Eros

No a los machos alfa, sí a gozar junto a los 'nuevos hombres'

Por: | 05 de septiembre de 2013

Por Coral Herrera Gómez*

Amo a los nuevos hombres. Me encantó el post de Rubén García Sánchez de hace unas semanas, que hablaba, en este mismo espacio, sobre ellos, y no me puedo resistir a contarles sobre mi fascinación. Yo supe de su existencia haciendo mi tesis doctoral: primero los descubrí en los libros, después los encontré en blogs y webs, en foros y redes sociales, y los sigo hoy cual fan enamorada.

Office-636_Getty Images
¿Y si ella toma la iniciativa y lo acuesta sobre su escritorio para hacerle lo que a los dos les place? (Getty Images)

No sé si esta nueva pasión es, en realidad, una extensión de mi complejo de Edipo, porque mi padre es un nuevo hombre. Mi madre se iba a la fábrica y mi padre, como era escritor, nos cuidaba a mi hermana y a mí. Él es un hombre de esos que cocina y lava platos, que cambia pañales y baña a los nietos, que va a la compra y hace lavadoras. Disfrutó mucho de la crianza de sus hijas, y nos educó para que fuésemos mujeres independientes y trabajadoras. De ahí mi amor hacia este padre tan hermoso, a la par que feminista. Los demás padres me parecieron siempre muy patriarcales comparados con el mío.

Creo que por este complejo de Edipo, el día que conocí a mi compañero me puso tan cachonda darme cuenta de que era un hombre nuevo también. Y al conocerle mejor me enamoré perdidamente. Mi chico es de esos hombres que no tienen problemas con su masculinidad, así que no tiene que estar todo el tiempo demostrando lo macho que es. Para mí es un lujo compartir la vida con este tipo de hombres porque se puede hablar estupendamente, ya que no tienen complejos de inferioridad que les empujen a machacarte para que no brilles, no se creen que eres de su propiedad, no te celan mientras cortejan a otras, no te mienten sin necesidad, no dependen de ti porque estén contigo, y lo están hasta que dejen de estarlo. Es decir, no se sienten "condenados" a estar contigo: son libres para quedarse a tu lado.

Los nuevos hombres tienen muchas otras ventajas, porque son más autónomos, se trabajan las emociones, se comunican mejor. No necesitan criadas y por eso no "ayudan" en casa, sino que asumen su responsabilidad total sobre las tareas domésticas y disfrutan de su paternidad. Para mí son tan atractivos porque no sufren tanto como los hombres tradicionales, son más creativos en la construcción de su identidad, y viven su masculinidad con más libertad y alegría. Supongo que es porque no se sienten tan presionados para mostrar su virilidad continuamente, como les sucede a los varones patriarcales.

Yo lo recomiendo mucho a mis amigas y amigos que se busquen hombres nuevos y se alejen de los machos alfa o de los romántico-atormentados, pero creen que los mitifico y que son tan pocos que ni existen. El día que me llamaron para participar en el Congreso de Masculinidades en Barcelona, el año pasado, me sentí muy afortunada por poder conocer a algunos en persona. Llamé a mis amigos y amigas solteras para contarles que iba a conocer a cientos de nuevos hombres, pero pensaron que iba a un congreso lleno de frikis queer. Así que fui sola al paraíso.

Salí de la burbuja barcelonesa de mujeres y hombres igualitarios creyendo que otras formas de ser, de estar y de relacionarse son posibles. Pude conocer de cerca todo el inmenso trabajo que están haciendo para desmontar la virilidad patriarcal, para transformar y mejorar sus relaciones con las compañeras, para reivindicar su derecho a disfrutar la paternidad, para luchar por los derechos de las mujeres y las niñas...

Malefeminist
'Igualdad de oportunidades: los hombres también pueden ser feministas', vía sexyfeminist.com

Son pocos aún, a menudo trabajan aislados, sin el apoyo de otros grupos feministas, pero están abriéndose camino. Estoy convencida, desde que viví aquel romance académico-festivo con los hombres igualitarios, de que no se puede empoderar a las mujeres sin trabajar con los hombres, y de que tenemos que hacerlo juntos, para poder acabar con la eterna batalla de género que divide a la humanidad en dos grupos.

La noche que nos despedimos, estuvimos hablando de estas y otras utopías románticas. Muchos me hablaron de su deseo de enamorarse de mujeres como ellos, despatriarcalizadas: "Yo sé que hay muchas nuevas mujeres, esas que no se frustran porque no somos el príncipe azul, que no huyen cuando lloramos, que nos aman tal y como somos, que no nos sienten enemigos, que saben disfrutar de la vida y del amor. ¡Brindemos para que se multipliquen y pueblen toda la faz de la Tierra, y brindemos por el amor igualitario!".

How-I-Met-Your-Mother-how-i-met-your-mother
Un macho alfa (o la voluntad de serlo: Barney/Neil Patrick) y dos 'hombres nuevos' (Ted/Josh Radnor y Marshall/Jason Segel) entre los personajes de la popular serie 'Cómo conocí a vuestra madre'.

Alzamos nuestras copas esperanzados, mientras me reía pensando en las utopías que se crean en los congresos a la hora de los tragos: por la mañana, deconstruyendo unos mitos y, por la noche, creando otros. Hay ratos en que pienso que estamos en el buen camino para despatriarcalizarnos todos juntos, para transformar los patrones sobre los que construimos nuestra identidad y nuestras relaciones, para poder querernos mejor. Otros días pienso que nos quedan siglos para poder liberarnos de las opresiones (ellos y nosotras) y reinventar las estructuras afectivas, sexuales y emocionales sobre las que tejemos nuestras relaciones.

Men-feminism
'Ey, chica: vamos a destrozar el patriarcado', vía urbanromanceonline.com.

Aunque queda mucho trabajo por hacer, creo que tiene sentido ir hablando de esta utopía romántica igualitaria porque supone una alegre reivindicación de la diversidad en la construcción de nuestras identidades y de nuestros afectos, y porque supone también honrar el derecho universal a querernos como nos plazca. Se me ocurre, además, que podemos aprovechar esto de ponernos a pensar en construir relaciones sanas y bonitas para aprender a disfrutar más de la vida y del amor.

¿Ustedes qué piensan?, ¿puede haber feeling entre un nuevo hombre y una nueva mujer, o sería demasiada la armonía?, ¿creen que estamos realmente preparadas para renunciar al tratamiento de reinas poderosas (y ellos, a ocupar el lugar de reyes absolutos) en las relaciones amorosas?, ¿tiene sentido pensar en esta utopía cuando tenemos aún inserto el patriarcado en vena, atravesando nuestro deseo y recorriendo nuestras emociones?

 

(*) Escritora y comunicadora española residente en Costa Rica. Doctora en Humanidades y Comunicación Audiovisual, con énfasis en Teoría de Género. Bloguera 'queer', su sitio es El rincón de Haika.

Hay 364 Comentarios

Ayer leí tu Prólogo a Bodas Diversas y repasé los fragmentos de tu tesis de 850 páginas y otros libros que distribuye tu "Rincón de Haika" y tuve la misma impresión que "la primera vez" que encontré tus palabras mientras vagaba por el Mundo Virtual: "...está chica dice las mismas cosas que descubrí yo, pero con 30 años de antelación ..." (es la diferencia de edad que calculé existe entre nosotros dos -me pregunto por qué no aparece referencia alguna a tu fecha de nacimiento en alguna de la mucha información que hay sobre ti en La Red-). ¡Y mira tú, te encuentro hoy en "Eros", además con titular que se me ha antojado antes, pero sobre el que nunca escribí algo pues me pareció y parece aún prematuro -es lo que pienso de todas las "Utopías", de las que, además, siempre sospecho por experiencia propia de más de medio siglo escuchando pregonar una en La Isla de un día después-. Gracias a lo que dices de tu padre, ahora te entiendo mejor y confirmo otra intuición que se me revela en "la forma" en que usas y gestionas las palabras: a pesar de tu "voluntad queer", aún necesitas que tus neuronas y corazón suden mucho para que percibas "la confusión de los discursos" y a cuál de los "dos bandos" beneficia: al de ELLA o al de Él –en cualquier caso, también lo hace al “imaginario religioso” del tipo que sea. Ten seguridad que sé de qué hablo. "Mi tesis", avalada por la "Universidad de La Vida", se funda en investigación de 37 años de mi vida "conyugal" con la misma persona y experiencia de educar 3 hijas (desde el primer día fregué platos y tendí camas, aunque todavía eran los 70 del siglo pasado). Y lo que mejor resume y prueba mi hipótesis científica –también las hay económicas, religiosas, políticas y hasta culturales-, o sea, eso a lo que llaman "Conocimiento", es que ""Estamos condenados a ser ‘seres únicos’, singulares, sin más posibilidad de convertirnos en algo superior que la que nos ofrece el mecanismo sexual que poseemos para reproducirnos. Y en la sexualidad que él genera, está lo único que nos iguala a todos: el poder que poseemos para transformarla en Conocimiento, y Amor." Es la respuesta que da Juan Manso a Ballena Azul, cuando se despide de ella al final del primero de mis libros que decidí publicar: "Experimento: Ella y Él completamente solos".

LB

Hacer proselitismo de comportamientos, marcar directrices arquetípicas o, simplemente, decirles a los demás como tienen que ser -máxime si la conseja viene del sexo opuesto- no hace sino alentar "la eterna batalla de género que divide a la humanidad en dos grupos". A lo largo de la historia de la humanidad, siempre, siempre han existido "nuevos hombres y nuevas mujeres" que han sabido armonizar y vivir felizmente su existencia compartida: con ser "buena gente", basta.

Muy buen artículo. A mi entender un "hombre nuevo" necesita una "mujer nueva". Muchas veces, como comentas, la mujer es la que patriarcaliza más a la pareja que el propio hombre, he visto casos (sobretodo en gente mayor) y creo que tenemos que evolucionar todos en este sentido. Gracias otra vez por este artículo.

Algunas reflexiones imprescindibles acerca del nuevo rol masculino:
http://www.youtube.com/watch?v=hl0Dhvhq6Qo

Sí a las chicas sexys y provocativas, sí a gozar junto a ellas, y sí a luchar contra el machismo de las propias mujeres que ven a las guapas, felices y sexys como tontas y zorras

La novia de Carew está con frío
http://www.warrantsyquinielas.com/2013/05/la-chica-de-wyq-la-novia-de-carew.html
Pobrecilla

Sí, es posible. Y lo sé porque lo he vivido. Y cambió la perspectiva que tenía de las relaciones entre hombres y mujeres. Pero también creo es difícil. Es complicado cambiar, en una generación, años y años de comportamiento humano grabados a fuego en nuestro código genético. En mi opinión, actualmente, el modelo de macho alfa y de la princesita desvalida ya no sirve para alcanzar la felicidad. En algún momento se desmorona la historieta, no va en consonancia con los tiempos que vivimos. Estamos asistiendo a un bonito cambio que, como Coral, voy observando orgullosa, y se manifiesta, principalmente, en las personas que se observan, se analizan e interesan por ellas mismas. Que no se dejan llevar por la corriente, con espíritu curioso y con ganas de compartir de corazón. Os adjunto un enlace que me parece muy interesante y que, a mi modo de ver, tiene mucho que ver con lo que estamos hablando. Besitos.
http://avantsex.com/el-secreto-del-deseo-a-largo-plazo/

En cuanto a los hombres que "te machacan para que no brilles"... ¿no se le ha ocurrido pensar a la autora que quizás el hecho de que las mujeres tiendan a unirse por regla general a hombres que ganan más que ellas o que tienen más estatus que ellas pueda tener algo que ver? Es decir: A nivel general, las mujeres suelen unirse a hombres que están "por encima" de ellas. Digamos que un hombre tiene la sensación de que su pareja se sintió atraída por su mayor estatus. Digamos que, por azares de la vida, este hombre pierde su estatus o su pareja adquiere un estatus superior al suyo. ¿No es lógico que piense que su pareja, dado que un día se sintió atraída por ese mayor estatus, comience a buscar una nueva pareja con estatus aún mayor? ¿Es tan extraño que en ese caso ese hombre sienta inseguridad? Es la misma inseguridad que tienen las mujeres que sienten que su belleza tuvo mucho que ver en sus conquistas. La pérdida de esa belleza les supone una amenaza, pues su pareja podría comenzar a interesarse por mujeres más jóvenes y bellas que ella. Y, por lo tanto, estas mujeres "machacan" a sus maridos, impidiéndoles cualquier tipo de contacto o acercamiento a mujeres más jóvenes o hermosas.

Hola Coral!!!!!!!!!!!!!!!!

Estoy de acuerdo contigo y me ha gustado mucho el artículo.
Creo que ese tipo de hombres existen pero el "machismo" está demasiado enraizado en la cultura, tanto por parte de las mujeres como en el de los hombres.

Cuando las mujeres se liberan y aceptan que el príncipe azul no existe, normalmente es el hombre es el que se traba y te dice que no quiere hacerte daño, les extraña que opines diferente al resto de las mujeres. No aceptan, ni entienden, que las mujeres sean independientes, que no sean celosas y que no sean sumisas esperando que las llame un hombre.


Siento que el tipo de hombre "nuevo" sí que existe pero que necesitan un tiempo para que se conozcan y los reconozcan.También creo que las mujeres tiene que liberarse más de la búsqueda del macho alfa y para eso hace falta un cambio profundo en la sociedad, que se está viendo pero es muy lento.


Saludos,

Menos soñar y más trabajar nenazas

Me ha gustado mucho lo que dices, Coral. Y en mi opinión la frase más importante es: "Los nuevos hombres tienen muchas otras ventajas, porque son más autónomos, se trabajan las emociones, se comunican mejor".

La comunicación es lo más importante en una relación, para conseguir que los dos participantes se sientan felices el uno con el otro.

Si consigues que un hombre "se abra", que es lo que a los machos alfa les resulta difícil, ellos mismos se darían cuenta del avance que supondría en sus vidas.


@Urroztarra, estoy de acuerdo contigo también y es muy grato leer a un hombre que se preocupa y expresa tan bien lo que piensa y siente. Si que es verdad que el pavo real atrae en un primer momento, pero porque las mujeres queremos ver interés por nosotras, que nos demuestren.
Después, ya viviendo la relación es cuando viene ese igualitarismo. Porque antes estaba claro que el hombre era cazador. Ahora no está muy claro, o se necesitan hombres en un modelo intermedio. Si la vida cambia, todos debemos poner algo de nuestra parte. Evolucionar y adaptarse.

Lo lamento profundamente, pero este texto me parece vomitivo. Escuchar que un buen hombre es el que en realidad se comporta como una mujer - lo que solía entenderse por "mujer" - me causa desesperanza. Además, sé que es mentira... Las mujeres no desean a ese hombre. Las mujeres desean hombres con un interruptor que les permita pasar de macho alfa a macho-hembra a voluntad, según les convenga. El ejemplo que pone la escritora descalifica todo lo demás: El hombre nuevo siempre ha existido. Y se ha podido expresar a sí mismo sólo cuando su situación se lo ha permitido, como fue el caso de su padre, liberado del enorme peso de tener que ganarse el pan fuera de casa. Un macho alfa no nace. Se hace. Y lo hacen las mujeres. Los hombres somos lo que las mujeres quieren que seamos. Cuando las mujeres cambien, cambiarán los hombres.

Enhorabuena por el artículo. Me ha encantado descubrir un término con el que poder describir a mi compañero. ¡Tengo un nuevo hombre en casa!
Yo creo que sí se puede tener una relación de nueva mujer - nuevo hombre. Quiero pensar que la nuestra es así, y nos va muy bien desde hace muchos años.
Pero sí es cierto que a veces yo misma me sorprendo buscando "ser protegida" (consolada, defendida, arropada...). Cuando me doy cuenta, me cuestiono si se trata de esos roles que me vienen metiendo en vena desde mis primeras películas Disney o si, por el contrario, es normal en ambas partes de la pareja buscar ese apoyo incondicional.
En todo caso, normalmente es él quien me da las lecciones de feminismo (consciente o inconscientemente). ¡Que vivan los hombres nuevos!

Y algo más me gustaría añadir. En la serie Como Conocí a Vuestra Madre, los tres principales protagonistas se comportan de maneras muy distintas, pero si bien tenemos el caso de Barney, que es mujeriego, directo, seguro de si mmismo, pero con un gran sentido del disfrute de la vida (pregunta: ser mujeriego es ser patriarcal o machista necesariamente?? porque entonces yo lo soy y mucho). Barney es el vividor y es el que (casi) todos envidiamos. El protagonista, menos promiscuo, menos impulisivo pero mantiene también muchos tics "patriarcales", buscando un modelo concreto de mujer a la búsqueda de formar una familia tradicional. Y el otro, el ennoviao de toda la vida es un pringao que no ha follao con otra por que no ha podido, que se mantiene en un papel de enamorao tonto bobalicon que da pena más que otra cosa. Es cierto que su novia es una bendita que no abusa de el ni le somete, pero ese perfil de hombre son aquellos que con tal de no perder a su pareja se hacen el harakiri si hace falta. No es modelo para mi ese ni mucho menos.

Hola Coral. Gran tema este que propones, de antemano te lo agradezco. Soy varon, 38 años, en estos momentos digamos que iniciando una relación con una chica empoderada independiente pero no significada como feminista (digamos de esas mujeres que son feministas por naturaleza, sin haberse ideologizado en ningún momento). He llevado (y se puede decir que aun llevo) una vida promiscua con varias mujeres al año con las que me acuesto o tengo relaciones de algun tipo. Desgraciadamente mi experiencia dice que sigue siendo el MACHO ALFA (o determinadas carácteristicas de este tipo de macho) el que sigue gustando a las mujeres, el que las mujeres (en general, la media de mujeres) siguen buscando. Alguien que les de seguridad, sentimiento de protección y en muchos casos galantería. Buscan alguien fuerte porque siguen teniendo la idea muy metidita en sus cabecitas que los hombres no podemos llorar, mostrar debilidad o enamorarnos obcecadamente. Les gustan los distantes, los serios, los que no se dejan intimidar. ESo son los hombres que a la gran mayoría de las mujeres les gustan. Y hablo desde la experiencia. Hace poco una chica me hizo llorar, me fue infiel y me llevé un palo. EStoy por la causa feminista, estoy de acuerdo contigo Coral, pero la realidad, ciertamente es otra. Y ese cambio, esa utopía feminista solo se puede llegar a ella cuando a vosotras, las mujeres (las mujeres en general, no laspersonas conocedoras del feminismo) os empiecen a gustar ese modelo de hombre. Y eso, hoy en dia no sucede. Por lo tanto, nuestro comportamiento como animales que buscan sexo afecto y amor, se someterá a vuestros deseos, que siguen siendo, en gran medida, muy patriarcales. Con esto no quiero echar la culpa a las mujeres, dios me libre, pero si es cierto que solo desde una convergencia en los deseos podremos llegar a esas relaciones igualitarias. Si no hay esa convergencia nada podremos hacer. Tu misma lo dices, avisas a tus amigas de que conoces a un montón de hombres "igualitarios" y no se quieren acercar a ellos por pensar que son unos "frikis" jeejejej
Es cierto que en mi caso conocer chicas no es problemático, no me cuesta ligar, y tampoco despliego un elenco de masculinidades tradicionales para ello. Pero tambien es cierto que no se puede enseñar cartas demasiado "igualitarias" enel cortejo, porque mi experiencia me dice que las espanta un poco. Ese igualitarimo llega después, con la convivencia, el respeto etc....Al principio, el modelo pavo real (llevado elegantemente, sin sobreactuación, con seguridad, etc) sigue siendo el más efectivo.
Un fuerte abrazo Coral.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el blog

Ni enciclopedia ni consultorio sexual al uso. He aquí un rincón erótico festivo dedicado a las relaciones y la atracción entre seres humanos, esa faceta que nos hace la vida más placentera, tierna, amorosa, plena… Un blog coral, con cinco autoras de todo origen y condición, que apuesta por el juego, la provocación, lo sensual y el sexo como acto libre, adulto, compartido, real o ficticio, siempre divertido... Eso sí, si tu mirada no es amplia y tolerante, mejor no te detengas aquí. Coordina Analía Iglesias. No sólo se admiten firmas invitadas, sino que son deseadas.

Sobre las autoras

Anne Cé. Nació en el sur austral (Argentina), en un tiempo beatle y en un país con altísima densidad de psicoanalistas y jugadores de fútbol. Periodista, quizá incluso a su pesar, narra lo que se le ponga delante. Y narra, y narra. Un día descubrió que el simple roce de una clavícula le erizaba la piel y entonces comprendió por qué le gusta tanto abrazar a un hombre.

Esther Porta. Segoviana, fue becaria en el mítico Tentaciones y allí hizo de todo hasta que sus conocimientos de sexo la convirtieron en Beatriz Sanz. Y gracias a ella, publicó artículos semanales de sexo, dos libros y fue reclutada como sexperta guionista del programa de Canal +: 'Sex Pópuli'. Cuando casi se le había olvidado (lo de escribir de sexo...) se mete a bloguera. Y aquí está, con tantas ganas de sexo (del uno y del otro) como siempre...

Venus O'Hara, de Reino Unido, con raíces irlandesas. Modelo fetish, actriz y escritora. Licenciada en Ciencias Políticas y Francés, reside en Barcelona, ha sido columnista sexual en varias revistas, tiene su propio blog de fetichismo y es creadora de 'No sabes con quien duermes', un confesionario para personas que llevan una doble vida. Publicó su primer libro junto a Erika Lust, 'Deséame como si me odiaras', en 2010.

Tatiana Escobar, de Venezuela (1976), ha escrito ensayos y poesía en español. Traductora y editora, en 2004 abrió en Madrid junto a sus socios la primera boutique erótica de España, La Juguetería Erotic Toys, para no tener que vivir de la literatura. Desde entonces vive del sexo. Y escribe, a veces, para sus amigos.

. Madrileña. Soñó con escribir y pronto descubrió una vía: el periodismo. Pero como tampoco valía narrar sobre cualquier cosa, eligió suerte y remató la faena con un posgrado en Sexología. Ha trabajado en suplementos de salud y medios especializados. Con la práctica ha acabado por darle un toque más sensual a sus letras. Y con ellas sueña en escribir, ahora, un libro.

Ilustracion
Venus O'Hara, Anne Cé y Silvia C. Carpallo, según 'Mi Petit Madrid'.

Nuevo libro

El orgasmo de mi vida. Si ya no sueñas con príncipes azules, locos por pedirte en matrimonio, ni esperas que aparezca un millonario atormentado pero diestro en amores, con una Visa en una mano y un látigo en la otra, este libro es para ti. Porque El orgasmo de mi vida habla de eso, de mujeres realistas, lúcidas, independientes y eróticamente vivas, capaces de combinar esa cotidianidad que todas conocemos, con sus pasiones más salvajes. Ellas son las protagonistas de los relatos, sin guionistas que les digan lo que tienen que hacer, pero sobre todo, son las compositoras, directoras e intérpretes de los orgasmos más armoniosos de sus vidas.

Lux eróticaLux erótica. "Escribir sobre sexo era la propuesta y me sentí estimulada. Después de tantos años como periodista cultural y con mucha vida hecha en torno a la información y a la actualidad, tenía ganas de ponerle carne a la crónica. Porque nuestra más genuina actualidad como personas pasa por el relato del erotismo. Porque de atracción y de relaciones hablamos todo el tiempo en este tiempo occidental con ciertas libertades individuales garantizadas y rebosante de espíritu lúdico pero también algo desafectado y con nuevos descompromisos adquiridos...". Anne Cé.

Inglés para pervertidosInglés para pervertidos."Se dice que la mejor manera de aprender un idioma es a través del sexo con un extranjero. Pero ¿qué haces si estás en la cama y no sabes qué decirle? Con Inglés para pervertidos puedes aprender todas las palabras y expresiones que siempre has deseado saber, desde lo más elemental al sexo más salvaje. El libro cuenta con ocho capítulos centrados en las partes del cuerpo, la cama, el LGBT, las compras sexis, el lado oscuro, el porno, el chat y la salud sexual. Cada capítulo contiene vocabulario, gramática y unos ejercicios muy originales que no encontrarás en ningún otro libro. Aprende todo lo que tu "English teacher" no se atrevería a enseñarte nunca. Y... si te cansas de estudiar, el libro incluye un montón de fotos mias para distraerte". Venus O'Hara.

TWITTER

Nuestros autores en Twitter

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal