Eros

Amor renovable, con garantía de siete años

Por: | 19 de abril de 2016

En España, uno ya puede divorciarse ante notario. En México, se discutió hace unos años la propuesta de permitir los matrimonios por dos años, renovables. Y un tiempo antes, una legisladora alemana propuso también el matrimonio a plazos, argumentando algo que han asegurado los antropólogos: el amor dura siete años.

Como mucho, siete años.

En Nahid, la directora debutante iraní Ida Panahandeh, cuenta la vida de una mujer divorciada (en la estela virtuosa de Nader y Simin, una separación, de Asghar Farhadi) que vuelve a casarse, pero con plazos. Esto es algo que la interpretación chií de los textos sagrados del islam permite: uno puede casarse por unos dias, una semana, un mes o tres meses. Expirado el plazo, sin mediar trámite alguno, el interesado vuelve al estado civil anterior.

 

Nahid
 La actriz iraní Sareh Bayat, frente a la encrucijada, el espejo social, su deseo.

En el caso de la protagonista de la película iraní, ella ha cambiado custodia del hijo por soltería y, por eso, solo puede casarse a escondidas y por días sueltos. Nahid tiene el coraje de una mujer enamorada y, a la vez, la generosidad de las madres. Así es que corre de un lado a otro, para no dejar de hacer lo que siente y cumplir con sus deberes familiares. Llora poco (no hay tiempo para lamentos), sino eficiencia de madre para cubrir todos los huecos, y ternura y entrega de mujer con su marido-amante de los días que toque.

Sobre la duración del amor, o si el matrimonio es una institución hecha a partir del amor, o al margen del amor (y con fin evolutivo o de orden social), hemos hablado, aquí, citando a nuestra antropóloga de cabecera, Helen Fisher. Recordemos que Fisher decía que quizá lo único que se necesitaba es que la pareja durara apenas "el tiempo suficiente para que las crías superaran la infancia".

Entonces, surgía una cifra: cuatro años. El cuatro alude a la correlación que ha establecido Fisher entre "la duración de la infancia humana en las sociedades tradicionales y la duración de muchos matrimonios". En cuanto a la espera de nacimientos, esta varía de un pueblo a otro y, sin embargo, otra antropóloga, Jane Lancaster, aventuró que el patrón reproductivo habitual durante nuestro largo pasado evolutivo era de cuatro años (causado por el ejercicio continuo y el hábito de amamantar). Así, los cálculos cierran, porque el pico mundial de divorcios a finales del siglo XX se situaba en torno a los cuatro años desde la boda (a menos que se concibiera un segundo hijo).

 

Tráiler de 'Nahid'.

La comezón del séptimo año (un hijo más otro), aventuraba Fisher, podría ser un fenómeno biológico. Y la monogamia en serie, también.

Entonces, la propuesta de la diputada alemana no suena tan descabellada, y la legislación iraní, tampoco. Si uno está de acuerdo con renovar, renueva, y si no, menos papeles y un alivio de antemano.

Ahora, si usted quiere ser más longevo y ansía una vida con menos desórdenes alimenticios, de alcohol y cigarrillo, menos enfermedades e ingresos por partida doble que aseguren una cotidianidad sin sobresaltos, parece que lo mejor es el matrimonio (incluso mejor que vivir juntos sin papeles), según un estudio de la London School of Hygiene and Tropical Medicine, cuyos resultados publicaba en estos días The Guardian.

De todos modos, en general, los beneficios del amor estable (con o sin papeles) parecen bastante evidentes. Una piel conocida, de confianza, a largo plazo le da soltura al cuerpo. Eso sí, la calidad de la relación tiene casi todo que ver con el bienestar y la menor incidencia de diabetes o enfermedades cardiovasculares. Y si no está felizmente casado, mejor no intentarlo (que hacerlo y vivir en conflicto), dicen los especialistas en largas vidas con menos ingresos al hospital.

En materia de sexo, la barrera es de nuevo la de los siete años: "quienes tuvieron relaciones que duraron menos de dos años tuvieron dos veces más sexo que aquellos que duraron seis años o más", según el estudio londinense. Otra cosa que los casados hacen menos es deporte.

Remarcable, por último: los beneficios del matrimonio parecen ser mucho más importantes para los hombres que para las mujeres que, por lo general, tienen una vida social más activa fuera del ámbito conyugal, y eso les aporta un blindaje emocional, cualquiera sea su estado civil.

Todo esto para decir que, aunque el matrimonio sea una institución de ordenamiento social tan asentada, siempre estamos a tiempo de introducir nuevas reglas de juego que nos hagan la vida más saludable, y placentera.

Hay 5 Comentarios

El día que el matrimonio no deje de ser un negocio.... Adiós al matrimonio.

Puede que debamos empezar a considerar el amor de un modo nuevo. Atendiendo a los vinculos secretos que mantiene todo lo vivo entre si en la naturaleza, podríamos empezar a ver el amar como una vinculación solidaria y orgánica con otra persona que tiene como destino la expasión humana de ambos. Amar como un ejercicio práctico de crecimiento personal es una de las perspectivas menos publicitadas del amor, pero puede que el único modo de salvar la pareja en una sociedad individualista.

La pasión es necesaria que siga viva para que una relación pueda ser duradera en el tiempo. Si conseguimos disfrutar con la variedad y nuevas técnicas de disfrute, la llama de la pasión pervivirá. Si caemos en la rutina, ni dos años durará la pasión.

Yo creo que el amor puede permanecer siempre, otra cosa es la fidelidad sexual. Creo que en el matrimonio del siglo XXI habría que incluir la posibilidad de que tanto el hombre como la mujer puede echar una canita al aire y no pasa absolutamente nada. Una cosa es amor y otra sexo.

Hay otras opciones... El poliamor o la pareja abierta. Para ver las ventajas que nos ofrecen hay que abandonar la falsa creencia de que sólo se puede querer a una persona a la vez. Al contrario, la experiencia de los que practicamos el poliamor es que cuando te enamoras de la segunda persona, también se renueva el amor por la primera. El amor genera más amor. Y lo mismo pasa con el deseo: la variedad en la vida sexual renueva la libido. Mi mujer y yo pronto celebraremos 25 años de casados en nuestro matrimonio no-monógamo.

En cuanto al argumento de la crianza, es absurdo pensar que un niño de cuatro años (o incluso de siete), está equipado para cuidar se sí mismo, ahora o en la Edad de Piedra. Lo que pasa es que los seres humanos nunca hemos vivido en parejas; hemos vivido en tribus. Y a los hijos los cuidaba la tribu en conjuncto, como sigue pasando hoy en día en las culturas de cazadores/recolectores. Entonces no importa si la pareja se separa, porque siempre queda la tribu para cuidar de los niños. De hecho, existe una teoría que dice que las tribus primordiales eran promíscuas, sin estructuras de pareja. No somos monógamos porque nunca lo fuimos.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el blog

Ni enciclopedia ni consultorio sexual al uso. He aquí un rincón erótico festivo dedicado a las relaciones y la atracción entre seres humanos, esa faceta que nos hace la vida más placentera, tierna, amorosa, plena… Un blog coral, con cinco autoras de todo origen y condición, que apuesta por el juego, la provocación, lo sensual y el sexo como acto libre, adulto, compartido, real o ficticio, siempre divertido... Eso sí, si tu mirada no es amplia y tolerante, mejor no te detengas aquí. Coordina Analía Iglesias. No sólo se admiten firmas invitadas, sino que son deseadas.

Sobre las autoras

Anne Cé. Nació en el sur austral (Argentina), en un tiempo beatle y en un país con altísima densidad de psicoanalistas y jugadores de fútbol. Periodista, quizá incluso a su pesar, narra lo que se le ponga delante. Y narra, y narra. Un día descubrió que el simple roce de una clavícula le erizaba la piel y entonces comprendió por qué le gusta tanto abrazar a un hombre.

Esther Porta. Segoviana, fue becaria en el mítico Tentaciones y allí hizo de todo hasta que sus conocimientos de sexo la convirtieron en Beatriz Sanz. Y gracias a ella, publicó artículos semanales de sexo, dos libros y fue reclutada como sexperta guionista del programa de Canal +: 'Sex Pópuli'. Cuando casi se le había olvidado (lo de escribir de sexo...) se mete a bloguera. Y aquí está, con tantas ganas de sexo (del uno y del otro) como siempre...

Venus O'Hara, de Reino Unido, con raíces irlandesas. Modelo fetish, actriz y escritora. Licenciada en Ciencias Políticas y Francés, reside en Barcelona, ha sido columnista sexual en varias revistas, tiene su propio blog de fetichismo y es creadora de 'No sabes con quien duermes', un confesionario para personas que llevan una doble vida. Publicó su primer libro junto a Erika Lust, 'Deséame como si me odiaras', en 2010.

Tatiana Escobar, de Venezuela (1976), ha escrito ensayos y poesía en español. Traductora y editora, en 2004 abrió en Madrid junto a sus socios la primera boutique erótica de España, La Juguetería Erotic Toys, para no tener que vivir de la literatura. Desde entonces vive del sexo. Y escribe, a veces, para sus amigos.

. Madrileña. Soñó con escribir y pronto descubrió una vía: el periodismo. Pero como tampoco valía narrar sobre cualquier cosa, eligió suerte y remató la faena con un posgrado en Sexología. Ha trabajado en suplementos de salud y medios especializados. Con la práctica ha acabado por darle un toque más sensual a sus letras. Y con ellas sueña en escribir, ahora, un libro.

Ilustracion
Venus O'Hara, Anne Cé y Silvia C. Carpallo, según 'Mi Petit Madrid'.

Nuevo libro

El orgasmo de mi vida. Si ya no sueñas con príncipes azules, locos por pedirte en matrimonio, ni esperas que aparezca un millonario atormentado pero diestro en amores, con una Visa en una mano y un látigo en la otra, este libro es para ti. Porque El orgasmo de mi vida habla de eso, de mujeres realistas, lúcidas, independientes y eróticamente vivas, capaces de combinar esa cotidianidad que todas conocemos, con sus pasiones más salvajes. Ellas son las protagonistas de los relatos, sin guionistas que les digan lo que tienen que hacer, pero sobre todo, son las compositoras, directoras e intérpretes de los orgasmos más armoniosos de sus vidas.

Lux eróticaLux erótica. "Escribir sobre sexo era la propuesta y me sentí estimulada. Después de tantos años como periodista cultural y con mucha vida hecha en torno a la información y a la actualidad, tenía ganas de ponerle carne a la crónica. Porque nuestra más genuina actualidad como personas pasa por el relato del erotismo. Porque de atracción y de relaciones hablamos todo el tiempo en este tiempo occidental con ciertas libertades individuales garantizadas y rebosante de espíritu lúdico pero también algo desafectado y con nuevos descompromisos adquiridos...". Anne Cé.

Inglés para pervertidosInglés para pervertidos."Se dice que la mejor manera de aprender un idioma es a través del sexo con un extranjero. Pero ¿qué haces si estás en la cama y no sabes qué decirle? Con Inglés para pervertidos puedes aprender todas las palabras y expresiones que siempre has deseado saber, desde lo más elemental al sexo más salvaje. El libro cuenta con ocho capítulos centrados en las partes del cuerpo, la cama, el LGBT, las compras sexis, el lado oscuro, el porno, el chat y la salud sexual. Cada capítulo contiene vocabulario, gramática y unos ejercicios muy originales que no encontrarás en ningún otro libro. Aprende todo lo que tu "English teacher" no se atrevería a enseñarte nunca. Y... si te cansas de estudiar, el libro incluye un montón de fotos mias para distraerte". Venus O'Hara.

TWITTER

Nuestros autores en Twitter

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal