Eros

El romanticismo debe morir

Por: | 21 de noviembre de 2015

"El romanticismo ya no es lo que era", nos quejamos una y otra vez, sin pensar que, a lo mejor, es bueno que ya no lo sea.

Porque la pregunta es, ¿qué consideramos romántico? Por ejemplo, ¿son románticos los celos? Muchas películas, libros u otros productos culturales nos muestran como deseable que nuestra pareja sea posesiva y celosa, que nos limite nuestro entorno social y que controle nuestra vida personal, porque nos quiere y se preocupa por nosotras.

No hay más que ver ejemplos como la saga Crepúsculo o por supuesto la trilogía Cincuenta Sombras de Grey y todas sus sucedáneas. ¿Es este un ideal deseable? Parece una cuestión baladí, pero no lo es tanto cuando vamos a la puerta de un instituto y preguntamos a nuestras jóvenes sobre esta idea, y nos aterramos con sus respuestas.

Bestia_125059

Fotograma de la versión 'La Bella y la Bestia' de Disney.

Otra de las frases románticas más tradicionales es la de "yo le voy a hacer cambiar". Las mismas sagas ya mencionadas beben de cuentos tan conocidos como La Bella y la Bestia (que hasta tiene sus versiones modernas, para que no perdamos el concepto de vista), y al final lo que nos cuentan es que si te esfuerzas puedes convertir a tu bestia en el príncipe azul.

Hechizos mágicos aparte, esa es la idea en la que también se fundamentan muchas novelas que también utilizan el adjetivo de género 'romántico'. Ese hombre atormentado, agresivo e, incluso, violento que podemos y debemos cambiar gracias a la magia del amor. Y tampoco es una tontería, porque es el ideal al que se aferran muchas mujeres enganchadas a relaciones tóxicas creyendo que él cambiará, cuando en el fondo todos sabemos que nunca lo hará y que el final de esa historia no va a ser, precisamente, feliz.

En el romanticismo se esconde también cierto toque paternalista, en el que parece que el hombre debe asumir siempre el rol de la seducción, de los detalles, de llevar la iniciativa, y deja a la mujer como un elemento mucho más sumiso, a la espera de esa ansiada conquista. Como una quinceañera esperando que algún chico, el que sea, la saque a la pista de baile. ¿Y si es ella la que decide conquistar a un hombre, regalar bombones a su pareja o tener la iniciativa en el sexo? ¿Y si resulta que el hombre también disfruta de que la otra persona dé el primer paso y de que tengan detalles con él?

Quizá sea bueno que ese amor romántico haya dejado de ser lo que era, y que dé lugar a un nuevo concepto de lo romántico. Como, por ejemplo, que sea romántico sentirse libre en la pareja y no sentirse controlado; que sea romántico que tanto el hombre como la mujer hagan por cuidar la relación, por tener detalles mutuamente, sin esperar que tenga que ser el otro el que siempre se encargue de todo; que sea romántico tener espacio para nuestros amigos, para que los momentos de reencuentro en pareja sean más especiales; que sea romántico no sentirse siempre inseguro y celoso cuando la otra persona interactúa con personas del otro sexo (verlo con distancia, siempre lo dice la gurú Esther Perel, nos hace enamorarnos); que sea romántico aceptar a la otra persona con sus defectos en vez de empeñarnos en alcanzar ideales de ficción; que sea romántico en definitiva tener una relación real, sana, de compañeros, que quizás se parezca poco a una película de Hollywood, o a la historia perfecta de una novela, pero que sea lo más bonito que ha pasado de verdad en nuestras vidas.

Quizás el romanticismo empiece a no ser el que era, y ojalá nunca vuelva a serlo.

 

Hay 17 Comentarios

che' ella me creda libero e lontano, ok, this is not so said.
https://www.youtube.com/watch?v=3_RAi8yxjv4

Rangil, Candela, el romanticismo no es exactamente sinónimo de triste. Comprendo que el poder evocador de una melodía tenga distintos significados para cada persona, pero romántica, romántica, en sentido genérico, ésta que recomendáis no me lo parece especialmente. Muy bonita, eso sí. Salud.

el sexo sin romanticismo no es nada.
http://lolatoys.com/es/we-vibe-4-plus.html

Una maravilla de vídeo Ragnhild, para ser oído por todos los lugares. Gracias.

Ese es un título muy feo, al contrario, el romanticismo debería existir siempre, es que es lo que más se acerca a la representación del sentimiento de amor.

Si tuvieramos que buscar el romanticismo que nos enseñan las películas, las relaciones duraban dos días.
Es cierto que cada persona tiene un concepto distinto de ser romántico, no hay que caer en los tópicos de que por decir cosas agradables o regalar detalles alguien ya es romántico solo por hacer eso.

El romanticismo es la belleza de una relación.

Pues yo, que quieres que te diga, a mi me ha parecido uan de las formas de romanticismo de toda la vida los piropos que de tiran los albañiles cuando pasas por laobra, y, por supuesto otras cosas que no voy a contar aquí, porque sino ¿Qué te queda? ver las noricias y a la mujer del tiempo para saber si mañana va a llover o a hacer sol, para saber que modelito te tienes que poner? Aunque pensándolo bien ese podría ser otra clase de romanticiscmo pero más friívolo, nosé, la verdad que estoy hecha un lio.......

La clave está en caminar por nuevos derroteros sexuales de manera consensuada. Compartir juntos nuevos descubrimientos, formar equipo indisoluble en la cama y, claro, en el resto de tareas cotidianas. Grey y demás son ejemplos deleznables porque malvenden el concepto del sexo que se tiene hoy en día. Todo vale, sí, pero si el acuerdo es realmente "total" por parte de ambas partes, sin obligaciones ni malos tratos. Somos una pareja que disfruta enormemente del sexo y por nuestra cama ha pasado de todo, incluida una muñeca de silicona con la que aún jugamos los dos. ¿El truco? Que los dos estamos de acuerdo en todo lo que hacemos... Eso, el entendimiento en todos los aspectos de la vida, es el nuevo romanticismo.

En efecto....el romanticismo debe morir, dejemos paso a una nueva era dónde el sexo ya no necesita de cariño, amor, afecto y ternura para existir....
El romanticismo no debe morir ni de broma...es como si se muriese cualquier religión...obviamente no debemos confundir los términos y ser romántica no es sinónimo de machista...cuidar a tu pareja no es maternal ni paternalista...El amor en los tiempos modernos del Tinder, el HAPPEND y toda esta oferta masiva de apps...dónde lo más romántico que puedes escuchar es alguna lindeza del tipo "Te comería todo lo negro...."
Si desaparece el romanticismo ¿Qué nos queda? No me planteo una relación de pareja sin romanticismo... o es tu pareja o tu compañero de piso....Arriba las flores y los corazones. ¿No?

La autora confunde los conceptos, confunde por ejemplo cursi con romanticismo, machismo con romanticismo, y así sucesivamente, todo rastro de cutrez y/o estupidez con romanticismo. A no ser que la autora haya decidido que por ejemplo Johann Wolfgang von Goethe es un lastre cultural que debemos quitarnos de encima, debería aclararse un poquito en su planteamiento metodológico, si es que lo hay. Es para salir corriendo, aunque es posible que el material-progresismo ya haya alcanzado sus más altas cotas de estupidez complaciente y no nos hayamos enterado. Salud.

Des de luego una relación está formada por dos, y cada uno tiene que poner sus "condiciones" por así llarmarlas. Pero muy importante es el respeto y la confianza
Feliz inicio de semana y a comernosla.
Besossss

O amor romantico e a paixāo vāo ter morte natural de qualquer jeito. Entāo, enquanto ele está vivo, viva-o com a maior intensidade (sem ciúmes de preferência).
https://www.youtube.com/watch?v=0brQ_Ixhotc

El concepto de romanticismo ha ido evolucionando, como lo ha hecho la sociedad. Antes podía ser romántico una relación de pareja donde el hombre era el que decidía todo y la mujer simplemente obedecía. Hoy, mucha gente asume como romántico el respetarse el uno al otro, el ser iguales en la relación y tener libertad de acción y movimiento. Como todo, el romanticismo también ha evolucionado.

Como movimiento cultural no puede morir aunque sea historia del siglo xlx, pero su componente rebelde, del que no se habla nunca, ya vendría bien ya. Que me parece que la instalación en la comodidad es patológica y sobre todo impropia de jóvenes.
Lo de ser soñador y mas partidario de los sentimientos, no tiene porque ser ñoñez y propio de nenazas. Que es lo que muchos, y sobre todo muchas creen.
Lo bueno de hoy en día es que las ciencias del comportamiento cada vez son mas ciencia y hay ya conceptos muy claros que son mas definiciones que ideas. Por ejemplo los celos. Ya ni se discute que eso sea "malo" llevado al terreno del amor, y el celoso "peligroso" en la mayoría de relaciones. Del romántico que se suicida por sus "romanticismos" ya ni hablamos.
De morir pues nada, de aprender en el amor y la rebeldía, mucho. Y soñar por supuesto. Y sentir.

¿Qué tipo de romanticismo?
Pues las personas nacemos y somos jóvenes.
En la mayoría de casos con capacidad de amarnos, y de ilusionarnos y vivir ese sueño de romances.
Hasta llegar a la madurez, donde cada cual se va cuajando por si solo, lejos de las tuteles de los padres y de la protección de su soporte.
Es ahí donde nacen los desencantos.
Al descubrir que detrás de una cara bonita no siempre se esconde una buena persona, responsable y competente.
No falla el romanticismo.
Falla la calidad de la sociedad que formamos las personas que propicia indolencias y pasotismos irresponsables.
El romanticismo no es paternalismo, ni machismo o seducción engañosa.
La calidad de una sociedad basada en la libertad de las personas debería potenciar el romanticismo y la responsabilidad compartida.
Entre las personas, sean hombres o mujeres.
De cualquier nivel social.
La cultura conlleva a la perfección de las formas y las costumbres en un refinamiento de las relaciones.
Y no a la desaparición de lo que es consustancial con nuestra naturaleza humana.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el blog

Ni enciclopedia ni consultorio sexual al uso. He aquí un rincón erótico festivo dedicado a las relaciones y la atracción entre seres humanos, esa faceta que nos hace la vida más placentera, tierna, amorosa, plena… Un blog coral, con cinco autoras de todo origen y condición, que apuesta por el juego, la provocación, lo sensual y el sexo como acto libre, adulto, compartido, real o ficticio, siempre divertido... Eso sí, si tu mirada no es amplia y tolerante, mejor no te detengas aquí. Coordina Analía Iglesias. No sólo se admiten firmas invitadas, sino que son deseadas.

Sobre las autoras

Anne Cé. Nació en el sur austral (Argentina), en un tiempo beatle y en un país con altísima densidad de psicoanalistas y jugadores de fútbol. Periodista, quizá incluso a su pesar, narra lo que se le ponga delante. Y narra, y narra. Un día descubrió que el simple roce de una clavícula le erizaba la piel y entonces comprendió por qué le gusta tanto abrazar a un hombre.

Esther Porta. Segoviana, fue becaria en el mítico Tentaciones y allí hizo de todo hasta que sus conocimientos de sexo la convirtieron en Beatriz Sanz. Y gracias a ella, publicó artículos semanales de sexo, dos libros y fue reclutada como sexperta guionista del programa de Canal +: 'Sex Pópuli'. Cuando casi se le había olvidado (lo de escribir de sexo...) se mete a bloguera. Y aquí está, con tantas ganas de sexo (del uno y del otro) como siempre...

Venus O'Hara, de Reino Unido, con raíces irlandesas. Modelo fetish, actriz y escritora. Licenciada en Ciencias Políticas y Francés, reside en Barcelona, ha sido columnista sexual en varias revistas, tiene su propio blog de fetichismo y es creadora de 'No sabes con quien duermes', un confesionario para personas que llevan una doble vida. Publicó su primer libro junto a Erika Lust, 'Deséame como si me odiaras', en 2010.

Tatiana Escobar, de Venezuela (1976), ha escrito ensayos y poesía en español. Traductora y editora, en 2004 abrió en Madrid junto a sus socios la primera boutique erótica de España, La Juguetería Erotic Toys, para no tener que vivir de la literatura. Desde entonces vive del sexo. Y escribe, a veces, para sus amigos.

. Madrileña. Soñó con escribir y pronto descubrió una vía: el periodismo. Pero como tampoco valía narrar sobre cualquier cosa, eligió suerte y remató la faena con un posgrado en Sexología. Ha trabajado en suplementos de salud y medios especializados. Con la práctica ha acabado por darle un toque más sensual a sus letras. Y con ellas sueña en escribir, ahora, un libro.

Ilustracion
Venus O'Hara, Anne Cé y Silvia C. Carpallo, según 'Mi Petit Madrid'.

Nuevo libro

El orgasmo de mi vida. Si ya no sueñas con príncipes azules, locos por pedirte en matrimonio, ni esperas que aparezca un millonario atormentado pero diestro en amores, con una Visa en una mano y un látigo en la otra, este libro es para ti. Porque El orgasmo de mi vida habla de eso, de mujeres realistas, lúcidas, independientes y eróticamente vivas, capaces de combinar esa cotidianidad que todas conocemos, con sus pasiones más salvajes. Ellas son las protagonistas de los relatos, sin guionistas que les digan lo que tienen que hacer, pero sobre todo, son las compositoras, directoras e intérpretes de los orgasmos más armoniosos de sus vidas.

Lux eróticaLux erótica. "Escribir sobre sexo era la propuesta y me sentí estimulada. Después de tantos años como periodista cultural y con mucha vida hecha en torno a la información y a la actualidad, tenía ganas de ponerle carne a la crónica. Porque nuestra más genuina actualidad como personas pasa por el relato del erotismo. Porque de atracción y de relaciones hablamos todo el tiempo en este tiempo occidental con ciertas libertades individuales garantizadas y rebosante de espíritu lúdico pero también algo desafectado y con nuevos descompromisos adquiridos...". Anne Cé.

Inglés para pervertidosInglés para pervertidos."Se dice que la mejor manera de aprender un idioma es a través del sexo con un extranjero. Pero ¿qué haces si estás en la cama y no sabes qué decirle? Con Inglés para pervertidos puedes aprender todas las palabras y expresiones que siempre has deseado saber, desde lo más elemental al sexo más salvaje. El libro cuenta con ocho capítulos centrados en las partes del cuerpo, la cama, el LGBT, las compras sexis, el lado oscuro, el porno, el chat y la salud sexual. Cada capítulo contiene vocabulario, gramática y unos ejercicios muy originales que no encontrarás en ningún otro libro. Aprende todo lo que tu "English teacher" no se atrevería a enseñarte nunca. Y... si te cansas de estudiar, el libro incluye un montón de fotos mias para distraerte". Venus O'Hara.

TWITTER

Nuestros autores en Twitter

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal