¿Qué le pasa a tu perro cuando te vas?

Por: | 15 de abril de 2014

La foto-14

Antes de que cierre la puerta de casa detrás de mí, mi perra, Matilda, se queda quieta, mirándome. Fantaseo con lo que querría decirme si pudiese hablar:

1) Ya era hora de que me dejaras a solas con el oso de peluche.

2) Qué bien, ahora podré dormir la siesta en paz sin que me pegues esos sustos cuando te mueves.

3) ¿Te largas? Cuando llegues, te va a hacer fiestas el vecino de enfrente.

Deseo que la opción que le ronde la cabeza sea la segunda. Un estudio publicado el pasado año en el Journal of Veterinary Behaviour analizaba la grabación en video de perros cuando se quedaban solos en casa. Cuando regreso, Matilda no ha destrozado nada, ni me ha dejado ningún regalito maloliente. Los vecinos me dicen que solo ladra cuando oye algún perro conocido. Es decir, que no padece signos clínicos de la llamada ansiedad de separación, la forma más grave de sufrimiento canino: cuando defecan, orinan, aúllan, ladran, pulverizan lo que tienen a mano y hasta se autolesionan. Ocurre, según varias publicaciones científicas veterinarias, en el 18% de los perros y en entre un 20% y un 40% de los que tienen problemas de conducta.

La ansiedad de separación se potencia con el hecho de que, cosas de la vida moderna, los adultos de los núcleos familiares pasan muchas horas fuera de casa. Se trata de un auténtico drama que puede hacer imposible la convivencia y es causante de abandonos y devoluciones de los perros a las protectoras.

Los científicos que grabaron en video a 30 perros de diferentes edades durante 90 minutos mientras estaban solos hallaron que la mayor parte del tiempo los animales que no tenían síntomas previos de ansiedad de separación mostraban una actitud pasiva, reposo o sueño, un detalle indistinguible en la cinta. Estaban aparentemente tranquilos entre una hora y 22 minutos. Otras conductas menos comunes fueron el juego o la atención al entorno, y en mucha menor medida, quejidos, aullidos o ladridos. 

Un experimento realizado por la Universidad de Bristol y vinculado al documental La vida secreta de los perros de la cadena de televisión británica Channel 4 mostraba que el 85% de los animales que se quedaban solos en casa soportaba algún tipo de sufrimiento, desde ansiedad de separación a incremento en sangre de la hormona del estrés, el cortisol.

 

No sé si Matilda está en el escaso grupo (5 de los 40 del caso de Bristol) de los que se quedaban tan anchos cuando se les deja solos. Espero que se eche a dormir y que las veces que viene a recibirme bostezando signifique que la he sacado de un bonito sueño en el que persigue pájaros y merienda calcetines. Pero lo que sí sé es que su recibimiento es directamente proporcional al tiempo de abandono, algo que también está estudiado. Si paso de las cuatro horas de ausencia, bate al menos un día a la semana su propio récord de salto de altura, que en estos momentos llega al nivel de mi clavícula. No está nada mal para una perrilla de ocho kilos que levanta dos palmos del suelo.

Cuando no tenía ni idea de esto, yo montaba al llegar a casa un lío similar al de ella, consistente en voces melifluas, exclamaciones y mucho sobeteo. El primer día que me vio hacerlo su veterinaria, me tiró de las orejas: "Así le potencias la ansiedad de separación". Así que ahora entro más tiesa que una vela cuando en realidad lo que me pide el cuerpo es tirarme por el suelo y darme un buen revolcón con ella. Lo que se pretende es que el perro sienta que es natural tanto permanecer solo como estar acompañado.

¿Qué hacer si tu perro ha dejado el salón irreconocible, aúlla como un coyote o ha convertido tu hogar en una fábrica de abono? Ponte en manos de un veterinario, aunque parezca una perogrullada. Este entenderá si le medica, le prescribe una terapia de conducta o ambas cosas. Lo primero consiste en tranquilizantes y antidepresivos. Lo segundo, empezar a separarse de nuestro amigo de a poquitos, tanto en distancia como en tiempo. Así es como deberíamos actuar con un cachorro.

 

Para los perros que son como Matilda, un poco pasotas (pero no tanto como el del video de aquí arriba), lo primero es cansarles antes de irse, es decir, regalarles un generoso paseo matinal para que, por una parte, se alivien y por otra se relajen para que luego estén menos nerviosos.

Sabiendo que yo tengo todas las papeletas para que mi perra sufra ansiedad de separación (un estudio de 2001 halló evidencias de que los animales que viven con una sola persona tienen más riesgo que los que habitan con una familia) yo ya no hago lo mismo cada día antes de irme. Es más, cualquier testigo de mis rutinas previas a la salida me enviaría al psiquiatra de cabeza: me lavo los dientes forrada hasta las cejas y con el bolso en ristre o cierro las puertas de las habitaciones una detrás de otra aún en pijama. Tiene algo que ver con lo que aduce la veterinaria Alicia González, de la clínica Los Molinos: "La vida de nuestros perros es mirarnos, examinarnos, se aprenden nuestras liturgias y cuando asocian lo que hacemos en el mismo orden y saben que nos vamos a ir, les genera más ansiedad".

Una cosa más: déjales solos pero entretenidos. Son útiles esos juguetes a los que les puedes meter golosinas dentro, para que se ocupen en sacarlas, esconder otros días ese mismo chisme en algún lugar para que maten el tiempo buscándolo o ponerles la radio o la televisión. Yo dejo unas chuches en un cajón de juego difícil de abrir y aprovecho el momento en que jura silenciosamente en arameo para largarme. No sin antes sintonizar Radio Clásica o Radio 3, aleatoriamente. En cuanto a la tele, he deshechado Sálvame en favor de los Documentales de La 2, que es lo que, según dicen, ve todo el mundo. No se me vaya a volver rarita.

¿Y tú, qué haces cuando dejas a tu perro solo en casa? 

La fotografía que abre el post es de Matilda, después de escuchar Siglo XXI, en Radio 3. Ha sido tomada por YOLANDA VERGARA.

Hay 40 Comentarios

Edecon, me indigna leer el odio q sentis por los perros. Seguramente nunca experimentaste el amor que ellos pueden brindarte. Mas sucios, ordinarios y agresivos son los seres humanos. Ojala que nunca tengas un perro, no te mereces q nadie sea incondicional con una persona tan insensible como vos.

no soporto a mi perra cocker casi tiene 12 años cuando salgo se porta mal rasguños en la puerta y fuertes ladridos que se quejan mis vecinos y además mal olor aunque ya bañe lo único que se porta bien cuando estoy en casa

Puedes encontrar a quien confiar tu perro en http://www.wasapo.com. Es el facebook de las mascotas y ademas te da herramientas para que dando de alta a tu mascota encuentres otros perros en la misma situación. Hoy te cuido yo a ti, mañana tu a mi. Es la filosofia de wasapo.

Entonces, entiendo que ante la situacion de , o dejar a un perro en una parcela vallada, con agua y comida, y verlo una vez a la semana, porque en el piso no podemos acernos cargo de el, ademas nadie quiere adoptarlo, es preferible llevarlo a la perrera y que lo sacrifiquen.
Es decir, es mejor matar al perro, a dejarlo solo con agua , comida, en un sitio en el que puede correr estar suelto

Tengo una perrtia de unos 7 años aproximadamente, adoptada de la perrera de Mataro hará un año. Ella tiene ansiedad por separación (ladra y el primer dia abrio la puerta de casa, alguna vez se mea)
Actuamente estoy buscando un centro que la pueda tener interna para tratar el problema, ya que despues de probar diferentes salidas..ya estoy desesperada.
Enviar-me un correo si conoceis algun centro de confianza y que realmente sepa solucionar este tipo de problemas; eva.torne.alonso@gmail.com.
Gracias

Pero entonces yo no me he enterado. Los perros que se quedan solos mucho tiempo suelen tener ansiedad por separación o no? En principio los dos estudios que menciona el artículo tiene resultados distintos.

totalmente de acuerdo con Abecedario. Es insoportable el olor a perro, a sus mierdas, pero sobre todo a los ladridos. Los que tienen perro les importa un carajo que el perro ladre cuando no está él en casa, así que los vecinos que se jodan, no es su problema. He tenido perro y actualmente he llegado a odiarlos, simplemente no los soporto.

La verdad es que nuestra perra como está en el jardín se ocupa el tiempo durmiendo, así que creo que muy mal no lo pasa... ademas, tneemos un gato con el que seguro se hace compañía mutuamente. Pero bueno, la verdad es qeu no he puesto camaras para vigilar su comportamiento.... jajajaa
https://sorprendeatupareja.es/store/index.php

"Mis hijas y mi perro son lo mejor q me ha pasado en mi vida".

Acojonante.

Mi perra turvo ansiedad por separación y al contrario de lo que dice el artículo, lo que funcionó fue la rutina: sabe que cuando hago determinadas cosas significa que me voy a ir y que en un rato voy a volver y que voy a jugar un buen rato con ella. Imprescindibles los entre 45 minutos y una hora de carrera tras la pelota antes de irme y nada de recibimientos efusivo. También me funcionó muy bien darle de comer por la noche, así no la dejo sola con sobrecarga de energía

EDECON...no sabes lo que dices...no compares tú un niño malcriado, llorica, maleducado que se pasa el santo día dándote por el saco y jod...a los vecinos...sobre todo a la hora de las comidas...Que sabrás tú de perros y de niños...
Y menos compararlos con un buen perro...

Por favor, antes de medicar al perro por ansiedad pro separación.. un etólogooo!

Mi perro está pendiente de cada paso que doy por la calle no tengo que vigiliarle, me sigue, ha llegado a compenetrarse con su ama hasta el punto que si ve un gato primero me mira por si le diese permiso para seguirlo, cosa que sabe que no le permito, pero lo único que no se puede reprimir en el instinto del perro es evitar que ladre a otro perro cuando pasa por delante de su territorio, pueden ser los más dóciles, pero si tiene instinto de protección, reservará ese espacio para que nadie lo invada, por eso fueron útiles al hombre y con el tiempo llegaron a ser nuestros amigos.
Evidentemente también hay perros a los que todo les es indiferente y que pasan de sus amos o de todo lo que no sean ellos mismos, no hay que idearlizarlos, te puede tocar un perro que nunca llegue a compenetrar contigo, por eso se dice que el perro elige al amo, tu sólo te puedes sentir el elegido, pero dificilmente habrá una buena relación si tienes que imponerte continuamente.

"Qué bien, ahora podré dormir la siesta en paz sin que me pegues esos sustos cuando te mueves". Por la expresión de nuestro Golden cuando nos vamos, esa es la respuesta correcta, jajajaja. Muy interesante artículo.

Mis hijas y mi perro son lo mejor q me ha pasado en mi vida

El perro será molesto para el que no tenga perro. Pero el niño para el que no lo tiene tambien lo es. El tipico que el domingo a las 8 se pone a jugar a las canicas en el piso de arriba, el que estas en una terraza y pasa corriendo tirando todas las consumiciones o el que te pega un balonazo cuando estas en un banco leyendo. Seamos mas civicos y respetemos, porque molestias las podemos generar todos, no solo los dueños de perros.

No me compare un perro con un niño, el niño que supuestamente viven con sus padres o en algunos casos con el abuelo al que se lo jan encasquetado, es el que llora, no llora no, berrea cual condenado, tira cosas, corre, y grita, que tengo un par de gemelas en mi edificio y desde que las conozco, nunca las he visto normales, son todo el dia llorando, asi que no me compare usted a mi perro que ladra 2 minutos porque siente que ha llegado un desconocido o huele a otro perro, a un chinche de 2 patas que grita, tira cosas y llora todo el santo día porque los papas no son capaz de cuidarlos y de ponerles en su sitio como deberian hacerlo. Anda ya!!!!

No me compare los hijos con los perros por favor. Normalmente a los hijos pequeños no se les deja solos encerrados en casa como a los perros que al no estar sus amos durante muchas horas ladran y ladran hasta el hartazgo.
Normalmente los hijos pequeños no van orinando por todas las esquinas ni cagando en medio de la acera. Llevan paquete.
El perro es un animal sucio y molesto para quien no tenga perro. Por favor, no me compare un perro con un niño.

Al señor/señora "Abecedario". Yo no tengo hijos, pero soporto a los críos llorando en el parque, en la calle, en la playa, al de arriba, al de al lado, al de abajo, al maleducado que tocal os cojones en el autobus, etc etc etc. Legalicemos y controlemos tambien el tener hijos en función de los padres.

Tengo que nombrar a mi vecino antes que a su perro, porque acostumbra dejarle sólo los fines de semanas y el pobre animal se pasa los días y noches ladrando desconsolado. Y me pregunto, ¿para qué se tiene un perro si se le va maltratar de esa manera?
http://goo.gl/3OQIk7

Solo he leído un comentario realista . El que parece que no tiene perro pero tiene que soportar el de los vecinos. Yo no tengo perro. No estoy en contra de que los tengan los demás. Lo que detesto profundamente es el incivismo, la insolidaridad, la inurbanidad de quienes , teniéndolos, pretenden que los demás padezcan de sus ladridos, excrementos pricipalmente. Por no hablar de los atropellos y olisqueos a los que nos someten cuando se acercan a perturbar nuestro descanso en el parque o en la playa.
Mis vecinos dicen. "pero si no ladra !!! " . Claro, cabrón, cuando tu estás . Que lo mandas a callar por que te molesta. Pero el resto de las 10 horas que no estás en casa ???????. MEdia hora el de abajo, media hora el de la izquierda, 15 minutos el de la derecha, 20 minutos el de enfrente. En cada turno..
Esto será como el fumar. Los médicos te recibían con el cenicero repleto sobre su escritorio, Los fumadores, claro. Y ahora no pudes fumar ni en el bar lo que es mucho mas civilizado. Un día ya no molestarán los perros , cada amo deberá asumir sus responsabilidades y no evadirlas como ahora. Es que por lo que se lee aquí yo alucino y la realidad es maravillosa y tierna como la describen los amos de perros.

De todas las perras que he tenido, sin duda la peor en este sentido fué Lua. Cuando yo salía de casa, se comía los sofás (me comió literalmente dos), los libros y los discos de vinilo que tenía por entonces. Empecé a despejar las estanterías del mueble del salón desde abajo hacía arriba, pero no funcionó: empezó a comerse el mueble.
Desesperada, acudí a mi veterinaria que además era amiga mía, y me aconsejó un tratamiento para ella recién salido al mercado de ansiolíticos caninos. Entonces le pregunté: ¿y si no funcionan, que hago? Me contestó: "Si no funcionan, te los puedes tomar tú........." :S
Afortunadamente, resultaron y al poco tiempo había desaparecido toda su ansiedad.

https://www.flickr.com/photos/ory2/sets/72157594506655426/

mi perra es muy activa y juguetona, pero cuando queda sola es tranquila, y no aulla ni ladra, ni rompe nada, cuando ve que marchamos se echa a dormir en la cocina en su camita, y ahi queda. Pero cuando llegamos sí que se alegra mucho, nose si es ansiedad, porque se queda tranquila y sin problemas, pero cuando llegamos se excita mucho.

Mi perro adopatado e hiperactivo, también tenía ansiedad por separación. A parte de lo que dice el artículo (ejercicio y no hacerles cosa) otra cosa que me ha funcionado a mi es una orden para indicar que se va quedar solo, pero vas a volver.
Cuando le digo "solo" el sabe que tiene que irse a su camita y esperar a que me vaya (al principio, ni salía de casa, y poco a poco he ido aumentado el tiempo). Ahora ha aprendido que si le doy la orden va a estar un rato solo. Si no le digo "solo" y me voy se pone histérico

SIMPLEMENTE SUFRO. Como no me gusta dejarlo en el recibidor cerrado, cuando salimos, suelo bajar primero y mi esposa se ocupa de dejarlo sólo. Me parte el corazón.Se que dormirá un buen tiempo pero preferiría que no pase.
www.arquiterapiaa.blogspot.com

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Emperrados

Sobre el blog

El día en que un chiquitajo o un gigante peludo entra por la puerta cambia tu vida. Aunque nadie te hable en casa, tú ya tienes asegurados fiesta, perplejidad y cariño. Somos unos cuantos autores con ganas de contar su peculiar verdad sobre perros y gatos. Coordinados por Matilda, una schnauzer (superdotada, cómo no) adicta a los calcetines de Ana Alfageme

Sobre las autoras

Ana AlfagemeEn una de sus vidas, Ana Alfageme es periodista en EL PAÍS, donde durante 26 años ha saltado desde la información científica y social a los sucesos y la cultura. Hoy trabaja en proyectos especiales. Su aventura más nueva y apasionante es compartir techo con Matilda y sobrevivir para contarlo aquí.

¿Comentarios, propuestas, noticias?

Escríbenos a blogemperrados@gmail.com

Alojamiento, salir y más

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal