Ir a Planeta Futuro
Escool

A por el 5

Por: | 01 de julio de 2013

Demasiado modesto es el gasto en educación para una región, la latinoamericana, emergente y con una preocupación de la población y de las organizaciones sociales por la educación indiscutible. Porque la inversión es el primer paso para colocar a la educación de un país en una situación en la que no cojee de ninguna pata y para que, en los niveles superiores, sea competitiva con la del resto del mundo. Es verdad que una vez que se tienen esos recursos es igualmente vital en qué se gastan, pero sin un presupuesto razonable poco se puede hacer para que la educación avance en serio, lo que tiene todo que ver con que un país lo haga.

Cole-brasilBUENA
Una escuela pública en Extrema (Brasil), con alumnos de 5 a 11 años. / WEN LEONARDO (Cordon Press)

A los gobiernos se les llena la boca repitiendo esto precisamente, lo importante que es la educación. Y es cierto que en ese gesto no hay distinciones, lo repiten los gobernantes de los países menos desarrollados pero también los de las naciones más desarrolladas. Pero a la hora de la verdad, como toda familia sabe por su propia experiencia, lo que importa son las cuentas. Y las cuentas en América Latina son de media demasiado modestas. Al menos para lograr el mínimo empuje que sería deseable para su educación en los próximos años y al ritmo que pretende crecer la región en todos los aspectos.

El porcentaje del PIB que invierten de media la mayoría de los países de Latinoamérica ronda el 4%, según los últimos datos disponibles de toda la zona, procedentes de los indicadores educativos de la Unesco y de las estadísticas de los ministerios de educación de cada nación de los años 2010 y 2011. Aunque, antes de nada, lo primero que hay que recordar son las diferencias inmensas que hay entre la educación de unos y otros países, como ocurre en casi todas las cuestiones en esta región. Y lo segundo, de dónde vienen muchos de ellos. Es decir, a menudo su situación es fruto de la herencia que les ha dejado un estado prolongado, de décadas, de conflicto político o de inestabilidad económica y social.

Latinoamérica no hace aún, proporcionalmente, un esfuerzo equiparable a la media de países de la OCDE, que se sitúa en el 5,2%. Cabe una llamativa excepción: Cuba, que destina casi el 13% de su PIB a educación. Pero, excluyendo el gasto público cubano, la media no refleja el mínimo, como no se cansa de decir el Informe Pisa, que evalúa cada tres años la educación de los países de la OCDE, y a la que se presentan ocho Latinoamericanos. Por países, el que menos invierte en educación es República Dominicana, con un 2,3%, según explica el asesor de la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI) en indicadores y evaluación, Enrique Roca. Y por debajo de la media están también, por ejemplo, Venezuela, con un 3,6%; Perú (3%), Paraguay (3,2%) o El Salvador (3,4%). Mayor esfuerzo hacen Bolivia (7%), Nicaragua (6%), Brasil (5,6%) o México (5,6%). La OIE publicará en septiembre un informe sobre el profesorado en el que se incluyen todos estos datos.

¿Cuál es la inversión pública mínima que debe hacer un país en educación? El 5% de su PIB. Y es cuando se llega a este porcentaje cuando se puede empezar a hablar de que solo invertir no basta para que la educación y el país prosperen. A ese 5% debe apuntar todo gobierno de Latinoamérica. Pero, tal y como insisten los expertos en esta cuestión, si la región quiere aprovechar en las próximas décadas su empuje como zona emergente y formar ciudadanos y profesionales a la altura que demanda el mundo global, es decir, acortar distancias con los países más avanzados, debería hacer el esfuerzo de subir este gasto al menos al 6%.

Hay 0 Comentarios

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre la autora

Sue Pérez de Pablos

Susana Pérez de Pablos. Periodista apasionada por la información educativa, por contar las historias y miradas de alumnos, profesores, padres…, las buenas y malas iniciativas de los gobiernos y el inmenso cambio que vive ese mundo, incluidos los temas relacionados con la tecnología, la ciencia y el desarrollo. Viajera inquieta, por los países y por la red, tras dirigir la sección de Educación de EL PAÍS durante más de una década, se propone difundir las ricas experiencias educativas de la emergente y heterogénea Latinoamérica.

TWITTER

Sue Pérez de Pablos

Archivo

septiembre 2014

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30          

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal