Eros

Cuando nosotras cedemos

Por: | 19 de diciembre de 2016

Hay maneras y maneras de ceder. Quizá ellos cedan cuando acompañan a sus esposas de compras y sostienen cien perchas en la puerta del probador de una insoportable gran superficie de ropa barata. Puede que nosotras cedamos en dejarles poner la música que ellos quieren en nuestro ordenador (cuando no vivimos juntos y son ellos los que siempre 'toman el mando' del Spotify o de  Youtube en nuestra propia cama/casa). En estos dos casos, se trata de implícitas cesiones cotidianas que nos hacen refunfuñar, sí, pero que no suelen ir más allá del humor que alimentan.

True_deet Truee

Dos escenas 'hot' de la brillante primera temporada de 'True detective'.

Hay otras cesiones, sin embargo, que son las cesiones del cuerpo: lo que hacemos por complacer a los hombres o por no liarlos a ellos con nuestros deseos o nuestros dolores. Lo prioritario parece ser el placer y la comodidad ajena, y no la propia, en términos de posturas sexuales y de elección de métodos anticonceptivos, sin ir más lejos. O así ha venido siendo durante unos buenos largos siglos, hasta ahora...

Creo, sinceramente, y sin afán victimista, que esta es la carga de la Historia entre hombres y mujeres y que, sin embargo, las mujeres de esta época -que nacemos y vivimos nuestros primeros años de adultas bajo ese signo, asumido- vamos adquiriendo nuestras propias maneras de defender nuestro placer y nuestro bienestar conforme cumplimos años. O sea que en lugar de queja, podríamos interpretar este post como una celebración del poder de la mujer madura (o como un llamado a la acción: ¡sí, se puede!).

Claro que hay mujeres muy jóvenes comprometidas en las cuestiones de género, aunque, a la hora de la verdad, pasar del discurso colectivo a la acción individual, íntima, creo que es francamente más difícil y lleva unos años de entrenamiento y experiencia en el terreno de las relaciones. Por algo siempre se menciona como un plus erótico en las mujeres mayores el hecho de que saben lo que quieren, conocen sus lugares de placer (y displacer) y han aprendido a pedir y a conseguir que les den lo que les gusta.

Viendo la excelentísima primera temporada de la serie True detective, con Woody Harrelson y Matthew McConaughey como productores y protagonistas (y el plus de la infartante Alejandra Daddario en las escenas hot), pensé que -otra vez- los guionistas representan el sexo desenfrenado desde una mirada absolutamente masculina: señores, el sexo apasionado en las mujeres no adopta las posiciones que a los hombres del cine y la tele les place.

Es justamente aquí, en las representaciones de la industria del entretenimiento, y en estos ejemplos que parecen banales, donde radica buena parte de la razón de la anorgasmia de las mujeres cuando debutan en territorios de intimidad compartida, porque imitando esas posturas de Hollywood jamás alcanzaremos un orgasmo. Entonces, empezamos a disfrutar con ganas solo cuando empezamos a experimentar nuestras sensaciones, olvidándonos de lo que hay que parecer y de la comodidad siempre en función del otro masculino.

Hay chicas adolescentes que han tenido miles de orgasmos masturbándose y cuando por fin llegan al clímax romántico que es la intimidad con alguien que les gusta mucho, se frustran: "es un egoísta". Y es que hay muchos chicos que no han aprendido otra cosa que procurarse su propia satisfacción y son capaces de decir, muy sueltos de cuerpo: "en esa postura no me gusta". Trascartón, suelen utilizar su fuerza (intentando que parezca delicada) para acomodarnos en la posición que a ellos siempre le resulta placentera. Y no se hable más del asunto.

Ni unos ni otras han aprendido que hay que buscar y pedir y probar cómo encajar los cuerpos para el mutuo placer. Resulta que cuando adquirimos experiencia, sabemos insistir, o perdemos la vergüenza de expresar nuestras necesidades, y sabemos convencer, y hasta terminamos escuchando: "Empieza a gustarme mucho la forma en que a ti te gusta" (sigue sonrisa de "¡sí, se puede!" o emoji de bracito musculoso).

En cuanto a la anticoncepción, las noticias sobre los primeros años de sexualidad compartida de esta época van en la misma dirección. Hace unos días leímos que habían suspendido los ensayos clínicos de un fármaco anticonceptivo masculino que sería más eficaz que la píldora femenina. ¿La razón de la suspensión? Los hombres ya estaban demostrando no estar dispuestos a sufrir los efectos adversos que esta inyección traería aparejados (una mayor incidencia del acné, trastornos del estado de ánimo y un aumento de la libido), bastante menos molestos y graves que los que suelen sufrir las mujeres con la píldora anticonceptiva (ansiedad, aumento de peso, vello facial, náuseas, cefalea, disminución de la libido y coágulos sanguíneos).

Recuerdo que a mis veintipocos tuve un problema al retirarme un DIU y padecí grandísimos dolores, de esos que no se olvidan fácilmente (ni siquiera cuando has pasado por varios partos y dolores de muela) y lo volví a mencionar, días atrás, con una chica de veintipocos que estaba sufriendo mucho, bastante, con un DIU que venía de ponerse hacía varios días. Es cierto que no en todos los casos de colocación de dispositivos intrauterinos hay complicaciones ni dolores, pero se trata de cuerpos extraños que aceptamos meternos en el cuerpo para comodidad de ambos, y que sí provocan (cuanto menos) dolores en cada regla y conllevan algunos riesgos. De hecho, hay una acción en la Justicia francesa contra un tipo de implantes contraceptivos de Bayer que ocasionan dolores agudos y otras complicaciones (que en causa se adjetivan de "graves"), y en este momento se pide al Ministerio de Salud que tome cartas en el asunto, en la estela de lo ocurrido en países como Estados Unidos y Alemania con el mismo producto.

Parecen episodios salidos de un mal sueño de David Cronenberg (¿se acuerdan de la película de los gemelos-Jeremy Irons ginecólogos sádicos llamada Dead Ringers / Inseparables?). Siempre me pregunto si alguno de esos diseñadores sería capaz de meterse eso dentro de un órgano o decirle a su hija que esto va genial, que no hay riesgos ni dolores previstos, o que las píldoras anticonceptivas que anulan regla y ovulación son inocuas y muy saludables.

Epílogo: también para vérnoslas con la industria farmacéutica tenemos que hacernos fuertes. Nosotras.

Hay 2 Comentarios

el mejor placer sexual es el que obtiene del placer mutuo, las técnicas sexuales que llevan a los dos a disfrutar al máximo del sexo. De nada vale ceder si se termina sufriendo durante el acto sexual

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el blog

Ni enciclopedia ni consultorio sexual al uso. He aquí un rincón erótico festivo dedicado a las relaciones y la atracción entre seres humanos, esa faceta que nos hace la vida más placentera, tierna, amorosa, plena… Un blog coral, con cinco autoras de todo origen y condición, que apuesta por el juego, la provocación, lo sensual y el sexo como acto libre, adulto, compartido, real o ficticio, siempre divertido... Eso sí, si tu mirada no es amplia y tolerante, mejor no te detengas aquí. Coordina Analía Iglesias. No sólo se admiten firmas invitadas, sino que son deseadas.

Sobre las autoras

Anne Cé. Nació en el sur austral (Argentina), en un tiempo beatle y en un país con altísima densidad de psicoanalistas y jugadores de fútbol. Periodista, quizá incluso a su pesar, narra lo que se le ponga delante. Y narra, y narra. Un día descubrió que el simple roce de una clavícula le erizaba la piel y entonces comprendió por qué le gusta tanto abrazar a un hombre.

Esther Porta. Segoviana, fue becaria en el mítico Tentaciones y allí hizo de todo hasta que sus conocimientos de sexo la convirtieron en Beatriz Sanz. Y gracias a ella, publicó artículos semanales de sexo, dos libros y fue reclutada como sexperta guionista del programa de Canal +: 'Sex Pópuli'. Cuando casi se le había olvidado (lo de escribir de sexo...) se mete a bloguera. Y aquí está, con tantas ganas de sexo (del uno y del otro) como siempre...

Venus O'Hara, de Reino Unido, con raíces irlandesas. Modelo fetish, actriz y escritora. Licenciada en Ciencias Políticas y Francés, reside en Barcelona, ha sido columnista sexual en varias revistas, tiene su propio blog de fetichismo y es creadora de 'No sabes con quien duermes', un confesionario para personas que llevan una doble vida. Publicó su primer libro junto a Erika Lust, 'Deséame como si me odiaras', en 2010.

Tatiana Escobar, de Venezuela (1976), ha escrito ensayos y poesía en español. Traductora y editora, en 2004 abrió en Madrid junto a sus socios la primera boutique erótica de España, La Juguetería Erotic Toys, para no tener que vivir de la literatura. Desde entonces vive del sexo. Y escribe, a veces, para sus amigos.

. Madrileña. Soñó con escribir y pronto descubrió una vía: el periodismo. Pero como tampoco valía narrar sobre cualquier cosa, eligió suerte y remató la faena con un posgrado en Sexología. Ha trabajado en suplementos de salud y medios especializados. Con la práctica ha acabado por darle un toque más sensual a sus letras. Y con ellas sueña en escribir, ahora, un libro.

Ilustracion
Venus O'Hara, Anne Cé y Silvia C. Carpallo, según 'Mi Petit Madrid'.

Nuevo libro

El orgasmo de mi vida. Si ya no sueñas con príncipes azules, locos por pedirte en matrimonio, ni esperas que aparezca un millonario atormentado pero diestro en amores, con una Visa en una mano y un látigo en la otra, este libro es para ti. Porque El orgasmo de mi vida habla de eso, de mujeres realistas, lúcidas, independientes y eróticamente vivas, capaces de combinar esa cotidianidad que todas conocemos, con sus pasiones más salvajes. Ellas son las protagonistas de los relatos, sin guionistas que les digan lo que tienen que hacer, pero sobre todo, son las compositoras, directoras e intérpretes de los orgasmos más armoniosos de sus vidas.

Lux eróticaLux erótica. "Escribir sobre sexo era la propuesta y me sentí estimulada. Después de tantos años como periodista cultural y con mucha vida hecha en torno a la información y a la actualidad, tenía ganas de ponerle carne a la crónica. Porque nuestra más genuina actualidad como personas pasa por el relato del erotismo. Porque de atracción y de relaciones hablamos todo el tiempo en este tiempo occidental con ciertas libertades individuales garantizadas y rebosante de espíritu lúdico pero también algo desafectado y con nuevos descompromisos adquiridos...". Anne Cé.

Inglés para pervertidosInglés para pervertidos."Se dice que la mejor manera de aprender un idioma es a través del sexo con un extranjero. Pero ¿qué haces si estás en la cama y no sabes qué decirle? Con Inglés para pervertidos puedes aprender todas las palabras y expresiones que siempre has deseado saber, desde lo más elemental al sexo más salvaje. El libro cuenta con ocho capítulos centrados en las partes del cuerpo, la cama, el LGBT, las compras sexis, el lado oscuro, el porno, el chat y la salud sexual. Cada capítulo contiene vocabulario, gramática y unos ejercicios muy originales que no encontrarás en ningún otro libro. Aprende todo lo que tu "English teacher" no se atrevería a enseñarte nunca. Y... si te cansas de estudiar, el libro incluye un montón de fotos mias para distraerte". Venus O'Hara.

TWITTER

Nuestros autores en Twitter

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal