Dimisiones preventivas en el PP gallego

Por: Xosé Hermida | 29 oct 2011

El episodio de la dimisión del diputado autonómico Javier Escribano, inmerso en una investigación judicial por presunta corrupción, ha traído viejos recuerdos de aquel Feijóo que enarbolaba, enérgico y juvenil, la bandera de la regeneración democrática en la campaña de las autonómicas de 2009. Entonces, el ahora presidente llegó a compararse con Obama tras un episodio muy similar al de Escribano. A punto de iniciarse la campaña, Feijóo anunció la dimisión de su cabeza de lista por Ourense y candidato a conselleiro de Economía, Luis Carrera, minutos antes de que la Cadena SER revelase que tenía una cuenta bancaria en un paraíso fiscal. Lanzado en su carrera hacia la Xunta, el futuro presidente se adelantó a los acontecimientos y logró ser presentado como un implacable defensor de la pureza, dispuesto a no pasar ni una.

Como aquella, la de Escribano ha sido también una especie de dimisión preventiva, una retirada voluntaria antes de que el escándalo estallase otra vez en puertas de una campaña electoral. El jueves 27 de octubre, el Parlamento gallego conoció por una comunicación del Tribunal Superior que un juez había encontrado indicios de que el ya exparlamentario coruñés pudo haber cometido delitos de cohecho y tráfico de influencias por sus gestiones a favor de un empresario. El caso podía explotar en cualquier momento y, 48 horas después, a las nueve de la mañana de un sábado en que toda la cúpula del PP gallego se iba a A Coruña a arropar a Rajoy en una comida mitin, Escribano envió la carta de dimisión al Grupo Parlamentario Popular. Como en el episodio de Carrera, el PP logró coger a todo el mundo por sorpresa.

Y ya es el segundo golpe fulminante en menos de un mes. El pasado 4 de octubre, también dimitió sin más dilaciones otro diputado autonómico, Pablo Cobián, en cuanto se publicó que un empresario de Lugo le acusaba de haberle cobrado comisiones por gestiones a su favor ante la Xunta de Galicia. En ese momento las elecciones estaban un poco más lejos, pero había otro motivo de mucho peso: el empresario también aseguraba haber pagado comisiones al ministro de Fomento, José Blanco. En cuanto Cobián, un diputado autonómico de segunda fila, se quitó de enmedio a toda prisa, el PP nacional, secundado por Feijóo, se lanzó a pedir la dimisión de Blanco, una pieza de caza mayor.
Estos episodios suelen servir a los políticos -no solo a los del PP, claro- para presumir de sus códigos éticos. El problema es que esos códigos son de goma, y se encogen y estiran a gusto del que los ha aprobado, siempre en función de las circunstancias (la cercanía electoral suele ayudar mucho a aplicarlos con rigor). Y así no es extraño que los mismos que piden ahora la dimisión de Blanco -sobre el que no pesa aún ninguna imputación judicial- llevasen en sus listas a imputados como Francisco Camps. El propio Feijóo se lavó las manos -vino a decir que no era asunto suyo- cuando organizaciones provinciales de su partido decidieron también incluir como candidatos a alcaldes imputados, en algunos casos por recibir sobornos, en las elecciones municipales del pasado mayo.

La contundencia del presidente gallego puede verse sometida a prueba de nuevo en poco tiempo, solo cinco días antes de las elecciones. El próximo día 15, el Tribunal Supremo debe decidir si ordena que se someta a juicio al conselleiro de Medio Ambiente de la Xunta, Agustín Hernández, acusado de falsedad documental por avalar un certificado de final de obra de una carretera que ni siquiera había empezado a construirse. Hernández era entonces jefe de Infraestructuras de la Dipùtación de Pontevedra y ese documento permitió cobrar de inmediato a una constructora para la que el ahora conselleiro había trabajado anteriormente. El Tribunal Superior de Galicia archivó el caso, que parecía muerto hasta que el Supremo admitió hace unos días un recurso del PSdeG. Si el asunto llega a juicio, veremos qué Feijóo nos encontramos esta vez. El intrépido émulo de Obama que fulminó a Carrera, Cobián y Escribano o el presidente que dice que no van con él las corruptelas consentidas por las organizaciones provinciales del PP gallego.

Hay 7 Comentarios

No se abre un blog para esto, es decir, para dejarlo morir a los pocos días de abrirlo. Resta credibilidad y sugiere frivolidad.

Mi solidaridad con Luis Rodríguez Aizpeolea
Como no encuentro otro modo de expresar mi solidaridad con Luis Rodríguez Aizpeolea, ya que la información sobre el ataque que ha sufrido por parte de Rosa Díez no tiene hueco para comentarios, entro en este blog para hacerla explícita.
Cuando Rosa Díez perdió las primarias socialistas en el País Vasco perdió alguna cosa más, entre ellas la chaveta y la personalidad. Desde entonces, como buena renegada, arremete contra cualquier éxito de sus antiguos compañeros hasta el punto de hacer el ridículo como ahora. Fundó un partido personalista en el que entran y salen militantes como de una cafetería. Pero la rabia le supera hasta el punto de matar al mensajero, sea amigo o no, que le muestre sus carencias.
Gracias Piru. Un abrazo.
Fernando Granda

Segun la ultima encuesta del CIS..........

UPyD el partido mas cercano al centro politico..........
A la pregunta...
¿Y en qué casilla de esa misma escala colocaría Ud. a cada uno de los siguientes partidos o coaliciones?.....

LA ESCALA ES 1 EL EXTREMO MAS CERCANO A LA IZQUIERDA Y 10 EL MAS CERCANO A LA DERECHA .....(5,5 SERIA EL CENTRO POLITICO).......
PP... 7,87...
UPN... 7,47...
CiU... 6,37
PNV... 6,21...
CC...5,74...
UPyD... 5,2...
PSOE... 4,17...
Na-Bai...3,25...
ERC... 3,21...
ICV...2,82...
BNG...2,74...
IU/ICV... 2,41...

O mellor non temos o mesmo Pais; no q eu merco a diario previo pago de 1,20 daselle amplia cobertura o movemento 15M. Outra cousa e q a nivel da comunidade non teña a mesma dimension q o acontecido nas grandes capitais. Tampouco e cuestion de fabricar a noticia.
Pola outra banda, o q a min me interesa e o sucedido onte pero q ten unha orixe clara, a confeccion das listas electorais. Q meritos concorren en Javier Escribano para optar a un posto no parlamento?

Sr. 15 M que censura se non paran de falar de vós?

Sr. hermida, delegado de El País en Galicia, la sección gallega del País ha ejercido durante estos meses una censura informativa y, cuando no, un análisis carente de rigor respecto a todo lo concerniente al 15M en Galicia ¿qué oscuros intereses existen para que esto sea así?

Sr. Hermida, brillante análisis

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

Xosé Hermida

El periodista es delegado de EL PAÍS en Galicia y lleva cubriendo la información de esa comunidad para este periódico desde 1989.

Sobre el blog

En la esquina La campaña electoral vista con distancia, desde la esquina noroeste de la península.

Archivo

enero 2012

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31          

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal