Eros

El día en que fui mujer

Por: | 18 de marzo de 2014

Por Rubén García Sánchez (*)

El día 8 de marzo yo me sentía mujer. Me desperté como todos los días, lo único que hice diferente fue salir a la calle con mis compañeras para reivindicar la igualdad de oportunidades y de derechos. Como me sentía mujer, pude cantar con propiedad aquello de Mi coño, mi decisión o Fuera los rosarios de nuestros ovarios.

Sesion21_dani1_color

Dibujo a domicilio.

Habrá quien niegue que yo el 8 de marzo fui una mujer más en la calle. Quizá mi apariencia les llevaba a etiquetarme como hombre pero, en realidad, nadie me preguntó. Decidme, por ejemplo, ¿todas las mujeres tienen vagina? ¿todos los hombres llevan barba? ¿todas las mujeres se pueden quedar embarazadas? ¿todas se sienten atraídas por los hombres? ¿solo las mujeres se pueden maquillar o llevar el pelo largo? Considero que nada de esto tiene algo que ver con la identidad de género; esto es, sentirse hombre o mujer.

Mi identidad es un traje a medida en el que caben infinitas posibilidades. Salvo el 8 de marzo, el resto del año soy un hombre porque me siento así, forma parte de mi identidad. No soy un hombre porque piense o actúe como hacen los demás (rol de género), o porque me parezca al resto (estereotipo), ni siquiera me considero hombre por tener genitales masculinos. Mi identidad de género es fruto de mi experiencia y mi elección. Lo que significa ser hombre para mí es una cuestión personal, una definición propia construida a mi medida y que evoluciona conmigo.

¿Qué hay dentro de mi identidad? La manera en que soy hombre, los modelos de conducta que tengo (da igual de qué sexo sean), la actitud que tengo hacia la igualdad o incluso mi erótica. En este sentido, no hay nada más intransferible y hecho a mi medida que mi erótica, esto es, mi manera de amar y de relacionarme sexualmente. En mis fantasías sexuales, no hay detalle que me excite más que el cariño y el respeto que me muestra mi acompañante. Se aceptan todo tipo de juguetes, luces, ropas, aromas y música, pero no notaré erección alguna si no hay sinceridad en la mirada y una actitud percibida, aunque sea escondida y de soslayo, de cuidado y atención hacia mi cuerpo. A partir de ahí podemos sumar.

 

¿Y esta erótica es de hombres o de mujeres? ¿mi erótica pertenece más a la cultura masculina o a la femenina? ¿acaso necesitar esa mirada en mi acompañante me hace ser menos hombre? ¿es que todas las mujeres necesitan sentirse amadas para tener relaciones sexuales?

Tener cosas en común con los tópicos no me hace sentirme más hombre. Simplemente me hacen ser un hombre más común, más en la media, de acuerdo con los valores que se mantienen en esta sociedad. Pero el "parecer ser un hombre más", nada tiene que ver con mi identidad.

Sesion21_dani4color

Dibujo a domicilio.

La manera en que nos relacionamos con las demás personas, la manera en que vemos representada nuestra realidad más cercana, la manera en que tratamos y dejamos que traten a nuestro cuerpo… Todas estas cosas son cuestiones de vital importancia, al igual que nuestra identidad. En todas ellas ocurre un mismo drama: aun siendo nosotros/as los/las protagonistas, no tenemos la capacidad de elegir cómo queremos ser, no tenemos la libertad suficiente para elegir. La sociedad, su cultura y las instituciones que la representan mantienen unos mandatos, valores y creencias sobre cómo deben ser los hombres y las mujeres para cumplir un orden establecido.

Bajo esta premisa se actúa, por ejemplo, estableciendo leyes que coartan nuestra libertad para manejar nuestro cuerpo y también se mantienen costumbres y tradiciones que tumban nuestra diversidad y la igualdad entre todos y todas. Así entendemos que desde el Gobierno se dicte una ley que regulará la maternidad, la reproducción, el aborto y, en definitiva, nuestra sexualidad. También así entendemos que las mujeres sigan cobrando menos ejerciendo las mismas labores o que sigan ostentando en menor proporción los puestos de poder en las empresas e instituciones. O que aquellas personas que tienen identidades que no cumplen con la norma (por ejemplo, sentirse hombre con un cuerpo de mujer), tengan que pasar por un proceso tan invasivo y patológico hasta poder alcanzar su bienestar.

Dibujoadomicilio52013

Dibujo a domicilio.

Me pregunto, entonces, si la identidad es realmente una cuestión tan personal e íntima, ¿por qué nos obligan a cumplir con sus patrones y nos enjaulan con normas que no hemos elegido? Está claro que era un ignorante al pensar que habíamos alcanzando la madurez frente al Estado, sin atender a diferencias de sexo, raza, religión o lugar de nacimiento. Si el Estado nos tratara como adultos/as, nos daría completa libertad para poder elegir y construir identidades diversas que enriquecieran la sociedad. Pero tenemos un Estado que nos trata como niños/as y nos obliga a acatar sus normas, visibles e invisibles, sujetas a su propia moral. En este caso, la libertad para construir nuestra propia identidad habrá que ganársela.

¿Entendéis ahora por qué el 8 de marzo yo me sentía mujer?

 

(*) Psicólogo especializado en sexología, género e inteligencia emocional. Trabaja sobre el tema de "nuevas masculinidades". En Twitter: @rubengs86

 

Hay 16 Comentarios

Yo el día 8 me sentí hombre, sobre todo porque creo en la igualdad de géneros y la apoyo y creo que eso debería hacer sentir a cada uno más hombre o mujer, en resumen más agusto consigo mismo.
http://www.i-love-sexy.com

Uno se siente lo que siente cuando cierra los ojos y mira de verdad. Sin ver, sólo sintiendo ves lo que realmente quieres ser. ¿ Somos lo que queremos ser?
No tengo la menor duda. No importa qué comenzamos siendo, lo importante es nuestra evolución, nuestra empatía que va más allá de la propia existencia corporal. ¿Podemos sentirnos hombres y mujeres indistintamente a lo largo de un mismo día? Pues claro!

Fui mujer y solo me excitaba una visa oro je je .

En todo hombre hay un lado femenino. En toda mujer hay un lado masculino. Todos poseemos parte de ambos en nuestro interior. Eso no quiere decir que seamos menos hombre o menos mujeres o que seamos machorras y ellos afeminados. No se trata de buscar un calificativo para todo. Es, simplemente, la naturaleza del ser humano, hombre o mujer, de la dualidad unida en ambos, del equilibrio. ¡¡¡ES ASI DE SIMPLE!!!

Os paso el relato que acabó de colgar en mi blog y deseo fervientemente que os guste: http://sonrrise.blogspot.com.es/2014/03/corpinos-relato.html

"Mi identidad de género es fruto de mi experiencia y mi elección. Lo que significa ser hombre para mí es una cuestión personal, una definición propia construida a mi medida y que evoluciona conmigo."
¡Coño!, superman. El único ser humano que no tiene influencia de su cerebro, que debió elegir, ni de su ambiente social.

Quizá habría que probar a ser hombre y afrontar el día a día sin que nadie te de un trato especialmente deferente y amable por el hecho de tener tetas y parecer vulnerable y dulce. Más de una y más de ciento, volvería llorando a casita a la media hora de haber salido por la puerta cuando comprobasen la realidad cotidiana, dura y fría como un bloque de hierro, que tenemos que asumir los hombres adultos.

Menuda gilipollez de artículo.

y lo digo desde el respeto.

Este tipo de entradas siempre me recuerdan al Nota diciendo: "yo sigo haciéndome pajas con la mano".

Pero oye, que cada cual sea libre de tener su opinión y sus pensamientos, no pretendo criticarlo :)

Rubén, si lo que te pasa es que te gustan los hombres, dilo y ya está.

Me gusta más como mujer el día que me sentí hombre

http://www.lolatoys.com/es/toys/arneses.html

Por suerte, vivimos en un país donde las mujeres no tenemos por qué tener un día especial al año. Es cierto que hay ciertas cosas en las que todavía no somos iguales a los hombres, pero cada vez son menos.
Y lo más importante, en nuestras relaciones sexuales, decidimos cuándo cómo y con quién nos lo hacemos.

Hace dos años publicábamos este artículo titulado "Todos los días son 8 de marzo", es uno de los artículos más visitados: http://goo.gl/4G1OB6

Genial argumento y muy cierto, quizás yo el 8 de Marzo me sentí hombre, porque gestiono mi dinero sola, no dependo de nadie para decidir cuando me acuesto o me levanto, y por qué no? porque soy MUJER...

Vive la vida y sé feliz!! ESe es mi lema, sea de hombre, de mujer o de lo que sea!!
http://sorprendeatupareja.es/store/index.php

Menudo negociete el de los psicólogos, sexólogos, terapeutas gestalt, consteladores familiares, y demás. Qué bueno tener un amplificador gratuito en este blog. Qué sarta de perogrulladas salpican este “artículo”. Qué indigación siento al leer “nuevas masculinidades”... por favor, esa masculinidad tan nueva, ha existido desde siempre, sólo que ahora le veis la posibilidad económica. Qué estupidez el último párrafo “si el Estado nos tratara como adult@s” ... si aún no te has enterado de que el Estado te trata como a un cajero automático, te diría que empieces a estudiar las nuevas imbecilidades. Rubén, si te sientes obligado a cumplir con patrones del Estado y enjaulado por sus normas, tío, no sé de qué te sirve ser psicólogo. La libertad no hay que ganársela, en todo caso no hay que dejársela quitar.
Si lo que querías decir es que este gobierno fascistoide ha hecho una ley del aborto retrógrada a más no poder, que las mujeres están por debajo de los hombres en casi todos los ámbitos de esta sociedad hipócrita, dilo sin más, no lo adornes de modernez identitario-sexual, que a la postre te da de comer, porque el intento se queda no en patético, si no en lo siguiente.

El problema de estos días es que una vez pasa el momento, nadie vuelve a ello, como ni sólo importase el momento. Es la mejor demostración de la hipocresía social.
http://goo.gl/TRMScz

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el blog

Ni enciclopedia ni consultorio sexual al uso. He aquí un rincón erótico festivo dedicado a las relaciones y la atracción entre seres humanos, esa faceta que nos hace la vida más placentera, tierna, amorosa, plena… Un blog coral, con cinco autoras de todo origen y condición, que apuesta por el juego, la provocación, lo sensual y el sexo como acto libre, adulto, compartido, real o ficticio, siempre divertido... Eso sí, si tu mirada no es amplia y tolerante, mejor no te detengas aquí. Coordina Analía Iglesias. No sólo se admiten firmas invitadas, sino que son deseadas.

Sobre las autoras

Anne Cé. Nació en el sur austral (Argentina), en un tiempo beatle y en un país con altísima densidad de psicoanalistas y jugadores de fútbol. Periodista, quizá incluso a su pesar, narra lo que se le ponga delante. Y narra, y narra. Un día descubrió que el simple roce de una clavícula le erizaba la piel y entonces comprendió por qué le gusta tanto abrazar a un hombre.

Esther Porta. Segoviana, fue becaria en el mítico Tentaciones y allí hizo de todo hasta que sus conocimientos de sexo la convirtieron en Beatriz Sanz. Y gracias a ella, publicó artículos semanales de sexo, dos libros y fue reclutada como sexperta guionista del programa de Canal +: 'Sex Pópuli'. Cuando casi se le había olvidado (lo de escribir de sexo...) se mete a bloguera. Y aquí está, con tantas ganas de sexo (del uno y del otro) como siempre...

Venus O'Hara, de Reino Unido, con raíces irlandesas. Modelo fetish, actriz y escritora. Licenciada en Ciencias Políticas y Francés, reside en Barcelona, ha sido columnista sexual en varias revistas, tiene su propio blog de fetichismo y es creadora de 'No sabes con quien duermes', un confesionario para personas que llevan una doble vida. Publicó su primer libro junto a Erika Lust, 'Deséame como si me odiaras', en 2010.

Tatiana Escobar, de Venezuela (1976), ha escrito ensayos y poesía en español. Traductora y editora, en 2004 abrió en Madrid junto a sus socios la primera boutique erótica de España, La Juguetería Erotic Toys, para no tener que vivir de la literatura. Desde entonces vive del sexo. Y escribe, a veces, para sus amigos.

. Madrileña. Soñó con escribir y pronto descubrió una vía: el periodismo. Pero como tampoco valía narrar sobre cualquier cosa, eligió suerte y remató la faena con un posgrado en Sexología. Ha trabajado en suplementos de salud y medios especializados. Con la práctica ha acabado por darle un toque más sensual a sus letras. Y con ellas sueña en escribir, ahora, un libro.

Ilustracion
Venus O'Hara, Anne Cé y Silvia C. Carpallo, según 'Mi Petit Madrid'.

Nuevo libro

El orgasmo de mi vida. Si ya no sueñas con príncipes azules, locos por pedirte en matrimonio, ni esperas que aparezca un millonario atormentado pero diestro en amores, con una Visa en una mano y un látigo en la otra, este libro es para ti. Porque El orgasmo de mi vida habla de eso, de mujeres realistas, lúcidas, independientes y eróticamente vivas, capaces de combinar esa cotidianidad que todas conocemos, con sus pasiones más salvajes. Ellas son las protagonistas de los relatos, sin guionistas que les digan lo que tienen que hacer, pero sobre todo, son las compositoras, directoras e intérpretes de los orgasmos más armoniosos de sus vidas.

Lux eróticaLux erótica. "Escribir sobre sexo era la propuesta y me sentí estimulada. Después de tantos años como periodista cultural y con mucha vida hecha en torno a la información y a la actualidad, tenía ganas de ponerle carne a la crónica. Porque nuestra más genuina actualidad como personas pasa por el relato del erotismo. Porque de atracción y de relaciones hablamos todo el tiempo en este tiempo occidental con ciertas libertades individuales garantizadas y rebosante de espíritu lúdico pero también algo desafectado y con nuevos descompromisos adquiridos...". Anne Cé.

Inglés para pervertidosInglés para pervertidos."Se dice que la mejor manera de aprender un idioma es a través del sexo con un extranjero. Pero ¿qué haces si estás en la cama y no sabes qué decirle? Con Inglés para pervertidos puedes aprender todas las palabras y expresiones que siempre has deseado saber, desde lo más elemental al sexo más salvaje. El libro cuenta con ocho capítulos centrados en las partes del cuerpo, la cama, el LGBT, las compras sexis, el lado oscuro, el porno, el chat y la salud sexual. Cada capítulo contiene vocabulario, gramática y unos ejercicios muy originales que no encontrarás en ningún otro libro. Aprende todo lo que tu "English teacher" no se atrevería a enseñarte nunca. Y... si te cansas de estudiar, el libro incluye un montón de fotos mias para distraerte". Venus O'Hara.

TWITTER

Nuestros autores en Twitter

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal