Eros

Oral no es solo el sexo

Por: | 30 de julio de 2012

¿Cuántas veces nos dicen a las mujeres que hablamos mucho? Sin embargo, yo creo que hay momentos, momentos señalados, en que preferimos callar y son los hombres los que siguen hablando.

Shut
'Si no estás para el sexo oral, quédate callado', es lo que más o menos viene a decirnos el cartel, vía cafepress.

Quiero decir que, a veces, somos las chicas las que pensamos que habláis demasiado y sobre no sé qué cuestiones que no vienen a cuento, solo para aliviar la tensión sexual. Y la cosa no se aligera; por el contrario, nosotras solemos pensar: ‘Y si te diera un beso ahora, ¿te callarías de una vez?’.

Echemos un vistazo a un par de casos cinematográficos a mano, para ilustrar cada una de las dos situaciones: mujer habla de más; hombre rellena silencios que no hacía falta rellenar. En la potente Elefante blanco, Pablo Trapero da cuenta de las imposibilidades y las ganas que cortan el aliento cada vez que se encuentran un cura y una asistente social; la otra secuencia es la de una mujer en la cincuentena que se encuentra con un devoto candidato dispuesto a hilvanar algunos flecos de soledad en la excelente Margaret, de Kenneth Lonergan.

Hablamos de los trazos sobre dos relaciones bien particulares, de esos que solo el buen cine es capaz de dibujar con las curvas y matices más cercanos a la verdadera existencia.  Las dos películas, fervientemente recomendadas desde aquí, están en cartel en las salas de España.

 

Tráiler de 'Elefante blanco', de Pablo Trapero, con Ricardo Darín, Jérémie Rénier y Martina Gusman.

En Elefante blanco, un thriller que hace pie en la realidad de la desigualdad lacerante y el compromiso social, un cura belga llega a una villa miseria de Buenos Aires para ayudar en la parroquia de su confesor. Pasan muchas cosas hermosas de solidaridad y dolorosas de la más pura vida allí, pero aquí solo referiré la escena en que el párroco extranjero y la asistente social van juntos en un coche a hacer un trámite para las familias del barrio.

Ella, como buena mujer (me dirán), intenta entablar un diálogo con el recién llegado, a través de preguntas sobre su vida. Con muy pocas palabras, él relata algunas experiencias, entre ellas, las monacales largas prácticas de silencio. Su forma de ser o su momento introspectivo (y una inequívoca tensión sexual ambiente) lo dejan mudo, pero Luciana le cae muy bien. 

Sí, en ocasiones, el laconismo del otro nos hace sentir fuera de lugar, hablando “boludeces”, como dice nerviosamente la protagonista de la película argentina.

La otra cinta que también va del amor, los amores, y otras soledades, es la notable Margaret, de un dramaturgo llamado Kenneth Lonergan, y en la que el personaje central es una adolescente neoyorkina que anda pensando en las mentadas “boludeces”, hasta que un accidente de tráfico sacude su vida y ahí todo se vuelve turbiamente verdadero, grave, muy serio.

Su madre (J. Smith Cameron), que es a quien queremos dedicarle unas líneas, es una actriz de largos cuarenta sin pareja a la que, un día, un señor atento regala un inmenso ramo de flores. Jean Reno interpreta a un distribuidor de software que pasa buenas temporadas en Nueva York, aburrido hasta la médula, pero amable y cariñoso. Y habla y habla y habla de sus negocios informáticos o le muestra fotos de su tía o de su abuela… Pero para ella, en este preciso instante de los años, la disyuntiva pasa por el viajante o todo el ancho mar de la cama vacía.

 

Trailer de ‘Margaret’, de Kenneth Lonergan, con una convincente Anna Paquin.

Hablando de hablar menos, también es cierto que la charla permite constatar algunas afinidades mínimas antes de pasar a la intimidad de la cama y de enfrentarse incluso al riesgo de topar, en algún hotel modernete, con un cuarto de baño con paredes de cristal (por dios, ¿en qué están pensando los arquitectos cuando diseñan cuartos de baño vidriados que despliegan de lleno sus encantos a la suite?).

Por eso, a lo que íbamos, algo hay que (poder) hablar antes del sexo. Cuando digo esto pienso en que un amigo expresaba el otro día su estupor porque tras la aburridísima cena de una primera cita, donde nadie tenía nada que decirse, la chica le había propuesto sexo.

Todo tendrá su medida, como dicen (pero, vaya, no es nada fácil dar con ella).

http://www.cafepress.com/

Hay 17 Comentarios

Muy buenooooo!!!!!!!!!!!!

Mari, querida, tómate una tila que se te va a reventar una vena o algo. Como ya te han dicho, la razón que llevabas la pierdes al ponerte como una energúmena nazi. Y, por cierto, antes de criticar, mírate lo tuyo. Usa correctamente los signos de puntuación, no te los comas. Y la frase "cada vez lo alucino más" es, cuando menos, incorrecta.

Un saludito.

Para follar como la de la cena de marras, no hace falta hablar. Para hacer el amor... eso es otra historia.

Hablar antes de sexo ayuda a detectar más o menos feeling, es un recurso para intimar, acercarnos. Si las ganas mutuas son muy fuertes...las palabras sobran, o basta con una frase. Gracias por intercalar menciones a películas; el sexo es universal, está en todas partes.

Mari, te suena el sexo oral?

Mari, tranquila, tómese una tilita. Se puede tener razón, pero también se pueden decir las cosas con un poco más de suavidad. Con razón, pero a lo bruto... se acaba perdiendo la susodicha.
Por cierto, en español, los signos de exclamación e interrogación se ponen tanto al principio como al final de la frase. Tampoco estaría de más que se leyese antes de enviar los comentarios… para corregir los errores ortográficos y gramaticales. Saludos orales.

Bueno, no es para tanto, lo de la traducción, yo no la veo tan mal. De hecho, el pie de la imagen advierte de que es tan sólo aproximada, y creo que se hace aproximada para mantener el juego que hace el artículo entre sexo "oral" y "verbal". Los puros serán los últimos en el reino de los cielos, y en la cola de la discoteca.

muy buen artículo, que me ahorquen si se de que va, pero muy buen artículo.

PD
"Being into" something, no es "estar para" algo, es "gustar" o "irle a uno" algo.
I'm not into oral sex: no me va el sexo oral.

De verdad, cada vez lo alucino más. Antes nadie hababa inglés y no intetaba dárselas de saber el idioma, mucho menos traducir. Ahor culquiera con un conocimiento de bachillerato y poco más se las da de Borges. Es chirriante, porque lo que se acaba diciendo en español tiene muy poco que ver con lo que se dice en inglés: se pierde significado, intencionalidad, se dice "otra cosa diferente".
Para eso no traduzcas, jamía!! Si no tienes como mínimo nivel de Proficiency y estás habituado a escuchar y leer el idioma a diario, ni lo intentes!

NO dice eso. Dice "mantén la boca cerrada"

No sabes inglés? Y no es una traducción literal sin más, es la traducción que mejor da sentido al original.

Obviamente, si no te gusta el sexo oral, más vale que mantengas la boca cerrada, literalmente, y además así se recoge a doble acepción de "mantente callado", que es lo que nos ocupa, al hablar de cine, historias, "contarlo", etc

Pero "si no te gusta el sexo oral, mantente callado" no dice nada acerca de la intencion origina del texto inglés.

No parece muy interesante...

Cada vez hay más dificultad en sincronizar los tempus.

"Caaarmen, Caaarmen voy a tener que emborracharme..."
http://bici-electrica.blogspot.com/

buen blog de cine..

A Camen,
y todavia hay hombres con remordimientos al buscarse un amante...

Cuando alguien no tiene lo que desea lo busca. Si no puedes aliviar la tensión sexual con tú pareja, seguro que terminas encontrando a alguien que te ayude a "sobrellevarlo" Hay mucha literatura sobre estos temas, os dejo un ebook sobre lo qué ocurre cuando en una pareja las relaciones no funcionan. El fichero se encuentra en la red y se llama "la infidelidad de Paula"

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el blog

Ni enciclopedia ni consultorio sexual al uso. He aquí un rincón erótico festivo dedicado a las relaciones y la atracción entre seres humanos, esa faceta que nos hace la vida más placentera, tierna, amorosa, plena… Un blog coral, con cinco autoras de todo origen y condición, que apuesta por el juego, la provocación, lo sensual y el sexo como acto libre, adulto, compartido, real o ficticio, siempre divertido... Eso sí, si tu mirada no es amplia y tolerante, mejor no te detengas aquí. Coordina Analía Iglesias. No sólo se admiten firmas invitadas, sino que son deseadas.

Sobre las autoras

Anne Cé. Nació en el sur austral (Argentina), en un tiempo beatle y en un país con altísima densidad de psicoanalistas y jugadores de fútbol. Periodista, quizá incluso a su pesar, narra lo que se le ponga delante. Y narra, y narra. Un día descubrió que el simple roce de una clavícula le erizaba la piel y entonces comprendió por qué le gusta tanto abrazar a un hombre.

Esther Porta. Segoviana, fue becaria en el mítico Tentaciones y allí hizo de todo hasta que sus conocimientos de sexo la convirtieron en Beatriz Sanz. Y gracias a ella, publicó artículos semanales de sexo, dos libros y fue reclutada como sexperta guionista del programa de Canal +: 'Sex Pópuli'. Cuando casi se le había olvidado (lo de escribir de sexo...) se mete a bloguera. Y aquí está, con tantas ganas de sexo (del uno y del otro) como siempre...

Venus O'Hara, de Reino Unido, con raíces irlandesas. Modelo fetish, actriz y escritora. Licenciada en Ciencias Políticas y Francés, reside en Barcelona, ha sido columnista sexual en varias revistas, tiene su propio blog de fetichismo y es creadora de 'No sabes con quien duermes', un confesionario para personas que llevan una doble vida. Publicó su primer libro junto a Erika Lust, 'Deséame como si me odiaras', en 2010.

Tatiana Escobar, de Venezuela (1976), ha escrito ensayos y poesía en español. Traductora y editora, en 2004 abrió en Madrid junto a sus socios la primera boutique erótica de España, La Juguetería Erotic Toys, para no tener que vivir de la literatura. Desde entonces vive del sexo. Y escribe, a veces, para sus amigos.

. Madrileña. Soñó con escribir y pronto descubrió una vía: el periodismo. Pero como tampoco valía narrar sobre cualquier cosa, eligió suerte y remató la faena con un posgrado en Sexología. Ha trabajado en suplementos de salud y medios especializados. Con la práctica ha acabado por darle un toque más sensual a sus letras. Y con ellas sueña en escribir, ahora, un libro.

Ilustracion
Venus O'Hara, Anne Cé y Silvia C. Carpallo, según 'Mi Petit Madrid'.

Nuevo libro

El orgasmo de mi vida. Si ya no sueñas con príncipes azules, locos por pedirte en matrimonio, ni esperas que aparezca un millonario atormentado pero diestro en amores, con una Visa en una mano y un látigo en la otra, este libro es para ti. Porque El orgasmo de mi vida habla de eso, de mujeres realistas, lúcidas, independientes y eróticamente vivas, capaces de combinar esa cotidianidad que todas conocemos, con sus pasiones más salvajes. Ellas son las protagonistas de los relatos, sin guionistas que les digan lo que tienen que hacer, pero sobre todo, son las compositoras, directoras e intérpretes de los orgasmos más armoniosos de sus vidas.

Lux eróticaLux erótica. "Escribir sobre sexo era la propuesta y me sentí estimulada. Después de tantos años como periodista cultural y con mucha vida hecha en torno a la información y a la actualidad, tenía ganas de ponerle carne a la crónica. Porque nuestra más genuina actualidad como personas pasa por el relato del erotismo. Porque de atracción y de relaciones hablamos todo el tiempo en este tiempo occidental con ciertas libertades individuales garantizadas y rebosante de espíritu lúdico pero también algo desafectado y con nuevos descompromisos adquiridos...". Anne Cé.

Inglés para pervertidosInglés para pervertidos."Se dice que la mejor manera de aprender un idioma es a través del sexo con un extranjero. Pero ¿qué haces si estás en la cama y no sabes qué decirle? Con Inglés para pervertidos puedes aprender todas las palabras y expresiones que siempre has deseado saber, desde lo más elemental al sexo más salvaje. El libro cuenta con ocho capítulos centrados en las partes del cuerpo, la cama, el LGBT, las compras sexis, el lado oscuro, el porno, el chat y la salud sexual. Cada capítulo contiene vocabulario, gramática y unos ejercicios muy originales que no encontrarás en ningún otro libro. Aprende todo lo que tu "English teacher" no se atrevería a enseñarte nunca. Y... si te cansas de estudiar, el libro incluye un montón de fotos mias para distraerte". Venus O'Hara.

TWITTER

Nuestros autores en Twitter

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal