Ir a Planeta Futuro
Escool

Wert, el pistolero

Por: | 12 de julio de 2013

23081677
El ministro José Ignacio Wert en su escaño parlamentario. / CRISTÓBAL MANUEL 

Dice el ministro que no le gusta que a la ley educativa que ha impulsado, y que votará el Congreso la semana que viene, se la llame ley Wert porque es una ley de un partido, no suya. Razón no le falta. Con tantos pitidos que se está tragando en cada acto al que va, el ministro ha debido de pensar que esto de seguir en la política no es lo suyo y ha anunciado que en cuanto acabe este trabajito se va. Como ha señalado el portavoz de educación del PSOE en el Congreso, Mario Bedera, a José Ignacio Wert le ha encargado el PP “un trabajo sucio, con daños colaterales, como es liquidar el sistema de equidad y romper con la igualdad de oportunidades”. Wert se va de la política porque “no tiene ambiciones políticas de ningún género”, ha confesado. Una afirmación algo delicada para venir de un ministro en ejercicio que está realizando una reforma que va a dar un nuevo vuelco a la educación española.

Pero Wert ha dejado claro que sí cree en su reforma, por eso aceptó el encargo y ha lanzado el mensaje al aire de la calle de que “las leyes no se frenan con protestas”. Pues no sería la primera vez que el malestar social frenara una ley o, a posteriori, su aplicación. Es más, la anterior reforma educativa que aprobó el PP usando su mayoría absoluta, la de la Ley de Calidad, la paró Zapatero nada más llegar al poder. Y no se aplicó. El motivo principal en el que se apoyó entonces el Gobierno fue precisamente el malestar social manifestado por miles de estudiantes, profesores  y decenas de rectores ante las leyes que entonces estaban impulsando los populares.

Es verdad que el pueblo no puede entrometerse en mitad de una Cámara para frenar una iniciativa legislativa, pero resulta como mínimo poco prudente hacer afirmaciones tan taxativas cuando aún se ostenta una cartera. Porque, como todo el mundo sabe, la vida da giros repentinos (y en política más, como sabemos) que ni los mejores analistas pueden prever. Lo que sí está comprobado, y es además de sentido común, es que cuanto más consenso tenga una reforma más posibilidades hay de que su aplicación se consolide.

Me pregunto si es razonable, por tanto, que un partido escoja a un profesional alejado de la política, y que manifiesta sin pudor que no tiene interés en seguir en ella cuando aún ostenta el cargo de ministro, para realizar una reforma tan compleja, comprometida y que va a afectar a la base en la que se asentará el futuro del país, que es la educación de nuestros hijos.

Decía Mariano Rajoy hace años, en 2000, nada más dejar de ser ministro de Educación, tras una conferencia en el Club Siglo XXI, que esto de la educación “es un lío, con tantos sectores representados, las asociaciones de padres, los sindicatos, los estudiantes, las patronales, la pública, la concertada, la privada, los rectores..”, que no hay manera de mantener a todos contentos, comentaba. Pero, a continuación, aseveraba que la reforma educativa de los socialistas había que cambiarla (se refería entonces a la LOGSE, de 1990). Por eso su sucesora en el ministerio de Educación, Pilar del Castillo, la reformó (con la Ley de Calidad). Aunque luego la volvieron a cambiar los socialistas (con la LOE, actualmente en vigor) y le devolvieron la filosofía de la LOGSE, basada en la igualdad de oportunidades y la equidad, entendidas al modo de la izquierda, no como defiende Wert. ¿Qué cuál es la diferencia?

La igualdad de oportunidades para la derecha significa, explicándolo de forma sencilla, que todos los niños tengan las mismas oportunidades, procedan de donde procedan. Para la izquierda, en cambio, quiere decir que tengan las mismas oportunidades pero compensando con ayudas (apoyo educativo, becas, etcétera) a los que proceden de familias con nivel sociocultural más bajo y a los que tienen dificultades para seguir el ritmo normal de la clase pero no necesitan repetir curso, sino que un profesor de apoyo les ayude a alcanzar a los demás.

Esto segundo, lo que defiende la izquierda, que no es tan difícil de entender, Wert, que es licenciado en Derecho y sociólogo de profesión, no lo comparte. Prefiere pensar que todos tienen las mismas
oportunidades (tengan en casa un libro o un millón y tengan padres universitarios o con el graduado escolar) por el mero hecho de estar escolarizados. Por eso habrá aceptado el encargo de Rajoy. Y como esto de la educación al PP le parece un lío, quizás es la razón de que hayan escogido a un
pistolero para hacer el trabajo. A lo mejor con la esperanza de que cuando se vaya Wert de la política se lleve consigo la mala fama de la ley Wert.

De momento, la nueva norma en unos días se quedará ahí, aprobada, y causará los daños colaterales de los que habla Bedera, como los ocasionados por el recorte de las becas, hasta que llegue otro, que llegará seguro en unos años, y la cambie. Y luego vuelva el PP en algún momento y la vuelva a
modificar. Y puntos suspensivos. A ver si me equivoco y, entretanto, aparece alguien que entienda de las repercusiones de una reforma educativa y que entienda de consenso y pare ya de una vez esta infinita cadena que está volviendo locos a alumnos, padres, profesores, y centros.

Hay 24 Comentarios

A tiemposdificiles:
La LOGSE empezó a implantarse a principios de los 90, vamos que ya ha pasado tiempo para poder evaluar, medir, esos conceptos científicos que usted no admite para evaluar, medir los conocimientos, capacidades, competencias, de los alumnos.
Y ¿dónde estamos? Se resume en dos palabras: alumnos desmotivados.
Los que quieren aprender, aunque sea a al antigua usanza, ya sabe, leer, comprender, hacer exámenes porque no les compensa el esfuerzo el reconocimiento que reciben, que es poco o ninguno.
Los que pasan de todo, porque no les interesa, o no les compensa, buscar algo que les guste hacer y sobre lo que forjar un proyecto de vida, para qué si perciben que lo que hacen o no dejan hacer no tiene ninguna consecuencia negativa para ellos (que sí la tiene, tirar por la borda un tiempo precioso).

Wert es el modelo de persona mal educada; en un colegio de élite de Madrid, de ideario católico integrista; fue universitario "excelente", en una Universidad que había expulsado a perpetuidad a las tres personas que mejor conocían el desarrollo de las ciencias sociales, las humanidades y el Derecho, en España en aquella época; me refiero a Aranguren, García Calvo y Tierno Galván. Wert, al igual que Aznar, Rubalcaba y otras personas de su "estilo educativo" son sectarios, intolerantes, elitistas, tienen un pensamiento estereotipado, nunca se equivocan, tienen siempre la razón, porque han sido educados para ser los y las mejores; se educaron en un colegio de monjas, o de curas, pero bien separados unos de otras y bien jerarquizados: los/las que pagan de los/las que son objeto de caridad cristiana; con textos escolares escritos por padres jesuitas, que ejercían de censores de cuando en vez; cursaron el bachillerato con buena nota, porque conocían las declinaciones y comulgaban los primeros viernes de mes; hablaban un poco de francés en las playas, cuando algunas chicas francesas empezaban a usar bikini; luego, fueron a la Universidad, pero no pudieron hacerse comunistas, un asunto de conexiones cerebrales y sinapsis; nunca pudieron comprender los motivos de Rosa Luxenburgo o de Gramsci. Es necesario comprender que la Universidad en la que fueron los números "uno" indiscutibles, era un patio particular de Fraga Iribarne, su hermana y su cuñado, un puñado de falangistas aupados y la gente de sangre azul que había ganado la cruzada.

La educación que nos esta dando el señor wert es pésima ya que sus cambios van a mejor mentira.

La Logse no era tan mala aunque nunca se invirtieron los medios necesarios para desarrollarla como se debería. La ley Wert, en cambio, es un disparate de proporciones mayúsculas. No me extraña que el que la ha parido no quiera que lleve su nombre, vergüenza debería de darle.

Publicado por: Pedro | 14/07/2013 1:38:51 II
3. Ya he explicado antes que la LOGSE no fue una parida, sino el fruto de docentes que dedicaron su experiencia a la investigación científica sobre la mejor forma de enseñar. Y se realizó un estudio que duró entre 1985 y 1989, en el que se analizó nuestro sistema educativo y el de muchos países, así como lo que se había publicado en la ciencia pedagógica, en psicología del aprendizaje y en neurociencia para tratar de comprender cómo aprendemos los seres humanos y cuáles son las mejores formas de aprender.
Y es falso que haya habido siete reformas educativas. Sólo ha habido una, la LOGSE, reformada por la LOE, junto con los intentos del PP por cargarse el modelo educativo consensuado por la mayoría de la sociedad (todos los partidos políticos, los sindicatos y las organizaciones empresariales educativas), exceptuando los reaccionarios habituales.
Por tanto, es una ley basada en principios científicos que pareces desconocer, para reclamar la enseñanza de siempre, en coincidencia con el sr. Wert.
4. Los empresarios reclaman trabajadores que sean capaces de enfrentarse a la resolución de problemas, a ser capaces de ocupar distintos puestos de trabajo técnicos y organizativos. No necesitan alguien que sepa repetir los reyes godos o traducir a Virgilio. De hecho, precisamente los empresarios presionaron al gobierno alemán para reformar su sistema educativo (10 länder ya han introducido la reforma educativa), eliminando incluso la famosa dual, ya que sólo formaba a personas de muy baja cualificación y formación técnica que no responde a las actuales necesidades de las empresas. ¿y sabe qué modelos les sirvieron de referencia? Yo se lo digo: el finlandés y ¡tachán! el español. Han renunciado a la segregación temprana, han introducido el aprendizaje significativo, la enseñanza comprensiva y las competencias como objetivos educativos, elementos que estaban en la LOGSE. ¿Significa eso que Alemania, curiosamente con un gobierno conservador, está equivocada y va hacia el desastre? Por eso las pruebas de PISA trabajan sobre competencias, pues son los elementos educativos que al realidad exige a las personas.
Por último, te delata tu referencia a mayo del 68. Es la misma expresión de Aznar, Reagan, Thatcher o Sarkozy: los males del mundo se deben a los cambios de mayor del 68. Es decir, la adquisición de la conciencia ecologista, de la liberación de las mujeres, la exigencia de mayor participación democrática, el estímulo de las ciencias sociales dedicadas al estudio del ser humano (psicología, sociología, neurociencia, pedagogía,...), la consolidación de los derechos sociales y de la negociación colectiva como medio de resolver los conflictos laborales,... ¿Tú estás en contra de todo eso? ¿Estás en contra de los avances que han supuesto unas mejoras esenciales en la vida de los seres humanos y que son reivindicados por todo el mundo (las primaveras árabes, Occupy Wall Street, 15-M,...) Eres de derechas, lo siento.
Por último, pedir excusas si mi lenguaje ha sido excesivo o ha podido ofender, especialmente a tí que has decidido hacer de interlocutor a mis pensamientos. En todo caso, gracias por tratar de debatir. Pero te pediría, por favor, que me des argumentos, no opiniones.

Publicado por: Pedro | 14/07/2013 1:38:51 I
Confirmado: eres de derechas. De quienes creen que la educación es una carrera de obstáculos para que los alumnos "demuestren" lo que saben.
Por partes:
1. ¿Qué tiene que ver el nivel de paro con la enseñanza? Si no hubieran creado los minijobs en Alemania, una forma de reducir salarios y derechos a los trabajadores, su tasa de paro sería muy cercana a al española (recuerde que un 40% de la población trabajadora tiene ese tipo de contratos, lo que representa, realmente, un 20% de parados). ¿Significa eso que el modelo alemán, que se hunde en las ideas de academicismo y excelencia que ud. defiende es un sistema educativo fracasado? Sea coherente y diga las mismas palabras.
2. ¿Hemos sido despreciados por todos los partidos políticos? Nunca he oído insultos por parte de gobernantes socialistas con actividades educativas denostar al profesorado (Maravall, Rubalcaba, Gabilondo,...). Sí he escuchado insultos y desprestigio por parte de personas del PP: Aguirre, Figar, Wert, Rajoy,... No todos son iguales ni nos han prestado apoyo. ¿Recuerda ud. quién nos subió el sueldo en 1988? ¿Recuerda ud. quién instituyó el complemento por formación, los conocidos sexenios? ¿Recuerda ud. que partido nos bajó el sueldo durante 8 años de gobierno no subiéndonos el salario, haciéndonos perder un 20% de nuestro poder adquisitivo?

Demagogia es lo que haces tu, defendiendo un modelo fracasado hace 20 años. Explicale todo esto a los padres cuyos hijos, despues de varias reformas educativas sufren un 50 % de paroorque unos cuantos teoricos de la enseñanza parieron una ley, y otra y otra sin contar con quien tenía que ponerla en practica, y cuando laopinion publica se les echo encima, criminalizaron a los maestros y profesores (aún no he visto ningun gobierno que los defienda) que si tenemos muchas vacaciones, que que bien vivimos, que para las horas que trabajamos.... Vuelvo a reiterarme en lo mismo que he dicho, y por ello no soy de derechas, ni te atacare a ti por ser de izquierdas si lo eres, pero estoy harto de teóricos de la educacion que siguen anclados en el mayo del 68 y cantan el cumbay ya de la manita e l fin de semana alrededor de una hoguera. Hechos, dejaos de teorizar sobre lo deseable y lo bonito que seria ser Finlandia. Somos España con toda la problematica que ello conlleva. Solo hay que pensar una cosa:somos el unico pais con refran que dice "pasas más hambre que un mastro de Escuela". Ese es respeto que este pais tiene por la Educacion y los que la impartimos.
Cuando tus alumnos salgan al mercado laboral, sera el academicismo de los centros que buscan excelencia. Sus pupilos los que le impediran acceder a puestos de relevancia, porque en la vida y la empresa real el que mas nivel y curriculo tiene es el que se lleva el gato al agua.
Siento mucho la agresividad de tus palabras y de las mias tb pero no olvides una cosa: mientras el ministro Maravall hacía qprobar la LOGSE condenando a varias generaciones al fracaso, sus hijos estaban estudiando en colegios privados en Oxford.

Publicado por: Pedro | 13/07/2013 23:16:06
¿Qué hacemos, pues, desertar de intentar dar clase? ¿En torno a qué te planteas que hay alumnos "que no van a aprobar"? ¿Qué es lo que no pueden aprobar? ¿Te planteas alguna vez la lógica de "lo que tienen que aprobar"?
¿Igualdad de oportunidades = título para todos? ¿Estás de broma, no? Creo que eres de derechas y sigues pensando que el academicismo es lo que hay que "introducir en las cabezas de los niños". Eres de los que afirmas aquello de "yo no soy políticamente correcto", es decir, piensas que ser de derechas está bien y es lógico, pero como parece que el otro pensamiento es difícil de derribar, pues lo políticamente correcto eres tú. Es con el jueguito de que "los profesores somos los únicos que sabemos de esto", como queriendo decir que todos los demás ni somos profesores o somos de esos "malditos pedagogos" que no han pisado un aula.
Llevo 25 años ejerciendo la docencia y sé muy bien de qué estoy hablando. Y conozco muy bien opiniones (nada más que opiniones: nada de pensamiento científico, nada de cuestionarse el modelo educativo, como si no estuviera claro que no fracasan los alumnos, sino el sistema educativo, que no les ofrece nada de lo que necesitan) como la que manifiestas: yo soy maestro, yo soy quien decide lo que hay que enseñar, lo de toda la vida, qué tontería es esa de la didáctica y las estrategias de aprendizaje. Repetir y examinar, repetir y examinar... y que no molesten.
Y, claro, evaluar y reflexionar y plasmarlo en un informe es burocracia. La evaluación es una ciencia infusa, en la que tú decides quien aprueba y quien no. ¿Sobre qué bases? ¿La repetición de los contenidos? ¿De verdad estuviste en la universidad? Porque tengo toda la impresión de que la universidad no ha pasado por ti, no veo nada de pensamiento científico (tengo un problema, reúno datos, me planteo alternativas y tomo decisiones), sino de seguir las listas "burocráticas" de contenidos para dárselas a los alumnos para que las memoricen y las reciten, a ser posible por escrito y sin errores,... y que no molesten mucho.
Eres de esos maestros que se reclaman humanistas, pero que jamás tendrán en cuenta el material humano que tienen delante, sus alumnos.
Y te veo muy en la Ley Wert: a los quince años, pa la FP, que no valen pa pensar, que trabajen como puedan. Eso ya lo tuvimos hace años y el fracaso y el abandono escolar eran el doble que ahora. ¿Quieres resolver el problema volviendo a lo que ya sabemos que es un fracaso y que va aumentar el fracaso? ¿Y tú? ¿Podrías superar una prueba de docencia, de métodos didácticos, de estrategias de enseñanza-aprendizaje, de métodos e instrumentos de evaluación? ¿Y cualquier profesor que carezca de esos rudimentos tiene que ser escuchado como "imparcial"? ¿Y es el más adecuado para enseñar a nuestros alumnos? ¿la pedagogía, la ciencia, es "palabrería"' No veo más que demagogia en tus palabras.

Me parece que no habeis utilizado mucho la tiza, no? mi profesión es ser profesor, y enseñar, además de los contenidos de mi materia -yo todavía los divido en conceptos procedimientos y actitudes- a defenderse cuando salgan al mundo exterior. Estamos creando personas que no saben defenderse fuera de las aulas porque hemos igualado por abajo. Dejemos de pensar en que todos los alumnos deben ser iguales, que todos han de obtener un título y a eso dejemos de llamarle igualdad de oportunidades. Cuando te enfrentas a alumnos que son objetores academicos con doce años, aceptados como tal por sus padres y te vienen con la cantinela de la igualdad de oportunidades, las adaptaciones curriculares no significativas y una exahustiva revisión de la programación y de los criterios de evaluación por parte de la inspección de turno para que los niveles de aprobados estén dentro de los márgenes politicamente correctos, te planteas, ante la excesiva burocracia que se ha creado en torno a la educación, tirar la toalla, ponerle un suficiente al "pobre alumno" y pasarle la patata caliente a otro.
Deberían plantearse los legisladores de la educación, escuchar a los trabajadores de la misma: los profesores. Somos los únicos imparciales, sin "pajas mentales" sobre igualdad, competencias, excelencia y demás palabrerías tecnicas que no hacen más que enturbiar la ardua tarea de la enseñanza.
Lo primero que se deben plantear los legisladores, de izquierdas o de centro -todavía es tabú decir de derechas- es que no todos los niños van a titular en la ESO, muchos no van a llegar más que a segundo y a esos, a los futuros ni-nis es a los que hay que buscarles una solución.
Segundo, deben darse cuenta que no se puede intentar atender a la diversidad de la clase -actualmente la mayoría de los alumnos de centros públicos- con treinta o más alumnos por aula.
Tercero, dejen de cargar contra los profesores, de aumentarles ratios y horario de docencia directa, que están acabando con la poca vocación que todavía nos queda y haciendo su trabajo imposible.

Publicado por: ESalvador | 13/07/2013 15:20:32
Y tú, ¿con cuál te quedas? Entre dos alternativas, hay que elegir una. Creo haber argumentado cuál es la mía, más cercana a la segunda que planteas. No se puede plantear que hay dos alternativas tan distintas. Hay que trazar un objetivo y comenzar a caminar hacia él.

En respuesta a tiemposdifíciles:
Caben dos alternativas, que no son mutuamente excluyentes: o se acepta que el fracaso escolar es inevitable y se opta por un modelo abiertamente selectivo que ofrezca alternativas válidas a los que se van quedando por el camino, o bien se establece un modelo mucho más diverso y flexible que el que tenemos ahora y se abandona la idea que actualmente se tiene de fracaso; que consiste en no haber obtenido una titulación, preferentemente universitaria, que da la opción a un trabajo socialmente más considerado y a un sueldo en consonancia. Lo cual, como todos estamos comprobando, cada vez es menos cierto.

http://www.otraspoliticas.com/educacion/fracaso-escolar

Publicado por: anadelia | 13/07/2013 9:43:06
Empecemos por tu falta de rigor científico: la LOGSE no parte de una filosofía, sino de un paradigma científico: el conocimiento se construye a partir del conocimiento previo y no a partir de contenidos, sino de capacidades o competencias que permiten a cada persona organizar y mejorar su saber. Toda la ciencia pedagógica, psicológica y neurocientífica está ya en este paradigma, comprobado tanto empíricamente como teóricamente. No reconocer esto es huir de cualquier debate científico, por lo que se abandona la enseñanza para entrar en la instrucción, utilizando métodos más parecidos al entrenamiento de animales que de personas: memorizar algo para reproducirlo.
Por otro lado, el nivel de conocimientos es algo individual: cada persona construye el suyo, que puede ser amplio o restringido según sus preferencias o sus necesidades. Pero todos requieren unas competencias que les permitan la construcción del conocimiento y ese debe ser el objetivo de la enseñanza, no discutir sobre qué materias son más importantes: ¿es más importante saber física que música, economía que historia, inglés que educación cívica? Todos esos contenidos son posibles en un aprendizaje por competencias, siempre que se tenga claro que sirven para construir dichas competencias y no para formar monos de circo.
No dices nada de la selección temprana, por lo que entiendo que estás de acuerdo con ella. La ciencia ya ha demostrado que es un sistema ideológico y no científico que pretende la selección de los "más adecuados". Pero, en este momento de la historia humana, ¿cuándo se es más adecuado? Teniendo en cuenta la rotación de empleos, la cantidad de información de que disponemos a un clic, el desarrollo constante de la ciencia y la complejidad de los problemas que se nos presentan a los seres humanos, no es posible crecer con unos pocos contenidos de unas cuantas materias, que decidimos, por cierto, personas ancladas en mundos pasados.
Está comprobado que un estudiante de primara es capaz de comprender conceptos que nosotros consideramos complejos, siempre que se utilicen las estrategias que le permitan comprenderlo y expresarlo a su manera. Y este es el problema básico de la enseñanza: las estrategias de aprendizaje, cómo aprenden y cómo se lo podemos ofrecer para que aprendan por si mismos a lo largo de su vida.
El sistema académico es conformista: llegados a un determinado límite de conocimientos, ya somos sabios. Pero eso impide enfrentarse a nuevos retos y este mundo nos somete constantemente a problemas desconocidos que hay que resolver. No basta con memorizar y repetir un conjunto de contenidos.
No es una cuestión de filosofía, sino de ciencia. No es una cuestión de "yo opino", sino de qué necesitan mis alumnos para aprender.

Publicado por: Ael | 12/07/2013 20:28:29
Me parece un punto d partido interesante para negociar, aunque hay aspectos en la propuesta muy discutibles. Por poner dos ejemplos, la no limitación de plazas en la oposición y la propia oposición y la condición de funcionario de los profesores. Otros aspectos no están claramente definidos, como la cuestión de la formación durante el paso por la lista dinámica (¿qué formación? ¿para qué se les forma? ¿no es otra forma nueva de titulitis?) y que no se tiene en cuenta una evaluación de los métodos didácticos y pedagógicos utilizados durante este proceso.
Puede ser un buen punto de partida para negociar, pero no me gusta mucho la idea de que se hace "al margen de sindicatos y partidos políticos". No me gustan mucho las ideas que se definen como exclusivamente "técnicas", pues suelen esconder pensamiento conservador favorable a mantener lo que hay y no ir más allá en el análisis educativo, sobre la cuestión esencial: ¿para qué enseñamos?

Publicado por: ESalvador | 12/07/2013 18:14:06
No veo tu alternativa. Puedo coincidir con parte de tu análisis: oficialmente, somos un país de enseñanza comprensiva, pero en la realidad sigue imperando el academicismo (la búsqueda de resultados), a los que las gentes de preocupadas por la igualdad (me incluyo entre ellos) hemos ido poniendo parches para evitar el descuelgue de los menos favorecidos, contribuyendo a una dispersión de los objetivos educativos (me niego a utilizar la expresión "bajar el nivel", concepto sigue estando dentro del academicismo).
La cuestión es que ha habido un cambio de paradigma en el mundo educativo desde los años 50 del siglo pasado, aunque se inició mucho antes el proceso, paralelo a la concreción de un mundo postindustrial cada vez más complejo que ya no requiere de eruditos (fin ultimo del sistema académico concretado en la memoria y el examen como únicos recursos de aprendizaje y evaluación), sino de seres humanos pensantes y polivalentes que adquieran competencias más complejas que repetir de memoria unos contenidos o saber mucho de un aspecto concreto, como si otro objetivo no declarado del sistema fuera enseñar a todos para ser profesores universitarios.
Hemos arañado la superficie del problema introduciendo la comprensividad y la construcción de conocimientos, pero ahora se trabaja en la construcción de competencias, que ya introdujo la LOGSE, pero sin romper la férrea estructura académica por asignaturas. De ahí que cada vez que se detectaba una necesidad, se creaba una nueba, hasta llegar al absurdo de que alumnos de 12 años tengan 11 ó 12 asignaturas con doce profesores distintos.
El sistema actual se adapta bastante bien a lo que tenemos observado en psicología sobre evolución humana (infantil, primaria y secundaria), pero aún no se ha entendido plenamente la base del nuevo paradigma: crear competencias para cada persona. Es, por tanto, el sistema el que debe adaptarse a los seres humanos y no a la inversa.

Publicado por: Lorenzo | 12/07/2013 16:32:59
Sólo el PP boicoteó la ley. El resto de grupos, con matices, habían negoicado las propuestas de Gabilondo y llegado a consensos. Se puede discutir o no el contenido el pacto (de hecho, yo no estoy de acuerdo con muchas de sus medidas), pero ha sido el único Ministro que ha intentado dicho pacto educativo, aunque, insisto, el PP no merece tal dignidad, pues su objetivo es otro: devolver la educación a la etapa fascista, donde ahora el esfuerzo no es crear patriotas, sino seres humanos productivos, divididos por grupos de elegidos y expulsados para reproducir la división económica y clasista de la sociedad.

Publicado por: Klaus | 12/07/2013 15:00:49
La votaron en el Parlamento todos los grupos políticos, excepto el PP. Es decir, desde la derecha, excluyendo la derecha extrema del PP, que añora los tiempos de la dictadura fascista, hasta la izquierda votaron a favor de la ley. Tanto la patronal de la enseñanza privada como las asociaciones de padres y los sindicatos de profesores, exceptuando los cercanos a la derecha extrema, apoyaron con matices la ley. ¿Algún consenso más se necesita para justificar la LOGSE y la LOE? Porque lo dicho anteriormente vale para las dos leyes.
Es más, en ambas leyes se consultaron a todos los sectores educativos y, a pesar de las discrepancias, la ley fue apoyada.
La ley que se intenta imponer ahora no cuenta ni siquiera con el apoyo de UPyD, que ha demostrado estar de acuerdo con la mayoría de los postulados de la ley, por lo que parece obvio que no es una ley consensuada. Y no podemos estar permanentemente secuestrados en materia educativa por un partido político que representa lo peor de la tradición educativa y que aún no ha leído nada sobre la evolución de la educación en el mundo. Únicamente parece contar con unas cuantas ideas de bar que se parecen sospechosamente a la educación que había antes de la Ley del 70, que también tuvo un gran apoyo por parte del sistema educativo, aunque estuviera hecha en un sistema político fascista.
Es decir, la ley Wert es una ley impuesta que pretende saltarse todos los consensos sociales iniciados hace 40 años y concretados en la primera ley educativa democrática que fue la LOGSE.

La supuesta filosofía de la LOGSE basada en "la igualdad de oportunidades y la equidad" viene a ser en la práctica una bajada de niveles en toda regla. Lo sé porque lo he practicado y sufrido en carnes propias como docente de Secundaria. Lo cierto es que rebajando, rebajando, los chicos cada vez dan menos. Las pruebas nacionales externas al final de cada etapa educativa van a marcar la senda. Sin evaluación no hay análisis. La nueva ley va a concretar los contenidos de las asignaturas troncales, adelantar los itinerarios a 3º ESO y otras cosillas con la religión y la ciudadanía que me gustan menos. Nadie es perfecto, tampoco la Ley Wert.

Uno de los elementos cruciales de la Educación es el Modelo de Acceso a la Docencia. En la actualidad padecemos un modelo de acceso totalmente obsoleto y con muchos problemas en el que prima "el bombo de la lotería" en lugar de la trayectoria académica y profesional. Para tener a los mejores docentes no podemos evaluarlos con un examen un día, sino tener sobre todo presente cuál ha sido su trayectoria formativa y profesional. Las oposiciones deben ser consideradas meramente como una "Prueba de Capacidad" para ejercer la docencia. Docentes de toda España han planteado a diputados del PP y del PSOE así como a todos los sindicatos de Educación un Nuevo Modelo de Acceso recibiendo críticas muy positivas o la promesa de estudiarlo en profundidad. Se trata del "MIR que todos queremos" o "Nuevo Modelo de Acceso" que todo el mundo puede encontrar en: http://accesodocencia.blogspot.com.es/

En las políticas educativas hay dos planteamientos extremos, que conducen a dos modelos diferentes de escuela. De un lado están aquellos que consideran que la educación reglada o formal debe ser para aquellos que la merecen o la pueden aprovechar, y no para los que no quieren estudiar o no tienen capacidad para hacerlo, mientras que en el otro extremo se encuentran los que consideran que la educación debe ser para todos, sean cuales sean sus circunstancias o peculiaridades, ya que la escuela es un poderoso mecanismo de compensación de desigualdades y debe concebirse de manera que sea capaz de cumplir esta función. De hecho, una de las principales diferencias entre los distintos sistemas educativos es el momento en que comienza a seleccionarse a los alumnos, obligándoles a optar por una u otra vía según cumplan, o no, ciertos requisitos.

La futura ley de educación sigue apostando, al menos sobre el papel, por un modelo inclusivo de escuela, al igual que lo hicieron las leyes anteriores. Sin embargo, esta forma de concebir la escuela no se puede imponer por decreto, sin que la sociedad en su conjunto ni muchos de los que lo tienen que aplicar estén convencidos o preparados para hacerlo, y se ha aplicado conservando muchos de los rasgos de la escuela tradicional, entre ellos la mayoría de las prácticas que conducen inevitablemente a la selección. Desde el momento en que los alumnos se agrupan por cursos, siguiendo el criterio de tener la misma edad, y el Estado fija unos conocimientos mínimos que todos deben alcanzar en cada nivel, ya se está desvirtuando la esencia de la inclusión.

Ante lo contradictorio de la situación, en la que al final priman más los resultados que los procesos, se buscan todo tipo de fórmulas y de apaños, manteniendo la ilusión o la apariencia de que se atiende a la diversidad, cuando lo que se está practicando son distintas formas encubiertas de selección, acompañadas de una tendencia creciente hacia la igualación a la baja.

Me da la sensación de que, tanto con la futura ley como con las otras, el problema sigue sin solucionarse.

http://www.otraspoliticas.com/educacion/%C2%BFinclusion-o-seleccion

... perdonad pero creo que no fue solo el PP quien "boicoteara" la ley. Creo recordar que había más partidos que no permitieron su aprobación. Más de uno se dirá, "que mejor hubiera sido firmar la propuesta del Sr. Gabilondo, que no verse frente a la ley Wert.


el problema es que en españa nos encantan los titulos, y no el estudiar, y Wert parace mas preocupado por el estudio que por los titulos. Por eso no gusta y tiene a todo el mundo en contra. Lo que no entiendo es que con tanto licenciado trabajando en puestos de no licenciados, porque nos siguen gustando tanto los titulos

Parece que no queremos acordarnos de los enormes esfuerzos que hizo el anterior ministro de educación, Ángel Gabilondo, por llegar a un pacto por la educación y el PP lo boicoteó constantemente. Para el PP la educación es doctrina.

Y la ley de Zapatero tuvo consenso??
Pero q jeta tienes!

Y la ley de Zapatero tuvo consenso??
Pero q jeta tienes!

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre la autora

Sue Pérez de Pablos

Susana Pérez de Pablos. Periodista apasionada por la información educativa, por contar las historias y miradas de alumnos, profesores, padres…, las buenas y malas iniciativas de los gobiernos y el inmenso cambio que vive ese mundo, incluidos los temas relacionados con la tecnología, la ciencia y el desarrollo. Viajera inquieta, por los países y por la red, tras dirigir la sección de Educación de EL PAÍS durante más de una década, se propone difundir las ricas experiencias educativas de la emergente y heterogénea Latinoamérica.

TWITTER

Sue Pérez de Pablos

Archivo

septiembre 2014

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30          

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal