¿Perderá España también este tren?

Por: | 05 de agosto de 2014

Casi todo el mundo sabe que crear una empresa desde cero no es tarea fácil. No sólo consiste en tener una buena idea con la que impresionar a futuros clientes, sino también escoger el cuándo, el cómo, y con quién llevar a cabo un proyecto con mucha incertidumbre en sus etapas iniciales.

Quizás en otros países, el hecho de tomar riesgos y saltar al vacío por una idea (descabellada o no) sea algo característico de su historia y cultura. Sin embargo, en países como España, la preferencia por la estabilidad y certeza de un negocio (por poco original que este sea), nos ha abocado a un modelo de negocio muchas veces basado en las empresas familiares.

 

Filosofía Emprendedora
La figura del emprendedor y las pequeñas compañías tipo "startup" empiezan a cobrar fuerza dentro del mundo de los negocios.

Desde hace unos años, términos como startup, innovación o emprendimiento se han hecho populares dentro del mundo de los negocios y despiertan cada vez más curiosidad entre propios y extraños. Unas veces por simple cabezonería, otras como respuesta a la grandes y lentas corporaciones multinacionales, los emprendedores (esas personas muchas veces comparables a kamikazes, capaces de estrellarse o subir a los cielos por una idea) se van abriendo camino en el mundo empresarial español, y especialmente dentro del dinámico campo de las nuevas tecnologías. Es curioso que una de las primeras cosas que manifiestan estos emprendedores cuando se les pregunta cómo llegaron a serlo sea :

"Todo lo que aprendí, lo aprendí cuando ya tenía 25 años. Todo esto esta fuera de los planes de estudio universitarios. Yo no habría empezado esta aventura si en el mundo de la universidad me hubieran dado la oportunidad de desarrollar una labor investigadora".

 

Logo
Logo de la empresa valenciana Robotnik

Esto es lo que dice Roberto Guzmán, ingeniero informático y CEO de Robotnik, una de las empresas de robótica españolas con más auge en los últimos años. Desde su centro de operaciones en Valencia y con 22 personas en plantilla, Robotnik se ha especializado en desarrollar vehículos móviles autónomos o AGV (Autonomous Ground Vehicles) como son conocidos por sus siglas en inglés.

 

Robotnik AGVS
El robot AGVS desarrollado por Robotnik ha sido utilizado para desempeñar tareas logísticas dentro de hospitales y centros públicos.

Después de una fase inicial, en la que consiguieron llevar a buen puerto varios proyectos relacionados con robots logísticos para hospitales y centros públicos, la empresa se centró en el desarrollo de lo que hoy es su producto estrella : el Summit XL. Summit XL es un robusto robot móvil que ha sido utilizado en proyectos tan dispares como la limpieza de superficies peligrosas, seguridad en parkings o la inspección y cuidado de viñas en grandes extensiones agrícolas. Esta empresa valenciana puede decir orgullosa que ha cerrado sus balances con beneficios a base de vender decenas de estos robots, tanto a institutos de investigación de medio mundo como organizaciones privadas.

 

Robotnik Summit XL
El robot autónomo Summit XL

Sin embargo, cuando se le pregunta por las previsiones de futuro del sector nacional, Roberto manifiesta un tímido optimismo :

En España hay un buen nivel de grupos de investigación en el campo de la robótica. Hay un montón de estudiantes que están obteniendo información y formación al máximo nivel. No hay duda de que tendremos investigadores de primer calibre. Sin embargo, es muy complicado mantenerlos en el país sin dinero para financiar proyectos interesantes. 

Robotnik justifica las esperanzas que se tienen puestas en el sector de la robótica de servicio, con un número cada vez mayor de clientes y proyectos privados en detrimento de los fondos de carácter europeo (FP6 y FP7), que en muchas ocasiones han sido, son, y parece que seguirán siendo los auténticos salvavidas para este tipo de compañías en su fase inicial.

Roberto comenta al respecto :

Durante los programas marco europeos hemos obtenido financiación y formación de investigadores a la vez que contactos tanto de empresas como universidades que luego han encargado proyectos. 

 

Robotnik con sus más de 12 años de vida, parece ser una de esas compañías que está empezando a disfrutar del sacrificio y duro trabajo hecho en sus fases iniciales, donde ni el dinero, ni el apoyo (fundamentalmente de instituciones públicas) abunda, y dónde una buena idea parece ser el único motivo para seguir tirando hacia adelante.

 

Logo de Erle Robotics
Logo de la startup Erle Robotics

 

Erle Robotics es otro de los claros ejemplos de innovación y futuro dentro de este creciente mundo de la robótica, y especialmente dentro del cada vez más popular campo de los drones. Elegida como una de las 30 empresas de robótica con más futuro. Erle robotics se dedica a construir pequeños drones con fines educacionales que sirven para acercar este tipo de tecnología aparentemente cara y compleja a cualquier persona.

Esta pequeña empresa vasca con 9 personas en nómina, pero con un gran número de colaboradores alrededor del mundo, ha basado su tecnología en proyectos de código abierto (open source), que les ha permitido acceder a plataformas de software y hardware muy avanzadas completamente gratis. Es curioso como los nuevos emprendedores de la era digital valoran la filosofía del código abierto casi como un regalo caído del cielo que sus empresas simplemente, no pueden desaprovechar.

 

 

 

 

El marco regulativo recientemente aprobado por el gobierno sobre este tipo de naves no tripuladas, solo hace que agrandar las posibilidades de Erle Robotics en campos tan dispares como el reconocimiento aéreo, agricultura e incluso educación. Sin embargo, Víctor Mayoral, uno de los fundadores de la compañía, comenta que uno de los escollos más importantes para este tipo de pequeñas empresas sigue siendo la búsqueda de financiación para poder salir adelante :

El panorama nacional está francamente mal. Faltan fondos. Creemos que hace falta un empuje fuerte desde el ámbito privado para concentrar talento y sacar este sector adelante.

 

Statistics
Previsiones sobre el uso de robots de servicio y entretenimiento para los próximos años. Fuente : International Federation of Robotics 

Muy pocos dudan del potencial de tecnologías con tantas posibilidades como drones o robots de servicio. Las previsiones para los años venideros apuntan a un crecimiento del sector de entre el 10% y el 15% en todo el mundo, pudiendo convertir el campo de la robótica y servicios asociados en un auténtico motor de crecimiento para países con ingenieros competentes y bien formados como es el caso de España.

Pequeñas y medianas empresas españolas tales (como Robotnik o Erle Robotics) empiezan a llamar a la puerta de un sector extremadamente competitivo controlado por compañías extranjeras, que en muchas ocasiones no cuentan con mejores ideas, pero sí con mejores infraestructuras y mecanismos de financiación.

Al otro lado del mundo, Japón (un país tradicionalmente asociado a las grandes corporaciones) se está empezando a convertir en uno de los claros ejemplos de este nuevo modelo emprendedor. En el país del sol naciente, pequeñas empresas como PARO Robotics (creadores del robot terapéutico PARO), CYBERDYNE (desarrolladores del exoesqueleto HAL) o VStone no solo han contando con una fuente de financiación estable proveniente de empresas más grandes, sino que además han podido beneficiarse del apoyo, visión y experiencia de sus respectivas universidades e institutos de investigación para poder comercializar las ideas que han surgido dentro de sus propios laboratorios. Esta fórmula de crear pequeñas empresas llamadas "spin-off" (o empresa derivada en inglés) enfatiza la sinergia entre la universidad (donde la idea se ha originado) y la pequeña compañía donde la idea se perfecciona y comercializa.

Es muy posible que la falta de financiación no sea el único problema al que se enfrentan las pequeñas empresas tecnológicas en España. Uno de los responsables detrás de AISOY, una pequeña empresa alicantina dedicada a la robótica personal y conocida por desarrollar el primer robot sociable "Made in Spain" comenta :

Es una pena que en la universidad no nos abran los ojos para lanzarnos a montar ‘proyectos’ relacionados con lo que nos gusta y tengamos que descubrirlo 10 años después de quemarte trabajando en temas que no son tu verdadera pasión.

Es cierto que dentro del ecosistema español, empiezan a surgir iniciativas interesantes para los nuevos emprendedores, el vivero de empresas Plug & Play o el famoso proyecto liderado por Juan Roig "Lanzadera" son algunos ejemplos. Sin embargo, tengo la impresión de que estos proyectos vienen liderados por empresarios, que después de saber lo duro que puede ser ir a contracorriente, han decidido poner su granito de arena y hacer el camino un poco menos cuesta arriba a las siguientes generaciones. Sin embargo, no parecen ser un síntoma de cambio generalizado dentro del pensamiento empresarial español.

No puedo dejar de pensar que a pesar de tener buenos ingenieros para desarrollar y crear ideas, y un creciente número de emprendedores que las puedan llevar cabo, la falta de una fuente de financiación estable no es más que la punta de un problema en el que se asienta nuestra manera de invertir y concebir los negocios, dónde como más claro ejemplo, las universidades e institutos de investigación, que se deberían distinguir por su carácter dinámico, audaz y atrevido no apoyan, ni guían, ni tutelan las ideas comerciales de los estudiantes que han formado durante años.

No dejo de preguntarme :

¿Perderá España también este tren?

 

Mejor pequeño

Por: | 27 de marzo de 2014

¿Alguna vez habéis tenido la sensación de que la persona a la que estabais escuchando en una presentación os estaba contando una película que ya habíais visto?

Tengo que reconocer que a mi me ha pasado varias veces. El último de estos curiosos déjà vu, me sucedió en Corea del Sur, donde atendí a una conferencia sobre robótica e inteligencia artificial. En este evento, uno de los profesores invitados nos empezó a explicar durante su ponencia, los últimos avances que su laboratorio había conseguido en campo de la micro y nano robótica.

 

 

 

Inmediatamente, una película de los 80 (repuesta hasta la saciedad en televisión) llamada "El chip prodigioso" (Innerspace en inglés) vino a mi mente devolviéndome por un momento a mi más tierna infancia. En este film producido por Steven Spielberg, unos investigadores con pocos escrúpulos, miniaturizaban a un piloto de combate dentro de una nave microscópica, que después de varias situaciones cómicas acabaría por error dentro de el cuerpo de un desconocido.

 

 

 

Microrobot
Uno de los micro-robots propuestos por el profesor Nelson (Fuente : IRIS)

 

El profesor Bradley Nelson, una autoridad dentro del terreno de lo pequeño, nos mostró cómo dentro de su laboratorio perteneciente al centro de robótica y sistemas inteligentes (IRIS) en el prestigioso ETHZ de Zúrich, diminutos dispositivos (desde el milímetro hasta el nanómetro) hechos de aleaciones metálicas pueden ser introducidos en seres vivos y ser controlados con gran precisión usando campos magnéticos.

Los campos de fuerza generados por un conjunto de bobinas electro-magnéticas son los responsables de mover de una manera inalámbrica estos pequeños robots. Mediante el uso del magnetismo como método de control, estos pequeños dispositivos pueden llegar a desempeñar tareas importantes dentro del campo de la biomedicina tales como desatascar arterias o administrar medicinas allá donde se necesite, probando que el mundo de la nano y micro robótica puede convertirse en una realidad en los próximos años.

 

Bobinas
Conjunto de Bobinas electro-magnéticas usadas para mover a los pequeños robots (Fuente : IRIS)

 

Mejorar nuestra salud y calidad de vida parece ser el objetivo primordial detrás de todo este tipo de investigaciones. Médicos y cirujanos del mundo entero destacan el gran potencial de esta tecnología para mejorar el tratamiento de algunas dolencias o incluso vislumbrar nuevos métodos para combatir enfermedades sin solución a día de hoy.

Sin duda, uno de los grandes beneficios de poseer herramientas tan pequeñas y precisas dentro del cuerpo es la posibilidad de administrar fármacos en el sitio adecuado y con la dosis necesaria.

En la actualidad, medicinas eficaces ante algunas enfermedades se descartan debido a sus desagradables y molestos efectos secundarios, haciendo inviable su uso. La gran mayoría de investigadores en el campo de la nano y micro robótica esperan que el tratamiento con estos pequeños autómatas, abra la posibilidad de solventar estos problemas. 

Salvador Pané Vidal, uno de los principales investigadores de IRIS comenta :

Este tipo de robots podrían proporcionan una solución interesante a varias enfermedades donde los tratamientos convencionales son inviables o generan demasiados efectos secundarios. Es sabido que aplicar un medicamento 10 veces más cerca del foco de infección, reduce 100 veces la cantidad de medicamento a aplicar.

El tratamiento del cáncer es por supuesto uno de los grandes retos en el horizonte de los científicos en este sector. La combinación de lo que se han llamado "materiales inteligentes" con este tipo de nanotecnología es una de las grandes esperanzas que la micro-ingeniería puede dar a uno de los mayores males de nuestro tiempo.

Salvador Pané Vidal comenta :

Es posible recubrir estos microrobots con geles sensibles al pH. Sabemos que los tejidos cancerígenos tienen un pH menor al del resto del cuerpo, por lo tanto, podríamos diseñar robots con materiales aptos de detectar este tipo de tejidos malignos.

Otro de los ejemplos donde esta tecnología podría marcar la diferencia es en los problemas relacionados con el glóbulo ocular.

 

Microrobot dentro del ojo
Microrobot dentro un embrión de pollo. Uno de los muchos campos de pruebas para los científicos en nano y micro robótica (Fuente : IRIS)

 

En la actualidad, existen muchas lesiones relacionadas con la retina (retinopatías), donde el cirujano no le es fácil intervenir debido a la precisión y las diminutas fuerzas que se requieren al operar. Intervenir quirúrgicamente en este tipo de casos, es a día de hoy una operación de riesgo, sin embargo, podríamos usar la ayuda de estas pequeñas máquinas en un futuro bastante próximo.

En varias pruebas realizadas con animales, los robots son introducidos dentro del glóbulo ocular con una aguja extremadamente fina (0.64 mm en diámetro) que permite insertar estos dispositivos sin ningún tipo de incisión o sutura.

Una vez los robots se sitúan en la zona afectada, los investigadores ordenan la descarga del medicamento que lleva adherido. Estos tests se han llevado a cabo con gran éxito y se prevé que las pruebas con humanos no tarden en ser una realidad.

Otra de las grandes líneas de investigación dentro del campo de la ingeniería diminuta son las cápsulas robotizadas usadas para varios procedimientos como las endoscopias. Los pacientes que se han visto en una de estas situaciones no recuerdan con buenas sensaciones introducirse un tubo de 1 cm de diámetro a través del aparato digestivo, sin importar si empezó por la boca (1.70 m) o por el ano (2.20 m).

 

Capsule
Cápsula endoscópica (Fuente : RRI)

 

Después de unos cuantos años mejorando los primeros diseños aparecidos a principios de los 90, los investigadores en este sector siguen tratando de construir cápsulas más versátiles que no solo puedan monitorear su paso por el cuerpo (usando pequeñas cámaras), sino que al mismo tiempo puedan portar varias "herramientas" para realizar funciones más complejas tales como recoger muestras de tejido para su posterior análisis (biopsia) o pequeñas cirugías. El paso adelante entre el puro diagnóstico y el tratamiento del posible problema es una de las claves detrás de la creciente atención que esta tecnología está atrayendo.

Hernando Efrain León Rodríguez, científico dentro del RRI (Robot Research Initiative), uno de los grupos más activos en este campo nos comenta :

El reto es buscar que el paciente, al ser tratado, tenga el menor número de incisiones posibles. Aprovechar los orificios naturales del cuerpo para poder introducir los aparatos de diagnosis o las curas necesarias ha sido siempre uno de los nuestros mayores objetivos. 

Empresas relacionadas con el mundo de la medicina y las siempre innovadoras farmacéuticas, ya se han interesado por varios de los modelos y patentes que han salido de los laboratorios punteros en el campo de la micro y nano robótica. Sin embargo, no se prevé que realicen acción alguna hasta que las regulaciones gubernamentales para este tipo de dispositivos sean una realidad.

Más allá de las ilimitadas posibilidades que este tipo de tecnología pueda tener para nuestra salud y calidad de vida en el futuro, es interesante cómo el concepto de robot "inteligente" varía según su función y sobretodo su escala. Mientras que en muchos laboratorios tenemos la idea de que un robot es inteligente, porque puede encontrar por si mismo la solución a un problema, a medida que vamos reduciendo el tamaño de los robots, parecen ser los materiales de los que están compuestos estos pequeños dispositivos, los que verdaderamente les dan la capacidad de actuar en varios escenarios de una manera inteligente.

¿Vosotros que pensáis? ¿Veis esta tecnología viable en los próximos años?

El que me cuida es un robot

Por: | 14 de febrero de 2014

Todos hemos pensado aunque solo sea una vez en la vida ¿Qué ocurrirá con nosotros cuando nos hagamos mayores?, ¿Qué sucedería si ya no pudiéramos valernos por nosotros mismos? o incluso, ¿Qué pasaría si nos diagnosticaran una enfermedad grave?. La gran mayoría de las personas en estas circunstancias, se debaten entre ser una carga para sus familiares, o terminar sus días en instituciones con fama de solitarias y tristes. Es lógico pensar que si nos viéramos en esa coyuntura, nos gustaría prolongar la estancia en nuestro hogar el mayor tiempo posible, manteniendo nuestra independencia y autonomía, a la vez que preservamos los hábitos que hemos adquirido a lo largo de los años.

Es curioso pensar que el mundo de las nuevas tecnologías tan impersonal y distante en ocasiones, pueda darnos una respuesta para uno de los grandes problemas que nos plantea el siglo XXI.

¿Aceptaríamos ser cuidados por un robot cuando ya no nos valgamos por nosotros mismos?

 

Poster de la película Robot & Frank
Poster de la película Robot & Frank (Un amigo para Frank). En la película Frank (Frank Langella) acaba encontrando un amigo y un compañero de fechorías en su robot cuidador.

Es posible que la respuesta de muchos a día de hoy sea un no rotundo. Sin embargo, después de ver películas como Robot & Frank (Un amigo para Frank, como fue titulada en España), nos sea más fácil pensar en un futuro en el que los robots no solo sean máquinas repetitivas e impersonales, sino compañeros que nos permitan mantener nuestras libertades, rutinas, e incluso hasta nuestros vicios en la última etapa de nuestra vida.

A pesar que de la industria robótica todavía no ha conseguido un dispositivo standard y viable que cumpla con todas las regulaciones necesarias, sí es posible empezar a ver robots propuestos por varios grupos de investigación que cubren ciertas características interesantes para el cuidado tanto de ancianos como de gente con problemas de dependencia.

 

MobiServ es un proyecto de financiación europea, liderado por una centro de investigación holandés especializado en domótica y automatización llamado Stichting Smart Homes. Apoyado a su vez por universidades de varios países, MobiServ ha conseguido desarrollar un robot móvil o compañero robótico (como lo prefieren llamar dentro del proyecto), que es capaz de estimular al usuario a que haga ejercicio, se mantenga comunicado con el mundo exterior, tome su medicación y siga la dieta prescrita por su médico. Tareas esenciales para conservar la salud del usuario y permitirle alargar el tiempo en el que permanece en su propia casa.

 

Algunos tests dentro del proyecto Mobiserv
Algunas de las situaciones donde el robot propuesto por Mobiserv (llamado Kompai) interactúa con varios usuarios.

Aunque este tipo de robots parece ser una solución prometedora para el futuro, en la actualidad, un gran número de personas mayores o con problemas de dependencia, siguen abandonando sus casas para ingresar en residencias y hospitales donde les proporcionen un cuidado más minucioso a sus dolencias.

Expertos en el mundo de la geriatría manifiestan que uno de los mayores focos de estrés a los que se enfrentan los pacientes que tienen que dejar su casa para ingresar en una institución de estas características, es el hecho de no poder llevarse parte de la vida que dejan atrás consigo, entre otras cosas sus mascotas.

Para dar respuesta a este tipo de problemas, y aprovechando los buenos resultados que han tenido los tratamientos con algunos animales domésticos entre los enfermos, científicos japoneses inventaron hace casi una década a PARO.

 

Robot PARO
PARO es un robot con forma de foca.  El robot mide alrededor de 60 cm de longitud y tiene un peso aproximado de 2.7 kg. PARO contiene un potente procesador de 32 bits, una red de sensores en su piel y 10 actuadores distribuidos por todo su cuerpo.

PARO es un robot de aspecto simple, aunque bastante complejo, que imita la forma y comportamiento de una cría de foca, especialmente diseñado para interactuar con pacientes con enfermedades mentales tales como la demencia o el alzheimer. Los creadores de PARO argumentan que es el primer robot terapéutico en el mercado, ya que además de los efectos beneficiosos que produce en los pacientes, ha pasado todas las regulaciones sanitarias y gubernamentales americanas (FDA).

 

 

 

 

 

PARO es capaz de reproducir los buenos resultados de terapias con animales, sin los inconvenientes de mantener mascotas reales dentro de ambientes altamente higiénicos como hospitales y residencias. A su vez, el hecho de que los pacientes y residentes puedan estar trabajando con un robot de estas características, da un respiro a los saturados cuidadores que ven reducida la probabilidad de sufrir una sobrecarga de trabajo o síndrome de agotamiento laboral.

Pero no solo las personas mayores pueden beneficiarse de las ventajas de tener un robot a su lado. Investigadores de varias universidades (entre las que se encuentra la Carlos III de Madrid) han comenzado hace pocos meses otro proyecto bajo financiación de la unión europea llamado MOnarCH (Multi-Robot Cognitive Systems Operating in Hospitals), el cual, intenta llevar a los robots no solo dentro de los hospitales, sino dentro de las plantas de pediatría. El profesor Miguel Ángel Salichs de la Universidad Carlos III comenta :

"Nuestro objetivo es tener un grupo de robots viviendo dentro de la planta de pediatría de un hospital. Cuando hablamos de vivir, nos referimos al hecho de que los robots puedan socializarse con la gente, especialmente con los niños."

La meta de los investigadores detrás del MOnarCH es aumentar la calidad de vida de los niños ingresados en la planta de pediatría del Instituto Portugués de Oncología de Lisboa. Su idea es conseguir desarrollar "relaciones positivas" entre niños y robots mediante la incorporación de estos últimos en la rutina diaria de los pequeños dentro del hospital (ir a la escuela, estar en la zona de juegos, etc...). Una vez estos vínculos se establezcan, los investigadores detrás del proyecto preveén que los niños sean capaces de empatizar con los robots y divertirse con ellos.

 

Robot propuesto para el proyecto MOnarCH
Prototipo robótico propuesto para el proyecto MOnarCH. Además de contar con sensores y actuadores, este robot esta pensando para reproducir emociones a través de una serie de luces LED situadas en su cara e interactuar con los niños a su misma altura.

Los responsables de MOnarCH argumentan que la inclusión de este curioso grupo de robots dentro de la rutina de los niños, puede ser a la vez útil para el personal del hospital, ya que los robots podrían realizar ciertas tareas repetitivas, como llamar a los niños a clase o incluso monitorear sus estados de ánimo a través de la red de cámaras y sensores instalada en el hospital.

El Dr. João Fernando Cardoso Silva Sequeira, coordinador de MOnarCH comenta :

"El comportamiento de los robots estará constantemente actualizado e influenciado por la red de sensores existente en el hospital. Por ejemplo, si un niño esta triste y su cara es detectada por una de las cámaras de video, uno de los robots puede acercarse a él y empezar una conversación"

Varias de las normas éticas que los investigadores han tenido que cumplir de antemano para poder llevar sus robots dentro del hospital, han sido entre otras muchas, comprometerse a desarrollar comportamientos para los robots siempre compresivos y amigables con los niños, a la vez que los robots jamás puedan ser entrometidos o impertinentes con los pequeños.

Es una realidad que con el progresivo envejecimiento de la población, y la disminución en el personal cualificado para cuidar tanto a gente mayor, como gente con problemas de dependencia, se abre un gran negocio para las compañías que quieran invertir en este tipo de tecnología. Lo que ya se ha llamado la e-health (o salud electrónica) puede ser una realidad dentro de pocos años. Vosotros, ¿Qué pensáis?, ¿Aceptaríais que un robot cuidara de vosotros?.

El nacimiento de los robots sostenibles

Por: | 06 de enero de 2014

Dentro de los ambientes académicos y especialmente en el campo de la ingeniería robótica, es ya un clásico, el debate de porque necesitaremos a los robots, y otro tipo de máquinas inteligentes en nuestro futuro más inmediato. Los escépticos de estas tecnologías argumentan (sobretodo en tiempos de crisis), que si desarrollamos máquinas lo suficientemente capaces como para delegarles ciertas tareas, al final, acabarán con todo el trabajo que ahora hacemos las personas de carne y hueso.

Previsión del mercado de la robótica para los próximos años
Previsiones para el mercado de la robótica en el primer mundo

Sin embargo, a pesar de ser una industria en proceso de expansión, y ver como grandes empresas empiezan a posicionarse dentro del sector. Varios de los mayores expertos dentro de campo, vaticinan que el futuro de la industria a corto plazo, no está en crear robots que puedan hacer los mismos trabajos que un ser humano (aunque los hicieran mejor, más eficientemente y en la mitad de tiempo). Sino, desempeñar trabajos o tareas que los seres humanos no podríamos hacer aunque nos lo propusiéramos.

Instituciones públicas y empresas de varios sectores, están prestando especial atención a los interesantes avances en el campo de la robótica submarina, o a los famosos y polémicos U.A.V (también llamados drones). Incluso en los últimos meses se han presentado iniciativas por parte de la EU promoviendo competiciones entre universidades y empresas, con la intención de sondear la utilidad de este tipo de prototipos en zonas accidentadas o catastróficas, donde es extremadamente peligroso para los humanos operar.

Uno de las piedras angulares en las que se fundamenta la idea de enviar robots a zonas peligrosas para los humanos, es la autonomía energética de estos dispositivos. Esto se debe, a que sería extremadamente complicado recuperar uno de estos robots (estropeados o sin batería), de una zona catastrófica o tremendamente lejana.

Actualmente, estamos acostumbrados a ver por los medios de comunicación, los famosos modelos (Curiosity y Opportunity) de la NASA, usar paneles solares para moverse por media galaxia. Sin embargo, este tipo de soluciones energéticas en nuestro planeta están supeditados a bruscos cambios en las condiciones atmosféricas, y son totalmente impredecibles en muchas circunstancias.

Por estas razones un grupo de investigadores del BRL (Bristol Robotics Laboratory) en Inglaterra, llevan aproximadamente 10 años desarrollando una inusual, aunque rompedora tecnología, en el campo de las CCB (Celdas de Combustible Biológicas). Las CCB son pequeñas baterías compuestas por organismos vivos (especialmente bacterias) que pueden alimentarse de desechos, y compuestos orgánicos para generar pequeñas cantidades de electricidad.

 

El Dr. Ioannis Ieropoulos en su laboratorio del BRL
El Dr. Ioannis Ieropoulos en su laboratorio del BRL

El Dr. Ioannis Ieropoulos (Jefe de proyecto en el BRL) comenta :

"Uno de los pocos recursos de los que estamos seguros tendremos un suministro inacabable son los propios desechos humanos. Captando la energía que produce el paso de la orina a través de una cascada de CCBs, hemos conseguido cargar un teléfono móvil. La belleza de esta fuente de energía es que no depende de las impredecibles fuerzas de la naturaleza, tales como el viento o el sol. Estamos reusando los residuos para crear electricidad"

 

Cascada de CCBs conectadas en serie
Cascada de CCBs conectadas en serie

 

Investigadores del BRL creen que el desarrollo de proyectos con tecnología CCB, no sólo se reduce a la generación de energía per se, sino que también puede aportar otros beneficios. El Dr. Ioannis Ieropoulos explica :

"Los proyectos basados en este tipo de tecnología, tienen el potencial de conseguir la generación de energía a través de la orina y otras fuentes de desecho, a la vez que producir un remanente más limpio, que es posible devolverlo al medio ambiente sin costosos procesos de purificación, un ejemplo perfecto para los países en vías de desarrollo."

 

  


Después de desarrollar sus primeras CCB, el grupo del Dr. Ieropoulos se decidió a estudiar su posible viabilidad como fuente de alimentación en robots, iniciando hace 12 años la serie de curiosos robots ECOBOTS.

  • ECOBOT-I

                 ECOBOT-I

Con 22 centímetros de diámetro y 960 gramos de peso, este rudimentario robot, vio la luz alrededor del año 2000, y sirvió como prueba fehaciente de que esta tecnología tenía un gran recorrido por delante. "Alimentándose" sólo de agua con azúcar, las CCB instaladas en el robot eran capaces de mover los motores del ECOBOT I y dirigirlo a una luz cercana. El ECOBOT I cumplió su misión, aunque no era realmente autónomo, ya que al final se acababa envenenado con el propio desecho que generaban los organismos dentro de las CCB.

 

  • ECOBOT-II

                ECOBOT-II

El equipo del Dr. Ieropoulos se dispuso a trabajar rápidamente en el sucesor del ECOBOT I. Una de las primeras modificaciones fue la de incluir CCBs con una variedad mayor de bacterias, consiguiendo que el desecho de una CCB fuera el alimento de la siguiente CCB. Esto significó que el ECOBOT-II tenía una dieta más amplia, y era más eficiente energéticamente. Bajo este principio el ECOBOT II funcionó sin descanso durante 2 semanas usando 8 moscas que acabaron siendo el alimento de las CCBs. 

 

  • ECOBOT-III

                ECOBOT-III

Aunque el ECOBOT-II mostraba características interesantes, era bastante lento y todavía no tenía una manera eficiente de deshacerse de los residuos generados en el proceso de "digestión". En el 2010 apareció el EcoBot-III que fue diseñado para operar en dos modos, el primero para atraer moscas con una luz ultravioleta, y la otra basada en aguas de desecho (como las que se podrían encontrar en el sistema de alcantarillado). Durante siete días, el EcoBot-III operó en un ambiente cerrado sin ningún tipo de mantenimiento o alimentación externa, sólo alimentado por las mismas moscas que iba atrayendo y atrapando.

 

Se espera que en los próximos meses el grupo de investigación del Dr. Ieropoulos haga público la cuarta versión de la serie ECOBOT, con la cual, esperan mejorar tanto la autonomía energética del robot como sus habilidades para adquirir alimento (en principio moscas y aguas de desecho) de una manera inteligente.  

En el futuro, se cree que la serie de ECOBOTS puede ser utilizada como robots de seguridad y vigilancia en áreas especialmente peligrosas para los humanos por su clima o sus niveles de polución, y donde se requiera muy poca supervisión humana. En las instalaciones del BRL han sido probados varios ECOBOTS que pueden generar su propia energía usando frutas y verduras en estado de descomposición, moscas, babosas, aguas residuales y orina humana.

Uno de los estudiantes de doctorado involucrados en el proyecto comenta al respecto  :

"En los ambientes urbanos, este tipo de robots podrían recargarse usando la orina disponible en lavabos públicos, mientras que en ambientes rurales, podrían usar el líquido de desecho que que acumula en las granjas"

Los científicos responsables del proyecto sostienen que este tipo de soluciones energéticas tiene mucho potencial, no sólo dentro del mundo de la robótica, sino también para ser instalada dentro de baños domésticos, con el fin de procesar orina y otros desechos, y generar suficiente energía para alimentar luces, maquinillas de afeitar o incluso teléfonos móviles.

La fundación Bill y Melinda Gates, y su fondo dedicado a la investigación medioambiental y salud pública, han concedido recientemente una importante beca de investigación a este proyecto, destacando sus futuros beneficios dentro del campo de las energías renovables, y la posibilidad de empezar a aplicar esta tecnología en los países en vías de desarrollo. 

¿Nos encontramos ante el auge de una nueva fuente de energía? ¿Vosotros qué pensáis?

¿Google al rescate? : El verdadero valor de Boston Dynamics

Por: | 26 de diciembre de 2013

La semana pasada se anunció la compra de 8 startups relacionadas con el mundo de la robótica por parte del gigante de la tecnología Google. Quizás, la más mediática de estas pequeñas compañías, y la que ha despertado más interés, es la popular (especialmente en Youtube) Boston Dynamics.

Boston Dynamics nació en 1992 como una spin-off (proyecto nacido en un laboratorio universitario pero con clara orientación comercial) del prestigioso MIT. Fundada por el Profesor Marc Raibert dentro del Leg Lab (laboratorio especializado en locomoción con piernas robóticas), pronto captaron la atención de la controvertida agencia para la investigación del ejército de los Estados Unidos (DARPA).

DARPA es uno de los grandes motores de la investigación (no sólo dentro del campo de la robótica) en los Estados Unidos, financiando cada año alrededor de 150 proyectos científicos con un montante final de 2800 millones de dólares. Bajo el dinero de DARPA, Boston Dynamics empezó a aplicar todos los conocimientos adquiridos en el MIT, en la creación de varios prototipos con una interesante nueva tecnología, que permitía a sus robots correr y caminar de una manera bastante estable usando piernas robóticas.

Estos primeros proyectos se revelaron especialmente interesantes para el soporte de las tropas americanas, que en ese momento, combatían en Irak y Afganistán. Era habitual que los comandos americanos se internarán por varios días en el desierto, y en zonas inhóspitas, teniendo que cargar con sus propias provisiones, lo que limitaba considerablemente sus movimientos. Modelos como el primigenio BigDog, estaban destinados a ser la solución perfecta para el apoyo de estos soldados.

 

Después de unos años, y varias inyecciones de dinero por parte de DARPA, Boston Dynamics pareció dar con la clave para diseñar robots cada vez más avanzados, decidiéndose a dar el salto con modelos humanoides, que no sólo estaban dedicados a apoyar a las tropas, sino ser una herramienta para poder probar, desde nuevo armamento, hasta nuevas técnicas de combate. Este es el momento en el que apareció lo más parecido a Terminator que el mundo de la robótica ha visto desde que Schwarzenegger encarnó al mítico robot del futuro.

 

 

A pesar de que Boston Dynamics lleva varios años impresionando a la comunidad científica con sus avanzados modelos, la empresa de Massachusetts ha sido incapaz de proporcionar (en más de 21 años de existencia) ningún modelo listo para el combate o simplemente sacar su tecnología más allá de sus laboratorios. Según varios expertos, el verdadero valor de Boston Dynamics está en la colección de importantes patentes que ha conseguido (6 concesiones en los últimos tres lustros) durante los años de dura investigación financiada por DARPA. Esto es lo que Google realmente ha comprado.

Es curioso (y bastante poco transparente) como un compañía privada, como Google, ha podido pagar una cantidad considerable, por el conjunto de patentes que una startup como Boston Dynamics ha conseguido a través del dinero público de DARPA.

Comparativa entre la masa y el coste energético para varios dispositivos
Modelos robóticos como ASIMO o BigDog emplean una increíble cantidad de energía en su locomoción basada en piernas

Científicos de todo el mundo manifiestan que la verdadera innovación dentro de la tecnología que propone Boston Dynamics, reside en su depurado control en la locomoción de robots que se mueven con piernas. Definitivamente, esta tecnología podría ser un gran avance para crear dispositivos que se muevan por terrenos inestables, y puedan evitar obstáculos de la misma manera que hacemos los humanos. Sin embargo, este tipo de locomoción, aunque versátil, es tremendamente ineficiente en términos energéticos, ya que requiere de grandes dosis de energía para funcionar. Es muy probable, que si diseñáramos un robot con este tipo de locomoción, y fuese alimentado por baterías convencionales, sólo podría funcionar durante unos pocos minutos. Por esta razón, muchos de los prototipos de Boston Dynamics están constantemente conectados a una fuente externa de alimentación por medio de cables.

 

El robot PETMAN caminando por la cinta estática
PETMAN conectado a su cable de alimentación

Aunque la locomoción es una parte importante para el futuro de los robots, no lo es todo, ni mucho menos. Se prevé que los robots del futuro necesiten un sinfín de diferentes funciones (inteligencia artificial, capacidad de interactuar con los humanos, etc...), en las cuales Boston Dynamics no ha conseguido ningún progreso notable. La pregunta que se hacen los expertos ahora es : ¿Para qué usará Google la locomoción más avanzada del momento?

Varios medios de comunicación apuntan a que las perspectivas de Google dentro del mundo de la robótica, no están puestas en el sector servicios, ni en el consumidor final, sino en el sector público. Google podría estar interesado en el creciente interés de las naciones del mundo desarrollado, por tener tecnología de acción y salvamento para posibles desastres y catástrofes.

 

 

Inspirados en el desastre de Fukushima, los gobiernos de los Estados Unidos y la Unión Europea, ya han iniciado competiciones y programas públicos, que les permitan testear y obtener la última tecnología del momento en el campo de la búsqueda y salvamento (Search & Rescue), con la esperanza de que llegue el día en el que no tengan que enviar humanos a zonas peligrosas.

 

 

La semana pasada, Boston Dynamics (ya adquirida por Google) participó activamente en varias pruebas dentro del concurso DARPA Robotics Challenge (DRC) 2013, en dónde, su robot más avanzado, llamado ATLAS (una evolución del anteriormente citado PetMan), fue la plataforma de pruebas perfecta para que estudiantes y profesionales probarán todas sus habilidades en zonas catastróficas simuladas.

¿Estará Google preparando su desembarco en esta nueva carrera tecnológica? ¿Vosotros qué pensáis?

Innovation 25 : ¿Un mundo retro-futurista?

Por: | 16 de diciembre de 2013

Hace unas semanas, una representante del gobierno Japonés vino a nuestro laboratorio para darnos una charla. Por las reverencias, y el lenguaje extremadamente educado que usaban mis superiores al dirigirse a ella, debía ser alguien importante dentro del gobierno. Efectivamente, se trataba de la delegada de estado para ciencia y tecnología.

Durante su presentación de casi hora y media, la representate del gobierno nipón, nos presentó los nuevos programas para incentivar la ingeniería robótica como nuevo motor de la economía Japonesa. Durante la charla remarcó (muchas veces) cuanto dinero y tiempo, había invertido el gobierno en formar nuevos investigadores para la causa. Lo que empezaba a sonar a meeting político, tomó un tono diferente cuando la ponente, no sólo nos transmitió las virtudes de este tipo de proyectos, sino también los acuciantes problemas, a los que la sociedad Japonesa se enfrenta en un futuro no muy lejano, y la ingeniería robótica parece dar una respuesta.

 

PiramidePoblacion
Pirámide de población Japonesa. Desde la pirámide a la cometa

De todos es sabido que la sociedad Japonesa es una de las más envejecidas del mundo. La actual tasa de hijos por mujer casada en Japón es de 1.3 hijos. Un 21% de la actual población 127.8 millones de personas (incluyendo residentes extranjeros) tiene más de 65 años. Con estos datos en la mano el ministerio de sanidad prevé que la población se contraerá a 110 millones en 2035 y a 89 en 2055. Esta dramática caída en los números de población activa, le hace extremadamente difícil a Japón mantener el nivel industrial que le ha llevado a sostener su sociedad del bienestar desde los años de la recuperación (50s y 60s).

Algunas de las claves para esta caída en la natalidad apuntan a la caída en los presupuestos familiares, el alto coste de la educación o las excesivas jornadas de trabajo. Sin embargo, cuando se le preguntan a las mujeres (la clave del asunto) que debería cambiar para que tuvieran más hijos, la gran mayoría responden : "Necesitamos sitios donde sea fácil trabajar, más si cabe para las personas con hijos".

Desde el inicio de los 80, el gobierno Japonés (previsor como pocos) ha intentado paliar el problema trayéndose a los descendientes de Japoneses (nikkei-jin) que se fueron del país en épocas más duras (principios del siglo XX). Aunque, las previsiones eran buenas, estos Japoneses de segunda o tercera generación no han llegado a los 200.000 (menos del 1% de la población). Cuando al gobierno se le ha preguntado si abriría las fronteras a otro tipo de inmigrantes que estuvieran dispuestos a establecerse en Japón, la respuesta ha sido bastante negativa. El anterior primer ministro Koizumi Junichiro manifestó en repetidas ocasiones :

 

KoizumiJunichiro
Koizumi Junichiro dando uno de sus discursos

"Si los trabajadores extranjeros exceden un cierto nivel, estamos condenados a causar un choque demasiado grande. Solamente porque haya una disminución en la fuerza laboral del país no significa que debamos abrir las fronteras a trabajadores extranjeros". Koizumi Junichiro.

Algunos expertos piensan que Japón esta continuando una política de estado (post-segunda guerra mundial) en la se ha preferido la automatización a la inmigración.

Esta preferencia de la automatización sobre la inmigración, nos lleva a una de las razones por la cual Japón cuenta con más de la mitad de los robots industriales y de servicio en el mundo. Varios expertos (mayoritariamente antropólogos) manifiestan que en muchas ocasiones los robots son preferidos sobre los inmigrantes (sobretodo en el servicio doméstico), ya que los robots no tienen diferencias culturales o históricas (debido a guerras pasadas), que les puedan hacer sentir culpables o incómodos.

Debido a todo esto, el gobierno nipón con su primer ministro Abe Shinzo (el que defendió a Tokyo como ciudad olímpica para 2020) a la cabeza, decidió lanzar en Febrero del 2007 un proyecto llamado Innovation 25. Innovation 25 es una de las visionarias ideas para reinventar la sociedad nipona para el 2025, con el ánimo de revertir la caída en la tasa de natalidad y acomodar a la creciente población de la tercera edad. Este proyecto (entre otras propuestas) enfatiza el futuro rol que los robots de servicio tomarán en instituciones tan tradicionales como la familia.

La propuesta de Innovation 25 (que esta disponible online), esboza como debería ser la vida en Japón en un futuro no muy lejano (12 años). Especialmente interesante es la sección del proyecto dónde se describe el día a día de la futura familia Japonesa, caricaturizada en varias viñetas a lo largo del texto, y llamada como inobe (inobeshion es la palabra Japonesa para innovación) family.

Esta familia modelo, costa de una pareja casada, un hijo, una hija, los padres del cabeza de familia, y por supuesto el último en llegar al clan; un robot llamado Inobe-kun (-kun es el sufijo que se le da a los niños jóvenes en Japón).

 

Inobekun-big
El robot inobe-kun

Después de la presentación de todos los miembros de la familia, la ficción nos introduce en su rutina diaria. Empezando a las 6:30 AM cuando los más mayores se levantan, hasta las 23:00 cuando las luces LED de la casa se apagan automáticamente. Yumiko (la mujer de la casa) es la que tiene una relación más cercana con el robot Inobe-kun. En el texto se presenta a Yumiko como una mujer dinámica que trabaja desde casa (hace "teleworking" para una agencia de diseño). La ayuda que el pequeño Inobe-kun le presta, la ha liberado de varias tareas del hogar, lo que le ha permitido trabajar (ganar un sueldo extra para la familia) aunque sea desde casa.

 

Inobeke1-big
La familia Inobe

Cuando Yumiko termina de realizar su jornada laboral (pasadas las 17:00), repasa las tareas diarias del robot:

YUMIKO : ¿Has terminado de limpiar la casa? ¿Hay algún mensaje? 

                ¿Has empezado a preparar el baño?.

INOBE-KUN : Toda la casa esta limpia excepto la oficina de mamá (Yumiko).

INOBE-KUN : El abuelo vendrá a casa sobre las 18:00.

INOBE-KUN : He recibido un mensaje de la abuela diciendo que llegará sobre las                      17:00. 

INOBE-KUN : Estoy pensando en preparar el baño sobre las 18:00, ya que papá

                     llegará sobre las 19:00.

 

Inobeke5-big
El robot inobe-kun sobrecargado de trabajo

La imágenes que acompañan a la propuesta y caricaturizan el proyecto son realmente interesantes. En todas ellas se aprecian los muy marcados roles distinguidos por género (tiene un parecido a la mítica serie de televisión Los Supersónicos).

En estas imágenes, Yumiko, a pesar de ser ayudada por Inobe-kun en algunas tareas domésticas, sigue siendo la primera persona responsable de las tareas del hogar. Inobe-kun más que ser una herramienta útil para toda la familia (ayudando a lo niños o los mayores de la casa) parecer ser una mera extensión del ama de casa.

Innovation 25 ha recibido grandes criticas por parte de la sociedad Japonesa (especialmente por parte de los bloggers), ya que el proyecto no hace mención, ni da respuesta alguna, a como este tipo de robots pueden ser útiles dentro de otro tipo de organizaciones familiares, tales como madres solteras, personas que viven solas (tan abundantes en la sociedad Japonesa), etc... Otras personas críticas con el proyecto, cuestionan qué tipo de valores se están trasmitiendo a las generaciones futuras. Alguno de ellos comentan :

"Parece que estoy leyendo una novela de ficción. ¿Soy la única que no comparte las opiniones del Primer ministro Abe sobre el futuro de Japón?. Si los Japoneses nos hemos empobrecido espiritualmente e intelectualmente, ha sido porque hemos dejado cosas importantes a las máquinas en el nombre de la conveniencia. Hemos perdido la habilidad de aprender del medio ambiente".

Es cierto que el gobierno Japonés está intentando resolver algunos de sus problemas más importantes con la ayuda de las nuevas tecnologías. Innovation 25 eso sólo uno de las ideas que intenta dar respuesta a estos problemas, sobretodo, enfatizando el rol que la ingeniería robótica tendrá en asegurar la estabilidad de la economía Japonesa, y las instituciones sociales (cosa que me parece del todo loable). Sin embargo, me pregunto como investigador, qué tipo de uso se le da a la tecnología que viene de laboratorios como el mio, donde investigadores dedican muchísimo esfuerzo para crear tecnologías innovadoras y punteras, que luego acaban sido usadas para perpetuar modelos de vida bastante anticuados.

Me resulta muy curioso que cada vez que se profundiza en las bases de estos faraónicos proyectos, (26 billones de dólares invertidos en los 18 años que durará el proyecto), se descubre la interesante paradoja Japonesa : invertir en tecnología punta, para seguir manteniendo, y perpetuando, un modelo clásico y conservador de la vida y sus costumbres. Vosotros ... ¿Qué pensáis? 

¿Es Innovation 25 un proyecto retro-futurista?.

Telepresencia: ¿el futuro de las comunicaciones?

Por: | 09 de diciembre de 2013

Es curioso cómo se puede cambiar tan drásticamente de opinión en unos años. Mirar atrás y ver como ha evolucionado tu forma de pensar. Cosas que antes te parecían extremadamente raras y hoy te parecen normales. Quizá, eso es lo que me pasa cuando pego un vistazo al pasado y analizo todo el tiempo que llevo por el país del sol naciente.

Allá por Octubre del 2008 entré a trabajar en un laboratorio de ingeniería robótica en una de las mejores universidades del país. Una vez me hicieron pasar por el protocolo de conocer todas las investigaciones en las que el laboratorio andaba metido (lab tour), empecé a pensar que los investigadores Japoneses (reputados científicos de fama mundial) estaban definitivamente, locos. Profesores con clones robóticos, dispositivos móviles con forma semi-humana (que dan bastante respeto) o robots cabezones que no dejan de gritar a todo el que se acerca. En definitiva, a cada paso que daba, me encontraba con algo más bizarro y extravagante, totalmente diferente a lo que yo acostumbraba llamar ciencia. Sin embargo, a medida que iba conociendo los entresijos de la sociedad Japonesa, me iba dando cuenta que estos extravagantes aparatejos no estaban tan mal pensados.

 

PersonasSolas
Distribución de la población Japonesa que vive sola

En una sociedad tan envejecida como la Japonesa, casos en los que personas mayores (por encima de 65 años) viven solas, y aisladas socialmente, empieza a ser algo más que frecuente.

 

Telefonia
Uso diario de los smartphones en varios países del mundo

A pesar de vivir solas, estas personas no están incomunicadas tecnológicamente, ya que el uso de la teléfonos móviles y gadgets similares es una práctica común entre la gente de más edad en Japón. Tan común, que es cotidiano ver en el tren o en el metro gente mayor usar (con bastante destreza) smartphones, tabletas y otros dispositivos similares.

 

Torii
Torii cercano a un templo en Nikko, prefectura de Tochigi. Uno de los símbolos más característicos del Sintoísmo.

Por otro lado, la religión mayoritaria en Japón (shinto) podría definirse como un conglomerado de creencias en la cual, el concepto de equilibrio predomina por encima de cualquier otra premisa. En el shinto, las fuerzas que equilibran el universo pueden ser tanto cósmicas, como terrenales, y estas últimas pueden estar "imbuidas" en casi en cualquier parte u objecto : árboles, rocas, máquinas, o incluso robots. Aunque la religión y la tecnología, sean disciplinas destinadas a chocar entre si en el mundo occidental, en Japón, esta es una de las claves detrás de su alta aceptación de robots y otras máquinas como parte de nuestro futuro más inmediato.

En los últimos años nos hemos acostumbrado a poner una parte de nuestras vidas on-line. Comentarios sobre qué hacemos, dónde lo hacemos y qué pensamos, son información cotidiana que colgamos casi sin pensarlo en las redes sociales. En contra de todos los pronósticos, investigadores de todo el mundo empiezan a vislumbrar que el siguiente paso dentro de este cambiante mundo de la información, quizá no sea un incremento en la velocidad de conexión, ni un nuevo servicio on-line, sino un cambio en la "interfaz" por la que nos comunicamos. Si hasta el día de hoy, hemos sido capaces de poner un poco de nosotros on-line, y crear perfiles virtuales con todos nuestros datos (imágenes,videos,etc...), ¿Porqué no trasmitir esa información a través de un robot?. Esta es la pregunta que se hacen investigadores como Hiroshi Ishiguro.

 

Ishiguro
Hiroshi Ishiguro con su clon robótico Geminoid HI-1

El profesor Ishiguro cree firmemente que androides (como el que vemos en la foto) ofrecen una interfaz ideal para la comunicación del futuro. Este tipo de robots "hyper-realistas", ofrecen varias mejoras sobre los sistemas tradicionales de comunicación y teleconferencia, ya que no sólo son capaces de proyectar la imagen o voz humana, sino también su presencia física.

 

La idea sobre este tipo de interfaces surgió en el momento en el que Ishiguro-Sensei (como se le llama por estas tierras), necesitó desplazarse entre varias universidades para impartir clases. Molesto por el constante ajetreo, decidió construirse un clon a su imagen y semejanza, el cual pudiera servirle de representante (y así trasmitir su presencia), mientras él estuviera en otra ciudad. El investigador Japonés comenta :

"Los seres humanos estamos preparados biológicamente para interactuar con nuestros semejantes. La presencia humana capta mucha más atención y concentración en el cerebro que cualquier pantalla o monitor. A lo largo de mis años de docencia he impartido muchas conferencias on-line, sin embargo, me parece un sistema totalmente incompleto, ya que no pueden trasmitir la verdadera sensación de estar en un sitio distante". H. Ishiguro

 

Camaras
Cámaras para la detección de movimiento del operador

El profesor Ishiguro consigue teleoperar su clon robótico mediante un complejo sistema de cámaras conectadas a un ordenador. Estas cámaras son capaces de reconocer tanto sus gestos faciales como los movimientos de su cuerpo, para después trasmitirlos a su doble robótico a través de internet. A su vez, la voz del operador es captada por un micrófono y reproducida por una altavoz situado en la boca del androide.

Pero, ¿Qué sucede con toda esa gente que no podría costearse un clon robótico (alrededor de 150.000 EUR) de estas características?, o simplemente no tiene las aptitudes necesarias para poder operarlo. Para este tipo de usuarios el laboratorio del profesor Ishiguro ha lazado al mercado dos modelos extremedamente minimalistas aunque basados en la misma filosofía.

 

Telenoid
Estudiante sosteniendo un Telenoid R1

El Telenoid R1 es un robot teleoperado, que esta destinado a todas esas personas mayores que viven solas y no pueden estar en contacto directo con sus familiares. Este "teléfono" con forma "humana", no tiene brazos, ni piernas, para poder adaptarse a cualquier tipo de persona que desee comunicarse a través de él (mujeres, hombres, jóvenes, ancianos, etc). Algunos de las varias decenas de usuarios que ya disponen de un Telenoid R1 en Japón, remarcan la capacidad del dispositivo de producir conversaciones mucho más reales y próximas que con una simple llamada de teléfono. Aquí podemos ver un video del Telenoid R1 en acción.

 

 

 

Si el presupuesto aún no te llega para comprarte un Telenoid R1 (alrededor de los 20.000 EUR), siempre podrás acceder al más pequeño de esta familia de dispositivos : El Elfoid. Diseñado con el mismo tamaño que un smartphone convencional, ejemplifica el mismo principio que sus hermanos mayores. Aquí os dejo unos cuantos videos donde podréis ver varias conversaciones (en Japonés) donde un niño (a través de este curioso terminal) habla con su madre y su abuelo.

 

 

 

Es posible que mucha gente dude de la utilidad de este tipo de dispositivos. No negaré que la apariencia y forma de estos nuevos terminales es tanto menos que inquietante. Sin embargo, no puedo quitarme la idea de la cabeza, que quizá este tipo de tecnología aunque horripilante, sea el primer paso para estar en dos sitios al mismo tiempo. ¿Y vosotros ...?

¿Creéis que el futuro de las comunicaciones puede pasar por dispositivos como estos?

Entre Replicantes

Sobre el blog

Entre replicantes es un blog de ciencia y tecnología en el que tienen cabida todas aquellas investigaciones, noticias, y curiosidades relacionadas con la tecnología, y especialmente con el mundo de la robótica.

Un espacio abierto a la participación y a la discusión, con información de primera mano desde el país del sol naciente. Todo contado con sencillez, para que veas como podría cambiar tu vida dentro de unos años.

Sobre el autor

Eduardo Castelló Ferrer Geek apasionado por el mundo de la tecnología y especialmente por los asombrosos avances en ingeniería robótica. Después de terminar la carrera en España, se lió la manta a la cabeza en busca de los centros de investigación más punteros de Europa. Para su sorpresa, las circunstancias de la vida le acabaron llevando al lejano Japón, donde cursa estudios en ingeniería robótica dentro del controvertido, a la vez que prestigioso Ishiguro Lab. En este laboratorio se encuentra actualmente realizando su doctorado.

Archivo

agosto 2014

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal