Eros

10 lecciones de amor para adolescentes: 'Saga Divergente'

Por: | 09 de mayo de 2016

Soy muy crítica con los libros y las películas para adolescentes que reproducen historias de amor que, si bien parecen ideales, resultan muy dañinas. Lo soy porque creo que hay cosas pequeñas que importan, y que cuando contamos una y otra vez que un hombre violento, que te aparta de tu entorno social, que es celoso hasta el extremo y que te lleva a hacer cosas (que quizá no quieras) con tal de estar con él, puede ser el amor de tu vida, no estamos hablando de tonterías.

No, cuando reproducimos esa idea en chicas de 14 ó 16 años. No, cuando en los institutos se percibe que la violencia de género, lejos de retroceder, avanza a través de relaciones tóxicas entre adolescentes, con un concepto del amor muy malentendido, pero muy bien aprendido.

Tris-y-cuatro-en-una-secuencia-de-insurgente

Escena entre Tris y Tobías de la película 'Insurgente'.

Es por eso que cuando mi sobrina me cuenta que está enganchada a una nueva saga de adolescentes, de primeras, así por inercia, desconfío. Se estrenó hace poco la penúltima película de la Saga Divergente, Leal, en todos los cines. Lo cierto es que las he visto todas ya y he sacado poco en claro, además de lo mil veces visto: mucha escena romántica, mucha acción y mucha gente guapa. Bueno, vale, yo también me enamoré un poco de Theo James, pero es que a veces me permito ser un poco adolescente.

Pero mi sobrina insiste en esa idea que ya deberíamos tener aprendida: "los libros son mucho mejores que las películas". Así que, al final, decido, con mis reticencias, leerme los libros. Y cuántas gratas sorpresas. Tantas, que decidí que el tema merecía un post, y la recomendación (y un "gracias" enorme a mi sobrina).

Por situar, hablamos de una saga sobre una distopía futurista, en la que un grupo de adolescentes de 16 a 18 años ha de cambiar el mundo. La trama está salpicada con altas dosis de acción, de intriga, algo de humor, y por supuesto, de amor. Lo primero a destacar es el trasfondo. La cantidad de temas complejos que subyacen en las novelas -como el concepto de identidad, la diversidad de las personas, la complejidad humana, la culpa, el altruismo frente al egoísmo, las maneras de enfrentar tus miedos e incluso el deseo de muerte y de autodestrucción frente al deseo de vivir- deben de resultar complejos para un público adolescente. Aunque a mí me parecieron fascinantes. Se entiende, entonces, que gran parte del enganche se debe a la historia de amor entre los dos protagonistas: Tris y Tobías.

Vale, reconozco que las bases no son buenas. Ella pasa de ser la mujer sumisa e ingenua a la heroína que carga con todo el peso del mundo, y tampoco es bueno cargar con tanto (qué manía con ser Superwoman), ni hacer de la mujer un guerrero, para darle un valor que ya de por sí tiene. Él cumple los clichés de chico torturado por un oscuro pasado, un tanto antisocial, que solo gracias al amor de la protagonista consigue sacar su lado más sensible y amable, además de, por supuesto, ser el más guapo, fuerte y ‘varonil’ entre todos los hombres de la faz de la tierra. Vale, podría empezar mejor la cosa.

Divergent81

Fotograma de la película 'Divergente'.

Pero, desde luego, mejora. A lo largo de la novela, la relación entre los protagonistas avanza reforzando una y otra vez muchas cuestiones que no son tan comunes entre el modelo de amor que se suele ofrecer a los adolescentes, y entre las que me gustaría destacar las siguientes:

  1. Que el amor se basa en el respeto y en la admiración mutuos, y que la clave para que esa relación funcione es la comunicación y la confianza. Si no, empiezan los problemas.
  2. Que esa admiración no solo proviene de la parte física o más superficial, porque nadie es perfecto (vale, salvo Theo James, qué le vamos a hacer…) sino de lo que realmente nos aporta esa persona, porque siempre suma y nunca resta, nos hace ser mejores versiones de nosotros mismos, sin intentar convertirnos en personas diferentes.
  3. Que a la hora de empezar una relación es importante hacerlo sin ejercer poder sobre el otro, y por ello, pese a la posición inicial de poder de él (era su instructor) ve importante estar en igualdad de condiciones para poder empezar algo real con ella. Porque su relación se basa en el hecho de ser compañeros, de ser iguales.
  4. Que la fortaleza de una mujer, lejos de asustar a un hombre o intimidarle, puede ser precisamente lo que más le atraiga. Que los hombres también lloran, y eso no los hace menos hombres, sino todo lo contrario.
  5. Que la mujer debe decidir cuándo quiere tener relaciones sexuales y no hacerlo solo por 'contentarle' a él, sino cuando realmente siente ese deseo y se sienta preparada.
  6. Que pese a compartir cosas, no es necesario compartirlo todo, que cada uno puede y debe conservar su espacio.
  7. Que tener una relación nunca significa distanciarte de tu entorno social, sino que los amigos pueden ser parte de la relación, y hay que saber buscar momentos para todo.
  8. Que las relaciones avanzan y siempre traen conflictos con ellas. Pero el motivo para continuar con ellas nunca debe ser la inercia, o el miedo a no encontrar algo mejor, sino la convicción de que seguimos siendo buenos el uno para el otro.
  9. Que todos nos equivocamos, nos mentimos a veces, pero que es importante ser sinceros, reconocer los errores, empatizar con el otro para entenderlos y perdonar cuando merece la pena.
  10.  Que nadie es perfecto, que el príncipe azul no existe porque todos somos complejos, y que enamorarse supone aceptar la complejidad del otro, con su parte buena y su parte mala, pero también aceptar la nuestra, e intentar crecer y mejorar juntos.

Unas lecciones que ojalá yo hubiera leído en un libro cuando fui adolescente. Unas lecciones que me gustaría que mi hija leyera algún día.Unas lecciones que agradezco a su autora

Hay 4 Comentarios

La web de porno youporn http://pornobcn.com/youporn/ también sabe de esto

Aborrescencia... divino tesoro.

Lo tienen todo y creen saberlo todo...

Como nosotros, cuando fuimos adolescentes...

He visto dos de las películas, pero no he leído ningún libro. En cuanto a las películas, aunque la historia es básica para adolescentes, se deja ver. Desprenden mucho idealismo y dibujan escenario comunes en las películas para adolescentes. Pero para pasar el rato, están bien.

Los adolescentes no son extraterrestres sino que son hijos de nuestra sociedad, de la reciben el trato que se les da desde que empiezan en párvulos.
Por lo tanto, las chicas y los chicos no son Hermanitas de la Caridad, pues desde bien pronto se les alecciona a diario con buenas dosis de violencia gratuita en las películas de la TV o en los cines, amen de lo que se ve a diario en la calle.
Que la vida diaria no es moco de pavo.
Incluido el sexo, y los anuncios que se les muestra tan gentilmente, donde se hace una clarísima discriminación de las personas en función del sexo.
Y luego les pedimos que sean correctos, honestos y buenas personas, ellos y ellas.
Los jóvenes chicos y chicas, dormidos nos dan cien vueltas en todo.
Pues la mayoría ya ha padecido en carne propia lo que significa la frustración de sentirse burlados, chantajeados, humillados y humilladas, explotados, despreciados y luego abusados en sus derechos.
Y les exigimos valores y honorabilidad.
Respecto al sexo, desde bien pronto la mayoría ya sabe lo que es tener relaciones sexuales de todo tipo.
Formando grupos o pandillas al margen de los controles de los padres o los profesores, quienes van al colegio.
Los problemas verdaderos son los excesos que llegan a ser serios, desde la vagancia, la exigencia de vivir del cuento, el alcohol y las drogas.
Que se les ofrecen desde bien temprano en esas grandes y maravillosas discotecas que abundan como setas.
Como uno de los negocios más rentables que existen.
¿Falta de valores?
Quizás deberíamos alegrarnos los mayores de que con esos mimbres no sean mas irresponsables.
O más delincuentes.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el blog

Ni enciclopedia ni consultorio sexual al uso. He aquí un rincón erótico festivo dedicado a las relaciones y la atracción entre seres humanos, esa faceta que nos hace la vida más placentera, tierna, amorosa, plena… Un blog coral, con cinco autoras de todo origen y condición, que apuesta por el juego, la provocación, lo sensual y el sexo como acto libre, adulto, compartido, real o ficticio, siempre divertido... Eso sí, si tu mirada no es amplia y tolerante, mejor no te detengas aquí. Coordina Analía Iglesias. No sólo se admiten firmas invitadas, sino que son deseadas.

Sobre las autoras

Anne Cé. Nació en el sur austral (Argentina), en un tiempo beatle y en un país con altísima densidad de psicoanalistas y jugadores de fútbol. Periodista, quizá incluso a su pesar, narra lo que se le ponga delante. Y narra, y narra. Un día descubrió que el simple roce de una clavícula le erizaba la piel y entonces comprendió por qué le gusta tanto abrazar a un hombre.

Esther Porta. Segoviana, fue becaria en el mítico Tentaciones y allí hizo de todo hasta que sus conocimientos de sexo la convirtieron en Beatriz Sanz. Y gracias a ella, publicó artículos semanales de sexo, dos libros y fue reclutada como sexperta guionista del programa de Canal +: 'Sex Pópuli'. Cuando casi se le había olvidado (lo de escribir de sexo...) se mete a bloguera. Y aquí está, con tantas ganas de sexo (del uno y del otro) como siempre...

Venus O'Hara, de Reino Unido, con raíces irlandesas. Modelo fetish, actriz y escritora. Licenciada en Ciencias Políticas y Francés, reside en Barcelona, ha sido columnista sexual en varias revistas, tiene su propio blog de fetichismo y es creadora de 'No sabes con quien duermes', un confesionario para personas que llevan una doble vida. Publicó su primer libro junto a Erika Lust, 'Deséame como si me odiaras', en 2010.

Tatiana Escobar, de Venezuela (1976), ha escrito ensayos y poesía en español. Traductora y editora, en 2004 abrió en Madrid junto a sus socios la primera boutique erótica de España, La Juguetería Erotic Toys, para no tener que vivir de la literatura. Desde entonces vive del sexo. Y escribe, a veces, para sus amigos.

. Madrileña. Soñó con escribir y pronto descubrió una vía: el periodismo. Pero como tampoco valía narrar sobre cualquier cosa, eligió suerte y remató la faena con un posgrado en Sexología. Ha trabajado en suplementos de salud y medios especializados. Con la práctica ha acabado por darle un toque más sensual a sus letras. Y con ellas sueña en escribir, ahora, un libro.

Ilustracion
Venus O'Hara, Anne Cé y Silvia C. Carpallo, según 'Mi Petit Madrid'.

Nuevo libro

El orgasmo de mi vida. Si ya no sueñas con príncipes azules, locos por pedirte en matrimonio, ni esperas que aparezca un millonario atormentado pero diestro en amores, con una Visa en una mano y un látigo en la otra, este libro es para ti. Porque El orgasmo de mi vida habla de eso, de mujeres realistas, lúcidas, independientes y eróticamente vivas, capaces de combinar esa cotidianidad que todas conocemos, con sus pasiones más salvajes. Ellas son las protagonistas de los relatos, sin guionistas que les digan lo que tienen que hacer, pero sobre todo, son las compositoras, directoras e intérpretes de los orgasmos más armoniosos de sus vidas.

Lux eróticaLux erótica. "Escribir sobre sexo era la propuesta y me sentí estimulada. Después de tantos años como periodista cultural y con mucha vida hecha en torno a la información y a la actualidad, tenía ganas de ponerle carne a la crónica. Porque nuestra más genuina actualidad como personas pasa por el relato del erotismo. Porque de atracción y de relaciones hablamos todo el tiempo en este tiempo occidental con ciertas libertades individuales garantizadas y rebosante de espíritu lúdico pero también algo desafectado y con nuevos descompromisos adquiridos...". Anne Cé.

Inglés para pervertidosInglés para pervertidos."Se dice que la mejor manera de aprender un idioma es a través del sexo con un extranjero. Pero ¿qué haces si estás en la cama y no sabes qué decirle? Con Inglés para pervertidos puedes aprender todas las palabras y expresiones que siempre has deseado saber, desde lo más elemental al sexo más salvaje. El libro cuenta con ocho capítulos centrados en las partes del cuerpo, la cama, el LGBT, las compras sexis, el lado oscuro, el porno, el chat y la salud sexual. Cada capítulo contiene vocabulario, gramática y unos ejercicios muy originales que no encontrarás en ningún otro libro. Aprende todo lo que tu "English teacher" no se atrevería a enseñarte nunca. Y... si te cansas de estudiar, el libro incluye un montón de fotos mias para distraerte". Venus O'Hara.

TWITTER

Nuestros autores en Twitter

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal