Eros

El hombre no existe

Por: | 03 de junio de 2014

Por Rubén García Sánchez(*)


El hombre existe en la misma medida en que lo hacen Jesucristo o Indiana Jones. Hace poco leía que Harrison Ford en una de sus últimas ruedas de prensa pedía que no le confundiéramos con sus personajes. Parece fácil distinguir entre la persona y el personaje, entre lo que existe en realidad y lo que pertenece a la ficción.

Resulta curioso cómo a los/as más pequeños/as les resulta imposible distinguir entre lo que imaginan o les cuentan y lo que de verdad ocurre. Y me pregunto si de alguna manera eso nos sigue ocurriendo aún cuando se supone que ya hemos entrado de lleno en la adultez.

Dibujo_alfon

Dibujo a domicilio.

Entendamos al hombre como a ese varón que reúne los ideales de nuestra sociedad, que tiene la actitud correcta, se comporta de manera perfecta y ejecuta su rol sin fisura ni error. Pero, ¿alguien le ha visto en realidad?

Durante siglos se ha dicho que el hombre era la medida de todas las cosas, el único protagonista de la Historia y el promotor de la evolución de la Humanidad. Pero ese hombre al que tantos textos se le han dedicado solo es un estereotipo creado conforme a los ideales que en cada cultura alberga el "cómo debe ser un hombre en esta sociedad". En realidad nadie le ha visto aunque todos finjamos conocerle.

El hombre no existe como tal, es un personaje de ficción, es una idea de cómo debemos ser, un collage de lo que la sociedad espera de nosotros. Nuestra realidad es mucho más compleja y diversa que una simple receta, por muy útil o atractiva que esta nos pueda resultar. No existe el hombre pero sí los hombres, diversos y únicos, al igual que no existe la masculinidad (en singular) y sí existen las masculinidades, esto es, no hay un único modo de ser hombre en la sociedad.

Se preguntaba Séneca en las Cartas a Lucilio sobre la distinción entre los diferentes grupos sociales que había entonces entre los hombres: "¿Qué es un caballero romano, qué es un liberto, un esclavo? Nombres nacidos del orgullo y de la injusticia. Del más humilde alojamiento puede uno lanzarse hasta el cielo. En pie pues".

Ya puestos, nos podemos preguntar ¿qué es un hombre?  "Hombre" es una etiqueta más de una clasificación obsoleta y simplista que ordena la sociedad en cajones estancos. Eres hombre o mujer, tienes pene o vagina… ¿No podemos elegir? ¿Tenemos que cumplir las normas que definen nuestro género? ¿Por qué tenemos que adaptarnos a estas clasificaciones que ocultan nuestra diversidad y originalidad?

Pina bausch

Un fragmento coreográfico de Pina Bausch en los cuerpos de la compañía 'Tanztheater Wuppertal'.

En vez de adaptarnos a la definición que acompaña a las etiquetas que la sociedad nos impone, podríamos establecer nuestros propios ideales atendiendo a nuestros gustos e intereses personales. Por ejemplo, ¿cómo sería mi hombre ideal? Elegiría tener la lúcida mente de Simone de Beauvoir, la mirada azul de Paul Newman, el cuerpo y la expresividad de Pina Bausch, el estado de ánimo de Charlot y las valores de Atticus Finch… Así quedaría conformado mi ideal personal, al que aspiro, en el que me fijo como modelo. Por supuesto, podría cambiar sus atributos en cualquier momento y así diseñar a mi gusto lo que yo entiendo por un hombre ideal.

  640px-Paul_Newman_1954

Paul Newman en una imagen de 1954.

Albert Camus señalaba que si Dios existe es únicamente porque nosotros/as lo hemos creado. De la misma manera, el hombre ha sido creado por nuestra imaginación colectiva y lleva siglos siendo un tirano en nuestras conciencias, un opresor en nuestras alcobas y un mal ejemplo para nuestras aspiraciones. Ya es hora de ser honestos y abandonar al dios cuya sombra nos ha acompañado durante generaciones dictando el formato de nuestra identidad o la fuente de nuestro bienestar. No hay Dios ni Hombre que deban establecer cómo debemos vestir, cómo nos tenemos que expresar o con qué valores educar a nuestros/as hijos/as. Ya es hora de terminar esta función y dejar de aspirar a ser un ideal, un personaje de ficción, un estereotipo sin más. Dejémosle ese trabajo a los actores profesionales.

¿Cómo romper la influencia de este hombre? Deberíamos cuestionar las decisiones que están tomadas de antemano, olvidarnos de las modas preestablecidas y de los modelos de conducta que hemos heredado. Podríamos buscar nuevos significados a la masculinidad, solo es necesario atreverse a hacer nuevas preguntas y buscar nuestras propias respuestas. Tengo claro que yo no quiero ser ese hombre, solamente quiero ser un hombre, con valores hechos a mi medida, con mis pretensiones y gustos, mis virtudes y defectos. Para lograr salir de la línea de sombra marcada por el estereotipo de mi género, lo único que debo hacer es cuestionar lo mandatos que me orientan a actuar de una determinada manera y no de otra. Quiero ser yo con plena libertad y conciencia, con miedo y camino por recorrer. No quiero cumplir con las expectativas de una sociedad que no busca mi bienestar, que pretende que encaje en una función de teatro que no cuenta con mi opinión personal.

 

(*)Psicólogo especializado en sexología, género e inteligencia emocional. Trabaja sobre el tema de "nuevas masculinidades".  

Hay 25 Comentarios

Leía el otro día, en otro periódico, una reseña sobre una biografía que acaban de sacar sobre John Wayne (que estoy deseando leer), quizás el icono de la "masculinidad" y la "testosterona" (en el sentido más rancio de la palabra) más grande del s. XX.

Pues bien: el tosco y rudo cowboy, sheriff o cazarecompensas de decenas de Westerns, el revólver más rápido a este lado del Rio Pecos era, en realidad un intelectual sensible y (relativamente) progresista que además, en su juventud, había sino un universitario con buenas notas, un notable jugador de "football" y hasta surfero, antes de ser aspirante a actor en el primitivo Hollywood de los años 20´s (quizás cuesta imaginarlo, ¡pero en entonces también había surf!).

Aunque con los años quizás acabara "aburguesándose", ni siquiera era tan machista ni recalcitrantemente conservador como podría parecer, a la vista de algunos de sus filmes del Oeste o Bélicos. Por ej., la muy militarista "Los Boinas Verdes", película que él mismo dirigió -su única incursión tras la cámara- sobre la Guerra de Viet-Nam, en pleno auge de ésta (en 1968) luego reconoció que la hizo por motivos meramente "alimentícios": ya tenía más de 60 años y otras jóvenes estrellas emergentes le desplazaban, padecía un cáncer desde 1965 y el Western empezaba a no ser un género tan rentable como antaño...

De hecho, la visión que se daba en su películas de las mujeres, al menos para los estándares de los años 40, 50 ó 60, no eran siempre meras "damiselas en apuros" a las que había que salvar de los pérfidos indios o los malvados cuatreros, sino frecuentemente "mujeres de armas tomar": vean las protagonistas de "Valor de Ley" (1969) o Katherine Hepburn en la crepuscular "El Rifle y la Biblia", por no hablar de muchas de las resueltas heroínas de sus cintas dirigidas por John Ford.

En lo único que quizás sí cumplió tópico del M.A.C.H.O. por excelencia era en su excesivo gusto por las mujeres: fue infiel de forma casi compulsiva a sus fuatro esposas (dos de ellas, hispanas: hablaba un español bastante potable) y hasta a última novia oficial, su secretaria personal: a todas ellas les puso sonoros "cuernos" con infinidad de mujeres, entre ellas Marlene Dietrich o Maureen O´Hara, su compañera en "El Hombre Tranquilo".

Pues bien: Marion Robert Morrison (1907-1979), su nombre real, según su propia confesión siempre vió a "John Wayne" (¡¡¡la masculinidad andante por antonomasia!!!) como un "personaje ficticio" más de su carrera interpretativa, un rol con el que se ganaba la vida, pero alguien totalmente alejado de su existencia real.

Aquí teneis a "mi hombre" existe y es muy real. Quizas no tenga mucha conversación pero....¿que hombre la tiene?? Este al menos sabe escuchar.

Tiene 10 funciones, que son más de las que cualquier otro hombre tiene ( yo nunca he encontrado ninguno con más de tres)

http://www.tusexshop.com/sexshop/juguetes-eroticos/vibradores-especiales/butch-cassidy.html

La verdad que estos comentarios o artículos casi siempe son en detrimento de los hombres más que de las mujeres.
¿Porque ,la mujer existe?,

https://www.facebook.com/pages/Laboutiquedeldeseo/213284562147406

Twitter: @laboutiquedeseo

Al hilo de los comentarios sobre los mitos en el artículo. Quería recomendar otro libro erótico, aunque no mucho.... que precisamente también está redactado por un hombre... y según leo en su web reflexiona sobre el amor y ataca un poco lo mitos e idelaizaciones... y dice algo interesante, y que desde luego como mujer reinvidico: los hombres también se emocionan, apasionan y enamoran... Aunque lo que más me gusto con diferencia es el rollo que se trae con las canciones, jajaja. Me sorprendió. Es amigo de un amigo, así qu eno me importa promocionarle, que encima no tiene un editorial fuerte... www.concancionesdeamorysexo.com

Está claro que desde 1954, que es esa foto de Paul Newman, la psicología de las mujeres y en ella sus gustos por los hombres, ha evolucionado mucho, en aquélla época a la mujer le atraía un hombre varonil, como expresión de la fuerza que ella quería encontrar en él, porque ella era socialmente, además de físicamente, débil, hoy en cambio podría incluso molestarle esa forma de virilidad porque ella ya se acostumbró a vivir y a embestir contra la vida, luego al ser ela fuerte también, busca más un hombre débil que le complemente en la convivencia, de todos modos esto es un poco aventurado decirlo pues cada mujer y cada hombre son siempre distintos, por lo que lo que yo escribo aquí se refiere solo a rasgos del carácter que cambian con los años e influyen en las relaciones de pareja.

Los tiempos han cambiado, las mujeres exigimos que el hombre también cambie. Hemos luchado por nuestro espacio, por nuestra libertad, aún nos quedan derechos por defender. Aún hay muchos hombres que esperan de la mujer que sea florero y no comprenden que las nuevas mujeres pensamos y queremos al lado nuestro hombres con inteligencia emcoional. Excelente artículo!

Yo creo que si existe el hombre ,la mujer, el gay y la lesbiana. independientemente de que lo muestren o no en la TELE. Creo que con el paso de los años, uno aprende a tener una personalidad propia y que duela a quien le duela hay que decirlo para sentirse libre y hacer lo que a uno le haga sentirse bien sin joder a nadie ...

...eso de que "el hombre no existe" es más viejo quelmear (del hombre que asiste)


...y lo de buscar la esenciación corporeo-espirituística del hombre está menos aceptado que los complejos que atesora la ciencia actual (como logos irrefuteibol) basados en sus digitalidades tántricas del fluir etereo-gibbsiano de la in-form-acción.


Áquella, la mujer que anhelaba el hombre que, en los '80, no existía, buscaba a Jacks ofreciéndole un par de brevas que le permitieran no sabemos muy bien si alimentarlo, o darle sensibilidad a un gruñir que arrastra desde la lactantencia que se convierta en palabra...


En fin, saludos cordiales y buenos días y así se lo hemos contado y hasta mañana, pero no mejor porquesimposible y viva la gasolina.

No existe el hombre, tampoco la mujer, solo seres humanos, o al menos, asi deberia ser. http://www.donsexy.com

El “hombre” existe, y debe dejar de existir.
Del mismo modo que dejó de existir el “blanco”, para que desapareciera el “negro”, la “mujer” será, en tanto que mujer, siempre el género oprimido.
El futuro de las nuevas masculinidades, en una sociedad igualitaria, es la disolución de la masculinidad en la ausencia de género.
Ésta es la propuesta de una vida sentimental sin géneros:
http://www.contraelamor.com/2014/01/agamia-y-genero-i.html

¡¡¡TEXTO PÉSIMO!!! Tarde (para lo que estábamos acostumbrados) y sin nada de gusto. ¡¡¡NEFASTO!!!

Os paso un relato erótico escrito por mi que deseo que os guste: http://sonrrise.blogspot.com.es/2013/02/cumpliendo-una-fantasia-de-un-amigo.html

Por cierto, la publicidad que deslizan algunos comentaristas resulta ya pesada.

Nunca había visto un escrito tan lleno de contradicciones. No voy a perder el tiempo en señalarlas. Hay personas, "entes", que sólo se encuentran a gusto en el conflicto. Que vivan en él, pero que no traten de extenderlo, marcando cómo debe ser mi identidad. Prefiero definirla por mis gustos y mis ideas que por una ideología.
Saludos

Estoy completamente de acuerdo con Wank buddy. Un hombre lo es desde que nace al igual que una mujer, otra cosa es ser PERSONA y la persona que eres se fragua en torno a unos valores y principios que cada uno es libre de elegir, dentro del respeto a las normas de convivencia. Cosa distinta son los estereotipos que nos venden en el cine, teatro, literatura y demás que para nada tienen traslado a la vida real, tontos seríamos si buscásemos esas "cualidades" en nuestro vecino del 5º o en nuestro compañero de clase. No se puede confundir la ficción con la realidad y lo único que te exige la sociedad es que respetes los derechos de los demás, a partir de ahí puedes pensar y actuar como te de la gana seas hombre o mujer.

El hombre esta descubriendo su punto G
http://www.lolatoys.com/es/blog/2013/10/01/punto-g-masculino/

Los hombres tienen miedo de ser ellos mismos también.
Al igual que las mujeres.

Para muestra de como cambian las mentalidades y los usos cotidianos, leed el siguiente artículo sobre las muñecas sexuales, todo un boom en Oriente y ahora también en Occidente!!
https://sorprendeatupareja.es/store/modules/blockblog/blockblog-post.php?post_id=14

Pues vas a tener razón, yo estoy abducido que no abdicado...

Si el hombre no existe, tampoco existe la mujer... Ni el niño, ni el anciano, ni el político, ni el científico. Son todos estereotipos, etiquetas. El autor debería dar ejemplo, ser consecuente con lo que escribe y dejar de usar etiquetas. Así no podría escribir nada y no tendríamos que aguantarlo.

Vaya chollo tiene montado el autor de esta parida de texto. Seguro que es terapeuta gestalt, constelador familiar o similar. Va con su interés profesionmal el producir un texto que confunde el tocino con la velocidad... patético. Yo no quiero ser un hombre, lo soy desde que nací, entiendo que el autor lo que quiere es ser una PERSONA con "con valores hechos a mi medida, con mis pretensiones y gustos, mis virtudes y defectos" Pero al autor le interesa económicamente que exista el conflicto que él mismo alimenta, hablándonos de los estereotipos de género y la sociedad teatral... qué verguenza de personaje, no sé cómo tenéis valor de invitarle.

Aunque le hombre no existas o se extinguiese siempre quedarán...los vibradores!!!
http://viciosillos.com/197-VIBRADORES

Que no nos falte la ración cotidiana de odio misándrico... A vosotros os dedico el monólogl de "el cavernícola" dedicado a aquel que, harto de ser hombre, quiere cortarse el pene. Como decía el epitafio: "Aquí yace una leyenda que se corría de boca en boca". Qué asco dáis...

Cierto, para mi el hombre es totalmente prescindible. Yo tengo sustitutos mucho mejores, como podeis ver: http://goo.gl/QXzJdc

Entiendo que en el aspecto sexual que el sentido de este espacio, el hombre pueda ser prescindible, sobre todo aquellos que no saben cómo dar placer o conceder a la mujer lo que desea... aunque no todos son así.
http://ow.ly/xyE7R

Efectivamente no existe, es un accesorio prescindible

http://goo.gl/HgHXq3

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el blog

Ni enciclopedia ni consultorio sexual al uso. He aquí un rincón erótico festivo dedicado a las relaciones y la atracción entre seres humanos, esa faceta que nos hace la vida más placentera, tierna, amorosa, plena… Un blog coral, con cinco autoras de todo origen y condición, que apuesta por el juego, la provocación, lo sensual y el sexo como acto libre, adulto, compartido, real o ficticio, siempre divertido... Eso sí, si tu mirada no es amplia y tolerante, mejor no te detengas aquí. Coordina Analía Iglesias. No sólo se admiten firmas invitadas, sino que son deseadas.

Sobre las autoras

Anne Cé. Nació en el sur austral (Argentina), en un tiempo beatle y en un país con altísima densidad de psicoanalistas y jugadores de fútbol. Periodista, quizá incluso a su pesar, narra lo que se le ponga delante. Y narra, y narra. Un día descubrió que el simple roce de una clavícula le erizaba la piel y entonces comprendió por qué le gusta tanto abrazar a un hombre.

Esther Porta. Segoviana, fue becaria en el mítico Tentaciones y allí hizo de todo hasta que sus conocimientos de sexo la convirtieron en Beatriz Sanz. Y gracias a ella, publicó artículos semanales de sexo, dos libros y fue reclutada como sexperta guionista del programa de Canal +: 'Sex Pópuli'. Cuando casi se le había olvidado (lo de escribir de sexo...) se mete a bloguera. Y aquí está, con tantas ganas de sexo (del uno y del otro) como siempre...

Venus O'Hara, de Reino Unido, con raíces irlandesas. Modelo fetish, actriz y escritora. Licenciada en Ciencias Políticas y Francés, reside en Barcelona, ha sido columnista sexual en varias revistas, tiene su propio blog de fetichismo y es creadora de 'No sabes con quien duermes', un confesionario para personas que llevan una doble vida. Publicó su primer libro junto a Erika Lust, 'Deséame como si me odiaras', en 2010.

Tatiana Escobar, de Venezuela (1976), ha escrito ensayos y poesía en español. Traductora y editora, en 2004 abrió en Madrid junto a sus socios la primera boutique erótica de España, La Juguetería Erotic Toys, para no tener que vivir de la literatura. Desde entonces vive del sexo. Y escribe, a veces, para sus amigos.

. Madrileña. Soñó con escribir y pronto descubrió una vía: el periodismo. Pero como tampoco valía narrar sobre cualquier cosa, eligió suerte y remató la faena con un posgrado en Sexología. Ha trabajado en suplementos de salud y medios especializados. Con la práctica ha acabado por darle un toque más sensual a sus letras. Y con ellas sueña en escribir, ahora, un libro.

Ilustracion
Venus O'Hara, Anne Cé y Silvia C. Carpallo, según 'Mi Petit Madrid'.

Nuevo libro

El orgasmo de mi vida. Si ya no sueñas con príncipes azules, locos por pedirte en matrimonio, ni esperas que aparezca un millonario atormentado pero diestro en amores, con una Visa en una mano y un látigo en la otra, este libro es para ti. Porque El orgasmo de mi vida habla de eso, de mujeres realistas, lúcidas, independientes y eróticamente vivas, capaces de combinar esa cotidianidad que todas conocemos, con sus pasiones más salvajes. Ellas son las protagonistas de los relatos, sin guionistas que les digan lo que tienen que hacer, pero sobre todo, son las compositoras, directoras e intérpretes de los orgasmos más armoniosos de sus vidas.

Lux eróticaLux erótica. "Escribir sobre sexo era la propuesta y me sentí estimulada. Después de tantos años como periodista cultural y con mucha vida hecha en torno a la información y a la actualidad, tenía ganas de ponerle carne a la crónica. Porque nuestra más genuina actualidad como personas pasa por el relato del erotismo. Porque de atracción y de relaciones hablamos todo el tiempo en este tiempo occidental con ciertas libertades individuales garantizadas y rebosante de espíritu lúdico pero también algo desafectado y con nuevos descompromisos adquiridos...". Anne Cé.

Inglés para pervertidosInglés para pervertidos."Se dice que la mejor manera de aprender un idioma es a través del sexo con un extranjero. Pero ¿qué haces si estás en la cama y no sabes qué decirle? Con Inglés para pervertidos puedes aprender todas las palabras y expresiones que siempre has deseado saber, desde lo más elemental al sexo más salvaje. El libro cuenta con ocho capítulos centrados en las partes del cuerpo, la cama, el LGBT, las compras sexis, el lado oscuro, el porno, el chat y la salud sexual. Cada capítulo contiene vocabulario, gramática y unos ejercicios muy originales que no encontrarás en ningún otro libro. Aprende todo lo que tu "English teacher" no se atrevería a enseñarte nunca. Y... si te cansas de estudiar, el libro incluye un montón de fotos mias para distraerte". Venus O'Hara.

TWITTER

Nuestros autores en Twitter

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal