Eros

¿Quién cree que género significa solo 'hombre' o 'mujer'?

Por: | 26 de abril de 2016

Por Miguel Vagalume*

Las representaciones de la sexualidad se han hecho mucho más complicadas en el siglo XXI. Hemos llegado a una época en la que una imagen a veces no consigue resumir una idea. En este siglo se ha complicado mostrar visualmente unas realidades que no existían o que se habían invisibilizado hasta ahora. Un reto que a la prensa y la televisión les está costando superar.

Ya no nos sirven los estereotipos ni las ideas simples para explicar una realidad que es más compleja que la que habíamos manejado antes. Y para explicar algo complejo funciona mucho mejor la palabra escrita o dicha (o las artes plásticas), que la televisión y la fotografía.

ContemporaryBarna

'Presentation' de Richard Fand (EE.UU., 2001) integra la colección de arte contemporáneo del Museu de l'Erótica de Barcelona.

Un ejemplo está siendo el poliamor, del que se habla cada semana. Como se sigue entendiendo el poliamor desde una perspectiva monógama, siempre se aspira a que, al hablar de relaciones poliamorosas, aparezcan tres o cuatro personas. Todas juntas. Todas abrazadas. Como si fuese un matrimonio de tres o de cuatro. Como si conviviesen, como si cada noche significase un trío o una orgía. Algo fácil de entender visualmente pero que no tiene nada que ver con la realidad. Como si, para ser poliamor 'de verdad', los protagonistas tuviesen que parecerse a una comuna.

En el poliamor, puede que las personas convivan, puede que no. Pero lo que es seguro es que suele haber mucha más gente implicada en cada relación, más allá de esas tres o cuatro que posan para la foto: otras relaciones, sus amantes ¿qué regularidad, qué grado de implicación tienen que tener para aparecer en la foto? ¿y qué sucede si se comparte crianza o cuidados con personas con quienes no hay un vínculo de pareja, o sí emocional pero no sexual?

Por eso la televisión se suele perder cada vez que intenta reflejar ya sea el poliamor o la anarquía relacional. El matrimonio de tres es la nueva imagen ideal. Amantes fuera del armario.

Pero no es solo el poliamor. Cada vez se va haciendo más popular la idea que no hay que encajar en dos únicos modelos tan rígidos como 'ser hombre' o 'ser mujer', que tanto sufrimiento han causado y siguen causando.

Aunque desde un punto de vista académico se discutan identificaciones alternativas, es inevitable darse cuenta de que se están buscando nuevas maneras de estar en el mundo, de sentirse, de vivirse. Son ideas básicas, que las ha explicado la sexología una y otra vez desde hace mucho tiempo —somos una mezcla de muchos elementos, a varios niveles y no dos categorías opuestas— , pero que no ha sido hasta ahora que están calando en la sociedad más joven. Y ahí, de nuevo, la prensa se pierde a la hora de mostrar visualmente identidades más complejas, en un tiempo en que necesitamos diferenciar entre quienes tienen pene y quienes tienen  vagina, aunque eso no tenga por qué coincidir con ser hombre o mujer, o como se quiera considerar cada cual.

 

Tráiler de 'XXY' de Lucía Puenzo.

La complicación, de todos modos, viene de antiguo ¿Quién ha visto alguna vez en la calle a una pareja bisexual paseando de la mano? Nadie, porque seguimos mirando la realidad con las categorías de pareja heterosexual, y de hombres y mujeres. Y así, vemos únicamente parejas heterosexuales u homosexuales. Y por la pareja que alguien tiene deducimos su orientación sexual, como si, además, fuese algo inmutable. Una manera útil de simplificar la realidad para que sea más fácil convivir con ella, pero no por ello más cierta... Y ahí, de nuevo, visualmente  no hay cómo representarlo: si pongo a un chico que tenga una chica a un lado y un chico al otro, o la inversa, con una chica en el centro, tratando de cubrir la cuota simultáneamente.

Si no es con palabras ¿cómo se muestra  la identidad asexual? ¿y la de género fluido? ¿cómo se muestra una red donde se mezclen relaciones emocionales, sexuales, de crianza, cuidados y otros proyectos? ¿cómo se muestran los matices de esas relaciones, prácticas e identidades que se salen de los estereotipos?

Un siglo después de que la sexualidad se pusiera encima de la mesa como algo fundamental para nuestra felicidad, da la impresión de que nos vamos saliendo —muy lentamente— de unos modelos muy rígidos y simples, en los que nos hemos movido en el siglo XX, para empezar a ver la realidad sexual humana, nuestras identidades, prácticas y relaciones como lo que son: una realidad con infinitas manifestaciones y complicada de mostrar (en imágenes) en su diversidad y matices. Algo que la radio y las prensa escrita sí son capaces de recoger. El cine lo intenta.

 

(*) Blogger, cocreador del grupo Golfxs con principios, diseñador de interacciones, traductor sex-positive y activista.

Hay 4 Comentarios

Los celos matan toda la esencia de las relaciones multi pareja.

Promiscuidad y asexualidad se complementan. Algunas personas parecen faltar en algo donde otros tienen un excedente.

Resumen de este artículo: . No es un error, es que este artículo no dice absolutamente nada. Le dais demasiada cancha a Vagalume, y nunca dice nada de nada.

Las relaciones multi pareja son muy satisfactorias y placenteras, aunque es necesario que todos los intervinientes lo hagan de una manera libre y decidida. Los celos no pueden aparecer, al igual que el egoísmo.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el blog

Ni enciclopedia ni consultorio sexual al uso. He aquí un rincón erótico festivo dedicado a las relaciones y la atracción entre seres humanos, esa faceta que nos hace la vida más placentera, tierna, amorosa, plena… Un blog coral, con cinco autoras de todo origen y condición, que apuesta por el juego, la provocación, lo sensual y el sexo como acto libre, adulto, compartido, real o ficticio, siempre divertido... Eso sí, si tu mirada no es amplia y tolerante, mejor no te detengas aquí. Coordina Analía Iglesias. No sólo se admiten firmas invitadas, sino que son deseadas.

Sobre las autoras

Anne Cé. Nació en el sur austral (Argentina), en un tiempo beatle y en un país con altísima densidad de psicoanalistas y jugadores de fútbol. Periodista, quizá incluso a su pesar, narra lo que se le ponga delante. Y narra, y narra. Un día descubrió que el simple roce de una clavícula le erizaba la piel y entonces comprendió por qué le gusta tanto abrazar a un hombre.

Esther Porta. Segoviana, fue becaria en el mítico Tentaciones y allí hizo de todo hasta que sus conocimientos de sexo la convirtieron en Beatriz Sanz. Y gracias a ella, publicó artículos semanales de sexo, dos libros y fue reclutada como sexperta guionista del programa de Canal +: 'Sex Pópuli'. Cuando casi se le había olvidado (lo de escribir de sexo...) se mete a bloguera. Y aquí está, con tantas ganas de sexo (del uno y del otro) como siempre...

Venus O'Hara, de Reino Unido, con raíces irlandesas. Modelo fetish, actriz y escritora. Licenciada en Ciencias Políticas y Francés, reside en Barcelona, ha sido columnista sexual en varias revistas, tiene su propio blog de fetichismo y es creadora de 'No sabes con quien duermes', un confesionario para personas que llevan una doble vida. Publicó su primer libro junto a Erika Lust, 'Deséame como si me odiaras', en 2010.

Tatiana Escobar, de Venezuela (1976), ha escrito ensayos y poesía en español. Traductora y editora, en 2004 abrió en Madrid junto a sus socios la primera boutique erótica de España, La Juguetería Erotic Toys, para no tener que vivir de la literatura. Desde entonces vive del sexo. Y escribe, a veces, para sus amigos.

. Madrileña. Soñó con escribir y pronto descubrió una vía: el periodismo. Pero como tampoco valía narrar sobre cualquier cosa, eligió suerte y remató la faena con un posgrado en Sexología. Ha trabajado en suplementos de salud y medios especializados. Con la práctica ha acabado por darle un toque más sensual a sus letras. Y con ellas sueña en escribir, ahora, un libro.

Ilustracion
Venus O'Hara, Anne Cé y Silvia C. Carpallo, según 'Mi Petit Madrid'.

Nuevo libro

El orgasmo de mi vida. Si ya no sueñas con príncipes azules, locos por pedirte en matrimonio, ni esperas que aparezca un millonario atormentado pero diestro en amores, con una Visa en una mano y un látigo en la otra, este libro es para ti. Porque El orgasmo de mi vida habla de eso, de mujeres realistas, lúcidas, independientes y eróticamente vivas, capaces de combinar esa cotidianidad que todas conocemos, con sus pasiones más salvajes. Ellas son las protagonistas de los relatos, sin guionistas que les digan lo que tienen que hacer, pero sobre todo, son las compositoras, directoras e intérpretes de los orgasmos más armoniosos de sus vidas.

Lux eróticaLux erótica. "Escribir sobre sexo era la propuesta y me sentí estimulada. Después de tantos años como periodista cultural y con mucha vida hecha en torno a la información y a la actualidad, tenía ganas de ponerle carne a la crónica. Porque nuestra más genuina actualidad como personas pasa por el relato del erotismo. Porque de atracción y de relaciones hablamos todo el tiempo en este tiempo occidental con ciertas libertades individuales garantizadas y rebosante de espíritu lúdico pero también algo desafectado y con nuevos descompromisos adquiridos...". Anne Cé.

Inglés para pervertidosInglés para pervertidos."Se dice que la mejor manera de aprender un idioma es a través del sexo con un extranjero. Pero ¿qué haces si estás en la cama y no sabes qué decirle? Con Inglés para pervertidos puedes aprender todas las palabras y expresiones que siempre has deseado saber, desde lo más elemental al sexo más salvaje. El libro cuenta con ocho capítulos centrados en las partes del cuerpo, la cama, el LGBT, las compras sexis, el lado oscuro, el porno, el chat y la salud sexual. Cada capítulo contiene vocabulario, gramática y unos ejercicios muy originales que no encontrarás en ningún otro libro. Aprende todo lo que tu "English teacher" no se atrevería a enseñarte nunca. Y... si te cansas de estudiar, el libro incluye un montón de fotos mias para distraerte". Venus O'Hara.

TWITTER

Nuestros autores en Twitter

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal