Eros

'The affair' o el triunfo de los instintos (y el afán de poder)

Por: | 25 de mayo de 2015

Una serie sobre una infidelidad. No parece un tema que pueda dar tanto de sí, y sin embargo, cuando empecé a ver The affair, me enganchó al instante. Son muchos los comentarios que se han hecho sobre la primera temporada de esta apuesta de Showtime, la gran mayoría buenos, unos cuantos malos, sobre todo en la valoración del desenlace.

The afair

Cartel promocional de la serie 'The affair'.

Algunas de las claves por las que esta serie ha cautivado a la crítica están basadas más en las formas que en el fondo. Me explico. La serie se compone de diez capítulos de alrededor de una hora de duración; cada uno de ellos se divide, a su vez, en dos partes: la visión de Noah (Dominic West) y la visión de Alison (Ruth Wilson), los dos infieles de la historia.

Así, vemos cómo desde sus diferentes perspectivas cambian las versiones de quién sedujo a quién, o incluso, si Alison llevaba el vestido más o menos largo. Y es que la trama gira en torno a dos matrimonios, cada cual con sus más y sus menos, que coinciden durante un verano en un pueblo costero. Y, allí, los dos protagonistas acaban lanzándose a una relación extramatrimonial, que conllevará múltiples y diversas consecuencias. Entre ellas, un asesinato, motivo por el cual, tanto Noah como Alison, están siendo interrogados, y que a la vez resulta la razón por la que nos van desvelando los detalles de su historia.

Dicho todo esto, las premisas parecen obvias. Hombre maduro con hijos que ve mermada su vida sexual, asfixiado económicamente, humillado por la familia de su mujer, frente a una mujer que sufre una importante crisis en su vida, que busca refugio en la novedad y en el sexo. La excusa para la infidelidad está servida.

Pero la serie habla de muchas más cosas de las aparentes, y que desde la perspectiva sexológica, pueden ser mucho más interesantes que una narración a dos voces. Y ojo que aquí se puede escapar algún spoiler.

Desde mi punto de vista, con toda la subjetividad que este conlleva, hay una pregunta clave que, de hecho, se hacen a sí mismos los protagonistas en una de las escenas: "¿por qué conmigo?". Ambos son atractivos, y ambos han tenido, y nos dejan verlo, otras oportunidades de ser infieles. La tentación siempre ha existido, y la frustración en sus matrimonios, aparentemente, también, ¿qué les empuja a dar ese paso, entonces, en esta ocasión?

Una de las excusas a las que podríamos aludir es al hecho de que se trata de una aventura de verano, sobre la que se puede pensar que es más fácil escabullirse cuando acaben las vacaciones y todos vuelvan a la rutina con las respectivas parejas. Algo que, como descubrimos, luego no es tan fácil.

Creo que la clave se esconde en algo mucho más primitivo, en otro tipo de instintos. Noah es un hombre frustrado. Si bien al casarse vio en el dinero de la familia de su mujer una oportunidad, es más que evidente que esa ventaja se ha convertido en una humillación para él a lo largo de los años. Su esposa es una mujer fuerte, autosuficiente, exigente, que busca en él un compañero, cierto, pero que no necesita de él esa figura masculina que creíamos que había pasado a la historia. Porque lo que Noah necesita no es un revolcón de verano sino volver a sentirse ‘el hombre’ de la relación. O eso se vislumbra a lo largo de los capítulos.

The-affair

Los dos matrimonios protagonistas del reparto de 'The Affair'. Fotografía Showtime

Por eso, si bien no sucumbe a la tentación con otras mujeres, también atractivas físicamente (por ejemplo, la chica de la piscina que sale en el primer capítulo) sí lo hace con Alison. Ella representa esa mujer débil, herida, que necesita ser salvada. Alison, por su parte, es camarera en el pueblo, y vive una tragedia familiar, además de una vida marcada por la falta de dinero y la inestabilidad. Su belleza podría haberla relacionado con cualquier otro hombre del pueblo, pero se fija en el veraneante, no por razones inocentes, sino porque esa figura paterna, estable, representa para ella todo lo que le falta en su matrimonio.

Una estabilidad que tiene bastante que ver con lo económico, porque (y esto sí es un spolier) si bien Noah le ofrece huir con él en más de una ocasión, no acepta inicialmente ese pequeño apartamento ni  irse a la aventura los dos solos en un tren. Hasta que Noah no recibe una oferta millonaria por el manuscrito de su libro, la cosa no cuaja. Al final, de nuevo intercambio de roles (no vamos a incurrir en nuevos spoilers).

Todas estas ideas me dejaron confusas y con muchas, quizás inocentes pero necesarias, preguntas. ¿Realmente seguimos manteniendo este modelo de relación entre dominate/sumisa? ¿siguen teniendo que ver mucho más el poder y el dinero que la afectividad  y el compañerismo en una relación sentimental? (Solo haría falta pensar qué hubiera sido de Cincuenta Sombras de Grey si Christian hubiera sido dependiente en una tienda).

Dando otro paso más,  ¿el hecho de que una mujer sea fuerte y autosuficiente o, incluso, el hecho de que tenga más dinero, sigue intimidando al hombre en una relación de pareja? ¿hay mujeres que siguen buscando en un hombre no un compañero sino una estabilidad que les permita ‘hacer su nido? La respuesta que nos ofrece ‘The affair’ es un tajante "sí".

Queda, por tanto, reflexionar si una serie como esta nos puede ayudar a replantear y cambiar todas estas ideas instintivas, más basadas, a mi parecer,  en el concepto de macho/hembra, que en el hombre/mujer, o si simplemente se trata de un reflejo, fiel, y muy triste, de lo que pese a todos los avances, sigue siendo nuestra sociedad. 

Hay 14 Comentarios

Una buena historia no la forman hombre y mujer y palabras sin más ni más. ¡CUALQUIERA PODRÍA ESCRIBIR UNA HISTORIA! Pero no todos escriben grandes historias que hacen que se te remuevan por dentro hasta los instintos, las intenciones, las ideas, ...

Si todo está bien hilado la historia puede ser buena. Si todo está escrito magistralmente con alma, cabeza y corazón, la buena historia, esa que se recordará incluso cuando pasen los años, está servida.

Os paso un nuevo relato erótico escrito por mí. Deseo que os guste:http://sonrrise.blogspot.com.es/2015/05/sueno-contigo-relato.html.

Aprende a curarte la faringitis crónica en http://faringitiscronica.com

Elucubración muy seria ésta. Yo diría que cada persona busca la pareja que necesita. Unos para sentirse más hombres y otros para sentirse menos hombres, etc, etc. Como Don Quijote necesita a su Dulcinea, que sólo conoce de oídas. http://antiguoescriba.blogspot.fr/2015/05/quijotesco-3-o-ver-de-oidas.html

Lo importante es que la historia de estas dos almas en pena tenga principio, desarrollo (sobre todo, si no, no hay historia) y desenlace, como está mandado. Aunque mucho me temo que se buscará más un final moralizante ya desde el principio antes que alargar la historia entre los dos amantes.

West bordó su papel en the Wire. Sólo por eso ya merece la pena verla. Opino, de todas formas, que estas series dejan un poco de lado a amplios sectores de público. Yo hubiera añadido una subtrama con Karmele Marchante y José Luis Moreno calentando el ambiente.

No tiene mala pinta. Lo que pasa que si es una serie que piensan alargarla con muchas temporadas, es más que seguro que no saldrá bien la idea.

O que ha nacido antes:
El huevo o la gallina?
Pues, si en esto hay dudas,
Sabemos todos y todas
Que és la arte que imita a vida.
No la vida que imita a arte.
Señores y señoras,
La vida ha nacido primero
E las artes no muestran un cienmilésimo
De los hechos y assombros
De la vida.
De las conversaciones y de los silencios,
De los absurdos y mistérios
De la vida de hombres y mujeres
En la Tierra, planeta
De periferia de galaxia.
Entonces los hechos lla están en la vida
Rica por si sóla
Sin pintura, escultura, arquitectura,
Música, danza y poesia.
Sin series de la tele.

Para variar, el tema podría ser visto con otro enfoque, sin que las series de TV sean el pretexto, pues es sabido que dichas series, hasta las más 'innovadoras', llevan consigo una carga de homogeneidad y simpleza moral como nunca se ha visto. La infidelidad también puede surgir entre dos personas alejadas de la exclusión moral, como sucede en éste y otros guiones televisivos. Puede surgir entre dos personas sin problemas de autoestima, personalidad o afectividad, lo que entenderíamos por dos personas 'normales', y hasta puede surgir muy a su pesar. Esto es lo interesante, cuando surge, y aún más cuando hay que ponerle remedio y se consigue remediar zanjando por lo sano, conscientes de que para los restos el affair lo vas a llevar contigo como una cicatriz.

Parece una serie muy atractiva por todas esas cuestiones que planteáis de manera muy adecuada.
Al final, en esto de las infidelidades, aquel o aquella que lo es, busca algo que no tiene en su matrimonio, busca una solución a alguna situación que le provoca incertidumbre, quiere ser fuera de su matrimonio aquello que realmente siente que es.
Si las obligaciones no ataran a la gente, muchas de esas infidelidades pasarían a ser relaciones estables, pero es difícil romper con la vida que llevamos.
Me gusta el artículo y el planteamiento que habéis hecho.

El morbo y lo prohibido llevan a la perdición al ser humano: no hay nada que nos guste más que el sexo, y si se le añade el morbo de lo "prohibido" nunca podremos evitarlo, es algo que nos pierde: pero no es malo como siempre nos han contado, sino que el placer de la infidelidad es algo que no se puede describir, hay que experimentarlo para saber de lo que estamos hablando.

Pues dependerá de las personas. Por lo que dices, la serie presenta dos estereotipos: el hombre frustrado y la mujer que necesita ser salvada. En ese caso, el hombre se puede sentir intimidado por el dinero de su mujer, y la mujer necesitar una figura paterna. Probablemente, otros personajes no hubieran dado pie a dicha trama.


Está claro que, actualmente, nos gusta pensar que el poder, el dinero, la estabilidad, no son los factores decisivos de una relación sentimental, si no el afecto y el compañerismo. Hay que decir que esto es válido para unos 1000 millones de personas, los habitantes del digamos "mundo desarrollado", pero los 6000 millones restantes, probablemente tengan visiones muy diferentes acerca del asunto.


Y es que el ser humano, cuando se organiza socialmente puede llegar a ser muy lamentable. Como ejemplo cercano: el PP sigue siendo el partido más votado, después de todo lo vivido y sabido.

Estoy de acuerdo en que el modelo de los padres puede influir en una relación, pero solo en la forma no en el sentimiento, si el sentimiento no existe da igual la forma que elijas de relación.

Pero ¿se puede saber por qué hasta para amar nos tenemos que fijar en lo que hacen los actores en las películas? lo suyo es llevarse por los sentimientos de uno/al lo que no quiere decir que no puedas equivocarte, pero es el cuerpo el que te lo tiene que pedir, ese es el preámbulo de la convivencia si no existe eso ésta última ni se plantea,

La infidelidad es innecesaria. Deja antes a la persona. Mi mujer me fue infiel porque es una GOLF... Aquí les dejo la foto de mi ya ex-mujer para que todo el mundo sepa quien es la ...: http://goo.gl/qZhVG8

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el blog

Ni enciclopedia ni consultorio sexual al uso. He aquí un rincón erótico festivo dedicado a las relaciones y la atracción entre seres humanos, esa faceta que nos hace la vida más placentera, tierna, amorosa, plena… Un blog coral, con cinco autoras de todo origen y condición, que apuesta por el juego, la provocación, lo sensual y el sexo como acto libre, adulto, compartido, real o ficticio, siempre divertido... Eso sí, si tu mirada no es amplia y tolerante, mejor no te detengas aquí. Coordina Analía Iglesias. No sólo se admiten firmas invitadas, sino que son deseadas.

Sobre las autoras

Anne Cé. Nació en el sur austral (Argentina), en un tiempo beatle y en un país con altísima densidad de psicoanalistas y jugadores de fútbol. Periodista, quizá incluso a su pesar, narra lo que se le ponga delante. Y narra, y narra. Un día descubrió que el simple roce de una clavícula le erizaba la piel y entonces comprendió por qué le gusta tanto abrazar a un hombre.

Esther Porta. Segoviana, fue becaria en el mítico Tentaciones y allí hizo de todo hasta que sus conocimientos de sexo la convirtieron en Beatriz Sanz. Y gracias a ella, publicó artículos semanales de sexo, dos libros y fue reclutada como sexperta guionista del programa de Canal +: 'Sex Pópuli'. Cuando casi se le había olvidado (lo de escribir de sexo...) se mete a bloguera. Y aquí está, con tantas ganas de sexo (del uno y del otro) como siempre...

Venus O'Hara, de Reino Unido, con raíces irlandesas. Modelo fetish, actriz y escritora. Licenciada en Ciencias Políticas y Francés, reside en Barcelona, ha sido columnista sexual en varias revistas, tiene su propio blog de fetichismo y es creadora de 'No sabes con quien duermes', un confesionario para personas que llevan una doble vida. Publicó su primer libro junto a Erika Lust, 'Deséame como si me odiaras', en 2010.

Tatiana Escobar, de Venezuela (1976), ha escrito ensayos y poesía en español. Traductora y editora, en 2004 abrió en Madrid junto a sus socios la primera boutique erótica de España, La Juguetería Erotic Toys, para no tener que vivir de la literatura. Desde entonces vive del sexo. Y escribe, a veces, para sus amigos.

. Madrileña. Soñó con escribir y pronto descubrió una vía: el periodismo. Pero como tampoco valía narrar sobre cualquier cosa, eligió suerte y remató la faena con un posgrado en Sexología. Ha trabajado en suplementos de salud y medios especializados. Con la práctica ha acabado por darle un toque más sensual a sus letras. Y con ellas sueña en escribir, ahora, un libro.

Ilustracion
Venus O'Hara, Anne Cé y Silvia C. Carpallo, según 'Mi Petit Madrid'.

Nuevo libro

El orgasmo de mi vida. Si ya no sueñas con príncipes azules, locos por pedirte en matrimonio, ni esperas que aparezca un millonario atormentado pero diestro en amores, con una Visa en una mano y un látigo en la otra, este libro es para ti. Porque El orgasmo de mi vida habla de eso, de mujeres realistas, lúcidas, independientes y eróticamente vivas, capaces de combinar esa cotidianidad que todas conocemos, con sus pasiones más salvajes. Ellas son las protagonistas de los relatos, sin guionistas que les digan lo que tienen que hacer, pero sobre todo, son las compositoras, directoras e intérpretes de los orgasmos más armoniosos de sus vidas.

Lux eróticaLux erótica. "Escribir sobre sexo era la propuesta y me sentí estimulada. Después de tantos años como periodista cultural y con mucha vida hecha en torno a la información y a la actualidad, tenía ganas de ponerle carne a la crónica. Porque nuestra más genuina actualidad como personas pasa por el relato del erotismo. Porque de atracción y de relaciones hablamos todo el tiempo en este tiempo occidental con ciertas libertades individuales garantizadas y rebosante de espíritu lúdico pero también algo desafectado y con nuevos descompromisos adquiridos...". Anne Cé.

Inglés para pervertidosInglés para pervertidos."Se dice que la mejor manera de aprender un idioma es a través del sexo con un extranjero. Pero ¿qué haces si estás en la cama y no sabes qué decirle? Con Inglés para pervertidos puedes aprender todas las palabras y expresiones que siempre has deseado saber, desde lo más elemental al sexo más salvaje. El libro cuenta con ocho capítulos centrados en las partes del cuerpo, la cama, el LGBT, las compras sexis, el lado oscuro, el porno, el chat y la salud sexual. Cada capítulo contiene vocabulario, gramática y unos ejercicios muy originales que no encontrarás en ningún otro libro. Aprende todo lo que tu "English teacher" no se atrevería a enseñarte nunca. Y... si te cansas de estudiar, el libro incluye un montón de fotos mias para distraerte". Venus O'Hara.

TWITTER

Nuestros autores en Twitter

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal