Eros

Amores imaginarios (7): 'Shame'

Por: | 09 de noviembre de 2012

Autor invitado: Josep Giralt

“La unanimidad demuestra la conformidad en los órganos, pero nada a favor de qué se desea” (Marques de Sade)

Shame me ha noqueado y me ha recordado al mismo tiempo a tres personajes que me han acompañado a lo largo de mi vida: al Marlon Brando de El último tango en París, a Emile Cioran y Jaime Gil de Biedma. La película logra lo que el filósofo rumano exigía para la literatura: “Un libro debe hurgar en las heridas, provocarlas incluso. Un libro debe ser un peligro”.

Shame-posterShame consigue dicho propósito manteniendo una tensión, zozobra y angustia que no pierde fuerza en ningún momento. La historia de Brandon Sullivan nos llega a golpear con la misma intensidad y crudeza que lo hace la poesía de Jaime Gil de Biedma.  Uno no puede dejar de relacionar al Brando de Bertolucci y al poeta catalán con el personaje que interpreta magistralmente el actor Michael Fassbender. Una prueba más de que para existir, crear y emocionar necesitamos de los demás.

Fassbender es el prototipo de treintañero atractivo, independiente y moderno que se ha dejado emborrachar por un mundo repleto de fantasmas rellenos de vaginas, de páginas pornográficas, de sexo y de dinero, los dos ingredientes del nuevo opio popular.

Bajo la lluvia
La cinta no fue nominada en  los Oscars 2011 por su alto voltaje y contenido sexual. El propio realizador Steve McQueen escogió Nueva York. Según el director británico, "Nueva York es la ciudad del presente, frenética, excitante, que está viva las 24 horas del día. Una ciudad que jamás duerme. Era el entorno ideal para el personaje de Brandon (Michael Fassbender). Es la ciudad donde todo es accesible, donde todo es excesivo".
 

Sin embargo tras ese barniz de éxito que lo envuelve, nos encontramos ante un ser vulnerable que lucha una batalla estéril contra sí mismo. Un hombre con una adicción de difícil superación y con un desgaste físico y mental monstruoso. Paradójicamente el sexo es para él una promesa incapaz de ser mantenida. En cada nuevo encuentro Brandon tiene la impresión de que alzará el vuelo y estallará, pero se desploma, se derrumba, se ahoga. No hay nada que satisfaga su intensa necesidad. Se ha convertido en un esclavo, en un hombre sometido a unas imágenes, a unos simulacros.

Entregado a la imitación del código de la virilidad, a la necesidad ciega de incrementar constantemente su rendimiento, de entrar en el juego de deuda infinita. Sólo goza para dejar de avanzar, su voluptuosidad es su guillotina; cuando su deseo culmina, él ya ha desaparecido. En definitiva, el que en un principio parecía ser verdugo, acaba convirtiéndose en una víctima más de la indolente sociedad de consumo.

 

Resulta casi imposible no enamorarse de Cate Mulligan. La escena en la que canta 'New York New York', es una de las secuencias más emotivas de la película.

A medida que va trascurriendo la historia y vamos observando la decadencia del protagonista, no podemos dejar de hacernos algunas preguntas: ¿Qué circunstancias conducen a un hombre a vivir su vida en función de los actos sexuales que comete?  ¿Qué hace que lo que debería suponerse un placer se convierta en una derrota existencial? ¿Qué alternativas reales existen para alguien que ha traspasado la línea? ¿Se puede retroceder?

Adicto a la pornografía, en casa, en el trabajo, Brandon no quiere dar sólo gusto a la vista también busca evadirse. Al deseo de consumir unas secuencias obscenas, suma otro anhelo, cambiar el mundo, vivir mientras dura el filme, que lo inmediato se convierta en regla y que el reino de la facilidad suceda definitivamente al de la soledad.

Incapaz de establecer amistad profunda con nadie, teme acercarse a los demás y verse reconocido y juzgado. Este alejamiento y superficialidad le permite vivir aislado y seguro. Todo permanece sin alteraciones hasta el momento en el que aparece su hermana Sissy — impresionante Carey Mulligan, suplicándole afecto y protección. Ella es el resorte que precipita la caída de las máscaras y por consiguiente el drama. Como señala Cioran, “duramos mientras duran nuestras ficciones”.

Fassbender 10
La hermana llega invadiendo su tiempo y espacio de forma violenta. La costumbre se ha convertido en la segunda naturaleza de Brandon, y no parece que cambiar de hábitos entre en sus planes. Sissy respresenta el pasado, el dolor y la conciencia. Brandon teme agarrarse a algo que lo encadene, tiene miedo a que su vida de un vuelco y a perder el control de su realidad. En cuanto un ser amado entra en nuestra existencia, uno se carcome el alma sin descanso, por su seguridad, su salud, su vida.

El amor que ella exige de forma autodestructiva puede hacer que las paredes de la jaula de cristal empiecen a resquebrajarse. ¿De qué manera puede amarla sin renunciar a su libertad, sin descubrirse? ¿Cómo ayudarla si apenas puede controlar su propia vida?

La colisión entre los dos hermanos demuestra una vez más que los conflictos entre aquellos por los que corre la misma sangre pueden llegar a causar tanto dolor como una herida abierta. Cada uno a su forma posee un alma rota, pulverizada. En definitiva son dos espíritus frágiles, vacilantes que buscan un camino que otorgue algo de estabilidad a sus vidas.

La miseria vital de Fassbender es su grandeza. Un hombre llamado a proteger su vida, a no exponerla a la vista de los demás, siempre dispuestos a juzgar, culpar y condenar. Es un ser humano que lucha contra la bestia primitiva que  todos llevamos dentro. La película de Steve McQueen es grande, universal, lo es porque habla de todos nosotros, de nuestros silencios, de nuestras falsedades y en definitiva de nuestra pérdida de identidad.

La última escena en el metro de Nueva York resulta fundamental para entender la naturaleza del protagonista, para comprender de qué estamos hablando y para descubrir la verdadera dimensión  del drama. Y al mismo tiempo nos da una idea sobre la proverbial inteligencia del director Steve McQueen,  en absoluto estado de gracia. Pocos realizadores han sondeado las agitadas profundidades del alma humana con tanta valentía.

 

 

 

Shame me evocó el siguiente poema de Jaime Gil de Biedma. Una confesión que nos transmite de forma implacable la amargura, compulsión y soledad del  escritor. 

Contra Jaime Gil de Biedma 

De qué sirve, quisiera yo saber, cambiar de piso,

dejar atrás un sótano más negro

que mi reputación -y ya es decir-,

poner visillos blancos

y tomar criada,

renunciar a la vida de bohemio,

si vienes luego tú, pelmazo,

embarazoso huésped, memo vestido con mis trajes,

zángano de colmena, inútil, cacaseno,

con tus manos lavadas,

a comer en mi plato y a ensuciar la casa?

 

Te acompañan las barras de los bares

últimos de la noche, los chulos, las floristas,

las calles muertas de la madrugada

y los ascensores de luz amarilla

cuando llegas, borracho,

y te paras a verte en el espejo

la cara destruida,

con ojos todavía violentos

que no quieres cerrar. Y si te increpo,

te ríes, me recuerdas el pasado

y dices que envejezco.

 

Podría recordarte que ya no tienes gracia.

Que tu estilo casual y que tu desenfado

resultan truculentos

cuando se tienen más de treinta años,

y que tu encantadora

sonrisa de muchacho soñoliento

-seguro de gustar- es un resto penoso,

un intento patético.

Mientras que tú me miras con tus ojos

de verdadero huérfano, y me lloras

y me prometes ya no hacerlo.

 

Si no fueses tan puta!

Y si yo supiese, hace ya tiempo,

que tú eres fuerte cuando yo soy débil

y que eres débil cuando me enfurezco…

De tus regresos guardo una impresión confusa

de pánico, de pena y descontento,

y la desesperanza

y la impaciencia y el resentimiento

de volver a sufrir, otra vez más,

la humillación imperdonable

de la excesiva intimidad.

A duras penas te llevaré a la cama,

como quien va al infierno

para dormir contigo.

Muriendo a cada paso de impotencia,

tropezando con muebles

a tientas, cruzaremos el piso

torpemente abrazados, vacilando

de alcohol y de sollozos reprimidos.

Oh innoble servidumbre de amar seres humanos,

y la más innoble

que es amarse a sí mismo!

última escena (2)
Fassbender sentado en el metro de Nueva York. Esta última escena resulta fundamental para entender la naturaleza del protagonista y descubrir la dimensión del drama.

(*) Ver más Amores imaginarios pinchando aquí.

Hay 19 Comentarios

Muy buenooooo!!!!!!!!!!!!

Excelente artículo que consigue enfrentarnos y hacernos reflexionar sobre la batalla más ardua que tenemos que librar: aquella contra nosotros mismos y nuestras debilidades y, en definitiva contra la soledad que nos acecha en un mundo cada vez más globalizado.

A mí me ha noqueado Josep Giralt, más allá de la película y de Gil de Biedma. No sé quién de los tres golpea más fuerte. Quién grita más alto sobre la miseria del reiterado vuelco hacia el sexo indiferente para evitar el fatal vacío de uno mismo. Y frente a ello el amor de otro, resaltando el que no nos tenemos, que no evita seguir abocados a ello pero nos hace sentir esa miseria acallada en la vivimos. Me gustaría poder responder las preguntas que Josep Giralt lanza en su texto, fruto de la visión de la cinta. Reflexionadas, son preguntas que saben dar donde más duele, que golpean el alma solitaria, que noquean...

Wow! quiero verme ya esa película, tengo grandes expectativas según lo leído; la obsesión por el sexo es algo fuerte, tengo un amigo que está obsesionado con un video que subí en mi canal, lo ha visto más de 300 veces jejeje
http://youtu.be/1xQBj1HQy9w

No he visto la peli, parece magnífica; la visionaré en cuanto pueda.
El poema es devastador y muy realista. Es imposible no sentirse cualquiera de los dos, identificarse con la voz poética o con el destinatario, porque todos somos, en un tiempo u otro, las dos personas.

Cada uno anda a la búsqueda de algo.
A mí el magosto me salió distinto a lo esperado.

Escribí un post sobre Shame, después de ir a verla. Lo comparto aquí: http://plumadepandora.blogspot.com.es/2012/02/recomiendo-shame.html

Muy buena película, aunque le pondría algunos peros. El papel de actores y director es BRILLANTE.
Me encanta el paralelismo entre film y poema.
http://plumadepandora.blogspot.com

Fantástico post. La descripción de la película y el hecho de relacionarla con la poesía de Gil de Biedma me ha encantado.

El personaje de Shame no tenía un solo libro en su apartamento, no se puede confiar en una persona que no ha leído un libro en su vida......Saludos. Anne.

/★★★★★★★★★★★
MUJER LOGRA PERDER -PESO SIN DEJAR DE COMER SUS COMIDAS FAVORITAS (HELADOS Y TARTA DE FRAMBUESA...): http://su.pr/1xuU15

Muy interesante.... disfruta de la espectacular chica de los viernes publicada hoy en http://www.alprimertoke.com/

Amores y vaginarios.

"En definitiva, el que en un principio parecía ser verdugo, acaba convirtiéndose en una víctima más de la indolente sociedad de consumo."
A Brandon Sullivan le veo más resultado de la propia naturaleza humana y de la caprichosa forma en que combina elementos para convertir a cada quién en un ser único y a él, en concreto, en un enfermo esclavo del deseo sujeto a los sentidos.
La sociedad de consumo no siempre es responsable de los dramas interiores que cultivamos íntimamente.

Una más que notable entrada de este blog y con el enorme mérito de animar la reflexión sobre el deseo, los límites, el autocontrol, la convivencia imposible entre el ser y el querer... Y la relectura del poema de Jaime Gil de Biedma que siempre viene bien.

Intimas emociones que dejan ver el lado oscuro de una sociedad deshumanizada y carente de referentes. La soledad es pieza fundamental del engranaje.
No he visto la pelicula y la veré. Gracias.
saludos

"Cuando comprendemos la dulzura de la amargura lamentamos no tener más que un corazón que destrozar". Emile Cioran.

Perdón, se coló un paréntesis en el link. Aquí va el enlace correcto: http://blogs.elpais.com/eros/2012/02/hombres-de-miradas-seductoras-y-tambien-gatillazos.html

Bien por el post, Josep: necesaria esta mirada masculina sobre todo lo que dispara una película imprescindible como 'Shame'. Hablamos aquí (http://blogs.elpais.com/eros/2012/02/hombres-de-miradas-seductoras-y-tambien-gatillazos.html), casi entre mujeres, y a propósito de los candidatos al Oscar, de Fassbender y todo el deseo y a la vez el miedo que dan los tipos como su personaje (que existen, y muchos, en la vida real del descompromiso y las primas de riesgo). Sexo, entre el amor sagrado y la muerte: genial Steve McQueen. Gracias por Gil de Biedma y Cioran.

Uno de los efectos de 'Shame' ha sido la llamada de atención hacia la adicción al sexo y su tratamiento como enfermedad. Curiosamente hace unos días publicamos un artículo en la Estrella Digital sobre la "Adicción al sexo" en el que profundizamos sobre esta enfermedad, analizamos el comportamiento de los ninfómanas, indagamos en la historia y nombramos algunos personajes famosos que han reconocido sufrir esa enfermedad. Para los interesados dejo aquí el enlace del artículo:

http://www.estrelladigital.es/salud/Existe-adiccion-sexo_0_1282072442.html

Un saludo.

Uno de los efectos de 'Shame' ha sido la llamada de atención hacia la adicción al sexo y su tratamiento como enfermedad. Curiosamente hace unos días publicamos un artículo en la Estrella Digital sobre la "Adicción al sexo" en el que profundizamos sobre esta enfermedad, analizamos el comportamiento de los ninfómanas, indagamos en la historia y nombramos algunos personajes famosos que han reconocido sufrir esa enfermedad. Para los interesados dejo aquí el enlace del artículo:

http://www.estrelladigital.es/salud/Existe-adiccion-sexo_0_1282072442.html

Un saludo.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el blog

Ni enciclopedia ni consultorio sexual al uso. He aquí un rincón erótico festivo dedicado a las relaciones y la atracción entre seres humanos, esa faceta que nos hace la vida más placentera, tierna, amorosa, plena… Un blog coral, con cinco autoras de todo origen y condición, que apuesta por el juego, la provocación, lo sensual y el sexo como acto libre, adulto, compartido, real o ficticio, siempre divertido... Eso sí, si tu mirada no es amplia y tolerante, mejor no te detengas aquí. Coordina Analía Iglesias. No sólo se admiten firmas invitadas, sino que son deseadas.

Sobre las autoras

Anne Cé. Nació en el sur austral (Argentina), en un tiempo beatle y en un país con altísima densidad de psicoanalistas y jugadores de fútbol. Periodista, quizá incluso a su pesar, narra lo que se le ponga delante. Y narra, y narra. Un día descubrió que el simple roce de una clavícula le erizaba la piel y entonces comprendió por qué le gusta tanto abrazar a un hombre.

Esther Porta. Segoviana, fue becaria en el mítico Tentaciones y allí hizo de todo hasta que sus conocimientos de sexo la convirtieron en Beatriz Sanz. Y gracias a ella, publicó artículos semanales de sexo, dos libros y fue reclutada como sexperta guionista del programa de Canal +: 'Sex Pópuli'. Cuando casi se le había olvidado (lo de escribir de sexo...) se mete a bloguera. Y aquí está, con tantas ganas de sexo (del uno y del otro) como siempre...

Venus O'Hara, de Reino Unido, con raíces irlandesas. Modelo fetish, actriz y escritora. Licenciada en Ciencias Políticas y Francés, reside en Barcelona, ha sido columnista sexual en varias revistas, tiene su propio blog de fetichismo y es creadora de 'No sabes con quien duermes', un confesionario para personas que llevan una doble vida. Publicó su primer libro junto a Erika Lust, 'Deséame como si me odiaras', en 2010.

Tatiana Escobar, de Venezuela (1976), ha escrito ensayos y poesía en español. Traductora y editora, en 2004 abrió en Madrid junto a sus socios la primera boutique erótica de España, La Juguetería Erotic Toys, para no tener que vivir de la literatura. Desde entonces vive del sexo. Y escribe, a veces, para sus amigos.

. Madrileña. Soñó con escribir y pronto descubrió una vía: el periodismo. Pero como tampoco valía narrar sobre cualquier cosa, eligió suerte y remató la faena con un posgrado en Sexología. Ha trabajado en suplementos de salud y medios especializados. Con la práctica ha acabado por darle un toque más sensual a sus letras. Y con ellas sueña en escribir, ahora, un libro.

Ilustracion
Venus O'Hara, Anne Cé y Silvia C. Carpallo, según 'Mi Petit Madrid'.

Nuevo libro

El orgasmo de mi vida. Si ya no sueñas con príncipes azules, locos por pedirte en matrimonio, ni esperas que aparezca un millonario atormentado pero diestro en amores, con una Visa en una mano y un látigo en la otra, este libro es para ti. Porque El orgasmo de mi vida habla de eso, de mujeres realistas, lúcidas, independientes y eróticamente vivas, capaces de combinar esa cotidianidad que todas conocemos, con sus pasiones más salvajes. Ellas son las protagonistas de los relatos, sin guionistas que les digan lo que tienen que hacer, pero sobre todo, son las compositoras, directoras e intérpretes de los orgasmos más armoniosos de sus vidas.

Lux eróticaLux erótica. "Escribir sobre sexo era la propuesta y me sentí estimulada. Después de tantos años como periodista cultural y con mucha vida hecha en torno a la información y a la actualidad, tenía ganas de ponerle carne a la crónica. Porque nuestra más genuina actualidad como personas pasa por el relato del erotismo. Porque de atracción y de relaciones hablamos todo el tiempo en este tiempo occidental con ciertas libertades individuales garantizadas y rebosante de espíritu lúdico pero también algo desafectado y con nuevos descompromisos adquiridos...". Anne Cé.

Inglés para pervertidosInglés para pervertidos."Se dice que la mejor manera de aprender un idioma es a través del sexo con un extranjero. Pero ¿qué haces si estás en la cama y no sabes qué decirle? Con Inglés para pervertidos puedes aprender todas las palabras y expresiones que siempre has deseado saber, desde lo más elemental al sexo más salvaje. El libro cuenta con ocho capítulos centrados en las partes del cuerpo, la cama, el LGBT, las compras sexis, el lado oscuro, el porno, el chat y la salud sexual. Cada capítulo contiene vocabulario, gramática y unos ejercicios muy originales que no encontrarás en ningún otro libro. Aprende todo lo que tu "English teacher" no se atrevería a enseñarte nunca. Y... si te cansas de estudiar, el libro incluye un montón de fotos mias para distraerte". Venus O'Hara.

TWITTER

Nuestros autores en Twitter

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal