Eros

El punto G y otras paradas en la geografía femenina

Por: | 12 de noviembre de 2012

Autora invitada: Silvia C. Carpallo (*)

Si algún aventurero, que haya estado mucho tiempo fuera del mercado, quisiera volver hoy a sumergirse en los secretos de la geografía femenina, se sorprendería al descubrir que el mapa de carreteras se ha ampliado considerablemente, y que son muchas las nuevas paradas que además parecen de visita obligatoria. El punto G, el punto A, el U, el K… ¿por qué hoy hacer el amor se parece más a recitar el abecedario que a pasar simplemente un buen rato?

Thomas doering (cassic-nude-art)
Desnudo de la colección Classic Nude Art de Thomas Doering

Por todos es conocida la voluptuosidad del cuerpo femenino, y el deleite que supone perderse en cualquiera de sus múltiples zonas erógenas, o al menos, debería serlo. Los hombres se empeñan en masculinizar la sexualidad femenina, y por tanto, en centrar todos sus esfuerzos en los genitales, o ni siquiera tanto, quizás tan sólo en su vagina. Todo comenzó con el famosísimo, y muy controvertido “G Spot” (cuyo nombre viene de su descubridor Ernst Gräfenberg), allá por los finales de los ochenta. Amantes poco hábiles, y mujeres en busca del orgasmo perdido, pronto se hicieron grandes seguidores de este punto de placer situado a unos siete centímetros de la vagina, y que ayudaba a la mujer a lograr con mayor facilidad el orgasmo. Más allá del debate  entre si este punto existe o no, o de si está en todas las mujeres, la controversia venía a la hora de “encontrarlo” .

De nuevo, aquellas mujeres que habían variado el cuento del príncipe azul con su caballo blanco, por el del macho alfa que venía a enseñarles lo que era un orgasmo (ese que ellas nunca habían aprendido solas a buscarlo, y por tanto, era difícil que viniera nadie a enseñárselo) lo tuvieron un poco más difícil, y es que no hay nada como investigarse primero a una misma, para mostrar después la luz del camino al compañero. En realidad, nada tan simple como tumbarse, flexionar las rodillas, e introducir dos dedos en forma de llamada, para detectar la famosa zona rugosa, con una especial concentración nerviosa. Sobre si este punto G resultó ser un botón mágico en el placer femenino, como en todo, gustos colores. Las hay quienes disfrutan a rabiar, y las hay quienes simplemente se sienten molestas al investigar, por esa extraña sensación, como “de ganas de orinar”, que a veces produce su estimulación. Caballeros, no existe el truco de magia perfecto.

Punto-gUn toque de humor con la viñeta de Alberto Montt de su blog En dosis diarias

La siguiente parada, el Punto A, ya no saltó tanto a la fama, pese a que sus efectos eran mucho mejores que los de su predecesor. En esta ocasión, hay que investigar un poco más profundo que el punto G, en la pared vaginal, por lo que los dedos ya no resultan tan buenos aliados como las penetraciones profundas, sobre todo desde atrás. ¿La magia en esta ocasión? No sólo mejores orgasmos (o al menos más intensos), sino un aumento en la lubricación, y es que si se llegó a indagar en esto del Punto A, fue a raíz de investigaciones para mejorar la lubricación de algunas mujeres que tenían problemas a este respecto.

Desde entonces parecimos enloquecer, y la lista no dejó de aumentar, con el punto U, de uretra, que consiste en acariciar en la zona entre el clítoris y la vagina, o para el más difícil todavía, punto K, y es que si con el G y el A, ya era difícil apuntar, del K se dice que es “el paisaje misterioso”, porque pocos son los que llegan a verlo, teniendo que acceder al final de la vagina, casi al cuello del útero. En realidad, siempre se ha dicho que el final de la vagina, o el conocido también por “Cul de Sac”, es una zona de especial sensación para algunas mujeres, sobre todo cuando están muy excitadas, puesto que si no es así, el golpearles con el pene en esta zona puede llegar a ser realmente molesto. Ya se sabe, que hay que asegurarse de que el horno esté bien caliente, antes de meter el bollo.

Puntos (3)
Esquema de los puntos erógenos de los genitales femeninos

Es difícil el poder afirmar si un hombre puede conseguir más y mejores orgasmos para su pareja, estimulando estas zonas señaladas, o si bien, puede llegar a hacerlo gracias a técnicas y posturas para aumentar la intensidad de los mismos (cómo por ejemplo con la técnica de la alineación coital, pero lo que está claro es que el orgasmo femenino, no funciona de esa manera. No hay un botón de on/off, que nos permita encendernos con esa facilidad, lo sentimos. Pero de haberlo, en realidad, cualquier buen amante sabe que no es ninguno de los anteriores, sino el verdadero órgano sexual de la mujer, que por mucho que le pesase al señor Freud, está fuera de la vagina, y no tiene nada que ver con la reproducción: el clítoris. Ese gran desconocido, no sólo para los hombres, sino para la mayoría de las mujeres, que aún piensan que sólo es ese “garbancito” (que no es sino su glande, similar al del pene, pero con muchísimas más terminaciones nerviosas) que asoma de cuando en cuando, olvidando las ramificaciones de su interior, que le hacen tener un tamaño de entre 10 y 13 centímetros, dedicados en exclusiva a proporcionar placer a raudales a cualquier mujer, porque amigos, de este si estamos seguros que todas tienen.

Una imagen de la dimensión real del clítoris ofrecida por Alejandro Jodorowsky en su blog Plano Creativo

Pero si nuestro aventurero, después de haberse empollado el nuevo diccionario de puntos vaginales, quisiera sacar matrícula de honor, le contaría un último secreto. Cada mujer es un mundo por descubrir, única en sí misma, y por tanto, su placer también lo es. Buscar puntos, o zonas de estimulación, puede ser un juego tan divertido como otro cualquiera, siempre que no olvidemos, que lo que hay que estimular, acariciar, besar, y hacer enloquecer, es todo su cuerpo, sus sentidos, y su mente. Esa es la única fórmula para que logre el mejor de sus orgasmos.

(*) Silvia Concepción Carpallo es periodista y sexóloga. Ha colaborado como freelance en medios sanitarios y suplementos de salud como el de La Vanguardia. Máster en Educación Sexual y Asesoramiento por la Universidad de Alcalá de Henares, escribe sobre Salud Sexual en el suplemento de La Razón y es jefa de la sección de Sexo en la revista digital InMagazine.

Hay 74 Comentarios

¿Seguro que el punto G está a 7cm? Entiendo q esto no es general y q dependerá de cada vagina

Esto es lo mejor que se ha descubierto desde America, que una mujer se corra a chorro es uno de los placeres mas agradables de la vida, ver como se encoge de gusto mientras lo deja todo chorreando. Increible a mi no se me escapa ni una, puede que sean mis dedos, o la tecnica muy depurada, de echo tengo un gran elenco de seguidoras que me echan de menos.

Como alguien dice stimulax por aquí, hay demasiados puntos pero cuando existe el "d", de repente todo es más fácil. Por si os interesahttp://www.lee-gratis.com/index2.php?option=com_docman&task=doc_view&gid=128&Itemid=30

A estas alturas todas sabemos que cada cuerpo es un mundo y para algunas donde está el punto G a otras esta B, C, D ó el infinito. Muchos juguetes eróticos nos pueden hacer más fácil la búsqueda de nuestras zonas erógenas, para nosotras nuestro juguete preferido es:
http://www.lolatoys.com/ue_es/luxury-toys/tendencias/we-vibe-3.html

¿Este blog es un consultorio sexológico o uno de personas que escriben sobre sexo?
Puntos y comas, letras y números...el sexo no es todo lo que quieren hacernos ver los "cíentíficos".
saludos

Gracias Silvia por la aclaración. Como invitada que eres seguramente que no estás al corriente de la consigna de evitar el debate con cuchillero. Tú sabes muy bien por formación cuánto sufren muchas parejas por problemas de anorgasmia femenina. Unos se sienten culpables, otros impotentes y muchas veces todos incompetentes. Es por ello que no creo que sea una buena idea poner gráficos con puntos mágicos que pocos encuentran. En mi opinión ello contribuye a generar mas frustación. Decir por ejemplo que el punto G está a siete centímetros de la vagina es por lo menos desconcertante, siento ser así de franco. En fin, gracias por debatir y aclarar. Todos tenemos que aprender y así ayudar mejor.

Muchas gracias cuchillero por tu correción, tienes toda la razón, y rectificar es de sabios.

Me explico, porque con la redacción puede quedar confuso. El punto G, anatómicamente lo descubre Grafenberg en el 50, pero no se le da este nombre hasta los años 80 ( acuñado por Addiego y su equipo entonces), y fue entonces cuando comenzó a existir mayor revuelo al respecto, y surgieron todas las controversias.

Respecto a los estudios, te vuelvo a dar toda la razón, especializarse dentro de periodismo en un área para escribir en ella es importante, en este caso, para tener el título de sexóloga son dos años de posgrado posteriores a la carrera.

mi permiso de conducir : ya no me queda un puto punto, se puede conducir con el punto G si soy una mujer ?

A una mujer le importa poco el punto G lo que ella desea es
que la persona que este conella la haga feliz en la cama sea
honbre o mujer

No sé si los estudios de periodismo ofrecen la mejor preparación para ejercer como sexólogo pero está claro que la anatomía no es la materia que mejor domina quien firma esta entrada. Lo peor de todo sin embargo es que tampoco está bien documentada como periodista. Grafenberg murió en 1954 y difícilmente puede haber descubierto su punto en los 80. Finalmente y para acabar, la ayuda que puede proporcionar toda esta información vertida tan descuidamente es en mi opinión contraria a la divulgació de la sexología por confusa e inconsistente.

Mientras cientificos todavia debaten la existencia del punto G.

Vibradores de diseño como este http://www.memeshop.com/lelo-gigi.html, creados especificamente para estimular (y vaya que bien... :-) el punto G, ya han vendido cientos de miles de unidades en Europa.

Por una vez parece que la ciencia va por detras del pueblo en este campo...:-)

Oiga, como ponga a la gente a buscar el "U" según el dibujo, lo tenemos mal (se han inventado un conducto comunicando con el hueso del pubis). Y lo otro, si el clítoris midiera 13 cm las mujeres tendríamos no sólo el glande, sino el pene prácticamente completo. Son milímetros.

Eso era un grupo de música... ¿Verdad? Sí, algo así...

http://elmejorhumorinteligente.blogspot.com/

El sexo sin amor es mas morboso , excitante y deshinibido .

Ha esta alturas todas sabemos que cada cuerpo es un mundo y para que para donde unas esta G a otras esta B, C ó el infinito. Los juguetes eróticos nos pueden hacer más fácil la búsqueda de nuestras zonas erógenas y nuestro preferido es:
http://www.lolatoys.com/ue_es/luxury-toys/tendencias/we-vibe-3.html

Sin duda una cartera bien llena es lo que mas excita a una mujer .

Ni una sola mesilla de noche sin su vibrador. Es la mejor forma de aprender.

Marta. www.mivibrador.es

Esta anatomía es la que hay que cuidar y no tanto lifting.

Carla
www.lasbolaschinas.com

Allá cada una con su mapa erógeno particular, eso es así, aunque hay que reconocer que ciertos puntos del cuerpo femenino son bastante comunes en cuanto a sensibilidad, creo que este es un buen resumen:
http://vibraconpasion.com/blog/2012/09/las-10-zonas-erogenas-clave-de-la-mujer/

Por otro lado, el hecho de intentar buscar tantos puntos clave en tu cuerpo lleva a la exploración, lo cual siempre es positivo para tu vida sexual, así que hasta que cuando completen el abecedario, pueden continuar con los números. ;-)

Saludos.

"Ya se sabe, que hay que asegurarse de que el horno esté bien caliente, antes de meter el bollo" Qué cierto!!!

Y qué hay del punto "D"?, ...de dinero.

A mi por ejemplo cuando me estimulan el punto G no me va mucho, pero si es verdad, y no sé qué otro punto será, que a veces el pene me golpea al fondo cuando estoy muy excitada y me encanta...estoy muy de acuerdo con eso de que esto no es una mapa, sino que cada muer es un mundo, muy bueno!

Como antes de estar con una chica tenga uno que memorizarse todo esto.... con tantos puntos parece la lista de los reyes Godos

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el blog

Ni enciclopedia ni consultorio sexual al uso. He aquí un rincón erótico festivo dedicado a las relaciones y la atracción entre seres humanos, esa faceta que nos hace la vida más placentera, tierna, amorosa, plena… Un blog coral, con cinco autoras de todo origen y condición, que apuesta por el juego, la provocación, lo sensual y el sexo como acto libre, adulto, compartido, real o ficticio, siempre divertido... Eso sí, si tu mirada no es amplia y tolerante, mejor no te detengas aquí. Coordina Analía Iglesias. No sólo se admiten firmas invitadas, sino que son deseadas.

Sobre las autoras

Anne Cé. Nació en el sur austral (Argentina), en un tiempo beatle y en un país con altísima densidad de psicoanalistas y jugadores de fútbol. Periodista, quizá incluso a su pesar, narra lo que se le ponga delante. Y narra, y narra. Un día descubrió que el simple roce de una clavícula le erizaba la piel y entonces comprendió por qué le gusta tanto abrazar a un hombre.

Esther Porta. Segoviana, fue becaria en el mítico Tentaciones y allí hizo de todo hasta que sus conocimientos de sexo la convirtieron en Beatriz Sanz. Y gracias a ella, publicó artículos semanales de sexo, dos libros y fue reclutada como sexperta guionista del programa de Canal +: 'Sex Pópuli'. Cuando casi se le había olvidado (lo de escribir de sexo...) se mete a bloguera. Y aquí está, con tantas ganas de sexo (del uno y del otro) como siempre...

Venus O'Hara, de Reino Unido, con raíces irlandesas. Modelo fetish, actriz y escritora. Licenciada en Ciencias Políticas y Francés, reside en Barcelona, ha sido columnista sexual en varias revistas, tiene su propio blog de fetichismo y es creadora de 'No sabes con quien duermes', un confesionario para personas que llevan una doble vida. Publicó su primer libro junto a Erika Lust, 'Deséame como si me odiaras', en 2010.

Tatiana Escobar, de Venezuela (1976), ha escrito ensayos y poesía en español. Traductora y editora, en 2004 abrió en Madrid junto a sus socios la primera boutique erótica de España, La Juguetería Erotic Toys, para no tener que vivir de la literatura. Desde entonces vive del sexo. Y escribe, a veces, para sus amigos.

. Madrileña. Soñó con escribir y pronto descubrió una vía: el periodismo. Pero como tampoco valía narrar sobre cualquier cosa, eligió suerte y remató la faena con un posgrado en Sexología. Ha trabajado en suplementos de salud y medios especializados. Con la práctica ha acabado por darle un toque más sensual a sus letras. Y con ellas sueña en escribir, ahora, un libro.

Ilustracion
Venus O'Hara, Anne Cé y Silvia C. Carpallo, según 'Mi Petit Madrid'.

Nuevo libro

El orgasmo de mi vida. Si ya no sueñas con príncipes azules, locos por pedirte en matrimonio, ni esperas que aparezca un millonario atormentado pero diestro en amores, con una Visa en una mano y un látigo en la otra, este libro es para ti. Porque El orgasmo de mi vida habla de eso, de mujeres realistas, lúcidas, independientes y eróticamente vivas, capaces de combinar esa cotidianidad que todas conocemos, con sus pasiones más salvajes. Ellas son las protagonistas de los relatos, sin guionistas que les digan lo que tienen que hacer, pero sobre todo, son las compositoras, directoras e intérpretes de los orgasmos más armoniosos de sus vidas.

Lux eróticaLux erótica. "Escribir sobre sexo era la propuesta y me sentí estimulada. Después de tantos años como periodista cultural y con mucha vida hecha en torno a la información y a la actualidad, tenía ganas de ponerle carne a la crónica. Porque nuestra más genuina actualidad como personas pasa por el relato del erotismo. Porque de atracción y de relaciones hablamos todo el tiempo en este tiempo occidental con ciertas libertades individuales garantizadas y rebosante de espíritu lúdico pero también algo desafectado y con nuevos descompromisos adquiridos...". Anne Cé.

Inglés para pervertidosInglés para pervertidos."Se dice que la mejor manera de aprender un idioma es a través del sexo con un extranjero. Pero ¿qué haces si estás en la cama y no sabes qué decirle? Con Inglés para pervertidos puedes aprender todas las palabras y expresiones que siempre has deseado saber, desde lo más elemental al sexo más salvaje. El libro cuenta con ocho capítulos centrados en las partes del cuerpo, la cama, el LGBT, las compras sexis, el lado oscuro, el porno, el chat y la salud sexual. Cada capítulo contiene vocabulario, gramática y unos ejercicios muy originales que no encontrarás en ningún otro libro. Aprende todo lo que tu "English teacher" no se atrevería a enseñarte nunca. Y... si te cansas de estudiar, el libro incluye un montón de fotos mias para distraerte". Venus O'Hara.

TWITTER

Nuestros autores en Twitter

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal