Eros

La flor que más me gusta

Por: | 07 de junio de 2012

Mi culo un florero 02

 Ilustración para el Blog Eros de Felícitas Hernández

Como tantos otros hijos de la izquierda setentera, yo tuve la suerte de crecer en un hogar progre, rebosante de información sexual para los pequeños. Pero más allá de la resaca hippy, me gusta pensar que el origen de tanta progresía se encuentra sin duda en mi familia materna, en su actitud abierta y desprejuiciada hacia el sexo. 

Mi abuelo –sexualmente activo a sus ochenta y tantos, para desesperación de mi abuela- lleva décadas repitiendo una máxima que no aprendió en la escuela ni con los predicadores de la sexualidad positiva en San Francisco, sino de la sabiduría popular basada en el respeto a la diferencia: “Cada quien hace de su culo un florero y le pone la flor que más le gusta”. 


Siempre que pienso en las perversiones me acuerdo de la máxima de mi abuelo y me alegro por la valentía de algunos seres capaces de ser consecuentes con sus deseos por raros que nos parezcan: esos que buscan información para aprender y encontrar a sus semejantes, esos que un buen día se deciden a hablar sin miedo y negocian sus fantasías en busca del consenso, esos que no descansan hasta ser ellos mismos.

La perversión es un concepto-paraguas bajo el que se agrupan todos los comportamientos humanos con respecto al sexo que se salen de la norma sexual de la época –instintos sexuales excesivos, reducidos o desviados- y que se comenzó a utilizar en psicología para describir la homosexualidad y otros "trastornos" del instinto sexual como el sadismo, el masoquismo o el fetichismo. Si quieren profundizar en la historia del concepto, les recomiendo el brillante libro del filósofo Arnold I. Davidson La aparición de la sexualidad, en la cuidadísima traducción de Juan Gabriel López Guix, publicado por Alpha Decay. Alérgicos a Michel Foucault, favor abstenerse.

En nuestros tiempos, lo políticamente correcto es llamarlas “parafilias”, que viene del griego παρά (además, al margen de) y φιλία (amor), y definirlas como fantasías, urgencias o comportamientos entre personas adultas, físicamente sanas y que actúan en consenso, marcadas por un interés sexual poderoso y persistente en actividades que no son la copulación ni los preliminares, incluyendo a menudo objetos, actividades o situaciones inusuales. El concepto va aún más allá, señalando las posibles consecuencias negativas de estos comportamientos, pero como somos partidarios de que la parafilia desaparezca del listado de diagnóstico de desórdenes mentales, os ahorramos el resto.

Si partimos de la mera descripción del fenómeno, no hace falta que nos pongamos excesivamente confesionales para asumir con honestidad que todos somos un poco aberrados, desviados, en suma, pervertidos. ¿Qué usted prefiere a su mujer en medias, liguero y corpiño que desnuda? ¡Pervertido! ¿Qué a usted le encanta chuparle los dedos de los pies a su novio? ¡Pervertida! ¿Qué os encanta morder o que os muerdan? ¡Pervertidos! ¿Que no hay nada que le ponga más que lo traten como a un niño o niña que se ha portado mal? ¿Que le encanta masturbarse con zapatillas deportivas usadas? ¿Que le excita que lo utilicen de mesita del salón? ¡Pervertidos, pervertidos, pervertidos!

Sólo los que limitan su vida sexual a la rutina de un beso y tres caricias como antesala a la apoteosis del “misionero”, pueden dormir tranquilos y aburridos con su intachable ejercicio y defensa de la normalidad y mirarnos al resto de los mortales con mala cara… de pura envidia, supongo.

Es tan divertido ser un pervertido que, desde hace tiempo, en lengua anglosajana –una cultura, por cierto, que tiene mucho que enseñarnos en materia de perversiones- la abreviatura “pervy” se utiliza comúnmente entre la gran familia de pervertidos como un término positivo que reafirma y defiende la singularidad de su naturaleza. En inglés, ser “kinky” es un piropo.

Lo que pasa es que hay perversiones “vainilla” y perversiones, digamos, más pintorescas. Y la reacción de cada uno ante una determinada perversión es absolutamente subjetiva. Yo, por ejemplo, jamás podría establecer una relación con una persona que fuese fetichista de los pies, porque me molesta que me los toquen y la sola idea de que alguien me los chupe me pone los pelos como escarpias. Pero cuando hace relativamente pocos años descubrí que tenía un acentuado fetichismo por la lencería femenina desconocido hasta entonces, me lancé de cabeza, sorprendida y feliz, a cultivar mi nuevo tesoro.

¿Qué tenemos en común un entusiasta de las estatuas, los maniquíes y la inmovilidad en general (agalmatofilia) y yo y mi gusto por la lencería femenina? Pues todo: cada uno cultiva su fetiche sin dañar al prójimo, embelesados con la flor que más nos gusta.

Hay 37 Comentarios

Concretamente este tema, culo bonito y elegante con flor, ha sido algo que, desde hace mucho tiempo había visualizado íntimamente y que soñaba con poder realizar algún día, fue sin duda, la principal excusa para la realización de mi colección fotográfica LAS UTILIDADES ORGÁNICAS, con otros variados temas, siempre con la mujer como tema estrella.
http://www.flickr.com/photos/lluiscarro/4457158800/in/set-72157623545389221
http://www.flickr.com/photos/lluiscarro/4458679174/in/set-72157623545389221

Siempre me ha encantado contemplar y degustar la flor que tienen las mujeres en el centro de su culo. Es maravilloso, contemplarlo y comprobar como cada pétalo es diferente en cada caso. Los hay irregulares, ninguno regulares, unos rozan la perfección otros recogen todo un arcoiris de colores... Todos, absolutamente todos, se pueden acariciar, besar y disfrutar.

Agradecido a ti yo también, David. Si no hubiera sido por notar que no te entendían bien en lo que yo también pensaba, posiblemente no hubiera comentado nada.
O sea: Por tu comentario y lo que observé en los demás posteriores, es que me decidí a participar. Consideré que sería útil que intentara "poner algunos puntos sobre íes".
Y también coincido contigo respecto a la importancia de la máxima socrática, del "conócete a tí mismo" que, por si alguien no lo sabía, Sócrates sólo la adoptó y re popularizó, ya que estaba escrita en el pórtico del ruinoso templo (de civilización anterior a la griega) en la cual recibía la pitonisa a sus consultantes. Es decir: se ignora al verdadero origen o autor de esa máxima, porque "se perdió" en la noche de la prehistoria.

SAPO:
Muchas gracias por la detallada y explayada explicación, sin duda va en la linea de lo que pretendía expresar yo: la necesidad del auto conocimiento para una vida sana. Ya lo dijo SÓCRATES.

Buenas noches!

Ja jajá ¡GRACIAS, Patricia, por seguir y apreciar mis comentarios! (A decir verdad, me vendría de maravillas poder ganar algo de dinero por escribir o aconsejar ayudando a razonar y ver las cosas con más amplitud).

Sapo como sigas escribiendo de esta manera. te van a contratar .

¡Qué escándalo! Provocado por una que se expresa (o concibe deformes a las cosas) y, encima, en el blog de un diario que parece ignorar la responsabilidad que le compete por su influencia social.
Puntualizo:
Ciertamente que cada quien es “dueño/a de su culo” y SI QUIERE “puede hacer de él un florero”. Pero de allí a dar por obvio que eso es “sano”… es MUY RELATIVO.
Que prácticamente no exista persona que no tenga alguna fijación, obsesión o desviación sexual para las convenciones sociales mayoritarias (que no siempre ni necesariamente es “perversión”) es el gran detalle que MAL enfocó la autora. Ya que su pésima forma de englobar y confundir detalles psicológicos conductuales como “perversión”, termina haciendo una apología a favor de las perversiones de toda clase… mientras sean consentidas.
Reitero: Las “perversiones” que transgreden ciertos preceptos sociales (como los impuestos por religión y hasta ciertas leyes) no tienen por qué ser perversiones psicológicas o de conducta sana. El problema es cuando englobamos sin diferenciar adecuadamente a la paja del trigo.
Detalle que David GM percibió claramente, aunque no le resultó tan fácil intentar explicarlo y, por lo tanto, lo haré yo también.
Los seres humanos somos pésimamente criados y educados en general, obligados a reprimir partes o aspectos de la naturalidad de nuestro ser, cuando no los mutilan directamente. Nos enseñan a reprimir y hasta desvirtuar lo natural como si fuera una sublimación de instintos (que es posible, pero no como se enseña comúnmente). Sabiendo esto ¿Cómo no va a PARECER NORMAL que, quien más quien menos, tenga algunas “perversiones” o manías ligadas con lo sexual?
El grosero error conceptual de Tatiana Escobar, pasa por confundir como “normal” a lo “común” por mayoritario. Como quien dice que es “normal” morir de peste, porque hay epidemia; o por balas, ya que estamos en guerra. Así da por obvio que las deformaciones sexuales son “normales” como el pánico a las armas, u obsesiones contra contagios y, por ello, está bien practicarlas si es forma de alcanzar placer. Peor aún, se transforma en una apología incentivadora de las mismas con este párrafo:
“Es tan divertido ser un pervertido que, desde hace tiempo, en lengua anglosajana –una cultura, por cierto, que tiene mucho que enseñarnos en materia de perversiones- la abreviatura “pervy” se utiliza comúnmente entre la gran familia de pervertidos como un término positivo que reafirma y defiende la singularidad de su naturaleza. En inglés, ser “kinky” es un piropo.”
Hay manías, limitaciones y preferencias sexuales que, por inofensivas, pueden quedar como simple cuestión de gusto personal. Pero muchas de las “perversiones” son realmente eso y, naturalizarlas como “buenas”, por el detalle que alivian presión psíquica o del alma, facilitando desahogo de energía sexual, NO SIGNIFICA que NO DEBIERAN ESFORZARSE por comprenderlas para reconducirlas sanamente. Ya que, a la larga, son perniciosas; por la limitación que implican para vivenciar una sexualidad integral, sana en todo sentido.
Otro grosero error conceptual de la autora es dar a entender como “ejemplar” a la anticultura anglosajona (anglo-sajOna, no sajAna y que es más bien “occidental”, por la amalgama que contiene de diversas poblaciones, desde la antigua Grecia y la Roma imperialista); ya que la palabra “cultura” viene de “cultivo” para lograr lo más y mejor en el propio huerto o parcela. Por lo cual, las “culturas” que se especializan en sembrar cizañas y se jactan de deformaciones ¿son realmente “culturas”? Sobre todo ¿son válidas para tomar y mencionar como ejemplos? (Imperialismo avasallador, tanto en lo bélico como económico; menosprecio por otras culturas; formas de vida, seres y medio ambiente; con un idioma limitadísimo y cada vez más y más deforme, pero que impusieron casi planetariamente para “comunicarnos” mediante el mismo, pero sin entendernos. Es decir: Impusieron (cultivan) el “amóldate a mí y a lo que yo quiero”).
El último y que considero más grave de los aspectos, es abordar a la sexualidad como una actividad puramente fisiológica. Eso es degradar la sexualidad a la actividad animal instintiva, que es básicamente de reproducción (a veces de posesión egoísta), como tan mal lo impusieron las religiones y lo enseñan algunos “PIScólogos”. La sexualidad bien entendida es una profunda comunicación e integración entre dos seres que, si se la logra bien, alcanzan el éxtasis de una COMUNIÓN integral, que no se limita únicamente a lo carnal o biológico. (Comunión: de común unión, que permite hacerles “sentir unidad”, que ambos son “uno” mientras dura y, luego, deje la sensación que dicha “unidad” persiste en cierto modo más allá del contacto físico, sosteniéndose en el tiempo. Sin referirme a la preñez biológica, obviamente).
Pero cuando se “institucionaliza” masivamente como simple “necesidad física, biológica instintiva”, posible fuente de mucho placer sensorial, pero omitiendo o menospreciando a lo demás intrínsecamente relacionado… se la bastardea, alentando a que los demás también la perviertan, como resulta claro ejemplo de ello el escrito que comento, sin intención de ofender a nadie, sino de colaborar a “poner puntos sobre las íes”. Ya que es como incentivar a comer por placer y por demás, olvidando que el principio fundamental del hambre y del comer, es para nutrir al cuerpo con lo más adecuado a sus necesidades legítimas.

Pervy :
Creepy. Describes a middle-aged guy who stares too much and doesn't realize that young girls aren't interested in him. A step below a stalker.
http://www.urbandictionary.com/define.php?term=Pervy

Hola a todos, el articulo es interesante.
Me considero sexualmente muy, muy abierto: mis actuales parejas podrían confirmarlo...pero siempre creo que lo que se llama "sexo" (y las fantasías correspondientes) tiene que estar relacionado físicamente con los órganos reproductivos. Es decir: si a alguien le encanta que le utilicen de "mesita de salón" ningún problema, pero eso no es "sexo", que lo llamen "sexo" ofende un servidor amante del "sexo". Solo es mi opinión. Saludos.

¿Y por qué un "pervertido" si puede llamarle "aburrido" a alguien que gusta de la posición del misionero? El artículo pierde todo sentido con ese comentario pues nos muestra que tanto pervertidos como aburridos enjuician al otro. Dicho de otra manera, ¿de que nos quejamos si hacemos lo mismo?

Me gusta jugar en la cama. No soy ningún moralista pero la verdad que la vida vivida me ha enseñado que si uno vive haciendo variantes en el acto sexual, disfrazándose, chupandole los pies o lo que sea, en vez del puro acto de introducirla en la vagina y gozarlo; es porque en realidad esta aburrido de esa pareja sexual, o esta con pocas ganas de sexo en esos momentos.

Recuerden como es cuando recién conocen a alguien y les gusta mucho, les enciende: simplemente gozan muchisimo con el acto sexual mas simple de introducirla en la vagina y acabar, con el misionero basta. Claro, luego uno se entra a aburrir de esa pareja y tiene que probar otras cosas. Pero si las ganas son autenticas no se precisa mas que el misionero.


Por eso yo propongo terminar con esta hipocresia que nos gobierna hace siglos. Con este tratar de mantener las formas y atarnos a viejas estructuras.

Debe abolirse el matrimonio y debemos vivir todos en sociedad, en tribu. O sea, encuentras una mujer que te gusta y le gustas. Tienen sexo cuanto quieren. Si queda embarazada todos nos hacemos cargo como sociedad de los hijos. (sin cambiar nada de lo que vivimos hoy en dia). Si quieren vivir juntos ok. Pero en realidad siguen teniendo sexo con quien quieren y siguen juntos ademas, si quieren. Si alguien no quiere, de cualquier manera los hijos son criados por la sociedad, la comuna de tu barrio y sin que nadie se sienta traumado por no tener papas. Y todos felices.

soy_yo:
tengo una opción que me permite mantener mi amado culo: no te cortes el pelo, mas que por cuestiones de comodidad o calor, que por eso los animales pierden más pelo en verano.

A perdona wikiliki, tú por donde meas? Y por donde comes y le das un beso a tú madre? Meas por la polla o el chocho, y comes con la boca, con la misma boca con la que le chuparas los genitales a alguien digo yo. Algunos cuando van de "finos" e intransigentes caen en su propia MIERDA. El resto es "trolear", dijese de alguien que se comporta como un "troll". De frente y luego a la segunda por la DERECHA, tienes el foro del OPUS DEI. Siéntete a gusto con los tuyos, por cierto para procrear están los genitales, pero no se dice follar, se dice procrear, que dios si escucha esas palabras malsonantes te puede castigar y dejemos que la gente ponga la flor en el florero que más le apetezca, CACHO DE TROLL (dios no pude contenerme).

Estoy de acuerdo con lo expuesto por "david | 07/06/2012 13:38:33", así que: David, córtate el culo!

wikiliki:

Hoy no tengo mucho que hacer así que ahí voy, a meterme en el lodazal.

Wikiliki, el culo tendrá su función "natural", pero el pelo del cuerpo también está ahí por naturaleza; y mira tú por donde que va el ser humano y se lo quita; ¿la naturaleza hizo el vello púbico, la barba o el pelo de las piernas para ser afeitados?

¿qué hay de anti-natural en los actos humanos?

saludos.

Cuanto cuento para acabar justificando la sodomía... CONFUNDEN EL CULO CON LOS GENITALES. La naturaleza hizo el culo para cagar que para follar ya están los genitales... Parece que hay gente que le gusta follar POR EL CULO con mierda, digo yo!

Walter:

Una persona con síndrome de down que tiene cumplidos los 30 años, puede tomar determinadas decisiones igual que una persona que no sufra este síndrome? Una chica de 15 años, que ha salido de su hogar para estudiar en un colegio prestigioso, es capaz de organizar su hogar, administrarse económicamente, en incluso de responsabilizarse del cuidado de menores, ¿toma las decisiones de igual manera que una chica de 28 años que aún vive con sus padres, no trabaja ni estudia, y pide dinero para todos sus gastos? Conozco casos reales para ambos ejemplos. ¿La madurez sexual se alcanza en una determinada edad, o en función de unas determinadas experiencias?
Se puede convencer a un/a niño/a para que diga sí en función de la voluntad de un adulto, por eso son niños, y por eso hay tantísimos casos de pederastia, pedofília y acoso infantil.

El artículo no dice que esté bien el sexo con niños, lo que hace es normalizar las prácticas sexuales que han ido siendo llamadas perversiones; lo que yo pretendía aportar, es una visión ampliada donde se vea que hay perversiones y perversiones, y que no todas pueden ser normalizadas a la ligera, porque mucha gente ha sufrido cuando creían que iban a disfrutar.

Hay una tendencia de algunos individuos a reventar articulos, chats, blogs, ... que no son de su agrado. No estamos en una sociedad plural, desde las altas esferas se limita nuestra libertad, la democracia cristiana mediatica impone (por exceso, nausea y poder, no por calidad) sus doctrinas. Cuando alguien se sale de ese camino impuesto es considerado un desviado, un pervertido, un traidor, un alborotador, un antisitema, ... y así hasta acabar todas las descalificaciones que la derecha mediatica usa a diario.
Creo que es un articulo entretenido en un tono simpatico, quizás no comparto al 100% el contenido, pero si lo he leido es porque sabia que leeria algo sobre sexo, sobre alguien que se expresa en libertad sobre el sexo. Si no me gusta que se hable de sexo, si no me gusta que se hable de esa manera no hace falta que entre en este blog, y aun hace menos falta que descalifique a su autora.
Esta sociedad, con inercia del antiguo regimen y de la iglesia trasnochada, no es plural. Desengañense, la crisis no nos ha vuelto así, hay un alto porcentage de españoles que aun no han salido de la España profunda machista matriarcal catolicoapostolica franquista y de la 'santa' inquisición.
Bravo por el articulo, abajo los reventadores faltones!

Se nota que Tatiana era "progre", pues aún le quedan remilgos y trabas sexuales. Si no fuera progre no las tendría, y sería libre. Lo progre ata; aún se bajan del tren, y creen haber llegado al final.

A ver, memolaelmoralismo:

¿Qué sabrás tú de lo que sé yo en cuanto a lo que ocurre en un dormitorio?

Leer Tintín no tiene porqué obligar a comprar un perro, pero puede invitarte a pensar que los habitantes del Congo son inferiores, retrasados y desconocedores del mundo que les rodea.

Las relaciones entre diferentes siempre implican una violencia basada en el desconocimiento del otro, y el trabajo que cuesta abrirse emocionalmente al desconocido; pero de ahí a aceptar que cualquier relación entre individuos puede o debe pasar por la violencia, eso si que es una aberración; aberración que utilizan los medios de comunicación para amansar a la gente, y hacerles pensar que lo mejor que pueden hacer con sus vidas es follar mucho y trabajar otro tanto.

Alex, no confundo fantasía con problemas psicológicos, pero sé que de la primera se puede llegar a la segunda; lo que tú llamas problemas psicológicos, en muchos casos empiezan como simples fantasías, pero ni uno ni otro son más que nuestro inconsciente transmitiéndonos algo; ese algo es el que creo que cada uno tiene que tener claro: su origen, formalización, etc.
Un saludo.

¿Te la puedo meter por el culo? No.

Y hasta aquí llega la negociación y el conceso de mi perversión.

Jó, vaya "filósofo" el abuelo. Así le ha salido la nieta tonta.

OK. De acuerdo con que no es cuestión de demonizar, yo no lo hago, respeto los gustos sexuales de todo el mundo, y que cada cual haga con su culo lo que bien entienda. Si parece que demonizo la libertad sexual, me vuelvo a explicar.

No es lo "que cada uno haga con su cuerpo lo que quiera" lo que cuestiono, sino la pretendida consciencia total de nosotros mismos, como individuos, de la que hacemos gala; al decir que cuando una chica acepta que su novio traiga a un amigo para que entre los dos se la follen, y que esta sabe plena y conscientemente lo que está aceptando, suponemos que toda persona que toma una decisión lo hace de forma totalmente racional, y eso es un error, el ser humano es un ser emocional también, y la comprensión de las emociones de uno mismo, son enigmas para todos nosotros, en alguna medida.

A los interesados, mis perversiones son bastante sencillas, pero he conocido casos de lo que he mencionado antes y que algunos me achacáis personalmente; y por otro lado, tengo novia, desde hace 10 años, tenemos una vida sexual plena y regular además de sana; también damos espacio a nuestras perversiones, siempre y cuando son compatibles; no es un criminal quien escribe esto, sino un sociólogo con interés por la psicología, entre otras cosas.

Con lo cual, mi conclusión sería: ¡¡Libres Domingos y Domingas!! pero protección para los débiles porque los hay y son muchos más de los que parecen y nos quieren hacer ver.

Sigo pendiente del debate...

A Tere: nadie te obliga a realizar prácticas sexuales que no sean de tu gusto, nadie te obliga a que tu manera de amar sea sórdida, no te hagas la víctima. Símplemente, si eres vainilla, tienes suerte, mucho más donde elegir, mucha más tranquilidad y nadie te señalará con el dedo. Encima te vas a acomplejar por ser normal!!?? La gente no tiene más que hacer, no?? Insisto: de ahí a decir que las prácticas sexuales que se salen de lo corriente inciten a la violencia real, es delirante y esperpéntico. Cada uno que encuentre el placer o el dolor o el amor donde le pete...

David, ángel mío...tú qué sabras. En un dormitorio todo lo que sea consensuado es legítimo y sí, si es enfermizo, cuanto más enfermizo y guarro, mejor. Y si es violento y oscuro y morboso y culpable, todavía mejor. Este rollo de normalizar las prácticas eróticas pecaminosas e indecentes es ñoño e insoportable. Viva el pecado!!
De ahí a que las prácticas sexuales de sado o similares inciten a la violencia real contra otras personas...es como decir que leer Tintín te obliga a comprarte un Fox terrier. Un saludo a los que no saben separar la realidad de la ficción. Es un problema muy grande...

A mí me gusta masturbarme con un filete de ternera (a ser posible, gallega), recién sacada del pack.

El artículo me ha parecido entretenido y con la frivolidad justa para estas mañanas de calorcito. Y ya puestos, a Tere (la del anterior comentario): ¿qué te hace pensar que estás tarada si no te gusta que te arreen?, ¿qué te hace pensar que está tarado al que sí le gusta? Porque reivindicar el gusto por algo no significa que todos tengamos que coincidir y pobre del que no lo haga. El que no te guste que tu novio se lo monte delante ti con otra no tiene nada que ver con los gustos del resto del mundo, ¿o sí? Y a David, creo que confundes fantasía con problemas psicológicos; no es cuestión de que valga todo, es cuestión de que no se demonice a alguien por tener gustos distintos.

David, búscate una novia, muy bueno el artículo. Qué si, que en el sexo hay que fantasiar un poco, buscar el morbo, el atrevimiento hacer lo que reprimimos porque pensamos que nuestra pareja nos va a mirar como un loco. Pero todas esas cosas, dejando claro, que se harán con el consentimiento del otro o del "perro", que citó David. Vamos que si las mismas analogías, las hacemos sobre el comportamiento, seguro que David nos habla de asesinatos, insultos y ética moral. Oye que se habla de un tema desde la moderación, que el David parece que escucha perversión y se ruboriza y le asaltan a la cabeza malos sentimientos, como violar, pedofilia y cuatro mil cosas, oye que te lo tienes que hacer ver, que yo como mucho pienso en sexo anal.

Manny: si es un blog de sexo, de qué quieres que hablen? Si no te gusta (el blog o el hablar de sexo), estoy seguro que encontrarías en otro lado un tema de tu interés ( o te pone a mil escribir en contra de los blogs que no te gustan? KINKY!!!)
David: en ningún lado dice que tener sexo con un niño de 8 (o un perro Beagle, en tal caso) está bien... Tengo un amigo que dice "en cualquier actividad sexual, si todas las partes involucradas tienen la edad apropiada, entienden de qué se trata, y no queda daño permanente, no hay por qué cuestionarlas.." A mí me cierra...

las perversiones de txitxilo http://www.youtube.com/watch?v=Dd8ZU-y6a_Y

Todos tenemos por ahí alguna fantasía "inconfesable", aunque no todos la ponemos en práctica. A veces lo que resulta muy excitante como fantasía, no lo es tanto cuando se hace realidad.

Muy bien, David, este tipo de artículos de este blog me hacen pensar que estoy tarada porque no me gusta que me arreen, me aten, me sodomicen, me humillen y mucho menos que mi novio se tire a mi mejor amiga delante mio. No pierdo mas el tiempo leyendolos.

felicidades, me ha encantado. Al aire las toallas!

¿Toda perversión/parafilia tiene cabida en algún culo, pues? ¿podemos normalizar absolutamente toda "desviación" de la norma? ¿debemos controlar la actividad sexual ciudadana para que no se salga de la norma? ¿Es perversión acostarse con un niño/a de 8 años si este da su aprobación? ¿Da su aprobación un perro cuando deciden grabar cómo un humano le penetra? ¿Es sano que se fomente el material pornográfico de violaciones y sumisiones? ¿es deseable que haya "aficionados" al acoso sexual? Estoy de acuerdo con una mayor liberación de los prejuicios sociales en cuanto a los "gustos" sexuales de la gente, pero también considero que es sano conocer el origen en nuestro interior de esas filias, ya sean "normales" o "desviadas", para poder reconocer con acierto y claridad si esas prácticas sexuales nos hacen daño a nosotros o a los demás. Es decir, no creo que valga todo, en nombre de la libertad; son deseables, a mi modo de ver, ciertos límites morales. ¿quien disfruta de hacer daño, no puede acabar matando de placer? ¿quien disfruta del dolor, no acabaría sometid@ a la autoridad del otr@, incluso a las no relacionadas con el sexo? ¿quien fantasea con las violaciones, no podría acabar violando, ante una reducción de la emoción que vuelca en la fantasía, cada vez mas repetida? Sin duda, la actividad sexual entre dos individuos, maduros y conscientes de sus actos, no podemos regularla; pero ¿hasta qué punto un individuo es plenamente consciente de las decisiones que toma? ¿hasta qué punto es el individuo consciente de lo que hay debajo de las fantasías que tiene? ¿como puede un@ saber si al satisfacer la fantasía de su pareja (que fetichiza con la violación) no está realmente animándole a llevarla a cabo en un momento dado? ¿o tal vez asentando con mayor firmeza un sentimiento de inferioridad, o incluso reforzando el bloqueo de recuerdos reprimidos? Delicado asunto...

La única manera de ser realmente libre para decidir, es conocerse a uno mismo. Y, dentro ya de mi propia opinión y especulación, creo que nadie es feliz cuando se redescubre siendo maltratado o maltratando, aunque se disfrace de sexo moderno, liberal y progresista.

David García Muñoz

que aburrido...otro articulo diciendo que hace falta más sexo, mejor sexo, hablar más de sexo, que guay somos hablando de sexo, etc....

Oye Stimulax no te hagas el pesado,siempre te encuentro con algún capítulo del que debe ser tu libro,¿por qué no dejar el espacio para quien quiera opinar sobre lo escrito?Anda hombre que no resultas interesante, prefiero mil veces leer un artículo que me pueda ayudar o interesar que un libro porno, se bueno. Gracias Tatiana es simpático lo que escribes e interesante y como bien dices, cada uno a lo suyo y si es lo típico y aburrido el o ellas se lo pierden.

"Aún me encontraba trabado de pies y manos cuando se movió y, poco a poco, fue introduciendo primero los pies por debajo de mi cuerpo para seguir metiendo las piernas hasta que quedé tendido encima de sus muslos. Se reincorporó entonces y tras decirme, a ver si te gusta a ti, comenzó a azotarme en el culo con la mano abierta, suavemente al principio para ir aumentando gradualmente la intensidad de los golpes. No sé explicar por qué me sentí reconfortado; tal vez fuera por la comunicación más íntima que comportaba el acto en contraste con la frialdad que definía su carácter. Cuando los golpes se recrudecieron y comenzaron a resultar dolorosos -lo que tenía que traducirse forzosamente en el color que tomarían mis nalgas- me susurró, imagínate que es amor; y aunque pueda parecer superficial lo hice y a partir de ese momento el azote sobre la carne se convirtió en bálsamo para el espíritu. De alguna manera entendí que la verdadera intención del castigo iba dirigida mucho más adentro de donde se infligía, como cuando se llama a una puerta el fin no es otro que el de pasar al interior de la casa. Saboreaba el amor con cada golpe y notaba cómo con cada nuevo que recibía este amor me llenaba más y más de un goce pleno. Llegó un momento en que mi carne se hizo insensible y experimenté la necesidad de sentir más fuerte, más adentro aquella llamada que había conseguido comunicación plena con una parte de mi ser hasta ese momento para mí desconocida, por lo que me di la vuelta en su regazo y retrepé hasta colocar mi cabeza sobre éste.
Con la primera bofetada parte del calor de las nalgas -que ahora sí sentía- subió hasta mi cara participándome también de su tibieza en el resto del cuerpo, especialmente en la zona genital que pareció al pronto receptiva a la comunicación que establecía. Comencé a entender lo que aquello expresaba y casi podía oirla decir, eres mío y voy a hacer contigo lo que me dé la gana; tu cuerpo me pertenece y en él se encierra tu espíritu, que yo tomaré para que me sirva en cuanto quiera. Cada guantazo era una piedra más en los cimientos de nuestra relación y yo deseaba que incrementara su fuerza y que no se detuviera jamás pues en ese punto ya había entendido que no sólo eran nuestros cuerpos los que contactaban sino nuestras almas las que se entrelazaban en un abrazo cada vez más íntimo". (Fragmento del capítulo XII de "Semen" de A.C.G.)

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el blog

Ni enciclopedia ni consultorio sexual al uso. He aquí un rincón erótico festivo dedicado a las relaciones y la atracción entre seres humanos, esa faceta que nos hace la vida más placentera, tierna, amorosa, plena… Un blog coral, con cinco autoras de todo origen y condición, que apuesta por el juego, la provocación, lo sensual y el sexo como acto libre, adulto, compartido, real o ficticio, siempre divertido... Eso sí, si tu mirada no es amplia y tolerante, mejor no te detengas aquí. Coordina Analía Iglesias. No sólo se admiten firmas invitadas, sino que son deseadas.

Sobre las autoras

Anne Cé. Nació en el sur austral (Argentina), en un tiempo beatle y en un país con altísima densidad de psicoanalistas y jugadores de fútbol. Periodista, quizá incluso a su pesar, narra lo que se le ponga delante. Y narra, y narra. Un día descubrió que el simple roce de una clavícula le erizaba la piel y entonces comprendió por qué le gusta tanto abrazar a un hombre.

Esther Porta. Segoviana, fue becaria en el mítico Tentaciones y allí hizo de todo hasta que sus conocimientos de sexo la convirtieron en Beatriz Sanz. Y gracias a ella, publicó artículos semanales de sexo, dos libros y fue reclutada como sexperta guionista del programa de Canal +: 'Sex Pópuli'. Cuando casi se le había olvidado (lo de escribir de sexo...) se mete a bloguera. Y aquí está, con tantas ganas de sexo (del uno y del otro) como siempre...

Venus O'Hara, de Reino Unido, con raíces irlandesas. Modelo fetish, actriz y escritora. Licenciada en Ciencias Políticas y Francés, reside en Barcelona, ha sido columnista sexual en varias revistas, tiene su propio blog de fetichismo y es creadora de 'No sabes con quien duermes', un confesionario para personas que llevan una doble vida. Publicó su primer libro junto a Erika Lust, 'Deséame como si me odiaras', en 2010.

Tatiana Escobar, de Venezuela (1976), ha escrito ensayos y poesía en español. Traductora y editora, en 2004 abrió en Madrid junto a sus socios la primera boutique erótica de España, La Juguetería Erotic Toys, para no tener que vivir de la literatura. Desde entonces vive del sexo. Y escribe, a veces, para sus amigos.

. Madrileña. Soñó con escribir y pronto descubrió una vía: el periodismo. Pero como tampoco valía narrar sobre cualquier cosa, eligió suerte y remató la faena con un posgrado en Sexología. Ha trabajado en suplementos de salud y medios especializados. Con la práctica ha acabado por darle un toque más sensual a sus letras. Y con ellas sueña en escribir, ahora, un libro.

Ilustracion
Venus O'Hara, Anne Cé y Silvia C. Carpallo, según 'Mi Petit Madrid'.

Nuevo libro

El orgasmo de mi vida. Si ya no sueñas con príncipes azules, locos por pedirte en matrimonio, ni esperas que aparezca un millonario atormentado pero diestro en amores, con una Visa en una mano y un látigo en la otra, este libro es para ti. Porque El orgasmo de mi vida habla de eso, de mujeres realistas, lúcidas, independientes y eróticamente vivas, capaces de combinar esa cotidianidad que todas conocemos, con sus pasiones más salvajes. Ellas son las protagonistas de los relatos, sin guionistas que les digan lo que tienen que hacer, pero sobre todo, son las compositoras, directoras e intérpretes de los orgasmos más armoniosos de sus vidas.

Lux eróticaLux erótica. "Escribir sobre sexo era la propuesta y me sentí estimulada. Después de tantos años como periodista cultural y con mucha vida hecha en torno a la información y a la actualidad, tenía ganas de ponerle carne a la crónica. Porque nuestra más genuina actualidad como personas pasa por el relato del erotismo. Porque de atracción y de relaciones hablamos todo el tiempo en este tiempo occidental con ciertas libertades individuales garantizadas y rebosante de espíritu lúdico pero también algo desafectado y con nuevos descompromisos adquiridos...". Anne Cé.

Inglés para pervertidosInglés para pervertidos."Se dice que la mejor manera de aprender un idioma es a través del sexo con un extranjero. Pero ¿qué haces si estás en la cama y no sabes qué decirle? Con Inglés para pervertidos puedes aprender todas las palabras y expresiones que siempre has deseado saber, desde lo más elemental al sexo más salvaje. El libro cuenta con ocho capítulos centrados en las partes del cuerpo, la cama, el LGBT, las compras sexis, el lado oscuro, el porno, el chat y la salud sexual. Cada capítulo contiene vocabulario, gramática y unos ejercicios muy originales que no encontrarás en ningún otro libro. Aprende todo lo que tu "English teacher" no se atrevería a enseñarte nunca. Y... si te cansas de estudiar, el libro incluye un montón de fotos mias para distraerte". Venus O'Hara.

TWITTER

Nuestros autores en Twitter

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal