Eros

Hay vida (y sexo) después de los 80

Por: | 11 de febrero de 2013

No lloré con el Amor de Michael Haneke... hablo de la película, la inmensa película del realizador austríaco que podemos ver en estos días en las salas españolas y nominada al Oscar en varias categorías. No lloré pero pensé mucho en vidas verdaderas cercanas que se parecieron bastante a las de la pantalla y asentí: el punto de vista de Haneke es tan cercano, cordial pero no inocente, amargo y a la vez vitalista, no desalentador sino realista, sin disimulos, sin máscaras, puro amor.

Creo que, más allá de la decadencia de las carnes, el punto focal del filme es el amor sensual.

RubensCimonandPero
'Cimon en Pero' (1630) de Peter Paul Rubens, vía Rijksmuseum.

El amor sensual está en la cama deshecha de ese matrimonio de viejitos que todavía se dicen piropos y que apagan la luz después de discutir sobre el virtuosismo del pianista a cuyo concierto acaban de asistir y está en el recuerdo de la hija que a los 50 puede confesar que alguna vez los oyó haciendo el amor.

 

'Amor' de Michael Haneke, con Jean-Louis Trintignant y Emmanuelle Riva. 

El amor sensual está en la dignidad con que el hombre cierra la puerta del cuarto en el que ahora descansa una mujer enferma, que es y no es aquella elegante profesora de piano que fue su compañera de ruta. Y está en las migas que quedan en la mesa, después del almuerzo compartido en el que solo uno de ellos puede cortar con cuchillo el filete. El amor sensual está en el grifo abierto, en la regañina compinche y en el pijama húmedo. 

Cierto es que el amor que profesa Michael Haneke por el cine difícilmente pueda equipararse a algún otro afecto en detalle, cuidados y vida genuina. Quizá solo pueda compararse con ese amor incondicional que se prodigan, en el crepúsculo de su existencia, dos personas que se conocen íntimamente y se mantienen unidas, porque allí no solo hay cariño: hay sexo.

Hay sexo o lo hubo, y perdura, porque ambos eligen sostener esa complicidad, así, cerca. La sensualidad sigue presente, quizá porque aquella tensión sexual creó un lazo invisible e indisoluble.

Ahí vamos: el punto focal de mi entrada de hoy es el amor sensual como último reducto de vida, como refugio contra todos los males del mundo y contra todos los afueras, incluidos los demás seres queridos, compartidos o no por los dos miembros de la pareja. Porque hay un momento definitivo en que incluso los hijos son "el afuera".

De eso habla Haneke. Y por eso me recordaba a mi abuela, que murió hace pocos meses, a los noventa y varios, y que en sus últimos años de vida solo reconocía y esperaba con ansias las visitas de su último compañero o, de lo contrario, hablaba con entusiasmo de su ex marido, el padre de sus hijos, su gran amor de los años jóvenes. Su hija y los nietos éramos apenas el decorado del atardecer, le arrancábamos una sonrisa o pequeños fragmentos de algún tango, pero poca emoción de esa que viene de las tripas. Y lo asumíamos sin reproches, porque todos sabemos que las vísceras nos las eriza quien nos las eriza y no cualquier amable pariente.

 

'En el séptimo cielo' (2008) de Andreas Dressen. En un momenton de la escena, el señor confiesa entre risas que tiene 76 años.  

¿Es el amor sensual lo único que nos sostiene en la vejez?, me preguntaba, a la salida del cine, mientras mi amiga, la que me acompañaba, recordaba cuando una tía suya le confesó que ni a los 20 ni con nadie había disfrutado como lo hacía, a los 70, en la intimidad, con su última pareja.

Cuando pienso en la salud del amor de esos años tardíos y en la consistencia del deseo y del afecto, más allá de las características de la vida íntima de cada pareja (de contingencias como el sexo con o sin penetración, por ejemplo), me vienen a la cabeza escenas de películas de la última década como Another year de Mike Leigh, de la que ya hablamos aquí, en la entrada sobre el matrimonio; Saraband, de Ingmar Bergman, que provoca el reencuentro de Lohan y Marianne, lor protagonistas de Escenas de una vida conyugal, su película de 1973, o En el séptimo cielo, de Andreas Dressen, donde hay aventura adolescente y sexo maduro.

 

'Saraband' (2003) de Ingmar Bergman, con Liv Ullmann y Erland Josephson, treinta años después de aquellas 'Escenas de una vida conyugal'.

Es difícil imaginar todo lo que hay tras esa barrera imaginaria que cada uno traza donde quiere (o puede). Y aunque Paul McCartney ya soñara a los 20 con los 64 y con seguir diciendo "la palabra" que permitiría a esos dos de la canción estar juntos y enviarse postales de San Valentín, con los nietos en el regazo y ahorrando para alquilar una casa de verano, no cantaba lo que seguramente daba por descontado que habría, o sea, sexo.

 

'When I'm sixty four' de Los Beatles. Con Julian Lennon.

Y poco importa si el sexo es como cuando éramos adolescentes, de mucho (aunque vigoroso) roce y pocas nueces, o tierno e infinitamente suave redescubrimiento de secretos: si nos seguimos gustando e intuyendo (todo lo que ya conocemos) habrá intimidad, complicidad y protección.

 

Hay 25 Comentarios

He leido que un chico joven de 22 años ha intentaso Violar a una señora de 76 años y a fracasado la mujer fue mas fuerte que el . La suerte podemos decir no tendria ninguna arma el chico ni un cuchillo 3 Años de carcel le han caido por el intento de violacion 2 por robarle el bolso . Las mujeres de 65 años a 85 años me pagan y yo les hago el amor como quieran tambien lo que les guste lo hacemos he ya saben de que pueblo soy buscarme y me lo dicen he

El Sexo en las mujeres lo hay tambien despues de los 60 70 y 80 AÑOS . Siempre que tengan buena salud fisica . Si tienen salud seguro muchas tienen ganas de disfrutar que algunas lo haran y otras no . Algunas pagaran a un hombre mas joven que ellas para hacerlas disfrutar .Como hacen muchos hombres viejos de 60 , 70 y 80 años estos no follaranpero si quieren tocar pechos y estar con una mujer joven desnuda y pagan por esto . Por lo tanto una señora mayor de 65 a 85 años deberia pagar a un hombre mas joven y recuperar el tiempo perdido EL SEXO follar Alarga la vida he es bueno para la salud de las mujeres mayores .

Vicente si tienes razon pero aqui el tema que tocan es el SEXO DE LA TERCERA EDAD y mas mujeres bien mayores . Yo ley una vez que un tio violo a una señora de 82 años Chico a una Señora de 82 años no hace falta la violes se lo pides y seguro deja la folles ja ja Si no te toma por un majareta ho bicho raro je je

El sexo nos acompaña desde que nacemos; se han detectado erecciones y secreciones vaginales en bebés. El sexo es algo tan naturalmente humano como cualquier otra característica.

Yo haora tengo 51 años y haria el amor con mujeres de 65 años ha 85 años si me pagaban y dieran regalos hosea seria su amante su Gigolo su amigo para desahogarce sexualmente he . Estoy sin trabajo por lo tanto dar placer a mujeres mayores me encantaria asjudarlas ser su chofer llebarlas ala compra ya lo hise por alguna hace tiempo Cuidaba del jardin y la tenia que llebar alos supermercados hacer la compra Ella misma me lo decia me aprobechara de ella hisiera la compra para mi casa pagaba ella . Tambien la llebaba al medico Ha tomar algo tenia una casa torre en un pueblo del Valles Oriental y un gran piso en Barcelona donde hisimos el amor a solas como en la torre El marido no nos molestaba entaba en silla de ruedas no sabia nada lo que pasaba

Dicho por profesionales de la salud de la medicina que placticar hacer el amor tener SEXO Despues de los 65 años . Es alargar la vida muchos años he mas sexo mas años de vida en la Tercera Edad como se suele llamar ala jente de mas de 65 años . Hace tiempo ajudando ha un matrimonio mayor de mas de 65 años que tenian una saca de campo con animales . Estaba con la mujer la señora yo cobraba por ajudarlos trabajaba para ellos . Estabamos en el pajar caimos resbalamos los dos cai encima de la mujer quedamos bien unidos Mi pecho aprastaba sus pechos los labios casi se tocan . Quedamos un momento haci nos miramos riendo la mujer dijo riendo te himajinas nos pillara mi marido haci que pensaria he menos mal esta fuera en el campo . La coji y bese meti mano ledi un gran morreo coji sus pechos y la folle sin ninguna oposicion ni resistencia por parte de la campesina la señora que los domingos hiba a misa con el marido . Al rato se unia ala fiesta me abraso me besaba con fuerza pedia mas aguantara ya que la habia violado faltado al respecto al menos que pudiera disfrutar del momento dijo riendo y contenta . Tambien dire teniamos mucha confianza y amistad y ami me atraian y atraen las señoras mayores Al terminar dijo que era una putada poir que no selo podria contar a ninguna amiga sulla nadie se podria creer que una anciana como ella chapada ala antigua tan religiosa con un crusifijo congaldo del cuello tan fiel esposa follara con un chico joven trabajador sullo . Dijo esto no ha pasado dijo lo olvidaremos no diremos nada a nadie Dias despues el marido cojio el tractor se fue dijo su esposa haun estaba en la cama que la llamara despertara cuando se fue Entre en la casa estaba en la cama me desnude delante de ella y la desnude a ella . Y lo hisimos el amor la mujer dijo fui su mejor despertador yo . Le dije tenia permiso del marido de entrar ala casa para despertarla solo cumplia ordenes del jefe Ella dijo el jefe te despediria si supiera te tiras asu mujer dijo riendo

Gracias Anne, amiga, por poder ser testigo de tus hechos, histórias y teorias. Hijo de mis circunstancias jamás disfruté tanto de mi sexualidad como después de los 65 hasta hoy que tengo 80 anõs y todavia vivo mi sexualidad plenamente, porque , como todo lo humano, cada uno vive a su modo, lo mejor de la naturaleza. Amar y sexo hasta la eternidad, pues el sexo es ya la eternidad en partículas.

hola Anne
Buen artículo! buen tema! sin duda el descubrimiento - sensual - del cuerpo de la pareja es una aventura que no termina. Y posiblemente la edad enseñe que la sensualidad es mucho más de lo que comúnmente nos venden.
Un saludo!

Gabriel Garcia Marquez en su libro El Amor en Tiempos de Cólera, describe el acto de amor entre Fermina Daza y Florentino Ariza, los personajes principales. Ambos son ancianos. Linda escena de lá literatura latino-americana.

Sea cuando, como y donde sea ¡si al sexo!, y al que no le guste que se haga monje benedictino o clarisa en un convento.

El sexo sin amor es mas morboso , excitante y deshinibido .

Conocemos la historia de Cimon y la caridad a la que aludes, juannegrin1939. Gracias, también, Amparo, por tu apunte. Un matiz: si atendemos a la hipótesis del amor incondicional que da la intimidad entre dos personas en el atardecer de la vida... hablamos justamente de algo que excede el sexo explícito... compasión, caridad (como dices), sexo implícito, sexo conjugado en pretérito o ternura cómplice, sexo al fin. @AnneeCE

Y añado que se habla de "caridad" porque es la propia hija recién parida del anciano la que lo alimenta. De modo que se podía haber escogido algo mejor para ilustrar lo del sexo en la ancianidad.

El cuadro de Rubens y similares suelen titularse "Caridad romana" y no tiene nada que ver ni con el sexo y menos con el sexo en la ancianidad. Es eso, un acto de caridad hacia un anciano que ya no tiene dientes y no puede comer, y está tipificado históricamente en numerosos lienzos.

Sólo cruzo los dedos para poder decir yo también a los 70 que nunca he disfrutado tanto del sexo.
http://www.laplumadepandora.com/

Pues claro que hay sexo después de los 80. Y después de los 90. Y en el siglo XXI...

Estupendo artículo.
Os dejo un enlace a un post de nuestro blog dónde hablábamos si se apaga el deseo sexual con la edad....
http://vibraconpasion.com/blog/2012/09/se-apaga-el-deseo-sexual-conforme-avanza-la-edad/
Saludoss ;-)

En España la gran celestina de nuestros mayores, y para sorpresa de inocentes hijos, es el INSERSO y sus viajes programas para la tercera edad.

No hay que olvidarse que las medidas de protección son para todas las edades y que los juguetes eróticos nos ayudan a redescubrir nuestra sexualidad.
http://www.lolatoys.com/es/blog/2013/01/24/concurso-san-valentin-y-cincuenta-de-sombras-de-grey/

El artículo es muy interesante, pero el cuadro que representa las imágenes de Cimón y Pero no encaja aquí porque es uno de los ejemplos de la ´piedad filial´en la literatura antigua y que ha sido representado en Italia y Holanda por artistas de los siglos XVI al XVIII.Valerius Maximus cuenta que un tal Cimon, hombre de edad, estaba en la prisión esperando su ejecución y ,por tanto, no recibía ningún tipo de alimento. El carcelero permitió que su hija Pero lo visitase. Probablemente ella tenía su propio hijo al que le estaba dando de pecho. Pero permitió con sus visitas que su padre Cimón mamase de ella y se nutriese mejor.La escena se suele pintar en una celda de prisión.

Tengo 6O años,tengo 3 hijos con mi ex-pareja.Hoy en día sueño aún con encontrar un hombre comn quien compartir mi intimidad.No sé como sería nuestra relación...pero me encantaría experimentarla.Sé que puede ser gratificante,gustosa,encantandora...¿por qué no?cada relación,cada sentimiento tiene autencidad en si mismo.El camino de la vejez hacia la muerte puede ser sereno,amigable,compartido en sus pasos.Yo pido a Dios me dé compañero,me ofrezco para él y le pido guie sus pasos y los mios para encontrarnos.Es mi más profundo deseo...rogando coincida con mi destino.

Creo que hay una escultura con el mismo tema que el cuadro de Rubens en el Prado.

Luego vienen las enfermedades, las medicinas, la próstata y toda la cuestión, vamos, que para el final van tocando las lentas, pero ¡hasta que no se apague la música la fiesta no se acaba! Yo aconsejo a las mujeres que, ya que viven más que los hombres, seleccionen como pareja masculina a un jovencito. En fin, con suerte ya veremos cómo es aquello. De muy muy jovencito, al principio, casi de niño, para echar unos polvos había que quedar para la ocasión con una novia a la que se quería con delirio, comprar las chuches y atrincherarse aprovechando que se había conseguido un lugar. Era más tierno, más torpe y más juguetón. Luego en el sexo nos volvemos todos más egoístas, no sé si será cosa de la juventud, que tiende al egoísmo. Espero que en la vejez, aún con menos energía, el sexo vuelva a ser tierno y lúdico. Anyways: ¡gracias señores inventores del viagra! Ja ja. Anne Cé, te ha salido una entrada bonita.

El sexo no se abandona, nos abandona el a nosotros en todo caso. Conozco un caso en el que a los 60 el sexo continuaba siendo armonioso y objeto de deseo, a los 70 se convirtió en un manjar apetecible pero más dificultosa y a los 80 se convirtió en una pesadilla. El deseo existía pero no era posible la ejecución.
Pero en este caso se realizaba entre un hombre de la edad comentada y mujeres más jóvenes.
A ciertas edades, yo creo que el sexo es la suma de las dos edades y dividirse entre dos. Esa es la edad de la pareja, física. pero dos octogenarios me cuesta creer en la fiereza pasional y sí que creo en la fiereza sentimental.

El sexo seguirá siendo algo que nos haga sentirnos vivos aunque se sea mayor.
Parece que cuando miramos a nuestros mayores no les imaginamos con vida sexual activa. Ya no están esos cuerpos jóvenes y bellos que vemos en las fotos, pero si la emoción, los sentimientos y la serenidad. No creo que ningún mayor sienta por dentro que es viejo todo el tiempo.


Debe ser muy difícil mirarse en el espejo y ver un cuerpo gastado y sin embargo sentirse por dentro bien y en paz.


Cumplir años otorga estas cosas, se mejora por dentro y empeora el envoltorio. Pero si las ganas de vivir están ahí, el amor y el sexo intuyo que deben cobrar una nueva dimensión. Y la intimidad y la compañía se convierten en los pilares de esas dos personas que durante toda una vida han hecho de todo juntos.


Me acuerdo de mi madre, octogenaria, que ve el anuncio de perfume de Dolce y Gabanna http://www.youtube.com/watch?v=jpj1iYB4iZc y cuando sale este hombre joven guapísimo de cuerpo estupendo y bañador blanco dice: Uhmm. El deseo no desaparece. Es gratificante saberlo.

Gracias Anne, maravilloso artículo.Me gusta el sexo a mi tardía edad, pero sobre todo "la ternura" muy necesaria,este estar abrazados quizás acariciando el sexo de tu pareja ante casi la imposibilidad de penetrarla, y sentir la respuesta apasionada que produce unos dedos ya expertos y que te digan "me gusta respirar de tu boca".Hay tantas cosas que se pueden sentir....

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el blog

Ni enciclopedia ni consultorio sexual al uso. He aquí un rincón erótico festivo dedicado a las relaciones y la atracción entre seres humanos, esa faceta que nos hace la vida más placentera, tierna, amorosa, plena… Un blog coral, con cinco autoras de todo origen y condición, que apuesta por el juego, la provocación, lo sensual y el sexo como acto libre, adulto, compartido, real o ficticio, siempre divertido... Eso sí, si tu mirada no es amplia y tolerante, mejor no te detengas aquí. Coordina Analía Iglesias. No sólo se admiten firmas invitadas, sino que son deseadas.

Sobre las autoras

Anne Cé. Nació en el sur austral (Argentina), en un tiempo beatle y en un país con altísima densidad de psicoanalistas y jugadores de fútbol. Periodista, quizá incluso a su pesar, narra lo que se le ponga delante. Y narra, y narra. Un día descubrió que el simple roce de una clavícula le erizaba la piel y entonces comprendió por qué le gusta tanto abrazar a un hombre.

Esther Porta. Segoviana, fue becaria en el mítico Tentaciones y allí hizo de todo hasta que sus conocimientos de sexo la convirtieron en Beatriz Sanz. Y gracias a ella, publicó artículos semanales de sexo, dos libros y fue reclutada como sexperta guionista del programa de Canal +: 'Sex Pópuli'. Cuando casi se le había olvidado (lo de escribir de sexo...) se mete a bloguera. Y aquí está, con tantas ganas de sexo (del uno y del otro) como siempre...

Venus O'Hara, de Reino Unido, con raíces irlandesas. Modelo fetish, actriz y escritora. Licenciada en Ciencias Políticas y Francés, reside en Barcelona, ha sido columnista sexual en varias revistas, tiene su propio blog de fetichismo y es creadora de 'No sabes con quien duermes', un confesionario para personas que llevan una doble vida. Publicó su primer libro junto a Erika Lust, 'Deséame como si me odiaras', en 2010.

Tatiana Escobar, de Venezuela (1976), ha escrito ensayos y poesía en español. Traductora y editora, en 2004 abrió en Madrid junto a sus socios la primera boutique erótica de España, La Juguetería Erotic Toys, para no tener que vivir de la literatura. Desde entonces vive del sexo. Y escribe, a veces, para sus amigos.

. Madrileña. Soñó con escribir y pronto descubrió una vía: el periodismo. Pero como tampoco valía narrar sobre cualquier cosa, eligió suerte y remató la faena con un posgrado en Sexología. Ha trabajado en suplementos de salud y medios especializados. Con la práctica ha acabado por darle un toque más sensual a sus letras. Y con ellas sueña en escribir, ahora, un libro.

Ilustracion
Venus O'Hara, Anne Cé y Silvia C. Carpallo, según 'Mi Petit Madrid'.

Nuevo libro

El orgasmo de mi vida. Si ya no sueñas con príncipes azules, locos por pedirte en matrimonio, ni esperas que aparezca un millonario atormentado pero diestro en amores, con una Visa en una mano y un látigo en la otra, este libro es para ti. Porque El orgasmo de mi vida habla de eso, de mujeres realistas, lúcidas, independientes y eróticamente vivas, capaces de combinar esa cotidianidad que todas conocemos, con sus pasiones más salvajes. Ellas son las protagonistas de los relatos, sin guionistas que les digan lo que tienen que hacer, pero sobre todo, son las compositoras, directoras e intérpretes de los orgasmos más armoniosos de sus vidas.

Lux eróticaLux erótica. "Escribir sobre sexo era la propuesta y me sentí estimulada. Después de tantos años como periodista cultural y con mucha vida hecha en torno a la información y a la actualidad, tenía ganas de ponerle carne a la crónica. Porque nuestra más genuina actualidad como personas pasa por el relato del erotismo. Porque de atracción y de relaciones hablamos todo el tiempo en este tiempo occidental con ciertas libertades individuales garantizadas y rebosante de espíritu lúdico pero también algo desafectado y con nuevos descompromisos adquiridos...". Anne Cé.

Inglés para pervertidosInglés para pervertidos."Se dice que la mejor manera de aprender un idioma es a través del sexo con un extranjero. Pero ¿qué haces si estás en la cama y no sabes qué decirle? Con Inglés para pervertidos puedes aprender todas las palabras y expresiones que siempre has deseado saber, desde lo más elemental al sexo más salvaje. El libro cuenta con ocho capítulos centrados en las partes del cuerpo, la cama, el LGBT, las compras sexis, el lado oscuro, el porno, el chat y la salud sexual. Cada capítulo contiene vocabulario, gramática y unos ejercicios muy originales que no encontrarás en ningún otro libro. Aprende todo lo que tu "English teacher" no se atrevería a enseñarte nunca. Y... si te cansas de estudiar, el libro incluye un montón de fotos mias para distraerte". Venus O'Hara.

TWITTER

Nuestros autores en Twitter

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal