Eros

El orgasmo múltiple y nuestras promiscuidades

Por: | 23 de marzo de 2012

  6a00d8341bfb1653ef016303040edd970d-580wi
Fotografía incluida en el reportaje 'Poesía', del proyecto Enfantsterribles, creado por Carlos Pérez Morales y Cintia Massafra.

Las mujeres buscamos sexo. Lo hacemos antes, durante y después del matrimonio.
Sí, es cierto, nos suele gustar más, mucho más, en un atractivo envoltorio de romanticismo y afecto, pero si no es posible, también nos buscamos atajos.

Así de contundente arranca este post para echar por tierra, de una vez por todas, la idea de algunos hombres acerca de la inapetencia sexual de las mujeres o la noción de que los hombres son promiscuos ‘antropológicos’ y las mujeres, no.

Recuerdo, por caso, que en el reciente espectáculo teatral Terrat Pack, el monólogo de Buenafuente abundaba en bromas sobre el desenfreno masculino frente a la indiferencia femenina, una idea que me pareció francamente obsoleta. Pienso también en el comentario de un lector del blog que, días atrás, escribió: “una vez la mujer (..) ha alcanzado una relación estable con su compañero masculino, su atracción sexual y sus ganas de mantener sexo con su hombre disminuyen significativamente”. Puede que se le pasen las ganas de hacerlo con el marido, querido Hugo, lo que no significa que esa mujer no se erotice fronteras fuera de la cama que comparte con el señor en cuestión. Necesidades y aburrimientos tenemos todos, hombres y mujeres.

Por no hablar de lo demodé que resultó aquella infausta frase del sonriente presidente chileno Sebastián Piñera: "una dama que dice que sí no es una dama".

Por fortuna, a pesar de ciertas gracias de sexismo decimonónico, el deseo femenino ya no está mal visto en Occidente, aunque la palabra promiscuidad en sí provoque aún cierto escozor (dice de ella la RAE que denota “confusión, mezcla” o la “convivencia con personas de distinto sexo”).

 
Olivia Wilde, 'Trece' en House, en una recordada escena lésbica.

De ahí que la industria del entretenimiento de los puritanos Estados Unidos se atreva a presentar a queribles personajes femeninos que despliegan su erotismo sin tapujos, por amor, terapia o pasatiempo.

Y como muestra valgan los ejemplos de protagonistas de series televisivas a las que, en general, no se juzga por su amplitud de mente (ni de piernas): Penny de The Big Bang theory, Laura de En Terapia, La Trece en House, las chicas de Mad Men, sin contar a las cuatro neoyorkinas que desbrozaron la senda, claro.

 

Una de las últimas temporadas de la hilarante The Big Bang Theory termina con Penny (eterno amor y vecina del protagonista) en la cama con Raj, el común amigo indio, luego de reconocer que no debería haberlo dejado con Leonard.

Si hablamos del cine de estos días, no hay que buscar más allá del personaje de la becaria y militante demócrata de Los idus de marzo, la formidable película de George Clooney, sobre la pérdida de la inocencia y de los deseos en el mundo de los ideales políticos. Ella, Molly (Evan Rachel Wood), cumple con ilusiones de veinteañera algunas de sus propias ansias y alivia tensiones ajenas, pero se enreda en un bosque fálico de corbatas caras y cinismo.

 

Entrevista a Evan Rachel Wood, la actriz que en Los idus de marzo interpreta a una becaria bien predispuesta a la política y al sexo. Entre Ryan Gossling y George Clooney.

¿Y si echamos un vistazo a los primeros homínidos, a la historia que se escribió antes que los manuales de prescripciones y castigos (y antes de Hollywood)? Según algunos investigadores, hay varias razones para que la variedad sexual pueda considerarse una herencia “natural” o fruto de la adaptación de la especie a las condiciones de supervivencia.

A partir de la certeza de que durante la larga historia de nuestra evolución la mayoría de los machos buscaron copular con más de una mujer a fin de diseminar sus genes, la antropóloga Helen Fisher sostiene que las hembras también tienen sus razones para variar (de pareja) y que esas razones han dejado marca en nuestro cuerpo.

Su propuesta: “La infidelidad femenina fue probablemente adaptativa en el pasado. Tan adaptativa, en realidad, que dejó su marca en la fisiología femenina. En el momento del orgasmo, los vasos sanguíneos de los genitales masculinos envían la sangre de vuelta a la cavidad del cuerpo, el pene se pone laxo y el acto sexual termina (…) Para la mujer, sin embargo, el placer puede estar en sus inicios. A diferencia de sus compañeros, los genitales femeninos no expelen toda la sangre. Si ella sabe cómo hacerlo, y lo desea, puede alcanzar el clímax una y otra vez”.

Hablamos, por supuesto, del orgasmo múltiple. Fisher comenta que, precisamente, este “alto rendimiento de la hembra humana, en conjunción con datos de otros primates, condujo a la antropóloga Sarah Hrdy a formular la hipótesis novedosa acerca de los comienzos primitivos del adulterio humano femenino”.

Recuperando hábitos de simios hembra que participan en apareamientos no reproductivos con múltiples machos y la única excepción de sus hijos (actividades nada necesarias para concebir) infieren los científicos que el instinto sexual de la hembra chimpancé cumpliría dos “propósitos darwinianos”: aplacar a los machos para que no agredan a los recién nacidos y, a la vez, confundir la paternidad para que cada macho de la comunidad proteja a la criatura.

En palabras de Fisher, en Anatomía del amor: “Hrdy aplica este razonamiento a las mujeres, atribuyendo la gran magnitud de impulso sexual femenino a una táctica evolutiva ancestral –copular con múltiples parejas– para obtener de cada varón la inversión suplementaria de cuidado paternal que impida el infanticidio”.

Otra cosa bien distinta es que las damas, de nuestras tatarabuelas nómadas a nuestras tías contemporáneas, hayan sido discretas a la hora de desear y de “ejecutar”(y todo por no voltear el penúltimo torreón moralista).

Al parecer, cuando unos cuatro millones de años atrás, en África, surgió el apareamiento de a dos para la crianza de los hijos, las hembras “pasaron de la promiscuidad desembozada a las cópulas furtivas, y lograron así el beneficio de mayores recursos y, al tiempo, una mayor variedad de genes” para su prole.

Audaz instinto sexual femenino que la cultura (y las culturas) no han podido taponar y que emerge, cada vez con menos soslayo y prejuicio.

Hay 118 Comentarios

Esto es una muy buena curiosidad estoy satisfecha de ller este post

Muy buenoooo!!!!!!!!!!!!!!!!!!

son solo teorías que plantean las antropologas, el hecho que comunmente el hombre no puede tener otro orgasmo después de eyacular no significa forzosamente que no puede tener multiorgasmos, porque pueden conjugar muchos factores, como el estado físico, el grado de excitabilidad y la ignorancia y cuando el hombre descubre que tanto orgasmo y eyaculación no son mismo esta sentando las bases biológicas para ser multiorgasmico.

cuando te hacen una foto no se sabe donde y como acaba. Estoy de acuerdo con que la piernas son lo mejor del artículo. Firmado:Mano y brazo de la foto

VALE :(

Lo mejor del articulo es la foto de las piernas...

Perdita, para aclarar el asunto y tal como ya te he dicho en mensaje directo, la foto tiene autor/autores, tal como está escrito en el pie, está recogida en dicha página web, también citada y enlazada, como ves, y tiene permiso de reproducción por su parte. Ignoramos si son tus piernas. Podrían ser las de cualquiera. En cualquier caso, la foto es bien hermosa. Y por esa razón la seleccionamos. gracias por estar aquí.

No puedo , con el artículo este , no puedo. ARGH! Y mis piernas ahí ...

Oye , esa foto es de un reportaje que nos hicieron en casa ,hablaba de lo cotidiano ... No me gusta que mis piernas ilustren un artículo sobre sexo. Y menos sin cobrar.

@Go, el día que me encuentre una mujer con "alto apetito sexual y sin pudor a demostrarlo" me llevaré un alegrón!!

Pues algunos terminamos hasta los c******* de intentarlo continuamente. A la m*** con tanta comunicación. Ni tanto ni tan calvo. Odio la relación de poder del sexo. Si le apetece a ella, pues tienes que hacerlo porque si no, lo mismo pasan un par de semanas más hasta que se alinéen Júpiter y Saturno con la luna de Escorpio.

No deja de ser asombroso lo vigentes que pueden llegar a ser algunas ideas obsoletas.

@Peter, no he considerado que la apatía sexual con la pareja habitual sea exclusiva de nosotras,las mujeres,y por supuesto que los hombres también la padecen, creo que más por reacción( a nuestro desinterés) que por acción, pero en cualquier caso, o en ambos casos, para mí, siempre será triste esa pérdida de deseo,el sexo es un vehículo privilegiado de comunicación con otro ser humano.

nosotros disfrutamos mucho ambos de la capacidad multiorgasmica de ella, aunque he de reconocer que a veces tengo que esconderme o poner alguna excusa porque se que ese dia no puedo saciar ese voraz "furor uterino" de ella. Pero es una bendicion que nos obliga a buscar constantemente morbos y situaciones para mantener nuestra vida sexual activa, de no ser por esto, estariamos en el topico del "sabado sabadete".

el problema empezó cuando el hombre empezó a darle al pisto, y la aparición del gatillazo, preguntando a la mujer: te ha gustado cariño, para justificar su impotencia

Aquellos hombres que digan que sus mujeres no tienen apetito sexual es porque se han empeñado en encontrar una de estas características para asegurarse ser el único macho y padre de la prole (si llega a haberla). Estos mismos, cuando topan con una mujer normal con alto apetito sexual y sin pudor a demostrarlo, no saben manejarse y tienden a (como se hiciera en los tiempos de nuestros abuelos) desprestigiarla para no dejar en entredicho su virilidad.
Por desgracia, todavía abundan.

Sobre la evolución en el tiempo del deseo sexual en las parejas humanas, les recomiendo la lectura de:
http://zpm.uke.uni-hamburg.de/WebPdf/sexmotiv.pdf
Sobre la sexualidad femenina, su capacidad orgásmica y implicaciones hormonales es bueno leer: "El Cerebro femenino" de Louann Brizendine, editado por RBA.
En lo personal, manifestar que vivir con una mujer multiorgásmica es una bendición que les aseguro no todos pueden disfrutar.

Hacen en el artículo algunas afirmaciones más que dudosas, por ejemplo: "confundir la paternidad para que cada macho de la comunidad proteja a la criatura" o "atribuyendo la gran magnitud de impulso sexual femenino a una táctica evolutiva ancestral –copular con múltiples parejas– para obtener de cada varón la inversión suplementaria de cuidado paternal que impida el infanticidio” o "Al parecer, cuando unos cuatro millones de años atrás, en África, surgió el apareamiento de a dos para la crianza de los hijos"
No hay tal. El conocimiento de la relación existente entre sexo y procreación, o sea entre coito y embarazo, la asunción consciente por el macho de que su acto implica paternidad, que las crías son suyas, solo ha tenido lugar a niveles relativamente avanzados de la civilización humana (parece ser que aún se han hallado tribus amazónicas que ignoraban este hecho) por tanto no existe entre los primates ni podría existir entre los homínidos.
Sencillamente, en esos estadios de la evolución humana el macho desconoce la relación entre echarle un polvo a una hembra y que esta se quede embarazada, y la hembra tanto de lo mismo (por otra parte, estoy seguro de que muchos machos humanos actuales no demasiado evolucionados continúan en el mismo desconocimiento).
Otra cuestión sería que mecanismos similares a los descritos hubiesen funcionado como selección natural de comportamientos inconscientes adecuados para la supervivencia... que vendría a dar origen a la idea de que el macho consigue sus ojetivos mediante la fuerza y la hembra mediante el sexo.

Me parece más una bazofia que un artículo. Ya puede apoyarse en el National Geographic para sostener su ideario y constructo la autora.

Muchas mujeres, como ahora la Lectora_morbosa, cree que eso solo les pasa a las mujeres, que los hombres no caemos en el hastío de ver a una mujer que antaño pudo levantarnos el ánimo con solo pensar en ella.

Creo que precisamente en esa disociación entre realidad y generalismos nos perdemos todos. Todos. Tanto hombres como mujeres.

Que el bonobo tenga prácticas sexuales para mantener la jerarquía y no sepa disfrutar de la presencia de una persona, de su complicidad y de un respeto mutuo, no dice mucho de las ganas de liberación de la mujer, al menos de las que se ponen a la altura del primate en cuestión.

Sexo, sí. Mucho. Bueno. Intenso. Real. Pajas con cachos de carne para esconder las insatisfacciones del ego, en la carnicería, sea usted hombre o mujer.

Lleno de estereotipo sobre el varón una vez más.
Si es de orgasmos múltiples de lo que quieres hablar porque compararse con una pobre descripción del varón? No entiendo la necesidad de apoyarse en antiguos topicazos sobre "el macho" ignorante.
Creo que la mayor parte de las mujeres desconocen la sexualidad masculina, sus posibilidades. Ni idea. Hablan de una pobre sexualidad vinculada a la eyaculación a la que confunden con el orgasmo. Sí, como lo oyen. No son lo mismo! La excitación en el varón es un mundo y muy pocas mujeres estan dispuestas a aventurarse. El orgasmo y el placer de las mujeres es su derecho, pero no es una obligación del varón.
Creo que un poco más de respeto mutuo, comprensión y generosidad son necesarias para la obtención de orgasmos múltiples en pareja. No. No se trata de abnegados trabajos de uno u otro individuo para satisfacer al otro. Y menos aún ir a la cama con históricas reivindicaciones culpabilizantes hacia el varón.
Hablen primero con sus madres, exploren de donde proviene su ignorancia. Deshagan la cadena que viene de muy lejos, pero no responsabilicen a los varones. Please. Así no hay quien folle ni un poquito!!

La verdad es que si que existe una alta tasa de promiscuidad femenina, pero por regla general suele ser mas oculta a ojos de los demás.
Pero la mentalidad ha cambiado mucho en todo el mundo, ya no se "criminaliza" el sexo, o la apetencia de este en las mujeres y si no, fijense simplemente en actrices porno, no estan mal vistas...

No me he leído los 94 comentarios, pero sí muchos, en fin, me quedo con la impresión de que las mujeres somos mucho más misteriosas para los hombres de lo que yo ya creía.
Y sí, creo que tenemos un potencial sexual,enorme, pero no vamos mendigando pollas,ni nos vale cualquiera,ni a cualquier precio,ni de cualquier manera, y también creo que a la larga la monogamia sexual nos axfisia, nos aburre, y preferimos salir a comprar unos zapatos,en vez de frotarnos con ese hombre que antes tanto nos hacía palpitar.....pero eso no quiere decir que no tengamos " impulsos sexuales", los tenemos, pero no ya con ese hombre en concreto...... es triste sí,mucho, pero es real, quizá ese es el momento de dejar las historias, o plantearlas tal y como son.......pero lo complicamos todo, y muchos deciden seguir,(otros, no) en esa rueda de hastío y apatía por los tiempos de los tiempos....

Gran artículo. Me han gustado los vídeos que acompañan la idea de la promiscuidad.
Creo que tenemos que ir en la senda de la normalización de la mayoría de las conductas sexuales. La promiscuidad entenddida como tener muchos o muchas compañeras sexuales ya no debería ser motivo de alarma como antes. Dejemos los prejuicios y avancemos un poco.

Me encanta vivir los orgasmos multiples de mi mujer y confieso que disfrute intimando con la sexualidad femenina mientras leía "El florista" de Nilza Amaral, un ejemplo de mucho de lo que decís solo que con las justas palabras.

creo que la evolución va en una dirección, hacia adelante y hacia arriba, no se puede argumentar diciendo que puesto que los simios lo hacen los hombres tamibén.

Lo único claro es que ninguna mujer puede evitar pasarse el dia charlando de sexo, escribiendo de sexo o visitando webs de sexo.

Son obsesivas del sexo y, sobre todo, del dinero. Y de ambas cosas juntas que son las que les provocan los verdaderos orgasmos múltiples (orgasmo por el sexo, orgasmo por el dinero).

Para Unoquepasaporaqui... Me da que sí vas a volver. ¿Estás esperando/deseando que alguna tía te de caña? ¿Es eso lo que te pone? Ok, me apunto. Que te f*lle un pez.

Por cierto, vaya mierda de post. Había entrado buscando lo bien que se lo pasó con el peluquero y su ayudante mientras le hacía nosequé, y me encuentro con esto. A este paso ni para hacerse una paja va a valer este blog.

Sí, muy liberada, la mujer busca sexo igual que el hombre. Lamentablemente luego viene la zoología y la manda a cagar. En cualquier caso, melafo.

Mi mayor fantasía sexual, inconfesada hasta ahora, siempre ha sido hacerlo con una catalana, a condició de que se “exprese” en su idioma natural, pero sólo en el momento más extático. Debe ser de lo más morboso. Sin perjuicio del bilingüismo, que en esto son puntos a favor. Lástima… Estoy aburrido de que mi pareja siempre gima en guanche-amazig…zig, zigg..gue, zigueeee….
Fue una simple confesión; ahora me siento mejor. Salud y força …

A mí lo único que me parece mal es que diga que "The Ides of March" es una "formidable película". Mire que me gusta la política, me encanta Clooney, Rachel Wood y Rosling... pero la película es bien simplona. Con todo lo demás, totalmente de acuerdo. Pero a ver si se nota...

Pretenia ser educada… però amb els comentaris que ens regala el Sr. Elhos considero que escriure en català és el més proper que soc capaç de fer per tal de ser-ho.
Fer-nos responsables a les dones catalanes no només de no fer l’amor amb les nostres parelles com si fos un crim (res a veure per cert amb l’article ja que això no demostra en absolut que no tinguem DESIG, mes aviat que la compenetració home-dona no era del tot óptima) si no que a més ens califica de responsables pel que fa a l’alta tassa d’immigració a la decada dels 90, em sembla com a poc insultant, poc documentat i groller.
Les dones reclamem, exigim el dret a dir, a manifestar que SENTIM DESIG i molt!..que hem aprés no tan sols a desenmascarar-nos de la repressió masculina forçada a la que durant segles ens hem vist sotmeses, si no que hem alçat la veu per demanar consideració sexual i que no se’ns fes servir com a diposit seminal pel genere masculí.
Aprofito per agraïr a les “invisibles dones de la cincuentena actual” que ens hagin permés aprendre amb naturalitat a jugar amb el nostre cos soles i en companyia.

Pido disculpas a aquellos que se puedan sentir ofendidos por escribir en catalan...a san google les remito.

http://hembraland.blogspot.com/?zx=7a37af6391b228f3 este es mi blog. Me gusta el de uds, besos y espero q lo revisen

Tengo la extraña sensación de que en este período de la historia uno no consigue dejar sus fantasmas de la vergüenza y el qué dirán a un lado a menos que haya un mono primigenio que justifique sus acciones. Creo que es la única cosa que puede devolver al hombre contemporáneo a su día a día sin temblar de pánico o echar en falta su responsabilidad personal -vestigio prehistórico casi-.

"Ah, qué satisfacción poder follar con un caballo de nuevo sin el peso de mi moral judeocristiana. Gracias Science & Nature por aquellos fantásticos artículos sobre la afinidad sexual entre los Sifrhippus y el Homo Antecessor"

Que cada uno haga lo que le venga en gana, los caminos del follar son inexcrutables. Quien juega, juega, o como diría una amiga: "Lo siento, me follé a otro. Pero mira, la vida es así, yo no la inventé"

Una vez más, la autora del blog primero expone sus prejuicios y luego navega un poco por internet buscando la seudociencia que apoye duchos prejuicios. Qué aburridas resultan las feministas.

Conozco multiorgásmicos impenetentes: El secreto es que disponen de varios penes como no podía ser otra manera, claro. Así cualquiera.

yoismo hembrista en estado puro

Doblepensar en estado puro: el hombre que es infiel es demonizado como "inmaduro", "egoísta", "traidor", o "mentiroso". La mujer que es infiel, a) no tiene la culpa, sino que es una adaptación de la naturaleza, b) si está casada, la culpa es del marido, que ya no le pone, c) es un "audaz instinto sexual" que vence a la malvada ideología patriarcal.

Conceptualmente este artículo es basura.

Sí... "carpe diem"..., eso va para todas y todos...lo mejor de este blog es q contribuye a echar por tierra los tópicos. Recomiendo la lectura de "Antimanual del sexo" (Valerie Tasso) para romper más tópicos.

Tb para todas y todos, pero sobre todo para ellos: "El hombre multi-orgásmico" (Mantak Chia & Douglas Abrams)..sí, sí, nosotros también podemos conseguirlo, con un poco de práctica, claro.

Animo a todas las mujeres a que sigan derribando tópicos sobre su deseo sexual

Lo mejor del artículo sin duda, la foto.
Afortunadamente cada vez hay menos tópicos en la sexualidad.
Totalmente de acuerdo con May.

Sin acritud. La mujer catalana, es con diferencia, la peor de todas. Si a esto le pones en la generación del baby-boom, ya es del todo impresentable.

Durante la década de los 90, y debido al preocupante bajón de la natalidad que esta comunidad autónoma presentaba, absolutamente anómala, (la más baja del mundo por entonces), se realizó una encuesta desde el departamento de Benestar Social de la Generalitat para indagar las causas de dicho comportamiento. Había varias preguntas "trampa" que perseguían identificar cúal era el motivo de tan escasa fecundidad. Una de ellas era si realizaban el acto sexual con protección, a lo que las féminas de áquel entonces respondieron que sólo un 40% utilizaban algún tipo de método anticonceptivo. Otra pregunta trampa era preguntar si tenían pareja estable y si realizaban asiduamente el coito, a lo que respondían que ellas realizaban el acto sexual con sus parejas habituales al menos tres veces por semana, de media.

Curioso. Si por una parte haces el amor de forma habitual con tu chico y por otra no utilizas (tanto como sería deseable) alguna alternativa anticonceptiva, ES IMPOSIBLE NO QUEDARSE EMBARAZADA. Con lo que la bajísima tasa de fecundidad tiene una respuesta bien distinta. NO SE HACIA EL AMOR.

Debido a la gravedad del asunto, y al no mejorar demasiado dicha expectativa tampoco en el resto del Estado, se decidió a partir de mediados de los noventa abrir el grifo a la inmigración extranjera, con la esperanza de aumentar un poco tanto desierto demográfico, con desastrosos resultados desde que se inició la crisis en el 2008.

Esa generación de "super-women", de excelentes profesionales, voluntariosas y ambiciosas...y pésimas amantes, exijentes y amargadas esposas de postín, ya encaran la cincuentena hoy, pero ya eran invisibles desde los treinta. Eso que nos hemos ahorrado las y los demás. Una patética generación entera a olvidar, sin duda.

La verdad es que yo no escribo para opinar sobre sexo.
Pero ha aparecido mi correo ectónico en este espacio
y escribo por si haciendo un comentario lo puedo borrar.

Interesante artículo, aunque no veo nada que no se haya dicho ya. En cualquier caso, "la mujer" es una entidad muy variable en función de los países y las culturas. En mi experiencia, habiendo vivido años en distintos países,en materia sexual y de actitud hacia el sexo opuesto la mujer española es áspera, cicatera y maestra en aparentar una indiferencia absurda (si de verdad tiene tanto interés por el sexo como se dice en el artículo). Nada que ver con la actitud de francesas, británicas, norteamericanas, nórdicas y un largo etc... Francamente, la mujer española sigue mayoritariamente anclada en una percepción vergonzante y reprimida de la sexualidad, como si todavía hubiera pecados o no existieran los anticonceptivos.

Ya .Es quizá el mejor artículo que he leído en mucho tiempo . Yo que he tenido algunas reticencias y hasta algún respeto ( palabrita esta ultima que ya sé que ha caído en la más miserable obsolescencia ) para “tirarle los perros” a cuanta mujer me gusta ( pueden ser muchas en un día ) , hoy acabo de saber que he sido un “pendejo a la vela “ . Pero es que toda mujer quiere . Toda . De aquí en adelante le propondré ( con algo de método de todas maneras ) a mi vecina , a la mujer de mi amigo , a mi profesora de matemáticas ( es casada , pero que importa ..si ya sé que todas quieren ) , en fin , a cualquier mujer que me guste , a la final todas en el fondo están dispuestas ( siempre según la autora del artículo ) a tirarse un polvito furtivo ...... pero con todo respeto ( insisto , tiene sentido esta palabreja ¿? ) porqué no proponerle a la propia autora , después de todo su artículo sí que ha sido , digamos , motivante .........

Que bueno saber que no solo en mi país existen personas que no entienden lo que leen. Por otro lado el orgasmo múltiple entiendo que no es una condición natural solamente, es algo que se puede desarrollar. El problema en la mayoría de los casos no reside en la mujer. En general esta tiene su organismo dispuesto para desarrollar el orgasmo múltiple, pero el problema surge, y dejando el romanticismo a un lado, cuando el hombre, que se estimula mas rápida y fácilmente, se olvida de los tiempos de la mujer, o muchas veces ni siquiera saben que existen estos tiempos. Es una clara muestra de ego: lo mio es lo valido, si no eres como yo lo siento. Buenas noches.
Tuve en algún momento una relación con una mujer divorciada, 20 años de matrimonio, tres hijos, y el día, o tarde, de nuestro primer encuentro sexual me pidió detenerme. Se preocupo por que sintió humedad entre las piernas y creyó que era la menstruación. Le pregunte si era regular y me dijo que si, que la había tenido hace dos semanas; ahí comprendí. NUNCA se había humedecido su vagina durante las relaciones sexuales. No sabia que eso sucedía.
Pero le sucedió, entonces el origen no es el no saberlo. Es que nunca fue estimulado su erotismo ni su sexualidad. El hombre, Camila, de un posteo anterior, se asusta frente a una mujer multiorgasmica por que siente miedo de no poder satisfacerla, y es cierto que a muchos les sucede eso. Pero el problema no es de la mujer, es del hombre que cree que una relación sexual es eyacular. Si los hombres aprendemos a inducir el deseo en la mujer, y por otro lado dejamos el ego de lado y nos ocupamos de convertir su placer en nuestro placer, la relación sexual puede ser muchísimo mas duradera y satisfactoria para ambos. No necesariamente hay que eyacular. Ya lo enseña el Kamasutra, por algo lo habrán escrito, verdad? Escuche decir una vez a una fémina: “una mujer prefiere una carrera bien corrida que llegar a la meta”
Leí una vez una definición de amor: “El amor mas grande es aquel que permite al otro volverse sobre si mismo” Creo que también aplica en la relación sexual.

Biológicamente alguien ha de poner el freno para seleccionar, y las mujeres está claro que son las que lo ponen. No es ni bueno ni malo, simplemente es así.
Las relaciones entre hombres homosexuales son mucho más activas y promiscuas, porque su comportamiento sigue siendo masculino, sintiendo atracción por alguien de comportamiento sexual igual al suyo. Digamos que se entienden a la perfección, al igual que las conversaciones de hombres sobre cómo les gustaría que fuese la respuesta sexual femenina.

Luego está el dichoso orgasmo. Claro que hay las mujeres tienen orgasmos, fácil y rápidamente. Pero su camino al final es mucho más complejo. Por lo cual se podría poner en duda multitud de veces. A un hombre por un simple estímulo físico, se consigue que llegue al orgasmo. La mujer solo sabe ella lo que necesita, y muchas ni eso. Es una prueba simple, pero abran vídeos en internet, y veamos cuantos actores porno llegan al orgasmo, y cuantas actrices, no. ¿Qué problema hay para que no lleguen?

El sexo es una herramienta de la naturaleza para asegurar la reproducción y a la vez las mejores mezclas genéticas. Y la propia naturaleza marca las diferencias para que esto funcione. Después si queréis, lo adoramos.

Aquí, cuando hay que hablar de empleo y economía, escriben cuatro. Pero cuando toca hablar de follar, lo hacen cientos y el que menos sería capaz de escribir un tratado.
El problema reside en que, en la pràctica, la gente tira menos cohetes que un pueblo chico en tiempo de crisis.
Demasiado adorador de Onán por estas páginas, me temo.

Que cada cual viva el sexo como quiera, pero ese afán de compararse con los monos para justificar el descargarse me echa para atrás.
El bonobo, dicen por ahí. Me considero mucho más capaz de jugar con mi pareja, de conocerla, de saber con qué sorprenderla, de hacer uso de la complicidad, de admirarla, de sentirme amado y cuidado y amar y cuidar que lo que puede ser un bonobo.
Todos podemos tener relaciones esporádicas y hacer de ellas nuestra forma de entender las relaciones, pero, al final, nos convertimos en un cacho de carne que echa el mismo polvo una y otra vez, una y otra vez, persiguiendo alzar nuestro ego con las mismas reglas que el tan denostado consumismo.
Disfruten, quienes quieran, de su rutinaria paja con un cacho de carne nuevo, yo voy a abrazar a mi pareja y a mirarla a los ojos mientras la desnudo.

Me da la impresión de que le falta perspectiva a todo este asunto. Como si los árboles no dejaran ver el bosque.
Hubo un tiempo no tan lejano en que este chiste tuvo mucho más sentido de lo que pudiera creerse en estos días:
- Manolo, ¿y que tal la vida de casado?
- Pués muy bien, pero... ¡ese puntito que le daba yo a las pajas!...

Tópicos de televisión.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el blog

Ni enciclopedia ni consultorio sexual al uso. He aquí un rincón erótico festivo dedicado a las relaciones y la atracción entre seres humanos, esa faceta que nos hace la vida más placentera, tierna, amorosa, plena… Un blog coral, con cinco autoras de todo origen y condición, que apuesta por el juego, la provocación, lo sensual y el sexo como acto libre, adulto, compartido, real o ficticio, siempre divertido... Eso sí, si tu mirada no es amplia y tolerante, mejor no te detengas aquí. Coordina Analía Iglesias. No sólo se admiten firmas invitadas, sino que son deseadas.

Sobre las autoras

Anne Cé. Nació en el sur austral (Argentina), en un tiempo beatle y en un país con altísima densidad de psicoanalistas y jugadores de fútbol. Periodista, quizá incluso a su pesar, narra lo que se le ponga delante. Y narra, y narra. Un día descubrió que el simple roce de una clavícula le erizaba la piel y entonces comprendió por qué le gusta tanto abrazar a un hombre.

Esther Porta. Segoviana, fue becaria en el mítico Tentaciones y allí hizo de todo hasta que sus conocimientos de sexo la convirtieron en Beatriz Sanz. Y gracias a ella, publicó artículos semanales de sexo, dos libros y fue reclutada como sexperta guionista del programa de Canal +: 'Sex Pópuli'. Cuando casi se le había olvidado (lo de escribir de sexo...) se mete a bloguera. Y aquí está, con tantas ganas de sexo (del uno y del otro) como siempre...

Venus O'Hara, de Reino Unido, con raíces irlandesas. Modelo fetish, actriz y escritora. Licenciada en Ciencias Políticas y Francés, reside en Barcelona, ha sido columnista sexual en varias revistas, tiene su propio blog de fetichismo y es creadora de 'No sabes con quien duermes', un confesionario para personas que llevan una doble vida. Publicó su primer libro junto a Erika Lust, 'Deséame como si me odiaras', en 2010.

Tatiana Escobar, de Venezuela (1976), ha escrito ensayos y poesía en español. Traductora y editora, en 2004 abrió en Madrid junto a sus socios la primera boutique erótica de España, La Juguetería Erotic Toys, para no tener que vivir de la literatura. Desde entonces vive del sexo. Y escribe, a veces, para sus amigos.

. Madrileña. Soñó con escribir y pronto descubrió una vía: el periodismo. Pero como tampoco valía narrar sobre cualquier cosa, eligió suerte y remató la faena con un posgrado en Sexología. Ha trabajado en suplementos de salud y medios especializados. Con la práctica ha acabado por darle un toque más sensual a sus letras. Y con ellas sueña en escribir, ahora, un libro.

Ilustracion
Venus O'Hara, Anne Cé y Silvia C. Carpallo, según 'Mi Petit Madrid'.

Nuevo libro

El orgasmo de mi vida. Si ya no sueñas con príncipes azules, locos por pedirte en matrimonio, ni esperas que aparezca un millonario atormentado pero diestro en amores, con una Visa en una mano y un látigo en la otra, este libro es para ti. Porque El orgasmo de mi vida habla de eso, de mujeres realistas, lúcidas, independientes y eróticamente vivas, capaces de combinar esa cotidianidad que todas conocemos, con sus pasiones más salvajes. Ellas son las protagonistas de los relatos, sin guionistas que les digan lo que tienen que hacer, pero sobre todo, son las compositoras, directoras e intérpretes de los orgasmos más armoniosos de sus vidas.

Lux eróticaLux erótica. "Escribir sobre sexo era la propuesta y me sentí estimulada. Después de tantos años como periodista cultural y con mucha vida hecha en torno a la información y a la actualidad, tenía ganas de ponerle carne a la crónica. Porque nuestra más genuina actualidad como personas pasa por el relato del erotismo. Porque de atracción y de relaciones hablamos todo el tiempo en este tiempo occidental con ciertas libertades individuales garantizadas y rebosante de espíritu lúdico pero también algo desafectado y con nuevos descompromisos adquiridos...". Anne Cé.

Inglés para pervertidosInglés para pervertidos."Se dice que la mejor manera de aprender un idioma es a través del sexo con un extranjero. Pero ¿qué haces si estás en la cama y no sabes qué decirle? Con Inglés para pervertidos puedes aprender todas las palabras y expresiones que siempre has deseado saber, desde lo más elemental al sexo más salvaje. El libro cuenta con ocho capítulos centrados en las partes del cuerpo, la cama, el LGBT, las compras sexis, el lado oscuro, el porno, el chat y la salud sexual. Cada capítulo contiene vocabulario, gramática y unos ejercicios muy originales que no encontrarás en ningún otro libro. Aprende todo lo que tu "English teacher" no se atrevería a enseñarte nunca. Y... si te cansas de estudiar, el libro incluye un montón de fotos mias para distraerte". Venus O'Hara.

TWITTER

Nuestros autores en Twitter

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal