Eros

Compañeros de orgasmo, o el vínculo inmortal

Por: | 26 de mayo de 2016

Por Martha Zein (*)

Nuestro cuerpo está habitado de puertas. Cruzar sus umbrales implica acceder a un laberinto de paisajes no reglados. Las llaves de esas puertas son múltiples; las más socorridas son los sentidos y la voluntad, pero no son las únicas, el inconsciente lo sabe. El instinto de supervivencia, la pulsión de vida o de muerte, la voluntaria o involuntaria asociación de ideas, el deseo, el miedo, también abren y cierran cerrojos, por tanto, inauguran o cancelan senderos, favoreciendo o impidiendo los viajes de Eros. Como sucede con algunas cajas fuertes, la combinación de esas llaves permite el acceso a jardines del conocimiento.

Image

Fotografía de Emilio Schargorodsky. La modelo es Lucía González Lara.

Sin embargo, a veces alguien dice "abracadabra" sin siquiera mirarnos a los ojos, sin saber que está desencadenando la apertura concatenada de nuestras puertas y portones y, así, de forma inesperada, la entrada a nuestros universos paralelos queda libre, brindando la posibilidad de que ese alguien se convierta en visitante.

La sociedad a la que pertenecemos nos anima al consumo de los placeres, a la fiesta permanente de las emociones, mientras reduce el número de aromas, sabores, sonidos... Nos convertimos en hedonistas idiotas. Los gorriones están desapareciendo en las megalópolis, las rosas viajan en grandes congeladores antes de alcanzar nuestros jarrones, olvidamos el sabor de las manzanas que maduraron al sol, nuestros muslos apenas sostienen mil pasos, nuestros ojos pierden su brillo delante de las pantallas, nuestras manos apenas conocen la tibieza de lo vivo, sin embargo, nuestra cultura anima a que gocemos, ofrece guías y manuales, crea ránkings de placeres y rutas programadas para el deseo.

Es fácil que crucemos los umbrales creyendo que tenemos derecho a un festín al que rendimos pleitesía. Queriendo olvidar que tras el dintel comienza un viaje a un lugar que sólo reconocemos cuando lo habitamos y que tanto nos gusta, probablemente demos el primer paso. Con las puertas del cuerpo abiertas sin saber muy bien por qué, diremos que fue inevitable para alimentar nuestra perdida inocencia.

Desnarigadas y ensordecidos por los estruendos de la fiesta colectiva, aceptaremos compartir este viaje con el ser humano con el que nos hemos encontrado y al que también se le abrieron poros y compuertas. Tras el segundo paso (comprobando que no hay carcerberos) comenzaremos a recorrer los mutuos jardines, a tientas. L@s viajer@s del Eros saben que puede que tras los setos aparezcan los valles y que, si los atraviesan, quizá se entretengan en los ríos que bordean las colinas y avancen, avancen, dejando atrás los mundos conocidos y que quizá amen. Saben que sus sentidos se reordenarán y que alcanzarán el corazón del olvido y que al otro le pasará lo mismo. Podrían parar el fuego, la mente es poderosa. L@s turistas ocasionales ni siquiera imaginan qué les espera, para ell@s todo es juego.

Imaginemos que, en ambos casos, que tú, que yo continuamos: la espiral se vuelve vertiginosa en un fugaz advenimiento, nuestro cuerpo abre tantas puertas que se transforma en puro viento. Llevamos prendidas flores del jardín ajeno en la palma de nuestras manos. Te reconoces desnudo/a en un espacio al que tu acompañante ha dado nombre. La complicidad es inesperada y absolutamente gratuita. Lo llaman orgasmo. Le dicen 'pequeña muerte' porque al desasirnos del aquí y del ahora abandonamos los confines de nuestro cuerpo. Somos el aire que respira un pulmón infinito. Lo nombran 'muerte chiquita'; chiquita, porque de ella regresamos como héroes y heroínas de íntimas Odiseas. Por eso nos gusta tanto, porque bebemos gozosamente de la copa de la inmortalidad y nos asomamos así a la trascendencia con el cuerpo enamorado. Prefiero bautizarlo "éxtasis", un lugar, un espacio compartido, un punto de encuentro sideral al que se puede llegar no solo a través del atajo del sexo.

Seguramente recuerdes el día en que descarriló un viaje contigo dentro: la excursión en la que os perdisteis hasta que os comió la noche, la alegría de llegar a puerto tras la tormenta compartida... Quizás las personas con las que estabas en aquel viaje heroico no formen parte de tu vida cotidiana, sin embargo, quedasteis enlazadas para siempre.

Compartir un éxtasis erótico también crea un vínculo inmortal. L@s amantes vuelan y todo lo que sucede en tierra adquiere una minúscula dimensión. Al aterrizar compruebas que tu paso ha cambiado. Las parejas de vuelo no tienen por qué ser parejas de vida y sin embargo tener su propio sitio en la existencia del otro, un lugar digno, hermoso, respetuoso, brillante, lúcido y generoso, ¿por qué reducirlas a un mero encuentro sexual? ¿Por qué no proclamar que recorrimos en compañía mundos interiores y que, en el camino, hemos visto paisajes que a solas no logramos ver? ¿Por qué no decirle a tu acompañante "¡qué buen vuelo! No quiero tu nido, sin embargo este viento lleva tu nombre"?

¿Por qué despreciar el conocimiento profundo que puede llegarnos a través del cuerpo encendido?

 

(*) Escritora, autora de documentales y narrative coacher. Imparte talleres sobre las narrativas del Eros, centrándose en las trampas del lenguaje, los límites de la representación y la poética del deseo. Colaboradora en el espacio radial 'No apagues el llum' de IB3

Hay 4 Comentarios

Vipsnightstand Escort Bangalore girls are waiting for you Offering erotic dreams with unforgettable experiences and Complete discretion and confidentiality.

https://vipsnightstand.com/

Cuando encontramos a alguien que nos da placer y nos hace alcanzar el orgasmo de una manera especial, es difícil separarse de él, nos encanta estar unidos a esa persona cuanto más tiempo mejor.

El problema de fondo es que nos volvemos egoístas y desconocemos absolutamente el cuerpo de nuestro "compañero/a de viaje" hasta tal punto que por ejemplo muchas mujeres no saben que ellos también pueden fingir orgasmos por pura desidia ante sus malas artes... Y es que sólo queremos recibir, pero no vas a recoger nada si nada sabes sembrar.

http://luisbermejo.com/blog/223-fingir-orgasmos-masculinos/

Las parejas de vuelo, no confundir con follamigos. Bien traído. Si se prolonga no son parejas de vuelo, son parejas de aterrizaje y despegue... e incluso de angar

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el blog

Ni enciclopedia ni consultorio sexual al uso. He aquí un rincón erótico festivo dedicado a las relaciones y la atracción entre seres humanos, esa faceta que nos hace la vida más placentera, tierna, amorosa, plena… Un blog coral, con cinco autoras de todo origen y condición, que apuesta por el juego, la provocación, lo sensual y el sexo como acto libre, adulto, compartido, real o ficticio, siempre divertido... Eso sí, si tu mirada no es amplia y tolerante, mejor no te detengas aquí. Coordina Analía Iglesias. No sólo se admiten firmas invitadas, sino que son deseadas.

Sobre las autoras

Anne Cé. Nació en el sur austral (Argentina), en un tiempo beatle y en un país con altísima densidad de psicoanalistas y jugadores de fútbol. Periodista, quizá incluso a su pesar, narra lo que se le ponga delante. Y narra, y narra. Un día descubrió que el simple roce de una clavícula le erizaba la piel y entonces comprendió por qué le gusta tanto abrazar a un hombre.

Esther Porta. Segoviana, fue becaria en el mítico Tentaciones y allí hizo de todo hasta que sus conocimientos de sexo la convirtieron en Beatriz Sanz. Y gracias a ella, publicó artículos semanales de sexo, dos libros y fue reclutada como sexperta guionista del programa de Canal +: 'Sex Pópuli'. Cuando casi se le había olvidado (lo de escribir de sexo...) se mete a bloguera. Y aquí está, con tantas ganas de sexo (del uno y del otro) como siempre...

Venus O'Hara, de Reino Unido, con raíces irlandesas. Modelo fetish, actriz y escritora. Licenciada en Ciencias Políticas y Francés, reside en Barcelona, ha sido columnista sexual en varias revistas, tiene su propio blog de fetichismo y es creadora de 'No sabes con quien duermes', un confesionario para personas que llevan una doble vida. Publicó su primer libro junto a Erika Lust, 'Deséame como si me odiaras', en 2010.

Tatiana Escobar, de Venezuela (1976), ha escrito ensayos y poesía en español. Traductora y editora, en 2004 abrió en Madrid junto a sus socios la primera boutique erótica de España, La Juguetería Erotic Toys, para no tener que vivir de la literatura. Desde entonces vive del sexo. Y escribe, a veces, para sus amigos.

. Madrileña. Soñó con escribir y pronto descubrió una vía: el periodismo. Pero como tampoco valía narrar sobre cualquier cosa, eligió suerte y remató la faena con un posgrado en Sexología. Ha trabajado en suplementos de salud y medios especializados. Con la práctica ha acabado por darle un toque más sensual a sus letras. Y con ellas sueña en escribir, ahora, un libro.

Ilustracion
Venus O'Hara, Anne Cé y Silvia C. Carpallo, según 'Mi Petit Madrid'.

Nuevo libro

El orgasmo de mi vida. Si ya no sueñas con príncipes azules, locos por pedirte en matrimonio, ni esperas que aparezca un millonario atormentado pero diestro en amores, con una Visa en una mano y un látigo en la otra, este libro es para ti. Porque El orgasmo de mi vida habla de eso, de mujeres realistas, lúcidas, independientes y eróticamente vivas, capaces de combinar esa cotidianidad que todas conocemos, con sus pasiones más salvajes. Ellas son las protagonistas de los relatos, sin guionistas que les digan lo que tienen que hacer, pero sobre todo, son las compositoras, directoras e intérpretes de los orgasmos más armoniosos de sus vidas.

Lux eróticaLux erótica. "Escribir sobre sexo era la propuesta y me sentí estimulada. Después de tantos años como periodista cultural y con mucha vida hecha en torno a la información y a la actualidad, tenía ganas de ponerle carne a la crónica. Porque nuestra más genuina actualidad como personas pasa por el relato del erotismo. Porque de atracción y de relaciones hablamos todo el tiempo en este tiempo occidental con ciertas libertades individuales garantizadas y rebosante de espíritu lúdico pero también algo desafectado y con nuevos descompromisos adquiridos...". Anne Cé.

Inglés para pervertidosInglés para pervertidos."Se dice que la mejor manera de aprender un idioma es a través del sexo con un extranjero. Pero ¿qué haces si estás en la cama y no sabes qué decirle? Con Inglés para pervertidos puedes aprender todas las palabras y expresiones que siempre has deseado saber, desde lo más elemental al sexo más salvaje. El libro cuenta con ocho capítulos centrados en las partes del cuerpo, la cama, el LGBT, las compras sexis, el lado oscuro, el porno, el chat y la salud sexual. Cada capítulo contiene vocabulario, gramática y unos ejercicios muy originales que no encontrarás en ningún otro libro. Aprende todo lo que tu "English teacher" no se atrevería a enseñarte nunca. Y... si te cansas de estudiar, el libro incluye un montón de fotos mias para distraerte". Venus O'Hara.

TWITTER

Nuestros autores en Twitter

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal