Eros

Casados que no se resignan

Por: | 25 de enero de 2013

Días atrás, Venus O'Hara preguntaba aquí a los lectores cuánta infidelidad eran capaces de tolerar a su pareja. La verdad es que el amor es cosa tan compleja que a mí nunca me ha gustado hablar de infidelidad (soy de las que sostienen que fiel tiene que ser uno a sus propios sentires). A lo que sí me gustaría referirme hoy, a partir de tan sugerente entrada de mi compañera, es a algunos hombres que, como dice Venus, quieren vivir como solteros sin serlo.

Alexandrovich

La obra es de Viktor Alexandrovich Lyapkalo (Komi, Rusia, 1956), vía vi.sualize.us

En pos de la ecuanimidad, he de decir que también las hay casadas que buscan aventuras extramatrimoniales sin ninguna intención de separarse, pero hoy hablaremos de ellos: ellos, los que se inscriben en páginas de contactos para sex-chatear por las noches, cuando la esposa se duerme, o que buscan amigas para que los acompañen en el hotel del sitio que han viajado por trabajo; ellos, los que saben que nunca tendrán coraje para dotar de otro rumbo a su existencia y, sin embargo, no aguantan más la rutina matrimonial sin extras de emoción.

 Recopilemos, pues.

Antes de la diatriba, deseo salvar de este recorrido (poco apto para cobardicas) a los verdaderos amores que se dan fuera de las fronteras matrimoniales o de la pareja estable. Por ejemplo, a mis veintipocos años viví una historia indiscutiblemente romántica con un chico que acababa de casarse. Nos conocíamos del ambiente universitario y estuvimos un año entero gustándonos, sin intentar nada, hasta que un día empezamos hablándolo, a propuesta mía, y terminamos besándonos.

De ahí en más, nuestra relación se hizo de mediodías furiosos en mi casa, algunos paseos furtivos (siempre de día) y miles de lágrimas y rupturas pasajeras por su imposibilidad, su sentimiento de culpa y su disyuntiva entre la decisión de seguir con su mujer y la tremenda atracción y el cariño que nos unían. Creo que de esos amores interrumpidos por la parte debida de la vida está hecha buena parte de nuestra legítima experiencia emocional y muchas de nuestras asignaturas pendientes.

 

'Una pistola en cada mano', la entretenida película de Cesc Gay, da algunas pistas sobre la sensibilidad masculina en territorio amoroso. Excelentes las actuaciones y diálogos como para sentirse parte de la acción. 

Pero esta vez queremos dedicarnos a esa cierta especulación sentimental. Por caso, un señor de cuarenta y tantos me decía una vez que él no pensaba "arruinarse" con un divorcio. Hablaba de finanzas, claro, jamás de otra cosa. Hablaba sin pudor de lo insostenible que se había tornado la convivencia con la mujer con quien compartía un chalet y tres hijos en una urbanización en las afueras. Otro de unos cincuenta y largos aseguraba que ni se le cruzaba por la cabeza abordar el conflicto que supone una separación, sobre todo de la familia de su mujer, a la que le debía tanto, y de la que ya formaba parte (también había cuentas que no cerraban, por cierto).

En aquellos casos, sus exploraciones amorosas incluían el contacto real con otras mujeres, incluso vacaciones y salidas románticas con la "otra" y hasta relaciones sostenidas, al menos hasta los típicos ultimátums de amantes (en forma de retahílas de e-mails, sms o whattapps) o hasta el abrupto final que sigue al espionaje de la "legal" (que puede incluir hackeo de correo electrónico, revisión exhaustiva de números marcados desde el teléfono, inspección de facturas de móviles y/o supervisión policíaca del perfil de Facebook).

En otros casos, que quizá sean los que se cuentan a puñados, se trata de buscar un entretenimiento virtual, vía internet o teléfono, que ayude a soportar el cotidiano gris conyugal. Por ejemplo, sé de un galán cibernético, casado en segundas nupcias y padre, que no llega a los 40, cuya especialidad son las sesiones con webcam a partir de las 9 o 10 de la noche. Un día le pregunté por su mujer y me dijo que se acostaba temprano. Pero, "¿es panadera?", le pregunté, un poco incrédula frente al hecho de que una señora joven se acueste, a diario, a las 9 de la noche. Y a partir de entonces, él mismo bromeaba a menudo con aquello de "la panadera", sin plantearse jamás la posibilidad de dejarla, por cierto, aseverando que ya sabía todo lo que se perdía con un divorcio, porque ya lo había vivido y se había prometido no volver a padecerlo.

 

Hay mundos y mundos en materia de caprichos amatorios. 'El capital' de Costa Gavras se asoma a un día en la vida de un grupo de ejecutivos financieros. En ese contexto bastante salvaje, una 'top model' puede llegar a pedir un millón de euros por un ratito de compañía.

Y yo, en su/s lugar/es, vuelvo a hacerme preguntas:

¿Cómo o cuándo dejamos de disfrutar de las sobremesas de la cena de manera tan flagrante, en vez de aprovechar que los niños duermen para cultivar, justamente, la vida de pareja?

¿Qué es lo que nos lleva a conformarnos con algo que nos provoca tantas insatisfacciones?

¿No será que estamos deseando que nos descubran en una aventura para no tener que tomar la decisión, en frío?

¿Cuánto dinero equivaldrá a la infelicidad de la única vida que tenemos, o la única que conocemos, por ahora?

¿O es que ninguna de las esgrimidas razones económicas o familiares puede explicar esta necesidad de quedarse y salirse a la vez?

¿Reparan algo de todo este dolor las amantes? 

Por cierto, ¿estamos conectados ya por Twitter? Mi cuenta: @AnneeCE 

 

 

Hay 127 Comentarios

fantástico Clara. Estoy muy de acuerdo

Nos pasamos años pensando en que lo bueno ha de ser, necesariamente, lo eterno. Y es curiosa esta máxima cuando, si lo pensamos, la vida son una serie de etapas que nos hacen cambiar, evolucionar, diferenciarnos de nosotros mismos a lo largo del tiempo. Es importante, creo al menos, aceptar que ese cambio no siempre es bien recibido por nosotros mismos; a veces consiste en una adaptación personal de nuestros paradigmas, tantas veces repetidos, a los que nos hemos estado aferrando durante años. Ese cambio se puede producir cuando se pasa de ser un vividor a tener una pareja estable o viceversa.

Creo que el ser humano se centra en ciertas preocupaciones un tanto absurdas. La eternidad existe en el presente, las cosas son eternas mientras duran. Así, esto puede ser un día, un año o una vida.

Considero que una buena relación del tipo que sea es siempre sincera, necesariamente, para no tener la necesidad de ser otro que no somos nosotros y para que no nos rodeemos de personas que buscan otra cosa. Si quiero algo, no pido lo contrario; es absurdo e incomprensible.

Así, no creo que se deba caer en el error típico de diferenciar entre hombres y mujeres. El engaño se da en ambos bandos. En mi opinión, una pérdida de tiempo.

Creo que las cosas que merecen la pena siempre parten de la sinceridad, ya sea hacer un buen trabajo, echar un buen polvo o compartir una relación.

Hay que buscar buenos compañeros de viaje, dure lo que dure la travesía, y para ello no es necesario crear castillos en el aire. Simplemente compartir lo que tenemos para dar. Ya sea durante unos minutos o durante unos años, compartir algo es dar lo que tenemos.

Lo demás son miedos irracionales, complejos no superados, relaciones inútiles, actuaciones inservibles.

Da gusto leerte José

Da gusto leerte José

La aportación de wallflower ha venido al pelo de lo que contaba. Bueno, con lo de que las hembras de pingüino con cierta frecuencia se emparejan me refería a que las hembras de pingüino a veces son lesbianas, si las circunstancias lo exigen. La homosexualidad también es natural.

Hola Órbigo. Eso no es así. Hay una base biológica que nos condiciona, indiscutiblemente. Un hombre suelta en cada eyaculación millones de espermatozoides y en unas pocas corridas es capaz teóricamente de fecundar a la mitad de las mujeres fértiles del mundo. Además, estamos produciendo espermatozoides hasta la muerte. Los espermatozoides salen baratos. Sin embargo una mujer nace con los óvulos muy contados y tirará de ellos hasta que se acaben; por si fuera poco, de ser fecundada va a tener que invertir una barbaridad en llevar el crío dentro y luego en criarlo, que los machos pueden tomar las de villadiego incluso antes de que nazca el hijo y a otra cosa. Eso condiciona tanto al hombre como a la mujer. Hasta ahí, bien. Ahora bien, los hombres no son más infieles que las mujeres, o no mucho más. Biológicamente, a muchas hembras (de humanos o de no humanos) les puede interesar una pareja social que se ocupe de procurarse un buen nido y un buen sustento y otras parejas que le den hijos atractivos o simplemente con otro genotipo, que sean diferentes y así no poner toda la apuesta a la misma carta. Ya se encargará el macho social de alimentarlos. Esto, biológicamente. También biológicamente, el macho que se sospecha cornudo puede decidir no dedicar todo el tiempo a unos hijos que quizá no sean suyos e invertir algún tiempo en otra hembra que le de hijos. Si sobra la comida, estos comportamientos son habituales. Si el ambiente es jodido y sacar adelante la prole supone un enorme esfuerzo, no hay lugar para estas tonterías y las parejas permaneces unidas de por vida y lo dan todo por la prole. Ambos comportamientos "están en los genes" y ambos son naturales. Es bueno que haya esa variabilidad porque los ambientes son cambiantes y además esa variabilidad es la base de la evolución. Fíjate, las hembras de pingüino llegan a emparejarse y ser fieles si el macho de una o los machos de las dos mueren y hay que sacar el pollo adelante. La Antártida es muy dura. Los humanos tenemos cultura y que se dé un comportamiento de fidelidad o de infidelidad depende tanto de la naturaleza de cada cual como de la educación como de las circunstancias. Y esto vale tanto si se tienen hijos como si no se quieren tener.

Yo ando por los 40 tonteando ya con los 50. Lo primero es que me parece bastante frívolo decir que los de esta edad somos de lo peor y los veintiañeros como la escritora y su amante son puros, aunque en la práctica el engaño es igual. Lo segundo es que algunos (como yo mismo, por ejemplo) nos podemos separar porque nos lo podemos permitir económicamente y porque mi ex-pareja es una persona comprensiva y sabe que el padre de su hijo ha de vivir y no tratar de arrebatarle hasta el último euro. Pero otros amigos mios no tienen esa suerte y si encima tu mujer no trabaja (por lo que sea, por decisión o por que no puede ser) pues resulta que, a veces, ojo, no digo siempre, resulta imposible separarte porque las matématicas son las matématicas y si el dinero no da, no da.
Y lo tercero es que meter en el mismo saco a todos los hombres es fácil, pero yo no soy así y como yo otros muchos hombres de mi edad. Además no olvidemos que también las mujeres tienen amantes.

Al menos en lo que se refiere a hombres, creo que la cuestión es simple; la fidelidad es una cuestión adquirida, de tipo CULTURAL, no natural. El macho de la mayor parte de las especies, y nosotros no somos ninguna excepción, asegura su descendencia por medio de la CANTIDAD, no de la CALIDAD, esto es, bajo el principio de CUANTAS MÁS MEJOR. Esto se lleva en los genes desde hace unos cuantos millones de años y la evolución no ha tenido tiempo de cambiarlo, ni creo que lo haga, en unos pocos decenios. Por tanto nos encontramos ante una contradicción profunda: NATURALEZA frente a CULTURA, INSTINTO frente a INTERESES. Al final, algunos se lo montan de una forma y otros de otra, dejando, o en su caso obligando a, que prevalezca una tendencia sobre otra. Aunque ya se sabe que la cabra tira siempre al monte... sea de obra, sea de pensamiento. Es dificil engañar a la naturaleza, pero los intereses y la comodidad pesan mucho. El lobo solo caza cuando tiene hambre, mientras tanto prefiere seguir echado a la sombra.

A esos que dicen que tienen tanto miedo de "hacer sufrir a su pareja" con la verdad....¿les importa un bledo llevar sin enterarse miles de cuernos y que todos lo sepan y le desprecien por ello? ¿son hipocritas alergicos a la verdad? ¿autenticos cobardes payasos que se niegan a ver lo que les rodea y el asco que le dan a todo el mundo?.... Ya esta bien de mentira y cobardia: la mentira y el engaño son lo que son. Nada bueno. Nada respetable. Nada que haga feliz a NADIE.

pffff zzzzzzzzz

los hombres aunque estemos casados muchas veces nos sentimos y actuamos como solteros, no se porque ajaja http://wikisabios.blogspot.com/2013/01/plano-de-departamento-para-soltero.html

Pareja para toda la vida, amor profundo y verdadero...oigo estas cosas y es como si a todo lo demás que se siente al lado de alguien le quisieran quitar valor. Si alguien encuentra a su pareja, que le complementa, que es su amante, amigo, compañero...¡pues qué suerte, oiga! De verdad me parece muy complicado y si se encuentra hay que luchar por conservarlo y eso conlleva un esfuerzo, diario, porque realmente vale la pena. Pero quien no tiene esa suerte y eso puede deberse a muchísimos motivos diferentes, no sólo el de la inmadurez, pues creo que son lícitas otras vías. La infidelidad no me lo parece, porque si hablamos de la infidelidad de un polvo de una noche, no me parece algo tan grave. Vivimos una media de 80 años, si encontraste a tu pareja muy joven, ¿se supone que vas a sentir lo mismo durante 40, 50 o 60 años? Las personas crecemos, cambiamos, vamos queriendo cosas diferentes a lo largo de nuestra vida y suponer que tu compañero de viaje lo va a hacer a tu mismo ritmo o con los mismos objetivos básicos en la vida, para mí es mucho suponer. Aunque lo de contarlo o no es algo más complicado de debatir porque depende de los valores de cada persona y de los de su pareja.
Pero la infidelidad que no es un polvo, que se convierte en una relación paralela, con sentimientos fuertes y asentados en el tiempo, me parece una putada, con perdón. Si te decidiste a compromerte con alguien (hayas firmado o no papeles, es decir, pasaste por el trámite legal del matrimonio) es porque había sinceridad, intimidad, un proyecto común y al tener ese tipo de comportamiento a la primera persona que traicionas es a tí mismo. Si se tienen narices para ser infiel a lo grande, se deberían tener narices para hablarlo, coger a tu compañero y decir lo que hay. Podrá cabrearse, pensar que ya no vales la pena, luchar por tí o simple y llanamente mandarte a tomar viento pero creo que no hay mayor infidelidad que no ser honesto.
Por último, un apunte más....otra posibilidad para salir de esa rutina en una pareja de mucho tiempo es compartir el sexo de ambos con una tercera persona, juntos. Ahí lo dejo.

Francamente, hay que ser muy pervertido para seguir deseando a tu mujer o a tu marido después de varios años de matrimonio o vida en pareja. Lo normal, yo creo que incluso lo sano, es buscar amantes. ¿Romper la relación estable? No veo por qué. Lo importante es que tu pareja no se entere y, así, no causar sufrimientos innecesarios. Es por ello necesario extremar las medidas de seguridad: rastros informáticos, móvil, coartadas, etc.

Por cierto, magnífica la pintura.

Qué difíciles preguntas. Habría mil motivos aparentes y distintos, según cada persona y situación, para “quedarse y salir a la vez”.
Más allá de los juicios morales que a cada cual le puedan sugerir tales comportamientos, más allá de la variedad de situaciones y personas que los llevan a cabo, si tuviésemos que aceptar como real una naturaleza humana común a todos y subyacente y la misma en todas las distintas situaciones, yo diría que esta se caracterizaría por su contradictorias tendencias.
Todos, por un lado, huimos del aburrimiento. Ya decía Baudelaire que era el monstruo que lo devoraba todo, el más temible de cuantos acechan al hombre. De hecho, a lo largo de nuestra vida, todo lo que hacemos responde en el fondo a escapar del aburrimiento. ¿Por qué? Porque en él la mayoría descubre sus propias miserias, inherentes a su condición, y tal descubrimiento se torna insoportable. Así que procuramos estar siempre o atareados o divirtiéndonos. Cuando el aburrimiento asoma sus pezuñas en el matrimonio, es decir, cuando este se convierte en una soledad compartida, es natural y propio de nuestra condición que huyamos de él.
Pero por otro lado, todos necesitamos cierta seguridad, cierta monotonía, es decir, la seguridad de saber que ciertas cosas, consideradas básicas y que ya forman parte de nuestros hábitos más esenciales de vida, las tendremos siempre ahí y no estarán sujetas al azar de los días. Cosas aparentemente tan banales que ni reparamos en ellas, que no les damos importancia precisamente porque son tan importantes que ya forman parte de nuestro día a día. No es sólo algo tan práctico como saber, sin pensarlo, que estará la ropa planchada, la casa limpia, la mesa puesta, sino que no habrá sorpresas, que ese ambiente transcurrirá plácidamente conforme nosotros lo esperamos, sin pensarlo, porque esa seguridad nos da descanso y paz. Y sin embargo es esa misma paz la que amenaza con convertirse en aburrimiento y por tanto la que nos impulsa a buscar la excitación de la aventura, de lo imprevisto, de la acción. Y cuando se tiene esta, de nuevo se busca la paz de la que se huyó. Y así hasta el infinito y más allá en que somos zarandeados por nuestras pasiones según nuestra contradictoria naturaleza.

Hay que preguntar a la autora de este artículo si se sintió cobarde, egoísta y sin coraje para dotar de otro rumo su existencia cuando se enrolló con un casado. ¿No se juzga a las rompefamilias?

Hola Tronin. Amistad y solidaridad tienen sentido biológico. Son comportamientos altruistas, y no se dan ni mucho menos sólo en humanos. Según como se mire, no dejan de ser comportamientos egoistas, como quizá todos, porque en determinadas circunstancias hacen que la vida vaya mejor (por conseguir más alimento, o más protección, o compañía o... en último término, desde un punto de vista biológico, porque hace que tengamos más eficacia biológica = tener más nietos). Son más fuertes en seres sociales y aún más en ambientes hostiles (por ejemplo, en los polos). Para entender biológicamente determinados comportamientos, los reproductivos y sexuales también ,recomiendo leer "The Red Queen", que entre otras cosas explica por qué las mujeres tienden a ser más infieles cuando están ovulando. Los humanos, además, tenemos cultura y no estamos condicionados exclusivamente por la biología.

A todos los que utilizan argumentos biologicos... Me puede dar alguien el sentido biologico de la amistad? O de la solidaridad?

a mí también preocupa mi colesterol

Recomiendo un libro de descarga gratuita en bubok.es. Se llama DEBILIDADES. Solo hay que leerlo, es brutal, bastante erótico pero con una trama fantástica e historias bellisimas dentro del mismo. Luego me direis.

Tanto la fidelidad como la infidelidad son prácticas comunes y ninguna de ellas es anormal, es decir, que no "van contra natura", como no son anormales la homosexualidad o la masturbación. Otra cosa son las implicaciones morales o las opiniones pero son prácticas comunes y por tanto no son anormales ni van contra la naturaleza humana. Eso no se discute. Tampoco sé si se está hablando aquí de una infidelidad ocasional por el motivo que sea, una fantasía, o tener una pareja que es un putón verbenero.

Jerónimo, éres adulto y tienes inteligência emocional.

El amor verdadero se tiene cuando los sueños de la otra persona los haces tuyos y construyes tu vida y los tuyos a su alrededor. Amor a tu pareja, o a tus hijos también.

Entiendo que un hombre, o una mujer, sean infieles si es para darle salida a los condones y que no caduquen. Pero es que ahí hay un problema serio en la pareja. Lo demás son tonterías. A tu compañera no le eres infiel, ni le gritas, ni le faltas al respeto, ni la mientes ni chorradas. Compartes el pan con ella, que eso es un compañero, y te partes la cara por ella aunque no tenga razón. Y no es algo irreal ni antinatural más que para gente que jamás ha conocido eso. Por cierto, que yo de esa gente no me fío para nada.

¿Quien sabe qué es el amor verdadero?

Estoy harto de todas esas personas que afirman que su matrimonio se acabaria si descubrieran una infidelidad. Eso es todo lo que vale un matrimonio? Es decir que el amor, las promesas, los sueños, los logros conseguidos, los hijos todo eso vale lo que un polvo. Que triste, me gustaría encontrar una mujer con la que pudiera compartir incluso mis infidelidades. Eso es la verdadera fidelidad, saber que aunque el otro se equivoque o tenga un deseo pasajero, la intimidad con tu pareja es tan fuerte que esta por encima de todo eso.

Quiero añadir que un hombre casado, limpio y más o menos presentable para ciertas mujeres es un trofeo. Muchas mujeres tienen un gran empeño en romper matrimonios felices. Se dan casos de mujeres y de hombres, que al no ser capaces de crear una familia bonita y feliz, sienten la necesidad de romper una así en cuanto la ven.

Recién casados que buscan rollos por ahí, gente que se pone a chatear cuando su pareja se va a la cama... eso son síntomas de inmadurez e incapacidad para el compromiso, con otro y consigo mismo. Con los años se tiene la evidencia que esas personas están solas.

Porque la fidelidad es una fantasía y va contra natura. Porque estar con la misma persona todo el tiempo te limita emocional e intelectualmente. Por que después de un cierto tiempo en pareja las hormonas que regulan el deseo, el amor, la pasion van dejando de segregar y las relaciones se enfrían. Por que buscamos parejas para llenar vacíos personales que solo nosotros mismos podemos llenar. Por que sobre el amor verdadero sabemos poco o nada, solo buscamos amarnos a nosotros mismo a través de nuestras proyecciones del otro. ETC.

Uno a veces tiene que ser infiel por presión social. Hay compañeras, alumnas, amigas muy pesadas, con los móviles, los toques en el Fb y todo tipo de mensajes amorosos. Cuando se es un caballero ¿qué hacer? Solo cuando la mujer no te gusta físicamente puedes ser fiel y honesto a tu esposa y a tu familia, pero cuando la mujer que te busca es una joven atractiva y con un alto grado de promiscuidad, es muy difícil mantenerse fiel. Desde aquí un fuerte aplauso a todos los que se ven perseguidos por mujeres estupendas y rechazan su compañía por amor verdadero hacia sus parejas.

Porque la sociedad está hecha para el matrimonio eterno por cuestiones económicas y sociales. Si uno quiere tener una familia y disfrutar del sexo, bueno, que Dios te ilumine y te provea de la libido y la pareja perfecta dentro del matrimonio.

pues a mi si mi mujer me pone los cuernos me da bastante igual, lo que me preocupa es el colesterol y esas cosas

Asombrosas creencias fantásticas las que hemos tejido en torno a el apareamiento humano. Gloriosa humanidad...

Las personas infieles son capeces de justificar su actittud y sus acciones pero seguramente no serían tan comprensivos si se enteraran de que sus parejas han sido infieles también. A esto se le llama tener doble moral. Yo si soy infiel es porque no me atienden en casa, porque se me acabó el amor, porque el sexo ya no es lo que era, etc... ahora si descubriera que mi pareja me es infiel me divorciaría en 0,0 segundos.

Seamos honestos pues, poner los cuernos no es nada malo siempre y cuando no seamos nosotros los cornudos.

Las personas infieles son capeces de justificar su actittud y sus acciones pero seguramente no serían tan comprensivos si se enteraran de que sus parejas han sido infieles también. A esto se le llama tener doble moral. Yo si soy infiel es porque no me atienden en casa, porque se me acabó el amor, porque el sexo ya no es lo que era, etc... ahora si descubriera que mi pareja me es infiel me divorciaría en 0,0 segundos.

Seamos honestos pues, poner los cuernos no es nada malo siempre y cuando no seamos nosotros los cornudos.

Las parejas con lazos fuertes no sufren estos dilemas. Hay gente que se justifica diciendo que aman mucho a sus parejas pero que han empezado a sentir atracción por otros. Y lo que les pasa es que realmente no aman profundamente a sus parejas ni encontraron lo que buscaban.

Para reír y elevar tu energía,
entra en http://troopyland.com

Me identifico con lo que cuenta Venus al principio sobre su historia con un amigo casado. Tengo pareja desde hace tiempo y mis sentimientos hacia él no han cambiado, sin embargo desde hace tiempo siento un cariño y atracción duraderos hacia un amigo común. Creo que es mutuo. Me siento culpable pero a la vez disfruto de la energía tan "rara" entre ambos. No sé qué pasará ni por qué pasa. Pero me siento así. Me tienta lanzarme y saber qué se siente al estar con mi amigo, pero sé que está mal. Quizá él me rechace y me lleve mi merecido. O quizá nunca llegue a ocurrir. Pero el sentimiento, constante, está ahí.

... A mí lo que me parece es que el tema está tratado con una inmensa tolerancia y que en realidad el post debería titularse "casados incapaces y egoístas". ¿Y si, mientras ellos trabajan o chatean, ellas chatean o sueñan con quien han chateado, como espejo del comportamiento de ellos?

Vaya mierda ¿no? No se puede vestir a un santo que no llega ni a beato, vaya.

Un saludito.


Pues de todo hay...
Y entre otros estamos los que enamorados de tu pareja, de tu familia,.. te gusta la güasa, la fiesta, el muchosexo...
Y no por una cosa se ha de renunciar a la otra..a esos deseos... Y si estás con tu pareja es porque todas estas cosas las tienes más qeu habladas y acordadas,... si es que la quieres, la amas...flipas contu familia...
Así yo me invento esas orgías,..esas escapadas..qeu a lo largo del año..no es que me llenen,..simplemente doy respuesta a esos deseos...que por ser cada uno como es se tienen,..sin más (sin darle más vuelta) ...erotofílicos y los que no los son....
Como para disfrutarlo, vamos... Jeje...
Disfrota, frota....pero no jodas a nadie..menos a tí, a tu pareja..(habla coño!!)

Por cierto, lo de estar con amantes para arriba y para abajo...tiene que ser un coñazo de tres pares de cohones... Anda ya con el rollo..no mezclemos amor y sexo... o sí..pero será otra cosa..


Quiero recomendar un libro: "Cómo pensar más en el sexo", del siempre interesante Alain de Botton (Ediciones B). En él, ensayo, de Botton incluye un capítulo sobre la infidelidad que a mi me ha resultado revelador y tranquilizador.

De Botton explica cómo el matrimonio, entendido durante siglos como una unión necesaria por conveniencia, no calmaba necesariamente otros apetitos, como el romántico (que se podía cultivar por carta) y el sexual (recurriéndose a la prostitución). La idea de que los tres amores deben converger en uno pertenece al siglo XX y rara vez es realista, pero el cine, las novelas románticas, etc, nos han obligado a creer que si los tres amores no convergen en uno, nuestra relación ha fracasado. Rara vez esto ocurre, y por ello tantas veces tenemos la sensación de que nuestras relaciones de pareja no son tan verdaderas como "las ideales".

Por otro lado, de Botton habla de las infidelidades ocasionales en términos poco convencionales: Una relación de larga duración (como parece que estamos obligados a que sean todas), a través de los años, puede hacerse insoportablemente dura porque estaremos reprimiendo toda una serie de instintos que la relación de pareja no tiene por qué calmar.

Por ello, es nuestra pareja la que debería agradecer que, tras dichos escarceos, siempre volvamos a ella, pudiendo elegir a otra persona.

Creo que las relaciones amorosas paralelas (los/las amantes) son inviables, y una de las dos siempre se romperá. Pero creo que la infidelidad puramente sexual y ocasional puede ser muy útil para apreciar mejor a la pareja propia y a la vida en pareja.

La represión de un deseo, no lo olvidemos, nunca lo apaga; siempre lo espolea.

Este eau blog liberal y abierto. Con artículos pensados y opiniones que, para mi son válidas y, a verses enriquecen otras divierten y casi todas ayudan a reflexionar, lo que me sorprende es que algunos lo leen y se quejan, pero siguen cada post....cuando, para nada, se ajusta a sus creencias y menos a su forma de pensar minúscula y censuradora. No es eso morbo, y de alguna manera, también infidelidad. Gracias por el blog.

Veo mucho despistado por aquí, gente que no está al tanto de lo que avanza la ciencia y nos hace avanzar en el conocimiento de nosotros mismos. La fidelidad o monogamia no la inventó la iglesia ni el iglesio. Se basa en dos hormonas -en la cantidad mayor o menos de ellas en el sujeto- en el hombre es la vasopresina y en la mujer la oxitocina. Los y las que tengan más de estas hormonas, son más fieles y monógamos que los que tiene muy poca. Se empezó a sospechar a raíz de un estudio en los ratones de campo, fieles y monógamos, frente a los de ciudad, infieles. Los primeros tienen una cantidad abrumadora de vasopresina, los de ciudad apenas nada de nada. Se continuó por esa vía y ahora se sabe que en los humanos es igual, como también se ha visto que las mujeres, contrariamente a lo que se creía, tienden en una proporción más alta que los varones a la promiscuidad y/o infidelidad, para asegurarse un buen esperma. Algo que va en paralelo -pero no tiene por qué ser igual, y de hecho no suele serlo- con una pareja estable para la crianza de los hijos. Los estudios de la paternidad en los hogares de varios hijos dejaron a los científicos de piedra. la proporción de los hijos que estaban siendo criados sin ser hijos naturales del padre resultó increíblemente alta. Pero esto no tiene nada que ver con la honestidad, la integridad, el amor, el valor de vivir una vida libre y bonita, y lo cutres que pueden llegar a ser algunos tipos y tipas.

La clave está en hacer desde el principio lo que uno/a crea sin atender a presiones familiares o de amigos/as. Y quien quiera dejar de ser soltero/a que esté dispuesto a cambiar, rejuvenecer y renovar la relación constantemente. De otra manera se endurecerá, y no precisamente lo que ellas quieren que se endurezca ; ) Saludos!

Por cierto me gustaría recordar a la autora dos cosas: 1º La monogamia sexual es un invento de la Iglesia a partir aproximadamente del siglo XIV. No se corresponde con la naturaleza del hombre. 2º Si este artículo fuera sobre "ellas" ya la tendríamos montada en el juzgado.

Iba a tomarme la molestia de desarrollar una gran respuesta a este articulito de segunda, pero después de leer a Larispain me doy por satisfecho. Júzgate a tí mismo y no hagas la necedad de juzgar la vida ajena...¡que buen remedio para tantos males!.

Que malos y simples somos los hombres. Estoy deseando que algun día en este blogs se hable de hombres que amamos a nuestras mujeres, que tenemos sus mismos deslices y debilidades, que también pensamose en ella y no sólo en nuestro "pito" o "en lo que cuesta un divorcio" y que encima se insinúe que nos esta manteniendo nuestra mujer o la familia de ella... que lástima de artículo.

Me sorprende ver con que facilidad algunas personas dicen "yo nunca perdonaría una infidelidad" yo era de esas que juraba y perjuraba eso. Echar un polvo una vez o 5 es comer langosta cuando todos los dias comes solomillo , simplemente eso , eso no es una infidelidad , ser infiel de corazon si. Eso lo descubrí hace poco. En realidad te planteas en una balanza si en el fondo de tu corazon sabes que esa persona te quiere y cometio un error como nos puede pasar a cualquiera , de hecho a mi me pasó y no se lo confesé y creo que el remordimiento me durará siempre, y que si rompes con todo el o ella despues de unos meses y probablemente el resto de su vida será el hombre mas desgraciado de la tierra. Fui a un psicologo qu eme dijo que estaba cansado de tener su consulta llena de personas que despues de una infidelidad que creian que era el amor de su vida se dieron cuenta del error que cometieron , quisieron volver pero era demasiado tarde.., ahora no tenian nada ...no os dejeis engañar por los espejismos

Larispain, tranquilo. Me parece muy bien que te agarres al dinero, al chalet en la sierra y a los viajes de fin de semana con tu aventura. Lo de los traumas tampoco cuela. Qué mayor trauma que darte cuenta un día, después de mucho tiempo -porque todo se acaba sabiendo, más aún en la era de la comunicación- de que tu pareja ha sido un verdadero cerdo -o cerda- que ha pisoteado tus sentimientos sin decir ni pío. Una persona que engaña vilmente a otra es obvio que ya no le quiere, no hay que ser muy espabilado para reconocerlo, solo hay que ser honesto. Pero yo no te digo cómo tienes que vivir, solo doy mi opinión, decir lo que pienso es, como para ti, algo que puedo hacer sin perjudicar a nadie. El que te sientas culpable o te pongas rabioso es problema tuyo. Llevar una doble vida es miserable, cutre y absurdo. Ya no estamos en la Edad Media, nadie te obliga a permanecer junto a quien no deseas ni respetas. Cuéntate las mentiras que quieras para sentirte bien.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el blog

Ni enciclopedia ni consultorio sexual al uso. He aquí un rincón erótico festivo dedicado a las relaciones y la atracción entre seres humanos, esa faceta que nos hace la vida más placentera, tierna, amorosa, plena… Un blog coral, con cinco autoras de todo origen y condición, que apuesta por el juego, la provocación, lo sensual y el sexo como acto libre, adulto, compartido, real o ficticio, siempre divertido... Eso sí, si tu mirada no es amplia y tolerante, mejor no te detengas aquí. Coordina Analía Iglesias. No sólo se admiten firmas invitadas, sino que son deseadas.

Sobre las autoras

Anne Cé. Nació en el sur austral (Argentina), en un tiempo beatle y en un país con altísima densidad de psicoanalistas y jugadores de fútbol. Periodista, quizá incluso a su pesar, narra lo que se le ponga delante. Y narra, y narra. Un día descubrió que el simple roce de una clavícula le erizaba la piel y entonces comprendió por qué le gusta tanto abrazar a un hombre.

Esther Porta. Segoviana, fue becaria en el mítico Tentaciones y allí hizo de todo hasta que sus conocimientos de sexo la convirtieron en Beatriz Sanz. Y gracias a ella, publicó artículos semanales de sexo, dos libros y fue reclutada como sexperta guionista del programa de Canal +: 'Sex Pópuli'. Cuando casi se le había olvidado (lo de escribir de sexo...) se mete a bloguera. Y aquí está, con tantas ganas de sexo (del uno y del otro) como siempre...

Venus O'Hara, de Reino Unido, con raíces irlandesas. Modelo fetish, actriz y escritora. Licenciada en Ciencias Políticas y Francés, reside en Barcelona, ha sido columnista sexual en varias revistas, tiene su propio blog de fetichismo y es creadora de 'No sabes con quien duermes', un confesionario para personas que llevan una doble vida. Publicó su primer libro junto a Erika Lust, 'Deséame como si me odiaras', en 2010.

Tatiana Escobar, de Venezuela (1976), ha escrito ensayos y poesía en español. Traductora y editora, en 2004 abrió en Madrid junto a sus socios la primera boutique erótica de España, La Juguetería Erotic Toys, para no tener que vivir de la literatura. Desde entonces vive del sexo. Y escribe, a veces, para sus amigos.

. Madrileña. Soñó con escribir y pronto descubrió una vía: el periodismo. Pero como tampoco valía narrar sobre cualquier cosa, eligió suerte y remató la faena con un posgrado en Sexología. Ha trabajado en suplementos de salud y medios especializados. Con la práctica ha acabado por darle un toque más sensual a sus letras. Y con ellas sueña en escribir, ahora, un libro.

Ilustracion
Venus O'Hara, Anne Cé y Silvia C. Carpallo, según 'Mi Petit Madrid'.

Nuevo libro

El orgasmo de mi vida. Si ya no sueñas con príncipes azules, locos por pedirte en matrimonio, ni esperas que aparezca un millonario atormentado pero diestro en amores, con una Visa en una mano y un látigo en la otra, este libro es para ti. Porque El orgasmo de mi vida habla de eso, de mujeres realistas, lúcidas, independientes y eróticamente vivas, capaces de combinar esa cotidianidad que todas conocemos, con sus pasiones más salvajes. Ellas son las protagonistas de los relatos, sin guionistas que les digan lo que tienen que hacer, pero sobre todo, son las compositoras, directoras e intérpretes de los orgasmos más armoniosos de sus vidas.

Lux eróticaLux erótica. "Escribir sobre sexo era la propuesta y me sentí estimulada. Después de tantos años como periodista cultural y con mucha vida hecha en torno a la información y a la actualidad, tenía ganas de ponerle carne a la crónica. Porque nuestra más genuina actualidad como personas pasa por el relato del erotismo. Porque de atracción y de relaciones hablamos todo el tiempo en este tiempo occidental con ciertas libertades individuales garantizadas y rebosante de espíritu lúdico pero también algo desafectado y con nuevos descompromisos adquiridos...". Anne Cé.

Inglés para pervertidosInglés para pervertidos."Se dice que la mejor manera de aprender un idioma es a través del sexo con un extranjero. Pero ¿qué haces si estás en la cama y no sabes qué decirle? Con Inglés para pervertidos puedes aprender todas las palabras y expresiones que siempre has deseado saber, desde lo más elemental al sexo más salvaje. El libro cuenta con ocho capítulos centrados en las partes del cuerpo, la cama, el LGBT, las compras sexis, el lado oscuro, el porno, el chat y la salud sexual. Cada capítulo contiene vocabulario, gramática y unos ejercicios muy originales que no encontrarás en ningún otro libro. Aprende todo lo que tu "English teacher" no se atrevería a enseñarte nunca. Y... si te cansas de estudiar, el libro incluye un montón de fotos mias para distraerte". Venus O'Hara.

TWITTER

Nuestros autores en Twitter

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal