Eros

El día que recibí un masaje tántrico

Por: | 28 de julio de 2016

"¿Prefieres chica o chico?", me preguntan cuando llamo a Santai masajes, en Barcelona, para reservar un masaje tántrico.  No hay duda: "chica, of course". Aunque mi lado sáfico lleva tiempo sin manifestarse, tengo claro que el toque femenino es lo que más deseo para este tipo de experiencia. 

También especifico que no deseo que me estimulen los genitales. Soy consciente de que esto podría ser el motivo principal por el que muchos desean recibir un masaje erótico, pero no es el mío. Al ser probadora de juguetes eróticos, se puede decir que a mis genitales no les falta estimulación. Lo que más anhelo es sentir cosas que no tengo a mi alcance en el día a día. Para mí, recibir un masaje erótico se trata de una experiencia sensual y no sexual.

Screen Shot 2016-07-24 at 18.20.32
Foto Venus O'Hara.

Aparte de saber la hora, dirección y género de la persona que me va a atender, no sé nada más acerca del tipo de tratamiento que me espera. Quiero ir sin expectativas o prejuicios, y simplemente disfrutar de la experiencia. 


Nada más picar a la puerta, noto el olor a spa. Respiro hondo y sonrío al pensar en lo que estoy a punto de vivir. Me recibe una chica rubia, joven y con curvas. Es guapa y sonriente y me lleva a una habitación con un tatami en el suelo y una luz tenue. Suena música chill out y ya solo con el ambiente, empiezo a relajarme. Me ofrece una bebida y me da una toalla para ducharme. Mientras tanto, ella se va a buscar el aceite. Me indica que tengo que ponerme boca abajo, completamente desnuda, en el tatami, cuando esté listo.

Cuando me tumbo, veo que hay espejos a cada lado, para no perder ningún detalle del masaje. Cierro los ojos y siento cómo mi respiración se va ralentizando. Momentos más tarde, la masajista reaparece con el aceite y, de reojo, veo su reflejo en el espejo:  está desnuda.

Siento unas gotas de aceite caliente en mi espalda que me toman por sorpresa. A continuación, se pone a masajear mis piernas y mis pies. Disfruto de cada sensación que hay en oferta. Puedo identificar tres tipos de contacto:  masaje convencional, caricias, y cosquillas ligeras con sus uñas que estimulan y relajan al mismo tiempo. 

Además de sus manos, también usa su cuerpo para el masaje. Por ejemplo, sus codos, sus pechos, sus rodillas y en algunas ocasiones no puedo ni identificar qué parte... Pero voy tan relajada que me cuesta abrir los ojos para mirar en el espejo y comprobar. 

Screen Shot 2016-07-24 at 18.21.16

Foto Venus O'Hara.


Después de un buen rato, tocan la puerta. Ella me pone un antifaz que me sorprende: ¿qué va a pasar ahora?, me pregunto. Aparte del morbo e intriga que esto provoca, me hace gracia, puesto que el antifaz es un accesorio que me encanta usar en mi vida personal, durante un juego de BDSM, en el que normalmente mando yo. Adoro el control que me proporciona, pero ahora pasa todo lo contrario; estoy con una desconocida sin saber lo que va a pasar. 

De repente me doy cuenta de que, de repente, hay cuatro manos encima del cuerpo. No sé de quién es el segundo par de manos. Había soñado con experimentar algo así, pero jamás pensé que llegaría a realizarse. Ya solo con esto, mis expectativas están más que superadas. Es un momento fugaz, porque oigo la puerta, y vuelve a ser un masaje a dos manos. Trabaja mis pies, mis piernas, mis nalgas, antes de rozar su cuerpo desnudo contra mí. No puedo evitar flipar por dentro al saber que estoy viviendo un momento íntimo con alguien que ni siquiera he visto todavía.

Acto seguido, me invita a darme la vuelta, para ponerme boca arriba. Me quita el antifaz y veo a una chica morena, desnuda, rozándose contra mí. Estoy tan relajada que me cuesta reaccionar, pero por dentro me hace tanta gracia haber empezado con una rubia y terminar con una morena. Me resulta tan surrealista y huelga decir que no esperaba tener la experiencia de un trío tántrico. 

Vuelvo a cerrar los ojos y siento las puntas de sus dedos repasar mis pechos, mi barriga y mi vulva. Siempre he pensado que era más erótico rozar así la vulva, en lugar de ir directo al clítoris, y en este momento, ella me da la razón. 

Me avisa que hemos llegado al final del masaje y vuelvo a la realidad. Aunque no hay estimulación genital directa, no deja de ser una experiencia increíblemente erótica. Después de todo, un final feliz no siempre tiene que significar un orgasmo. De hecho, esta exploración profunda de mis zonas erógenas me da mucho material nuevo para alimentar fantasías y, procurarme, entonces sí, muchos finales felices en solitario.

Hay 14 Comentarios

Los masajes eróticos y tántricos permiten alcanzar un estado de relajación, así como niveles de excitación, que nos conducen a descubrir nuevas formas de placer.

Los masajes eróticos y tántricos son ideales para explorar y descubrir nuevas formas de placer. Con ellos es posible alcanzar elevados niveles de excitación y un estado de profunda relajación, que conducen a experiencia y sensaciones más placenteras.

Debo probarlo con urgencia

Hay que probar lo que dice el artículo, seguro que es toda una experiencia

Que gran artículo, me gustó la última reflexión del autor!

buen relato aun sin haber sexo propiamente dicho estas experiencias llenan de morbo y placer.
Excelente experiencia sensual

Coincido plenamente en que es una experiencia sensual y no sexual, aunque después derive plenamente en sexo.
Felicidades por el relato.

Los masajes tantra son muy relajantes para el espiritu, el sexo se puede practicar, si utilizas el tantra, mejor en pareja y con confianza. Es un buen relato, me ha entratenido. Gracias!

Masajes XXX de los buenos
http://videosxxxde.com

El masaje tántrico es puro morbo para nuestras fantasías, como bien dices a veces no es necesario un orgasmo para disfrutar.

Somos como un instrumento musical...

... que espera que unas manos ágiles y precisas sepan despertar nuestra melodía...

¡Guauuu! Que experiencia tan relajante como excitante has vivido. Comparto la misma idea que no es necesario la estimulación directa de las zonas más íntimas para vivir una experiencia sensorial tan enriquecedora como la tuya, también está las manos de la masajista que los da para que sea maravilloso.
A mi estas experiencias de masajes tantricos y eróticos me ponen mucho más que ir al grano en el sexo.

Venus, ¡enséñanos el yoni!

Los masajes eróticos y tántricos pueden llegar a ser una experiencia muy relajante, satisfactoria y excitante si la masajista que los da sabe cómo deslizar sus manos y su cuerpo sobre el de la persona masajeada.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el blog

Ni enciclopedia ni consultorio sexual al uso. He aquí un rincón erótico festivo dedicado a las relaciones y la atracción entre seres humanos, esa faceta que nos hace la vida más placentera, tierna, amorosa, plena… Un blog coral, con cinco autoras de todo origen y condición, que apuesta por el juego, la provocación, lo sensual y el sexo como acto libre, adulto, compartido, real o ficticio, siempre divertido... Eso sí, si tu mirada no es amplia y tolerante, mejor no te detengas aquí. Coordina Analía Iglesias. No sólo se admiten firmas invitadas, sino que son deseadas.

Sobre las autoras

Anne Cé. Nació en el sur austral (Argentina), en un tiempo beatle y en un país con altísima densidad de psicoanalistas y jugadores de fútbol. Periodista, quizá incluso a su pesar, narra lo que se le ponga delante. Y narra, y narra. Un día descubrió que el simple roce de una clavícula le erizaba la piel y entonces comprendió por qué le gusta tanto abrazar a un hombre.

Esther Porta. Segoviana, fue becaria en el mítico Tentaciones y allí hizo de todo hasta que sus conocimientos de sexo la convirtieron en Beatriz Sanz. Y gracias a ella, publicó artículos semanales de sexo, dos libros y fue reclutada como sexperta guionista del programa de Canal +: 'Sex Pópuli'. Cuando casi se le había olvidado (lo de escribir de sexo...) se mete a bloguera. Y aquí está, con tantas ganas de sexo (del uno y del otro) como siempre...

Venus O'Hara, de Reino Unido, con raíces irlandesas. Modelo fetish, actriz y escritora. Licenciada en Ciencias Políticas y Francés, reside en Barcelona, ha sido columnista sexual en varias revistas, tiene su propio blog de fetichismo y es creadora de 'No sabes con quien duermes', un confesionario para personas que llevan una doble vida. Publicó su primer libro junto a Erika Lust, 'Deséame como si me odiaras', en 2010.

Tatiana Escobar, de Venezuela (1976), ha escrito ensayos y poesía en español. Traductora y editora, en 2004 abrió en Madrid junto a sus socios la primera boutique erótica de España, La Juguetería Erotic Toys, para no tener que vivir de la literatura. Desde entonces vive del sexo. Y escribe, a veces, para sus amigos.

. Madrileña. Soñó con escribir y pronto descubrió una vía: el periodismo. Pero como tampoco valía narrar sobre cualquier cosa, eligió suerte y remató la faena con un posgrado en Sexología. Ha trabajado en suplementos de salud y medios especializados. Con la práctica ha acabado por darle un toque más sensual a sus letras. Y con ellas sueña en escribir, ahora, un libro.

Ilustracion
Venus O'Hara, Anne Cé y Silvia C. Carpallo, según 'Mi Petit Madrid'.

Nuevo libro

El orgasmo de mi vida. Si ya no sueñas con príncipes azules, locos por pedirte en matrimonio, ni esperas que aparezca un millonario atormentado pero diestro en amores, con una Visa en una mano y un látigo en la otra, este libro es para ti. Porque El orgasmo de mi vida habla de eso, de mujeres realistas, lúcidas, independientes y eróticamente vivas, capaces de combinar esa cotidianidad que todas conocemos, con sus pasiones más salvajes. Ellas son las protagonistas de los relatos, sin guionistas que les digan lo que tienen que hacer, pero sobre todo, son las compositoras, directoras e intérpretes de los orgasmos más armoniosos de sus vidas.

Lux eróticaLux erótica. "Escribir sobre sexo era la propuesta y me sentí estimulada. Después de tantos años como periodista cultural y con mucha vida hecha en torno a la información y a la actualidad, tenía ganas de ponerle carne a la crónica. Porque nuestra más genuina actualidad como personas pasa por el relato del erotismo. Porque de atracción y de relaciones hablamos todo el tiempo en este tiempo occidental con ciertas libertades individuales garantizadas y rebosante de espíritu lúdico pero también algo desafectado y con nuevos descompromisos adquiridos...". Anne Cé.

Inglés para pervertidosInglés para pervertidos."Se dice que la mejor manera de aprender un idioma es a través del sexo con un extranjero. Pero ¿qué haces si estás en la cama y no sabes qué decirle? Con Inglés para pervertidos puedes aprender todas las palabras y expresiones que siempre has deseado saber, desde lo más elemental al sexo más salvaje. El libro cuenta con ocho capítulos centrados en las partes del cuerpo, la cama, el LGBT, las compras sexis, el lado oscuro, el porno, el chat y la salud sexual. Cada capítulo contiene vocabulario, gramática y unos ejercicios muy originales que no encontrarás en ningún otro libro. Aprende todo lo que tu "English teacher" no se atrevería a enseñarte nunca. Y... si te cansas de estudiar, el libro incluye un montón de fotos mias para distraerte". Venus O'Hara.

TWITTER

Nuestros autores en Twitter

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal