En casa del diseñador A. Calzado: meter la vivienda dentro de la oficina (o la dificultad de ser autónomo)

Por: | 27 de enero de 2013

La cara de Antonio Calzado habla de determinación, además de juventudAntonio Calzado (Sevilla,1.986) no es solo un diseñador que se busca la vida. Para mí, encarna a una nueva generación de jóvenes emprendedores españoles que luchan por alcanzar sus sueños, asumiendo con absoluta naturalidad servidumbres que parecían periclitadas, como compartir la vivienda o tener que dormir en la oficina. Para no claudicar, Calzado arropa sus sueños, y hasta sus desiertos emocionales y económicos, con un optimismo y una proactividad inquebrantables. Es un 'doer', porque él decide serlo cada mañana. Está poseído por el tesón de los que persiguen y se entregan a sus pasiones. Quizás, por eso, me gusta la casa-estudio de Antonio. Creo que me espolea, igual que el discurso de Steve Jobs en 2.005, a "seguid hambienta", a "seguid alocada".

El espacio se cierra a la calle y a las miradas con un portalón corredero de hierro. Un frente de cristal deja entrar la y alinea un jardín de macetas.

De la mano del fotógrafo jiennense Jesús Granada, entro en la casa y el universo de Antonio Calzado. Y salgo con la sensación de haber recibido una lección magistral para gestionar el tiempo y la energía. Esta es la casa de un empresario./JESÚS GRANADA

Antonio Calzado es un emprendedor. Un visionario que se atreve a explorar nuevas alternativas y a enfrentarse con las distopías (reales o infundadas) propias de su época. Con 25 años y unos ingresos de mil euros al mes, este joven interiorista andaluz ha diseñado un sistema para vivir y trabajar sin coerciones ni ataduras que axfisien su libertad a medio y largo plazo. El resultado parece una utopía: casa propia, pero sin hipoteca. Trabajo creativo, libre de horarios y de jefes. Y tres grandes viajes al año. En 2.010, por ejemplo, estuvo en Londres, Berlín y Ámsterdam. Para saborear la vida, formarse y proyectarse a nivel profesional, ha invertido la fórmula para la emancipación personal y laboral. En lugar de compartir la casa, comparte su estudio. Y en vez de montar el estudio en casa, ha instalado su casa en su lugar de trabajo. “En estos momentos, mi vida es mi carrera”, esgrime. 

Abocado a  su profesión con la pasión de un aventurero, pero los pies firmemente asentados en el suelo, Calzado ha transformado un local de 45 metros cuadrados en Alcalá de Guadaíra (Sevilla) en un estudio de interiorismo que es oficina y casa. “Es mi carta de presentación", aduce raudo. "Este espacio es la prueba de que puedo diseñar desde un asiento a una vivienda. O todo al mismo tiempo”, alega este versátil creativo. Para acoger sus necesidades vitales, ha ideado para sí mismo un ambiente híbrido.

Cuando entras, es un despacho diáfano y abierto al público, presidido por una gran mesa y coronado por lámparas de acero que lo llenan todo de luz. La oscuridad del suelo de hormigón y los ennegrecidos muros de ladrillos originales han desaparecido tras el yeso, la pintura y la tarima flotante. El acceso a lo privado se logra con un cubo. Es negro por fuera, pero fucsia por dentro. Pero no es una caja. Es un volumen habitable, que alberga un baño, una cocina y un almacén. Arriba, en la cubierta, está la cama. Y tras el cubo, hay dos rincones de descanso: un comedor y un salón de pequeña escala, que se han  iluminado con menos intensidad para construir lo íntimo.

Explorando materiales sencillos y rastreando en mercadillos y outlets, Calzado ha introducido el color, el diseño y unas cuantas piezas singulares por sólo 20.000 euros (obras incluidas). “Prefiero invertir en salir y vivir”, asegura. Por eso, comparte su mesa de trabajo con diferentes profesionales, a fin de pagar el 40% del alquiler del local y vivir experiencias vitales que le ayuden a progresar. Ya lo decía al principio: Antonio Calzado tiene corazón de empresario. Y de visionario.

5

912
5
5

 

Hay macetas y plantas artificiales de Ikea que trepan por las paredes y el techo (sujetas con cinta de doble cara), "para impulsar un jardín vertical en tres dimensiones que verdea el interior sin reclamar cuidados", apunta Calzado. “Funciona como un elemento gráfico que evoca una naturaleza viva”.

5

Un pequeño cubo negro y fucsia esconde una cama, una cocina y un baño. El cubo no está pintado, sino revestido con rollos de vinilo. "Un material impermeable muy económico donde no quedan marcadas las huellas digitales”.

16 15

20

19 Lo que come Antonio para mantenerse en forma





5

 

 ¿Quién es Antonio Calzado? Me considero un diseñador global. Me he especializado en interiorismo pero diseño tanto espacios como muebles o webs. Como diseñador soy un híbrido. Como persona, un “echao pa'lante". Soy, desde siempre, un emprendedor.

¿Desde siempre? Con sólo 15 años, me iba a la Plaza del Museo (donde exponen los artistas y estudiantes de Bellas Artes) para vender las acuarelas de la clase de Bachillerato de arte. Así me compré mi primer ordenador y muchos libros de diseño.

Tienes una bibliografía extensa... Pero ‘low cost’. La  mayoría de libros los adquirí a los 17 años en los saldos que Vips organizaba el segundo domingo de cada mes en Fuencarral (Madrid). Ese día no dormía. Cogía el autobús a la una y media de la madrugada para llegar a Madrid a las 7.00 h de la mañana. Me plantaba en Vips a las 7.30 h (porque abrían a las 8.00 h). Y conseguía 20 volúmenes por sólo 1 o 5 euros cada uno (aunque su precio de mercado era de 45 o 50 euros).

Con 26 años vives por tu cuenta y trabajas en lo que te gusta… Eres un privilegiado. ¿Un privilegiado? Más bien, diría que me siento feliz. Aunque no tengo proyectos a largo plazo, ni se muy bien qué haré los próximos meses, hago lo que me apasiona. Estoy donde he elegido estar. Pero no es fácil... A veces, es duro. Vivo en mi propio estudio, en Neuttro, que es un local de alquiler que comparto por horas para costear su mantenimiento. Mi trabajo es como el de la mayoría de jóvenes de mi generación: buscar trabajo cada día. Y, cuando aparece un proyecto, intentar dar el 1.000 x1.000.

¿Por qué te lanzaste a montar tu propio estudio de diseño hace cinco años? 
Mi sueño era tener mi propia empresa. En estos momentos, mi vida es mi carrera. Cuando dejé el estudio de arquitectura Factor-ia, donde realizaba infografías en 3D, creía que podía vivir de mi profesión porque ya había hecho proyectos de cierta envergadura como el interiorismo de unas oficinas. Pero la realidad es otra. Me está costando...

Me consta que has realizado varios proyectos de interiorismo (desde una tienda de jamones a una gasolinera…). Es verdad, pero con unos presupuestos mínimos para poder optar a esos trabajos con los que implementar mi portafolio o carta de presentación. Más que encargos, son inversiones, como mi propio estudio-vivienda (que aparece en estas páginas)  o el Cubilete, un kiosko-bar de bajo coste que regento las noches estivales. Yo mismo lo diseñé y, con la ayuda de un amigo que es herrero y mi primo que es abogado, lo construí, lo financié y lo gestiono. No sólo me aporta unos ingresos, sino un proyecto y un espacio donde interactuar con la gente y mostrar y comunicar lo que hago y lo que soy: un diseñador. Mi vida, mi pasión, es diseñar. 

¿Cuál es tu estrategia? Construirme el trabajo: generarlo e inventarlo. Suelo dividir el día en tres jornadas: por la mañana, me concentro en lo comercial. Respondo ofertas de trabajo, reinvento mi  web o me doy de alta en los perfiles. Por la tarde, trabajo tanto en proyectos reales como inventados. La cuestión es plasmar y transmitir una idea, diseñar. Y después de cenar, me ocupo de mejorar mi formación. Ahora estoy explorando las posibilidades del Google Analytics.

¿Cómo mantienes esa férrea disciplina cuando el trabajo escasea? Intento percibir y entender la falta de proyectos como una  enseñanza. Una lección valiosa para adquirir nuevas fortalezas con las que afrontar próximos retos. Creo que resisto los envites, porque amo mi oficio. El diseño es mi pasión y mi vida.  

¿Vislumbras tu futuro como diseñador? Miro el mañana con mucho optimismo. Dentro de 10 años me veo viviendo del diseño.  

 22

 Localización: Alcalá de Guadaíra, Sevilla. Superficie: 45 m2. Inversión: 20.000 euros. Personas: 2 (trabajando) 1 (viviendo). Proyecto: Neuttro. FotógrafoJesús Granada

Hay 3 Comentarios

Muy buen trabajo Antonio, llegarás lejos seguro.

Muy chula la casa- estudio. La idea de pegar las macetas en la pared es fantastica. Probaré en hacerlo en mi casa, me ha encantado!

Me encanta el trabajo de Antonio Calzado. Es un luchador. Apuntas muy alto. Animo y no te rindas. y que la sigue la consigue.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

¿En tu casa o en la mía?

Sobre el blog

Abordar la casa y sus aledaños desde el punto de vista de la gente que la inventa, la construye y la disfruta con ideas frescas, desprejuiciadas y transversales. Para ayudar a soñar a la mayoría en su día a día.

Sobre la autora

Ana Martínez Nebot

. Estudié periodismo para conocer a las personas que cambian las cosas. Trabajé en revistas económicas para financiarme la carrera. Impulsada por la pasión me centré en la decoración. Y descubrí que las cosas y las casas cambian a las personas.

Eskup

Archivo

junio 2014

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30            

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal