Eros

Diálogos de pareja

Por: | 15 de mayo de 2012

Ojo con revólveres, cuchillos o tijeras en escena: el guionista, dramaturgo o director que eche mano de ellos puede quitar verosimilitud a la trama o hacer desvanecer el peso dramático que tan complejo pero fascinante resulta recrear con palabras, gestos y emoción muda, sin aspavientos.

Algunas de estas reservas a usar armas en sus películas las comentaba hace tiempo un director de cine intimista y social. Como contrapartida, pienso en el subidón violento de voltaje al que dos personas pueden llegar sin más herramientas que las palabras.

Mano sobre pecho

Imagen de la preciosa serie 'Deep Black and White', de Benoit Courti, vía Behance.netCombustus Magazine.

El amor, el desamor, la vida y sus tragedias no se hacen de utilería. Y en sus representaciones artísticas, cuando la utilería entra en escena, existe el riesgo de que la cosa sepa al público con un cierto regusto artificial. Como cuando uno, como espectador de teatro, incluso metido en la obra, ve al actor zarandeando una maleta vacía y se da cuenta de que no le pesa nada (¡vaya pecado!) o como nos sucedía con aquellos ampulosos besos alla Rodolfo Valentino, sin el menor rastro de erotismo.


 
Las mil y una divergencias, entre el deseo inextinguible, en El último tango en París, de Bernardo Bertolucci.

Dejo de lado, a conciencia, las pelis de acción y cierto cine de género que no podría pensarse sin artefactos. Hablo, más bien, de las historias románticas, psicologistas y sociales que se nos cuentan en las tablas y en las pantallas. Tampoco viene a cuento la cuchilla de barbero de Marlon Brando en El último tango en París, porque aludirla descontextualizaría la cosa armamentística (aunque los reproches y los malentendidos de esa película cortan más que la hoja de afeitar). Por lo demás, dejar un objeto punzante en manos de Lars Von Trier es un riesgo pero, seamos sinceros, esa violencia de pareja llevada al paroxismo en Anticristo sería la misma con o sin filo cerca.

 
Antichristo, de Lars Von Trier, o la violencia en la pareja llevada al paroxismo.

Lo cierto es que, aunque seamos peliculeros e intentemos mantener la pulsión vital constante y en alza, nuestra existencia cotidiana suele estar hecha de muchísimos e insignificantes anticlímax y otras tantas pérdidas de tono muscular, romántico y/o intelectual… la vida es "un plano secuencia hasta el final”, como dijo Jean-Luc Godard (si es que no lo he citado en vano durante toda mi ídem).

Por eso, creo que la representación de un buen miserable diálogo de pareja o un meditado anticlímax literario o cinematográfico, a la vez que la capacidad de desatar emociones verdaderas, tienen mucho mérito artístico. Sin duda, más mérito que el dejar al espectador sin aliento a golpe de efecto, con cualquier pirueta pirotécnica o con uno de esos golpes bajos tan en boga entre creadores perezosos.

En el hueso de la cuestión de la pareja (o de sus diálogos, esos bien chungos), están los mezquinos intercambios verbales que mencionábamos o el simple deslizamieno de un significado. Me explico: hablo de ese momento en que es evidente que una palabra que fue amable muta de sentido por la tácita falta de sintonía entre quienes la pronuncian. Es cuando un simple y mil veces repetido “mi amor” se transforma en un mi amorrr”, con las erres bien profundas de ira, o un melifluo “cariño” se vuelve engaño, un sonido retardante de la acción como para salir del paso.

Algo de eso hay en el episodio definitivo de la potente pieza Cosas que hoy decíamos de Neil LaBute, dirigida por Julio Manrique, con producción de la Sala Beckett y Grec 2010 Festival de Barcelona, y que tuvimos oportunidad de ver en La Abadía de Madrid, la semana pasada. La obra, protagonizada por Cristina Genebat (también responsable de la traducción) y Andrew Tarbet (entre otros), nos pone cara a cara con la perturbadora agonía de tres parejas y sus palabras finales. Nos ofrece testimonio de la amarga y grotesca extremaunción de un amor, de cada amor, de los amores.

 
La obra 'Cosas que hoy decíamos', de Neil LaBute, dirigida por Julio Manrique, con Cristina Genebat.

Pero la agresividad verbal en la pareja no se reduce a sus palabras finales o a los reproches póstumos: a veces tiene la forma de una bromita cotidiana a la que nos hemos acostumbrado y sin embargo nos va horadando el alma. Uno de esos vívidos testimonios de lo expresivas y creativas que pueden ser las locuras individuales y familiares puede disfrutarse (claro, porque uno está fuera) en la entrañable Take this waltz, de Sarah Polley. La canadiense narra una historia de amor de esas que contagian sensualidad (la de la esposa con el vecino), pero lo principal es que alerta (aunque deja en la trastienda) sobre la patología de un matrimonio joven que cree divertirse con jueguitos corporales y verbales cada día menos inocuos (para la salud psíquica).

 

Tráiler de Take this waltz, de Sarah Polley.

Con todo, y más allá de los (des)diálogos poblados de burlescos miamor, cariño, cielo y mivida/s, lo importante es -a tono con los tiempos- depurar activos (o pasivos) tóxicos y seguir deseando con fe verdadera larga vida al amor en cualquiera de sus intentos, a los saludables ensayos de pareja, al afecto sólido y a los repechajes. ¡Salud!

Hay 12 Comentarios

Muy buenooooo!!!!!!!!!!!!

Muy buenooooo!!!!!!!!!!!!

Creo que una imagen vale mas que mil palabras, pero, hay palabras que tocan en el alma y no solo esto sino que cambia todo el curso de un historia.

bueno hay que siempre tener cuidado a quien les dejaremos el arma, para no equivocarnos de mano.

no sé, no sé

Me quedo con el párrafo final.

A mí las conversaciones de pareja que más me gustan, son las sinceras, no digo que no pueda contener gritos, a mi particularmente no me gusta que me griten, pero si la otra persona sube un poco el tono de voz no creo que haya que asustarse, simplemente demuestra su carácter.

-Resistí lo que pude... Hasta que salió Eva. Era la última. Con su cara angelical y aquellas ligas de puta. Empecé a temblar y ocurrió lo que no quería: Dios se convirtió en el diablo. Cuando me vi con ella en la habitación y me dijo que si quería darle con la correa... Supe que algo había cambiado. Me sentí preso de un torbellino que se apoderaba de mi cabeza, algo contra lo que presentaba todas mis fuerzas y me las devolvía para que se me nublara la razón... Y sentía escalofríos al darme cuenta de que lo único que deseaba era fornicar como un diablo al grito de ¡sí, sí, sí! ...Me lo come todo el vicio. Estoy echo un lío, no sé qué hacer... ¿Tú que opinas?
-Que debes visitar, y por este orden, a una puta, un confesor y un psiquiatra.

"El animal" Aristónico C.G. Ed. Entretenidas. Getaful 1997

No hay nada más violento (verbalmente) que una buena discusión de pareja, con un buen diálogo de fondo claro, no una discusión por gilipolleces (de esas taaan típicas).
http://plumadepandora.blogspot.com.es/

Que triste cuando llega el momento de los "diálogos chungos"... o es el preludio del final, o se eternizan, en una de esas relaciones tóxicas que son como una larga agonía...
Por cierto, no puedo resistirme a comentar la primera foto: que putada haber estropeado ese cuerpo femenino con una zarpa peluda en plan orangután...

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el blog

Ni enciclopedia ni consultorio sexual al uso. He aquí un rincón erótico festivo dedicado a las relaciones y la atracción entre seres humanos, esa faceta que nos hace la vida más placentera, tierna, amorosa, plena… Un blog coral, con cinco autoras de todo origen y condición, que apuesta por el juego, la provocación, lo sensual y el sexo como acto libre, adulto, compartido, real o ficticio, siempre divertido... Eso sí, si tu mirada no es amplia y tolerante, mejor no te detengas aquí. Coordina Analía Iglesias. No sólo se admiten firmas invitadas, sino que son deseadas.

Sobre las autoras

Anne Cé. Nació en el sur austral (Argentina), en un tiempo beatle y en un país con altísima densidad de psicoanalistas y jugadores de fútbol. Periodista, quizá incluso a su pesar, narra lo que se le ponga delante. Y narra, y narra. Un día descubrió que el simple roce de una clavícula le erizaba la piel y entonces comprendió por qué le gusta tanto abrazar a un hombre.

Esther Porta. Segoviana, fue becaria en el mítico Tentaciones y allí hizo de todo hasta que sus conocimientos de sexo la convirtieron en Beatriz Sanz. Y gracias a ella, publicó artículos semanales de sexo, dos libros y fue reclutada como sexperta guionista del programa de Canal +: 'Sex Pópuli'. Cuando casi se le había olvidado (lo de escribir de sexo...) se mete a bloguera. Y aquí está, con tantas ganas de sexo (del uno y del otro) como siempre...

Venus O'Hara, de Reino Unido, con raíces irlandesas. Modelo fetish, actriz y escritora. Licenciada en Ciencias Políticas y Francés, reside en Barcelona, ha sido columnista sexual en varias revistas, tiene su propio blog de fetichismo y es creadora de 'No sabes con quien duermes', un confesionario para personas que llevan una doble vida. Publicó su primer libro junto a Erika Lust, 'Deséame como si me odiaras', en 2010.

Tatiana Escobar, de Venezuela (1976), ha escrito ensayos y poesía en español. Traductora y editora, en 2004 abrió en Madrid junto a sus socios la primera boutique erótica de España, La Juguetería Erotic Toys, para no tener que vivir de la literatura. Desde entonces vive del sexo. Y escribe, a veces, para sus amigos.

. Madrileña. Soñó con escribir y pronto descubrió una vía: el periodismo. Pero como tampoco valía narrar sobre cualquier cosa, eligió suerte y remató la faena con un posgrado en Sexología. Ha trabajado en suplementos de salud y medios especializados. Con la práctica ha acabado por darle un toque más sensual a sus letras. Y con ellas sueña en escribir, ahora, un libro.

Ilustracion
Venus O'Hara, Anne Cé y Silvia C. Carpallo, según 'Mi Petit Madrid'.

Nuevo libro

El orgasmo de mi vida. Si ya no sueñas con príncipes azules, locos por pedirte en matrimonio, ni esperas que aparezca un millonario atormentado pero diestro en amores, con una Visa en una mano y un látigo en la otra, este libro es para ti. Porque El orgasmo de mi vida habla de eso, de mujeres realistas, lúcidas, independientes y eróticamente vivas, capaces de combinar esa cotidianidad que todas conocemos, con sus pasiones más salvajes. Ellas son las protagonistas de los relatos, sin guionistas que les digan lo que tienen que hacer, pero sobre todo, son las compositoras, directoras e intérpretes de los orgasmos más armoniosos de sus vidas.

Lux eróticaLux erótica. "Escribir sobre sexo era la propuesta y me sentí estimulada. Después de tantos años como periodista cultural y con mucha vida hecha en torno a la información y a la actualidad, tenía ganas de ponerle carne a la crónica. Porque nuestra más genuina actualidad como personas pasa por el relato del erotismo. Porque de atracción y de relaciones hablamos todo el tiempo en este tiempo occidental con ciertas libertades individuales garantizadas y rebosante de espíritu lúdico pero también algo desafectado y con nuevos descompromisos adquiridos...". Anne Cé.

Inglés para pervertidosInglés para pervertidos."Se dice que la mejor manera de aprender un idioma es a través del sexo con un extranjero. Pero ¿qué haces si estás en la cama y no sabes qué decirle? Con Inglés para pervertidos puedes aprender todas las palabras y expresiones que siempre has deseado saber, desde lo más elemental al sexo más salvaje. El libro cuenta con ocho capítulos centrados en las partes del cuerpo, la cama, el LGBT, las compras sexis, el lado oscuro, el porno, el chat y la salud sexual. Cada capítulo contiene vocabulario, gramática y unos ejercicios muy originales que no encontrarás en ningún otro libro. Aprende todo lo que tu "English teacher" no se atrevería a enseñarte nunca. Y... si te cansas de estudiar, el libro incluye un montón de fotos mias para distraerte". Venus O'Hara.

TWITTER

Nuestros autores en Twitter

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal