Eros

Pros y contras de ser 'la otra'

Por: | 14 de marzo de 2014

Antonio Alcántara le ha sido infiel a su 'milano' y, desde entonces, España está conmocionada. Claro, todos entienden que Ariadna Gil era una gran tentación pero, sin desmerecer a Inmanol Arias, pocos se han planteado qué es lo que lleva a una mujer a enredarse con un hombre casado. 'Ser la otra' no es ni mucho menos algo que solo pase en la ficción, y es que ya se sabe "prohibir es despertar el deseo".

Antonio-infidelidad

Una escena de la serie española 'Cuéntame como pasó'

Quizás cuando lo conociste no sabías que tenía pareja. O ya te gustaba tanto que pensaste que te daba lo mismo. Incluso puede que eso nunca fuera un inconveniente para ti. Aunque lo ideal sería que pensasemos en aquello de "no hagas lo que no quieras que te hagan a ti", hay que admitir que vivimos en un mundo muy individualista, en el que solemos pensar más en nosotros mismos, que en cómo afectan nuestras decisiones a los demás.  Por eso, el "yo no estoy engañando a nadie, es él quien tiene pareja" es una afirmación que puede tener su lógica si no pensamos en que, a veces, nos estamos engañando a nosotras mismas.

Reconozcámoslo: ser la amante, inicialmente, puede tener sus ventajas. Todo es juego, sexo y seducción. Contigo pasa los ratos divertidos, y el hecho de que 'esté mal' lo hace excitante. El verse a escondidas tiene su morbo, para qué lo vamos a negar. Ser la otra puede, incluso, llegar a suponer una especie de reto personal. Saber que pese a tener una mujer en su vida, arriesga cosas por estar contigo, sin duda, sube la autoestima a cualquiera, y no es una cuestión tan baladí como parece.

Aunque, desde luego, lo que resulta llamativo es que es una relación 'fácil'. Nadie exige nada a nadie, no hay compromiso, ambos sabéis las reglas del juego, y simplemente os dedicáis a jugar al mismo. Lo dicho, al principio.

 

Si la cosa ha quedado en un par de encuentros, no suele dar para más, pero si la historia continúa es cuando la madeja se empieza a enredar. Sobre todo, porque empezamos a pensar. Puede que no busques nada más con esa persona, que creas que congeniáis sexualmente, pero que nunca tendrías nada serio (y, por eso, ese tipo de relación en el que la existencia de una pareja impide que la cosa vaya a más, te parezca perfecta). Eso, si no piensas en que hay alguien que sí está perdiendo con todo esto. Es cierto que es él quien la está engañando, pero en algún momento te pondrás en el lugar de ella. Y entonces todo cambiará.

Claro que internet tiene solución para todo, incluso para esto. Existen páginas que dan consejos sobre cómo sobrellevar mejor lo de 'ser la amante bandida', que pasan desde empezar a pensar en 'grises' y no en que todo es blanco o negro a consejos de autoayuda tales como ponerse delante del espejo y repetirte que no eres mala persona.

Frase-es-mas-facil-quedar-bien-como-amante-que-como-marido-porque-es-mas-facil-ser-oportuno-e-honore-de-balzac-135373

La otra opción es que pase una de esas cosas inevitables, que el roce haga el cariño... Que te canses de tener que irte a un lugar apartado para no encontrar conocidos, de disimular cuando te lo encuentras por casualidad, de contar mentiras a tus amistades por miedo a cómo reaccionen si les cuentas la verdad o de verle con ella de la mano en algún restaurante (que se parece más bien poco al hostal donde os soléis citar). Puede que, con el tiempo, aquello que empezó como algo fácil, acabe por ser más que complicado. Si en el momento en el que empezó todo, no te costó tanto decir "sí", ahora que ya estás con los dos pies dentro del charco, decir que "no" se hace mucho más difícil.

Entonces empiezan las dudas, las falsas promesas, las mentiras. Los "te prometo que en cuanto encuentre un buen momento la voy a dejar", el "dame un poco más de tiempo" y, por supuesto, el "sabes que tú eres la única para mí". Y sin darte cuenta, ya no la engaña solo a ella, sino que ahora también te engaña a ti. Porque al fin y al cabo, tú te llevabas los ratos divertidos, pero ella siempre fue su chica.

 

La tercera opción es que lo que surja sea mutuo. No vamos a presuponer que todos los hombres son de una manera ni que todas las historias tienen los mismos finales. A veces los motivos que nos llevan a una relación así pueden ser mucho más complejos que una simple mentira, o la necesidad de sexo sin compromiso. El deseo, el miedo a perder un estatus de vida, un amor que no sabes si realmente te conviene, etcétera. Él seguramente tiene el mismo torbellino mental que tú.

Puede que lo que haya surgido entre vosotros sea realmente especial, que si al principio empezasteis sin arriesgar demasiado, al final os decidáis a dar el todo por el todo. La pregunta entonces será: ¿podrás confiar realmente en él? Después de haber sido partícipe de su engaño, y de haberle visto mentir tan bien, de conocer esa parte de él, ¿puedes lanzarte a algo más partiendo de cero? Quizás entonces te pares a pensar que si lo vuestro no hubiera empezado así, si lo hubierais hecho bien desde el principio, no solo no hubiera salido herida su novia o su mujer sino que no hubierais salido heridos de muerte vosotros, y vuestro posible futuro.

Entonces volverás a ese momento. Al día en que os acostasteis por primera vez, en el que os besasteis, o quizás, al día en que os conocisteis, y pensarás en que ojalá pudieras volver atrás. Pero no todo es en balde, porque de todo de aprende. 

Hay 78 Comentarios

Una vez más vuelve el eterno tema ¿Por qué se produce la infidelidad? Porque, queridos y queridas, comer todos los días caviar y jamón de bellota cinco jotas también acaba cansando. Muchas veces se busca más la novedad, sentir un cuerpo diferente, la curiosidad. La especie humana no es monógama, como dice Mario, nos han vendido esa idea porque cuadra bien con el sistema económico y las religiones han venido a refrendar. Pero eso una gran mentira y esto provoca mucho dolor, mucho enfado y mucha rabia cuando vemos que lo que nuestras creencias más arraigadas se derrumban y no tenemos otras que las sustituyan, por lo que tendemos a personalizar en el malo o la mala y no es así, es nuestra naturaleza. Cuando aceptemos que somos promiscuos por naturaleza seremos más felices. Es como la muerte, creemos que nunca nos alcanzará, pero cuando adquirimos la certeza de que está ahi, al acecho aunque tengamos 30 años, empezamos a preocuparnos por las cosas verdaderamente importantes y nos dejamos de tonterías y de perder el tiempo en cosas absolutamente absurdas.

Si en una relación entra un tercero, es porque se le hizo un lugar...

El problema es que muchos borreguitos se han creido esa gran farsa que nos han vendido religiones y gobiernos de la monogamia sexual .

Perdonar una infidelidad, es dar permiso para volverlo a hacer, es aceptar el papel de débil en la relación para los restos y apostar por vivir siempre entre sospechas. Las infidelidades no se perdonan, se cobran.

Siempre que hay un engaño, hay un perjudicado y siempre que hay un perjudicado, hay un daño y una víctima, y por lo tanto alguien que lo sufre. Lo demás, es decir, la manera de ocultarlo o frivolizarlo, es una mera cuestión de la calidad y catadura moral de cada uno. Además estas historias siempre se acaban notando y sabiendo, y jugar al "ojos que no ven..." es hacer utopía de la falacia.

Mi amante preferido es este, y le soy muy fiel ;) http://goo.gl/UrjkF8

Soledad. Eso es todo lo que te espera si has decidido ser la otra o el otro por cualquier motivo que no sea el puramente económico. No compensa.

Tocaya, la felicito. No sabe cuanto sentido me hizo su relato. La pura y cruel verdad.

Seas o no la otra o busques a la otra... la cuestión es que cuando lo haces es por algo, quizás tan básico como falta de comunicación, o tan importante como falta de amor... y si sois 3, ya sabes que lo bueno es compartir :D
www.elrincondelena.com

Pues nosotros somos tres directamente, y así no existen los celos ni las infidelidades. No me apetece que me cuente si hay alguna más porque no forman parte de mi vida. Pero si quisiera añadirla al trío, entonces sí que me gustaría que me lo contara.

Mientras no haya sentimientos, solo sexo y placer, no hay problemas en ser "la otra", el problema es cuando el amor aparece, entonces todo se complica.
Por mi parte, cuando he estado con hombres casados, sólo lo he hecho para pasármelo bien.

No nos engañemos. La persona casada, comprometida con un proyecto familiar, con hijos, bla bla bla, si busca en otra cama placer, ÉSA SÍ ES BASURA. Viva la hipocresía!! Una familia 'perfecta', un 'marido' o 'mujer' a los que no soportas, pero por ser un o una cobarde y no querer enfrentarte a la realidad, buscas a escondidas lo que no encuentras en tu casa. Y si encima, mientes y engañas a 'la otra', ya eres doblemente BASURA.

Engañar... en caso de engañar, yo creo que el limite para el engaño son dos veces. Más de eso es peligroso y no lo deberíamos transpasar. Además, la cabeza no haría más que dar vueltas y vueltas, asi que eso, si se se hace, lo corto y breve dos veces bueno!!!
Y para la cita con el amante yo os recomiendo una cosa que te va a gustar...
http://sorprendeatupareja.es/store/index.php?id_product=3970&controller=product&id_lang=1


Yo siempre he sido la amante y lo sigo siendo: http://xurl.es/q63hc

Cada uno tiene su opinión, pero yo creo que en estos casos, quien incumple el compromiso es más responsable (dejémonos de culpas, por favor) de la posible debacle de su relación de pareja. También pienso que si el amante sabe que su amado está casado, es una persona ligera de cascos, al ser consciente de que puede estar dañando al otro cónyuge. Pero dos no follan si uno no quiere, y el freno lo tendría que poner el que está comprometido. Por cierto, parece que olvidemos la posibilidad de que ambos sean “los otros” es decir, dos personas casadas que se enrollan extramaritalmente... la otra o el otro no es siempre una persona joven y soltera!

Cualquiera que se mete en una relación así, sabe lo que quiere y lo que más le gusta, por lo que disfruta de las limitaciones.
http://goo,gl/6D1q7H

Hombre, una cosa es un revolcón casual, que hasta puede ser beneficioso para los 3, y otra cosa es establecerse como la "otra"...ó el "otro".
Esto que "vende" muy bien en fotonovelas porque carga las tintas sobre la cornuda y los nenes, que vende mas; pero en realidad siempre siempre es mucho peor para la "otra". Que se queda sola fané y descangallada, mientras la del cuerno si ella quiere, siempre se quedará a dormir con el corneador que quedará siempre como un pringaillo. Menos entre amigotes de bar, claro.

#28mporlaslibertades:Vídeo-convocatoria acto-público #28M “Una respuesta colectiva a la represión” : http://soslibertades.wordpress.com/2014/03/11/video-convocatoria-acto-publico-28m-una-respuesta-colectiva-a-la-represion/

Yo soy la Santa, la de casa, la de la rutina, la de los acontecimientos cotidianos, que también vivió la pasión de los primeros momentos y la que siempre ha amado. Y ahora, oh! por fin! después de sufrir tantísimo, de tantas lágrimas, después de muchos intentos de ser comprensiva y querer adaptarme a la nueva situación, ya! he podido terminar con mi relación, ya me siento liberada de tanta ponzoña, ya me siento completa, independiente y libre. He aprendido mucho en este trayecto, sobre todo a quererme sin necesidad de que me quieras otro. Ahora, tú serás la Santa...

@Anne: Si de situaciones vividas se trata, yo tengo las mías y en base a ellas me pronuncio. No me interesan demasiado las opiniones de las personas ni sus situaciones, porque todas son excusas. Nos cargamos de justificaciones con tal de no aceptar lo rastrero de nuestro proceder. Nuestro comportamiento en general debe guiarse por no hacer nada que humille y falte al respeto a los demás. Y por mucho que el casado que es infiel sea culpable, no lo es menos la persona que es cómplice en su traición, pues con su comportamiento está humillando a la pareja e hijos de esa persona infiel. Es más, si es la persona cómplice quien ha tentado a la persona casada a ser infiel, su culpa es mayor, pues sin esa tentación no habría existido la traición.

Es tan fácil hablar de situaciones que no se han vivido, todos tienen algo que decir, pero lo importante sería saber qué tienen que decir las personas que están viviendo algo así o que lo han vivido, ni nadie es tan basura ni nadie es tan perfecto, todo debe tener una causa y un porque sucede, aunque yo desconozca la misma y no la pueda exponer aquí, ahora que la persona que tiene la pareja y el compromiso es la que más falta a la verdad y la que peor comportamiento tiene ante mis ojos, aún así cada cual con su moral y su forma de vida, en el fondo no todo es sexo, ni todo es tan banal. Saludos!! Anne Rodriguez

Desde luego con este blog siempre seréis las otras…

El problema es el engaño... pero los alcantara tuvieron ambas partes engaños, si bien ella no finalizó el acto ja, ja, pero vamos que tambien ha tenido sus escarceos

http://goo.gl/ibCccY

Todo para tus relaciones en http://www.intimamente.es

Qué bien... La banalización de la destrucción de las familias... de los matrimonios destrozados, de los hijos instrumentalizados, de los patrimonios familiares reventados... Quien se enreda con una persona casada es, sencillamente, basura.


Historias de infidelidad. Aquí os dejo con el inquietante cuento "No se te ocurra hacer lo que estás pensando".
http://loscuentostontos.blogspot.com.es/2013/12/36-no-se-te-ocurra-hacer-lo-que-estas.html#cuento36


Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el blog

Ni enciclopedia ni consultorio sexual al uso. He aquí un rincón erótico festivo dedicado a las relaciones y la atracción entre seres humanos, esa faceta que nos hace la vida más placentera, tierna, amorosa, plena… Un blog coral, con cinco autoras de todo origen y condición, que apuesta por el juego, la provocación, lo sensual y el sexo como acto libre, adulto, compartido, real o ficticio, siempre divertido... Eso sí, si tu mirada no es amplia y tolerante, mejor no te detengas aquí. Coordina Analía Iglesias. No sólo se admiten firmas invitadas, sino que son deseadas.

Sobre las autoras

Anne Cé. Nació en el sur austral (Argentina), en un tiempo beatle y en un país con altísima densidad de psicoanalistas y jugadores de fútbol. Periodista, quizá incluso a su pesar, narra lo que se le ponga delante. Y narra, y narra. Un día descubrió que el simple roce de una clavícula le erizaba la piel y entonces comprendió por qué le gusta tanto abrazar a un hombre.

Esther Porta. Segoviana, fue becaria en el mítico Tentaciones y allí hizo de todo hasta que sus conocimientos de sexo la convirtieron en Beatriz Sanz. Y gracias a ella, publicó artículos semanales de sexo, dos libros y fue reclutada como sexperta guionista del programa de Canal +: 'Sex Pópuli'. Cuando casi se le había olvidado (lo de escribir de sexo...) se mete a bloguera. Y aquí está, con tantas ganas de sexo (del uno y del otro) como siempre...

Venus O'Hara, de Reino Unido, con raíces irlandesas. Modelo fetish, actriz y escritora. Licenciada en Ciencias Políticas y Francés, reside en Barcelona, ha sido columnista sexual en varias revistas, tiene su propio blog de fetichismo y es creadora de 'No sabes con quien duermes', un confesionario para personas que llevan una doble vida. Publicó su primer libro junto a Erika Lust, 'Deséame como si me odiaras', en 2010.

Tatiana Escobar, de Venezuela (1976), ha escrito ensayos y poesía en español. Traductora y editora, en 2004 abrió en Madrid junto a sus socios la primera boutique erótica de España, La Juguetería Erotic Toys, para no tener que vivir de la literatura. Desde entonces vive del sexo. Y escribe, a veces, para sus amigos.

. Madrileña. Soñó con escribir y pronto descubrió una vía: el periodismo. Pero como tampoco valía narrar sobre cualquier cosa, eligió suerte y remató la faena con un posgrado en Sexología. Ha trabajado en suplementos de salud y medios especializados. Con la práctica ha acabado por darle un toque más sensual a sus letras. Y con ellas sueña en escribir, ahora, un libro.

Ilustracion
Venus O'Hara, Anne Cé y Silvia C. Carpallo, según 'Mi Petit Madrid'.

Nuevo libro

El orgasmo de mi vida. Si ya no sueñas con príncipes azules, locos por pedirte en matrimonio, ni esperas que aparezca un millonario atormentado pero diestro en amores, con una Visa en una mano y un látigo en la otra, este libro es para ti. Porque El orgasmo de mi vida habla de eso, de mujeres realistas, lúcidas, independientes y eróticamente vivas, capaces de combinar esa cotidianidad que todas conocemos, con sus pasiones más salvajes. Ellas son las protagonistas de los relatos, sin guionistas que les digan lo que tienen que hacer, pero sobre todo, son las compositoras, directoras e intérpretes de los orgasmos más armoniosos de sus vidas.

Lux eróticaLux erótica. "Escribir sobre sexo era la propuesta y me sentí estimulada. Después de tantos años como periodista cultural y con mucha vida hecha en torno a la información y a la actualidad, tenía ganas de ponerle carne a la crónica. Porque nuestra más genuina actualidad como personas pasa por el relato del erotismo. Porque de atracción y de relaciones hablamos todo el tiempo en este tiempo occidental con ciertas libertades individuales garantizadas y rebosante de espíritu lúdico pero también algo desafectado y con nuevos descompromisos adquiridos...". Anne Cé.

Inglés para pervertidosInglés para pervertidos."Se dice que la mejor manera de aprender un idioma es a través del sexo con un extranjero. Pero ¿qué haces si estás en la cama y no sabes qué decirle? Con Inglés para pervertidos puedes aprender todas las palabras y expresiones que siempre has deseado saber, desde lo más elemental al sexo más salvaje. El libro cuenta con ocho capítulos centrados en las partes del cuerpo, la cama, el LGBT, las compras sexis, el lado oscuro, el porno, el chat y la salud sexual. Cada capítulo contiene vocabulario, gramática y unos ejercicios muy originales que no encontrarás en ningún otro libro. Aprende todo lo que tu "English teacher" no se atrevería a enseñarte nunca. Y... si te cansas de estudiar, el libro incluye un montón de fotos mias para distraerte". Venus O'Hara.

TWITTER

Nuestros autores en Twitter

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal