Eros

Comiéndonos (y no a besos)

Por: | 14 de abril de 2016

Besos hubo muchos ayer, a propósito de la efeméride, y ahora vienen los mordiscones (no precisamente mordisquitos de esos que hacen cosquillas). Pasó el día de los besos, llega la hora caníbal.

Troubleeveryday

En 'Trouble every day' (2001), Vincent Gallo arrincona a la mucama cuando le viene el 'mono'. La magnífica Claire Denis dirige este fime que eriza la piel.

No sé qué extraña circunstancia hizo que en una misma semana se cruzaran en mi camino dos películas eróticas de dientes afilados y bastante sangre (La bestia ciega y Trouble every day). Ambas van al nudo del debate sobre el sexo, cuando este no alcanza, o no alcanza en sus términos habituales de mimos, caricias, roces, alguna cachetadita; cuando a ninguno de los dos les basta con darse besos y lamerse, o succionarse, penetrarse.

¿Apuesto que lo primero que se nos ocurre a varios es El imperio de los sentidos, ese clásico japonés de los 70, de Nagisha Oshima?

En El imperio... (1976) es tanto el fervor de fusión de la pareja encerrada, entre puertas corredizas y criadas-geishas, que él le pide a ella un último acto poético-cárnico de entrega, que le costará a él parte de su preciado ser. Y su preciado ser.

  Blind-beast

 

 

 

 

 

 

 

'La bestia ciega' (1969): la modelo se despierta en el atelier del escultor ciego.

Pero antes de El imperio de los sentidos, hubo otra 'bestia ciega' de ardor que mutila y se automutila en la búsqueda de...¿una letal culminación artística del erotismo? O se trata más bien del testimonio de la insatisfacción que llegó con la revolución sexual de la segunda mitad del siglo XX, como interpretan algunos. En La bestia ciega (1069), de Yasuzô Masumura, un escultor ciego, y muy inexperto en territorios del amor, secuestra a una modelo para continuar con su obra obsesiva con el cuerpo femenino. La madre sobreprotectora del escultor es la tercera pata de esta historia claustrofóbica que no cuestiona el amor, o la pasión, sino el encierro, quizá.

Hay amantes, y no solo los hijos de madres todopoderosas, que buscan morder, atar, pellizcar, y que no gozan de los besos ni de suavidad alguna. Seguro que habéis dado con algunos de ellos fuera de las más conocidas sesiones sado-maso, con escenografía y parafernalia ad-hoc. Yo recuerdo a uno al que quise besar y me mordió, me quejé y él me dijo: "no me gustan los besos", así de lapidario, pero elegante. Ahí terminó la cosa, pero hay mordedores (al menos en la ficción) que no se conforman con un "no" del partenaire. Recuerdo algunos en la literatura.

De esos buenos mordiscos que dan de comer se habla en El informe sobre ciegos de Ernesto Sábato, cuando una pareja de novios se queda atrapada en el ascensor de un edificio de oficinas, a la entrada del verano (a partir de entonces, tiemblo en los ascensores si voy con un hombre, incluso si me quiere). Dos meses allí atrapados y el hambre pudo con las buenas intenciones.

Otras escenas más sensuales y salvajes que quedaron grabadas en mi memoria (porque todos somos salvajes) son las de los nativos sudamericanos en las inolvidables orgías caníbales de Juan José Saer en El entenado.

 

Tráiler de 'La bestia ciega'.

Pero si hay una película caníbal que nos sobrecoge por lo cruda y lo bella es Trouble every day (2001), de la francesa Claire Denis. Vicent Gallo, tan perturbado y sexy, siempre, y la irresistible Beatrice Dalle son dos caníbales (y con pareja), que lidian con el amor y sus pulsiones. La lucha supera sus fuerzas y tienen que salir a satisfacerse fuera de casa, para no dañar a sus seres queridos.

Más cruentos que los vampiros, e imparables como ellos, cuando la chispa del erotismo se enciende.  

 

Tráiler de 'Trouble every day'.

Hay 5 Comentarios

No me gustan las películas de caníbales explícitos, aunque estén relacionadas con el sexo.
Me encantan los juegos eróticos, la provocación y la seducción, pero no llego a tanto!!

Todas esas películas no hacen más que llevar al extremo el mensaje que Hollywood lleva más de un siglo propagando con sus películas, asociando el sexo con el miedo y la autodestrucción. Se ha convertido en un cliché de las películas de terror la parejita que hace el amor antes de ser destrozados por el loco, el monstruo o el extraterrestre de turno. Eso no hace sino perpetuar el mensaje milenario anti-sexo de las iglesias cristianas: sexo = perdición. El BDSM es completamente distinto, porque en él el dolor y el sometimiento se usan por su valor erótico y no como métodos de autodestrucción. Una cultura sexo-positiva tiene que dejar de asociar el placer con el miedo. De todas formas, yo también escribo mis historias de sexo y violencia, pero con un toque de humor. Por ejemplo, "Un problemilla en Magaluf", sacada de la novela que estoy a punto de publicar:
http://sexocienciaespiritu.blogspot.com/2016/04/un-problemilla-en-magaluf.html

ANGELA ESCORT: totalmente de acuerdo! Parafilias, locuras de la sociedad moderna.

No creo que exista nada malo en los juegos eróticos y en tomarse la vida con ma relax de lo que ya nos imponen las normas y los "moralistas" que dicen una cosa pero piensan otra.

Hay que dejarse llevar, siempre que sea consentido, acordado y nos lleve a pasarlo mejor que bien

Hay que dejarse llevar al éxtasis: http://luisbermejo.com/blog/llevarte-al-extasis/

Creo que ese tipo de relación donde al final te comen o tí comes literalmente a la persona, no es muy sano ni licito que digamos. Vaya que eso ya es cosa de enfermos mentales graves.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el blog

Ni enciclopedia ni consultorio sexual al uso. He aquí un rincón erótico festivo dedicado a las relaciones y la atracción entre seres humanos, esa faceta que nos hace la vida más placentera, tierna, amorosa, plena… Un blog coral, con cinco autoras de todo origen y condición, que apuesta por el juego, la provocación, lo sensual y el sexo como acto libre, adulto, compartido, real o ficticio, siempre divertido... Eso sí, si tu mirada no es amplia y tolerante, mejor no te detengas aquí. Coordina Analía Iglesias. No sólo se admiten firmas invitadas, sino que son deseadas.

Sobre las autoras

Anne Cé. Nació en el sur austral (Argentina), en un tiempo beatle y en un país con altísima densidad de psicoanalistas y jugadores de fútbol. Periodista, quizá incluso a su pesar, narra lo que se le ponga delante. Y narra, y narra. Un día descubrió que el simple roce de una clavícula le erizaba la piel y entonces comprendió por qué le gusta tanto abrazar a un hombre.

Esther Porta. Segoviana, fue becaria en el mítico Tentaciones y allí hizo de todo hasta que sus conocimientos de sexo la convirtieron en Beatriz Sanz. Y gracias a ella, publicó artículos semanales de sexo, dos libros y fue reclutada como sexperta guionista del programa de Canal +: 'Sex Pópuli'. Cuando casi se le había olvidado (lo de escribir de sexo...) se mete a bloguera. Y aquí está, con tantas ganas de sexo (del uno y del otro) como siempre...

Venus O'Hara, de Reino Unido, con raíces irlandesas. Modelo fetish, actriz y escritora. Licenciada en Ciencias Políticas y Francés, reside en Barcelona, ha sido columnista sexual en varias revistas, tiene su propio blog de fetichismo y es creadora de 'No sabes con quien duermes', un confesionario para personas que llevan una doble vida. Publicó su primer libro junto a Erika Lust, 'Deséame como si me odiaras', en 2010.

Tatiana Escobar, de Venezuela (1976), ha escrito ensayos y poesía en español. Traductora y editora, en 2004 abrió en Madrid junto a sus socios la primera boutique erótica de España, La Juguetería Erotic Toys, para no tener que vivir de la literatura. Desde entonces vive del sexo. Y escribe, a veces, para sus amigos.

. Madrileña. Soñó con escribir y pronto descubrió una vía: el periodismo. Pero como tampoco valía narrar sobre cualquier cosa, eligió suerte y remató la faena con un posgrado en Sexología. Ha trabajado en suplementos de salud y medios especializados. Con la práctica ha acabado por darle un toque más sensual a sus letras. Y con ellas sueña en escribir, ahora, un libro.

Ilustracion
Venus O'Hara, Anne Cé y Silvia C. Carpallo, según 'Mi Petit Madrid'.

Nuevo libro

El orgasmo de mi vida. Si ya no sueñas con príncipes azules, locos por pedirte en matrimonio, ni esperas que aparezca un millonario atormentado pero diestro en amores, con una Visa en una mano y un látigo en la otra, este libro es para ti. Porque El orgasmo de mi vida habla de eso, de mujeres realistas, lúcidas, independientes y eróticamente vivas, capaces de combinar esa cotidianidad que todas conocemos, con sus pasiones más salvajes. Ellas son las protagonistas de los relatos, sin guionistas que les digan lo que tienen que hacer, pero sobre todo, son las compositoras, directoras e intérpretes de los orgasmos más armoniosos de sus vidas.

Lux eróticaLux erótica. "Escribir sobre sexo era la propuesta y me sentí estimulada. Después de tantos años como periodista cultural y con mucha vida hecha en torno a la información y a la actualidad, tenía ganas de ponerle carne a la crónica. Porque nuestra más genuina actualidad como personas pasa por el relato del erotismo. Porque de atracción y de relaciones hablamos todo el tiempo en este tiempo occidental con ciertas libertades individuales garantizadas y rebosante de espíritu lúdico pero también algo desafectado y con nuevos descompromisos adquiridos...". Anne Cé.

Inglés para pervertidosInglés para pervertidos."Se dice que la mejor manera de aprender un idioma es a través del sexo con un extranjero. Pero ¿qué haces si estás en la cama y no sabes qué decirle? Con Inglés para pervertidos puedes aprender todas las palabras y expresiones que siempre has deseado saber, desde lo más elemental al sexo más salvaje. El libro cuenta con ocho capítulos centrados en las partes del cuerpo, la cama, el LGBT, las compras sexis, el lado oscuro, el porno, el chat y la salud sexual. Cada capítulo contiene vocabulario, gramática y unos ejercicios muy originales que no encontrarás en ningún otro libro. Aprende todo lo que tu "English teacher" no se atrevería a enseñarte nunca. Y... si te cansas de estudiar, el libro incluye un montón de fotos mias para distraerte". Venus O'Hara.

TWITTER

Nuestros autores en Twitter

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal