Emperrados

Sobre el blog

El día en que un chiquitajo o un gigante peludo entra por la puerta cambia tu vida. Aunque nadie te hable en casa, tú ya tienes asegurados fiesta, perplejidad y cariño. Somos unos cuantos autores con ganas de contar su peculiar verdad sobre perros y gatos. Coordinados por Matilda, una schnauzer (superdotada, cómo no) adicta a los calcetines de Ana Alfageme

Sobre las autoras

Ana AlfagemeEn una de sus vidas, Ana Alfageme es periodista en EL PAÍS, donde durante 26 años ha saltado desde la información científica y social a los sucesos y la cultura. Hoy trabaja en proyectos especiales. Su aventura más nueva y apasionante es compartir techo con Matilda y sobrevivir para contarlo aquí.

¿Comentarios, propuestas, noticias?

Escríbenos a blogemperrados@gmail.com

Alojamiento, salir y más

Seis cosas raras que hace tu perro

Por: | 30 de abril de 2015

Perrillosoliendoses
Cuando le hablo, Matilda, mi perra, ladea la cabeza expresando lo que a mí me parece perplejidad: "¿Qué diablos quieres contarme ahora?" podría querer decir. Moviéndome por la casa, noto su mirada constante. Me pregunto si pensará que por qué me seco enérgicamente con una toalla, me sacudo el pelo o frío un huevo. Por mi parte, muchas de las cosas que hace me parecen de extraterrestre. Así que estamos en paz. Pero he preguntado a quienes saben el porqué de algunas conductas que me provocan asco, sorpresa o carcajadas.

1. Rascar el suelo como si hubiera oro. A veces Matilda araña el parqué con las patas delanteras a gran velocidad, como tratando de cavar un agujero. Luego se tumba. "Es como hacerse la cama, pero no está muy claro", explica la veterinaria Alicia González, de la Clínica Los Molinos de Madrid.  La conducta, aseguran los expertos, se remonta a las épocas en que los perros no convivían con los humanos y era una forma de crear un nido, un lugar confortable para tumbarse y descansar. En ocasiones tiene que ver con la búsqueda de tierra más fresca en verano o más cálida en invierno. Mi perra lo hace más si está algo nerviosa. "También podría tratarse de un comportamiento-síntoma de un problema de estrés (al igual que otros comportamientos obsesivo-compulsivos como dar vueltas sobre sí mismos o aplicarse demasiados lamidos de acicalamiento)", señala la veterinaria y especialista en trastornos de conducta Sandra Real.

Seguir leyendo »

Una historia que acabó bien (entre 100.000)

Por: | 23 de abril de 2015

Silen1

Una de las imágenes del libro El silencioso amigo del viento.

Vadim clavó los ojos en Lisi. Estaban en un parque; ahí empezó todo. Vadim es un galgo negro. Lisi Gutiérrez es una humana enamorada de Vadim -de los animales, en realidad-. Ella, leyendo un día de hace cuatro años la prensa, conoció SOS Galgos (una asociación sin ánimo de lucro dedicada al rescate y defensa de ese animal); ellos le hicieron una entrevista para elegir un perro que encajara en su rutina, y saber si ella encajaba con la vida de alguno de sus protegidos. Y llegó Vadim, el responsable de que Lisi se pusiera a anotar ideas sobre un papel que ahora se han convertido en un cuidado libro de 80 páginas, ilustrado por Rafael Jaramillo: El silencioso amigo del viento.

Seguir leyendo »

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal