Eros

Rosa, barro y azahar: un relato erótico

Por: | 22 de marzo de 2014

Presentamos, a continuación, el relato que ha resultado ganador del II Concurso de Relatos Eróticos 'ayquegusto'. 

Por Rafael Blasco López (*)

Con el abatimiento y el cansancio diario, el hombre tiró de la puerta del ascensor y entró en él. A los problemas habituales de su excesiva carga laboral se le sumaron las facturas que acababa de sacar de su buzón; pero ese día, nada le importaba.

El cielo gris y excesivamente nuboso no le beneficiaba, aunque hubiera salido antes del trabajo. La inminente amenaza de lluvia le impedía dar un simple paseo por la calle, pero sus planes eran otros.

La tardanza del ascensor le dio tiempo a compararlo con la lentitud con que transcurría su aburrida vida de los últimos años: la rutina había abierto una brecha entre él y su mujer, provocando un distanciamiento letal para el amor.

Con la mano izquierda entreabrió la bolsa de papel que sujetaba con la derecha, comprobando que las dos cosas que había en su interior seguían allí, con ellas todo terminaría.

Imaginó la entrada a su vivienda: como todos los días, abriría la puerta, depositaría las llaves en el cenicero del recibidor, se miraría la cara, un poco más vieja, y vería la de su mujer, afectada también por la dureza de su trabajo. No comprendía de dónde sacaba ella las fuerzas para recibirlo con una sonrisa (él solo tenía fuerzas para una mueca forzada).

What-the-yuck-couple-636

Getty.

Entró en su casa. Su mujer lo esperaba de pie en el comedor, con expresión alegre, y contestando al gesto forzoso que traía él. Le ordenó silencio con la palma de la mano sobre su boca, en un rápido movimiento, se situó detrás de ella, con la izquierda sujetó con fuerza las manos de su mujer a la espalda y, sacando una cinta de seda de la bolsa, anudó sus muñecas. Sin darle tiempo a la más mínima explicación, vendó sus ojos con un pañuelo. Segundos más tarde, sus manos sujetaban las tijeras del cajón del mueble más cercano: con ella cortó la bata que vestía su mujer y desgarrando su ropa interior, la dejó totalmente desnuda, temerosa y asombrada.

Con voz grave, casi agresiva e inusual, le susurró al oído: "mi bella flor de azahar. Este podrido mundo me hizo dejarte en el olvido. Pero te juro por nuestro sino que nunca jamás volverá a pasar".

Alcanzó una rosa del interior de la bolsa y empezó a rozar sus labios. La besó con suavidad. Bajó despacio por el cuello y rodeó sus pezones totalmente erectos, creando una senda de excitación que aumentó al límite cuando descendió a su ombligo. Ella lanzó un gemido de placer cuando rozó su sexo, su temperatura corporal había aumentado con la tersura de los pétalos; con los labios y la lengua rodeó sus nalgas y ascendió despacio por la columna vertebral, creando una descarga eléctrica unida a un sinfín de sensaciones.

Cuando la empujó hacia atrás estirando sus hombros, ella casi lanza un grito, pero sus manos en la espalda la depositaron sobre la chaise longue con sumo cuidado. En un brusco movimiento, separó sus piernas después de bajarse los pantalones. La penetró con un solo empujón, fuerte, rápido. Ella emitió un gemido. Las acometidas se sucedieron una detrás de otra, veloces, intensas, acompañadas por los alaridos de placer de ambos. Las terribles convulsiones de ella terminaron en un orgasmo infinito: por primera vez en mucho tiempo, los dos acabaron al unísono, con una expresión de sátiro y placer en la cara de él.

LoveSexPictures_007

Getty.

Se levantó repentinamente y la alzó con la misma ternura con que la había tumbado, pero exigiéndole sigilo absoluto. Desanudó sus muñecas y el pañuelo de su rostro, caminó hasta el dormitorio y regresó con un abrigo largo con el que cubrió el cuerpo de ella, luego la ayudó a calzarse unos zapatos que encontró en el armario de la entrada y guardó la rosa y la cinta en la bolsa.

Aunque intrigada, ella se dejó llevar en volandas hasta el ascensor, allí él pulsó el botón hasta el garaje. Con la misma urgencia, la ayudó a entrar en el vehículo y arrancó. Salió a la avenida. La lluvia que ya caía sin cesar golpeaba constante el cristal dificultando la visibilidad. El limpiaparabrisas era el único y monótono sonido que se escuchaba en el interior del coche. Intrigada por el destino, ella tan solo lanzaba alguna mirada furtiva entre fogonazos de vergüenza que enrojecían su rostro, mientras el hombre conducía obsesivo, ansioso y con la mirada puesta al frente.

Recorrieron veinte kilómetros. Dejaron atrás la ciudad para internarse en una carretera comarcal. Los primeros campos de naranjos aparecieron cuando redujo paulatinamente la velocidad. Pulsó la palanca del intermitente y se desviaron por un camino rural entre dos parcelas de cítricos. Giró nuevamente por un sendero en el que apenas cabía el vehículo, las ramas rozaban los cristales y arañaban la carrocería como brazos tratando de advertir y detener la marcha del coche.

Detuvo el vehículo y se desnudó, descendió y lo rodeó. Abrió la puerta del copiloto, tomó la muñeca de la mujer y le quitó el abrigo. Le indicó que se descalzara. Caminaron despacio hasta quedar entre dos filas de naranjos en mitad del campo. Se miraron a los ojos un segundo y chocaron con violencia uniendo sus cuerpos como un símbolo del yin y el yang. Se besaron con pasión, sin importarles el diluvio que ya los bañaba, creando un aura líquida entre aromas de tierra mojada y árboles.

Unidos en el pensamiento, se dejaron caer en la tierra ya hecha barro líquido. Se ensuciaron la piel con la suavidad del fango, arrastrado a trozos por el agua y vuelto a pintar en un salvaje cuadro sexual de una lucha sin tregua.

Ella quiso mandar y dominó: lo consiguió rodando sobre el fango, se apoderó de él, por encima, a horcajadas y con el miembro ya dentro de ella, aplastó sus muñecas sobre la cabeza de él y luego las hundió en el barro. Sus movimientos de cadera se tornaron violentos e irracionales, rozando con sus senos el pecho del hombre y ambos fueron presas del placer.

El éxtasis llegó entre los gritos de los dos apagados por el sonido de la lluvia torrencial. La mujer se dejó caer extenuada sobre él, para luego arquear su espalda hacia atrás y abrir la boca, tratando de retener el agua que relajaba ahora sus cuerpos.

Cogidos de la mano, regresaron al coche, el hombre le abrió amablemente la puerta del copiloto dándole a ella paso con su mano. Corrió hasta el árbol más cercano y arrancó la rama con la flor más grande y bella que encontró. De la bolsa del asiento trasero extrajo la rosa y el trozo de seda para anudar con él ambas flores. Se inclinó y recogió un puñado de barro, rodeando y cubriendo tronco y tallo. Entró en el vehículo y se lo entregó a la mujer: "la rosa es para que no olvides este día: tu belleza es la flor de azahar, el barro soy yo, la tierra que se deshace por ti, mi torrente del cielo; la seda es la ilusión que nos permite seguir unidos para siempre".

Casi conmocionada, ella le respondió con una leve sonrisa de complicidad: "estás muy loco, ¿lo sabes?".

"Sigo igual de loco desde el día en que te conocí", le contestó él. Se abrazaron y se fundieron en un beso infinito. Desecharon por siempre la monotonía.

 

 * En este site, el resto de los relatos que participaron en la II edición del concurso 'ayquegusto'.

Hay 19 Comentarios

Te hace volar la imaginación :P

Muy chulo el relato, muy digno de un buen cenrto de erotismo. Yo habitualmente visitio este: http://felinamassage.com/es

Una historia muy bien escrita, se podría dedicar a escribir novelas eróticas, desde mi humilde opinión, creo que es muy bueno.
http://www.i-love-sexy.com

no caigas en la rutina del sexo, sera insoportable, innova, cambia, disfruta, nosotros te ayudamos a unos precios de escandalo http://www.laovejanegrasexshop.com

Me ha encantado, igual que este titulado Whatsapps para despertarte http://goo.gl/MA2WZQ

La monotonia es lo peor que una pareja puede sufrir, y adaptarse, aguantar pensando que las cosas deben ser asi, aun peor... en una pareja, en un amor, nada debe ser asi porque si...
www.elrincondelena.com

La rutina es uno de los peores virus en una relación. A veces salir de ella es más fácil de lo que pensamos. En el mundo swinger vemos cada día muchas parejas que conseguimos hacer de nuestra relación un relato erótico con un sinfin de capítulos: intercambio, gang bang, trío, cuckolding,... Mil juegos morbosos para disfrutar con "amigos horizontales" y no caer en la rutina nunca más.
http://swingersoul.com/es/

El sexo con desconocidas es mil veces mas morboso , excitante y deshinibido .

Pues a mi me ha emocionado.

hay literatura erótica más poderosa.
una breve relato erótico en forma de alegoría:
"El dilema del beduino":
http://www.contraelamor.com/2011/07/el-dilema-del-beduino-parte-1.html?zx=d0217d888fe2f99e

Solo ha faltado corazones volando por el habitáculo y música de Whitney Houston destrozándonos los oídos...
http://elmejorhumorinteligente.blogspot.com/

La verdadera cuentista era Sherezade. Se lo sabía montar.

Yo os propongo el cuento erótico "Como casi todos los viernes" http://loscuentostontos.blogspot.com.es/2012/12/11-como-casi-todos-los-viernes.html#cuento11

Buen relato para chicas, me temo que a los tíos les molan otras cosas..

Este relato demuestra dos cosas, lo difícil que es escribir una historia, más aún sobre sexo o las relaciones, y que resulta más difícil todavía conseguir simpatizantes.
http://goo.gl/EYyR77

Hubo una época en que se salía a raudales por la frontera para ver películas porno.
Y nos miraban en el extranjero como a gente retrasada, que salía de un submundo de ignorancia.
Y era verdad.
Trasnochados en nuestra propia inopia, no nos veíamos siendo personas iguales, mujeres y hombres.
Buscando una ensoñación en la película porno como descubriendo el pan tostado.
Que aquí era pecado.
Un borrón en nuestra historia, una ensoñación, una tara.
Confundir el puro sexo con el amor de las personas, con el cariño desde la obscenidad de decirnos que el cuerpo tiene zonas pecaminosas.
Escondidas.
Un enredo en toda regla, que olvidaba a sabiendas la moral del respeto, por la vida honesta.
Descuidando el no robar, ni el no engañar al prójimo.
A conciencia.

Cursi, muy cursi. El erotismo debería huir de lugares trillados y tópicos.No sé si han publicado ya al autor alguno de sus relatos pero, si no, debería evitar los estereotipos y hacerse más "carnal".

Hoy con las marchas por la dignidad, el #28M con “una respuesta colectiva a la represión”. #28M: http://libertadesdemocraticas.org/2014/03/video-convocatoria-acto-publico-28m-una-respuesta-colectiva-a-la-represion/

Que chulo, la verdad es que los relatos eróticos siempre me ha encantado. Me considero una seguidora fiel. Con mi pareja los utilizamos para ponernos a tono. Luego lo aderezo yo con una lencería preparada para la ocasión y... voilà!!
http://sorprendeatupareja.es/store/index.php?id_product=101&controller=product&id_lang=1

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el blog

Ni enciclopedia ni consultorio sexual al uso. He aquí un rincón erótico festivo dedicado a las relaciones y la atracción entre seres humanos, esa faceta que nos hace la vida más placentera, tierna, amorosa, plena… Un blog coral, con cinco autoras de todo origen y condición, que apuesta por el juego, la provocación, lo sensual y el sexo como acto libre, adulto, compartido, real o ficticio, siempre divertido... Eso sí, si tu mirada no es amplia y tolerante, mejor no te detengas aquí. Coordina Analía Iglesias. No sólo se admiten firmas invitadas, sino que son deseadas.

Sobre las autoras

Anne Cé. Nació en el sur austral (Argentina), en un tiempo beatle y en un país con altísima densidad de psicoanalistas y jugadores de fútbol. Periodista, quizá incluso a su pesar, narra lo que se le ponga delante. Y narra, y narra. Un día descubrió que el simple roce de una clavícula le erizaba la piel y entonces comprendió por qué le gusta tanto abrazar a un hombre.

Esther Porta. Segoviana, fue becaria en el mítico Tentaciones y allí hizo de todo hasta que sus conocimientos de sexo la convirtieron en Beatriz Sanz. Y gracias a ella, publicó artículos semanales de sexo, dos libros y fue reclutada como sexperta guionista del programa de Canal +: 'Sex Pópuli'. Cuando casi se le había olvidado (lo de escribir de sexo...) se mete a bloguera. Y aquí está, con tantas ganas de sexo (del uno y del otro) como siempre...

Venus O'Hara, de Reino Unido, con raíces irlandesas. Modelo fetish, actriz y escritora. Licenciada en Ciencias Políticas y Francés, reside en Barcelona, ha sido columnista sexual en varias revistas, tiene su propio blog de fetichismo y es creadora de 'No sabes con quien duermes', un confesionario para personas que llevan una doble vida. Publicó su primer libro junto a Erika Lust, 'Deséame como si me odiaras', en 2010.

Tatiana Escobar, de Venezuela (1976), ha escrito ensayos y poesía en español. Traductora y editora, en 2004 abrió en Madrid junto a sus socios la primera boutique erótica de España, La Juguetería Erotic Toys, para no tener que vivir de la literatura. Desde entonces vive del sexo. Y escribe, a veces, para sus amigos.

. Madrileña. Soñó con escribir y pronto descubrió una vía: el periodismo. Pero como tampoco valía narrar sobre cualquier cosa, eligió suerte y remató la faena con un posgrado en Sexología. Ha trabajado en suplementos de salud y medios especializados. Con la práctica ha acabado por darle un toque más sensual a sus letras. Y con ellas sueña en escribir, ahora, un libro.

Ilustracion
Venus O'Hara, Anne Cé y Silvia C. Carpallo, según 'Mi Petit Madrid'.

Nuevo libro

El orgasmo de mi vida. Si ya no sueñas con príncipes azules, locos por pedirte en matrimonio, ni esperas que aparezca un millonario atormentado pero diestro en amores, con una Visa en una mano y un látigo en la otra, este libro es para ti. Porque El orgasmo de mi vida habla de eso, de mujeres realistas, lúcidas, independientes y eróticamente vivas, capaces de combinar esa cotidianidad que todas conocemos, con sus pasiones más salvajes. Ellas son las protagonistas de los relatos, sin guionistas que les digan lo que tienen que hacer, pero sobre todo, son las compositoras, directoras e intérpretes de los orgasmos más armoniosos de sus vidas.

Lux eróticaLux erótica. "Escribir sobre sexo era la propuesta y me sentí estimulada. Después de tantos años como periodista cultural y con mucha vida hecha en torno a la información y a la actualidad, tenía ganas de ponerle carne a la crónica. Porque nuestra más genuina actualidad como personas pasa por el relato del erotismo. Porque de atracción y de relaciones hablamos todo el tiempo en este tiempo occidental con ciertas libertades individuales garantizadas y rebosante de espíritu lúdico pero también algo desafectado y con nuevos descompromisos adquiridos...". Anne Cé.

Inglés para pervertidosInglés para pervertidos."Se dice que la mejor manera de aprender un idioma es a través del sexo con un extranjero. Pero ¿qué haces si estás en la cama y no sabes qué decirle? Con Inglés para pervertidos puedes aprender todas las palabras y expresiones que siempre has deseado saber, desde lo más elemental al sexo más salvaje. El libro cuenta con ocho capítulos centrados en las partes del cuerpo, la cama, el LGBT, las compras sexis, el lado oscuro, el porno, el chat y la salud sexual. Cada capítulo contiene vocabulario, gramática y unos ejercicios muy originales que no encontrarás en ningún otro libro. Aprende todo lo que tu "English teacher" no se atrevería a enseñarte nunca. Y... si te cansas de estudiar, el libro incluye un montón de fotos mias para distraerte". Venus O'Hara.

TWITTER

Nuestros autores en Twitter

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal