Eros

Ir a pasar los sofocos a un sexshop

Por: | 28 de diciembre de 2016

Por Mireia Manjón*

"Se acabó lo de sangrar cada mes, lo de estar pendiente de si me baja o no la regla… ¡Por fin! Los niños ya se han emancipado y todo va bien en el trabajo. Todo parece estar en orden en mi vida. Ahora sí, ahora puedo dedicarme de una vez por todas a follar cuando quiera, sin preocupaciones. Pero, ¿qué le pasa a mi cuerpo? Me da pereza, cada vez más, y cuando me pongo a ello no lubrico como antes, incluso hay veces que me duele y ¡llegar al dichoso orgasmo parece una odisea!".

Autumn leaves crawford and cliff robertson robert aldrich directs

Durante el rodaje de 'Hojas de otoño' (1956), de Robert Aldrich, con Joan Crawford y Cliff Robertson. Ella dejó pasar su juventud sacrificándose como cuidadora de su padre, pero ahora ha encontrado el amor que puede hacerla florecer.

Menopausia, ese momento en la vida de toda mujer en el que ya no hay que preocuparse de quedarse embarazada. Llega la hora de disfrutar del sexo sabiendo que eso no supondrá un problema, que los ovarios han dejado de ovular y no volveremos a sufrir cada mes el engorro, molestias y dolor de la regla. ¡Menuda alegría! Eso sí, el descenso de estrógenos asociado a este cese de actividad ovárica hará que nuestro cuerpo cambie. Cambios que afectarán a la vida sexual, sí, pero no temáis: está en nuestras manos salvar esas  pequeñas dificultades con las que nos encontraremos.  


•    Menor lubricación vaginal: una mujer excitada, que antes no tenía problema alguno a la hora de lubricar, comienza a notar que ya no es lo mismo, que necesita una ayuda extra para disfrutar de sus relaciones sexuales, que incluso pueden llegar a ser algo dolorosas e incómodas.

•    Excitación menos intensa: o, al menos, no tan sensible a las caricias. Es necesario más tiempo y mayores estímulos para llegar al mismo punto de excitación que hace un tiempo.

•    Contracciones orgásmicas más débiles: dado que hay una menor lubricación y una pérdida de tono en la musculatura pélvica, los orgasmos, que no dejan de ser contracciones de estos músculos, son más débiles y cuesta más trabajo alcanzarlos.

•    Falta de deseo sexual: ya sea por las incomodidades físicas, por ansiedad o por el descenso de estrógenos, son muchas las mujeres que llegadas a este punto tienen pocos pensamientos relacionados con el sexo, llegando incluso a evitar a su pareja.

Vale, no te he contado nada que no supieras, así que vamos a por las soluciones. Lo básico es el autoconocimiento y la motivación para conseguir una vida sexual plena. Lo primero, para darse cuenta de qué falla; y lo segundo, para ponerse manos a la obra y lograr el cambio. Un cambio que, si te asesoran correctamente, será mucho más llevadero. Y te preguntarás: ¿qué voy a encontrar más allá de los típicos lubricantes y cómo me pueden ayudar estas compras con mis síntomas menopáusicos? Vamos allá:

- Las bolas chinas serán tus mejores aliadas. En este momento de tu vida es importante hacer rutinas de tonificación de la musculatura del suelo pélvico. Suena mucho a gimnasio, lo sé, pero creedme que merecerá la pena dedicarle tiempo a los músculos de la vagina y resultará mucho más placentero que dedicárselo, por ejemplo, a trabajar abdominales. Conseguirás (¡de nuevo!) unas contracciones orgásmicas potentes, mejores relaciones sexuales, más sensibilidad y mayor lubricación.

- Vibradores de todas las formas y colores: la famosa disminución de estrógenos de la que he ido hablando produce un efecto colateral. También reduce el flujo sanguíneo en la zona de la pelvis y podemos ayudar a activarla usando vibradores. Las fantásticas vibraciones de estos cachivaches no solo nos van a provocar incontables momentos de placer, sino que también estimulan la circulación sanguínea mientras los estamos utilizando, previniendo así la sequedad vaginal o, como mínimo, ayudando a una mayor lubricación.

 

Tráiler de un clásico sobre mujeres mayores que siguen 'lubricando' la vida: 'Harold y Maude' (1971), con música de Cat Stevens.

- Potenciadores del orgasmo: estos productos no son un cuento chino, funcionan de verdad y te ayudarán a mejorar tu sensibilidad, especialmente la del clítoris. Para aquellas que no los conozcáis, se trata de unos geles que producen un efecto vasodilatador gracias a sus componentes (L-Arginina, por ejemplo) en la zona donde se apliquen, pongamos el clítoris, provocando que llegue más sangre al punto que interesa y haciéndolo más sensible. De esta forma, cualquier estimulación será potenciada y ayudará a que llegues más fácilmente al orgasmo.

- Literatura erótica y películas porno: tened claro que el principal órgano sexual es el cerebro, y para mejorar los niveles de deseo sexual resulta muy útil fomentar el uso de la fantasía como recurso erótico. En las mujeres, el uso de la literatura (y, por lo tanto, de la imaginación) es una herramienta efectiva. Para aquellas que sin embargo seáis más visuales, os recomiendo el porno. Y aquí no valen excusas, ¡que las mujeres vemos porno y hay para todos los gustos! Hay porno de lo más elegante, como el de Erika Lust, en el que se cuida la fotografía, la historia, la iluminación… No es el típico mete-saca sin sentido, vaya.

- Complementos varios: si vas a necesitar un extra de estimulación en los preliminares, existe un amplio surtido de complementos para pedirle a los Reyes Magos y jugar (y no aburrirse siempre de lo mismo): unas plumas, aceites de masaje, pintura comestible con sabor a chocolate o vainilla, unas esposas… Podría seguir y me tendríais aquí un buen rato nombrando infinidad de artículos para disfrutar de la relación sexual, alejándola de la penetración, aprendiendo a disfrutar del cuerpo entero como una zona erógena en potencia.

Así que, adelante, dejáos asesorar -como es debido- sobre estos productos. Ojo, no hace falta que desvalijéis ninguna tienda erótica y arraséis con todo en un mismo día… ¡Probad y disfrutad!

 

* Sexóloga y colaboradora de amantis

 

 

Hay 1 Comentarios

Me parece un artículo genial. Muchas mujeres están en esa situación y es bueno darles un poco de luz al respecto. En el sexshop tienen un gran aliado.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el blog

Ni enciclopedia ni consultorio sexual al uso. He aquí un rincón erótico festivo dedicado a las relaciones y la atracción entre seres humanos, esa faceta que nos hace la vida más placentera, tierna, amorosa, plena… Un blog coral, con cinco autoras de todo origen y condición, que apuesta por el juego, la provocación, lo sensual y el sexo como acto libre, adulto, compartido, real o ficticio, siempre divertido... Eso sí, si tu mirada no es amplia y tolerante, mejor no te detengas aquí. Coordina Analía Iglesias. No sólo se admiten firmas invitadas, sino que son deseadas.

Sobre las autoras

Anne Cé. Nació en el sur austral (Argentina), en un tiempo beatle y en un país con altísima densidad de psicoanalistas y jugadores de fútbol. Periodista, quizá incluso a su pesar, narra lo que se le ponga delante. Y narra, y narra. Un día descubrió que el simple roce de una clavícula le erizaba la piel y entonces comprendió por qué le gusta tanto abrazar a un hombre.

Esther Porta. Segoviana, fue becaria en el mítico Tentaciones y allí hizo de todo hasta que sus conocimientos de sexo la convirtieron en Beatriz Sanz. Y gracias a ella, publicó artículos semanales de sexo, dos libros y fue reclutada como sexperta guionista del programa de Canal +: 'Sex Pópuli'. Cuando casi se le había olvidado (lo de escribir de sexo...) se mete a bloguera. Y aquí está, con tantas ganas de sexo (del uno y del otro) como siempre...

Venus O'Hara, de Reino Unido, con raíces irlandesas. Modelo fetish, actriz y escritora. Licenciada en Ciencias Políticas y Francés, reside en Barcelona, ha sido columnista sexual en varias revistas, tiene su propio blog de fetichismo y es creadora de 'No sabes con quien duermes', un confesionario para personas que llevan una doble vida. Publicó su primer libro junto a Erika Lust, 'Deséame como si me odiaras', en 2010.

Tatiana Escobar, de Venezuela (1976), ha escrito ensayos y poesía en español. Traductora y editora, en 2004 abrió en Madrid junto a sus socios la primera boutique erótica de España, La Juguetería Erotic Toys, para no tener que vivir de la literatura. Desde entonces vive del sexo. Y escribe, a veces, para sus amigos.

. Madrileña. Soñó con escribir y pronto descubrió una vía: el periodismo. Pero como tampoco valía narrar sobre cualquier cosa, eligió suerte y remató la faena con un posgrado en Sexología. Ha trabajado en suplementos de salud y medios especializados. Con la práctica ha acabado por darle un toque más sensual a sus letras. Y con ellas sueña en escribir, ahora, un libro.

Ilustracion
Venus O'Hara, Anne Cé y Silvia C. Carpallo, según 'Mi Petit Madrid'.

Nuevo libro

El orgasmo de mi vida. Si ya no sueñas con príncipes azules, locos por pedirte en matrimonio, ni esperas que aparezca un millonario atormentado pero diestro en amores, con una Visa en una mano y un látigo en la otra, este libro es para ti. Porque El orgasmo de mi vida habla de eso, de mujeres realistas, lúcidas, independientes y eróticamente vivas, capaces de combinar esa cotidianidad que todas conocemos, con sus pasiones más salvajes. Ellas son las protagonistas de los relatos, sin guionistas que les digan lo que tienen que hacer, pero sobre todo, son las compositoras, directoras e intérpretes de los orgasmos más armoniosos de sus vidas.

Lux eróticaLux erótica. "Escribir sobre sexo era la propuesta y me sentí estimulada. Después de tantos años como periodista cultural y con mucha vida hecha en torno a la información y a la actualidad, tenía ganas de ponerle carne a la crónica. Porque nuestra más genuina actualidad como personas pasa por el relato del erotismo. Porque de atracción y de relaciones hablamos todo el tiempo en este tiempo occidental con ciertas libertades individuales garantizadas y rebosante de espíritu lúdico pero también algo desafectado y con nuevos descompromisos adquiridos...". Anne Cé.

Inglés para pervertidosInglés para pervertidos."Se dice que la mejor manera de aprender un idioma es a través del sexo con un extranjero. Pero ¿qué haces si estás en la cama y no sabes qué decirle? Con Inglés para pervertidos puedes aprender todas las palabras y expresiones que siempre has deseado saber, desde lo más elemental al sexo más salvaje. El libro cuenta con ocho capítulos centrados en las partes del cuerpo, la cama, el LGBT, las compras sexis, el lado oscuro, el porno, el chat y la salud sexual. Cada capítulo contiene vocabulario, gramática y unos ejercicios muy originales que no encontrarás en ningún otro libro. Aprende todo lo que tu "English teacher" no se atrevería a enseñarte nunca. Y... si te cansas de estudiar, el libro incluye un montón de fotos mias para distraerte". Venus O'Hara.

TWITTER

Nuestros autores en Twitter

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal