Eros

De osos y oseznos

Por: | 09 de enero de 2012

Autor invitado: Iñaki Lajud Alastrué (terapeuta, Madrid)*

Me estreno en este blog; vaya forma de perder la virginidad, con miles de ojos mirando. De todas las virginidades que he perdido a lo largo de los años, esta es con diferencia la más 'pública'. Y debo agradecer a Joan G. su colaboración en el mismo, ya que la foto que recibió de ELLAS, como cariñosamente denomina a las autoras del blog, me puso (...a reflexionar, no malinterpretéis) sobre el tema que quiero tratar hoy, la ternura de los hombres. Esa imagen del oso de peluche me inspiró.

Ibramovich-pique

Zlatan Ibrahimovic y Gerard Piqué, regalándose carantoñas cuando compartían camiseta del FC Barcelona. La foto, que pasó por ser de un aficionado, fue tomada, al parecer, por el fotógrafo del www.dn.se, Anders Lundqvist. La escena corrió como la polvora por las redes sociales.  

A mí me ha supuesto una auténtica aventura encontrar varones que abiertamente se permitan expresar cariño y sensibilidad, especialmente entre otros varones, pero doy fe de ello: haberlos haylos, como popularmente se dice de las brujas, aunque no creamos del todo en su existencia. ¿Pero por qué me ha costado tanto dar con hombres con la capacidad de reconocer su lado tierno, sin miedo a que se les caigan los genitales al suelo? Y aún así, parece que la mayoría sólo se deciden a confesarlo tras la puerta cerrada de una consulta, donde saben que cada palabra está sujeta a una estricta confidencialidad profesional.

No sé si esta noticia desesperará aún más a las féminas lectoras o por el contrario las animará a seguir buscando una pareja amante de los arrumacos y los achuchones, un 'hombre de verdad' (de esto ya hablaremos en otra ocasión) que además entienda el sexo como un conjunto de caricias, masajes, rasguños, olores, roces suaves por todo el cuerpo, relegando los órganos sexuales genitales a un segundo plano en vez de darle el papel protagonista; como si todo aquel punto del cuerpo humano donde haya piel fuera en sí mismo un órgano sexual. Porque de hecho, lo es.

O puede serlo, si permitimos que así sea. La mayoría de nosotros nos centramos tanto en sentir placer en un área entre las piernas de aproximadamente 15cm² que parece que el resto del cuerpo simplemente, no cuenta. Pero yo opino diferente. Tal y como yo lo veo, el placer es igual de válido venga de un pie, una lengua, una pluma, una mirada, o mi imaginación. Todos los placeres menos intensos por alrededor del cuerpo van sumando y sumando a la relación sexual para que si luego llego a introducir mis 15cm² (aproximadamente) en el juego de las caricias, las sensaciones serán muchísimo más intensas.

Es curioso que en la cama con una mujer despreciemos el contacto de ciertos gestos por "no ser sexuales", y sin embargo no nos atrevamos a tocar a nuestros congéneres masculinos, si no es con unas fuertes palmadas en la espalda. Evitamos acariciarles, besarles, hundirnos en un profundo abrazo con ellos, no vaya a ser que... se interprete como un contacto sexual. A los futbolistas los llaman maricones (con qué facilidad machacamos a Guti, Ibrahimovic, Piqué, Guardiola), y el resto de nosotros oímos desde el colegio calificativos como nenaza, debilucho, y sus derivados. Ese fantasma de la homosexualidad que acecha...

Tal vez en la intimidad, a los hombres no nos importe admitir a una pareja estable o a un psicólogo que lloramos de emoción, que nos gustan las sesiones de caricias suaves en la piel o que disfrutamos simplemente con que nos abracen y sujeten contra su cuerpo, pero muy pocos de nosotros queremos que cara a los demás nos caractericen como tiernos, monos, o cariñosos. No es para lo que nos han educado. Hemos crecido con modelos de referencia masculina como Los Caballeros del Zodiaco, He-Man, o Sylvester Stallone.


 

Han sido nuestros héroes, les hemos admirado y hemos imaginado ser ellos en incontables ocasiones. Hemos jugado con muñecos G.I.Joe mucho más que con otros más delicados, y sin quererlo nos han enseñado a olvidar esa parte mimosa de nosotros mismos con la que nacemos, para así lograr 'rescatar a la princesa', 'salvar el universo' y convertirnos en los héroes que en nuestra fantasía aspiramos a ser. Aprendemos por imitación, pensemos en qué nos transmite la mirada de Sandokán, o los adjetivos que asociamos con el personaje de la Marvel, Conan el Bárbaro. No creo que uno de ellos sea la ternura. Nos hacemos los fuertes, rudos y valientes guerreros frente a nuestros amigos, padres, compañeros, pero no tenemos por que mantener esa armadura incluso frente nuestros amantes.

 Sandokan-and-the-lady


A veces usamos tanto una función que se convierte en una máscara difícil que quitar, porque nos acostumbramos a ella de tal manera que si no la tenemos puesta nos sentimos inseguros, vulnerables, débiles. Lo que frecuentemente nos cuesta entender es que una cosa no quita la otra, podemos ser tiernos y valientes, fuertes y cariñosos, sensibles y masculinos. Todo a la vez. Requiere cierta práctica, es verdad, ser conscientes y estar abierto a la experiencia. Muchos de nosotros llevamos toda la vida haciendo lo contrario, pero es posible ser lobo en el trabajo, oso con seres queridos, y tigre en la cama.

   

* Iñaki es psicólogo, terapeuta sexual y de pareja en Madrid (ver datos). Correo: inlajud@gmail.com

Hay 13 Comentarios

Muy buenooooo!!!!!!!!!!!!

Muy buenooooo!!!!!!!!!!!!

Hombre, más que a Conan o a "caracartón" Stallone, la culpa hay que echársela a una tradición social bastante homofóbica y retorcida, que confunde muestras de cariño de hombre a hombre con actividad sexual. Las cosas no cambian en dos días, pero se van moviendo.

La foto de Zlatan y Pique fue sacada por el fotografo de www.dn.se
DN-fotografen Anders Lundqvist que no ningun aficionado

Yo, sinceramente, no busco un osito de peluche. Prefiero un tigre constantemente...

http://plumadepandora.blogspot.com

Cualquiera que haya tenido la experiencia de que una mujer que le atrae le diga que es mono, o que es muy tierno, probablemente comprenderá mejor que el autor de este artículo las razones que nos llevan a evitar prodigarnos en la expresión de nuestros afectos, lo cual no quiere decir que no sea necesario, e incluso imprescindible, ser capaz de hacerlo cuando la situación lo requiere.

No recuerdo al autor pero si la cita: "El hombre debe ocultar su verdadero rostro para poder ser amado"

Peligrosos son los hombres o mujeres que no muestran sus sentimientos. Los van dejando aparcados hasta que estallan.

Esto es indignante, los caballeros del zodiaco pese a ser unos machos camachos a la hora de combatir tenían su corazón y raro era el capítulo en el que no lloraban de emoción o de tristeza por la caída de un compañero o hermano, o por el heroismo o el sacrificio de otro caballero. Míticas fueron las lágrimas de Ikki, Siryu, Shun y el resto cuando Fénix se "hizo bueno", o cuando el caballero del dragón sacrificó su vista por salvar a sus compañeros. Y no hablemos de lo cariñoso que se ponía Andrómeda. Basta ya de hablar sin saber!!!

Una aclaracion, quién se lo tomó mal fue Ibra, Pique no, incluso bromeaba sobre este hecho, lo único que le molestó es que las fotos saliesen el día antes del Madrid-Barça

Si un hombre muestra gestos afectuosos con otros, sé que será buen amante:

Eso pasa en España. Vete a Argentina una temporada y te llamará la atención cómo los pibes están a los besos y cariños y muestras de afecto, sin que por ello quede vulnerada la virilidad. Lo mismo pasa en Marruecos, donde el contacto físico entre hombres no "compromete" su sexualidad ni mucho menos. Aquí tenemos tanta inseguridad que tenemos que dejar en claro permanentemente que no somos gays, incluso exagerando una actitud de super macho que da risa.

Cariño ya sabemos todos lo que es. Eso no tiene sexo ni edad. Lo que no esta al alcance de todos es la bisexualidad.

¿15 cm cuadrados? Eso será la tuya, chaval...

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el blog

Ni enciclopedia ni consultorio sexual al uso. He aquí un rincón erótico festivo dedicado a las relaciones y la atracción entre seres humanos, esa faceta que nos hace la vida más placentera, tierna, amorosa, plena… Un blog coral, con cinco autoras de todo origen y condición, que apuesta por el juego, la provocación, lo sensual y el sexo como acto libre, adulto, compartido, real o ficticio, siempre divertido... Eso sí, si tu mirada no es amplia y tolerante, mejor no te detengas aquí. Coordina Analía Iglesias. No sólo se admiten firmas invitadas, sino que son deseadas.

Sobre las autoras

Anne Cé. Nació en el sur austral (Argentina), en un tiempo beatle y en un país con altísima densidad de psicoanalistas y jugadores de fútbol. Periodista, quizá incluso a su pesar, narra lo que se le ponga delante. Y narra, y narra. Un día descubrió que el simple roce de una clavícula le erizaba la piel y entonces comprendió por qué le gusta tanto abrazar a un hombre.

Esther Porta. Segoviana, fue becaria en el mítico Tentaciones y allí hizo de todo hasta que sus conocimientos de sexo la convirtieron en Beatriz Sanz. Y gracias a ella, publicó artículos semanales de sexo, dos libros y fue reclutada como sexperta guionista del programa de Canal +: 'Sex Pópuli'. Cuando casi se le había olvidado (lo de escribir de sexo...) se mete a bloguera. Y aquí está, con tantas ganas de sexo (del uno y del otro) como siempre...

Venus O'Hara, de Reino Unido, con raíces irlandesas. Modelo fetish, actriz y escritora. Licenciada en Ciencias Políticas y Francés, reside en Barcelona, ha sido columnista sexual en varias revistas, tiene su propio blog de fetichismo y es creadora de 'No sabes con quien duermes', un confesionario para personas que llevan una doble vida. Publicó su primer libro junto a Erika Lust, 'Deséame como si me odiaras', en 2010.

Tatiana Escobar, de Venezuela (1976), ha escrito ensayos y poesía en español. Traductora y editora, en 2004 abrió en Madrid junto a sus socios la primera boutique erótica de España, La Juguetería Erotic Toys, para no tener que vivir de la literatura. Desde entonces vive del sexo. Y escribe, a veces, para sus amigos.

. Madrileña. Soñó con escribir y pronto descubrió una vía: el periodismo. Pero como tampoco valía narrar sobre cualquier cosa, eligió suerte y remató la faena con un posgrado en Sexología. Ha trabajado en suplementos de salud y medios especializados. Con la práctica ha acabado por darle un toque más sensual a sus letras. Y con ellas sueña en escribir, ahora, un libro.

Ilustracion
Venus O'Hara, Anne Cé y Silvia C. Carpallo, según 'Mi Petit Madrid'.

Nuevo libro

El orgasmo de mi vida. Si ya no sueñas con príncipes azules, locos por pedirte en matrimonio, ni esperas que aparezca un millonario atormentado pero diestro en amores, con una Visa en una mano y un látigo en la otra, este libro es para ti. Porque El orgasmo de mi vida habla de eso, de mujeres realistas, lúcidas, independientes y eróticamente vivas, capaces de combinar esa cotidianidad que todas conocemos, con sus pasiones más salvajes. Ellas son las protagonistas de los relatos, sin guionistas que les digan lo que tienen que hacer, pero sobre todo, son las compositoras, directoras e intérpretes de los orgasmos más armoniosos de sus vidas.

Lux eróticaLux erótica. "Escribir sobre sexo era la propuesta y me sentí estimulada. Después de tantos años como periodista cultural y con mucha vida hecha en torno a la información y a la actualidad, tenía ganas de ponerle carne a la crónica. Porque nuestra más genuina actualidad como personas pasa por el relato del erotismo. Porque de atracción y de relaciones hablamos todo el tiempo en este tiempo occidental con ciertas libertades individuales garantizadas y rebosante de espíritu lúdico pero también algo desafectado y con nuevos descompromisos adquiridos...". Anne Cé.

Inglés para pervertidosInglés para pervertidos."Se dice que la mejor manera de aprender un idioma es a través del sexo con un extranjero. Pero ¿qué haces si estás en la cama y no sabes qué decirle? Con Inglés para pervertidos puedes aprender todas las palabras y expresiones que siempre has deseado saber, desde lo más elemental al sexo más salvaje. El libro cuenta con ocho capítulos centrados en las partes del cuerpo, la cama, el LGBT, las compras sexis, el lado oscuro, el porno, el chat y la salud sexual. Cada capítulo contiene vocabulario, gramática y unos ejercicios muy originales que no encontrarás en ningún otro libro. Aprende todo lo que tu "English teacher" no se atrevería a enseñarte nunca. Y... si te cansas de estudiar, el libro incluye un montón de fotos mias para distraerte". Venus O'Hara.

TWITTER

Nuestros autores en Twitter

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal