tan exitosa", explica Andics.

Así que, si tienes perro y piensas que te entiende muy bien, no es que el hecho de quererle tanto perturbe tus percepciones. Has acertado.

Hay 62 Comentarios

¿Los antidisturbios procesan igual?, ¿tienen cerebro?

Mi perra Vera, es una mastín. Los mastines no son los perros más inteligentes pero yo se que mi perrita me entiende muy bien... me acompaña y me da lo que yo necesito en cada momento. Ella sabe cuando estoy triste y se frota contra mis piernas y me quiere dar besitos... Me salvó la vida una vez que me caí por las escaleras de casa y no podía moverme, me arrastró hasta el teléfono... en fin, la adoro y no hay nada que pueda alegrarme más el día que la constatación de algo que siempre he sospechado: Vera me entiende. ¡¡¡Qué guay!!!.

Qué guay, pero como han dicho, es una constatación de lo que todos los que tenemos perro sabemos de siempre. Son absolutamente maravillosos, y la complicidad que se tiene es una relación inigualable. Yo ahora tengo una bullmastiff que es una dulzura y una gozada, pero antes tuve una labrador que murió hace tres años y no hay día que no la recuerde. Para regañarla sólo tenía que mirarla (sic), y ella sola se "castigaba". La echo de menos terriblemente.

No solo te entiende perfectamente, además te comunica lo que piensa. Mi lokatis piensa. Su raciocinio lo demuestra cada día provocando incluso las situaciones para lograr lo que desea elaborando acciones complejas. Recientemente le han regalado una pelotita que se ilumina cuando toca el suelo. Cuando quiere jugar con otra pelota suele venir y ponérmela en la mano para que se la tire; con esta nueva, ella misma me la arroja a los pies para que se encienda y yo la coja. Cuando no logra encenderla a la primera la vuelve a coger y arrojar a mis pies. Si no le hago caso, me mira con cara de impaciencia y la señala con la nariz hasta que logra que me agache y se la tire. Es un ejemplo de comunicación gestual en el que ella me cuenta claramente lo que desea en ese momento. Yo lo llamo lenguaje básico mediante signos. De la misma forma me cuenta que le falta agua o comida o que tenemos que salir a pasear, o... Solo conviviendo con un adorable chucho sabes que es cierto, tu perro se comunica perfectamente contigo. Y te entiende y conoce perfectamente.

No solo te entiende perfectamente, además te comunica lo que piensa. Mi lokatis piensa. Su raciocinio lo demuestra cada día provocando incluso las situaciones para lograr lo que desea elaborando acciones complejas. Recientemente le han regalado una pelotita que se ilumina cuando toca el suelo. Cuando quiere jugar con otra pelota suele venir y ponérmela en la mano para que se la tire; con esta nueva, ella misma me la arroja a los pies para que se encienda y yo la coja. Cuando no logra encenderla a la primera la vuelve a coger y arrojar a mis pies. Si no le hago caso, me mira con cara de impaciencia y la señala con la nariz hasta que logra que me agache y se la tire. Es un ejemplo de comunicación gestual en el que ella me cuenta claramente lo que desea en ese momento. Yo lo llamo lenguaje básico mediante signos. De la misma forma me cuenta que le falta agua o comida o que tenemos que salir a pasear, o... Solo conviviendo con un adorable chucho sabes que es cierto, tu perro se comunica perfectamente contigo. Y te entiende y conoce perfectamente.

Para cuando un perro de presidente del gobierno?

Totalmente de acuerdo con el artículo. Tuve hace años una perra cruce de hovawart (juraría que algunos de los que aperecen en la foto son de esa raza), con la que tenía, no solo una excelente comunicación sino también mucha complicidad. Lo curioso es que no solo sabía cómo estaba de ánimo yo, sino también los amigos que venían a mi casa y se acercaba a ellos a "consolarles" lamiéndoles la cara cuando notaba que estaban tristes. No fallaba nunca. Cuando se murió, decidí buscar otra perra de esta misma raza y como en España no la encontraba, contacté con un criadero de Budapest y allí me fuí a recogerla. Jamás me arrepentiré de esa decisión.
Aquí os dejo unas fotos de ellas para que las conozcáis:
Ico:
http://www.flickr.com/photos/ory2/sets/72157594409986669/
Zira:
http://www.flickr.com/photos/ory2/sets/72157633379600927/
http://www.flickr.com/photos/ory2/sets/72157594506627767/

Me alegro que haya vuelto a reactivarse el Blog!

Solo el que haya tenido perro sabe de verdad lo que un perro puede llegar a entender. El que no lo crea, pues que crie un perro desde cachorro y lo entenderea

El mio entiende más de lo que debe, sobretodo a quien debe pedirle chuches y a quien no... Ainssss

Si no te entendiera tu perro ¿como obedecería?Es lógica esta investigación y simplemente demuestra que ellos entienden "la voz de su amo" y te hace caso si le da la gana o no, es así de sencillo.De todas formas muy bien por los investigadores.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Emperrados

Sobre el blog

El día en que un chiquitajo o un gigante peludo entra por la puerta cambia tu vida. Aunque nadie te hable en casa, tú ya tienes asegurados fiesta, perplejidad y cariño. Somos unos cuantos autores con ganas de contar su peculiar verdad sobre perros y gatos. Coordinados por Matilda, una schnauzer (superdotada, cómo no) adicta a los calcetines de Ana Alfageme

Sobre las autoras

Ana AlfagemeEn una de sus vidas, Ana Alfageme es periodista en EL PAÍS, donde durante 26 años ha saltado desde la información científica y social a los sucesos y la cultura. Hoy trabaja en proyectos especiales. Su aventura más nueva y apasionante es compartir techo con Matilda y sobrevivir para contarlo aquí.

¿Comentarios, propuestas, noticias?

Escríbenos a blogemperrados@gmail.com

Alojamiento, salir y más

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal