Eros

Mujer anfibia, la del cuarto sexo

Por: | 26 de abril de 2014

Por María Paz Ruiz Gil (*)


Vitalísima, vine al mundo con la piel del color de la papaya y los ojos vivarachos y extraños, algunas veces los llamaron largos, y luego pasaron a denominarlos sexies.

Había pasado por el peaje de los treinta, y ciertos días me sentía adulta. Los demás jugaba a estirar mi infancia volviéndola adolescencia, disfrutando de las coqueterías de ser una mujer un poco caprichosa pero fácil de querer. Me perseguía la risa generosa, la búsqueda para saber más sobre sexo y el poder de tirarme sobre el catre de la sátira y la ironía para sobrevivir, cualidades más frecuentes en los hombres.

Irene_diaz_ap

Fotografía de Irene Díaz.

Había aprendido que mi ánimo voluble me había azotado desde niña. Llorar y reír, sentir placer y dolor, beber y gozar; todo estaba incluido en mi cabeza. En sobres de colores que se destapaban solos.

Conocer de lleno la tristeza era un trabajo aburrido, nadie quiere hacerlo. Pero lo que he confirmado es que es mil veces más complejo vivir en la euforia.

Si ya es complicado lidiar con la tristeza, qué decir de la euforia. Esa ola que lo quema todo a su paso, esa energía que hacía que me levantara a barrer la casa o limpiar con un cepillito la fachada del edificio a las cuatro de la mañana.

Euforia era beber ocho horas sin parar de reír, gastar sin pena, abrir el cuerpo y el alma mucho más de lo que reza el cánon, fumar con compulsión, conducir sin carné y durante ocho años por España y uno en Estados Unidos, no ir a esta clase ni a la siguiente, besar en ambas mejillas al profesor/sacerdote porque encontró el monedero que perdí aposta, bailar sin darse cuenta de que hay hambre, saltar de periodista a bailarina, de maga a guionista, de madre a camarera, destapar siete botellas, salir a caminar y estar tres horas andando a paso marcial por las calles de una ciudad negra y fría, cambiarme el nombre, la edad, el peso en una semana, hablar con el gay, la lesbiana, el de la puerta y a todos engatusarlos con historias. Seguir conversaciones en tres idiomas y conseguir propuestas de los que más me gustaban, volverme cuarenta mujeres y ninguna, hacerme del cuarto sexo.

Me pido ser una mujer eufórica.

Irene_diaz

Irene Díaz.

Esa exagerada que no sabe morderse la lengua, y dice lo que siente sin pensar si está cometiendo la peor imprudencia. Puede hacer seis tareas al tiempo, se olvida de apagar el fogón y lee solamente lo que le produce sensación de velocidad. Se viste como heroína de cómic y sabe usar tacones. Come picante, bebe café –aunque lo tenga prohibido-, busca hoteles en África o América, escribe a las cinco de la mañana y tiene una ética prêt-à-porter.

Hay momentos en que puedo estar triste y eufórica. El sexo es uno de ellos, el sexo con todas las letras, el sexo que no está en libros, el sexo que arrebata la noción del tiempo, que cambia la composición humana, que convierte los órganos en plastilina y los ojos, en pizarras blancas.

Durante ese sexo, la euforia puede llegar a ser tan abisal que se drena del cuerpo, se trepa por los conductos del alma y termina brotando en forma de chillido con lágrima copiosa, trayendo por ese mismo conducto ultrarrápido al hombre triste que me habita. Así que ese cuerpo que yace en la cama, completamente quemado por el placer del sexo, se convierte en segundos en el mausoleo de un hombre sollozante. Una vez que llega el hombre triste, la mujer eufórica se quita los tacones como La Lupe, aprieta un botón que lleva dentro, y se empieza a quedar dormida, sin voz, sin maquillaje que alumbre, sin canciones para cantar, sin ojos para poder picar.

Irene_diaz_dos

Irene Díaz.

Ambos, mi mujer eufórica y mi hombre triste, se odian y se hacen putadas. El hombre triste detesta tener resaca por culpa de ella, odia tener que estar llorando por las decisiones alocadas de ella, por su desfachatez con el vino, o las frases disparadas de su universo radiante y disparatado. Y la mujer eufórica tiene que luchar contra el aspecto que le deja el hombre triste, ver cómo puede solucionar el sobrepeso, el pelo sucio, el exceso de silencio y tabaco, las horas sentado frente al ordenador desde un colchón. Cuando uno de los dos se masturba, el otro se asoma, porque el sexo es el espejo que muestra todo lo que se es, y por eso cuando yo me veo en el espejo he visto una planta dicotiledónea, una rana con cola saltando al agua, un tío con tetas o una mujer con la CPU de un macho.

 

*Periodista, performer y escritora colombiana. Vive en Madrid. En 2011, resultó ganadora del X Premio Internacional de Relato Corto 'Encarna León'. Ha publicado 'Micronopia', 'Soledad, una colombiana en Madrid' y 'Pop Porn'. 

 

Hay 14 Comentarios

No hay nada mejor que disfrutar del sexo al 100%!

¡Magnífica, rabiosamente vulnerable y audaz!!!!! ¡Auténtica hasta dar miedo!!!!!!

Vivir el sexo con euforia y positivismo es de la mejor manera de disfrutar del placer que te dá. http://goo.gl/2zL7bC

El sexo es alegria, siempre. Tenemos que divertirnos con él, y disfrutar como si no hubiera mañana. Animaros que estamos a tiempo!!
https://sorprendeatupareja.es/store/index.php?id_product=287&controller=product&id_lang=1

Esto es sin duda algo que podremos hacer todos

http://elbuhonero.es/infieles-en-la-red.html

Parece, sin ánimo de ofender a nadie, como una depresión pero en este caso sexual, con altibajos muy marcados y momentos de euforia poco complacientes para un estado de ánimo, que no parece satisfacerse jamás del todo.

En fin, buen fin de semana yos dejo un nuevo relato erótico de los míos: http://sonrrise.blogspot.com.es/2013/09/una-persona-nada-corriente-relato.html

Mens sana in corpore sano. Unidad indivisible.
Danos un "me gusta" y diariamente podrás ver publicaciones con información para mejorar tu salud, avalados por la MTC (Medicina Tradicional China)!!

https://www.facebook.com/SaludOriental.dxncadiz

Deprimida / eufórica /deprimida / eufórica / deprimida…
La bipolaridad amorosa ha llegado a su fin con el nuevo modelo de relación: la AGAMIA.
Os invito a conocerla, debatirla y, por supuesto… ¡probarla!
http://www.contraelamor.com/2014/01/agamia.html?zx=f77ea072028cb077

Muy interesante

Muy bueno el artículo, enhorabuena.
Para tener todo lo indispensable para disfrutar al máximo de nuestra sexualidad: http://www.sexcoolshop.com/

Feliz sábado sabadete ;-)

El sexo siempre hay que practicarlo con euforia para disfrutarlo al máximo!
http://viciosillos.com/

He entrado como leal y gratificado follower, pero no he entendido nada de lo que leo. Creo que no estoy muy puesto en euforia... De todos modos, ya que estoy aquí aprovecho para desear feliz fin de semana a la autora, a los visitantes y a las gestoras del blog.

Es verdad que la euforia es má complicada de gestionar que la tristeza, pero es lógico que sea así, porque de lo contrario perdería ese valor narcótico que la envuelve, ese momento mádico, ese momento sexual donde sólo existe la euforia.
http://goo.gl/QWScxS

Y todo lo contado no es más que vivir, mientras que quien vive ceñido a los horarios, aunque los deteste, y hace caso de todas las recomendaciones sociales y médicas, sólo apostará a caballo ganador por la infelicidad más pestilente.

http://casaquerida.com/2014/04/24/el-jurisionista/

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el blog

Ni enciclopedia ni consultorio sexual al uso. He aquí un rincón erótico festivo dedicado a las relaciones y la atracción entre seres humanos, esa faceta que nos hace la vida más placentera, tierna, amorosa, plena… Un blog coral, con cinco autoras de todo origen y condición, que apuesta por el juego, la provocación, lo sensual y el sexo como acto libre, adulto, compartido, real o ficticio, siempre divertido... Eso sí, si tu mirada no es amplia y tolerante, mejor no te detengas aquí. Coordina Analía Iglesias. No sólo se admiten firmas invitadas, sino que son deseadas.

Sobre las autoras

Anne Cé. Nació en el sur austral (Argentina), en un tiempo beatle y en un país con altísima densidad de psicoanalistas y jugadores de fútbol. Periodista, quizá incluso a su pesar, narra lo que se le ponga delante. Y narra, y narra. Un día descubrió que el simple roce de una clavícula le erizaba la piel y entonces comprendió por qué le gusta tanto abrazar a un hombre.

Esther Porta. Segoviana, fue becaria en el mítico Tentaciones y allí hizo de todo hasta que sus conocimientos de sexo la convirtieron en Beatriz Sanz. Y gracias a ella, publicó artículos semanales de sexo, dos libros y fue reclutada como sexperta guionista del programa de Canal +: 'Sex Pópuli'. Cuando casi se le había olvidado (lo de escribir de sexo...) se mete a bloguera. Y aquí está, con tantas ganas de sexo (del uno y del otro) como siempre...

Venus O'Hara, de Reino Unido, con raíces irlandesas. Modelo fetish, actriz y escritora. Licenciada en Ciencias Políticas y Francés, reside en Barcelona, ha sido columnista sexual en varias revistas, tiene su propio blog de fetichismo y es creadora de 'No sabes con quien duermes', un confesionario para personas que llevan una doble vida. Publicó su primer libro junto a Erika Lust, 'Deséame como si me odiaras', en 2010.

Tatiana Escobar, de Venezuela (1976), ha escrito ensayos y poesía en español. Traductora y editora, en 2004 abrió en Madrid junto a sus socios la primera boutique erótica de España, La Juguetería Erotic Toys, para no tener que vivir de la literatura. Desde entonces vive del sexo. Y escribe, a veces, para sus amigos.

. Madrileña. Soñó con escribir y pronto descubrió una vía: el periodismo. Pero como tampoco valía narrar sobre cualquier cosa, eligió suerte y remató la faena con un posgrado en Sexología. Ha trabajado en suplementos de salud y medios especializados. Con la práctica ha acabado por darle un toque más sensual a sus letras. Y con ellas sueña en escribir, ahora, un libro.

Ilustracion
Venus O'Hara, Anne Cé y Silvia C. Carpallo, según 'Mi Petit Madrid'.

Nuevo libro

El orgasmo de mi vida. Si ya no sueñas con príncipes azules, locos por pedirte en matrimonio, ni esperas que aparezca un millonario atormentado pero diestro en amores, con una Visa en una mano y un látigo en la otra, este libro es para ti. Porque El orgasmo de mi vida habla de eso, de mujeres realistas, lúcidas, independientes y eróticamente vivas, capaces de combinar esa cotidianidad que todas conocemos, con sus pasiones más salvajes. Ellas son las protagonistas de los relatos, sin guionistas que les digan lo que tienen que hacer, pero sobre todo, son las compositoras, directoras e intérpretes de los orgasmos más armoniosos de sus vidas.

Lux eróticaLux erótica. "Escribir sobre sexo era la propuesta y me sentí estimulada. Después de tantos años como periodista cultural y con mucha vida hecha en torno a la información y a la actualidad, tenía ganas de ponerle carne a la crónica. Porque nuestra más genuina actualidad como personas pasa por el relato del erotismo. Porque de atracción y de relaciones hablamos todo el tiempo en este tiempo occidental con ciertas libertades individuales garantizadas y rebosante de espíritu lúdico pero también algo desafectado y con nuevos descompromisos adquiridos...". Anne Cé.

Inglés para pervertidosInglés para pervertidos."Se dice que la mejor manera de aprender un idioma es a través del sexo con un extranjero. Pero ¿qué haces si estás en la cama y no sabes qué decirle? Con Inglés para pervertidos puedes aprender todas las palabras y expresiones que siempre has deseado saber, desde lo más elemental al sexo más salvaje. El libro cuenta con ocho capítulos centrados en las partes del cuerpo, la cama, el LGBT, las compras sexis, el lado oscuro, el porno, el chat y la salud sexual. Cada capítulo contiene vocabulario, gramática y unos ejercicios muy originales que no encontrarás en ningún otro libro. Aprende todo lo que tu "English teacher" no se atrevería a enseñarte nunca. Y... si te cansas de estudiar, el libro incluye un montón de fotos mias para distraerte". Venus O'Hara.

TWITTER

Nuestros autores en Twitter

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal