Eros

Bienvenidas las etiquetas eróticas: ya no eres 'raro'

Por: | 23 de febrero de 2016

Por Arola Poch*

Tenemos tendencia a etiquetarlo todo. Cualquier moda enseguida adquiere una palabra que la define (desde el ya desfasado metrosexual hasta el hipster, lumbersexual o fofisano, por nombrar algunas). Y el mundo de la sexualidad no se queda atrás. Tendencias sexuales, relaciones, orientaciones se definen con infinidad de palabras, tantas y tan específicas que es difícil estar al día.

CYMERA_20150916_215816Fotografía de Irene Díaz.

Tenemos muy claro de qué van la heterosexualidad, la homosexualidad, el lesbianismo o la bisexualidad. A algunos les sonarán, aunque seguro que resultan más ajenas, palabras como asexualidad, pansexualidad, sapiosexualidad, demisexualidad, transexualidad, cisexualidad, homorromanticismo, birromanticismo, heteroflexibilidad, bicuriosidad, panromanticismo, arromanticismo, grisexualidad, alosexualidad u homoflexibilidad. Todas estas palabras existen y definen una realidad, un gusto o una tendencia sexual. No pretendo definir todas y cada una de ellas, la sexualidad es tan compleja que necesitaríamos varios artículos para concretarlas. Mi objetivo es más modesto y se centra en una pregunta: ¿por qué etiquetamos?

Hay quien piensa que es innecesario hilar tan fino en esto de los nombres, que nos gusta clasificarlo todo cuando resultaría mucho más bonito ser y sentirnos libres como somos, sin tanto encasillamiento. Cierto es, pero etiquetar tiene también su lado útil.

- Sirve para dar estatus de realidad y visibilizar tendencias y orientaciones. Con la visibilización se contribuye a la normalización, a la naturalización y con ello a la tolerancia.

- Hace que nos sintamos parte de un grupo. Las personas somos seres sociales y cuando descubrimos que hay más gente como nosotros nos sentimos incluidos y bien. Gracias a Internet, estar clasificados en un grupo puede ayudarnos a encontrar más gente con nuestros mismos gustos o tendencias.

- Ayuda a definirnos y autoafirmarnos. Lo que me pasa/siento/experimento tiene un nombre, existe. Eso permite entendernos un poco mejor a nosotros mismos.

En definitiva, nos resulta más fácil comprender o describir ciertas cosas si tienen un rótulo. Si puedes decirle a alguien, por ejemplo, "soy demisexual" le estás dando un concepto para que se informe, sin necesidad de tener que justificarte o explicarte. Además estás transmitiendo que eso existe, quiero decir, no es que seas "raro" (o sí, pero fundamentalmente es algo que tu interlocutor desconoce).

Por cierto, y ya que ha salido el tema, ¿qué me decís de la palabra 'raro'? Es de las peores etiquetas que se pueden poner, por su significado peyorativo, y porque excluye del grupo. Por cierto, es muy diferente que otros te definan como 'raro' a que tú te autodefinas. Que no sea lo que tú conoces no significa que sea raro, puedes argumentar. Significa solo que es algo que tú no conoces. Muchos dejamos de usar este término, sobre todo en el terreno sexual, para hablar de "menos habitual" o de "sexualidades minoritarias".

Irene_diazfev

Fotografía de Irene Díaz.

Sin embargo, no todo iba a ser bonito. En muchas ocasiones las etiquetas llevan asociados estereotipos que solo sirven para prejuzgar. Una etiqueta define, visualiza, incluye, pero luego hay que gestionar las reacciones de los demás (y, ya sabemos, de todo hay en la viña del Señor).

No caigamos en el reduccionismo: las personas no somos compartimentos estancos y cada uno de nosotros es un mundo.

Somos, nosotros y nuestras sexualidades, tan variables y tenemos tantos recovecos que resulta difícil clasificarnos. De ahí que encontremos innumerables palabras para intentar definirnos. Si alguna de ellas sirve para que alguien deje de sentirse 'raro', para que sienta que no está solo y pueda desarrollar sus gustos y expresar su erotismo libre y naturalmente, bienvenidas sean las etiquetas.

 

 

*Psicóloga, experta en sexualidad y blogger.

Hay 11 Comentarios

it have to be art in sex. sex is a art. http://masseurporn.com

Eres muy grande Arola, como siempre fantástica!

ME QUEDO CON ESTO: No caigamos en el reduccionismo: las personas no somos compartimentos estancos y cada uno de nosotros es un mundo.

No creo que existan las suficientes etiquetas para todos nosotros, y por desgracia por muchas etiquetas que existan sigue habiendo muchísima gente que solo conoce la de "raro" , sobre todo cuando hablamos de BDSM y de sus juguetes...

http://www.divinaslocuras.com/fetish--bondage-lp-1-50-familia-198/

Las etiquetas siguen condicionando a muchas personas, en mi opinión es un atraso.
Me gusta mucho el artículo, interesante y bien escrito.
Qué triste que en todos los blogs vinculados a prensa escrita aparecen, como en los diarios, comentarios avinagrados. Amargados, los blogs son otra cosa, aquí los comentarios suelen ser cosntructivos y los vuestros rechinan.

Lo de "raro" por suerte cada vez se escucha menos, aunque todavía hay gente que califica así a otras personas. Lo que es de desear es que algún día desaparezcan los etiquetados en el sexo, y que cada uno disfrute de ello como más le gusta, siempre que no se meta con otra gente

Mira Carlos no es tan inocuo, simple y banal, yo creo que dice cosas importantes que a mucha gente les puede servir; hemos pasado de un extremo a otro, antes todo era heterosexualidad y pobre de aquel que no lo fuera porque ya era el bufón de todo el mundo, ahora hemos pasado al otro extremo, por educación, sensibilidad, etc..., la moda ahora es que se lleve la homosexualidad o al menos que lo parezca, porque hay chicos que no son homosexuales y se depilan enteros, se depilan las cejas, se quitan el bigote, etc..., pero los tiempos cambiarán, a lo mejor nosotros no los veremos, y cada cual será como sea, su autenticidad, se verá de todo, variopinto, ni habrá tanto hetero como antes ni tanto homo como ahora.

Sinceramente, vaya articulo más inicuo, simple y banal. El contenido brilla por su ausencia y parece escrito con la levedad y rapidez de un glotón de comida rápida...ay, el signo de los tiempos

No, Mar, tengo la sensacion (respetuosa) que el mundo será mayoritariamente gay e nosotros los heteros seremos los raros. Todo está tan gay...

Ya lo sé Paula pero ya se les pasará y luego todo será más normal ¿no te parece?

Mar, la verdad és que hoy es pasa un estraño fenomeno: algunos grupos de homossexuales que ayer han sido discriminados y sufrido bullyng, hoy quieren que tu, heterosexual carga sus banderas, sus vestimientas, etc, etc, etc. Quieren imponerte cosas que tu no quires.

Sí, la verdad es que la sexualidad es muy complicada pero cada uno la lleva a su manera; en los años 60 y 70 era un aspecto que se controlaba muchísimo, sin embargo ahora, y, sobre todo, la gente jóven me parece que tiene menos problemas con tanto etiquetado y no marcan tanto como raros, exceptuando algunos grupos de gente especial, pero , en general, ven la sexualidad con más naturalidad.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el blog

Ni enciclopedia ni consultorio sexual al uso. He aquí un rincón erótico festivo dedicado a las relaciones y la atracción entre seres humanos, esa faceta que nos hace la vida más placentera, tierna, amorosa, plena… Un blog coral, con cinco autoras de todo origen y condición, que apuesta por el juego, la provocación, lo sensual y el sexo como acto libre, adulto, compartido, real o ficticio, siempre divertido... Eso sí, si tu mirada no es amplia y tolerante, mejor no te detengas aquí. Coordina Analía Iglesias. No sólo se admiten firmas invitadas, sino que son deseadas.

Sobre las autoras

Anne Cé. Nació en el sur austral (Argentina), en un tiempo beatle y en un país con altísima densidad de psicoanalistas y jugadores de fútbol. Periodista, quizá incluso a su pesar, narra lo que se le ponga delante. Y narra, y narra. Un día descubrió que el simple roce de una clavícula le erizaba la piel y entonces comprendió por qué le gusta tanto abrazar a un hombre.

Esther Porta. Segoviana, fue becaria en el mítico Tentaciones y allí hizo de todo hasta que sus conocimientos de sexo la convirtieron en Beatriz Sanz. Y gracias a ella, publicó artículos semanales de sexo, dos libros y fue reclutada como sexperta guionista del programa de Canal +: 'Sex Pópuli'. Cuando casi se le había olvidado (lo de escribir de sexo...) se mete a bloguera. Y aquí está, con tantas ganas de sexo (del uno y del otro) como siempre...

Venus O'Hara, de Reino Unido, con raíces irlandesas. Modelo fetish, actriz y escritora. Licenciada en Ciencias Políticas y Francés, reside en Barcelona, ha sido columnista sexual en varias revistas, tiene su propio blog de fetichismo y es creadora de 'No sabes con quien duermes', un confesionario para personas que llevan una doble vida. Publicó su primer libro junto a Erika Lust, 'Deséame como si me odiaras', en 2010.

Tatiana Escobar, de Venezuela (1976), ha escrito ensayos y poesía en español. Traductora y editora, en 2004 abrió en Madrid junto a sus socios la primera boutique erótica de España, La Juguetería Erotic Toys, para no tener que vivir de la literatura. Desde entonces vive del sexo. Y escribe, a veces, para sus amigos.

. Madrileña. Soñó con escribir y pronto descubrió una vía: el periodismo. Pero como tampoco valía narrar sobre cualquier cosa, eligió suerte y remató la faena con un posgrado en Sexología. Ha trabajado en suplementos de salud y medios especializados. Con la práctica ha acabado por darle un toque más sensual a sus letras. Y con ellas sueña en escribir, ahora, un libro.

Ilustracion
Venus O'Hara, Anne Cé y Silvia C. Carpallo, según 'Mi Petit Madrid'.

Nuevo libro

El orgasmo de mi vida. Si ya no sueñas con príncipes azules, locos por pedirte en matrimonio, ni esperas que aparezca un millonario atormentado pero diestro en amores, con una Visa en una mano y un látigo en la otra, este libro es para ti. Porque El orgasmo de mi vida habla de eso, de mujeres realistas, lúcidas, independientes y eróticamente vivas, capaces de combinar esa cotidianidad que todas conocemos, con sus pasiones más salvajes. Ellas son las protagonistas de los relatos, sin guionistas que les digan lo que tienen que hacer, pero sobre todo, son las compositoras, directoras e intérpretes de los orgasmos más armoniosos de sus vidas.

Lux eróticaLux erótica. "Escribir sobre sexo era la propuesta y me sentí estimulada. Después de tantos años como periodista cultural y con mucha vida hecha en torno a la información y a la actualidad, tenía ganas de ponerle carne a la crónica. Porque nuestra más genuina actualidad como personas pasa por el relato del erotismo. Porque de atracción y de relaciones hablamos todo el tiempo en este tiempo occidental con ciertas libertades individuales garantizadas y rebosante de espíritu lúdico pero también algo desafectado y con nuevos descompromisos adquiridos...". Anne Cé.

Inglés para pervertidosInglés para pervertidos."Se dice que la mejor manera de aprender un idioma es a través del sexo con un extranjero. Pero ¿qué haces si estás en la cama y no sabes qué decirle? Con Inglés para pervertidos puedes aprender todas las palabras y expresiones que siempre has deseado saber, desde lo más elemental al sexo más salvaje. El libro cuenta con ocho capítulos centrados en las partes del cuerpo, la cama, el LGBT, las compras sexis, el lado oscuro, el porno, el chat y la salud sexual. Cada capítulo contiene vocabulario, gramática y unos ejercicios muy originales que no encontrarás en ningún otro libro. Aprende todo lo que tu "English teacher" no se atrevería a enseñarte nunca. Y... si te cansas de estudiar, el libro incluye un montón de fotos mias para distraerte". Venus O'Hara.

TWITTER

Nuestros autores en Twitter

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal