Eros

¿Somos infieles?

Por: | 25 de enero de 2012

Carnero

'El carnero de Dall'. Foto David McMaster, 2005, Alaska Zoo, Anchorage, Alaska, USA. GNU Free Documentation License.

Ya lo dice Sabina: "Cuernos, cuernos, cuernos, siempre tan modernos. Cuernos, cuernos, cuernos, es la solución…". Pues parece ser que para muchos sí: las cifras del popurrí (*) de estudios consultados son verdaderamente llamativas. Oscilan entre los que dicen que el 46% de los hombres y el 49% de las mujeres declara haber puesto los cuernos alguna vez. Y otros donde se rebaja un pelín y se asegura que casi cuatro de cada diez españoles ya han sido o podrían ser infieles (39%). El 17%  lo confiesa abiertamente: lo han sido una vez (8%) o más veces (9%).  

 

Pero claro, se puede pecar también de pensamiento y omisión. Y, aunque no demos el paso, sí parece que fantaseamos con tener relaciones sexuales con todo lo que se mueve.

Un 10% de ellos y un 5% de ellas no han sido infieles aún, pero les gustaría probarlo. Y un 22% reconoce que, aunque no lo ha sido, podría pasarle. Y luego está el tema de ser uno libre como un pájaro pero que tu pareja no lo sea. El clásico liarse con un casado o casada, que de todo hay. Si son relaciones esporádicas… venga, admitimos casado como animal de compañía, pero estar condenado a ser la otra o el otro, parece que no nos gusta. De todos modos, casi la mitad lo ha probado: el 42% de ellos y el 46% de ellas han tenido relaciones con alguien que estaba siendo infiel.

 

Sabina hacía una defensa de los cuernos. No así Antonio Machín que debió acabar con ansiolíticos ya que su corazón loco le hacía querer a dos mujeres a la vez. Otro clásico: una era el amor sagrado, compañera de su vida, esposa y madre a la vez; y la otra pues el amor prohibido y complemento de sus ansias. Pues no, Antonio, no te preocupes, no estás loco: casi la mayoría de españoles (48%) cree que es posible amar a su pareja mientras se le es infiel.

 

Los cuernos no suelen sentar bien. Pero también hay hombres a quienes molesta que su chica sea tan obsequiosa cuando un amigo suyo viene a ver el fútbol o mujeres que llevan muy mal que su cuchi sea el terror de las becarias en el trabajo. Deben ser los menos, porque coquetear en la oficina o en un bar no es considerado un engaño para el 66% de los hombres y el 66% de las mujeres españolas, según una encuesta realizada por el Instituto IPSOS. Más nos fastidian los besos en la boca,aunque sean piquitos: casi siete de cada 10 españoles lo considera semicuernos. Lo que si tenemos claro casi todos es que una vez que se tienen relaciones sexuales son unos cuernos en toda regla. Y da lo mismo que la relación sea una doble vida perfectamente establecida (un 96% lo cree así), a que sea una tonta canita al aire sin amor (92%). Aunque, todo hay que decirlo, la gente ve peor lo del amante fijo. Lo que choca un poco es que sólo el 44% considera que estar enamorado de otra persona es un signo de infidelidad.

 

Donde hay una persona infiel, hay también un cornudo o cornuda no sabemos si apaleado. ¿Nos volvemos locos como Alaska cuando descubrimos la traición? Aquello de estrellar un coche para que todo acabe entre ellos… Pues no. Los hombres son más propensos (60%) a perdonar la infidelidad de su pareja que las mujeres (54%), aunque son estas últimas las que más han admitido haberlo hecho (7% contra 5% de los hombres). Tampoco somos vengativos. Ni revanchistas.

 

Desde que te pillen en la típica situación en la que sólo puedas balbucear “Esto no es lo que parece”, hasta que te humillen pegándotela con tu mejor amigo/a, pasando porque te pongan los cuernos con una persona del mismo sexo que tu pareja, las infidelidades han  para mucho en el cine, la literatura y el arte. Pero… una vez más la realidad supera a la ficción.

 

(*) Los datos usados proceden en su mayoría del Test del Sexo realizado, en su quinta edición, por el portal Sexole (estudiosexual); del Informe Durex; de los informes sobre hábitos de salud sexual entre la población española y el de hábitos sexuales de la población europea, ambos de Pfizer, entre otros.

Hay 32 Comentarios

Pues que somos infieles eso nadie lo puede negar, y menos a estas alturas cuando no se sabe siquiera si un hombre es hombre o una mujer es mujer

He convivido con tres hombres . Con los dos anteriores nos separamos porque les fui infiel y cuando digo infiel quiero decir en el terreno sexual . Con el tercero y actual compañero hemos pactado relaciones abiertas , es decir que podemos tener aventuras sexuales con otros/otras , mirando de evitar relaciones afectivas con terceros/terceras . Yo no creo que se tenga que reprimir un impulso sexual hacia otra persona , lo que implica tener que mimar afectivamente y sexualmente tu pareja . Creo que ser fiel estricto no es natural . En todas lkas culturas y en todas las epocas ha habido cornudos y cornudas . Creo que el sexo es un instinto natural que el racionalismo poco puede controlar

Viendo cine, os habeis dado cuenta que en Francia la infidelidad es casi "natural" (no lo pueden evitar), que el hombre francés es el más cornudo sobre la tierra (mirad cine francés) y que en cambio España es más rollo templaria...más tremendista con el tema?

Para los que quieren tener una aventura y los que pueden www.scapadasamorosas.com

Me encantan las reacciones que tiene la gente ante este tema. Es súper visceral, o se te agria la bilis a pH negativo o se te disparan la lívido de tanto morbo que da hasta hablar del tema. Eso no hace sino confirmar lo radicalmente pasional de la situación, y como amantes de las situaciones extremas, es un tema que no puede dejar de estar presente en nuestras conversaciones de cada día.

¡Un saludo!

"Pero también hay quien tienen perfectamente asumido que su pareja le ponga "los cuernos" como algo inevitable y hasta "necesario" para la buena salud del matrimonio (ya saben el dicho: "el matrimonio es una carga tan pesada que hacen falta ¡al menos! tres para soportarla"). No piensen sólo en la imagen de la abnegada "esposa-y-madre-de-familia-con-todos-los-hijos-que-Dios-nos-traiga" tradicional, resignada con que su marido sea un putero o tenga "querida", sino también en parejas liberales y abiertas que practican sin complejos el "swinging".
Lo ideal serían que los cuernos fueran "recíprocos" para estar "empatados"

MI RESPUESTA: No contemplo el matrimonio como una pareja de amiguetes que comparten piso y obligaciones de convivencia.

Tampoco considero un matrimonio sano aquel que se aguanta a base de infidelidades, consentidas o no, eso es una bonita justificación típica de hombre.Todo lo contrario, para mí está muy enfermito, y no es una cuestión de mojigatería. Es que tarde o temprano te encoñas/ enamoras de otro/a.

Para mí el matrimonio/pareja es incompatible con Infidelidad. Si me enamoro de otro, o me apetecen otros continuamente, me lo pienso, medito, y llego a la conclusión de que mi matrimonio está muerto: R.I.P.

Para mí, salvo pacto de infidelidad recíproca y aceptada (yo no tragaría) lo coherente y honesto es dar por terminada la convivencia y empezar vida nueva y a tu aire.

No me gusta poner cuernos ni que me los pongan, y como no creo en la fidelidad para toda la vida, SOY MONÓGAMA SUCESIVA.

He dicho :))


Un ejemplo de ausencia de prejuicos / cuernos...es la vida sexual de los bonobos: http://www.youtube.com/watch?v=fR4COtkFUs4

..Y por qué no se declara el 25 de Enero como el día de "los cuernos"? Y ese día todo el mundo que quiera los pone... Más que nada para falsear las estadísticas

Estoy 100% de acuerdo con el primer comentario que se ha escrito sobre este tema. Realmente creo que como seres "razonables" que somos (claro para algunas cosas) es bueno y primordial sentar la base en una relación de los principios que rigen nuestra conducta en pareja; ya que de lo contrario puedes causarle bastante daño emosional a esa persona que en principio cree y confía en tí. Basicamente lo que quiero decir es que en mi opinión: no estoy en contra que una persona quiera tener más de una "pareja" o "relación" a la vez; siempre y cuando la otra parte este al tanto de esto y claro....de acuerdo!

Somos infieles porque somos SERES y sentimos. Sentimos deseo, envidia, atracción, aburrimiento, ansias... y colisionamos continuamente con otros SERES a los que les sucede lo mismo. Y de ahí los intercambios, de emociones, de fluidos, de sensaciones. Somos SERES y sentimos. ¿Alguien desea ser un NO-SER?

Gab y Rgb han dado en el clavo: no hagas lo que no te gusta que te hagan... y si te da igual y a tu pareja no, no estaría de más relantearse la relación.

Creo que hay muchas cosas que se obvian en este artículo, una de ellas es suponer que esos porcentajes muestran pautas repetidas de comportamiento sexual. En mi opinión si una de cada dos personas admite haber sido infiel alguna vez no es un porcentaje demasiado alto, teniendo en cuenta que hoy en día cada persona suele tener más de una pareja en la vida, por lo tanto más del 50% se supone, no ha sido infiel nunca a ninguna de sus parejas y menos de la mitad del 50 aunque lo haya sido, no quiere decir que lo sea con cada una de las parejas que haya tenido. Opino que el ser humano no es infiel ni fiel por naturaleza, me parece una chorrada puesto que incluso en el mundo animal, aunque en pequeña proporción hay parejas que permanecen unidas durante toda la vida como pauta general de su especie. Creo que el ser humano como ser racional y sensible debe creer en el amor libre, y esto no es ni más ni menos que amar tal y como uno quiera siempre y cuando se respete al ser amado. Por tanto si una persona cree en la promiscuidad y está con una que cree en la fidelidad, y le pone los cuernos no deja de ser un cretino porque ocultándole la verdad no le haga daño, lo correcto, lógico y normal sería que ejerciese su concepción del amor con una persona que la compartiese. Para algo somos personas y podemos elegir con quienes nos acostamos, quizás algunas veces sería suficiente pensar en como se sentiría una persona que confía en nosotros si se enterase de lo contrario, y no de lo que podría sucedernos si se enterase. Personalmente no tengo nada en contra de la promiscuidad en la pareja, pero sí de la hipocresía entre los amantes. Me parece que anteponer el deseo sexual a los sentimientos como norma general (si es que se tienen por supuesto que tener pareja no quiere decir que se tengan sentimientos) es relegar al ser humano a un ser semirracional y semisensible.

"Mi fantasia sexual y por la cual pondria los cuernos a mi marido sin pensarlo, seria si un hombre me propusiera montarme y meterme su sable por mi culito."
Pues no deberían faltarte candidatos dispuestos a ayudarte a realizar tu fantasía (varias veces).

Comprobadísimo!El ser humano es infiel por naturaleza. Digan lo que digan, si no es de acción será de pensamiento, pero nuestra imaginación seguirá volando.

Sara, yo podria complacer tu fantasia sexual....que te parece? :-)

Joder con GAB....es un poco bruto para explicarlo pero lleva razon.
Para ser infiel tienes que saber como hacerlo...Y si mi pareja me los pone, que quieres que te diga, prefiero no enterarme, como dice el dicho, "ojos que no ven"

Mi fantasia sexual y por la cual pondria los cuernos a mi marido sin pensarlo, seria si un hombre me propusiera montarme y meterme su sable por mi culito.

Hombre, pues a mi no me gustaria saber que mi mujer estar siendo penetrada por otro hombre, y que su vagina esta llena hasta arriba de su semen. No me gustaria hacer el amor con mi mujer y al penetrarle, sentir toda esa leche forastera, por eso jamas pondria los cuernos a mi mujer.

Para mí eso de la pareja para toda la vida es aberrante y antinatura y procedente de una normas religiosas tendentes a coartar la libertad sexual del individuo.
Lo lógico es que intentemos tener cuantas más relaciones sexuales mejor y con diferentes parejas cuando a cada cual le apetezca.

"No confundamos "infidelidad" con "deslealtad"."
Fidelidad y lealtad son prácticamente sinónimos, es fácil cponfundir ambos términos.
"Le puedes poner los cuernos ... siendo su leal (que no fiel) compañero/a."
En este caso estás demostrando una fidelidad/lealtad admirable, a pesar de no concederle la exclusiva a tu pareja. (Es mi opinión claro).
"El truco es que el/ella NUNCA se entere, para que no sufra."
Hacer algo que podría hacer daño a tu pareja, aunque se lo ocultes para evitarselo, no es muy bonito.

Pues yo soy un antiguo...

Es muy bonito decir "lo importante es la lealtad" pero el estudio lo deja bastante claro: Aunque fantaseemos con ponerlos, o incluso lo hagamos, no nos gusta un pelo que nos los pongan. ¿Donde queda la coherencia?

Comprendiendo los discursos hippies del amor libre y tal...

Un planteamiento de pareja abierta, no me parece sostenible a la larga. ¿Qué sentido tiene "emparejarse" si lo que se quiere es "ser libre"?

la infidelidad deberia ser un juego sexual de la pareja. Seria mas divertido todo.

No confundamos "infidelidad" con "deslealtad". Le puedes poner los cuernos a tu esposo/a con "todo quisqui" durante 50 años de feliz matrimonio y estar a su lado cada día e incluso acompañarle en todo momento y en todas las penurias imaginables, en el dolor, la enfermedad, la vejez y -finalmente- la muerte, siendo su leal (que no fiel) compañero/a. El truco es que el/ella NUNCA se entere, para que no sufra.

Pero también hay quien tienen perfectamente asumido que su pareja le ponga "los cuernos" como algo inevitable y hasta "necesario" para la buena salud del matrimonio (ya saben el dicho: "el matrimonio es una carga tan pesada que hacen falta ¡al menos! tres para soportarla"). No piensen sólo en la imagen de la abnegada "esposa-y-madre-de-familia-con-todos-los-hijos-que-Dios-nos-traiga" tradicional, resignada con que su marido sea un putero o tenga "querida", sino también en parejas liberales y abiertas que practican sin complejos el "swinging".

Lo ideal serían que los cuernos fueran "recíprocos" para estar "empatados" y sin nada que reprocharse, pero a veces ocurre que una parte de la pareja entiende que la otra necesita más sexo del que el/ella puede darle (como cuando uno de ellos está enfermo), o no la clase de sexo que el/ella necesita (por ej., cuando uno de los miembros de la pareja es bisexual).

La infidelidad es una forma arcaica y desfasada de considerar "al otro" como una propiedad tuya, sin derecho a vivir su vida de forma plena e independiente. Alguien que, "de verdad", ame a su pareja nunca debería limitarla en ningún aspecto, ni siquiera con la exclusividad sexual, por mucho que, a priori, "le joda" que se lo haga con otro/a (...¡ya se vengará haciendo lo mismo!).

Por otro lado, nuestro planeta está en peligro, nuestras vidas están amenzadas, vienen teimpos difíciles, y solo podemos enfrentar las dificultades dándonos cuenta de lo que está pasando, dándonos cuenta que nos manipula una oligarquía financiera anti-humana, tomando conciencia de que los medios de comunicación están en manos de esta oligarquía, que periodicos, periodistas, escritores, editoriales, revistas, televisiones, cines, teatros.. están en manos de dicha oligarquía tan enemiga nuestra, y dándonos cuenta que los temas que se nos planetean para que gastemos nuestros cerebros y nuestras energías son temas falsos, sin sentido, creadores de confusión, etc.. Por ello, creo que debemos de cortar por lo sano con los temas que se nos plantaen ahora, y buscar otras alternativas.

¿somos? ?buscamos? ¿existe? "la infidelidad de Paula pfd"

si no eres musulman, ipso facto y ad hoc y por contumacia eres infiel.. :)

yo debo ser muy burro, porque me cuesta poner los cuernos hasta soñando !!!!

La verdad es que la infidelidad está a la orden del día... y no sabría cuál es realmente mi opinión sobre el tema... la he sufrido y la he practicado... y claro, lo que se siente en cada caso es bien distinto...

Mi ideal sería una relación abierta y compartida, como dirían los guiris, swinger, digo ideal porque en la práctica me parece imposible mantener. Ahora bien, si hablamos de cuernos virtuales, esto es, ‘pecado de pensamiento’, me parece lo más normal de mundo, sano y recomendable, y ahí el porcentaje de ‘pecadores’ debería alcanzar el 99 %.
Saludos,

en el test, donde se cojen los datos, el 80% de los encuestados son hombres... no se yo si es muy fiable...

la capacidad para ser un hipocrita es personal e intransferible.yo no juzgo los cuernos o no cuernos, pero me molesta la cobardia y la hipocresia, una es par de la otra.creo en las relaciones consensuadas, y eso implica ke jueguen ambos a los mismo o rompan la baraja. me parece bien ke haya acuerdos en los ke ambos componentes de la pareja disfruten si asi lo desean de libertades sexuales. pero el engaño me parece un pordiosero

Os aconsejo La Noche Temática del pasado sábado día 21 en la 2. En ese documental explican absolutamente TODO en relación al sexo en nuestra especie. Es impresionante. Buscadlo en internet y lo podéis ver en el ordenador, aprenderéis MUCHÍSIMO.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el blog

Ni enciclopedia ni consultorio sexual al uso. He aquí un rincón erótico festivo dedicado a las relaciones y la atracción entre seres humanos, esa faceta que nos hace la vida más placentera, tierna, amorosa, plena… Un blog coral, con cinco autoras de todo origen y condición, que apuesta por el juego, la provocación, lo sensual y el sexo como acto libre, adulto, compartido, real o ficticio, siempre divertido... Eso sí, si tu mirada no es amplia y tolerante, mejor no te detengas aquí. Coordina Analía Iglesias. No sólo se admiten firmas invitadas, sino que son deseadas.

Sobre las autoras

Anne Cé. Nació en el sur austral (Argentina), en un tiempo beatle y en un país con altísima densidad de psicoanalistas y jugadores de fútbol. Periodista, quizá incluso a su pesar, narra lo que se le ponga delante. Y narra, y narra. Un día descubrió que el simple roce de una clavícula le erizaba la piel y entonces comprendió por qué le gusta tanto abrazar a un hombre.

Esther Porta. Segoviana, fue becaria en el mítico Tentaciones y allí hizo de todo hasta que sus conocimientos de sexo la convirtieron en Beatriz Sanz. Y gracias a ella, publicó artículos semanales de sexo, dos libros y fue reclutada como sexperta guionista del programa de Canal +: 'Sex Pópuli'. Cuando casi se le había olvidado (lo de escribir de sexo...) se mete a bloguera. Y aquí está, con tantas ganas de sexo (del uno y del otro) como siempre...

Venus O'Hara, de Reino Unido, con raíces irlandesas. Modelo fetish, actriz y escritora. Licenciada en Ciencias Políticas y Francés, reside en Barcelona, ha sido columnista sexual en varias revistas, tiene su propio blog de fetichismo y es creadora de 'No sabes con quien duermes', un confesionario para personas que llevan una doble vida. Publicó su primer libro junto a Erika Lust, 'Deséame como si me odiaras', en 2010.

Tatiana Escobar, de Venezuela (1976), ha escrito ensayos y poesía en español. Traductora y editora, en 2004 abrió en Madrid junto a sus socios la primera boutique erótica de España, La Juguetería Erotic Toys, para no tener que vivir de la literatura. Desde entonces vive del sexo. Y escribe, a veces, para sus amigos.

. Madrileña. Soñó con escribir y pronto descubrió una vía: el periodismo. Pero como tampoco valía narrar sobre cualquier cosa, eligió suerte y remató la faena con un posgrado en Sexología. Ha trabajado en suplementos de salud y medios especializados. Con la práctica ha acabado por darle un toque más sensual a sus letras. Y con ellas sueña en escribir, ahora, un libro.

Ilustracion
Venus O'Hara, Anne Cé y Silvia C. Carpallo, según 'Mi Petit Madrid'.

Nuevo libro

El orgasmo de mi vida. Si ya no sueñas con príncipes azules, locos por pedirte en matrimonio, ni esperas que aparezca un millonario atormentado pero diestro en amores, con una Visa en una mano y un látigo en la otra, este libro es para ti. Porque El orgasmo de mi vida habla de eso, de mujeres realistas, lúcidas, independientes y eróticamente vivas, capaces de combinar esa cotidianidad que todas conocemos, con sus pasiones más salvajes. Ellas son las protagonistas de los relatos, sin guionistas que les digan lo que tienen que hacer, pero sobre todo, son las compositoras, directoras e intérpretes de los orgasmos más armoniosos de sus vidas.

Lux eróticaLux erótica. "Escribir sobre sexo era la propuesta y me sentí estimulada. Después de tantos años como periodista cultural y con mucha vida hecha en torno a la información y a la actualidad, tenía ganas de ponerle carne a la crónica. Porque nuestra más genuina actualidad como personas pasa por el relato del erotismo. Porque de atracción y de relaciones hablamos todo el tiempo en este tiempo occidental con ciertas libertades individuales garantizadas y rebosante de espíritu lúdico pero también algo desafectado y con nuevos descompromisos adquiridos...". Anne Cé.

Inglés para pervertidosInglés para pervertidos."Se dice que la mejor manera de aprender un idioma es a través del sexo con un extranjero. Pero ¿qué haces si estás en la cama y no sabes qué decirle? Con Inglés para pervertidos puedes aprender todas las palabras y expresiones que siempre has deseado saber, desde lo más elemental al sexo más salvaje. El libro cuenta con ocho capítulos centrados en las partes del cuerpo, la cama, el LGBT, las compras sexis, el lado oscuro, el porno, el chat y la salud sexual. Cada capítulo contiene vocabulario, gramática y unos ejercicios muy originales que no encontrarás en ningún otro libro. Aprende todo lo que tu "English teacher" no se atrevería a enseñarte nunca. Y... si te cansas de estudiar, el libro incluye un montón de fotos mias para distraerte". Venus O'Hara.

TWITTER

Nuestros autores en Twitter

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal