Eros

Hombre-objeto, mercancía machista

Por: | 11 de diciembre de 2016

Tengo la cadencia de las Cuatro babys de Maluma y los Capos del Trap incrustada en el cerebro, de tanto escucharla y solo por razones profesionales: creo que tenemos el deber de escribir -sí, otra vez- sobre el asunto del pedido de la retirada del vídeo por ser "absolutamente denigrante para el género femenino", según reza el escrito que se gestiona en Change.org.

Una cosa es el mal gusto y otra, un hecho criminal, ¿no?

Aunque decir que algo es de mal gusto es una manera elitista de despreciar algo por cutre, hortera (en España), mersa (decíamos en Argentina) sin usar palabras despectivas. El gusto es algo demasiado personal como para darle calificaciones morales, aunque por supuesto que hay parámetros en la concepción e interpretación de lo artístico y para medir el valor de un mero producto de la industria del entretenimiento. Pero a lo que vamos es a las consideraciones ético-jurídicas del tema. Y aquí creo que donde escandalizarse equivale a no querer (o no poder) entender el fenómeno debajo de la superficie lírica: "La letra es toda una apología de violencia hacia las mujeres que las describe como meros cuerpos intercambiables y disponibles al servicio del deseo sexual ilimitado, irrefrenable e incontrolable de los varones", escribió la bloguera Yolanda Domínguez en El Huffington Post.

Creo, yendo un poco más allá del adjetivo, que hombres y mujeres somos objeto en este sistema. Juguetes de este sistema, rehenes del sexshop y las grandes superficies navideñas. Como audiencia voyeur somos, además, mercancías intercambiables del cine mainstream, la tele, Youtube y los sitios de contacto en internet (porque nos venden por kilo o clics a los anunciantes).

Dentro de este universo de hombres y mujeres-objeto, contenemos a este grupo de chicos latinoamericanos que vienen de (o representan a) los barrios pobres, olvidados de toda la vida, que han nacido en esta  lógica del ansia de la pantalla led de 40 pulgadas y las zapatillas de la NBA con luces, y que solo han aprendido a rebelarse con vigor sexual. Recuerdo ahora aquello de la dignidad del burro apaleado (pero erecto) de Elias Canetti.

Vigor sexual real o pretendido. Son jóvenes, enhiestos y nacen de a miles de millones en el mundo de la inequidad (no solo en Latinoamérica sino en África: cristianos y musulmanes sentimentales, cantándole al amor y al sexo con toda esa fuerza intacta como único capital). El reggaeton, el trap y otras músicas melosas comercialísimas no hacen más que constatarlo.

Perrea_irene

¿Perrean también las chicas? Foto de Irene Díaz (de la serie 'Perras y coronas').

He extraído algunas partes de la letra de las Cuatro babys que creo que hablan, sin lugar a dudas, de un hombre-objeto, como sugería esta inteligente columna en una publicación de música latinoamericana, contextualizando un poco más la sociedad de procedencia del cantante colombiano y sus compañeros del rap mexicano:

"Todas sabes maltratarme, de sexo me tienen bien".

"Estoy enamorado de cuatro babys (...), dos son casadas, hay una soltera, la otra es medio psico y si no la llamo se desespera (...) ninguna me pone 'peros'".

"Hay una que se encojona si se lo echo afuera (...) hay otra que me paga para que se lo hunda".

Ella  "quiere con Maluma y conmigo a la vez".

"Estoy confundido porque ninguna de mi mente se borra".

"Tú tienes toas mis cuentas de banco y el número de la Master Card. Tú eres mi mujer oficial".

Por lo demás, hay billetes sobre los que se retoza y a ellos los tienen "comprando por San Valentín". Las chicas les salen caras, y encima los confunden: no pueden dejar de pensar en ellas.

Es cierto que todo es amol sin freno, mucho bicho duro (tanto vigor juvenil) y sexo sin protección pero con consentimiento y súplicas por parte de ellos, enamolados. Eso, al menos, en las canciones. He aquí un signo de época, nada elegante ni auspicioso, pero que no solo habla de misoginia (o de machismo, si acaso) sino de excesos tóxicos, acumulación y dinero como valor supremo de hombres y mujeres neoliberales a la fuerza, formados en el capitalismo de la seducción, como le llamaba el filósofo Michel Clouscard. Seres  impelidos a circular por un único pasillo sin atajos, siempre funcional y conveniente a la reinvención del sistema de consumo.

Clouscard explicaba que hasta ahora (escribía en los 80), la represión había permitido que el capitalismo funcionase, pero que el sistema estaba virando hacia la seducción y el desarrollo de un nuevo mercado del deseo, en el que la publicidad y la moda resultan  esenciales. Quién duda de que ya estamos de lleno en aquello que el filósofo francés predecía: una nueva cultura de masas falsamente subversiva ("subversión subvencionada"), a través de la música rock, con los vaqueros,"los flippers, los jukebox, las melenas y la droga". Según Clouscard, que escribió El capitalismo de la seducción en 1981, antes del reggaeton y el trap, el rock representaría la "esencia misma de la sociedad de consumo. Mientras que su imagen ideológica pretende lo contrario". Así, sostenía, la liberación sexual se convierte rápidamente en "liberalización sexual" integrada al capitalismo, lo que hace pasar a la mujer de mujer-vientre a mujer-sexo.

"Digan qué me quieren hacer", les canta el niño Maluma, casi llorando, a las mujeres.

Maluma haciéndose un selfie con Ricky Martin, en un éxtasis palmero-cementicio-caribeño, para la canción 'Vente p'acá'. Después de este videoclip, el colombiano tuvo que vérselas con el asunto de la orientación sexual en las redes.

Si queremos analizar el producto en sí, más allá de su función en el mercado, basta con escuchar un poco más algunas letras del género:

"Quieles enamolalme. Y yo loco por dalte (...) Tú nunca vas a poder olvidalme". Cito textual la lírica de Quieres enamorarme, de Noriel y los Capos del Trap.

"Yo me sé tus poses favoritas. Te hago todo lo que necesitas para hacerte venir (...) Yo tengo flow, él no tiene flow (...) Quiero hacerte cositas que nunca te han hecho", ofrecen Bad Bunny, Ozuna, Farruko, Arcangel y Ñengo Flow, en Diles.

"Me despierto y no tengo ni mensajes ni llamadas ni una sonrisa (...) Si tú no estás no se siente nada (...) Me hace falta la peleona en casa", canta Ozuna.

Hay mucho sentimentalismo con decorados californianos. Como en aquellos clips del gangsta rap, pero sin revólveres, con menos coches descapotables. Y siempre alguien pidiendo a una chica que lo llame, por favor, que no deje de llamarlo. 

Tienen novios en la cárcel. Ellos las consuelan, diciéndoles que no tienen que enamorarse, pero sin dejar de pensar en ellas. Según las canciones, ellos también viven pendientes de la telenovela en las redes sociales, el Snapchat y el celulal: "si no le contesto los mensajes me pelea (...) Me manda por Face".

¿Quién puede creerse que esto va en serio, en términos de mensaje o contenido? Los personajes son absolutamente grotescos (e infantiles), y hacen humor con ellos mismos. Es una vuelta de tuerca desorbitada al culebrón caribeño: 'Tú quieles dolmil hoy en mi cama', canta Noriel. Y sigue, hablándole a la novia de un amigo: "cuando te quedes sola, me llamas. Con él te la pasas peleando (...) Algunos somos amigos, pero en la cama enemigos (...) Tú te vuelves loca por estar conmigo. Con él peleas y conmigo haces las paces".

Hay 0 Comentarios

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el blog

Ni enciclopedia ni consultorio sexual al uso. He aquí un rincón erótico festivo dedicado a las relaciones y la atracción entre seres humanos, esa faceta que nos hace la vida más placentera, tierna, amorosa, plena… Un blog coral, con cinco autoras de todo origen y condición, que apuesta por el juego, la provocación, lo sensual y el sexo como acto libre, adulto, compartido, real o ficticio, siempre divertido... Eso sí, si tu mirada no es amplia y tolerante, mejor no te detengas aquí. Coordina Analía Iglesias. No sólo se admiten firmas invitadas, sino que son deseadas.

Sobre las autoras

Anne Cé. Nació en el sur austral (Argentina), en un tiempo beatle y en un país con altísima densidad de psicoanalistas y jugadores de fútbol. Periodista, quizá incluso a su pesar, narra lo que se le ponga delante. Y narra, y narra. Un día descubrió que el simple roce de una clavícula le erizaba la piel y entonces comprendió por qué le gusta tanto abrazar a un hombre.

Esther Porta. Segoviana, fue becaria en el mítico Tentaciones y allí hizo de todo hasta que sus conocimientos de sexo la convirtieron en Beatriz Sanz. Y gracias a ella, publicó artículos semanales de sexo, dos libros y fue reclutada como sexperta guionista del programa de Canal +: 'Sex Pópuli'. Cuando casi se le había olvidado (lo de escribir de sexo...) se mete a bloguera. Y aquí está, con tantas ganas de sexo (del uno y del otro) como siempre...

Venus O'Hara, de Reino Unido, con raíces irlandesas. Modelo fetish, actriz y escritora. Licenciada en Ciencias Políticas y Francés, reside en Barcelona, ha sido columnista sexual en varias revistas, tiene su propio blog de fetichismo y es creadora de 'No sabes con quien duermes', un confesionario para personas que llevan una doble vida. Publicó su primer libro junto a Erika Lust, 'Deséame como si me odiaras', en 2010.

Tatiana Escobar, de Venezuela (1976), ha escrito ensayos y poesía en español. Traductora y editora, en 2004 abrió en Madrid junto a sus socios la primera boutique erótica de España, La Juguetería Erotic Toys, para no tener que vivir de la literatura. Desde entonces vive del sexo. Y escribe, a veces, para sus amigos.

. Madrileña. Soñó con escribir y pronto descubrió una vía: el periodismo. Pero como tampoco valía narrar sobre cualquier cosa, eligió suerte y remató la faena con un posgrado en Sexología. Ha trabajado en suplementos de salud y medios especializados. Con la práctica ha acabado por darle un toque más sensual a sus letras. Y con ellas sueña en escribir, ahora, un libro.

Ilustracion
Venus O'Hara, Anne Cé y Silvia C. Carpallo, según 'Mi Petit Madrid'.

Nuevo libro

El orgasmo de mi vida. Si ya no sueñas con príncipes azules, locos por pedirte en matrimonio, ni esperas que aparezca un millonario atormentado pero diestro en amores, con una Visa en una mano y un látigo en la otra, este libro es para ti. Porque El orgasmo de mi vida habla de eso, de mujeres realistas, lúcidas, independientes y eróticamente vivas, capaces de combinar esa cotidianidad que todas conocemos, con sus pasiones más salvajes. Ellas son las protagonistas de los relatos, sin guionistas que les digan lo que tienen que hacer, pero sobre todo, son las compositoras, directoras e intérpretes de los orgasmos más armoniosos de sus vidas.

Lux eróticaLux erótica. "Escribir sobre sexo era la propuesta y me sentí estimulada. Después de tantos años como periodista cultural y con mucha vida hecha en torno a la información y a la actualidad, tenía ganas de ponerle carne a la crónica. Porque nuestra más genuina actualidad como personas pasa por el relato del erotismo. Porque de atracción y de relaciones hablamos todo el tiempo en este tiempo occidental con ciertas libertades individuales garantizadas y rebosante de espíritu lúdico pero también algo desafectado y con nuevos descompromisos adquiridos...". Anne Cé.

Inglés para pervertidosInglés para pervertidos."Se dice que la mejor manera de aprender un idioma es a través del sexo con un extranjero. Pero ¿qué haces si estás en la cama y no sabes qué decirle? Con Inglés para pervertidos puedes aprender todas las palabras y expresiones que siempre has deseado saber, desde lo más elemental al sexo más salvaje. El libro cuenta con ocho capítulos centrados en las partes del cuerpo, la cama, el LGBT, las compras sexis, el lado oscuro, el porno, el chat y la salud sexual. Cada capítulo contiene vocabulario, gramática y unos ejercicios muy originales que no encontrarás en ningún otro libro. Aprende todo lo que tu "English teacher" no se atrevería a enseñarte nunca. Y... si te cansas de estudiar, el libro incluye un montón de fotos mias para distraerte". Venus O'Hara.

TWITTER

Nuestros autores en Twitter

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal