Eros

Sexo para idiotas

Por: | 29 de diciembre de 2011

Da igual si ocupa un lugar de honor, un lugar de cuyo nombre no queremos acordarnos o el lugar que sea, después de trabajar, preparar la cena y acostar a los niños: la curiosidad, la fascinación y la frustración en torno al sexo son una fuente inagotable de preguntas y dilemas que pocas veces nos atrevemos a formular en voz alta, por vergüenza, por falta de costumbre o por no quedar en evidencia, aunque el mero acto de buscar respuestas ya nos hace evolucionar como amantes.

SandySkoglund2
Fotografía de Sandy Skoglund Via: mymodernmet.com

Por más que el sexo sea aún más antiguo que la reunión en torno al fuego primigenio de los ancestros del ser humano, la civilización se encargó de atrincherarlo y ocultarlo en la más estricta intimidad de quienes lo practican, creando leyes, normas sociales, dogmas religiosos, convenciones morales y tabúes, en un deliberado intento por controlar ese acto intrínseco a la especie en el que, por principio, se pierden, como quien dice, los papeles.

Con ese legado de puritanismo a cuestas y perdiendo los papeles porque nos lo pide el cuerpo, generaciones enteras de amantes han asimilado los gajes del oficio aprendiendo los unos de los otros en el intercambio de los cuerpos desnudos y en los escasos lugares donde el sexo habita como una práctica normalizada de la que puede hablarse sin rubor, desde los burdeles y las tabernas hasta las conversaciones de mujeres y las visitas al doctor. 

El conocimiento sexual se adquiere de muchas maneras, y aunque de tarde en tarde nos parezca que ya está todo inventado, afortunadamente nunca se aprende del todo. Por lo general, nos entrenamos con la práctica del combate cuerpo a cuerpo, tanteando en las penumbras de la inocencia o la complicidad compartida, gracias al buen hacer de amantes más experimentados, o atendiendo esa mezcla de morbo y osadía que nos adentra en tierras, camas y escenas desconocidas. 

GerardoVizmanos_01
Fotografía de Gerardo Vizmano Via: itsweb.org

Lo cierto es que es un aprendizaje exigente, que se prolonga con cada nuevo cuerpo y cada nueva cultura que descubrimos, así como con los cambios que experimenta nuestra propia sexualidad con el paso de los años. Ya lo decía en un verso el poeta Antonio Cisneros: “Es difícil hacer el amor, pero se aprende”.

Un lector nos comentaba que, hablando de cambios, le parecía que el sexo daba más bien para poco, puesto que el cambio ocurría en uno mismo o bien en lo que uno era capaz de probar. Y advertía: “No hay que volverse muy loco: acabas con la parienta con la que llevas 15 años dándote un baño de chocolate a la luz de las velas que, en fin, a mi me deja con una sensación deprimente, qué quieren que les diga”. ¡Y es que cuánto daño ha hecho 9 semanas y media

 

Avocado-photo-by-tiberio simone

Fig-photo-by-tiberio simone
Fotografía de Matt Freedman con el chef Tiberio Simone Via: lafigaproject.com

Y aunque comparto con el lector el repelús al choco-baño y demás variantes del messy sex, por mí que se vuelva muy loco quien quiera, siempre que la parienta o el marido lo consientan. 

Una de las grandes enseñanzas de la sexualidad positiva se resume en la expresión inglesa Don’t yuck my yum” cuya traducción al español me trae de cabeza desde hace años, porque “No le hagas asco a mi banquete” me suena más gongorino que carolqueenesco (y perdón por el adjetivo que me acabo de sacar de la chistera: ¡Sugerencias, amigos, sugerencias, que la traducción, como el sexo, es un conocimiento colectivo!).

En esa búsqueda incesante de respuestas, no es de extrañar que, tras la popularización de la World Wide Web dinámica a mediados de los noventa —cuando usábamos módems y aquello se llamaba el Word Wide Wait— “sexo” sea la palabra más buscadas de Internet.

 
Via goodmagazine.com

Además, la invención de tecnologías de la comunicación, desde el e-mail, los chats y la mensajería instantánea hasta las webcam, el video-on-demand y las redes sociales, han cambiado no sólo la manera en la que nos hablamos con nuestros seres queridos y espiamos a nuestros seres deseados, sino también la manera en la que accedemos a contenidos sexuales explícitos, en una jungla habitada por personas anónimas, amateurs o profesionales, con intercambios gratis o de pago, en dinámicas de toda pelambre, desde las consensuadas hasta las abusivas. Y si usted no sabe a qué me refiero, encienda la cámara de su ordenador y entre en chatroulette.

1f720a1647a81e9cc0b456d6ffaa9d99
Fotografía de Chacho Puebla. Grandmother Tips Via: behance.net

Muchas victorias se han ganado desde la abolición de la ley inglesa que castigaba con pena de muerte a los condenados por practicar sexo anal, instaurada durante el reinado de Enrique VIII y vigente hasta bien entrado el siglo XIX. Pero no hace falta sumergirse en la historia de los actos carnales para saber que el sexo ha tardado demasiado tiempo en salir del dormitorio y que su normalización sigue siendo hoy en día una lucha en la primera línea de batalla. 

Prueba de ello es que hace unos días, mientras la Directora Ejecutiva de ONU Mujeres y expresidenta de Chile, Michelle Bachelet, defendía en Paraguay la educación sexual de la infancia y en las aulas, calificando de “esencial” que los jóvenes aprendieran sus primeras nociones de sexualidad "no a través de revistas que puedan comprar en los quioscos (-hay que disculparle el anacronismo-) sino en lugares donde uno está seguro que la información es seria, responsable e integral", en Madrid, la asociación Profesionales por la Ética comenzaba el reparto de 15.000 octavillas contra la educación sexual en las escuelas, aterrorizados ante la perspectiva de que “el próximo curso escolar se vea inundado de talleres, charlas y folletitos de educación sexual además de kits de preservativos" y preguntando a los padres si "se ha presentado un colectivo de activistas homosexuales en su colegio para explicarle a los alumnos que no es lo mismo género que sexo y que uno puede cambiar de identidad sexual varias veces". 

No les vaya a ocurrir lo mismo que a Cher, pobrecitos.

Chercazh99
Via: cherworld.com





Hay 24 Comentarios

Cuando el sexo llega a ser tan descarado, pierde parte de su interés.

Muy buenooooo!!!!!!!!!!!!

¿Y que colabore también en BlogEros un/a Sexólogo/a?

La gran idea, se están forrando. Una buena idea vale mucho. Mirad la nueva versión: Chatroulette 2.0.

Me parece un buen post. Muy interesante y aleccionador. Me gustaría que escribieras algo de este estilo pero centrándote en los juguetes sexuales masculinos. No hay mucha información, curiosidades, sobre estos mismos. Yo por ejemplo me he comprado un Fleshlight y creo que he acertado, pero en ningún sitio leí ningún post que me recomendara nada.Me lancé a la piscina y parece que acerté. Viva mi Fleshlight!!!jejejeje

Es entretenido, pero no cambiaré mis prácticas.

¿De qué va este artículo? que alguien me lo explique porfa...

Sugerido por mi traductor simultáneo:

“Don’t yuck my yum” "No hagas puag a mi !guau!" o tambien "No hagas aggg a mi uffff"

Totalmente de acuerdo. Infima calidad para tener link de la web del Pais. Con la palabra sexo hemos clicado para leer algo interesante y cultural con la consecuente decepción al ver un artículo tan disperso. Con un tema tan jugoso y fácil, qué pocas ideas...

Este blog es de lo más absurdo: primero captan tu atención con el título del artículo y cuando lo lees, te percatas de que carece de contenido y añade aún más confusión... Ya me ha pasado con 4 o 5 artículos. No me volverá a pasar...

A mi gusto un artículo largo, confuso y anodino, como un vieje reiterado en un tren de cercanías. En estos temas de sexo, no puedes ser doctoral. hay que ir al tema, describirlo y se terminó.
www.odiaconmigo.blogspot.com

una apunte nada mas,
alguien sabe el dano que esta haciendo las nuevas tecnologias a las nuevas y no tan nuevas generaciones? lo de dar informacion esta muy bien, pero el como y de que manera es muy muy importante...el sexo como se accede en estos dias es por internet y creo que es una version parcial machista y muy muy denigrante hacia las mujeres...tanta informacion en este caso no sirve de nada, no le parece editor?
seria un buen tema para un blog digo yo...o por lo menos mucho mas actual y demas importancia que los posts anteriores.
un saludo

No hagas ascos

Don't yuck my yum es una expresión que se utiliza en el contexto familiar para referirse a hacer ascos a la comida, siendo yum algo supuestamente delicioso aunque a menudo dicho con cierta ironía. Gastronomía y sexo van con frecuencia entrelazados, placeres de los cinco sentidos, aunque en general comer no necesita de la participación de los genitales y no suele llevar al orgasmo. En fin, por extensión y analogía, la frase se puede traducir en este contexto como "no le hagas ascos a mis encantos", siendo los encantos cualquier cosa que nos ponga o como dicen los británicos turn us on.

En esta como en todas las cosas: vamos de un extremo a otro...el ser humano es extremista hasta la saciedad...y estiramos el chicle de lo que toca hasta que no queda pasta.

Sin duda es interesante descubrir que se pueden hacer cosas nuevas con lo que hay y ponemos entre las piernas
http://bicicleta-electrica.blogspot.com/

Tatiana, teniendo en cuenta que "yummy" se puede traducir como delicioso quizá encajaría la expresión "No hagas asco a mis delicias"... aunqe tampoco suena muy actual.

Muchas gracias peletero, por esa fantástica descripción de Lord Chesterfield!

Lord Chesterfield, le escribió unas cartas a su hijo, en el lejano siglo XVIII, procurando aleccionarle y alertarle sobre las cosas y los peligros de la vida. Es mundialmente conocida su descripción sobre el coito, memorable en su concisión mordaz. En tres cortas frases consigue definir eso que los humanos nos gusta tanto realizar acompañados. Lord Chesterfield dice del acto sexual que: “el placer es momentáneo, el coste exorbitante y la posición ridícula”. Sin duda no dice toda la verdad, pero lo que dice es cierto, aunque lo cierto de lo que dice no cambia nada y casi nada significa pues hombres y mujeres continúan haciendo aquello que más les gusta hacer, que es hacer el ridículo mientras nadie los mira.

Saludos

Y, nuevamente, de qué va este blog? En serio, no es necesario escribir sobre sexo si no se tiene nada que decir. Hay muchas y muy interesantes cosas que contar, aunque para ello hay que documentarse y estar bien informado. De lo contrario sucede lo que veo siempre en este blog: información superficial y sin sentido en un intento "cool" por llevar el sexo a los medios de comunicación. Típico!

A Cher le ocurrió que su hija (en la foto) se cambió de sexo.

¿Y qué coño le ocurrió a Cher? ¿Que se hizo mayor y acabó con el de la foto?

Yo creo que hace unos años, 15 o 20 tuvimos el punto de apogeo en cuanto a libertad sexual. Poco a poco por uno u otros motivos, se va volviendo atrás, haciendo que este se vaya volviendo más y más tabú.

Saludos.
http://sexo-gratis.tumblr.com/

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el blog

Ni enciclopedia ni consultorio sexual al uso. He aquí un rincón erótico festivo dedicado a las relaciones y la atracción entre seres humanos, esa faceta que nos hace la vida más placentera, tierna, amorosa, plena… Un blog coral, con cinco autoras de todo origen y condición, que apuesta por el juego, la provocación, lo sensual y el sexo como acto libre, adulto, compartido, real o ficticio, siempre divertido... Eso sí, si tu mirada no es amplia y tolerante, mejor no te detengas aquí. Coordina Analía Iglesias. No sólo se admiten firmas invitadas, sino que son deseadas.

Sobre las autoras

Anne Cé. Nació en el sur austral (Argentina), en un tiempo beatle y en un país con altísima densidad de psicoanalistas y jugadores de fútbol. Periodista, quizá incluso a su pesar, narra lo que se le ponga delante. Y narra, y narra. Un día descubrió que el simple roce de una clavícula le erizaba la piel y entonces comprendió por qué le gusta tanto abrazar a un hombre.

Esther Porta. Segoviana, fue becaria en el mítico Tentaciones y allí hizo de todo hasta que sus conocimientos de sexo la convirtieron en Beatriz Sanz. Y gracias a ella, publicó artículos semanales de sexo, dos libros y fue reclutada como sexperta guionista del programa de Canal +: 'Sex Pópuli'. Cuando casi se le había olvidado (lo de escribir de sexo...) se mete a bloguera. Y aquí está, con tantas ganas de sexo (del uno y del otro) como siempre...

Venus O'Hara, de Reino Unido, con raíces irlandesas. Modelo fetish, actriz y escritora. Licenciada en Ciencias Políticas y Francés, reside en Barcelona, ha sido columnista sexual en varias revistas, tiene su propio blog de fetichismo y es creadora de 'No sabes con quien duermes', un confesionario para personas que llevan una doble vida. Publicó su primer libro junto a Erika Lust, 'Deséame como si me odiaras', en 2010.

Tatiana Escobar, de Venezuela (1976), ha escrito ensayos y poesía en español. Traductora y editora, en 2004 abrió en Madrid junto a sus socios la primera boutique erótica de España, La Juguetería Erotic Toys, para no tener que vivir de la literatura. Desde entonces vive del sexo. Y escribe, a veces, para sus amigos.

. Madrileña. Soñó con escribir y pronto descubrió una vía: el periodismo. Pero como tampoco valía narrar sobre cualquier cosa, eligió suerte y remató la faena con un posgrado en Sexología. Ha trabajado en suplementos de salud y medios especializados. Con la práctica ha acabado por darle un toque más sensual a sus letras. Y con ellas sueña en escribir, ahora, un libro.

Ilustracion
Venus O'Hara, Anne Cé y Silvia C. Carpallo, según 'Mi Petit Madrid'.

Nuevo libro

El orgasmo de mi vida. Si ya no sueñas con príncipes azules, locos por pedirte en matrimonio, ni esperas que aparezca un millonario atormentado pero diestro en amores, con una Visa en una mano y un látigo en la otra, este libro es para ti. Porque El orgasmo de mi vida habla de eso, de mujeres realistas, lúcidas, independientes y eróticamente vivas, capaces de combinar esa cotidianidad que todas conocemos, con sus pasiones más salvajes. Ellas son las protagonistas de los relatos, sin guionistas que les digan lo que tienen que hacer, pero sobre todo, son las compositoras, directoras e intérpretes de los orgasmos más armoniosos de sus vidas.

Lux eróticaLux erótica. "Escribir sobre sexo era la propuesta y me sentí estimulada. Después de tantos años como periodista cultural y con mucha vida hecha en torno a la información y a la actualidad, tenía ganas de ponerle carne a la crónica. Porque nuestra más genuina actualidad como personas pasa por el relato del erotismo. Porque de atracción y de relaciones hablamos todo el tiempo en este tiempo occidental con ciertas libertades individuales garantizadas y rebosante de espíritu lúdico pero también algo desafectado y con nuevos descompromisos adquiridos...". Anne Cé.

Inglés para pervertidosInglés para pervertidos."Se dice que la mejor manera de aprender un idioma es a través del sexo con un extranjero. Pero ¿qué haces si estás en la cama y no sabes qué decirle? Con Inglés para pervertidos puedes aprender todas las palabras y expresiones que siempre has deseado saber, desde lo más elemental al sexo más salvaje. El libro cuenta con ocho capítulos centrados en las partes del cuerpo, la cama, el LGBT, las compras sexis, el lado oscuro, el porno, el chat y la salud sexual. Cada capítulo contiene vocabulario, gramática y unos ejercicios muy originales que no encontrarás en ningún otro libro. Aprende todo lo que tu "English teacher" no se atrevería a enseñarte nunca. Y... si te cansas de estudiar, el libro incluye un montón de fotos mias para distraerte". Venus O'Hara.

TWITTER

Nuestros autores en Twitter

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal