Eros

La revolución sexual masculina que nunca llegó

Por: | 22 de enero de 2014

Reivindicamos la libertad en la sexualidad femenina. Continuamente. Hablamos de la necesidad de entender que una mujer puede elegir cómo vivir su vida, y sobre todo, cómo vivir su sexualidad. Pero, ¿por qué no hablamos de la libertad de los hombres a la hora de elegir cómo gozar de su sexo?

Los-hombres-piensan-ms-en-sexo

Fotografía vía CNN México (Cortesía SXC).

Últimamente, a los hombres más que dejarles elegir, no se les deja de exigir. Les pedimos que sean sensibles, comprensivos y respetuosos, pero que no dejen de ser viriles, fuertes y protectores. Les pedimos que se ocupen de nuestro placer, de nuestros orgasmos, y además, que tengan los suyos cuando más nos convengan. Les pedimos que se adentren en nuestras curvas femeninas, para que nos ayuden a descubrir nuevas formas de placer, pero nos hemos olvidado de ayudarles a descurbir sus nuevas formas de hacer. La culpa es de todos, pero también suya. Porque ellos tampoco han hecho mucho por buscar ese cambio. 

Los hombres no han liberado su sexualidad, sigue encerrada en los barrotes que supone la obsesión por el pene, en todos los sentidos. Quizás el problema está en que algunos aún no saben lo que se están perdiendo. Pero mientras ellos no se abran a nuevas experiencias, nosotras no tendremos compañeros con los que adentrarnos a explorar "algo más". No podremos salir del coitocentrismo, y de las frustraciones que supone, si no lo hacemos juntos.

Pero, ¿qué es lo que quieren los hombres cuando hablamos de sexo? Sé que en muchas cabezas resonará aquello de "meterla". Vale, sí, pero mi pregunta es: ¿es solo eso lo que quieren todos? Si ya nos habló en este espacio Rubén García de las llamadas 'nuevas masculinidades', y de cómo actualmente ellos buscan algo más de experiencias vitales tan importantes como la paternidad, ¿qué hay de aquellos que también buscan algo más en su experiencia sexual?

 

Audrey Beardsley Lisistrata

'Los embajadores lacedemonios'. Ilustración de Audrey Bearsdsley para el libro Lisístrata, como reflejo de la 'obsesión por el falo'.

Deleitarse con una sesión de caricias, de besos, de palabras prohibidas. Atreverse a jugar, a incluir los juguetes dentro de sus rutinas, a explorar sus puntos sensibles o incluso a intercambiar roles con su pareja. En definitiva, dejar por un momento de lado la obsesión por el falo. Quitarse de encima las presiones por el tamaño, los tiempos, los números, y descubrir el goce por el goce, sin más.

Incluso en el placer con ellos mismos. Si hacemos continuamente campaña a favor de la masturbación femenina, de la importancia de dejarnos llevar por nuestras fantasías y de darle ambiente al momento, poco decimos del onanismo masculino. Que por norma, salvo excepciones, suele ser rápido y directo, y que, evidentemente, acaba siendo un reflejo de lo que puede ser luego la relación sexual con otra persona.

La industria ha tomado nota, y ha empezado, poco a poco, a proponer nuevos juegos a los hombres a la hora de echarle imaginación a sus ratos solitarios de placer.Ya hemos hablado varias veces de la marca TENGA y de sus propuestas para innovar en la masturbación masculina. Si no podemos cambiar la base, al menos que variemos un poco las formas. Desde cápsulas de onanismo para usar en la intimidad, a los famosos huevos que pueden dar mucho juego también en pareja, pasando por esculturas de silicona que pueden pasar por un complemento en la decoración del hogar.

 

No se trata de convertir a los hombres en mujeres. Si las mujeres intentamos liberarnos imitando la sexualidad masculina, y nos dimos cuenta de que ese no era el camino, la cuestión no es repetir los errores del pasado.

Se trata de tener la capacidad de elegir, de ampliar opciones. La sociedad ha cambiado, y los roles ya no son los que eran. La vía pasa por aceptar que un hombre sea como quiere ser, en todos los aspectos de su vida. Que si quiere ser eminentemente genital, y disfrutar sólo del sexo ocasional, esté igual de bien que si decide que quiere explorar su cuerpo y creer en el amor romántico. Que todos son igual de hombres, elijan las formas que decidan, y que nadie es quién para juzgar lo contrario. Que en la diversidad está el gusto, y que hay una pareja para cada tipo de hombre, porque no todos somos iguales. Y demos gracias por ello.

Hay 97 Comentarios

Más revoluciones en http://locosdeamor.org/

Esta claro que los sobres vienen del sex shop de la calle Pez

Pues efectivamente Dan, tanto en tu generación como en la de los primeros homo sapiens, el sexo para los hombres ha sido, es y será lo mismo, alcanzar el placer, más rápido o más lento según sea el caso. Tal vez el cortito seas tú, que eres el que vas en contra de tu propia naturaleza, se puede avanzar mucho en otras cuestiones, pero el sexo, por mucho que os joda a los/as feministas, seguirá siendo un acto natural.

La liberación masculina comienza por el descubrimiento del punto G masculino.
http://www.lolatoys.com/es/blog/2013/10/01/punto-g-masculino/

¿Qué hay con caballeros de 50 años? Vean a Matthew McConaughey (Scorsese en Wall Street), en el cuello se le nota lo acabado que está, y no es maquillaje. Afirma que se masturba dos veces diarias. Sólo empastillado.

Vaya tela. Si nosotros no hemos hecho nada por buscar ese cambio por algo será. Yo lo medio entiendo o eso creo, pero voy a simplificar y a tocar los ovarios porque el artículo este no hay por donde agarrarlo: ¿Quiere una mujer una maricona? Pues no, lo que quiere es un hombre muy hombre que con todo el respeto del mundo y demás no deje de ser viril, fuerte y protector y empujar como un campeón. Las cosas que hay que leer.

un pene flácido es INAPELABLE

Os recomiendo tomar ginseng coreano para mejorar las relaciones sexuales y problemas de disfunción eréctil. Entra en http://todoginseng.com

Hay que ver que cortos son algunos, madre mía.
A lo que voy. Creo que nos estamos moviendo en la dirección adecuada. Siempre me resultan un tanto extraños estos artículos porque en mi caso, yo, el chico, siempre quiero pasar más tiempo jugando, lamiendo, usando juguetes y juegos, extenderlo en el tiempo para aumentar la tensión sexual, y mi pareja, cuando llega a cierto punto, relativamente rápido, lo quiere ya, acabar rápido conmigo dentro.
Siempre había asumido que en mi generación en general funcionabamos todos así.
Pero debo estar equivocado.
Pero como dice Silvia, tiene que haber lugar para todo siempre que sea consentido y una decisión voluntaria y no fruto de la presión o costumbre popular, o del siempre se ha hecho así.

Como es habitual, la realidad es justo lo contrario de lo que dicen las feministas. Las mujeres están mucho más obsesionadas con su vagina que los hombres con su falo. Prueba de ello es la dificultad que ellas encuentran para darle el nombre adecuado a su.. , sin que sea cursi, vulgar, demasiado médico, etc. Al varón le da igual como llamar a su pene, su relación con este es mucho más natural.

la revolución sería liberarnos de una vez de las cadenas del deseo.

Para mí el sexo es placer y bienestar, los sentimientos pueden o no estar involucrados. Por los comentarios el placer parece ser se limita a eyaculación y semen algo así como más rápido mejor. Curiosamente Séneca, filósofo español en la época de Nerón, explicaba que el placer es mucho mayor cuanto más dura el acto sin llegar a eyacular y sin producir semén, lo que me lleva a pensar que quizás sino revolución, al menos los hombres si que tengan que pensar en qué tipo de placer están buscando y me asombra también que algunos todavía piensen que el sexo en la vida real es como en las películas porno, lo que les hace víctimas de una imagen falsa que ellos mismos han creado.

No solo es el pene visita http://www.intimamente.es y descubre un territorio de placer

Yo sé por dónde van los tiros de esa deseada revolución sexual que nunca llegará al hombre. Es una sencilla cuestión de sentimiento de culpa. Las mujeres quieren que las libremos del sentimiento de culpa que las invade cuando de su sexualidad se trata. Y es que son conscientes de que satisfacerlas supone un esfuerzo muchísimo más grande que satisfacer a un hombre. Por eso, cuando un hombre lleva a cabo el enorme esfuerzo que supone dar placer a una mujer, la mujer se siente en deuda. Y ya sabemos que las deudas resultan incómodas. Sobre todo porque en el terreno sexual, como el hombre es tan fácil de satisfacer, la mujer nunca tendrá la sensación de haber devuelto suficientemente su deuda. "¿Cómo voy a compensar cuarenta minutos de dedicación exclusiva si en cinco este hombre ya ha recibido todo lo que desea?", se preguntan. Pero lo que más miedo les da es tener que compensarle FUERA de la cama. Porque alguien podría confundir ese COMPENSAR con SERVIR. Y las mujeres de hoy en día huyen de cualquier cosa que signifique servir a su pareja. Tanto es así que cada vez conozco más mujeres que sirven a todo el mundo salvo a sus parejas. Las mujeres quieren que el hombre desee pasar cuarenta minutos satisfaciéndolas para desprenderse de ese sentimiento de culpa. Eso no va a pasar. Les aconsejo mejor que, primero, aprendan a recibir libremente lo que desinteresadamente el hombre les da. Quizás así puedan ellas a su vez DAR porque desean dar y no porque se creen obligadas a compensar.

Pero yo lo que quiero de mi chico es que me regale algo original para San Valentín, como esto que he visto por ejemplo: KIT ROMANTICO ESPECIAL SAN VALENTIN. Descubre qué contiene... jajaa con esto me lo iba a pasar de lujooo
http://sorprendeatupareja.es/store/index.php?id_product=2642&controller=product&id_lang=1

A ver si se estira el muchachoooo

El articulo está clarísimo, lo que quiere esta mujer es que los hombres seamos tan complicados como ellas. ¿No sé porque ni, que revolución cabe en algo tan simple como nuestra sexualidad? En el hombre, porque así lo mandan la testosterona no necesita más que un pequeño impulso para que la resurrección se produzca, previamente hemos puesto de acuerdo el deseo con la voluntad pero en ellas, nunca sabremos lo que ocurre a ciencia cierta ni se nota, el antes, presente y después, tal vez sea este el origen de sus refinadas maneras de actuar. No lo podemos remediar emulamos a Priapo.

Amiga Silvia, gracias una vez más por escribir articulos tan sugerentes que me obligan a plantearme cosas como hombre. O como persona que más da, pero de verdad que he disfrutado leyendo el artículo. Enhorabuena.

La única revolución que queda es la ANAL.

Chicas, limpiad bien vuestros rectos, que aquí viene el capitán esfínter.

Bueno, al menos has intentado hablar de sexualidad masculina. Pero vas muyyyyy desencaminada. Te explico de buen rolo algunas cosas sobre los hombres para que nos conozcas mejor. Los hombres no tienen obsesión con el pene. A los hombres les gusta el sexo por el sexo y el placer por el placer. Somos muchísimo más sexuales. Necesitamos el sexo. Hay millones de mujeres que nunca en su vida han tenido un orgasmo, y otras tantas o más que los tienen esporádicamente, pero no necesitan tenerlos, y pasan largas temporadas sin ellos. Entre los hombres TODOS, hasta el Papa de Roma, o tienen sexo habitual con otras personas , o tienen sexo habitual en solitario mediante masturbación o poluciones nocturnas. Otra diferencia IMPORTANTÍSIMA, nosotros biológicamente estamos hechos para no ser muy selectivos y tener sexo con cuantas más mujeres mejor. Por eso nos gusta el sexo aunque no haya enamoramiento o cierto ritual de cortejo selectivo de por medio. Vosotras sois distintas, como casi todas las hembras del mundo animal, vais a tener que aportar más tiempo y esfuerzo de vuestro propio cuerpo en la descendencia, y por eso todas las hembras tienden a ser selectivas y a poner filtros en forma de rituales de apareamiento que en el género humano suele ser el enamoramiento. Ya metidos en la faena del acto, nosotros tenemos una sexualidad mucho más rápida y directa que vosotras. Esto es porque vuestra sexualidad durante miles, o millones, de años ha sido relativamente prescindible para nuestra especie, ya sea porque el hombre tenía el poder y era quien decidía cuando se hacía el sexo, ya sea porque vosotras en la selección sexual de la pareja no os guiabais por apetencias sexuales, sino seleccionabais según el estatus social del hombre dentro de la tribu. Otro tema interesante en vuestra falta de sexualidad y de goce sexual es el del bipedismo, que en vostras resultó en cierto desplazamiento de los genitales hacia zonas que os procuran placer sexual con más dificultad. Al final el resultado es que en el género humano el sexo es de lo menos satisfactorio del mundo animal, sobre todo entre las hembras. Las hembras humanas probablemente sean las menos sexuales de entre los mamíferos. Volviendo a la revolución sexual masculina, la revolución sexual de los hombres vendrá cuando nos quitemos los complejos de culpa, que nos están intentando meter, sobre todo en estos últimos 100 años, por tener la sexualidad que tenemos. Nos gusta el sexo también sin amor. Nos gusta el sexo por el sexo. Casi cualquier mujer joven nos puede resultar atractiva para tener relaciones sexuales. Nos gusta el sexo también con desconocidas. No necesitamos seleccionar y filtrar previamente a la mujer para desear tener sexo con ella. El único filtro que ponemos es el de la apariencia física : una mujer nos parecerá deseable si es lo bastante joven como para procrear y no tiene aparentemente ninguna tara física importante. Puestos a elegir, cuanto mejores condiciones físicas percibamos en la mujer, más atractiva nos parecerá. Somos mucho más sexuales y en el acto sexual no necesitamos un proceso tan largo para alcanzar el placer sexual. Etc. La revolución que se necesita es que se nos nos acepte como somos. Y que no se extienda sobre nosotros, desde la sociedad, en la que ahora la mujer ya tiene mucha influencia, una sombra eterna de culpa por ser como somos.

Acaba de decirme un amigo que las mujeres no nos cuidan a la hora del sexo, que si lo hicieran podríamos incluso hacerlas más felices y proporcionar más placer. Pero su tono me sonó a desconocimiento de la libertad sexual, donde los dos deben aportar y recibir, porque una actuación donde sólo se espera de la otra parte, según entiendo, nunca podrá ser plena.
http://goo.gl/rTL0wH

Semen, éste es el objeto final porque es la respuesta directa al placer, porque es el placer. No hay obsesión por el falo, en todo caso por el placer, que es la finalidad de la especie, su continuidad. Tendemos a él -al placer, al semen, no necesariamente a la reproducción- de manera compulsiva, no obsesiva; no es lo mismo: si es obsesiva se situará en la cabeza, el pene va por libre y está para lo que está. "su sexualidad, sigue encerrada en los barrotes que supone la obsesión por el pene"(sic). No: los que tenemos pene no tenemos obsesión por el pene, tenemos pene con todo lo que esto implica. Sí conozco a muchas, muchas mujeres obsesionadas con el pene. Cabe preguntarse si generalizar de este modo no es sino trasladar la propia obsesión.

Esta supuesta "Revolucion Sexual", creo que nunca llegará. El hombre es un ser de "relativa" facil satisfaccion. Bueno, quizás estoy hablando por mi, no se si puedo generalizar. Pero por lo menos en mi caso, he probado bastantes variantes y cosas nuevas, algunas me han gustado y otras no, pero luego vuelvo a las historias de siempre y tambien me encantan... Lo que si es verdad, es que en el acto sexual, mi misión es conseguir el placer y orgasmo de mi pareja primero, porque luego yo ya me dejo ir, y acabo rapidito... y disfruto mucho, y mi pareja también (o eso dice, ja ja!!)

Saludos!

Ay Pablo, Pablo. Debes de ser uno de esos a los que hay que hacerles un teatrito para que acaben rápido. Que aburrimiento.

yo creo que la obsesión por el pene podría existir, sobre todo, en la adolescencia y postadolescencia, la razón? quizás sea aquella que ya Freud dio de que el hombre pasa a lo largo de su evolución sexual por una etapa narcisista, pero, a parte de esta visión, que yo no tengo suficientemente contrastada como para mantenerla, yo diría que lo lógico es pensar que el deseo sexual se complementa con el deseo de tener una contrapartida orgánica para satistacer a la otra parte de la relación, lo que supone, en muchos casos, el deseo de unos genitales determinados, a veces(normalmente) grandes, otras pequeños, otras largos, o cortos, anchos etc...

Primero, creo que los hombres no estamos encerrados ni atados o sometidos a nuestro falo, el sexo que tenemos es quiza falocentrico porque es donde se centra el placer y la capacidad de disfrutar, no es una imposicion social ni nada porel estilo. Solamente es donde reside el placer. ¿Eso significa que no haya que experimentar? En absoluto. Pero no porque pongas una marca y un producto voy a utilizarlo, experimentare con mi pareja y seguramente con juguetes mas para ella que para mi, porque a dia de hoy no creo q existan juguetes que den el mismo placer que la mano propia, para hombres. Asi q los juguetes saldran perdiendo por mucho cuando los comparas con una mujer dispuesta e innovadora. Creo que el hombre esta muy dispuesto a innovar, pero sin perder de vista lo basico y fundamental, disfutamos con el pene, el glande y la eyaculacion. Las caricias y besos estan bien para aumentar las ganas y el ambiente amoroso.

Quien esta en el poder no necesita revolución

Silvia ama la generalización de sus prejuicios. ¿En qué país vives? Estamos en la era más hipersexualizada de la historia de la humanidad y a ello hemos contribuido en gran medida los hombres. Somos los primeros interesados y los que más apoyamos la revolución sexual femenina. Qué hastío todo ese ejército de mujeres viviendo aún de los mitos de la Cenicienta, Blanca Nieves y los príncipes azules. Se requiere vivir aislada de la gran literatura para desconocer a grandes revolucionarias como Molly Bloom o la mismísima Lady Chatterley que tantas veces ha sido invocada en estos blogs, desde por allá anhelamos mujeres independientes. El blog "Eros" sí que vive obsesionado con el pene, la lucha tenaz por demostrar que las mujeres están más avanzadas que los hombres en materia de gozo y exploración del sexo (este texto es la tapa) y todo financiado subrepticiamente por publireportajes vedados de productos "eróticos". A los hombres solo nos queda decir: "Finalmente despiertas, bella durmiente" y a confiar en que podamos disfrutar de una faena de empotramiento como Zeus manda. Tengo que recordar a Venus y sus consejos de "sexo sin meterla". Estoy a un pelín de creer que lo que hay en este blog es un lesbianismo misándrico latente que no ha salido del closet. Ánimo chicas, a poner todas las cartas sobre la mesa.

¿Qué los hombres estamos obsesionados con el pene? ¿Pero qué chorrada es esa? Los hombres no hablamos entre nosotros jamás de eso. Las mujeres si que están obsesionadas con sus tetas y con la figura, como podemos comprobar aquí: http://xurl.es/0mhqs Y otra cosa, los hombres no piensan en meterla sino que pensamos en tías buenas y en que nos la chupen. Cualquier hombre al que preguntes prefiere que se la chupen a meterla ¿o me equivoco?

Qué verguenza ajena de artículo, no encuentra la manera de decirnos que nos metamos algo por el culo.

Los hombres no necesitamos revolución sexual porque a los hombres siempre nos ha gustado y nos gustará el sexo, sea de la forma que sea, solo o acompañado. El trauma con el sexo es un asunto de mujeres.Por otra parte estoy completamente de acuerdo con los comentarios de Pablo

¿Pero qué nueva sexualidad masculina ni qué niño muerto? En la sexualidad masculina, está todo dicho y todo inventado. Corrijo: En lo que el hombre desea, en lo que a él le satisface. Y la industria del porno, dirigida fundamentalmente al hombre, es el paradigma de lo que satisface al hombre: El culto al falo en todas sus formas, sea en forma de coito en todas sus formas o sexo oral. Y esto es así aquí y en Roma. El hombre NO NECESITA MÁS. Es completamente feliz con cualquier forma de sacudirle el badajo. ¿Cuál es el problema? Que lo que satisface al hombre, no satisface a la mujer. Y es ahí donde el hombre – y la mujer, que por lo general sabe bastante poco de sí misma - tiene mucho que aprender, porque la única forma de conseguir repetir con su esposa o pareja estable es satisfacerla. Darle a ella lo que quiere para que ella nos dé después lo que queremos. Porque seamos honestos: Para el hombre esa forma de practicar el sexo – orientado hacia el placer de la mujer – SIEMPRE va a ser algo contrario a su naturaleza. A lo que egoístamente le gustaría. Y a la larga, es un coñazo. Así que más vale que la mujer tome también parte activa en procurarse un placer que por lo general tarda mucho en llegar. Es normal que si una pareja practica únicamente la forma masculina del sexo y la mujer se queda casi siempre a verlas venir, la mujer acabe perdiendo interés en el sexo. Así que, amigos, la única forma de que vuestra esposa quiera repetir con vosotros es dándole lo que quiere. Es aprender que para la mujer el coito no es el centro de la relación, sino un complemento no siempre necesario.

Queridos, no todos los hombres viven atrapados en la Era Peneana...

y otra cosa: algunos hombres pueden estar obsesionados con sus falos, pero le aseguro que no es tema de conversación entre hombres. Yo no sé que clase de hombres conoce usted, pero le aseguro que el tamaño del pene no es la comidilla entre los hombres..yo creo que el de las mujeres sí. Y otra cosa, la obsesión la tienen las mujeres con sus senos, su pelo de arriba y de abajo, de su barriga, de sus canas, de su piel, de sus piernas, etc etc etc, asi que no nos venga con sandeces, por favor

Señorita Silvia, LOS HOMBRES SOMOS HOMBRES, NO SOMOS MUJERES, A VER SI LE ENTRA EN LA CABEZA!!!!!!! que manía tienen mujeres como esta señora de intentar hacernos mujeres..que pelmas, por dios!!!!! A nosotros no nos gustan los jueguecitos sexuales esos, que si un conejo que vibra, que si un gel perfumado..que somos hombresssss!!!!!!! no es tan dificil de entender, pero igual no tenia un tema decente para escribir y se le ha ocurrido esta afeminada reflexión, lamentable

Yo creo que el hombre está empeñado en tapar agujeros... nada de tamaños ni leches y las mujeres en que se los tapen...

Como todo el mundo

Pura publicidad, y el artículo muy malo. Por favor, tienen que ser más serios. Gracias

¿Que los hombres estamos obsesionados con el pene? Como diría Ozores: ¡No hija, no! Estamos obsesionados con mujeres voluptuosas y sensuales, no con falos...somo se nota que NO eres hombre.

uff, que antiguo es todo esto no? estamos en 2014, parece un articulo del año 1986. NADA NUEVO

Como hombre me avergüenzo de comentarios como el de "melon" o "publichorradas" que revelan esa fobia que tienen cuando se les aborda directamente en el tema de la sexualidad. Detrás del machismo infantiloide se les ve el plumero del complejo y la ignoracia.

Es cierto Silvia, nos falta el coraje y la humildad para adentrarnos más en nosotros mismos y olvidar que todo se resuelve con el pene.

Silvia tiene razón. Muchos hombres siguen teniendo obsesión por "meterla", prisas por llegar y aversión a cambiar o probar nuevos placeres. Dicho lo anterior, el otro día me sorprendió leer un montón de comentarios en amantis de parejas que habían probado juguetes para ellos. Seguramente todo vaya cambiando, poco a poco.

--
Sir Robert
http://www.sirrobertstories.com

Lo primero se nota que eres una mujer...que no tiene ni idea, y por otro cuanto te pagan por hacer publicidad?

Es evidente que en un intercambio sexual todos queremos placer, los hombres muchas veces tomamos el papel de cumplidor y nos conformamos con eso, pero si alguien se para a analizar lo que puede conseguir, el placer se multiplica, la relación se enriquece y la experiencia lleva a entender qué significa tener sexo.
http://goo.gl/TQCWgF

otro articulo horrible que no dice nada basado en nada y con nada de experiencia desde este blog que no dice más que tópicos de nada que un niño de 14 años podría escribir..... sin calidad, sin contenido, sin estilo..... las mujeres ya no saben lo que es un hombre porque hace mucho dejaron de ser mujeres, y hombres.... a día de hoy, de menos de 30 años, hay muy muy pocos..... hace 20 años decía el Renton de trainsnpotting que en el futuro ya no habrían hombres y mujeres sino gilipollas, pues bien, ESE FUTURO ES HOY Y EFECTIVAMENTE APENAS VES YA HOMBRES Y MUJERES, SOLO GILIPOLLAS

Os recomiendo tomar ginseng coreano para mejorar las relaciones sexuales y problemas de disfunción eréctil. Entra en http://todoginseng.com

Qué tiene que ver el video de Tenga con la liberacion sexual masculina? Si se trata de hacer publicidad, decidlo directamente, no hace falta redactar una pagina sin contenido para adornar el video. Ahora resulta que para liberarse sexualmente hay que seguir masturbandose, PERO dando dinero a une empresa.

Para revolución, ésta, aunque la aplastasen.
1934-2014...UHP, habrá otros Octubres: http://marat-asaltarloscielos.blogspot.com.es/2014/01/1934-2014uhp-habra-otros-octubres.html

Las parejas que he tenido sí les gustan los juegos: si al final sabes cómo y dónde tocarles, si buscas las mejores caricias que hacerles, al final les encantan los juegos sexuales: así se ponen mucho más calientes, y cuando llega la hora de la penetración funcionan mucho mejor, y les gusta mucho más.

http://www.nicescorts.com

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el blog

Ni enciclopedia ni consultorio sexual al uso. He aquí un rincón erótico festivo dedicado a las relaciones y la atracción entre seres humanos, esa faceta que nos hace la vida más placentera, tierna, amorosa, plena… Un blog coral, con cinco autoras de todo origen y condición, que apuesta por el juego, la provocación, lo sensual y el sexo como acto libre, adulto, compartido, real o ficticio, siempre divertido... Eso sí, si tu mirada no es amplia y tolerante, mejor no te detengas aquí. Coordina Analía Iglesias. No sólo se admiten firmas invitadas, sino que son deseadas.

Sobre las autoras

Anne Cé. Nació en el sur austral (Argentina), en un tiempo beatle y en un país con altísima densidad de psicoanalistas y jugadores de fútbol. Periodista, quizá incluso a su pesar, narra lo que se le ponga delante. Y narra, y narra. Un día descubrió que el simple roce de una clavícula le erizaba la piel y entonces comprendió por qué le gusta tanto abrazar a un hombre.

Esther Porta. Segoviana, fue becaria en el mítico Tentaciones y allí hizo de todo hasta que sus conocimientos de sexo la convirtieron en Beatriz Sanz. Y gracias a ella, publicó artículos semanales de sexo, dos libros y fue reclutada como sexperta guionista del programa de Canal +: 'Sex Pópuli'. Cuando casi se le había olvidado (lo de escribir de sexo...) se mete a bloguera. Y aquí está, con tantas ganas de sexo (del uno y del otro) como siempre...

Venus O'Hara, de Reino Unido, con raíces irlandesas. Modelo fetish, actriz y escritora. Licenciada en Ciencias Políticas y Francés, reside en Barcelona, ha sido columnista sexual en varias revistas, tiene su propio blog de fetichismo y es creadora de 'No sabes con quien duermes', un confesionario para personas que llevan una doble vida. Publicó su primer libro junto a Erika Lust, 'Deséame como si me odiaras', en 2010.

Tatiana Escobar, de Venezuela (1976), ha escrito ensayos y poesía en español. Traductora y editora, en 2004 abrió en Madrid junto a sus socios la primera boutique erótica de España, La Juguetería Erotic Toys, para no tener que vivir de la literatura. Desde entonces vive del sexo. Y escribe, a veces, para sus amigos.

. Madrileña. Soñó con escribir y pronto descubrió una vía: el periodismo. Pero como tampoco valía narrar sobre cualquier cosa, eligió suerte y remató la faena con un posgrado en Sexología. Ha trabajado en suplementos de salud y medios especializados. Con la práctica ha acabado por darle un toque más sensual a sus letras. Y con ellas sueña en escribir, ahora, un libro.

Ilustracion
Venus O'Hara, Anne Cé y Silvia C. Carpallo, según 'Mi Petit Madrid'.

Nuevo libro

El orgasmo de mi vida. Si ya no sueñas con príncipes azules, locos por pedirte en matrimonio, ni esperas que aparezca un millonario atormentado pero diestro en amores, con una Visa en una mano y un látigo en la otra, este libro es para ti. Porque El orgasmo de mi vida habla de eso, de mujeres realistas, lúcidas, independientes y eróticamente vivas, capaces de combinar esa cotidianidad que todas conocemos, con sus pasiones más salvajes. Ellas son las protagonistas de los relatos, sin guionistas que les digan lo que tienen que hacer, pero sobre todo, son las compositoras, directoras e intérpretes de los orgasmos más armoniosos de sus vidas.

Lux eróticaLux erótica. "Escribir sobre sexo era la propuesta y me sentí estimulada. Después de tantos años como periodista cultural y con mucha vida hecha en torno a la información y a la actualidad, tenía ganas de ponerle carne a la crónica. Porque nuestra más genuina actualidad como personas pasa por el relato del erotismo. Porque de atracción y de relaciones hablamos todo el tiempo en este tiempo occidental con ciertas libertades individuales garantizadas y rebosante de espíritu lúdico pero también algo desafectado y con nuevos descompromisos adquiridos...". Anne Cé.

Inglés para pervertidosInglés para pervertidos."Se dice que la mejor manera de aprender un idioma es a través del sexo con un extranjero. Pero ¿qué haces si estás en la cama y no sabes qué decirle? Con Inglés para pervertidos puedes aprender todas las palabras y expresiones que siempre has deseado saber, desde lo más elemental al sexo más salvaje. El libro cuenta con ocho capítulos centrados en las partes del cuerpo, la cama, el LGBT, las compras sexis, el lado oscuro, el porno, el chat y la salud sexual. Cada capítulo contiene vocabulario, gramática y unos ejercicios muy originales que no encontrarás en ningún otro libro. Aprende todo lo que tu "English teacher" no se atrevería a enseñarte nunca. Y... si te cansas de estudiar, el libro incluye un montón de fotos mias para distraerte". Venus O'Hara.

TWITTER

Nuestros autores en Twitter

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal