Eros

Lo inexplicable del amor y el despecho

Por: | 16 de octubre de 2012

"Los temas de la vida se reducen al amor y al despecho...", le sugerí -a modo de temeraria síntesis- al showman al que entrevistaba días atrás. Él es un actor, un tipo conocido, muy culto, y expresó su desacuerdo conmigo, cortésmente. No obstante, concedió: "Salvo que te refieras a Eros y Thanatos". Estábamos cerrando la charla, me reí y asentí: "Claro, en el despecho está la muerte, el menosprecio, el dolor; en el amor, todo lo que tiene que ver con la vida plena y la aceptación".

Eros psique
'Cupido y Psique', de Jacques-Louis David.

En realidad, con mi conjetura intentaba asignarle términos de menor rango a esta dualidad clásica entre el instinto de vivir y la pulsión de muerte, ambos indisolublemente ligados y mutuamente dependientes. Amor y destrucción que no siempre son tan épicos ni van tan lejos como en la shakespeareana Romeo y Julieta, pero que se nos aparecen cotidianamente, en cada decisión dentro del vínculo romántico o la vida en pareja.

Llevaba unos días dándole vueltas a lo inexplicable de las relaciones humanas, los enfados, el amor, el desamor, la atracción, el apego, la necedad que uno cree percibir en el otro… Pero, sobre todo, reflexionaba sobre la de veces que nos hacemos los tontos con la inmensa carga de subjetividad que cada uno (sujeto intra o extramatrimonial) pone en el relato de las emociones, las razones del objeto de deseo, los sinsabores y nuestra perplejidad.

Acrobata_1

'Acróbata', según José María Guerrero Medina. La dificultad del equilibrio (entre dos), vía www.dunev. com

En unas apretadas horas, dos amigas -pongamos que Sara y Maribel- me habían hablado de personas muy cercanas con problemas que las atribulaban como si fueran propios. Sara se apiadaba de una prima querida a quien el marido de toda la vida le había dicho que se iba de casa, de un día para el otro, y casi sin dar explicaciones (más que la, para él explícita, falta de cariño remanente). Poco después, Maribel se largó a llorar contando el bloqueo afectivo en el que estaba sumida una amiga que sospechaba que el padre de su hijo le era infiel*

 
'Dilema de amor: la cumbia epistemológica', una pieza imperdible de J. S. Mastropiero, por Les Luthiers (fragmento del espectáculo 'Lutherapia', que se representa en Madrid hasta el 21 de octubre).

Como condimento a estas situaciones llenas de porqués ("si teníamos buen sexo", "si nos gusta la misma música", "si teníamos proyectos", "si tenemos hijos", etcétera) se pueden agregar invasiones a cuentas de correo electrónico, sms y whatsapps y la retahíla de indagaciones non-sanctas que solo hacen sufrir a quien las emprende.

Son casos en los que, alrededor, todo son hipótesis y dichos de dichos. Por supuesto, nadie se explica nada, nadie sabe tampoco qué hay del lado del narrador y lo más sencillo (y catártico) es vituperar contra el abandonador o el que se ha vuelto a enamorar y no sabe cómo salir del atolladero de las convenciones y los compromisos adquiridos.

A veces creo que buena parte de nuestra misericordia con las aparentes víctimas surge de la proyección de nuestros propios miedos; qué digo miedos: pavores.

Entre los victimarios, intuimos que hay quien no quiere o tiene a alguien, pero también está el que no puede. Y en este punto, los de afuera somos, en general, incapaces de interpretar correctamente las señales de la imposibilidad. Vaya uno a saber cuáles son esos insondables motivos del "no puedo", algunos incluso del todo desconocidos para el que toma la decisión de dar un paso al costado, al inicio o bien entrado ya el camino compartido.

 
'La' escena de Love actually (2003) de Richard Curtis: el marido  aprovecha el minuto de distracción de la esposa en el centro comercial para comprarle un collar a su amante. Impagable Rowan ‘Mr. Bean’ Atkinson.

También está la vida, todo lo que pasa ahí fuera, algo que nadie puede frenar para que una pareja permanezca compacta e imperturbable. A propósito, hasta en una comedia romántica algo facilona como Love actually (2003) de Richard Curtis, cabe un buen ejemplo de uno de esos momentos dolorosos y muy probables que suelen zamarrear la cómoda existencia de un matrimonio como tantos. Sucede cuando al bueno de Alan Rickman un día de esos grises se le llena de luz gracias al efecto vigorizante del juego de la seducción y la fantasía de un nuevo amor. Pasa que del otro lado está la convincente Emma Thompson, en la piel de la esposa que se siente la más boba del universo (y nos encoge el cuore).

 
Navidades con regalos desiguales: un CD a la esposa y una joya a la amante. Este es el doloroso diálogo del "me he dado cuenta" entre Emma Thompson y Alan Rickman en 'Love Actually'.

Contradicciones como parte constitutiva del vivir... En la bienaventurada revista Orsai, Gonzalo Garcés escribe un artículo imperdible, El pez como artista de la arena, para intentar elucidar cómo sigue esto del "inextinguible deseo de querer y ser querido". Garcés enumera allí, con gracia y buena letra, muchos de los temores que nos asaltan a los que no nos cansamos de ‘aplicar’ o proponernos como candidatos a la pareja en la sociedad contemporánea.

Se trata, en muchas ocasiones, de gente que "no solo no se casa" sino que tiende a "desconfiar del amor de pareja", por todo lo que "la pareja puede tener de antagonismo soterrado, de sojuzgamiento, de estafa dulce", escribe el autor de El miedo. "Mirar de frente las fallas estructurales del amor", continúa el escritor, es lo que suele ocurrir en los primeros momentos tras una ruptura.

Con todo, aunque tengamos la certeza de que nunca más podemos "abandonarnos al amor" de otro (en esa suerte de "regreso al nido materno"), aunque sepamos que "nada dura" y estemos convencidos de que "nadie merece que te cortes las venas por él", todos, aun los optimistas del romance, hemos aprendido ya que se puede "sobrevivir sin pareja". ¿Cómo? Como el pez fuera del agua, buscando la humedad de a gotas, en la condensación, en el moho, jugando a los novios, confiando y abandonándose al amor por horas o noches, o días.

Por fin, la última carta para el desbarajuste del amor es una anécdota propia, la de un día que me quedé pensando en todo lo que de simbólico tienen los encuentros, aun los fugaces. Acababa de hacer el amor con un chico que, casi sin tiempo para recuperar el aliento, arremetió con su balance, a contar lo triste que estaba por haberse dado cuenta de cómo había desaprovechado las oportunidades que se le habían presentado de tener una compañera, en cómo había dejado ir a una mujer y luego a otra, por su autoproclamado egoísmo. En ese instante, aunque no se lo dije, pensé: "Si te dieras cuenta de que lo vuelves a hacer, una y otra vez, quizá...".

Y así, el mito del eterno e inexplicable retorno.

(*) Uso el término corriente en estos casos solo con el afán de ahorrarnos explicaciones. Lo escribo en itálica porque me cuento entre las personas que no comparten el significado que se le da comúnmente a la palabra "infiel". ¿Infiel a qué o a quién?, sería la pregunta.

 

Hay 17 Comentarios

me encanto leerte.

Querido amigo "cuchillero" en parte tienes razón pero de cierta manera Nietzsche también la tiene, y como el mismo Oscar Wilde diría "A veces podemos pasarnos años sin vivir en absoluto, y de pronto toda nuestra vida se concentra en un solo instante." él es el mejor sin duda alguna :) un buen ejemplo este post te lo recomiendo: http://natalymodel.overblog.com/juegos-de-adultos-heroes-silenciosos :)

Nietzsche era un amargado y Wilde tenía razón.

El amor y despecho, dos palabras que solo decirlas causan muchas reacciones inexplicables en tu cuerpo... te exaltan y acongojan el corazón, ambas van de la mano y son inevitables. Pero como dice la canción "No quiero morir sin antes haber amado, pero tampoco quiero morir de amor" -http://youtu.be/_xhmkWUM7q8 - En fin como afirmaba Nietzsche "el hombre no fue concebido para la felicidad, sino que está siempre destinado a sufrir." Bueno, pero podemos tomar los momentos de felicidad y disfrutarlos intensamente, sin limitaciones impuestas por nosotros mismos y así vivir mejor.

\\\Si quieres PERDER ºPESO*, un consejo: ¡¡CIUDA TU HIGADO!! http://su.pr/1xuU15

"Todo hombre mata aquello que ama"........ Me quedo con ésta frase genial de Oscar Wilde porqué tendemos a destruir lo qué decimos que amamos.......Nunca deberíamos ser infieles a nosotros mismos........ Me gusta mucho vuestro blog Anne Cé, Esther Porta, Venus O´Hara, Tatiana Escobar, gracias por escribir y también a todos los invitados que escriben en alguna ocasión, felicidades. Saludos. Anne.

Si nos hacemos muy bien los tontos. Seguramente por los miedos que tenemos en nuestra cabeza. Cómo es posible mantener una conversación normal con alguien que anteriormente nos hemos mirado a quemarropa,esto no a hay manera de entenderlo , son los miedos.

Si nos hacemos muy bien los tontos. Seguramente por los miedos que tenemos en nuestra cabeza. Cómo es posible mantener una conversación normal con alguien que anteriormente nos hemos mirado a quemarropa,esto no a hay manera de entenderlo , son los miedos.

"Buena parte de nuestra misericordia con las aparentes víctimas" yo lo definiría más bien como la facilidad que tenemos para analizar, comentar y hablar de lo que le sucede a los demás.

Somos capaces de psicoanalizar de forma exacta (o eso nos creemos) a los demás, mientras que no logramos una clara percepción de nosotros mismos, y sobre todo en determinadas situaciones límites como pueden ser la infidelidad, el desengaño... Desde la barrera se torea muuuy fácil.

Os invito a conocer mi blog, y os dejo el enlace de mi última entrada: http://prettynuit.blogspot.com.es/2012/10/hacemos-el-amor-con-la-luz-apagada-o.html

Un saludo!!

Interesante ... las mejores novias de futbolistas cada viernes y hoy homenaje a Andrés Montes en http://www.alprimertoke.com/ también en https://www.facebook.com/alprimertoke

El post en si no está mal, pero señora-señorita Cué debería de volver a ver la pelicula Love Actually, en ningún momento de la cinta se ve, ni se dice que Alan tenga a una amante; la secretaria se le insinua varias veces y él al centro comercial con Emma para hacer compras navideñas, la secretaria le llama al móvil y le pregunta si le comprará algo, él se lo piensa y compra un collar. En la fiesta de navidad coquetean un poco, pero nada de sexo, por lo menos no se ve, así que no se sabe. El final es que Alan y Emma terminan juntos....jeje...disculpas, pero la he visto unas cuantas veces.

Madre mía, qué logorrea.

muy buen articulo, de los mejores que he leido en este blog. @pepe: Insustancial? Un post que habla del Eros y el Thanatos, del eterno retorno? anda ya.

Que utilices como referencia "bibliográfica" Love actually tiene delito...

...por lo demás, bastante insustancial el texto

Cuando más sol@ te encuentres alégrate de contar con la amistad a prueba de bomba de alguien que nunca te va a fallar: tú mism@.

¿Y dónde quedan los celos? ¿amistades que se rompen por ver dónde nada existe? Si queréis pasar un buen rato , esta eshttp://www.lee-gratis.com/index2.php?option=com_docman&task=doc_view&gid=206&Itemid=30 una historia sobre los malos entendidos en las parejas

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el blog

Ni enciclopedia ni consultorio sexual al uso. He aquí un rincón erótico festivo dedicado a las relaciones y la atracción entre seres humanos, esa faceta que nos hace la vida más placentera, tierna, amorosa, plena… Un blog coral, con cinco autoras de todo origen y condición, que apuesta por el juego, la provocación, lo sensual y el sexo como acto libre, adulto, compartido, real o ficticio, siempre divertido... Eso sí, si tu mirada no es amplia y tolerante, mejor no te detengas aquí. Coordina Analía Iglesias. No sólo se admiten firmas invitadas, sino que son deseadas.

Sobre las autoras

Anne Cé. Nació en el sur austral (Argentina), en un tiempo beatle y en un país con altísima densidad de psicoanalistas y jugadores de fútbol. Periodista, quizá incluso a su pesar, narra lo que se le ponga delante. Y narra, y narra. Un día descubrió que el simple roce de una clavícula le erizaba la piel y entonces comprendió por qué le gusta tanto abrazar a un hombre.

Esther Porta. Segoviana, fue becaria en el mítico Tentaciones y allí hizo de todo hasta que sus conocimientos de sexo la convirtieron en Beatriz Sanz. Y gracias a ella, publicó artículos semanales de sexo, dos libros y fue reclutada como sexperta guionista del programa de Canal +: 'Sex Pópuli'. Cuando casi se le había olvidado (lo de escribir de sexo...) se mete a bloguera. Y aquí está, con tantas ganas de sexo (del uno y del otro) como siempre...

Venus O'Hara, de Reino Unido, con raíces irlandesas. Modelo fetish, actriz y escritora. Licenciada en Ciencias Políticas y Francés, reside en Barcelona, ha sido columnista sexual en varias revistas, tiene su propio blog de fetichismo y es creadora de 'No sabes con quien duermes', un confesionario para personas que llevan una doble vida. Publicó su primer libro junto a Erika Lust, 'Deséame como si me odiaras', en 2010.

Tatiana Escobar, de Venezuela (1976), ha escrito ensayos y poesía en español. Traductora y editora, en 2004 abrió en Madrid junto a sus socios la primera boutique erótica de España, La Juguetería Erotic Toys, para no tener que vivir de la literatura. Desde entonces vive del sexo. Y escribe, a veces, para sus amigos.

. Madrileña. Soñó con escribir y pronto descubrió una vía: el periodismo. Pero como tampoco valía narrar sobre cualquier cosa, eligió suerte y remató la faena con un posgrado en Sexología. Ha trabajado en suplementos de salud y medios especializados. Con la práctica ha acabado por darle un toque más sensual a sus letras. Y con ellas sueña en escribir, ahora, un libro.

Ilustracion
Venus O'Hara, Anne Cé y Silvia C. Carpallo, según 'Mi Petit Madrid'.

Nuevo libro

El orgasmo de mi vida. Si ya no sueñas con príncipes azules, locos por pedirte en matrimonio, ni esperas que aparezca un millonario atormentado pero diestro en amores, con una Visa en una mano y un látigo en la otra, este libro es para ti. Porque El orgasmo de mi vida habla de eso, de mujeres realistas, lúcidas, independientes y eróticamente vivas, capaces de combinar esa cotidianidad que todas conocemos, con sus pasiones más salvajes. Ellas son las protagonistas de los relatos, sin guionistas que les digan lo que tienen que hacer, pero sobre todo, son las compositoras, directoras e intérpretes de los orgasmos más armoniosos de sus vidas.

Lux eróticaLux erótica. "Escribir sobre sexo era la propuesta y me sentí estimulada. Después de tantos años como periodista cultural y con mucha vida hecha en torno a la información y a la actualidad, tenía ganas de ponerle carne a la crónica. Porque nuestra más genuina actualidad como personas pasa por el relato del erotismo. Porque de atracción y de relaciones hablamos todo el tiempo en este tiempo occidental con ciertas libertades individuales garantizadas y rebosante de espíritu lúdico pero también algo desafectado y con nuevos descompromisos adquiridos...". Anne Cé.

Inglés para pervertidosInglés para pervertidos."Se dice que la mejor manera de aprender un idioma es a través del sexo con un extranjero. Pero ¿qué haces si estás en la cama y no sabes qué decirle? Con Inglés para pervertidos puedes aprender todas las palabras y expresiones que siempre has deseado saber, desde lo más elemental al sexo más salvaje. El libro cuenta con ocho capítulos centrados en las partes del cuerpo, la cama, el LGBT, las compras sexis, el lado oscuro, el porno, el chat y la salud sexual. Cada capítulo contiene vocabulario, gramática y unos ejercicios muy originales que no encontrarás en ningún otro libro. Aprende todo lo que tu "English teacher" no se atrevería a enseñarte nunca. Y... si te cansas de estudiar, el libro incluye un montón de fotos mias para distraerte". Venus O'Hara.

TWITTER

Nuestros autores en Twitter

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal