Eros

Reconocer los límites, o la ética del deseo

Por: | 10 de agosto de 2016

Por Martha Zein*

Dicen que el amor no tiene límites. No creo que sea cierto, precisamente es en los límites donde crece, incluida la industria de Eros.

Desde que el Marqués de Sade en el seno de la revolución francesa llevó el contrato social al terreno de los afectos, esos límites pueden ser un terreno de juego en el que los amantes alcancen acuerdos al margen de las convenciones. El imaginario de la mística, con su deseada entrega absoluta, ha demostrado que la redención es un objetivo que ilumina las fronteras.

En esta era de la transparencia parece que lo prohibido se haya convertido en un gran parque de atracciones. Ahora el juego consiste en "ir más allá", una enorme broma colectiva que puede llenar la sala de los cines o crear relatos best-sellers con toda la mercadotecnia necesaria y sus efectos dominó. Hace dos años el eco de esas famosas Cincuenta sombras llenó las tiendas de ropa interior de una línea de lencería con estética sumisa, nada cómoda para la vida cotidiana y, sin embargo, un éxito en ventas. Este verano ya han pasado se moda.

AgathasDe la serie 'Ágathas' de Irene Díaz.
Agathas_irene

A base de asomarse a los límites, jugar en ellos, comprar sus souvenirs y organizar viajes multitudinarios, hay conceptos que se van llenando de matices hasta parecer que se dan la vuelta. Además de "lo prohibido" está "lo obsceno", aquello que queda fuera de la escena, lo que se hace en el otro lado del muro. "Lo pornográfico" es otro concepto explotado, pues visibiliza precisamente aquello que consideramos marginal o punto ciego del Eros. En cualquiera de esas tres palabras podemos encontrarnos con una fiesta organizada por comerciantes, artistas y amantes, una "orgía" donde los seres expulsados encuentran un instante de integración; los excluidos, un momento para exponer sus reivindicaciones; los marginales, un caprichoso liderazgo.

Cuando Eros convierte el límite en una excepción, la sensación de libertad embriaga a todos los seres participantes, aunque no se alcance. Pasada la resaca, la mayoría comprueba que su jardín de Eros permanece intacto.

Los reflejos de Eros son solo eso, juegos de luz que transforman las sombras, creando falsos y, al mismo tiempo, bellos horizontes. En medio de la pasión, del impulso amoroso, levántate del lecho, mírate al espejo con las retinas aún perturbadas por el deseo, di en alto "te amo sin límites" y verás aparecer las fronteras.

Los mapas eróticos que manejamos son una ficción, lo que no significa que sean necesariamente falsos. En Eros no hay satélites que valgan. Nadie puede levantar el portulano de tus deseos, impulsos, sueños, y experiencias más que tú, incluidos tus tabúes, tus miedos, las costumbres y convenciones en las que has crecido... en una palabra: tu ética.

Solo explorando tu geografía erótica, comprenderás hasta qué punto eres capaz de recorrerlo hasta sus confines. Amar hasta el límite implica un viaje sin heroicidades, sin idolatrías, sin transgresiones que supongan mover la verja de la culpa en vez de abolirla, con un respeto inmenso a las fragilidades y vulnerabilidades propias y ajenas. Amar hasta el límite supone aceptar la existencia del dolor y la muerte del amor, asumir que nuestro/a amante tiene su propia geografía erótica y que lo máximo que se puede hacer es acompañarse hasta el último paso.

En nuestra finitud, la grandeza es inimaginable. Apenas sabemos lo que somos capaces de hacer cuando alcanzamos ese punto en el que comprobamos que se levanta una de nuestras limitaciones: podemos derrumbarlas, es cierto, pero también hacer que por sus muros trepen los jazmines; convertir esa frontera aparecida en donde pasos atrás solo veíamos la nada en un punto de encuentro acogedor; incluso levantar allí un hogar. Todo es posible cuando se ama hasta el límite.

¿Qué sucede cuando los mapas eróticos de los/as amantes no coinciden? Quienes aman hasta sus propios límites saben que esto es lo normal. La famosa media naranja, el amor complementario, es una ficción egótica, de ahí que no se asusten ni vean en esta falta de coincidencia la encarnación del fracaso. Por el contrario, es en esa inexactitud donde comienza para ambas partes el verdadero viaje, aquel que se hace en compañía, aunque se desarrolle en la distancia.

La presencia es algo más que una cuestión física. En ese momento, quienes aman hasta sus límites comprenden que el otro/la otra caminará en solitario, si así lo desea, y lejos de forzar experiencias o exigir saltos o ver discapacidades donde no hay más que diferentes cuerpos, cuidarán el generoso jardín común. Sus flores están ahí gracias a la siembra compartida de gozos, alegrías, placeres y curiosidades, los recorridos que la otra persona haga en solitario pueden enriquecer su vergel con la incorporación de nuevas semillas. Descubrirán hasta qué punto, efectivamente, el amor crece allí donde una de las partes reconoció su límite.

 

 

(*) Escritora, autora de documentales y narrative coacher. Imparte talleres sobre las narrativas del Eros, centrándose en las trampas del lenguaje, los límites de la representación y la poética del deseo. Colaboradora en el espacio radial 'No apagues el llum' de IB3.

 

 

 

Hay 0 Comentarios

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el blog

Ni enciclopedia ni consultorio sexual al uso. He aquí un rincón erótico festivo dedicado a las relaciones y la atracción entre seres humanos, esa faceta que nos hace la vida más placentera, tierna, amorosa, plena… Un blog coral, con cinco autoras de todo origen y condición, que apuesta por el juego, la provocación, lo sensual y el sexo como acto libre, adulto, compartido, real o ficticio, siempre divertido... Eso sí, si tu mirada no es amplia y tolerante, mejor no te detengas aquí. Coordina Analía Iglesias. No sólo se admiten firmas invitadas, sino que son deseadas.

Sobre las autoras

Anne Cé. Nació en el sur austral (Argentina), en un tiempo beatle y en un país con altísima densidad de psicoanalistas y jugadores de fútbol. Periodista, quizá incluso a su pesar, narra lo que se le ponga delante. Y narra, y narra. Un día descubrió que el simple roce de una clavícula le erizaba la piel y entonces comprendió por qué le gusta tanto abrazar a un hombre.

Esther Porta. Segoviana, fue becaria en el mítico Tentaciones y allí hizo de todo hasta que sus conocimientos de sexo la convirtieron en Beatriz Sanz. Y gracias a ella, publicó artículos semanales de sexo, dos libros y fue reclutada como sexperta guionista del programa de Canal +: 'Sex Pópuli'. Cuando casi se le había olvidado (lo de escribir de sexo...) se mete a bloguera. Y aquí está, con tantas ganas de sexo (del uno y del otro) como siempre...

Venus O'Hara, de Reino Unido, con raíces irlandesas. Modelo fetish, actriz y escritora. Licenciada en Ciencias Políticas y Francés, reside en Barcelona, ha sido columnista sexual en varias revistas, tiene su propio blog de fetichismo y es creadora de 'No sabes con quien duermes', un confesionario para personas que llevan una doble vida. Publicó su primer libro junto a Erika Lust, 'Deséame como si me odiaras', en 2010.

Tatiana Escobar, de Venezuela (1976), ha escrito ensayos y poesía en español. Traductora y editora, en 2004 abrió en Madrid junto a sus socios la primera boutique erótica de España, La Juguetería Erotic Toys, para no tener que vivir de la literatura. Desde entonces vive del sexo. Y escribe, a veces, para sus amigos.

. Madrileña. Soñó con escribir y pronto descubrió una vía: el periodismo. Pero como tampoco valía narrar sobre cualquier cosa, eligió suerte y remató la faena con un posgrado en Sexología. Ha trabajado en suplementos de salud y medios especializados. Con la práctica ha acabado por darle un toque más sensual a sus letras. Y con ellas sueña en escribir, ahora, un libro.

Ilustracion
Venus O'Hara, Anne Cé y Silvia C. Carpallo, según 'Mi Petit Madrid'.

Nuevo libro

El orgasmo de mi vida. Si ya no sueñas con príncipes azules, locos por pedirte en matrimonio, ni esperas que aparezca un millonario atormentado pero diestro en amores, con una Visa en una mano y un látigo en la otra, este libro es para ti. Porque El orgasmo de mi vida habla de eso, de mujeres realistas, lúcidas, independientes y eróticamente vivas, capaces de combinar esa cotidianidad que todas conocemos, con sus pasiones más salvajes. Ellas son las protagonistas de los relatos, sin guionistas que les digan lo que tienen que hacer, pero sobre todo, son las compositoras, directoras e intérpretes de los orgasmos más armoniosos de sus vidas.

Lux eróticaLux erótica. "Escribir sobre sexo era la propuesta y me sentí estimulada. Después de tantos años como periodista cultural y con mucha vida hecha en torno a la información y a la actualidad, tenía ganas de ponerle carne a la crónica. Porque nuestra más genuina actualidad como personas pasa por el relato del erotismo. Porque de atracción y de relaciones hablamos todo el tiempo en este tiempo occidental con ciertas libertades individuales garantizadas y rebosante de espíritu lúdico pero también algo desafectado y con nuevos descompromisos adquiridos...". Anne Cé.

Inglés para pervertidosInglés para pervertidos."Se dice que la mejor manera de aprender un idioma es a través del sexo con un extranjero. Pero ¿qué haces si estás en la cama y no sabes qué decirle? Con Inglés para pervertidos puedes aprender todas las palabras y expresiones que siempre has deseado saber, desde lo más elemental al sexo más salvaje. El libro cuenta con ocho capítulos centrados en las partes del cuerpo, la cama, el LGBT, las compras sexis, el lado oscuro, el porno, el chat y la salud sexual. Cada capítulo contiene vocabulario, gramática y unos ejercicios muy originales que no encontrarás en ningún otro libro. Aprende todo lo que tu "English teacher" no se atrevería a enseñarte nunca. Y... si te cansas de estudiar, el libro incluye un montón de fotos mias para distraerte". Venus O'Hara.

TWITTER

Nuestros autores en Twitter

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal