Eros

Deseo fálico: ¿apropiación o adoración?

Por: | 04 de junio de 2012

De falos hablaremos hoy. De falos y de orgasmos femeninos. De frotes y gozos. De nuestros cóncavos placeres sin castración.

Priapo

Fresco en Pompeya que retrata a Príapo, el dios griego de la fertilidad, hijo de Dioniso y Afrodita, siempre erecto y fecundando.

Empecemos por esos momentos en que las mujeres nos hemos preguntado por nuestra ausencia de pene. De esos instantes algo borrosos, pura sensación, en que nos imaginamos que somos nosotras las que penetramos (y no con arneses ni productos de diseño industrial, sobre los que nos suele hablar tan certeramente Tatiana)... Quizá me refiero a esa suerte de nostalgia por lo que pudimos haber tenido y no tenemos (dicho esto con todo el humor del que puede hacer uso una mujer muy orgullosa de sus oquedades).

Hubo una vez un amante que mencionó con cariño mis contracciones involuntarias tras el orgasmo. Entonces, algo hizo clic en mí y mi sonrisa de agradecimiento por tanta atención trocó en desazón: supe que nunca podría sentirlas/sentirme desde ese punto de vista (por nombrar de algún modo la perspectiva peneana). 

Me obsesioné un par de días con esa idea: “Quiero sentir esas contracciones, las mías, no las suyas (que también) pero resulta que nunca podré saber de mis contracciones intravaginales como él sabe” (algunos lectores sugerirán técnicas más manuales de indagación; pero no me distraigáis, por favor, hablo de penes).

Desde entonces, y a partir de lecturas y anotaciones sobre una cierta inclinación masculina a exhibir atributos, a veces a destiempo (hablaremos de esto en el próximo post), lo vengo pensando bastante y hoy puedo espetar que, en el caso del pene, hay en nosotras más deseo de apropiación que de adoración (y ya sé que con esta cruda confesión me estoy metiendo en camisa de once varas).

Victor noir

¡Vaya apropiación! Sobre estas líneas, el desgaste por frotación de parte de la figura en bronce sobre la tumba del periodista Victor Noir, en el cementerio Père Lachaise de París, via Herrenzimmer.de. Noir murió erecto, en 1870, y las chicas siguen haciendo uso de aquellas turgencias (hoy estatuarias).

Como no puedo evitar, por razones culturales, tener una cierta mirada (anche experiencia) psicoanalítica y porque, además, me fascinan las teorías sabiamente locas de Freud, Jung y Lacan (también las que nos inventamos a partir de ellos en la mesa de cualquier café), la última vez que viajé al sur volví con un librito de Roland Chemana, un reputado psicoanalista lacaniano, llamado El goce. Contexto y paradojas.

Chemama nos mete de lleno en la cuestión del falo y la mujer en Freud, aunque nos pide reservas en la interpretación de una cierta misoginia que podría adivinarse en don Sigmund, y que no olvidemos que se trata de una “situación histórica“ totalmente diferente a la de la mujer actual. En cualquier caso, Chemama invita a pensar en que “el cuerpo en su totalidad accede al lugar donde la mujer encontró la falta fálica”.

Cabe señalar que, para el psicoanálisis, el valor del falo como símbolo viene dado justamente por la naturaleza de un órgano que no siempre está erecto, que disminuye su volumen (su poder) y, en este sentido, su límite indica también la "falta".

Para la mujer, “el complejo de castración no es un nudo necesario”, dice, en consecuencia, este especialista en la obra de Jacques Lacan (miembro de la Association Lacanienne Internationale). Sobre el falo: “Si Lacan dijo del hombre que no es sin tenerlo, también pudo decir que una mujer ‘es sin tenerlo’, lo cual ciertamente indica una ausencia, pero poniendo de manifiesto la afirmación de un ser. Y en el fondo, en ciertos textos, también deja entender (y a veces lo dice) que lo es y lo tiene a la vez”.

Sigue la explicación de Chemama: “Precisamente porque el órgano no está en su posesión, una mujer no tiene nada que perder. En este sentido, ella es incastrable. Esto es apenas una paradoja:  si no lo tiene, lo tiene. ‘La mujer –dice Lacan en La angustia–  (…) no carece de nada".

Sabemos, por supuesto, que el erotismo femenino no se reduce al goce fálico, aclara el especialista, pero en este territorio relacional, siguiendo a Lacan, podría decirse que hay en la mujer una “voluntad deliberada de apropiárselo”. El ejemplo llevado al extremo de un hombre exclusivamente dedicado a dar placer a una única mujer (algo que ciertamente constituye una fantasía femenina) es la historia que cuenta El imperio de los sentidos, la turbadora película de Oshima sobre la que hablamos en uno de nuestros primeros posts.

 

Ningún orgasmo como los de Sada Abe en El imperio de los sentidos, de Nagisha Oshima.

Y de la turbación (que quede claro que aquí nadie va a seccionar nada a nadie) al goce místico, que para Lacan tiene gran relación con el goce femenino (para que no solo se nos atribuya una obsesiva envidia del pene). Por eso, valga esta conclusión provisoria que nos llevará a dejar ciertos asuntos para la segunda parte de este recorrido fálico: “En el campo del goce", dice Chemama parafraseando a su maestro, "la mujer resulta superior al hombre”. ¿La razón? Haber podido eludir el complejo de castración (aunque muy de vez en cuando tengamos alguna morriña).

Instrucciones de uso de este post: léase con una sonrisa (continuará…)

Hay 81 Comentarios

Soporífero e infumable.

No entendi nada. Creo que esat mal escrito, muchas comas e ideas casi al azar. Si estuviera mas fluida la escritura creo que podria ser bueno. Pero la idea no la entendi. Escribo esto sin ningun animo de molestar ni descalificar.
I am sorry.

jajaja, pues pa mí es mi mejor amigo, se lo cuento todo.

Empecé a leer el artículo con mucha curiosidad pero me ha resultado interminable... Lo siento, pero está tremendamente mal escrito. No te comunicas!. Deja a un lado el diccionario de sinónimos y ese abuso absurdo de las comas, y se más pragmática.
El tema quizá pueda ser interesante para algunos... A mi me parece la nada absoluta... Morriña fálica... Flipo...

Con la de contribuciones que hizo Freud a la historia de la humanidad a través de sus estudios, y vas a usar como punto de partida del artículo unas de sus varias falacias, esas que, a la hora de valorarlo, están ya más que superadas. Anda que...¡¡¡¡

Buen articulo aunque muy corto en algunas partes.
No entiendo mucho las reacciones negativas. Entre ellas se percibe estupidez de hombre que solo piensa con el pene y considera que una mujer que reflexiona acerca de la sexualidad es una cosa forzosamente inutil y ridicula (por qué os molesta tanto que los hombres no tengan el monopolio de todo lo que tiene que ver con sexo), también aflora la reaccion de gente cerrada y biempensante con respecto al entendimiento que deberiamos alcanzar las mujeres y los hombres.
En cuanto al textito sobre el tantra, falacia es afirmar que las mujeres faltan, o tienen una menor fantasia sexual comparado con los hombres.

zzzzzzzzzz

Me has despertado curiosidad por tus contracciones involuntarias tras el orgasmo. :)

A las mujeres que desean tener pene:
de lo que se come se cria :P

Qué artículo más malo y que tonto soy por perder el tiempo leyendo a esta mujer.

Cómprate un manubrio plástico, chavala! Fuerte loca, ii !!

Me parece que muchos comentarios cercanos al insulto estan meando fuera de tiesto, si no os interesa o no os dice nada este artículo pasar página y no os hagais los graciosillos.

Joder... vaya manera de decir tonterías pa'ná! El artículo es malo que jode! El Pais te paga por esto? Porque si te paga yo podría hablar de la asexualidad de los ángeles o alguna tontería de esas!

Voy a ser muy breve: vaya tonteria.

Voy a ser muy breve: vaya tonteria.

Hola Anne, felicidades por este texto, lo siento por los comentarios negativos, pero el concepto de envidia de pene irrita tanto precisamente por lo que tiene de cierto.

El querer negar nuestros complejos más obscuros es muy propio de una sociedad tan enferma como la actual, sociedad de consumo que lo quiere obtenerlo todo de manera sencilla e inmediata. Ser feminista no es algo tan sencillo como negar la problemática de la condición femenina y de la masculina, y simplemente enunciar la igualdad de palabra. Como hombre y estudioso del psicoanálisis te diré que pienso que algo que Lacan y Freud no vieron es que esa envidia de pene tiene un contrapunto en el sexo opuesto: los hombres también envidiamos la erótica femenina, aunque no lo reconozcamos, envidiamos vuestra capacidad de convertir todo vuestro cuerpo en un sujeto y objeto de goce. La concreción y rotundidad del pene es a un tiempo su fuerza y su debilidad: nosotros envidiamos vuestra ambigüedad.

Como tantas cosas de la mente que descubrió el psicoanálisis, esta otra envidia aparece en los mitos griegos: si no la conoces échale un vistazo a la historia de Tiresias y de su mediación en la disputa entre Zeus y Hera...

Nada más, siento haberme alargado, pero el tema tiene miga!

Me pregunto si artículos como éste son de carácter amateur o verdaderamente profesionales...

Esto no es nada comparado lo que nos va a meter Mariano con Bankia .

dafuq did I just read?

Ay, cuánto daño sigue causando Lacan, el Góngora del psicoanálisis, ahora edulcorado por sus exégetas y amputado oportunamente de su original misoginia, para aceptación de las feministas. Todo un "lenguaje de madera" que, expulsado de la clínica, se refugia ahora en los departamentos de filosofía y teoría literaria de algunas universidades yanquis.

Vaya ristra de palabras una detrás de otra, salpimentadas de paréntesis, total y absolutamente incomprensibles. Todos podemos estar más o menos salidos. Hacer de ello literatura es algo que pocos, muy pocos, han conseguido. Artículos como el que comentamos evidencian que para algunas habría sido mejor ni siquiera intentarlo.

Menuda sarta de sancedes para no decir absolutamente nada. No me extraña que la autora confiese que es periodista "quizá incluso a su pesar". Está claro que esto no es lo suyo y se venga contagiando el pesar a sus lectores.

Como mujer no quiero que me incluyan en las sandeces que dice esta individua que habla en general de las mujeres como si todas pensásemos como ella.

Por un rato te puedes quedar con el mio.

siempre mejores pequeños y juguetones como el mio http://www.youtube.com/watch?v=Dd8ZU-y6a_Y

Por favor compatriota, en el próximo post, indícanos que hay que hacer para entender este artículo y ya que estamos, el próximo. Aaludos desde Barcelona.
www.odiaconmigo.blogspot.com

"Noir murió erecto, en 1870,"(sic). Se supone que quieres decir que murió con una erección... (Se dice, también, que el hombre camina erecto y esto no se refiere a que se desplace por el mundo "palote").

¡Jope, vaya rollo psicológico para no decir nada! Argentina tenías que ser, colega...

Lo bueno y positivo en un matrimonio, o en una pareja, en su defecto, del hombre, y de la mujer; Es el poder llegar a complementarse también, en este aspecto de su misma convivencia, también sexualmente, por lo tanto mutuamente, el hombre y la mujer, en sus virtudes y en sus defectos, o entre las carencias sexuales, propias de cada sexo, del hombre y de la mujer. Con el sexo tántrico, por ejemplo, del control de la respiración y del control pensamiento mental, Esto es; El intentar llegar a crecer, y a complementarse también, en sus mismas relaciones sexuales, el hombre y la mujer, y a compartir virtudes y defectos, o carencias sexuales de ambos, del hombre y de la mujer, sin tabúes, o vergüenzas, o sin vejaciones o humillaciones mutuas, al compensarse y complementarse sexualmente, también mutuamente. Y así relajarse naturalmente también, en su propia vida intima y sexual, un aspecto más de la vida de cada hombre y de cada mujer. E intentar lograr la armonía y el equilibrio, con la ayuda del aprendizaje, del sexo tántrico, por ejemplo, para así equilibrar y relajar más si cabe, la vida y la naturaleza propia del hombre y de la mujer, en su propia vida intima y sexual; de la falta, o una menor fantasía sexual, de la mujer, con respecto a la respuesta del hombre, basada en también además, en esa misma mayor y continuada fantasía sexual del hombre, con respecto a la menor fantasía sexual de la mujer. Y la mayor capacidad inicial de respuesta del hombre, de obtener orgasmos, y a la de una capacidad real, de obtener un mayor numero de (g,g,g...) orgasmos, de la mujer, en un mismo periodo de tiempo, un poco más prolongado, que el del hombre, XY, en una misma relación sexual de los amantes, de un matrimonio, o de una pareja, en su defecto, entre el hombre y la mujer, XX.

la mejor colección de falos convertidos en "arte" se encuentra tal y cómo señala, la fotografía que encabeza este artículo en las ruínas de Pompeya y en la cámara secreta del Museo Arqueologíco de Nápoles. Del falo como símbolo de dominación hay bastantes esculturas. Si teneís oportunidad de ir a Nápoles no os perdaís ni Pompeya, ni el museo. Si queréis ver alguna de las pinturas os dejo un fichero
http://www.lee-gratis.com/index2.php?option=com_docman&task=doc_view&gid=163&Itemid=30

Muy bueno. Que cara mas dura tienen algunos. En este caso algunas.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el blog

Ni enciclopedia ni consultorio sexual al uso. He aquí un rincón erótico festivo dedicado a las relaciones y la atracción entre seres humanos, esa faceta que nos hace la vida más placentera, tierna, amorosa, plena… Un blog coral, con cinco autoras de todo origen y condición, que apuesta por el juego, la provocación, lo sensual y el sexo como acto libre, adulto, compartido, real o ficticio, siempre divertido... Eso sí, si tu mirada no es amplia y tolerante, mejor no te detengas aquí. Coordina Analía Iglesias. No sólo se admiten firmas invitadas, sino que son deseadas.

Sobre las autoras

Anne Cé. Nació en el sur austral (Argentina), en un tiempo beatle y en un país con altísima densidad de psicoanalistas y jugadores de fútbol. Periodista, quizá incluso a su pesar, narra lo que se le ponga delante. Y narra, y narra. Un día descubrió que el simple roce de una clavícula le erizaba la piel y entonces comprendió por qué le gusta tanto abrazar a un hombre.

Esther Porta. Segoviana, fue becaria en el mítico Tentaciones y allí hizo de todo hasta que sus conocimientos de sexo la convirtieron en Beatriz Sanz. Y gracias a ella, publicó artículos semanales de sexo, dos libros y fue reclutada como sexperta guionista del programa de Canal +: 'Sex Pópuli'. Cuando casi se le había olvidado (lo de escribir de sexo...) se mete a bloguera. Y aquí está, con tantas ganas de sexo (del uno y del otro) como siempre...

Venus O'Hara, de Reino Unido, con raíces irlandesas. Modelo fetish, actriz y escritora. Licenciada en Ciencias Políticas y Francés, reside en Barcelona, ha sido columnista sexual en varias revistas, tiene su propio blog de fetichismo y es creadora de 'No sabes con quien duermes', un confesionario para personas que llevan una doble vida. Publicó su primer libro junto a Erika Lust, 'Deséame como si me odiaras', en 2010.

Tatiana Escobar, de Venezuela (1976), ha escrito ensayos y poesía en español. Traductora y editora, en 2004 abrió en Madrid junto a sus socios la primera boutique erótica de España, La Juguetería Erotic Toys, para no tener que vivir de la literatura. Desde entonces vive del sexo. Y escribe, a veces, para sus amigos.

. Madrileña. Soñó con escribir y pronto descubrió una vía: el periodismo. Pero como tampoco valía narrar sobre cualquier cosa, eligió suerte y remató la faena con un posgrado en Sexología. Ha trabajado en suplementos de salud y medios especializados. Con la práctica ha acabado por darle un toque más sensual a sus letras. Y con ellas sueña en escribir, ahora, un libro.

Ilustracion
Venus O'Hara, Anne Cé y Silvia C. Carpallo, según 'Mi Petit Madrid'.

Nuevo libro

El orgasmo de mi vida. Si ya no sueñas con príncipes azules, locos por pedirte en matrimonio, ni esperas que aparezca un millonario atormentado pero diestro en amores, con una Visa en una mano y un látigo en la otra, este libro es para ti. Porque El orgasmo de mi vida habla de eso, de mujeres realistas, lúcidas, independientes y eróticamente vivas, capaces de combinar esa cotidianidad que todas conocemos, con sus pasiones más salvajes. Ellas son las protagonistas de los relatos, sin guionistas que les digan lo que tienen que hacer, pero sobre todo, son las compositoras, directoras e intérpretes de los orgasmos más armoniosos de sus vidas.

Lux eróticaLux erótica. "Escribir sobre sexo era la propuesta y me sentí estimulada. Después de tantos años como periodista cultural y con mucha vida hecha en torno a la información y a la actualidad, tenía ganas de ponerle carne a la crónica. Porque nuestra más genuina actualidad como personas pasa por el relato del erotismo. Porque de atracción y de relaciones hablamos todo el tiempo en este tiempo occidental con ciertas libertades individuales garantizadas y rebosante de espíritu lúdico pero también algo desafectado y con nuevos descompromisos adquiridos...". Anne Cé.

Inglés para pervertidosInglés para pervertidos."Se dice que la mejor manera de aprender un idioma es a través del sexo con un extranjero. Pero ¿qué haces si estás en la cama y no sabes qué decirle? Con Inglés para pervertidos puedes aprender todas las palabras y expresiones que siempre has deseado saber, desde lo más elemental al sexo más salvaje. El libro cuenta con ocho capítulos centrados en las partes del cuerpo, la cama, el LGBT, las compras sexis, el lado oscuro, el porno, el chat y la salud sexual. Cada capítulo contiene vocabulario, gramática y unos ejercicios muy originales que no encontrarás en ningún otro libro. Aprende todo lo que tu "English teacher" no se atrevería a enseñarte nunca. Y... si te cansas de estudiar, el libro incluye un montón de fotos mias para distraerte". Venus O'Hara.

TWITTER

Nuestros autores en Twitter

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal