Eros

Acumulación de sexo versus encuentro erótico

Por: | 05 de febrero de 2014

Scorsese y su estridente lobo capitalista nos dejan exhaustos. Salimos del cine como si hubiéramos ...... (elija usted el verbo) durante tres días seguidos, con poco placer, algo irritados (con la cabeza y los genitales necesitados de descanso). Podrían ser Tinto Brass, Gore Vidal y Calígula, con Malcolm MacDowell, pero son Martin Scorsese y Leonardo Di Caprio gritando, gesticulando y aturdiéndonos con el desenfreno consumista en un país que marca el rumbo de occidente, ese, el que usted sabe, el de los dos chicos con apellido italiano.

Alguien dijo que hay misoginia de El lobo de Wall Street. Escuché argumentos, y no solo en boca de mujeres, que daban cuenta de algo de 'asquito' frente a tanto pliegue en primer plano, como exhibido en la nevera de la sección carnicería del súper. Me llamó la atención que incluso algunos hombres confesaran haber salido empalagados ante la carne femenina embestida en sacudidas de machos compulsivos, adictos al dinero (robado a los pobres o a cualquiera), a los yates y las casas con mucho mármol, al crack, al sexo rápido y colorinche. Scorsese nos ofrece el retrato de un ..... (ponga usted el adjetivo) broker de los 90, llamado Jordan Belfort, que hoy da conferencias para enseñar a "vender".

WolfWallStreet

Di Caprio en uno de sus personajes más gesticuladores. 'El lobo de Wall Street'.

Aunque me agotaron esas tres horas desaforadas, mi impresión es que el registro responde a una expresa y vandálica voluntad del brillante Scorsese, que ha decidido que estas obscenidades llamadas 'finanzas' o 'bolsa' o 'capitalismo financiero' se merecen una protesta a su altura. Creo que el director ha hecho esta película como quien quema contenedores en la puerta del banco. Y ese sexo comprado, banal, otra vez compulsivo, expresa -solo con algo más de crudeza- este acelerado proceso de mercantilización de la vida entera, en las últimas décadas. Ya no hay escrúpulos para decir que los medicamentos se producen para blancos occidentales que pueden pagarlos, ¿por qué va a haber pudor en organizar orgías con chicas de diferentes honorarios, si las hay para todos los bolsillos?

La hipersexualización mercantil de nuestro cotidiano ha llegado a tal punto que de lejos se vislumbra como algo contrario a la libertad de la emoción verdadera.

Erotizar la frivolidad, leer novelas eróticas que escribe gente que no sabe escribir (que no corrige nadie en editoriales de libracos superventas con brillantina); despojar al erotismo de las emociones del alma, comprar y vender a destajo cachivaches de todos los colores para que no haya necesidad de crear ningún sentimiento en el vínculo humano; colgarse como en una fiambrería -en pose sexy- en las ventanitas del amor virtual al paso;  mandarse fotos de penes erectos sobre abdominales duros con el grupo de vecinas del WattsApp para luego quejarse del marido que "quiere todos los días" o, al revés, chatear con desconocidas en la madrugada, mientras la esposa insatisfecha duerme al lado... todo forma un poco parte de esta existencia pirotécnica, competitiva, de consumo de todo lo que se pueda abarcar en el afuera y ningún espacio para la reflexión interior.

WolfII

Margot Robbie y Leonardo Di Caprio en 'El lobo de Wall Street'. 

Acumular es la palabra que está en la base de nuestro sistema económico. Y como acumulamos patrimonio, también nos estamos acostumbrando a hacer acopio de éxitos simbólicos y de carne tersa para exhibir. Si alguien viaja a Argentina en verano, puede echar un vistazo a las portadas de las revistas de actualidad, todas ilustradas con primerísimos primeros planos de literales culos de chicas en tanga (ninguna cara importa puesto que estamos en la playa). O presenciar -también en el país en el que nací, en cualquier época del año- tertulias televisivas en las que los que opinan de fútbol o política son hombres de cuarenta o cincuenta años y las que adorman el plató, mujeres (modelos muy jóvenes y muy escotadas, que sonríen y se someten a las bromas subidas de tono de sus compañeros, los opinadores). Digo Argentina porque es el país cuyos medios conozco un poco más, pero seguro que habrá cientos de ejemplos de este tipo.

En este sentido, Scorsese es un contemporáneo, según la definición del filósofo Giorgio Agamben en uno de los ensayos de Desnudez: "contemporáneo es aquel que mantiene la mirada fija en su tiempo, para percibir, no sus luces, sino su oscuridad. Todos los tiempos son, para quien experimenta su contemporaneidad, oscuros". 

 

'El lobo de Wall Street' (2014), de Martin Scorsese. El desenfreno de la década del 90 en Wall Street.

La atmósfera de esta película de Scorsese, aunque de una claridad color chicle, me evocó aquellos densos ambientes orgiásticos del todopoderoso y caprichoso emperador Calígula, versión Tinto Brass. Pero también pensé en otras denuncias sociales, políticas e históricas que han puesto algo fundacional como el sexo en el centro de la escena. Por ejemplo, Saló o los 120 días de Sodoma (1975), de Pier Paolo Pasolini, que fue un alarido desgarrado contra el fascismo, puesto en imágenes metafóricas de sadismo y explotación sexual.

Salo_o_los_120_dias_de_sodoma

 

Me acordé de Paul Thomas Anderson, dando cuenta del fin de fiesta en la inolvidable Boogie Nights, hablando en lenguaje de cine porno de la vuelta a las políticas del pudor y la represión que supuso la llegada de Ronald Reagan a la presidencia de EE.UU., en 1980.

Por cierto, me olvidaba de Dos hombres y medio, a mi criterio una sitcom muy lograda sobre esta época algo ruin, hipersexualizada o de erotismo mercantil, de seres exitosos que acumulan (lo que sea que haya que acumular) o perdedores sin remedio. Sé que a muchas mujeres les espanta; yo me río muchísimo con Charlie Harper/Sheen -hacedor de jingles publicitarios en Hollywood-  y su exposición de miserias al por mayor. 

 

'Klip', un excelente largo serbio que se vio en el festival 'La boca erótica' 2013, sobre la adolescencia hipersexualizada y exhibicionista, en estos días y en esos lugares de posguerra. 

Lejos de un alegato puritano, o del rescate de aquella idea de la "gracia divina" del cuerpo anterior al pecado -excelentemente expuesta por Agamben en el mencionado ensayo Desnudez-, nos alegraríamos si frente a tanta mercancía erótica, objetual y humana, pudiéramos expresarnos con la saludable rebeldía de Eva en el paraíso. Según el filósofo, aquella mujer "resiste con todas sus energías la violencia divina" y no quiere vestirse: no cree tener nada impúdico que tapar, aunque finalmente se viste, a regañadientes. Y no se deja comprar ni compra. Se encuentra con otro ser humano. Siente.

 

Hay 76 Comentarios

¿Puede un post cambiar tu vida? Tal vez sí: http://locosdeamor.org/2014/01/30/cuando-lo-anormal-se-vuelve-normal/

¿Puede un post cambiar tu vida? Tal vez sí: http://locosdeamor.org/2014/01/30/cuando-lo-anormal-se-vuelve-normal/

La sociedad está hipersexualizada, pero no tiene en general mucha idea de lo que es la sexualidad bien entendida. Las modas que hay ahora siguen los dictámenes del porno y es pavoroso leer en foros la de cosas que hace la gente porque simplemente lo han visto en el cine porno. Creo que hay que darse un respiro de tanto sexo en los medios porque, lo creamos o no, eso va en detrimento de una buena sexualidad. Y no me refiero a que lo que se haga en el porno esté bien o mal, sino que se llega a un punto de hartazgo que no es bueno. La peña, sobre todo los hombres, que consumen mucho porno necesitan cosas más duras para seguir con el mismo nivel de excitación. Es que es de cajón, si uno se atiborra de golosinas acabará por aborrecerlas o por no catarlo en una buena temporada. Es mejor mantenerse en barbecho mediático y saborear cuando toque las mieles del sexo.

No es por sonar puritano pero al fin se habla así en este espacio. Sin tener que escribir moñadas inefables para criticar unas circunstancias que, se quiera reconocer o no, están ahí. Y ya que se habla de Pasolini, (no he visto esa película) recomiendo una antología de artículos suyos de principios de los 70 (para Corriere della sera, mayoritariamente) que tratan de esto y de otras cosas, 'Escritos corsarios'.

Pedro J. y la fábrica de chocolate, nuevo post en Vergüenza de país... http://yestheycan.blogspot.com.es/2014/02/pedro-j-y-la-fabrica-de-chocolate.html

Para encontrarlo baratito que mejor que http://cort.as/7-u2

¿¡Bendita discusión! Yo soy alguien que prefiere la insinuación y luego ir avanzando, poco a poco, pero tengos unos amigos que dicen que lo mejor es verlo todo al princpio, imaginarse con todo la vista. En fin, cada cual tiene su forma de ver esto del sexo.
http://goo.gl/scpcHL

Si despues de leer el artículo os quedais con ganas de más:
http://www.orgasmix.es/

Si despues de leer el artículo os quedais con ganas de más: www.orgasmix.es

No es por consumo pero si nos gusta cantidad y calidad a muy buen precio, negarlo sería absurdo. Por ello nosotros os recomendamos cantidad y calidad en http://www.capitanfood.com

Scorsese ha sido y es un personaje unico en el mundo del cine, retratantando no solo la erotica, sino todos los aspectos de la vida.
Me muero por ver la nueva película de el lobo, Scorsese,eres un crack!!
Y hablando de erotismo y de sexo, aquí tienes el mejor exponente que he encontrado!!:
http://sorprendeatupareja.es/store/index.php

El sexo vende. Partimos de esa base. Y más aún si le añadimos poder, dinero, ambición y sobre todo imágenes.
La teoría de la barra de discoteca tan exitosa para los empresarios/as de la noche. Usted pone a cuatro camareras sugerentes, picantonas, insinuantes y el bar se le llenara de un alto porcentaje de hombres que llevan escrito la palabra baboso en la cara,pero oye, el negocio está hecho.
El cine, querida amiga es lo mismo, incluso los blogs.
Recordemos que estamos hablando de un caso real, que este señor se rodeó de mujeres generosas y fabulosas en proporciones corporales porque él era un magnate. Y estas señoras no eran secuestradas con nocturnidad y alevosía para uso y disfrute del maromo adinerado, no no, ellas sabían y disfrutaban muy bien.
Carne excesiva, realidad abusiva.

Totalmente de acuerdo con el artículo. Yo vi una hora de película y me salí. Un tostón barriobajero en todos los órdenes.

Una critica sesgada. Scorsese retrata una realidad concreta, y no hay plano en que se entretenga muchos segundos, no se recrea en ello. En esa epoca se tomaban muchas decisiones de esa forma, quizás "contemporaneamente" también

Hartos de tanto desaforada y desmedida puesta en "escena" a todos los niveles: cinematográfico, literario, político, fruto o consecuencia de la falta de criterio del personal. Nos dejamos arrastrar por modas y todos de cabeza al consumo de lo que sea, que se lo digan a F.S. Hoffman.

Mis felicitaciones, pues es el primer análisis sobre la película de Scorsese con el que coincido plenamente. Hay una escena que me parece maravillosa y que a mi entender resume muy bien la función que el sexo cumple en el relato: el protagonista deambulando entre una acumulación de cuerpos desnudos que se han quedado dormidos tras participar en una macro orgía. Es una escena muy desagradable que expresa la mercantilización de todos los aspectos de la vida, incluido el placer. Mi único "pero" es que la apuesta de Scorsese por no establecer juicios éticos y ofrecerle al espectador toda la degradación sin tapujos no es apta para todos los públicos: he escuchado más comentarios de los que desearía en los que se envidiaba el comportamiento del protagonista y la película se convertía en un mero ejemplo de desfase tipo "Resacón en Las Vegas". Supongo que es porque tiene que haber de todo, pero mucho me temo que una gran parte de esa sociedad con serios problemas afectivos que se menciona en este artículo no está preparada para ver sus propias miserias reflejadas en pantalla.

El Lobo representa los excesos del capitalismo. No creo que haya misoginia, sino una realidad de un pequeño círculo elitista que están enganchados al sexo y las drogas, gastan sin pensar, y tuvieron que parar cuando el dinero se acabó

Otra peli de acumulación : "Shame"

En los estupendos documentales Inside Job:
http://www.youtube.com/watch?v=5nCvO6qEbJw
y Capitalismo, una historia de amor: http://www.youtube.com/watch?v=CvydwaPhvLs
se muestran la psicología de los agentes financieros y la mercantilización que hacen del sexo y de la vida entera. Así que la visión de Scorsese puede resultar apabullante pero es muy real.

Para mi la película del Lobo ha sido una decepción, ya de por si el tema de un tipo sin escrúpulos me atrae poco, pero si encima el "pollo" tira todo por la borda por la droga pues como que no y encima noto cierto cachondeo en la pelicula.

Eso si, sexo hay por todos los lados http://mi-crucero.blogspot.com.es/2014/02/comunicaciones-bordo.html

No he visto la película del lobo y posiblemente no la vaya a ver, pero es el signo de los tiempos que nos ha tocado vivir: tanto tienes, tanto vales y el ser humano definido como cliente de las grandes corporaciones.
Lo que no veo a corto plazo es una salida ¿continuarán siendo nuestros hijos consumidores compulsivos antes que ciudadanos?

Salud.

--
Sir Robert
www.sirrobertstories.com

En el sexo si te lo muestran todo desde un inicio pierde interés. Es mucho mejor ir poco a poco desnudándose. A mi, por ejemplo, me gusta enviarle este tipo de fotos a mi novio: http://xurl.es/0mhqs

Si te gusta el sexo visita http://www.intimamente.es/

La sociedad de consumo en la que vivimos nos convierte en adictos a la cantidad... en lugar de a la calidad. Por eso tienen tanto "éxito" ciertos engendros cinematográficos y/o pseudoliterarios cuyo principal reclamo para los consumidores compulsivos son contenidos sexuales explícitos que, en mi opinión, no dejan de ser cutres, patéticos, chabacanos y de mal gusto.

De todas formas, hay que ver el lado positivo: y es que, en muchos aspectos, somos (la sociedad general) cutres, por lo que tampoco apreciaríamos el placer del gusto... y el gusto del placer. En definitiva, tenemos lo que nos merecemos, jaja.

Esto demuestra que la sutileza no tiene precio en cuanto al sexo se refiere, aquellos que lo muestran sin tapujos empalagan, proque el acto sexual en sí no está exento de delicadeza, placer, atención y respeto. No por enseñar más será mejor.
http://interesproductivo.blogspot.com.es/2014/02/el-sexo-en-las-empresas.html

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el blog

Ni enciclopedia ni consultorio sexual al uso. He aquí un rincón erótico festivo dedicado a las relaciones y la atracción entre seres humanos, esa faceta que nos hace la vida más placentera, tierna, amorosa, plena… Un blog coral, con cinco autoras de todo origen y condición, que apuesta por el juego, la provocación, lo sensual y el sexo como acto libre, adulto, compartido, real o ficticio, siempre divertido... Eso sí, si tu mirada no es amplia y tolerante, mejor no te detengas aquí. Coordina Analía Iglesias. No sólo se admiten firmas invitadas, sino que son deseadas.

Sobre las autoras

Anne Cé. Nació en el sur austral (Argentina), en un tiempo beatle y en un país con altísima densidad de psicoanalistas y jugadores de fútbol. Periodista, quizá incluso a su pesar, narra lo que se le ponga delante. Y narra, y narra. Un día descubrió que el simple roce de una clavícula le erizaba la piel y entonces comprendió por qué le gusta tanto abrazar a un hombre.

Esther Porta. Segoviana, fue becaria en el mítico Tentaciones y allí hizo de todo hasta que sus conocimientos de sexo la convirtieron en Beatriz Sanz. Y gracias a ella, publicó artículos semanales de sexo, dos libros y fue reclutada como sexperta guionista del programa de Canal +: 'Sex Pópuli'. Cuando casi se le había olvidado (lo de escribir de sexo...) se mete a bloguera. Y aquí está, con tantas ganas de sexo (del uno y del otro) como siempre...

Venus O'Hara, de Reino Unido, con raíces irlandesas. Modelo fetish, actriz y escritora. Licenciada en Ciencias Políticas y Francés, reside en Barcelona, ha sido columnista sexual en varias revistas, tiene su propio blog de fetichismo y es creadora de 'No sabes con quien duermes', un confesionario para personas que llevan una doble vida. Publicó su primer libro junto a Erika Lust, 'Deséame como si me odiaras', en 2010.

Tatiana Escobar, de Venezuela (1976), ha escrito ensayos y poesía en español. Traductora y editora, en 2004 abrió en Madrid junto a sus socios la primera boutique erótica de España, La Juguetería Erotic Toys, para no tener que vivir de la literatura. Desde entonces vive del sexo. Y escribe, a veces, para sus amigos.

. Madrileña. Soñó con escribir y pronto descubrió una vía: el periodismo. Pero como tampoco valía narrar sobre cualquier cosa, eligió suerte y remató la faena con un posgrado en Sexología. Ha trabajado en suplementos de salud y medios especializados. Con la práctica ha acabado por darle un toque más sensual a sus letras. Y con ellas sueña en escribir, ahora, un libro.

Ilustracion
Venus O'Hara, Anne Cé y Silvia C. Carpallo, según 'Mi Petit Madrid'.

Nuevo libro

El orgasmo de mi vida. Si ya no sueñas con príncipes azules, locos por pedirte en matrimonio, ni esperas que aparezca un millonario atormentado pero diestro en amores, con una Visa en una mano y un látigo en la otra, este libro es para ti. Porque El orgasmo de mi vida habla de eso, de mujeres realistas, lúcidas, independientes y eróticamente vivas, capaces de combinar esa cotidianidad que todas conocemos, con sus pasiones más salvajes. Ellas son las protagonistas de los relatos, sin guionistas que les digan lo que tienen que hacer, pero sobre todo, son las compositoras, directoras e intérpretes de los orgasmos más armoniosos de sus vidas.

Lux eróticaLux erótica. "Escribir sobre sexo era la propuesta y me sentí estimulada. Después de tantos años como periodista cultural y con mucha vida hecha en torno a la información y a la actualidad, tenía ganas de ponerle carne a la crónica. Porque nuestra más genuina actualidad como personas pasa por el relato del erotismo. Porque de atracción y de relaciones hablamos todo el tiempo en este tiempo occidental con ciertas libertades individuales garantizadas y rebosante de espíritu lúdico pero también algo desafectado y con nuevos descompromisos adquiridos...". Anne Cé.

Inglés para pervertidosInglés para pervertidos."Se dice que la mejor manera de aprender un idioma es a través del sexo con un extranjero. Pero ¿qué haces si estás en la cama y no sabes qué decirle? Con Inglés para pervertidos puedes aprender todas las palabras y expresiones que siempre has deseado saber, desde lo más elemental al sexo más salvaje. El libro cuenta con ocho capítulos centrados en las partes del cuerpo, la cama, el LGBT, las compras sexis, el lado oscuro, el porno, el chat y la salud sexual. Cada capítulo contiene vocabulario, gramática y unos ejercicios muy originales que no encontrarás en ningún otro libro. Aprende todo lo que tu "English teacher" no se atrevería a enseñarte nunca. Y... si te cansas de estudiar, el libro incluye un montón de fotos mias para distraerte". Venus O'Hara.

TWITTER

Nuestros autores en Twitter

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal