Eros

¿Cómo se masturban las mujeres?

Por: | 15 de julio de 2016

Cuando decimos que la pornografía afecta a la educación sexual, una de las ideas que más se diluye es la del placer femenino. Por ejemplo, según buena parte de las películas porno, ellas disfrutan con penes enormes y con dildos gigantes. Pero lo cierto es que, cuando nos alejamos de la ficción, la búsqueda del placer de la mujer difiere mucho del estereotipo.

IMG_20160321_150159

Para empezar, parece ya cansino esto de repetir que el órgano sexual de la mujer no es la vagina, sino el clítoris. No es para menos, pese al pequeño tamaño de su capuchón externo (ya sabemos que hay otra gran porción interna), se estima que el clítoris cuenta con unas 8.000 terminaciones nerviosas. El doble que las del pene masculino. 

Teniendo en cuenta ese dato, cuesta entender por qué hay que explicar tantas veces que, para estimular a una mujer, contar con el clítoris es algo fundamental. Por ello, muchas veces cuando se dice que una mujer no llega al orgasmo a través del coito, lo que se está expresando es que no llega solo con la estimulación vaginal, no que no pueda tener un orgasmo si, además de la penetración, se acaricia el clítoris, bien sea manualmente o bien con algún juguete.

Claro que, para eso, sería importante conocer cómo se dan placer las mujeres a sí mismas, y así poder aprender cuáles de estas técnicas pueden resultar también útiles en los juegos de pareja. Si bien cada persona es un mundo y cada cual tiene sus trucos y técnicas particulares, sí que hay una serie de ritos, que entran dentro del autoerotismo más habitual. O, al menos, un poco más que las típicas imágenes de películas porno de dildos que entran y salen abruptamente y en primer plano.

En primer lugar, uno de los grandes clásicos es la almohada. Por una cuestión muy simple, y es que muchas veces el descubrimiento del placer en la vulva, incluso antes de que se tenga identificado el clítoris, surge del roce espontáneo con una silla, haciendo un ejercicio de gimnasia o presionando la zona para aguantar la orina.

De esta forma, cuando una quiere explorar esa sensación un poco más, lo hace en el lugar más íntimo que conoce: su habitación. Así, comienza a rebozarse con ese primer compañero de cama que es la almohada, hasta alcanzar un orgasmo sin tener que bajarse las bragas.

Otro de los lugares donde buscar la intimidad, sin duda, es el baño. Por eso, una de las formas de identificar el clítoris, por eso de que no hemos cogido esa buena costumbre de mirar nuestra vulva en un espejo, es lavar nuestras partes. Así, tontamente, se descubre una zona concreta, en la que sentimos unas cosquillas especiales. El gran invento de las duchas con hidromasaje ha permitido explorar distintos tipos de cosquillas, que acaban por ser enormes explosiones. Eso sí, siempre teniendo cuidado de no apuntar hacia la vagina y de secar después bien la zona, para evitar los temidos hongos vaginales.

Aunque para grandes inventos, sin duda, los vibradores. Y digo vibradores y no consoladores. Porque no, un dildo no se usa para consolar a nadie. Ni se usa porque no se tenga pareja. Se usa porque es un añadido más a la sexualidad femenina, que no sustituye a nadie, sino que suma sensaciones y experiencias. Experiencias que varían según se use un vibrador de estimulación externa, que puede acompañarse de nuevo por el roce de la almohada o con la estimulación manual, esta vez sí, también en la vagina.

Y es que, aunque el clítoris nos encanta, es cierto que a veces nos apetece ir más allá, y tener la sensación, ni siquiera del todo física sino también mental, de sentir algo dentro. Para estos casos, lejos de los inventos caseros, que han jugado más de una mala pasada, está el inmenso mundo de la juguetería erótica. De nuevo, su uso depende de cada una. Hay quien sí opta por el mete-saca, quien se ayuda con la almohada para sentir que es ella la que cabalga, quien los prefiere con ventosa para poder moverse…

Aunque quizás no había que hablar solo de las técnicas, sino de las formas. Es decir, que si bien hay momentos que la masturbación pasa por un desahogo rápido de las presiones del día en un orgasmo corto pero intenso en la ducha, o, en otras, es un desfogue rápido con la almohada para coger mejor el sueño, en otras es un momento de disfrute personal. Algo que no han aprendido todos los hombres. El tener un momento de disfrute, con todos los ingredientes. Luces apagadas, velas aromáticas, música sexy y tiempo no solo para estimularse, sino también para acariciarse. Evadirse de todo, para no solo masturbarse sino, sobre todo, mimarse.

Quizás ese sea el ingrediente principal que no aprendemos en el porno, y del que más se podría aprender en pareja.

Hay 9 Comentarios

Muy buen post sin duda y es que el valor de los vibradores en los juegos de pareja es enorme y cada vez son más modernos. Aquí os dejo algunas novedades que impresionan con su nueva tecnología.https://consoladoranal.es/blog/

Buen artículo y una buena tienda erótica y sexshop para comprar juguetes eróticos es http://farmaciasexual.es/juguetes además puedes comprar vigorizantes masculinos en la misma web desde aquí http://farmaciasexual.es

Saludos!

Pueden descargarse gratuitamente mi desmitificador libro sobre la masturbación femenina desde mi blog. TODO lo que se ha dicho sobre ella es FALSO.

http://jesusramosbrieva.blogspot.com.es/

Va una mujer al médico y le dice:
- Doctor, doctor, vengo porque tengo acetona.
- ¿Y usted cómo lo sabe, sin hacerse ningún análisis?.
- Porque cada vez que me hago una paja se me cae el esmalte de las uñas.

+1 a la frase de que los vibradores no son un sustituto de la pareja. Estos aparatos no dejande ser un complemento que enriquece la experiencia sexual pero en ningún caso son incompatibles con la pareja. De hecho, según la sexóloga Laura Berman un 78% de las mujeres que usan vibradores afirman estar en una relación de pareja (http://bit.ly/2a0F76k).

Os dejo una sección en nuestra web que habla sobre este y otros mitos que se han ido extendiendo sobre los vibradores:
https://huevovibrador.es/mitos-sobre-los-huevos-vibradores/

La masturbación masculina es manual, muy primitiva. La femenina es digital, las nuevas tecnologías. Y ahora cualquier enlace a cacharros para señoritas.

A vueltas con la masturbación diré que, sobre todo en España, las mujeres, debido a la educación judeo cristiana que reciben, y cuando la educación no se da, entonces la cosa es peor porque solo se aprende lo que NO está en los libros, tienen un profundo desconocimiento de su anatomía sexual. Si ya muchas no conocen dónde está su punto G y aún sabiéndolo no saben estimularlo, mejor olvidarse de que sepan entrenar su suelo pélvico.

Aquí os dejo dos debates (hombre-mujer) donde hace algún tiempo hablábamos de:

Masturbación femenina: http://luisbermejo.com/blog/masturbacion-femenina/
Y de regalo, Bisexualidad: http://luisbermejo.com/blog/bisexualidad-femenina/

Primero fue la masturbación masculina y luego en la evolución se inventó la femenina, que es mucho más complicada.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el blog

Ni enciclopedia ni consultorio sexual al uso. He aquí un rincón erótico festivo dedicado a las relaciones y la atracción entre seres humanos, esa faceta que nos hace la vida más placentera, tierna, amorosa, plena… Un blog coral, con cinco autoras de todo origen y condición, que apuesta por el juego, la provocación, lo sensual y el sexo como acto libre, adulto, compartido, real o ficticio, siempre divertido... Eso sí, si tu mirada no es amplia y tolerante, mejor no te detengas aquí. Coordina Analía Iglesias. No sólo se admiten firmas invitadas, sino que son deseadas.

Sobre las autoras

Anne Cé. Nació en el sur austral (Argentina), en un tiempo beatle y en un país con altísima densidad de psicoanalistas y jugadores de fútbol. Periodista, quizá incluso a su pesar, narra lo que se le ponga delante. Y narra, y narra. Un día descubrió que el simple roce de una clavícula le erizaba la piel y entonces comprendió por qué le gusta tanto abrazar a un hombre.

Esther Porta. Segoviana, fue becaria en el mítico Tentaciones y allí hizo de todo hasta que sus conocimientos de sexo la convirtieron en Beatriz Sanz. Y gracias a ella, publicó artículos semanales de sexo, dos libros y fue reclutada como sexperta guionista del programa de Canal +: 'Sex Pópuli'. Cuando casi se le había olvidado (lo de escribir de sexo...) se mete a bloguera. Y aquí está, con tantas ganas de sexo (del uno y del otro) como siempre...

Venus O'Hara, de Reino Unido, con raíces irlandesas. Modelo fetish, actriz y escritora. Licenciada en Ciencias Políticas y Francés, reside en Barcelona, ha sido columnista sexual en varias revistas, tiene su propio blog de fetichismo y es creadora de 'No sabes con quien duermes', un confesionario para personas que llevan una doble vida. Publicó su primer libro junto a Erika Lust, 'Deséame como si me odiaras', en 2010.

Tatiana Escobar, de Venezuela (1976), ha escrito ensayos y poesía en español. Traductora y editora, en 2004 abrió en Madrid junto a sus socios la primera boutique erótica de España, La Juguetería Erotic Toys, para no tener que vivir de la literatura. Desde entonces vive del sexo. Y escribe, a veces, para sus amigos.

. Madrileña. Soñó con escribir y pronto descubrió una vía: el periodismo. Pero como tampoco valía narrar sobre cualquier cosa, eligió suerte y remató la faena con un posgrado en Sexología. Ha trabajado en suplementos de salud y medios especializados. Con la práctica ha acabado por darle un toque más sensual a sus letras. Y con ellas sueña en escribir, ahora, un libro.

Ilustracion
Venus O'Hara, Anne Cé y Silvia C. Carpallo, según 'Mi Petit Madrid'.

Nuevo libro

El orgasmo de mi vida. Si ya no sueñas con príncipes azules, locos por pedirte en matrimonio, ni esperas que aparezca un millonario atormentado pero diestro en amores, con una Visa en una mano y un látigo en la otra, este libro es para ti. Porque El orgasmo de mi vida habla de eso, de mujeres realistas, lúcidas, independientes y eróticamente vivas, capaces de combinar esa cotidianidad que todas conocemos, con sus pasiones más salvajes. Ellas son las protagonistas de los relatos, sin guionistas que les digan lo que tienen que hacer, pero sobre todo, son las compositoras, directoras e intérpretes de los orgasmos más armoniosos de sus vidas.

Lux eróticaLux erótica. "Escribir sobre sexo era la propuesta y me sentí estimulada. Después de tantos años como periodista cultural y con mucha vida hecha en torno a la información y a la actualidad, tenía ganas de ponerle carne a la crónica. Porque nuestra más genuina actualidad como personas pasa por el relato del erotismo. Porque de atracción y de relaciones hablamos todo el tiempo en este tiempo occidental con ciertas libertades individuales garantizadas y rebosante de espíritu lúdico pero también algo desafectado y con nuevos descompromisos adquiridos...". Anne Cé.

Inglés para pervertidosInglés para pervertidos."Se dice que la mejor manera de aprender un idioma es a través del sexo con un extranjero. Pero ¿qué haces si estás en la cama y no sabes qué decirle? Con Inglés para pervertidos puedes aprender todas las palabras y expresiones que siempre has deseado saber, desde lo más elemental al sexo más salvaje. El libro cuenta con ocho capítulos centrados en las partes del cuerpo, la cama, el LGBT, las compras sexis, el lado oscuro, el porno, el chat y la salud sexual. Cada capítulo contiene vocabulario, gramática y unos ejercicios muy originales que no encontrarás en ningún otro libro. Aprende todo lo que tu "English teacher" no se atrevería a enseñarte nunca. Y... si te cansas de estudiar, el libro incluye un montón de fotos mias para distraerte". Venus O'Hara.

TWITTER

Nuestros autores en Twitter

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal