Eros

Días húmedos

Por: | 02 de mayo de 2012

“Estoy ovulando” es una declaración femenina de doble entrada: hay-que-cuidarse (de un embarazo no deseado) y tengo-muchas-ganas (además de una tácita –aunque poco elegante, así expresada– lubricación natural).

Hoy despojada de falsos pudores, la sentencia primera parece seguir asustando a algunos hombres. Suele ser, desde nuestro punto de vista, la fase más pulseada del ciclo menstrual, porque las mujeres nos volvemos voraces justamente en un momento en que la fértil mención puede quizá causar miedo escénico al compañero.

Objeto Constantin Brancusi

La polémica escultura del rumano Constantin Brancusi Mistress X (1915-16), retirada del Salón Independiente de París en los años veinte.

Es cierto que la silenciosa ovulación de la hembra humana deja lugar a muchísimas dudas sobre el momento exacto en que se desata, el culminante y la declinación, pero con la experiencia vamos aprendiendo a escucharnos y, sobre todo, a sentirnos. Así, si un día vas tranquilamente por la calle y te das cuenta de que te lo montarías con el setenta o el setenta y cinco por ciento de los que se te cruzan, y entonces haces cálculos y las fechas te dan, resulta que muy probablemente estés transitando uno de esos días de fertilidad segura.

409px-PeterFendi_Erotic_Scene
¿Los días más poblados de fantasía? Sexo grupal en una litografía de 1834 del austríaco Peter Fendi.

A propósito, unas semanas atrás, leí acerca de un experimento de la Universidad canadiense de Lethbridge, publicado en la revista Archives of Sexual Behavior, que viene a confirmar esta concupiscencia programada (de fábrica)las mujeres tendrían más fantasías sexuales en las horas más fértiles del ciclo.

Las conclusiones del estudio Sexual Fantasies and Viewing Times Across the Menstrual Cycle: A Diary Study, que se desarrolló durante un mes con solteras heterosexuales, precisan que durante los tres días en torno a la ovulación las chicas confesaban una media de casi una fantasía y media por día, mientras que, durante el resto del mes, sus pensamientos subidos de tono rondaban el 0.77 de promedio diario.

Además de la cantidad, las voluntarias hablaron de calidad; esto es, mayor intensidad (pensamientos más excitantes y relacionados con emociones amorosas).

 
¿Qué tal una fantasía como la que se le presenta a la fiel esposa que interpreta la bella Elizabeth Taylor en Giant (1956)? He aquí los hechos: ante su casa, James Dean medio borracho y embadurnado en petróleo (antes de que "crudo" fuera mala palabra).

Por cierto, las ensoñaciones voluptuosas (los ratones argentinos, como comentábamos en una de las primeras entradas de este blog) son húmedas. Y, al parecer, esta característica de la fantasía sexual es lo que, en nuestra cultura occidental, ha apartado todo lo mojado del imaginario de la decencia femenina. Sin ir demasiado lejos, cualquier líquido sobre la piel y el brillo del sudor confirieron a la mujer un halo pecaminoso durante buena parte del siglo XX.

Quiero contar, al respecto, que hace unos días tuve la posibilidad de admirarme con la extensión, calidad y profundidad de una exposición conceptual sobre el “Animismo” en la Haus der Kulturen der Welt de Berlin, en la que conviven trabajos icónicos de Pier Paolo Pasolini o Chris Marker con otros de creadores más jóvenes. Precisamente allí, un artista alemán llamado Tom Holert (Hamburgo, 1962), al que no habría que perderle pisada, planteaba una disquisición audiovisual sobre las contradicciones del brillo.

The labours of shine (“Los trabajos del brillo”) parte del hallazgo de un viejo cajón de lustrabotas, en el que el artista quiere ver aquella escultura polémica (en bronce pulido) de Constantin Brancusi, llamada Princess X, que tanto revuelo causó en los años veinte en el Salón Independiente de París, solo después de que Mattisse espetara: “He aquí un falo”. Baste decir que la obra fue retirada de la exposición, aun cuando Brancusi explicó que allí estaba representado el torso de una mujer; dicen, para ser más exactos, que se trata de la figura de la princesa Bonaparte, su amante por entonces.

Pero volviendo a la pieza audiovisual de Holert, allí se establece un “diálogo especulativo” con esos objetos que en cada destello proyectan ideas sobre el fenómeno físico, estético, político y psicológico del brillo, que no resplandor (porque Holert diferencia claramente el inapelable glow del controvertido  shine). Así, por ejemplo, habla de las relaciones de poder (el lustrabotas a los pies del "amo"), de los brillos según el color de la piel y de la "inapropiada" humedad en el rostro de una mujer, que dio lugar al nacimiento de los cosméticos como recursos para apaciguar el brillo y su evocación líquida.

Como para seguir en tema, en el vuelo de retorno de Berlin me sumergí afiebradamente en las 24 horas en la vida de una mujer de Stefan Zweig para imaginar esas huidas culpógenas pero irrefrenables de las esposas burguesas, a principios del siglo XX, presas del amor y empapadas por el sudor de los jóvenes díscolos, en la Riviera Francesa o en Montecarlo, salvadas y salvadoras, pero condenadas por la moral del aburrimiento.

 
Deseo, lluvia y sudor en la última versión fílmica de 24 horas en la vida de una mujer de Stefan Zweig, dirigida por Laurent Bouhnik, con Agnes Jaoui y Berenice Bejo (Francia, 2002).

Hablamos de mujeres que se mojaron, qué duda cabe, pero de ellas habrá letra en el próximo post… Y también de la humedad masculina y sus connotaciones: ¿Quién no recuerda, por ejemplo, a Elizabeth Taylor, derritiéndose pero firme y fiel esposa del insoportable Bick/Rock Hudson, frente a aquel Jett/James Dean embadurnado de petróleo y tratando de quebrantar su voluntad, en Giant (1956) de George Stevens?

Continuará...

Hay 7 Comentarios

Ya estamos otra vez con la chorrada de los hombres asustadizos. Vaya tela, lo decís tan seguido que parece que os fuera la vida en ello. El topicazo varía, claro: o sólo pensamos en follar, o nos asustamos cuando tenéis ganas de follar. Y si el "miedo escénico" es por el embarazo, hay un gran invento llamado CONDÓN que va de vicio. Si aún no lo conocéis, mandadle un email a Ratzinger que os lo explica de mil amores...

http://elgatocuanticodesheldon.blogspot.com/

Pues yo suelo estar especialmente predispuesta al sexo más intenso en los días previos a la regla.En esos días suelo atacar a mi chico de turno hasta dejarlo exhausto...y el resto del mes...también.

Ahora mismo me voy a dar una vuelta con las bolas chinas y a la vuelta le pediré a mi pareja que me ayude a sacarlas. Asi comprobaremos este asunto de la humedad.

Carla
www.lasbolaschinas.com

lo mejor para humeder auna mujer es utilizar juguetes sexuales . yo los compro en http://tusexyshop.com

Los Hombres Belstaff Blazer

Belstaff Cazadora hombre

Los Hombres Belstaff Bombardero,

Hombres chaqueta Belstaff

Belstaff Mujeres de la Blazer

Mujeres Chaqueta Belstaff

Ventas y bajos Con Envío Gratuito una región de España, cualquier

Nuestra tienda: http://www.belstaffsale.co.uk/

100% auténticos bolsos de diseño para asegurar que las compras por favor, introduzca la siguiente URL

http://www.bolsosoutlet.net/

http://www.designerhandbags.uk.com/

http://www.designer--handbags.co.uk/

http://www.bagireland.net/

El agua constituye entre el 57 y el 80% de la masa corporal y está presente en relación inversa a la edad de la persona. El agua es vida y la vida es agua: están ligados al agua todos los procesos de la vida, cuando más el sexo que es el procedimiento para transmitirla y poder crearla.

Me confirmo, no hay placer que se pueda comparar al de presenciar a una mujer en ese estado de climax y comprobar el grado de humedad en determinadas partes de su cuerpo. Excelente artículo.
Alberto Toro.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el blog

Ni enciclopedia ni consultorio sexual al uso. He aquí un rincón erótico festivo dedicado a las relaciones y la atracción entre seres humanos, esa faceta que nos hace la vida más placentera, tierna, amorosa, plena… Un blog coral, con cinco autoras de todo origen y condición, que apuesta por el juego, la provocación, lo sensual y el sexo como acto libre, adulto, compartido, real o ficticio, siempre divertido... Eso sí, si tu mirada no es amplia y tolerante, mejor no te detengas aquí. Coordina Analía Iglesias. No sólo se admiten firmas invitadas, sino que son deseadas.

Sobre las autoras

Anne Cé. Nació en el sur austral (Argentina), en un tiempo beatle y en un país con altísima densidad de psicoanalistas y jugadores de fútbol. Periodista, quizá incluso a su pesar, narra lo que se le ponga delante. Y narra, y narra. Un día descubrió que el simple roce de una clavícula le erizaba la piel y entonces comprendió por qué le gusta tanto abrazar a un hombre.

Esther Porta. Segoviana, fue becaria en el mítico Tentaciones y allí hizo de todo hasta que sus conocimientos de sexo la convirtieron en Beatriz Sanz. Y gracias a ella, publicó artículos semanales de sexo, dos libros y fue reclutada como sexperta guionista del programa de Canal +: 'Sex Pópuli'. Cuando casi se le había olvidado (lo de escribir de sexo...) se mete a bloguera. Y aquí está, con tantas ganas de sexo (del uno y del otro) como siempre...

Venus O'Hara, de Reino Unido, con raíces irlandesas. Modelo fetish, actriz y escritora. Licenciada en Ciencias Políticas y Francés, reside en Barcelona, ha sido columnista sexual en varias revistas, tiene su propio blog de fetichismo y es creadora de 'No sabes con quien duermes', un confesionario para personas que llevan una doble vida. Publicó su primer libro junto a Erika Lust, 'Deséame como si me odiaras', en 2010.

Tatiana Escobar, de Venezuela (1976), ha escrito ensayos y poesía en español. Traductora y editora, en 2004 abrió en Madrid junto a sus socios la primera boutique erótica de España, La Juguetería Erotic Toys, para no tener que vivir de la literatura. Desde entonces vive del sexo. Y escribe, a veces, para sus amigos.

. Madrileña. Soñó con escribir y pronto descubrió una vía: el periodismo. Pero como tampoco valía narrar sobre cualquier cosa, eligió suerte y remató la faena con un posgrado en Sexología. Ha trabajado en suplementos de salud y medios especializados. Con la práctica ha acabado por darle un toque más sensual a sus letras. Y con ellas sueña en escribir, ahora, un libro.

Ilustracion
Venus O'Hara, Anne Cé y Silvia C. Carpallo, según 'Mi Petit Madrid'.

Nuevo libro

El orgasmo de mi vida. Si ya no sueñas con príncipes azules, locos por pedirte en matrimonio, ni esperas que aparezca un millonario atormentado pero diestro en amores, con una Visa en una mano y un látigo en la otra, este libro es para ti. Porque El orgasmo de mi vida habla de eso, de mujeres realistas, lúcidas, independientes y eróticamente vivas, capaces de combinar esa cotidianidad que todas conocemos, con sus pasiones más salvajes. Ellas son las protagonistas de los relatos, sin guionistas que les digan lo que tienen que hacer, pero sobre todo, son las compositoras, directoras e intérpretes de los orgasmos más armoniosos de sus vidas.

Lux eróticaLux erótica. "Escribir sobre sexo era la propuesta y me sentí estimulada. Después de tantos años como periodista cultural y con mucha vida hecha en torno a la información y a la actualidad, tenía ganas de ponerle carne a la crónica. Porque nuestra más genuina actualidad como personas pasa por el relato del erotismo. Porque de atracción y de relaciones hablamos todo el tiempo en este tiempo occidental con ciertas libertades individuales garantizadas y rebosante de espíritu lúdico pero también algo desafectado y con nuevos descompromisos adquiridos...". Anne Cé.

Inglés para pervertidosInglés para pervertidos."Se dice que la mejor manera de aprender un idioma es a través del sexo con un extranjero. Pero ¿qué haces si estás en la cama y no sabes qué decirle? Con Inglés para pervertidos puedes aprender todas las palabras y expresiones que siempre has deseado saber, desde lo más elemental al sexo más salvaje. El libro cuenta con ocho capítulos centrados en las partes del cuerpo, la cama, el LGBT, las compras sexis, el lado oscuro, el porno, el chat y la salud sexual. Cada capítulo contiene vocabulario, gramática y unos ejercicios muy originales que no encontrarás en ningún otro libro. Aprende todo lo que tu "English teacher" no se atrevería a enseñarte nunca. Y... si te cansas de estudiar, el libro incluye un montón de fotos mias para distraerte". Venus O'Hara.

TWITTER

Nuestros autores en Twitter

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal