Eros

Confesiones de un fetichista de las cosquillas

Por: | 30 de septiembre de 2013

El fetiche de hacer cosquillas, también conocido como knismolagnia, o tickle fetish en inglés, es la práctica de dar o recibir cosquillas por placer sexual. Desde que lo descubrí, hace un par de años, confieso que se ha convertido en uno de mis fetiches favoritos. Puede consistir en cosquillas ligeras en cualquier zona del cuerpo que relajan, aunque las hay más intensas, en zonas sensibles como las axilas, las costillas o los pies, que no solo producen risa sino que, además, provocan una reacción en el cuerpo entero.

La persona que da las cosquillas es un/a tickler y la persona a la que le gusta recibir es un/a ticklee. Se puede hacer con implementos como plumas o incluso cepillos y peines de pelo en la planta del pie, que dan una sensación que no deja a nadie indiferente. A menudo, se combina con el bondage para aumentar la sensación del poder sobre el/la ticklee, o con un antifaz que acentúa el elemento sorpresa a la hora de recibir las cosquillas. Muchos fetichistas de cosquillas también tienen un fetish por los pies.

Venus O'Hara by Steve Wider

Venus O'Hara por Steve Wider.


Recientemente, me escribió Antonio, de 27 años, que estaba deseoso por compartir su fascinación por las cosquillas.


¿Cómo descubriste este fetishDe pequeño. Los interrogatorios de cosquillas en los pies, usando plumas, son muy típicos de los dibujos animados. Al principio, lo pruebas como un juego divertido, pero luego en el desarrollo sexual de cada uno es algo en lo que puedes encontrar un lado erótico.

¿Por qué crees que te excita tanto? Porque se produce una relación de dominación dentro de un contacto íntimo con la otra persona. La forma más habitual de realizar cosquillas es con los dedos, pero también se pueden usar los labios o la lengua; es decir, no es necesario, aunque se pueda hacer, y de hecho se hace, uso de un objeto para provocar la sensación. Esto implica una relación directa a la hora de practicar el fetiche. Además, la risa y los movimientos involuntarios de quien recibe cosquillas son detalles que resultan estimulantes.

¿Eres tickler o tickleeTickler. Es la posición del observador, del que tiene el control de la situación.

¿Te gusta intercambiar los papelesLa verdad es que no. Existe el papel de switch, como en cualquier juego de dominación, pero los roles principales suelen estar bastante delimitados.

¿Qué tipo de cosquillas te gusta dar: ligeras, fuertes, en qué zonas del cuerpo, con implementos...? Lo ideal es marcar unos tempos: empezar con cosquillas suaves para terminar con las fuertes. De ese modo, se convierte en una experiencia psicológica en la que las posiciones quedan marcadas. Por supuesto, las cosquillas fuertes son las más divertidas porque el nivel de carcajadas aumenta, lo que suele ser el fin último de este fetiche, pero no se trata de consumir la resistencia del ticklee.
Las zonas del cuerpo predilectas son, sin duda, las que resulten más sensibles. Lo divertido es descubrir los puntos débiles. Aunque, en ocasiones, no es necesario centrarte en esas partes. Yo, por ejemplo, prefiero hacerlas en los pies, incluso si son menos cosquillosos.
Lo mejor para hacer cosquillas son los dedos, porque, como apuntaba antes, suponen un vínculo más directo con el ticklee. Pero la imaginación a la hora de usar objetos es la mejor aliada, y todo depende de la sensación que pretendas buscar. Si quieres un cosquilleo suave usas una pluma, si quieres algo más fuerte pruebas con un cepillo para el pelo, que es casi irresistible en las plantas de los pies.

Venus O'Hara por Steve Wider
Venus O'Hara por Steve Wider.

¿Cuesta encontrar ticklees? Ticklees femeninas, bastante. No suele ser un gusto que venga implícito, sino que más bien se desarrolla por alguien que invite a probarlo. En el caso masculino existe más predisposición a recibir cosquillas.

¿Es posible convertir a alguien en tickleeTodo depende de la predisposición inicial de esa persona. Cada uno conoce sus límites y si alguien piensa que recibir cosquillas durante un periodo de tiempo prolongado es insoportable que no lo pruebe o que lo haga, precisamente, en un ambiente seguro que permita conocerse un poco mejor. En una sesión de tickling no es necesario atar a la otra persona y tampoco es peor la experiencia por aguantar menos tiempo.

¿Cómo explicarías a los no iniciados las ventajas e inconvenientes del ticklingUna ventaja capital es la relación de dominación que se genera. Es algo para lo cual no se necesita ninguna experiencia, por lo que es muy accesible. Y, además de erótico, resulta divertido, por las caras que se ponen, las frases que se dicen. En cuanto a los inconvenientes, el más determinante es tener un odio visceral a recibir cosquillas; en ese caso resulta impracticable por mucho que traten de convencerte.

¿Existe una comunidad de fetichistas de cosquillas en España? No realmente, aunque uno de los principales foros, Tickling Forum, recoge una sección hispanohablante. También existe algún foro hispanoamericano.

¿Lo combinas con otros fetiches? ¿Tienes otros fetiches? Sí. El de los pies.

¿En una sesión de tickling es necesario tener un contacto sexual posterior? Todo va en función de los deseos de las personas que intervengan. Casi todos los fetiches pueden ser practicados dentro y fuera de una relación habitual.

Hay 14 Comentarios

a mi me enloquecen las cosquillas, sobretodo en las plantas de los pies, sueño con que una mujer me someta a sesoies de cosquillas, me da mobo estar ppor ejemplo atado y que una chica me las haga por todo el cuerpo, llevo mucho tiempo buscando a alguien que me lo quiera hacer, para mi es algo excitante y maravilloso, si a alguna le interesa puede escribir a mi correo.

Hola, soy cosquilleador (tickler) y busco a chicos de 18 a 36 años que quieran ser cosquilleados (ticklees) pero sin intención sexual.

Llamadme, mandadme un mensaje (uso WhatsApp) o escribidme al correo, por favor:

+34616898975

Maxim_1978@Hotmail.Com

Creo que la razón por la cual las cosquillas no son consideradas un elemento eróticos por mucha gente es que les recuerda los juegos infantiles. Por otra parte de hecho que las cosquillas tradicionales pueden ser desagradables si no se saben hacer. Yo pensaba así hasta que con mi novia comenzamos a experimentar. Tengo la suerte de que ella es muy curiosa y siempre está dispuesta a explorar lo desconocido. Incorporamos las cosquillas a nuestras sesiones periódicas de bondage. Y sólo así fue que descubrimos el éxtasis pre-orgásmico que son las cosquillas. Como siempre se acostò boca abajo con las muñecas encadenadas por esposas a cada esquina de la cabecera de la cama de manera que los brazos queden como una T. Los pies quedaron enfundados en zapatillas de piel con correas a los pies de la cama de manera que las piernas quedan como una V invertida. Inicialmente se queda con los sostenes y las braguitas puestas. Le coloco un vendaje negro cubriéndole los ojos para aumentar la sensación de peligro. (Velas aromáticas en la oscuridad, incienso y un DVD de música hindù aumentan la sensación de aventura.) Para aumentar la emoción en este momento le corto la braguitas y el sostén con tijeras y se las arranco suavemente. Para incrementar el contraste de sensaciones, le pego con un cinturón de piel en el culo suavemente, no con la intención de lastimarla, sólo para aumentar su sensación de peligro y porque los capilares se abren, la sangre circula, la adrenalina se dispara y todas las sensaciones del cuerpo se incrementan dramáticamente. Ella ha empezado a gemir suavemente de un leve dolor que es como un picor en el culo. Le pregunto y me dice que siga. Me dice que se está poniendo a mil. Tiene marcas rojas en el pompi. Le paso hielo por las marcas rojas, grita con sorpresa y le sigo pasando el hielo por las piernas, la espalda, el cuello y las orejas. Con unas plumas largas y muy finas que se consiguen en cualquier lugar de disfraces le comienzo a estimular las plantas de los pies. Me dice que le alivia el picor de los latigazos. Le paso las plumas por las piernas, por entrepiernas y se la corro ligeramente por la espalda, las axilas y por orejas y el cuello. Vuelvo a los pies y al culo. La viro y le paso las plumas por los mulos, entre muslos y muy ligeramente por el pubis. Me pide que la desate, que ya quiere el sexo. Pero la sigo estimulado con las plumas an el ombligo, el estómago, el pecho, los pezones y los brazos de las axilas hacia afuera hasta llegar a las palmas de las manos. Vuelvo con las plumas al pubis que ya ha recibido gran flujo sanguíneo y muy delicadamente le estimulo. Me ha dicho que en este momento las plumas le causan una cosquilla tan intensa que le produce una sensación la intensa que se pone pre-orgásmica. Para mantener lo inesperado, que aumenta las sensaciones, la sorprendo con cunnilingus, el pene o la desato y dejo que ella me tome a mí. Todo esto es con consentimiento, más aún, algo que ella demanda si ha pasado un tiempo sin las plumas y las correas.

Uy, uy, uy... pues a mí que me hagan cosquillas me pone muy violenta, jaja. Empiezo a dar patadas como loca y a decir cosas sin sentido. No me gusta ni un pelito.
http://www.laplumadepandora.com

Siempre se puede empezar por unas deliciosas cosquillas, seguir con un masaje erótico y acabar los dos fundidos en el placer disfrutándolo al máximo. http://goo.gl/LReWTk

Para hacer sufrir mucho ho hacer disfrutar a una mujer , la atais ala cama de pies y manos Una vez indefensa le podeis hacer muchas cosquillas por todas partes . Ella no se podrá resistir escapar he menuda tortura verdad que castigo

No saben qué inventar poner nombre a cosas que existen desde que el mundo es mundo.

Combinado con otros juegos, vale, pero cosquillas exclusivamente no termino de verlo del todo.

http://elmejorhumorinteligente.blogspot.com/

Y le puedes hacer cosquillas mientras la perfumas

ver este enlace los mejores perfumes
http://ernesto-consultoria.blogspot.com/2012/09/los-perfumes-para-caballero-mas-vendidos.html

Uffff!!!! Me parece que por mucha risa que halla a mi las cosquillas en ciertos momentos no me van. Mejor dicho no me pone.

Las cosquillas para quien es sensible a ellas es algo difícil de soportar, no obstante, para los que disfrutan con esta peculiar práctica entendemos perfectamente que la saquen mucho más partido con la combinación del bondage, como indicas en el post. Antifaces, esposas, correas y collares... Todo vale para marcar esos roles de sumiso y dominante que tanto morbo y excitación nos provocan.

Lo mejor para jartarse de reír es hacerlo con un enano

https://www.youtube.com/watch?v=-eewILmhrfU

A mi las cosquillas no me gustan. Me quedo con las caricias, con los besos y con el sexo con y sin amor. ¿Qué os parece mi gorra nueva y mi nuevo tatuaje? Me encanta recibir a mi pareja sólo con la gorrita: http://xurl.es/dcixb

¡Jesús que coña! La de cosas que etiquetan estos ingleses. Yo comp la única respuesta a una cosquilla es "no vuelvas a hacerlo", no vuelvo a intentarlo siquiera.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el blog

Ni enciclopedia ni consultorio sexual al uso. He aquí un rincón erótico festivo dedicado a las relaciones y la atracción entre seres humanos, esa faceta que nos hace la vida más placentera, tierna, amorosa, plena… Un blog coral, con cinco autoras de todo origen y condición, que apuesta por el juego, la provocación, lo sensual y el sexo como acto libre, adulto, compartido, real o ficticio, siempre divertido... Eso sí, si tu mirada no es amplia y tolerante, mejor no te detengas aquí. Coordina Analía Iglesias. No sólo se admiten firmas invitadas, sino que son deseadas.

Sobre las autoras

Anne Cé. Nació en el sur austral (Argentina), en un tiempo beatle y en un país con altísima densidad de psicoanalistas y jugadores de fútbol. Periodista, quizá incluso a su pesar, narra lo que se le ponga delante. Y narra, y narra. Un día descubrió que el simple roce de una clavícula le erizaba la piel y entonces comprendió por qué le gusta tanto abrazar a un hombre.

Esther Porta. Segoviana, fue becaria en el mítico Tentaciones y allí hizo de todo hasta que sus conocimientos de sexo la convirtieron en Beatriz Sanz. Y gracias a ella, publicó artículos semanales de sexo, dos libros y fue reclutada como sexperta guionista del programa de Canal +: 'Sex Pópuli'. Cuando casi se le había olvidado (lo de escribir de sexo...) se mete a bloguera. Y aquí está, con tantas ganas de sexo (del uno y del otro) como siempre...

Venus O'Hara, de Reino Unido, con raíces irlandesas. Modelo fetish, actriz y escritora. Licenciada en Ciencias Políticas y Francés, reside en Barcelona, ha sido columnista sexual en varias revistas, tiene su propio blog de fetichismo y es creadora de 'No sabes con quien duermes', un confesionario para personas que llevan una doble vida. Publicó su primer libro junto a Erika Lust, 'Deséame como si me odiaras', en 2010.

Tatiana Escobar, de Venezuela (1976), ha escrito ensayos y poesía en español. Traductora y editora, en 2004 abrió en Madrid junto a sus socios la primera boutique erótica de España, La Juguetería Erotic Toys, para no tener que vivir de la literatura. Desde entonces vive del sexo. Y escribe, a veces, para sus amigos.

. Madrileña. Soñó con escribir y pronto descubrió una vía: el periodismo. Pero como tampoco valía narrar sobre cualquier cosa, eligió suerte y remató la faena con un posgrado en Sexología. Ha trabajado en suplementos de salud y medios especializados. Con la práctica ha acabado por darle un toque más sensual a sus letras. Y con ellas sueña en escribir, ahora, un libro.

Ilustracion
Venus O'Hara, Anne Cé y Silvia C. Carpallo, según 'Mi Petit Madrid'.

Nuevo libro

El orgasmo de mi vida. Si ya no sueñas con príncipes azules, locos por pedirte en matrimonio, ni esperas que aparezca un millonario atormentado pero diestro en amores, con una Visa en una mano y un látigo en la otra, este libro es para ti. Porque El orgasmo de mi vida habla de eso, de mujeres realistas, lúcidas, independientes y eróticamente vivas, capaces de combinar esa cotidianidad que todas conocemos, con sus pasiones más salvajes. Ellas son las protagonistas de los relatos, sin guionistas que les digan lo que tienen que hacer, pero sobre todo, son las compositoras, directoras e intérpretes de los orgasmos más armoniosos de sus vidas.

Lux eróticaLux erótica. "Escribir sobre sexo era la propuesta y me sentí estimulada. Después de tantos años como periodista cultural y con mucha vida hecha en torno a la información y a la actualidad, tenía ganas de ponerle carne a la crónica. Porque nuestra más genuina actualidad como personas pasa por el relato del erotismo. Porque de atracción y de relaciones hablamos todo el tiempo en este tiempo occidental con ciertas libertades individuales garantizadas y rebosante de espíritu lúdico pero también algo desafectado y con nuevos descompromisos adquiridos...". Anne Cé.

Inglés para pervertidosInglés para pervertidos."Se dice que la mejor manera de aprender un idioma es a través del sexo con un extranjero. Pero ¿qué haces si estás en la cama y no sabes qué decirle? Con Inglés para pervertidos puedes aprender todas las palabras y expresiones que siempre has deseado saber, desde lo más elemental al sexo más salvaje. El libro cuenta con ocho capítulos centrados en las partes del cuerpo, la cama, el LGBT, las compras sexis, el lado oscuro, el porno, el chat y la salud sexual. Cada capítulo contiene vocabulario, gramática y unos ejercicios muy originales que no encontrarás en ningún otro libro. Aprende todo lo que tu "English teacher" no se atrevería a enseñarte nunca. Y... si te cansas de estudiar, el libro incluye un montón de fotos mias para distraerte". Venus O'Hara.

TWITTER

Nuestros autores en Twitter

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal