Eros

¿Qué es y qué no es infidelidad?

Por: | 05 de octubre de 2016

Tener una pareja abierta tiene sus ventajas. Por ejemplo, en lo que supone en cuanto a comunicación. Es decir que para establecer una relación abierta han de marcarse unos límites de lo que está permitido y de lo que no, hablar de lo que podemos debatir o dejar para más adelante e incluso comentar abiertamente cómo nos hacen sentir estos acuerdos. Algo que las parejas tradicionales no suelen hacer, y deberían. Porque luego vienen los líos.

Indonesia

Mel Gibson y Sigourney Weaver en 'El año que vivimos peligrosamente'.

Para empezar, porque no todo el mundo entiende, de la misma manera, el concepto de infidelidad. Parece que todo el mundo tiene bastante claro que lo que conlleva un coito, por así decirlo, cuenta como falta. Aunque, claro, no cuenta igual si ha sido una vez, así casi por despiste, o si se es reincidente. Pero, ¿y todo lo demás?

Por ejemplo, en la era de Internet, ¿cuenta lo mismo una conversación subida de tono con alguien en persona, que si se hace a través del móvil o la pantalla? ¿O cuenta solo si ha habido intercambio de fotos o de imágenes por la webcam? Teniendo en cuenta de que en las redes sociales de citas, muchas de las personas que cuelgan su perfil son personas que tienen pareja, ¿cuenta ya solo la intención de ser infiel aunque no haya pasado nada?

Volviendo al terreno físico, tampoco todo el mundo está de acuerdo en cuál es el límite. Si se tiene claro que el hecho de que si hay penetración se ha sido infiel, parece que el sexo oral también podría entrar en esa categoría. Pero puede haber muchos más roces, incluso con la ropa puesta, mucho más intensos que los que se hacen sin ella. Y qué hay de la cuestión de los besos. ¿Cuentan los con lengua y no los sin lengua? Quizá cabría pensar que si solo ha sido un beso, pero hemos parado la situación antes de que se nos fuera de las manos, es que realmente hemos conseguido que no pasase nada. Todo depende de cómo se mire.

Porque no importa solo el hecho sino también cuándo ha ocurrido. Quién no recuerda ese momento entre Ross y Rachel en Friends cuando, tras una pelea, él acaba con la chica de las fotocopias, pero se agarra, además durante varias temporadas, al argumento de "nos estábamos tomando un descanso". Incluso siendo así, durante un break para repensarse las cosas, ¿todo vale o sigue habiendo normas?

 

Hay personas que consideran infidelidad lo que a nadie se le podría pasar por la cabeza. Por ejemplo, el sexo con uno mismo. Como si esa persona y su sexualidad le pertenecieran de un modo casi enfermizo. ¿Podemos juzgar incluso nuestra imaginación? ¿Nuestros sueños y fantasías?

Quizás la respuesta sea precisamente esa: la idea de la infidelidad muchas veces se corresponde con un exceso de carácter posesivo, haya o no motivos para la desconfianza. Si entendemos que esa persona no es nuestra, sino que está con nosotros porque quiere estarlo, entenderemos, entonces, que no hay motivos para tener que estar todo el rato recordándoselo. Y ya que estamos, un poco de educación sexual, que nunca está de más.

Comunicación. Es una de las claves de lo que siempre falta. Porque hay temas que son tabúes, que nos incomodan o que el mero hecho de sacarlos a colación suponen una intención. Pero, quizás, no. Quizás está bien que conozcamos la opinión de la otra persona y que exista la capacidad de debate de ciertos temas que a todos se nos pasan por la cabeza, pero que nos da pánico hablar.

Puede que en ese momento nos parezca fuera de lugar, pero a lo mejor, a la larga, ambos agradeceremos haber marcado las reglas de nuestro juego. Porque cada pareja es única.

Hay 7 Comentarios

En mi opinión cuando una persona es infiel lo sabe, porque sabe que su pareja se molestaría o no por su actitud con otra persona. Cada pareja establece los límites de la infidelidad y para unos chatear con otra persona en webs de contactos ya es infidelidad y para otros es una actividad sana. Lo importante es ser sincero. Yo conocí a mi pareja actual en https://www.hombresalacarta.com/ cuando ya estaba viendo a otra persona, rompimos y ahora soy feliz con alguien que conocí por casualidad en Internet.

En la moral cada uno tiene sus límites y sus formas de establecer normas y reglas. Para lo que a uno le puede resultar reprochable, a otro le puede resultar satisfactorio, excitante. Lo mismo pasa con la infidelidad: para uno el simple pensamiento se puede considerar ser infiel y para otros el intercambio de parejas puede no serlo.

Una linda homenaje a los amantes:
https://www.youtube.com/watch?v=qOTCB4HpjaQ

Por Dios, cuanto moralismo y rigidez! Cuanta dolor de cuernos! Regina Navarro Lins, una psicologa brasileña escribe:" La peor cosa que poso pedir a mi pareja és: haga el amor sólo conmigo".
Cada uno és un mundo y cada pareja tambien. Y hay parejas cujo contrato entre ellos és: "haga lo que quieres, no me deje saber, exceto si quieres separarse de mi". En Brasil este modelo és muy amplio...
Non seamos hipocritas, la mejor sociedad, el mejor contrato, la mejor empresa és el matrimonio y acabar un matrimonio por infidelidad és una infantilidad, si se hierarquiza el matrimonio.
Ustedes europeos tienen un bueno ejemplo en sus proprias realezas. Creen mismo que son fieles los matrimonios que duran más de 6 décadas? Hasta Sissi, la Emperatriz en el siglo del romantismo tubo un amante, el Condre de Andrassy, húngaro. Su marido, Francisco José hizo dar el nombre del Conde a una alameda de Budapest! Sissi ha sido assasenada y Francisco José se quedó enfermo de dolor.
Navalcarnero, con todos mi respetos, tente pensar más lejos de que los curas de su pueblo. Y dicen que los curas son los mejores amantes...Jajajaja

Lo que no cabe duda es que es un negocio
http://www.abracadabranoticias.com/infidelidad-el-negocio-del-siglo-xxi/ aqui se lo cuentan

En una relación de pareja suele haber una entrega de ambos cuando existe amor y confianza del uno hacia el otro, desde el momento que aparece una tercera persona que sea capaz de cambiar el sentimiento de uno de los dos, ha cambiado el sentido de la pareja como tal, aunque no haya infidelidad, en este caso hay que ser honrado y consecuente y abandonar la relación hasta que todo se aclare y según evolucionen los sentimientos.

Para empezar hay que definir infidelidad.
Decir que hablamos de infidelidad entre personas, que se comprometieron a vivir en pareja, una forma de relación social entre dos personas en exclusiva.
Un contrato.
Una relación sentimental o no, que puede implicar la formación de una familia, con deberes y obligaciones compartidas y aceptadas.
Se es infiel cuando se engaña.
Con coito, o sin coito.
Pero con coito duele más, porque se siente la pérdida de valor ante la pareja, el no servir para lo que se firmó el contrato de convivencia.
En las dos direcciones, de cada uno de los cónyuges.
No se ha respetado el contrato despreciando el deber de apego y honorabilidad.
Otra cosa es que el coito sea un desahogo o escape ante el descubrimiento de que el contrato se firmó en falso, o que era un timo una vez la relación descubrió la verdadera cara del otro partenaire.
La infidelidad como terapia, o como venganza.
De todas formas la infidelidad es una ruptura de contrato.
O una faltilla, si estamos desfondados.
O sin posibilidades de tomar otro rumbo con mejor fortuna.


Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el blog

Ni enciclopedia ni consultorio sexual al uso. He aquí un rincón erótico festivo dedicado a las relaciones y la atracción entre seres humanos, esa faceta que nos hace la vida más placentera, tierna, amorosa, plena… Un blog coral, con cinco autoras de todo origen y condición, que apuesta por el juego, la provocación, lo sensual y el sexo como acto libre, adulto, compartido, real o ficticio, siempre divertido... Eso sí, si tu mirada no es amplia y tolerante, mejor no te detengas aquí. Coordina Analía Iglesias. No sólo se admiten firmas invitadas, sino que son deseadas.

Sobre las autoras

Anne Cé. Nació en el sur austral (Argentina), en un tiempo beatle y en un país con altísima densidad de psicoanalistas y jugadores de fútbol. Periodista, quizá incluso a su pesar, narra lo que se le ponga delante. Y narra, y narra. Un día descubrió que el simple roce de una clavícula le erizaba la piel y entonces comprendió por qué le gusta tanto abrazar a un hombre.

Esther Porta. Segoviana, fue becaria en el mítico Tentaciones y allí hizo de todo hasta que sus conocimientos de sexo la convirtieron en Beatriz Sanz. Y gracias a ella, publicó artículos semanales de sexo, dos libros y fue reclutada como sexperta guionista del programa de Canal +: 'Sex Pópuli'. Cuando casi se le había olvidado (lo de escribir de sexo...) se mete a bloguera. Y aquí está, con tantas ganas de sexo (del uno y del otro) como siempre...

Venus O'Hara, de Reino Unido, con raíces irlandesas. Modelo fetish, actriz y escritora. Licenciada en Ciencias Políticas y Francés, reside en Barcelona, ha sido columnista sexual en varias revistas, tiene su propio blog de fetichismo y es creadora de 'No sabes con quien duermes', un confesionario para personas que llevan una doble vida. Publicó su primer libro junto a Erika Lust, 'Deséame como si me odiaras', en 2010.

Tatiana Escobar, de Venezuela (1976), ha escrito ensayos y poesía en español. Traductora y editora, en 2004 abrió en Madrid junto a sus socios la primera boutique erótica de España, La Juguetería Erotic Toys, para no tener que vivir de la literatura. Desde entonces vive del sexo. Y escribe, a veces, para sus amigos.

. Madrileña. Soñó con escribir y pronto descubrió una vía: el periodismo. Pero como tampoco valía narrar sobre cualquier cosa, eligió suerte y remató la faena con un posgrado en Sexología. Ha trabajado en suplementos de salud y medios especializados. Con la práctica ha acabado por darle un toque más sensual a sus letras. Y con ellas sueña en escribir, ahora, un libro.

Ilustracion
Venus O'Hara, Anne Cé y Silvia C. Carpallo, según 'Mi Petit Madrid'.

Nuevo libro

El orgasmo de mi vida. Si ya no sueñas con príncipes azules, locos por pedirte en matrimonio, ni esperas que aparezca un millonario atormentado pero diestro en amores, con una Visa en una mano y un látigo en la otra, este libro es para ti. Porque El orgasmo de mi vida habla de eso, de mujeres realistas, lúcidas, independientes y eróticamente vivas, capaces de combinar esa cotidianidad que todas conocemos, con sus pasiones más salvajes. Ellas son las protagonistas de los relatos, sin guionistas que les digan lo que tienen que hacer, pero sobre todo, son las compositoras, directoras e intérpretes de los orgasmos más armoniosos de sus vidas.

Lux eróticaLux erótica. "Escribir sobre sexo era la propuesta y me sentí estimulada. Después de tantos años como periodista cultural y con mucha vida hecha en torno a la información y a la actualidad, tenía ganas de ponerle carne a la crónica. Porque nuestra más genuina actualidad como personas pasa por el relato del erotismo. Porque de atracción y de relaciones hablamos todo el tiempo en este tiempo occidental con ciertas libertades individuales garantizadas y rebosante de espíritu lúdico pero también algo desafectado y con nuevos descompromisos adquiridos...". Anne Cé.

Inglés para pervertidosInglés para pervertidos."Se dice que la mejor manera de aprender un idioma es a través del sexo con un extranjero. Pero ¿qué haces si estás en la cama y no sabes qué decirle? Con Inglés para pervertidos puedes aprender todas las palabras y expresiones que siempre has deseado saber, desde lo más elemental al sexo más salvaje. El libro cuenta con ocho capítulos centrados en las partes del cuerpo, la cama, el LGBT, las compras sexis, el lado oscuro, el porno, el chat y la salud sexual. Cada capítulo contiene vocabulario, gramática y unos ejercicios muy originales que no encontrarás en ningún otro libro. Aprende todo lo que tu "English teacher" no se atrevería a enseñarte nunca. Y... si te cansas de estudiar, el libro incluye un montón de fotos mias para distraerte". Venus O'Hara.

TWITTER

Nuestros autores en Twitter

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal