Eros

Sin comillas, solo sexo

Por: | 13 de junio de 2015

El siguiente es un fragmento del libro Sexo sin comillas, de la escritora colombiana María Paz Ruiz, que se presenta en España el jueves 18 de junio, a las 21, en el Volta Café de Madrid (Calle Santa Teresa 9):

"Imagine un planeta de terminaciones nerviosas, hecho para ser acariciado porque va revestido de piel. Esto es el cuerpo humano. Cada poro siente y por eso es tan agradable poder explorar cada trocito del cuerpo que somos y del cuerpo que tenemos cerca cuando estamos disfrutando de una relación sexual.

Es interesante dedicarse a descubrir que hay zonas muy poderosas que jamás nos han acariciado bien, o no nos han estimulado con el suficiente interés. A mí me resulta extraña la obsesión de algunas personas por que les toquen los pies, cuando son unos órganos muy excitables y que tienen un altísimo voltaje sexual en su diseño. Tampoco está mal chupar un codo, una rodilla o una pantorrilla. Todo puede incrementar el placer, y sobre todo, no se trata de succionar con mirada de loco una pantorrilla, sino de conseguir que ese cuerpo que queremos excitar se sienta reconocido por completo, atendido y degustado en toda su riqueza y anatomía.

11287661_1000165266696036_881327731_o (1)


Es fácil encontrar personas que sienten placer al ser acariciados en sus pezones  o en su cuero cabelludo, son zonas erógenas habituales, quizá más que las orejas o los muslos. ¡Con las orejas ocurre un efecto que muchas veces se vuelve muy desagradable! La repetida escena cinematográfica en la que los amantes se chupan las orejas ha desencadenado que muchas personas piensen que introducir la lengua por el oído hasta llegar al cerebro es sexy. Nunca ha sido ni lo será. Tampoco el exceso de babas da el mejor resultado. Casi es mejor recurrir a los susurros, al chorrito de aire o al beso que al incómodo chupón que deja un rastro baboso. ¡Pero, para gustos, colores! Y así como es frecuente que las mujeres me cuenten que no son fans de que las baboseen, también he conocido parejas que me confiesan que les encanta, y que de hecho se han unido más porque los dos son unos babosos y esto les excita al límite.

A mí me parece hermoso besar los párpados, encuentro en ellos algo sensual, también creo que las caderas de los hombres son irresistibles y facilísimas de morder y de besar. El cuello es una zona erógena maravillosa, pero no a todas las personas les gusta que les chupen o les besen esa parte, así que es conveniente que en las citas que tengan los amantes descubran si les gusta lo que el compañero les hace.

A mí me han dicho cosas como esta: "yo odiaba que me tocaran las costillas, pero me encanta cómo tú me las acaricias". En conclusión, no siempre el problema está en nuestra poca afición porque nos toquen ese punto, sino que tal vez no nos lo han tocado bien. El cuerpo fluye en su totalidad y se puede excitar y erizar por completo, así que no tiene caso crear obstáculos en el placer. Mi máxima es sencilla: se vive mejor sin puntos prohibidos en el cuerpo.


La primera vez

Testimonio de mi amiga Q:
Llegué a mi primer encuentro sexual por una enorme curiosidad y no por enamoramiento. Esto hizo que desde esa primera vez tuviera una duda sobre el sexo. ¿Era placentero en sí o debía buscarle el lado emocional para aprobar lo que estaba haciendo?

El sexo es una inyección de placer; y no todo placer está asociado al compromiso que hay entre los dos que se entregan a la relación física. Es falso que solo los hombres puedan separar esto y solo ellos puedan gozar con el sexo casual, esporádico o sorpresivo. Las mujeres también pueden, lo hacen, y es maravilloso disfrutar del cuerpo sin importar si se es hombre o mujer. De hecho, a veces tengo la sensación de que la distinción de géneros nos ha afectado mucho. No todos somos hombres-hombres ni mujeres-mujeres. Ahora me puedo permitir decir que me gustan las personas, y no sólo porque sean mujeres u hombres. Me puede atraer una mujer o un hombre en igual medida.
¡Fuera las etiquetas!

Testimonio de A:
Mi primera relación sexual no ocurrió con un novio. No me pareció grave, nunca me culpé por eso y, en cambio, pude aprender a tener una relación sexual liberada y placentera con él. Hoy pienso que tuve suerte al comenzar mi actividad sexual con un estudiante de ginecología cuando yo apenas tenía quince años. También hoy soy consciente de que él me hizo la inducción y las prácticas. Yo no sabía nada, y solo recordaba el libro de sexualidad que mi madre me había mostrado en la cama el día que me explicó, con dibujos de blanco y negro, cómo era eso de fabricar hijos. Recuerdo también que mi padre cerró la puerta con mirada confusa: su hija de once años ya sabía que el sexo existía. Su pequeña ya no era tan inocente. Pero es igual, porque después del libro en blanco y negro me siguieron tapando los ojos cuando salían dos amantes besándose en las películas, y en mi casa no se dijo la palabra sexo ni sonaron jamás los Sex Pistols".

Hay 20 Comentarios

Siempre se aprecia algo de tanto valor.

Me encanta este aporte, lo habéis redactado muy bien, os felicito.

Muy buena periodista y escritora colombiana, recuerdo que en una ocación la vi en una feria del libro en bogota en el 2012 cuando lanzó su primera novela llamada "soledad"

Mi pareja actual es una cincuentona de cuerpo juvenil , morenaza , rubia y sin limite para el gozo. Pasamos largas horas sumergidos en ele agua o tumbados al sol desnudos. En ambos casos piel a piel funciona a las mil maravillas. Todo vale, no hay limites, ni presiones ni decepciones. Abrirse en canal es lo mejor del mundo.

No hay nada más placentero que recorrer el cuerpo desnudo de la persona con la que vas a tener sexo poco después, acariciarle lentamente, buscar esos puntos en los que salta cuando le tocas, susurrarle al oído mientras le acaricias y le cuentas que le vas a hacer, generar un mundo de sensaciones con las puntas de los dedos que le transporten a un momento increíble en el que cualquier roce le haga sentir un ligero orgasmo, preparando ese momento en el que ya los cuerpos se desnudan para que el roce de la piel y el sexo hagan el resto.

En cualquier caso, lo que hay que evitar es "la hinchazón de Antonomasia": http://antiguoescriba.blogspot.fr/2015/06/la-hinchazon-de-antonomasia.html

Este asunto da mucho de sí (el de la pilosidad) y preocupaba mucho a Cervantes, como es lógico: ""Hemos tomado algunas de nosotras por remedio ahorrativo de usar de unos pegotes o parches pegajosos, y aplicándolos a los rostros, y tirando de golpe, quedamos rasas y lisas como fondo de mortero de piedra; que puesto que..." http://antiguoescriba.blogspot.fr/2015/06/depilacion-en-el-siglo-xvii.html

No dice usted nada de la cuestión de la pilosidad o no, un asunto del que Marcial ya se ocupaba en diversos epigramas, como el LXII: "Si te depilas el pecho, las piernas y los brazos, y si tu minga rapada está
rodeada de unos cortos pelos, esto lo haces, Labieno, —¿quién no lo sabe?— en
atención a tu amiga. Si te depilas el culo, Labieno, para quién lo haces?" http://antiguoescriba.blogspot.fr/

Me encanta el libro de María Paz Ruiz ...

En esta tienda online encuentras todo lo que necesitas, es espectacular: http://www.elpicante.es

Me encanta el libro de María Paz Ruiz

un libro muy interesante.

Que pena no sea en Valencia, me ha resultado un descubrimiento muy interesante, una visión muy sublime sobre la sensualidad y el erotismo

Siempre se aprecian textos de calidad.

Una vez acaricié oralmente el sentido del humor de cierta chica con el lapsus de que sólo pretendía mantener con ella una "felación" amistosa. Eso también cuenta.

Los primeros párrafos me parecen sublimes. Una descripción muy acertada y elegante de explicar el placer.
La primera vez que tenemos sexo es una experiencia increíble pero que quizás no disfrutamos lo suficiente.

Uno de mis sueños prohibidos es tener el poder de hipnotizar para poder hacer lo que quiera con la mujeres que me gustan y que después no se acuerden, jaja. Miren esto: http://goo.gl/AYyM5b

la literatura sobre el erotismo, sobre el sexo, es amplia y muy abundante, con diferentes niveles de calidad; textos como los que aparecen en este artículo suben el nivel, enhorabuena

Lindo...Sin palabras

Acurrucados entre cartones al calor de unos bajos abiertos, y junto a su carrito con todas sus pertenencias, duerme una pareja de ancianos de pelo blanco.
Pareja porque son dos y van siempre juntos, aseándose un poco en la fuente de la esquina con parsimonia y con miradas de afecto entre ellos.
Como si el mundo no les afectara.
Nadie les pregunta nada, ni los ven tampoco aunque se pase a su lado indiferentes.
Ellos parece ser que son los únicos que tienen claro quienes son y quienes somos el resto del personal que caminamos apesadumbrados por las bullas del reloj.
Pobres pero decentes y dignos.
Recogen sus pertenencias se marchan a otro sitio más tranquilo y soleado, mientras sin prisas miran dentro de los contenedores que encuentran por el camino, para ver que encuentran.
Y poder desayunar algo, hablándose siempre en voz baja, y quitándole el hombre el peso a ella con delicadeza.
Con un derroche de afecto y de cariño que traspasa su pobreza y que inunda la calle.
Indiferentes al ruido.
Viéndoles caminando uno junto al otro, como si el tiempo se les hubiera parado y el sol solo luciera para ellos.
No necesitan decirse que se quieren, y que se tienen uno al otro como lo más importante en el mundo.
Han traspasado todas la barreras.
Han ido dejando atrás al resto, ellos son los primeros.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el blog

Ni enciclopedia ni consultorio sexual al uso. He aquí un rincón erótico festivo dedicado a las relaciones y la atracción entre seres humanos, esa faceta que nos hace la vida más placentera, tierna, amorosa, plena… Un blog coral, con cinco autoras de todo origen y condición, que apuesta por el juego, la provocación, lo sensual y el sexo como acto libre, adulto, compartido, real o ficticio, siempre divertido... Eso sí, si tu mirada no es amplia y tolerante, mejor no te detengas aquí. Coordina Analía Iglesias. No sólo se admiten firmas invitadas, sino que son deseadas.

Sobre las autoras

Anne Cé. Nació en el sur austral (Argentina), en un tiempo beatle y en un país con altísima densidad de psicoanalistas y jugadores de fútbol. Periodista, quizá incluso a su pesar, narra lo que se le ponga delante. Y narra, y narra. Un día descubrió que el simple roce de una clavícula le erizaba la piel y entonces comprendió por qué le gusta tanto abrazar a un hombre.

Esther Porta. Segoviana, fue becaria en el mítico Tentaciones y allí hizo de todo hasta que sus conocimientos de sexo la convirtieron en Beatriz Sanz. Y gracias a ella, publicó artículos semanales de sexo, dos libros y fue reclutada como sexperta guionista del programa de Canal +: 'Sex Pópuli'. Cuando casi se le había olvidado (lo de escribir de sexo...) se mete a bloguera. Y aquí está, con tantas ganas de sexo (del uno y del otro) como siempre...

Venus O'Hara, de Reino Unido, con raíces irlandesas. Modelo fetish, actriz y escritora. Licenciada en Ciencias Políticas y Francés, reside en Barcelona, ha sido columnista sexual en varias revistas, tiene su propio blog de fetichismo y es creadora de 'No sabes con quien duermes', un confesionario para personas que llevan una doble vida. Publicó su primer libro junto a Erika Lust, 'Deséame como si me odiaras', en 2010.

Tatiana Escobar, de Venezuela (1976), ha escrito ensayos y poesía en español. Traductora y editora, en 2004 abrió en Madrid junto a sus socios la primera boutique erótica de España, La Juguetería Erotic Toys, para no tener que vivir de la literatura. Desde entonces vive del sexo. Y escribe, a veces, para sus amigos.

. Madrileña. Soñó con escribir y pronto descubrió una vía: el periodismo. Pero como tampoco valía narrar sobre cualquier cosa, eligió suerte y remató la faena con un posgrado en Sexología. Ha trabajado en suplementos de salud y medios especializados. Con la práctica ha acabado por darle un toque más sensual a sus letras. Y con ellas sueña en escribir, ahora, un libro.

Ilustracion
Venus O'Hara, Anne Cé y Silvia C. Carpallo, según 'Mi Petit Madrid'.

Nuevo libro

El orgasmo de mi vida. Si ya no sueñas con príncipes azules, locos por pedirte en matrimonio, ni esperas que aparezca un millonario atormentado pero diestro en amores, con una Visa en una mano y un látigo en la otra, este libro es para ti. Porque El orgasmo de mi vida habla de eso, de mujeres realistas, lúcidas, independientes y eróticamente vivas, capaces de combinar esa cotidianidad que todas conocemos, con sus pasiones más salvajes. Ellas son las protagonistas de los relatos, sin guionistas que les digan lo que tienen que hacer, pero sobre todo, son las compositoras, directoras e intérpretes de los orgasmos más armoniosos de sus vidas.

Lux eróticaLux erótica. "Escribir sobre sexo era la propuesta y me sentí estimulada. Después de tantos años como periodista cultural y con mucha vida hecha en torno a la información y a la actualidad, tenía ganas de ponerle carne a la crónica. Porque nuestra más genuina actualidad como personas pasa por el relato del erotismo. Porque de atracción y de relaciones hablamos todo el tiempo en este tiempo occidental con ciertas libertades individuales garantizadas y rebosante de espíritu lúdico pero también algo desafectado y con nuevos descompromisos adquiridos...". Anne Cé.

Inglés para pervertidosInglés para pervertidos."Se dice que la mejor manera de aprender un idioma es a través del sexo con un extranjero. Pero ¿qué haces si estás en la cama y no sabes qué decirle? Con Inglés para pervertidos puedes aprender todas las palabras y expresiones que siempre has deseado saber, desde lo más elemental al sexo más salvaje. El libro cuenta con ocho capítulos centrados en las partes del cuerpo, la cama, el LGBT, las compras sexis, el lado oscuro, el porno, el chat y la salud sexual. Cada capítulo contiene vocabulario, gramática y unos ejercicios muy originales que no encontrarás en ningún otro libro. Aprende todo lo que tu "English teacher" no se atrevería a enseñarte nunca. Y... si te cansas de estudiar, el libro incluye un montón de fotos mias para distraerte". Venus O'Hara.

TWITTER

Nuestros autores en Twitter

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal