Eros

Pros y contras de ser 'la otra'

Por: | 14 de marzo de 2014

Antonio Alcántara le ha sido infiel a su 'milano' y, desde entonces, España está conmocionada. Claro, todos entienden que Ariadna Gil era una gran tentación pero, sin desmerecer a Inmanol Arias, pocos se han planteado qué es lo que lleva a una mujer a enredarse con un hombre casado. 'Ser la otra' no es ni mucho menos algo que solo pase en la ficción, y es que ya se sabe "prohibir es despertar el deseo".

Antonio-infidelidad

Una escena de la serie española 'Cuéntame como pasó'

Quizás cuando lo conociste no sabías que tenía pareja. O ya te gustaba tanto que pensaste que te daba lo mismo. Incluso puede que eso nunca fuera un inconveniente para ti. Aunque lo ideal sería que pensasemos en aquello de "no hagas lo que no quieras que te hagan a ti", hay que admitir que vivimos en un mundo muy individualista, en el que solemos pensar más en nosotros mismos, que en cómo afectan nuestras decisiones a los demás.  Por eso, el "yo no estoy engañando a nadie, es él quien tiene pareja" es una afirmación que puede tener su lógica si no pensamos en que, a veces, nos estamos engañando a nosotras mismas.

Reconozcámoslo: ser la amante, inicialmente, puede tener sus ventajas. Todo es juego, sexo y seducción. Contigo pasa los ratos divertidos, y el hecho de que 'esté mal' lo hace excitante. El verse a escondidas tiene su morbo, para qué lo vamos a negar. Ser la otra puede, incluso, llegar a suponer una especie de reto personal. Saber que pese a tener una mujer en su vida, arriesga cosas por estar contigo, sin duda, sube la autoestima a cualquiera, y no es una cuestión tan baladí como parece.

Aunque, desde luego, lo que resulta llamativo es que es una relación 'fácil'. Nadie exige nada a nadie, no hay compromiso, ambos sabéis las reglas del juego, y simplemente os dedicáis a jugar al mismo. Lo dicho, al principio.

 

Si la cosa ha quedado en un par de encuentros, no suele dar para más, pero si la historia continúa es cuando la madeja se empieza a enredar. Sobre todo, porque empezamos a pensar. Puede que no busques nada más con esa persona, que creas que congeniáis sexualmente, pero que nunca tendrías nada serio (y, por eso, ese tipo de relación en el que la existencia de una pareja impide que la cosa vaya a más, te parezca perfecta). Eso, si no piensas en que hay alguien que sí está perdiendo con todo esto. Es cierto que es él quien la está engañando, pero en algún momento te pondrás en el lugar de ella. Y entonces todo cambiará.

Claro que internet tiene solución para todo, incluso para esto. Existen páginas que dan consejos sobre cómo sobrellevar mejor lo de 'ser la amante bandida', que pasan desde empezar a pensar en 'grises' y no en que todo es blanco o negro a consejos de autoayuda tales como ponerse delante del espejo y repetirte que no eres mala persona.

Frase-es-mas-facil-quedar-bien-como-amante-que-como-marido-porque-es-mas-facil-ser-oportuno-e-honore-de-balzac-135373

La otra opción es que pase una de esas cosas inevitables, que el roce haga el cariño... Que te canses de tener que irte a un lugar apartado para no encontrar conocidos, de disimular cuando te lo encuentras por casualidad, de contar mentiras a tus amistades por miedo a cómo reaccionen si les cuentas la verdad o de verle con ella de la mano en algún restaurante (que se parece más bien poco al hostal donde os soléis citar). Puede que, con el tiempo, aquello que empezó como algo fácil, acabe por ser más que complicado. Si en el momento en el que empezó todo, no te costó tanto decir "sí", ahora que ya estás con los dos pies dentro del charco, decir que "no" se hace mucho más difícil.

Entonces empiezan las dudas, las falsas promesas, las mentiras. Los "te prometo que en cuanto encuentre un buen momento la voy a dejar", el "dame un poco más de tiempo" y, por supuesto, el "sabes que tú eres la única para mí". Y sin darte cuenta, ya no la engaña solo a ella, sino que ahora también te engaña a ti. Porque al fin y al cabo, tú te llevabas los ratos divertidos, pero ella siempre fue su chica.

 

La tercera opción es que lo que surja sea mutuo. No vamos a presuponer que todos los hombres son de una manera ni que todas las historias tienen los mismos finales. A veces los motivos que nos llevan a una relación así pueden ser mucho más complejos que una simple mentira, o la necesidad de sexo sin compromiso. El deseo, el miedo a perder un estatus de vida, un amor que no sabes si realmente te conviene, etcétera. Él seguramente tiene el mismo torbellino mental que tú.

Puede que lo que haya surgido entre vosotros sea realmente especial, que si al principio empezasteis sin arriesgar demasiado, al final os decidáis a dar el todo por el todo. La pregunta entonces será: ¿podrás confiar realmente en él? Después de haber sido partícipe de su engaño, y de haberle visto mentir tan bien, de conocer esa parte de él, ¿puedes lanzarte a algo más partiendo de cero? Quizás entonces te pares a pensar que si lo vuestro no hubiera empezado así, si lo hubierais hecho bien desde el principio, no solo no hubiera salido herida su novia o su mujer sino que no hubierais salido heridos de muerte vosotros, y vuestro posible futuro.

Entonces volverás a ese momento. Al día en que os acostasteis por primera vez, en el que os besasteis, o quizás, al día en que os conocisteis, y pensarás en que ojalá pudieras volver atrás. Pero no todo es en balde, porque de todo de aprende. 

Hay 78 Comentarios

Si encontráis a alguien que durante un tiempo os aporta algo en la vida, disfrutarlo. Si eres quién se salta el pacto de fidelidad de corazón, cabeza y/o sexo con tu pareja, piensa en que está pasando y resuelve, si eres el/la amante saborea esa pasión impagable y no te enamores.
Sed felices

Si una persona engaña una vez, porque no va ha engapar otra vez, creo que el que engaña no es de fiar, por lo que yo no empezaría una relación sería con esa persona.ç
http://www.i-love-sexy.com

Yo hace algún tiempo tuve un lío con una amiga, alguna que otra vez, y los dos engañamos a nuestros respectivos... La realidad es que generó alguna tensión, y quizás aún la genera, aunque a fecha de hoy seamos libres los dos, pero tenemos una bonita amistad igualmente. No necesariamente tiene que acabar mal. A mí personalmente me sirvió (con efecto retardado) para darme cuenta de que no estaba enamorado de mi pareja y que en el fondo, sentía recibir más cariño y comprensión de "la otra", a pesar de que ni ella ni yo fuésemos en aquel momento "opciones reales".

Para poder perdonar una infidelidad hay que hacerlo desde el corazón,pero esto es posible?, el corazón piensa?,lo que piensa es el cerebro no?,Cómo le engañamos entonces?
Siguenos Facebook : https://www.facebook.com/pages/Laboutiquedeldeseo/213284562147406
Twitter: @laboutiquedeseo


Publicado por: María | 14/03/2014 18:44:45 Qué palabras tan equilibradas, tan aquilatas, tan certeras, tan verdaderas...María me gustaría conocerte. Seguro que eres una mujer muy muy interesante.

La otra, el otro, en fin... los tres en la cama mejor que dos
http://www.lolatoys.com/es/we-vibe-4.html

seas la un@ o el/la otr@ o tu sol@aqui podras encontrar muchos articulos para desarroyar tus fantasias eroticas a unos precios muy jugosos www.laovejanegrasexshop.com

A ver qué os parece esta "otra" voz.
http://www.youtube.com/watch?v=G-JZJvcT2Q0

Resulta evidente que no sabes de lo que escribes y que hablas de oidas. verdad?

A ver, hay una posición de desventaja en esto de ser "la otra". El susodicho tiene una pareja "principal" con la que tiene un compromiso y unas experiencias compartidas y tal vez un matrimonio. "La otra" es un entretenimiento. Si esto está claro y se acepta por ambas partes, hasta aqui todo correcto. Pero como ser "la otra"se trata de un papel secundario, a nadie nos gusta y es humillante. Una pareja, un matrimonio es un compromiso. Lo otro no. En el engaño (y de eso se trata de engaño, no ser leal a un compromiso), hay toda una dinamica. A quien le gusta que la escondan, que la ignoren, que la llamen cuando al otro le conviene...? No es cuestión de mente abierta o cerrada, es aceptar una situación de engaño hacia una persona y desventaja para esta tercera persona que entra en juego

Hola

Lo de siempre,nunca tenemos la culpa siempre son los demás.somos mentiroson y poco agradecidos nos puede más la lujuria y la envidia que la honestidad y la bondad.como sucede en la religión cristiana.para que vamos hacer el bien si el domingo nos arrepentimos y nos perdonamos nuestros pecados.religión absurda para moralidad absurda.así somos

El picoteo es perfectamente legítimo, pero la búsqueda perpetua del hedonismo no es precisamente síntoma de madurez, sino de todo lo contrario, seguramente como consecuencia de una mala educación basada en la contradicción moral entre el consentimiento o malcrianza, y al mismo tiempo en dar prioridad a las apariencias, esencial entre l@s que provienen de ambientes burgueses, que sería la parte represora. La causística es muy amplia, cada cual tendrá sus propias experiencias que no se pueden hacer extensivas a todas las demás, pero el azar en estas cuestiones es muy importante, a la larga sale más rentable decir que no a según qué sujet@s, esa es la verdadera madurez. La cuestión es saber, o querer, distinguir y decir no al@ camale@n, especialmente cuando los atributos físicos son contundentes, que al final es lo que cuenta y la causa principal de dejarse llevar por el arrebato.

Me molesta que ya directamente se hable de la otra. Porque lo he sido, pero también he estado en el otro lado. Y nunca he dejado de ser yo, con sus alegrías y daños, ni de aceptar nueva gente y experiencias en mi vida, tanto profesionales como humanas. No soy nadie para cortar las alas a los demás, ni tampoco para embaucar al que no este preparado. Pero si soy quien para volar yo misma. No se trata de otras u otros, se trata de la vida. Cuando entramos en traumas, venganzas... inmadurez, es hablar de otra cosa. No todo el mundo esta preparado para hacer feliz ni para ser feliz, de evolucionar como ser humano. Pero este es el camino. El modelo establecido no encaja con el natural. Y esto es lo frustrante, como resultado, personas incoherentes consigo mismas. Seamos valientes.

A ver...

ees que una cosa es la supervivencia de la especie, y otra el gozo y el placer.
Es cierto que a veces se confunden, y las confundimos. Y es que la primera (la supervivencia) es mucho más astuta que lo segundo (el placer), y casi siempre se esconde enmascarada con los ropajes del segundo para, en un momento de descuido o debilidad, soltarnos un churumbel en nuestras atribuladas vidas.

Por eso, que nadie se lleva a engaño: ser amante es necesario, y muy recomendable Si no fuese por los amantes, estaríamos constantemente malhumorados... y ese malhumor lo pagaría el prójimo... o la prójima.

En definitiva, "el/la amante es sagrad@" y "amante libre y gratuito, ya"

Yo como amante innumerable de diferente hombres me considero haberme movido impulsivamente por un desliz que me ha llevado al placer en el cual he concluido que hay personas que no pueden adaptarse a la tradición y enamorarse de alguien único, ya que nadie es perfecto y encontramos en otros aspectos que nos gustaría encontrar en un solo individuo.

Fui más veces la otra de lo que debería, dejarse llevar y sentir placer es el círculo vicioso de juego y amor carnal que lleva a una infidelidad por parte del comprometido, pero el secreto de no salir mal parada en cuanto a la propia acción moral está en usar más el cerebro que el corazón, aparca sentimientos porque es solo sexo algo muy saludable, esto puede resultar muy epicureo, el otro elemento fundamental es la discreción y el secreto. Os digo tambien que nunca os cerreís al amor y al sexo con otra persona ya que siendo la otra eres una mera distracción.

Por desgracia, y digo bien por desgracia, no se lo que significa ser la otra.

Pero fantasear con ser la otra, desearlo y querer serlo con todas las consecuencias, es algo que altera mis sentidos y provoca, sin lugar a dudas, ganas de caer en ese "juego" simple y a la vez complejo del deseo.

Un relato erótico mío para disfrutar del fin de semana: http://sonrrise.blogspot.com.es/2014/02/conocerse-relato.html

Nadie está a salvo, pero hay que estar vigilantes. En mi caso, lo bueno es que no duró mucho, el suficiente hasta tener la certeza de que el el/la otr@ tenía por costumbre ser el/la otr@ de cuando en cuando con gente distinta, y de manera más o menos habitual. Problemas psicológicos, tal vez, pero lo más absurdo es que posiblemente ese comportamiento se debía a un ansia de despecho o venganza por una estúpida experiencia de infidelidad adolescente. Hay que saber muy bien junto a quién se camina. Por otra parte, creo que la repulsa que nos provocan estos comportamientos no tienen nada que ver con la propiedad, más bien con la palabra dada, que es lo mismo que decir con el compromiso con uno mismo y con los demás (no vivimos en una burbuja, y necesitamos un mínimo de reglas morales para convivir y vernos venir los unos a los otros, nada más). Saludos.

Los desastres de la monogamia. La verdad, todos esos dramas que describís los tenéis por seguir creyendo en ese pacto tácito en que los miembros de la pareja son propiedad el uno del otro. Algo que siempre ha beneficiado a los hombres en perjuicio de las mujeres. Pero no, cada uno somos personas autónomas, y nos enamoramos muchas veces en la vida. Sin embargo nos empeñamos en que uno de esos amores sea el único y verdadero, y los demás falsos. De ahí todas esos rollos de traiciones, infidelidades, monogamias sucesivas, romper, cortar, ser "la otra" o "el otro", la amante o el amante, y toda esa mierda. Pero nada de eso existe salvo en nuestras cabezas, tenemos amores, hay quien puede tener varios a la vez, otros les es mas cómodo tenerlos en sucesión, y otros prefieren tener sexo con solo un amor a la vez y llamar a los otros "buenas amistades". Todo lo que decís suena casposo, la verdad. Llamar "infidelidad" o "traición" a enamorarse una vez mas es pensar de forma destructiva, cada nuevo amor es un suma y sigue. En mi opinión nadie debería casarse ni formar parejas, ni construir nada sobre la monogamia estricta, porque es un relación frágil y destructiva.

Los desastres de la monogamia. La verdad, todos esos dramas que describís los tenéis por seguir creyendo en ese pacto tácito en que los miembros de la pareja son propiedad el uno del otro. Algo que siempre ha beneficiado a los hombres en perjuicio de las mujeres. Pero no, cada uno somos personas autónomas, y nos enamoramos muchas veces en la vida. Sin embargo nos empeñamos en que uno de esos amores sea el único y verdadero, y los demás falsos. De ahí todas esos rollos de traiciones, infidelidades, monogamias sucesivas, romper, cortar, ser "la otra" o "el otro", la amante o el amante, y toda esa mierda. Pero nada de eso existe salvo en nuestras cabezas, tenemos amores, hay quien puede tener varios a la vez, otros les es mas cómodo tenerlos en sucesión, y otros prefieren tener sexo con solo un amor a la vez y llamar a los otros "buenas amistades". Todo lo que decís suena casposo, la verdad. Llamar "infidelidad" o "traición" a enamorarse una vez mas es pensar de forma destructiva, cada nuevo amor es un suma y sigue. En mi opinión nadie debería casarse ni formar parejas, ni construir nada sobre la monogamia estricta, porque es un relación frágil y destructiva.

Siempre colocan a la mujer como la amante, y porque no el hombre siempre el machismo marcado en todo nivel, cuando les toca a ustedes soportar el "desliz" no lo superan nunca y la sociedad nos entrena nos mete en la cabeza que una aventura es una aventura, si es así porque las mujeres no podemos aventurar de vez en cuando y estamos tranquilos sin reclamos posteriores de por vida

Estoy absolutamente de acuerdo con Anne. Es muy fácil, para otros, hablar de situaciones no vividas, o mejor dicho no "sufridas". He sido dejada - no hace mucho - siendo yo la "legítima" y creo que aquí sí que tiene que ver la moral y mucho. La moral (no en un sentido religioso, claro) o la ética (atea, para mí). Claro que todos podemos llegar a enamorarnos de otra persona, después de 10 ó 20 ó 30 años de matrimonio o de vida en pareja. Lo que no se vale es irse ocultándolo y poniendo excusas, sobre todo excusas que dañan al dejado o a la dejada. Y sí, porque la vida en pareja es una complejidad que sólo la misma pareja puede conocer a fondo es que.estoy de acuerdo contigo, Anne: en el fondo no todo es sexo,... al menos no siempre, supongo y cada caso es diferente... pero de alguna forma "universal" al mismo tiempo. Lo que no se puede es generalizar. Saludos a todos.

jajajaj..."entonces te pones a pensar" jajajajaj...eso dice mucho en favor de las mujeres..no creen? o sea...que segun ustedes, hasta los 10 polvos no se piensa, se usa la vagina.

Me resulta simple y de guionista tópico la historia del artículo. Mucha gente no rompe el matrimonio y sigue años con su amante ( que puede ser soltero o divorciado ) por mil razones pues el fin de tirar lo anterior y apostar con todo por lo nuevo puede ser desastroso ( como juntar dos familias, niños de diferentes familias en una nueva apuesta )

En mi caso fui el otro. Lo recuerdo con agrado pero no volveria a hacerlo. Cuanto menos me lo repensaria mucho y contaria hasta 10, luego hasta 100 t me daria media vuelta. Al final nada de eso puede salir bien. Estabamos enamorados y conectamos mucho. Nos conociamos bien, de muchos años, y conectabamos, nos atraiamos fisicamente, y teniamos gustos similares... conectamos y fue muy pasional y romantico... pero en la entrada del blog hablas con bastante acierto del atolladero final en el que acabas. El mejor de los casos, es pasar una noche de desenfreno y no te vuelvas a ver jamas. En mi caso vivi la version romantica, pero en el fondo yo siempre pense que si un dia acababamos juntos, jamas tendria la confianza total de que no me haria a mi lo mismo, cuando pasara algun tiempo, y ella por su parte tambien lo pensaba de mi. Me quedar con un recuerdo positivo, sobre todo ahora que ha pasado algun tiempo y forma parte de la historia.

He sido el otro en un par de relaciones en el pasado cuando aún era soltero y joven (no coincidentes). Ambas con hijos, una casada, la otra no, con ambos matrimonios por llamarlos así, rotos. Ambas me importaron y me negué a seguir. La entonces casada rompió su matrimonio tiempo después de nuestra aventura y es una de mis mejores amigas después de un lustro de relación entre nosotros. La soltera con hijos me persiguió durante meses pero se negó a dejar al padre de su hija. Y me rompió el corazón. Tiempo después y tras mi boda se separó de su 'marido' e intentó finiquitar mi matrimonio. Quién entiende a las mujeres? Tampoco vosotras sois perfectas. Estoy casado desde hace casi un lustro y cuando alguna jovencita despistada se equivoca y se me acerca demasiado suelo dejar caer que los hombres casados no somos buena terapia, porque siempre volveremos a casa. Pese a todo, no sé, el amor por lo prohibido debe ser el mayor afrodisiaco..... Creo que como en la vida hay que ser honesto en el amor...al menos hay que intentarlo....habrá veces que haya que dejar de decir cosas pero la intención es la que cuenta.

Para Mecs. A los 18 años crees en el amor para toda la vida, en el trabajo para toda la vida, en que siempre serás joven, en que tus amigos estarán siempre contigo y que siempre te gustará el mismo grupo y estilo musical. Pero el tiempo pasa, vas entendiendo lo que es la vida y tus valores van cambiando, aunque te los hayan metido con calzador.

Claro, las tías nunca ponen los cuernos a sus maridos-novios y tal...

Hola, yo querría preguntar si una infidelidad "digital" es una infidelidad.... yo estuve enganchado durante meses con una mujer a través del whastapp. Teníamos sexo "digital" y muchas noches hacíamos el "amor" varias veces. Yo la veía de vez en cuando, pero tuve que dejarlo porque mi mujer empezó a sospechar y la tensión era cada vez mayor. ¿piensan que esto es una infidelidad?

O 'el otro'. También nosotros podríamos contar.

No volveré a meter en una historia así porque en mi caso me enamoré (y creerme que en la mayoria de los casos, pasa), y cuando te enamoras puedes con todo (hijos, diferencia de edad etc.). Pero él nunca dio el paso a pesar de que su matrimonio estaba muerto. Nunca dio el paso y ahora yo me pongo en la posición de la Santa y pienso que pena.,porque ella es la que lleva el peso de la familia, de sus hijos, es la que le falta el tiempo etc.
No perdais el tiempo y estar con alguien que lo de todo por vosotras, y esto va para las santas y para las otras.

Un hombre estaría encantado de ser el otro , follar de vez en cuando y que luego le deje en paz .

Bonita moralina,que podría firmar perfectamente Monseñor Rouco. Y,sí,por supuesto que "la otra" engaña a "la una" exactamente igual que el marido y que tanto derecho tiene el marido en desconfiar si "la otra" no podría engañarle a él en cualquier momento como al revés. Por favor,de Telva.

Los que tanto abogan que el ser humano no está hecho para la monogamia que no sean hipócritas y antes de empezar a salir con alguien lo dejen claro desde el principio...a ver que tal les va.

@Porteño y danzarín, el sexo y la fidelidad están sobrevalorados. Yo nunca he puesto cuernos pero porque es muy raro que me guste alguien, y la verdad, me importa UN COMINO que me los pongan.

Mi jefe es casado, tiene un hijo pequeño, y se come hasta una mano con gusanos (mujerieguísimo). No sé cómo hace para vivir con la esposa, creo que porque gana más que él (es la única razón que encuentro, porque ella es INSOPORTABLE). Mi jefe acaba de embarazar a la secretaria de una de las amantes, el chisme no ha estallado. Es cierta la historia. Vamos a ver cómo termina todo. Él es un trepa, un vividor, pero le encanta a las mujeres.

Tuvimos una infidelidad hace 36 años. Yo la descubri a ella. Me dijo que fueron 3 o 4 encuentros. Yo tenía las mías tambien. Pero nunca la perdoné ni me olvidé. A veces debo esforzarme por no volver a recordarlo. Teníamos 2 niños pequeños. No me gustó nada. Fuimos a terapia. Algo bajó la tensión; pero han pasado 36 años y sigo recordándolo. Intento pasar de puntillas cuando el recuerdo vuelve. Nunca lo olvidaré. Debo haber tenido parte de culpa sin duda en "este desliz". Ella se justificó de manera muy poco convincente. Pasó factura. Aún seguimos juntos, y el tema no se habló nunca más pero revolotea y sigue revoloteando, al menos en mi cabeza.

La monogamia es un invento social. Ser el/la otr@ es una decisión, y a soportar las consecuencias. Mientras nadie se enamore, todos a salvo. Si va uno a pecar, la discreción es valiosa.

Os he ido leyendo, y todo no es tan fácil , ni superficial. A veces aparece esa persona, que llega a destiempo, porque ya no vamos solos en la vida y piensas en cuantas piezas del puzzle se deben mover para que todo encaje otra vez. Y alargas esos ratos de compartir vida, porque sabes que los enamoramientos son difíciles de sentir y encontrar. Al final por causa ajenas a nuestra voluntad, la razón se impondrá a la emoción, porque esto del amor, seamos realistas, la gente no lo entiende.

Hola a todos. Para Néstor y otros lectores, que me habéis preguntado por qué es "la otra" y no el "otro", el motivo no es ningún machismo oculto, ¡claro que se dan los dos casos! La razón es simplemente que, a veces, para escribir es más fácil basarse en las experiencias cercanas, personales o de conocidos, y en este caso particular, me era mucho más fácil hablar desde un punto de vista femenino. Quizás sea una buena propuesta que alguno de nuestros autores invitados dedique un tema a qué ocurre cuando se es "el otro" y comparásemos perspectivas, podría ser muy enriquecedor. Muchas gracias por todos vuestros comentarios, creo que a veces hay temas que no nos gusta tocar, pero que están ahí, y es bueno debatirlos, aprender de las opiniones y sobre todo de otras experiencias. Esta es simplemente la mía. Muchos besos. @SilviaCCarpallo

qué graciosas las peleas entre amantes y la competitividad con la pareja oficial. son problemas como de otra época.
hoy existe la AGAMIA, y las relaciones han dejado de ser una guerra.
aunque en este encuentro entre monógamos, ágam@s y poliamorosas se formó una ¡y buena!
http://www.contraelamor.com/2014/03/trialogo-agamia-monogamia-y-poliamor.html?zx=723eae943704086e

De ironía nada. Vuelve a leer el artículo y verás." Pros y contras de ser la otra". Y yo digo: ¿por qué tiene que ser la otra? ¿No puede caber la posibilidad de que sea el otro? El artículo esta escrito por una mujer en plan cómplice para otra mujer, como contándote lo que te puede pasar si esto o aquello. ¿No puede ser que sea un hombre el amante y la mujer la "señora casada, con hijos, una casa, familia completa, etc,etc? Y agrego que escrito de esta forma tiene el morbo que tiene porque vivimos en una sociedad machista, le guste a la señora de cuenca o no le guste. Es asi. ¿Hay alguien que pueda refutar este concepto?

Para Nestor : ¿Estás ironizando o es que ahora eso de "machistas" vale para todo?

Gracias señora de Cuenca por lo de idiota de turno. Si yo me pusiera en su nivel ¿qué podría decir de Ud? Que es un putón verbenero? No verdad? Usted es una señora respetable que cuando puede se echa un kiki de aqui te espero y punto. Que le aproveche, pero oiga no insulte que para esto hay opiniones para todos los gustos.

Yo tengo un amigo que dice que tampoco se hay que tensar tanto. Siempre afirma que si su mujer le pusiera los cuernos él no se enfadaría. Pero que le metería una goleada de escándalo. 5 a 1 o por el estilo. Una vez abierta la veda.........

Para Néstor: pues es de una manera o de la otra, pero siempre, sea como sea, aparecerá el idiota de turno que se queja por machismo o feminismo.

Pues es simple, hay que tenerlo claro. Un buen polvazo de esos de aquí te espero y a otra cosa. Como mucho una cena antes, o despues, una cena que sea después y antes del segundo, pero nada más. Y entre adultos, no con bebés que se encarián y no saben lo que quieren.

Vaya, curioso el machismo asqueroso... ¿por qué tiene que ser ella la amante y él el casado? ¿NO puede ser al revés? Siempre el morbo de la señorita o querida con el señor de familia. Machistas.

A veces surge el amor y uno no lo controla...

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el blog

Ni enciclopedia ni consultorio sexual al uso. He aquí un rincón erótico festivo dedicado a las relaciones y la atracción entre seres humanos, esa faceta que nos hace la vida más placentera, tierna, amorosa, plena… Un blog coral, con cinco autoras de todo origen y condición, que apuesta por el juego, la provocación, lo sensual y el sexo como acto libre, adulto, compartido, real o ficticio, siempre divertido... Eso sí, si tu mirada no es amplia y tolerante, mejor no te detengas aquí. Coordina Analía Iglesias. No sólo se admiten firmas invitadas, sino que son deseadas.

Sobre las autoras

Anne Cé. Nació en el sur austral (Argentina), en un tiempo beatle y en un país con altísima densidad de psicoanalistas y jugadores de fútbol. Periodista, quizá incluso a su pesar, narra lo que se le ponga delante. Y narra, y narra. Un día descubrió que el simple roce de una clavícula le erizaba la piel y entonces comprendió por qué le gusta tanto abrazar a un hombre.

Esther Porta. Segoviana, fue becaria en el mítico Tentaciones y allí hizo de todo hasta que sus conocimientos de sexo la convirtieron en Beatriz Sanz. Y gracias a ella, publicó artículos semanales de sexo, dos libros y fue reclutada como sexperta guionista del programa de Canal +: 'Sex Pópuli'. Cuando casi se le había olvidado (lo de escribir de sexo...) se mete a bloguera. Y aquí está, con tantas ganas de sexo (del uno y del otro) como siempre...

Venus O'Hara, de Reino Unido, con raíces irlandesas. Modelo fetish, actriz y escritora. Licenciada en Ciencias Políticas y Francés, reside en Barcelona, ha sido columnista sexual en varias revistas, tiene su propio blog de fetichismo y es creadora de 'No sabes con quien duermes', un confesionario para personas que llevan una doble vida. Publicó su primer libro junto a Erika Lust, 'Deséame como si me odiaras', en 2010.

Tatiana Escobar, de Venezuela (1976), ha escrito ensayos y poesía en español. Traductora y editora, en 2004 abrió en Madrid junto a sus socios la primera boutique erótica de España, La Juguetería Erotic Toys, para no tener que vivir de la literatura. Desde entonces vive del sexo. Y escribe, a veces, para sus amigos.

. Madrileña. Soñó con escribir y pronto descubrió una vía: el periodismo. Pero como tampoco valía narrar sobre cualquier cosa, eligió suerte y remató la faena con un posgrado en Sexología. Ha trabajado en suplementos de salud y medios especializados. Con la práctica ha acabado por darle un toque más sensual a sus letras. Y con ellas sueña en escribir, ahora, un libro.

Ilustracion
Venus O'Hara, Anne Cé y Silvia C. Carpallo, según 'Mi Petit Madrid'.

Nuevo libro

El orgasmo de mi vida. Si ya no sueñas con príncipes azules, locos por pedirte en matrimonio, ni esperas que aparezca un millonario atormentado pero diestro en amores, con una Visa en una mano y un látigo en la otra, este libro es para ti. Porque El orgasmo de mi vida habla de eso, de mujeres realistas, lúcidas, independientes y eróticamente vivas, capaces de combinar esa cotidianidad que todas conocemos, con sus pasiones más salvajes. Ellas son las protagonistas de los relatos, sin guionistas que les digan lo que tienen que hacer, pero sobre todo, son las compositoras, directoras e intérpretes de los orgasmos más armoniosos de sus vidas.

Lux eróticaLux erótica. "Escribir sobre sexo era la propuesta y me sentí estimulada. Después de tantos años como periodista cultural y con mucha vida hecha en torno a la información y a la actualidad, tenía ganas de ponerle carne a la crónica. Porque nuestra más genuina actualidad como personas pasa por el relato del erotismo. Porque de atracción y de relaciones hablamos todo el tiempo en este tiempo occidental con ciertas libertades individuales garantizadas y rebosante de espíritu lúdico pero también algo desafectado y con nuevos descompromisos adquiridos...". Anne Cé.

Inglés para pervertidosInglés para pervertidos."Se dice que la mejor manera de aprender un idioma es a través del sexo con un extranjero. Pero ¿qué haces si estás en la cama y no sabes qué decirle? Con Inglés para pervertidos puedes aprender todas las palabras y expresiones que siempre has deseado saber, desde lo más elemental al sexo más salvaje. El libro cuenta con ocho capítulos centrados en las partes del cuerpo, la cama, el LGBT, las compras sexis, el lado oscuro, el porno, el chat y la salud sexual. Cada capítulo contiene vocabulario, gramática y unos ejercicios muy originales que no encontrarás en ningún otro libro. Aprende todo lo que tu "English teacher" no se atrevería a enseñarte nunca. Y... si te cansas de estudiar, el libro incluye un montón de fotos mias para distraerte". Venus O'Hara.

TWITTER

Nuestros autores en Twitter

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal